Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

13.5: Diversidad religiosa y cultural

  • Page ID
    103465
    • Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo
    • San Francisco State University, Saint Mary's College of California, & San Diego State University via Self Published
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    A principios del nuevo siglo California, con su gran población inmigrante, contenía una mayor diversidad de sectas y denominaciones religiosas que cualquier otro estado de la nación y mantenía un control seguro de su reputación como fuente líder de nuevos desarrollos culturales.

    Espiritualidad en la California contemporánea

    Para la década de 1990, California era el centro de la espiritualidad de la Nueva Era, un movimiento poco definido y multifacético que tuvo sus orígenes en la contracultura de los años 60, y ofrecía una amplia gama de opciones de superación personal y crecimiento espiritual que iban desde la meditación y el yoga hasta el neo-paganismo y diversas mezclas de Oriente , las tradiciones nativas americanas y cristianas. Los nuevos desarrollos espirituales también incluyeron esfuerzos de reforma dentro de las denominaciones religiosas convencionales. Las feministas presionaron por la ordenación de las mujeres, representaciones más positivas de figuras religiosas femeninas y lenguaje inclusivo de género en textos sagrados y sermones. Otros exhortaron a sus denominaciones a dar la bienvenida y orden a los miembros de la comunidad GLBTQ, sancionar el matrimonio gay, construir ministerios que reflejen la diversidad étnica y de clase del estado, y reafirmar su compromiso con la justicia social y económica.

    Millones de otros californianos abrazaron el protestantismo evangélico, oponiéndose al aborto, a los derechos de los homosexuales y a la erosión general de lo que denominaron “valores familiares”. Algunos construyeron mega-iglesias y ministerios de radio, televisión e Internet, y adoptaron nuevos estilos de culto para atraer a congregantes más jóvenes y étnicamente diversos. Más inclusivo racialmente que en el pasado, los evangélicos cristianos se unieron con católicos conservadores y mormones para formar un poderoso bloque de votación y recaudación de fondos que apoyaba a candidatos socialmente conservadores y legislación como la Proposición 8 que prohibía el matrimonio homosexual.

    El rasgo más llamativo del paisaje espiritual del estado fue su diversidad. Para 2010, California tenía el mayor número de adherentes budistas, sij, musulmanes, bahá'ís y católicos de la nación, y sus poblaciones mormones y judías estaban en segundo lugar, respectivamente, solo a las de Utah y Nueva York. La ciudad de Fremont, Área de la Bahía, fue un buen ejemplo. En 2000, Fremont era el hogar de la mayor población afgano-estadounidense del país y albergaba cuatro mezquitas, tres templos budistas, lugares de culto sij e hindú, y un centro de retiro monástico para mujeres. A raíz de los atentados terroristas del 11 de septiembre, Fremont se vio sacudido por la violencia contra mezquitas musulmanas y negocios afganos, y el asesinato de Alia Ansari, musulmana de madre de seis hijos. Los líderes políticos y religiosos de la ciudad respondieron iniciando una serie de diálogos y eventos interreligiosos para promover la tolerancia. Impresionado con sus esfuerzos, el Harvard Diversity Project viajó al Área de la Bahía para producir Fremont U.S.A., un documental de 2008 que ahora es utilizado por escuelas y congregaciones para construir puentes entre diferentes tradiciones religiosas. Fremont, sin embargo, apenas era único. En toda California, la diversidad religiosa iba en aumento. Para 2010, por ejemplo, los condados de Los Ángeles y Orange combinados contenían 50 lugares de culto hindúes, 185 budistas, 64 musulmanes, 16 sij y 71 bahá'ís.

