Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

13.4: La política en la Nueva California

  • Page ID
    103486
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    A finales de la década de 1990, algunos analistas políticos estaban discutiendo el “gobierno por iniciativa” de California, es decir, el uso de iniciativas de votantes, a menudo por grupos de interés bien organizados, para eludir el proceso legislativo y asegurar la política pública. Dichos grupos contrataron agentes para recoger las firmas necesarias para obtener una propuesta en la boleta y luego gastaron generosamente en publicidad para ganar el día de las elecciones. Las iniciativas tienen impuestos estatales limitados, comenzando por la Proposición 13 (1978), y otras iniciativas han ordenado el gasto, restringiendo así la autoridad del Poder Legislativo sobre la presupuestación estatal. Al mismo tiempo, los analistas políticos también comenzaron a señalar una grave disfunción en el gobierno del estado, que se refleja especialmente en el repetido estancamiento legislativo sobre presupuestación e impuestos. Dos de los tres gobernadores entre 1990 y 2010 dejaron el cargo con los niveles más altos de desaprobación electoral jamás registrados por los encuestadores.

    Política estatal, 1990—1998: La gobernación de Pete Wilson

    En 1990, California y Oklahoma se convirtieron en los primeros estados en limitar el número de mandatos para los legisladores estatales: los asambleístas de California están restringidos a tres mandatos de dos años y los senadores estatales a dos mandatos de cuatro años, y los que alcanzan el límite nunca más podrán postularse para la legislatura. Los votantes adoptaron límites de mandato en parte en respuesta al creciente atrincheramiento de titulares. Gracias a una cuidadosa redistribución de distritos en 1982, el 99 por ciento de los titulares legislativos ganaron la reelección en 1984, 1986 y 1988. Había otras corrientes en la votación de límites de términos. Los conservadores esperaban abrir más oportunidades para sus candidatos, y algunos vieron los límites de mandato como una forma de poner fin al largo mandato de Willie Brown, un afroamericano de San Francisco, como orador de la asamblea.

    En 1990, los estrategas republicanos persuadieron a Peter Wilson para que se postulara para gobernador. Wilson, un ex marine, había ganado las elecciones a dos mandatos en el Senado de Estados Unidos, donde su historial combinaba el conservadurismo fiscal y la moderación social, incluyendo ser generalmente pro-elección y pro-medio ambiente. En las elecciones de 1990 estaba en juego la redistribución de distritos legislativos y congresionales de California. Los republicanos sabían que no podían ganar el control de la legislatura, pero al ganar la gobernación y la capacidad de vetar la legislación, esperaban evitar que los demócratas en la legislatura eliminaran distritos republicanos a través de la redistribución de distritos. Wilson ganó por poco.

    El nuevo gobernador enfrentó de inmediato una crisis financiera. Ante una economía flácida y un déficit proyectado de 14.300 millones de dólares en 1991, Wilson y la legislatura respondieron con importantes aumentos de impuestos y drásticos recortes en el gasto. Como ya se describió (pp. 443—445), Wilson también promovió cambios significativos en la educación pública K-12. También se movió de manera constante hacia la derecha, reduciendo las prestaciones sociales y convirtiéndose en el primer gobernador desde Reagan en llevar a cabo la pena de muerte.

    En las elecciones de 1992, a los demócratas les fue muy bien. Su candidato presidencial, Bill Clinton, portaba al estado. Ambos escaños en el Senado de Estados Unidos de California estaban listos para ser elegidos ese año: uno para llenar el escaño vacante de Wilson y el otro porque Alan Cranston optó por retirarse en lugar de postularse de nuevo. California hizo historia ese año al elegir a dos mujeres para el Senado de Estados Unidos: Dianne Feinstein (quien ganó el ex escaño en el Senado de Wilson) y Barbara Boxer, ambas demócratas. Nunca antes ningún estado había estado representado en el Senado por dos mujeres al mismo tiempo.