    Cocina

    Las formas alimentarias de California estuvieron fuertemente influenciadas por el aumento de la diversidad cultural y su ética ambiental basada en la contracultura. California Cuisine, preparada con productos frescos, de temporada y cultivados orgánicamente, fue pionera por Alice Waters, la propietaria del restaurante Chez Panisse de Berkeley, y se convirtió en un elemento básico de los establecimientos de comida de lujo en todo el país. Además de promover prácticas agrícolas sustentables, Waters financió proyectos de jardinería y cocina escolares diseñados para fomentar la conciencia ambiental y hábitos alimenticios más saludables. Aunque la mayoría de los cultivadores de California todavía usaban fertilizantes químicos, pesticidas y herbicidas, los defensores de la sustentabilidad dieron impulso al movimiento local de alimentos orgánicos. Como resultado, los mercados de agricultores y las redes de distribución de la granja a la mesa se extendieron por todo el estado. Además, para el nuevo milenio, cadenas alimentarias más grandes como Safeway comercializaban sus propias marcas orgánicas.

    Al mismo tiempo, las comunidades de inmigrantes introdujeron a los californianos a una amplia gama de platillos nacionales y tentadoras fusiones de diversas formas alimenticias. Little Saigons en Westminster, San José y San Francisco, y Little Indias en Artesia y Berkeley complementaron las ofertas de ciudades más establecidas de China, Corea y Japón. Entonces, también, lo hicieron Tehrangeles de Westwood y Little Kabul de Fremont. Los chefs inmigrantes también se unieron a la reciente moda de los camiones de comida, convergiendo en sitios designados para ofrecer a los residentes locales una experiencia gastronómica móvil y multicultural.

    Arte, literatura, cine y música

    A pesar de tiempos difíciles económicos, los californianos asistieron a eventos culturales y artísticos al doble de la media nacional. Además, para 2010 el estado contenía más de 11 mil organizaciones culturales sin fines de lucro, más que la mayoría de las naciones del mundo. En el nuevo milenio, los principales centros de arte de California estaban más sanos que nunca. El Museo San Francisco De Young, después de sufrir grandes daños en el terremoto de Loma Prieta, reabrió en 2005 en una estructura completamente nueva y arquitectónicamente impresionante. El Museo Oakland, dedicado a “avanzar en una comprensión integrada de este estado en constante evolución”, sufrió una renovación y expansión por $62.2 millones durante el mismo período. Entonces, también, lo hizo el Museo Getty en Malibú. Por último, el totalmente nuevo J. Paul Getty Center abrió sus puertas en Los Ángeles.

    Además de estos lugares culturales emblemáticos, California contaba con miles de instalaciones artísticas específicas para grupos, incluido el Museo Afroamericano de California en Los Ángeles, el Museo Japonés Americano en San José, el Museo Latino de Historia, Arte y Cultura en Los Ángeles y las Artes y Letras vietnamitas Asociación en Santa Ana. Los nativos californianos, invirtiendo los ingresos del juego en la revitalización cultural, construyeron o ampliaron museos en Banning, Palm Springs, Lancaster y Humboldt.

    La inclinación de California por las artes fue alimentada principalmente por su escena cultural descentralizada y étnicamente diversa. En el este de Los Ángeles, el Club de Autos Los Viejitos reclutó activamente a ex pandilleros para crear y exhibir obras de arte móviles. De manera similar, Original Scraper Bikes de East Oakland ayudó a jóvenes en riesgo a transformar las bicicletas en obras de arte. Comprometerse con las necesidades e intereses de las comunidades locales, organizaciones como Los Paisanos de Selma, una compañía de ballet folclórico con sede en Fresno, y con sede en Los Ángeles aquí y ahora, una compañía de teatro panasiática, construida sobre el legado de los años 60 para promover la identidad étnica y la conciencia histórica. Complementando estos esfuerzos, las comunidades locales patrocinaron cientos de festivales culturales anuales, incluido el desfile y reunión sij en la ciudad de Yuba, la celebración del Tet vietnamita en San José y el festival del Día de los Muertos de Oakland-Fruitvale.