    En 1993, Wilson comenzó a señalar a los inmigrantes ilegales (la mayoría de los cuales, la gente entendió, provenía de México) como un peligro para el estado por los costos de educación y servicios sociales. En 1994 promovió la Proposición 187 para negar a los inmigrantes indocumentados todos los servicios financiados por el Estado, incluyendo la educación y la atención médica que no son de emergencia Los opositores a la Prop 187, incluida la Iglesia Católica, los sindicatos y la mayoría de los líderes demócratas, se centraron en la perspectiva de negar la educación y la atención médica a los niños. No obstante, la Prop 187 pasó por un amplio margen. Casi dos tercios de los votantes blancos lo apoyaron, junto con aproximadamente la mitad de los votantes negros y asiáticoamericanos y casi una cuarta parte de los votantes latinos. Los opositores impugnaron la constitucionalidad de la iniciativa, y los tribunales federales finalmente invalidaron la mayor parte de la proposición. Al mismo tiempo, como dijo el padre Pedro Villarroya, jefe del ministerio hispano para la Arquidiócesis Católica de Los Ángeles: “Tenemos que votar”. Quizás el mayor impacto de la Prop 187 fue incitar a muchos inmigrantes latinos a convertirse en ciudadanos y movilizar a una nueva generación de votantes latinos.

    También en 1994, una iniciativa electoral cambió la política estatal en materia de penas de prisión. Aprobada por 72 por ciento a 28 por ciento, la Proposición 184, denominada iniciativa “Tres Huelgas”, requiere que los condenados por un tercer delito sean condenados a 25 años de cadena perpetua. A finales de la década de 1980 se había visto un aumento dramático en los delitos violentos relacionados con las drogas, pero el apoyo a la Prop 184 fue impulsado principalmente por el secuestro y asesinato de una niña de 12 años por un ex convicto. El Poder Legislativo también aprobó leyes para incrementar las penas por delitos. Como resultado, entre 1990 y 2005, la población carcelaria de California creció tres veces más rápido que la población total, produciendo un grave hacinamiento. Para 2011, la población carcelaria de California también contenía una creciente población geriátrica cuyas necesidades médicas empujaron los costos de las cárceles al alza.

    La postura dura contra el crimen y la hostilidad de Wilson hacia la inmigración ilegal resonaron en muchos votantes de California, y fácilmente ganó la reelección en 1994. La elección de 1994 ilustra otro uso de iniciativas. Los analistas políticos señalan que las proposiciones pueden ser utilizadas para movilizar a un determinado segmento del electorado, lo que luego puede beneficiar a un partido u otro. Así, aunque gran parte de la Proposición 187 fue posteriormente declarada inconstitucional, no obstante ayudó a reelegir a Wilson y a dar a los republicanos una escasa mayoría en la asamblea estatal. Los estrategas políticos han buscado cada vez más esta función movilizadora de iniciativas como una forma de atraer a los votantes a las urnas.

    En 1995, los regentes de la Universidad de California votaron a favor de descontinuar los programas de admisión de acción afirmativa de UC. Poco después, en 1996, la Proposición 209, denominada “Iniciativa de Derechos Civiles de California”, propuso eliminar todos los programas de acción afirmativa exigidos por el estado. Con un fuerte apoyo del gobernador Wilson, la Proposición 209 pasó de 54 a 46 por ciento. Las encuestas indicaron que el voto a favor era fuertemente republicano, masculino y blanco, y que la oposición era más fuerte entre demócratas, liberales, negros, latinos y asiático-americanos.

    El segundo mandato de Wilson como gobernador trajo pocos logros. Al final, la política antiinmigrante de Wilson y la aprobación de las Proposiciones 187 y 209 parecen haber desencadenado una reacción que impulsó significativamente al Partido Demócrata.