    La literatura californiana disfrutó de un renacimiento similar entre 1990 y 2010, ya que sus escritores enfatizaron la importancia del lugar y la identidad étnica. Autores asiáticos, entre ellos Andrew Lam (vietnamita), Yiyun Li (chino), Amy Tan (chinoamericano), Pati Navalta Pobleto (filipinoamericano) y miembros del Círculo de Escritores Hmong, documentaron la riqueza de sus respectivas culturas, tensiones intergeneracionales, prejuicios antiasiáticos y luchas con la identidad. Escritores nativos de California como Frank Gordon Johnson (Cahilla/Cupeno) y Darryl Babe Wilson (Achumawi/Atusgewi) proporcionaron convincentes relatos personales sobre el crecimiento indio en la California de posguerra. La experiencia latina fue documentada de manera similar por Gary Soto, Rose Castillo Guilbault y una serie de autores en dos antologías recientes: Latinos en Lotusland: Una antología de la literatura contemporánea del sur de California (2008) y Bajo el quinto sol: literatura latina de California ( 2002). Escritores afroamericanos estuvieron representados por Alice Walker, Leroy Jones y June Jordan, y en Black California: A Literary Anthology de Aparajita Nanda (2011). Al mismo tiempo, los dramaturgos Luis Valdez (mexicoamericano), Anna Devere Smith (afroamericana) y J. California Cooper (afroamericano) produjeron exploraciones dramáticas de la identidad étnica y el conflicto, y esfuerzos para realizar el “Sueño de California”.

    Las industrias comerciales de cine y videojuegos del estado fueron motores productores de empleo en el nuevo milenio, ayudando a compensar las pérdidas en otros sectores de la economía. Nuevos estudios, como Pixar (posteriormente adquirido por Disney) y el Centro de Artes Digitales George Lucas/Letterman en el Presidio de San Francisco, ayudaron a avanzar en la tecnología de efectos especiales, incluyendo imágenes generadas por computadora y 3D. Entonces, también, lo hizo la industria de los videojuegos. De hecho, para 2010 los videojuegos generaron más ingresos que los que toman las taquillas de Hollywood.

    La industria cinematográfica convencional, sin embargo, cada vez más dominada por grandes conglomerados de medios como Disney y AOL Time Warner, no logró mantenerse al día con la demografía cambiante del estado. Las organizaciones que rastrearon la industria reportaron repetidamente una subrepresentación de las minorías étnicas en el casting, la escritura, la producción, la dirección y el contenido cinematográfico. Con la notable excepción de Crash (2004), otras películas recientes como Precious (2009), The Blindside (2009) y The Help (2011) han sido criticadas por “blanquear” —usar una estrella blanca o coprotagonista para impulsar la atención de la audiencia— o enfatizar la disfunción y patología a expensas de imágenes realistas y complejas de personas de color.

    Por otro lado, California produjo, atrajo y sostuvo un grupo grande y diverso de cineastas independientes. El American Film Institute, el Instituto de las Artes de California y las escuelas de cine U.C.L.A. y U.S.C., que se encuentran entre las mejores de la nación, aseguraron un flujo constante de nuevos talentos. Entonces, también, lo hizo el alto nivel de apoyo del estado a las artes, y su grupo de concursos anuales que mostraron el trabajo de cineastas afroamericanos, asiáticos, nativos americanos, latinos, mujeres y GLBTQ. Películas independientes recientes han documentado el activismo chicana (A Crushing Love, 2010), los niños inmigrantes no acompañados de México y Centroamérica (What's Way Home, 2010), la cultura de pandillas del sur de Los Ángeles (Crips and Bloods, 2009), la historia multiétnica de Los Ángeles ( Adobe encalado, en progreso), el desplazamiento de un sitio de entierro indio del Área de la Bahía por un sitio industrial y luego un centro comercial (Shellmound, 2005), el arrasamiento de una comunidad mexicoamericana para construir el Estadio Dodger (Chavez Ravine, 2005), las trabajadoras domésticas latinas en Los Ángeles ( Maid in America, 2004), reubicación e internamiento japonés (Rabbit in the Moon, 2004), y la lucha por el matrimonio entre personas del mismo sexo (One Wedding and a Revolution, 2004).