    Política del Estado, 1998—2003: La Gobernación de Gray Davis

    Durante la década de 1980, los analistas políticos señalaron un nuevo fenómeno: una brecha de género cada vez mayor que reflejaba diferencias en la forma en que hombres y mujeres consideraban los temas políticos, los dos partidos principales y los candidatos individuales. Las mujeres registraron mayor preocupación por el cuidado infantil, la licencia familiar, los derechos reproductivos, la seguridad social, la atención médica, el control de armas y la educación, mientras que los hombres se enfocaron más en la moderación fiscal, la preparación militar y la limitación del tamaño del gobierno. Las mujeres votantes tenían más probabilidades de apoyar a los demócratas y de presentarse en las urnas en mayor número. En la década de 1990, la brecha de género fue particularmente pronunciada en la política de California, incluyendo las grandes proporciones de demócratas entre las mujeres en cargos. Para el año 2000, las mujeres ocupaban ambos escaños en el Senado de Estados Unidos (ambos demócratas) y 13 (12-D, 1-R) de los 52 escaños de California en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. En la legislatura estatal, las mujeres ocupaban 11 de los 40 escaños del senado (10-D, 1-R) y 20 de los 80 escaños de asamblea (15-D, 4-R, 1-I).

    A mediados de la década de 1990 y después, los votantes republicanos, en sus elecciones primarias, a menudo eligieron candidatos opuestos al aborto y al control de armas. Para ganar una elección general, sin embargo, parecía que un candidato no podía tomar esas posiciones. Cuando se combina con un apoyo significativo a los demócratas por parte de latinos, sindicatos y mujeres, el resultado fue repetidas pérdidas republicanas en las elecciones estatales. Después de las elecciones de 1998, los republicanos ocuparon sólo dos de los ocho cargos estatales; después de 2002, no tenían ninguno.

    Joseph “Gray” Davis, el candidato demócrata ganador a la gobernación en 1998, tenía puntos de vista liberales sobre los derechos reproductivos y la política social, lo que le dio una ventaja imponente entre las mujeres. Ese año, Barbara Boxer, otra demócrata, ganó la reelección al Senado de Estados Unidos, y los demócratas fueron electos como vicegobernadora, fiscal general, auditor y tesorera. Los demócratas también ganaron mayorías en el senado estatal y asamblea estatal y entre la delegación del estado a la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Estos logros demócratas provinieron de varias fuentes además de las mujeres votantes. Muchos latinos fueron alienados por los ataques republicanos contra los inmigrantes, y más del 70 por ciento de los votantes latinos votaron demócratas para gobernador en 1998. Los sindicatos y la Asociación de Maestros de California dieron un fuerte apoyo a los demócratas.

    Gray Davis, aunque de larga experiencia en política estatal, carecía de encanto y carisma. Muchos californianos llegaron a considerar su apodo, “Gray”, una descripción de su personalidad. Con orgullo llamándose moderado, Davis estaba a menudo en desacuerdo con los demócratas liberales que encabezaban la legislatura. Rechazó muchos proyectos de ley liberales, pero él y los demócratas en la legislatura, sin embargo, acordaron leyes de control de armas más estrictas, mayores salvaguardias de atención médica y extensiones de los derechos de los homosexuales. También gastaron 3.5 mil millones de dólares para mejorar las carreteras estatales. Bajo presión republicana, la legislatura también aprobó, y Davis firmó, medidas para reducir impuestos.

    Davis buscó consistentemente la mitad del camino y trabajó para mantener unida su base de apoyo. Su manejo de la crisis energética de principios de 2001 (p. 449), sin embargo, produjo una rápida caída en su popularidad, de más del 60 por ciento de aprobación en 1999 a menos del 40 por ciento a mediados de 2002. Sin embargo, en 2002 Davis fue reelecto por poco tiempo, derrotando a un republicano conservador prácticamente sin experiencia previa en política electoral.