    California ha estado durante mucho tiempo en el centro de la innovación musical, dando lugar a géneros completamente nuevos como la música experimental, el sonido country de Bakersfield/western, el swing de la costa oeste, blues y jazz, surf rock, rock psicodélico, nu metal, thrash metal, hardcore punk, skate punk, death rock, G Funk y 3rd wave ska. Además, los músicos de California han impregnado géneros existentes con vibraciones multiculturales, comenzando por Ritchie Valens, Carlos Santana, Sly and the Family Stone, War y Tower of Power. En los últimos años, el hip-hop ha demostrado ser sorprendentemente abierto a influencias transculturales. A partir de la década de 1980 como un género mayoritariamente afroamericano pionero por artistas californianos como Dr. Dre y Ice Cube, pronto atrajo a un mayor número de seguidores. En 2010, Far East Movement, con miembros de ascendencia china, japonesa, coreana y filipina, se convirtió en la primera banda asiática de hip-hop en alcanzar el número uno en la lista pop de Billboard. De igual manera, el Colectivo Maleco, cuyos miembros latinos llegaron a Echo Park, Los Ángeles, ha atraído a un gran número de seguidores con su mezcla única de hip-hop, reggae y electro beats. El reggaetón, una versión latina del reggae radicado en Jamaica, es otro ejemplo más de fusión multiétnica contemporánea.

    La música de Ozomatli, con sede en Los Ángeles, representa mejor las tendencias musicales recientes de California. Al reunirse a mediados de la década de 1990 para actuar en protestas por los derechos laborales y de los inmigrantes, sus miembros étnicamente diversos crearon una mezcla perfecta e irresistible de hip-hop, salsa, funk, samba, R&B del Este de Los Ángeles, reggae, raga india, asiática, africana y muchas otras tradiciones musicales. Ulises Bella, saxofonista y clarinetista de Ozomatli, reflexionó: “Esta banda no pudo haber pasado en ningún otro lugar que no sea L.A. Man, la tensión de la misma. L.A. es como, estamos unidos por puentes”. En reconocimiento a sus contribuciones a muchas causas comunitarias, la Ciudad de Los Ángeles —en 2010— designó el 23 de abril de cada año como “Día de Ozomatli”. Visto como íconos culturales locales (su música incluso se toca en los juegos de los Dodger y Clipper), el grupo también tiene una base de fans nacionales e internacionales. En 2007, el Departamento de Estado de Estados Unidos reconoció su capacidad para cerrar las divisiones culturales al pedirles que sirvieran como embajadores culturales oficiales en una serie de giras financiadas por el gobierno a través del Medio Oriente, África, Asia y Sudamérica. Además de realizar conciertos gratuitos y impartir talleres de música, realizaron actividades de divulgación humanitaria a orfanatos, campamentos de refugiados, escuelas, clínicas de VIH y SIDA y centros de rehabilitación. Más que reflejar la diversidad cultural de Los Ángeles y California, Ozomatli representa la voz del mundo.

    Finalmente, las comunidades de inmigrantes y nativos americanos del estado sustentaron sus propias tradiciones musicales. El Centro Cultural La Pena de Berkeley, establecido por refugiados políticos chilenos en la década de 1970, ahora ofrece un lugar para músicos mexicanos, centroamericanos y sudamericanos. El Centro Cultural Persa, también en Berkeley, ofrece clases de música y danza tradicionales, y patrocina actuaciones de músicos iraníes. Ellos y muchas otras organizaciones, como la Ópera China de Los Ángeles, la Compañía de Danza y Ópera Tibetana de San Francisco, El Centro Cultural de México de Santa Ana y el World Beat Center de San Diego, aseguran la continuación de la fusión intercultural y la supervivencia de géneros que están en peligro por la homogeneización impacto de la globalización.


    This page titled 13.5: Diversidad religiosa y cultural is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Robert W. Cherny, Gretchen Lemke-Santangelo, & Richard Griswold del Castillo (Self Published) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.