    A principios de 2003, California enfrentó un déficit monstruoso —entre 26 y 35 mil millones de dólares— el resultado de la reducción de los ingresos fiscales por recesión y recortes de impuestos, de gastar 43 mil millones de dólares en contratos de electricidad durante la crisis energética, y del aumento del costo de los servicios estatales debido a la modesta inflación. Los republicanos se negaron consistentemente a apoyar cualquier incremento de impuestos. Los demócratas carecían de la mayoría de dos tercios necesaria para aprobar un presupuesto pero se negaron a recortar el gasto en educación y atención médica. El punto muerto continuó durante meses, pero se resolvió, finalmente, a través de un compromiso para equilibrar el presupuesto mediante préstamos, posponiendo así la crisis por un año.

    A medida que el atasco legislativo estaba en marcha, Davis enfrentó un esfuerzo por sacarlo de su cargo. En febrero de 2003, varios republicanos lanzaron una campaña de retiro que fracasó hasta que Darrell Issa, un miembro republicano conservador del Congreso, bombeó casi 2 millones de dólares de su propio dinero en el esfuerzo. Los fondos adicionales ponen la campaña de peticiones por encima. Ahora los californianos tenían que votar sobre dos asuntos: si se debía recordar a Davis, y quién debería sucederlo. Davis no pudo correr. Fue relativamente fácil subirse a la boleta electoral, y la elección produjo 135 candidatos y un circo mediático que capturó titulares nacionales e internacionales.

    Para sorpresa de Issa, quien había planeado postularse para gobernador, Arnold Schwarzenegger apareció en “Tonight Show” de Jay Leno y anunció que se postularía como republicano. Nacido en Austria, Schwarzenegger primero alcanzó la fama como culturista, luego se hizo famoso como la estrella de las películas de acción. Otros republicanos, entre ellos Issa, se inclinaron bajo la presión de los líderes del partido.
    Schwarzenegger, al igual que Wilson y Davis, provenía del ala moderada de su partido: se opuso a nuevos impuestos pero estaba a favor de la elección y apoyó una ambiciosa plataforma ambiental. Su esposa, Maria Shriver, era demócrata y parte de la familia políticamente poderosa de John F. Kennedy.

    El voto para retirar a Davis recibió 55 por ciento a favor, convirtiendo a Davis en el segundo gobernador en Estados Unidos en ser retirado del cargo. Schwarzenegger recibió el 49 por ciento de los votos para reemplazar a Davis, mucho más que cualquier otro candidato.

    Política del Estado, 2003-2008: La gobernación de Arnold Schwarzenegger

    Schwarzenegger enfrentó probablemente el mayor desafío para enfrentar a cualquier gobernador de California; muchos californianos conocedores consideraron que, si el estado hubiera sido una corporación, habría tenido que declararse en bancarrota. La primera acción importante de Schwarzenegger fue buscar un voto popular sobre una enorme emisión de bonos —15 mil millones de dólares— para pedir prestados fondos para resolver la desesperada situación financiera del estado, y vinculó la emisión de bonos a una enmienda constitucional para prever un fondo de reserva estatal. Hacía campaña agresivamente por ambas medidas, y ambas ganaron por grandes márgenes. Equilibrar el presupuesto del Estado mediante el endeudamiento, sin embargo, era claramente un recurso temporal.

    En enero de 2005, en su informe anual sobre el Estado del Estado, Schwarzenegger anunció un ambicioso “año de reforma”, pero finalmente se centró en solo cuatro proposiciones: dificultar que los maestros de escuelas públicas ganen la tenencia, restringir las contribuciones políticas de los sindicatos de empleados públicos, limitar el estado el gasto, y quitarle la redistribución de distritos a la legislatura, una “agenda de reformas” muy conservadora y muy republicana. Avaladas por líderes empresariales, el Partido Republicano, muchas cámaras de comercio y la Asociación de Banqueros de California, las proposiciones atrajeron una fuerte oposición de maestros de escuelas públicas, enfermeras, bomberos y policías, junto con el Partido Demócrata. Los votantes rechazaron a los cuatro.

    Schwarzenegger respondió contritamente, reconoció que se había errado al apuntar a los empleados públicos y prometió más cooperación con los demócratas. A lo largo de 2006, reconstruyó su apoyo público, evitó la confrontación, agregó destacados demócratas a su administración y se proclamó “pospartidista”. En noviembre de 2006, ganó fácilmente un segundo mandato. Los votantes también reeligieron a Dianne Feinstein, demócrata, al Senado de Estados Unidos en un 60% a 35%, y eligieron a los demócratas para todos menos uno de los otros cargos estatales menos uno.

    En victoria, Schwarzenegger prometió continuar con su enfoque “pospartidista”, y trabajó con la dirigencia demócrata en la asamblea en un ambicioso plan de seguro médico, diseñado para extender la cobertura a todos los californianos que carecían de seguro médico. Sin embargo, la propuesta atrajo una oposición significativa, especialmente de republicanos y grandes programas de seguros de salud. La asamblea aprobó el proyecto de ley, pero murió en el senado.

    Bajo Schwarzenegger, y con un importante apoyo demócrata, California tomó la delantera entre los gobiernos estatales en temas ambientales. El conjunto de estados estándares de eficiencia energética pretendía hacer que el estado sea 40 por ciento más eficiente energéticamente que el resto del país, y emitieron los estándares de autoemisión más estrictos del país. Schwarzenegger y la legislatura demócrata establecieron programas para reducir los gases de efecto invernadero e incrementar la producción de electricidad a través de paneles solares en azoteas Schwarzenegger también dio un fuerte apoyo a una enorme emisión de bonos para una red ferroviaria de alta velocidad.

    Al final, sin embargo, Schwarzenegger no logró resolver los problemas financieros del estado. La lucha por el presupuesto en 2008 fue una de las más largas en la historia del estado. Schwarzenegger coincidió con los demócratas en la legislatura en que se requerían nuevos impuestos así como recortes de gastos, pero no pudo influir ni un solo voto republicano en la legislatura. Cuando finalmente se le ocurrieron los votos suficientes para aprobar un presupuesto —85 días tarde—, simplemente aprobaron decisiones cruciales a los electores, en forma de seis proposiciones que se votarán en mayo de 2009. Los votantes de California derrotaron abrumadoramente cinco proposiciones y abrumadoramente aprobaron solo una, eliminando los aumentos salariales para los funcionarios electos cuando el estado tiene un déficit.

    Después del repetido fracaso de la legislatura para aprobar un presupuesto equilibrado o aprobar un presupuesto a tiempo, y tras la incapacidad de los dos partidos de encontrar algún terreno común en tiempo de crisis, los californianos a mediados de 2010 registraron un alto nivel histórico de desaprobación de la legislatura. Al mismo tiempo, Schwarzenegger empató con Gray Davis por las calificaciones de desaprobación más altas de cualquier gobernador desde que comenzaron las encuestas. Schwarzenegger también logró su objetivo de ser pospartidista, ¡era menos popular entre los republicanos que entre los demócratas! Una lección de esto puede ser que un gobernador “postpartidista” y una legislatura altamente partidista garantizan a un gobernador ineficaz, ya que ninguno de los dos partidos tiene participación en sus iniciativas, y la regla de las dos terceras partes para aprobar el presupuesto o nuevos impuestos garantiza un punto muerto legislativo. Al final, las repetidas batallas presupuestales destruyeron a Schwarzenegger como un eficaz líder político.

    Durante la administración de Schwarzenegger, el matrimonio entre personas del mismo sexo se había convertido en un tema importante en la política estatal La polémica comenzó en el año 2000 con la aprobación de la Proposición 22, que establecía: “Sólo el matrimonio entre un hombre y una mujer es válido o reconocido en California”. La Proposición 22 fue impugnada en 2004, cuando Gavin Newsom, alcalde de San Francisco, dirigió a los funcionarios de la ciudad que emitieran licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo. Miles de personas pronto recitaron sus votos, prometiendo tomarse mutuamente como “cónyuges de por vida” en lugar de como “marido y mujer”. Newsom argumentó que la Proposición 22 violó las disposiciones de igualdad de derechos de la constitución estatal. Su acción estableció una impugnación constitucional a la Prop 22. Pronto también se iniciaron impugnaciones constitucionales en otros estados, varios de los cuales tuvieron éxito. En mayo de 2008, la Suprema Corte de California dictaminó que la Proposición 22 violaba la constitución estatal, pero en noviembre de 2008 los votantes aprobaron la Proposición 8, una enmienda constitucional estatal que define el matrimonio como entre un hombre y una mujer. La Proposición 8 pronto fue impugnada en los tribunales, pero tanto el gobernador Schwarzenegger como el fiscal general de California Jerry Brown se negaron a defenderla, alegando que la encontraron inconstitucional.En 2010, un juez de distrito federal dictaminó que la Proposición 8 violaba el debido proceso y las cláusulas de igualdad de protección de la Constitución de Estados Unidos ; sin embargo, ese fallo quedó en suspenso en espera de recursos no resueltos para cuando este libro se puso a imprimir.

    Política estatal desde 2010: El regreso de Jerry Brown

    En las elecciones de 2010, los estrategas republicanos parecían estar tratando de cerrar la brecha de género, porque ese partido nominó a destacadas ejecutivas corporativas tanto para gobernador como para el Senado de Estados Unidos: Meg Whitman, anteriormente de eBay, para gobernador, y Carly Fiorina, antes de Hewlett-Packard, para el Senado de Estados Unidos. Los resultados, sin embargo, sugirieron que las mujeres votantes miraban los temas más que el sexo de la candidata, ya que ambas mujeres republicanas perdieron, y perdieron en parte porque las mujeres votaron en grandes proporciones por los demócratas, Jerry Brown para gobernador, y Barbara Boxer, la actual senadora estadounidense. Aunque muchos demócratas en otros estados lucharon por sobrevivir en 2010, en California los demócratas barrieron todas las elecciones estatales y se mantuvieron en todos sus escaños legislativos.

    La elección de Jerry Brown llegó como la culminación de una larga odisea política después de que dejó la oficina del gobernador en 1983. Evitando en gran medida la política hasta 1989, luego se convirtió en presidente estatal del Partido Demócrata hasta 1991. Volvió a dejar la política hasta 1999 cuando fue electo alcalde de Oakland, sirviendo hasta 2007, cuando fue electo Fiscal General. Algunos observadores sugirieron que había dejado la gobernación como visionario y regresó como pragmático. Su elección estableció varios récords de California: la persona de más edad (72) para ser gobernador electo, el único gobernador en servir términos no consecutivos, el último gobernador en servir más de dos mandatos (la ley de límites de términos no le impedía postularse ya que sus mandatos anteriores llegaron antes de que se aprobara los límites de mandato).

    Como gobernador, Brown trató de elaborar un enfoque bipartidista de los graves problemas presupuestarios del estado. Con la esperanza de persuadir a la legislatura para que permita a los votantes decidir sobre el aumento de los impuestos, Brown encontró que los republicanos se oponían incluso a permitir que los votantes decidieran Como consecuencia, Brown insistió en que el presupuesto para 2011-12 hace los enormes recortes necesarios para producir un presupuesto equilibrado, una decisión que cerró muchos parques estatales, eliminó algunos servicios sociales, transfirió costos significativos a los universitarios en forma de grandes aumentos de matrícula, y transfirió otros costos a los gobiernos locales en forma de responsabilidades adicionales. Al mismo tiempo, Brown propuso una iniciativa para la boleta electoral de 2012 para aumentar los impuestos a los californianos más ricos y aumentar modestamente los impuestos a las ventas, y para destinar los nuevos fondos a la educación, incluidas las universidades. Varios otros grupos también propusieron iniciativas para aumentar los impuestos en 2012.

    Las elecciones de 2012 también parecían tener la perspectiva de cambios significativos en el intenso partidismo que durante mucho tiempo había caracterizado a la legislatura. La redistribución de distritos en 1991 y 2001 había creado distritos que eran republicanos o demócratas seguros. Una consecuencia parecía ser que los legisladores de ambos partidos se volvieron más partidistas, ya que los candidatos apelaban sólo a la base de su partido y no a los moderados o independientes. Nunca capaces de ganar una mayoría legislativa, los republicanos, sin embargo, mantuvieron un veto sobre el presupuesto y los aumentos de impuestos porque ambos requerían una mayoría de dos tercios. Los legisladores demócratas siempre tuvieron que ganar al menos algunos votos republicanos para aprobar un presupuesto, aunque significara recortar impuestos. En 2010, sin embargo, los californianos aprobaron varias iniciativas que planteaban el

    clipboard_edbc18a19421ae15df8987ec899cc29bf.png

    Esta foto muestra a Jerry Brown haciendo campaña para gobernador en 2010. Quizás quieras comparar esta foto con la del capítulo 12 (p. 396), que muestra a Brown durante su primer mandato como gobernador, casi cuarenta años antes. California celebró dieciséis elecciones para funcionarios estatales entre 1950 y 2010. Un miembro de la familia Brown —Pat Brown, Jerry Brown o Kathleen Brown— era candidato en trece de esas elecciones, y fue ganador en diez de ellas. ¿Por qué los votantes podrían haberse sentido tan atraídos por los miembros de la familia Brown?

    perspectiva para cambiar esas dinámicas. Una fue una modificación constitucional para permitir que una mayoría simple del Poder Legislativo aprobara el presupuesto, aunque todavía se requieren dos tercios para los aumentos de impuestos.

    Los otros dos cambios afectan directamente a las elecciones de 2012. Se crea una primaria abierta, en la que los dos candidatos con los totales de votos más altos se enfrentan en la elección general, independientemente del partido. Quienes promueven la primaria abierta esperan que se aliente a los candidatos a apelar a los independientes y a los miembros moderados de ambos partidos principales, en lugar de a los votantes más partidistas. El otro cambio, derivado de iniciativas en 2008 y 2010, toma la redistritación de la legislatura y se la da a una comisión ciudadana bipartidista, encargada de crear distritos sin tener en cuenta los registros partidistas. Sus partidarios argumentaron que esto crearía distritos más competitivos donde los candidatos tendrían que apelar a votantes independientes y moderados. En conjunto, estos dos experimentos para reducir el partidismo legislativo intenso entrarán en vigor en las elecciones de 2012; el resultado de esas elecciones y el comportamiento de los legisladores estatales en la sesión legislativa de 2013 indicarán si el experimento resulta exitoso.

    Durante los años transcurridos desde 1990, muchos analistas políticos han descrito al gobierno del estado de California como disfuncional. Han mirado al estancamiento de la legislatura como resultado de la necesidad de dos tercios de mayorías para aprobar presupuestos o impuestos, de iniciativas que han restringido la capacidad del Poder Legislativo para subir impuestos o reducir algunas partes del presupuesto, y de altos niveles de partidismo en la legislatura alentado por una redistribución de distritos que garantice a casi todos los legisladores un distrito “seguro”. Aun así, tanto los conservadores como los liberales han utilizado iniciativas populares para hacer de California un pionero de tendencias nacionales, todo lo que parece confirmar la reputación de California como —en palabras del analista político Michael Barone— “el gran laboratorio de Estados Unidos”.


    This page titled 13.4: La política en la Nueva California is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.