Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.2: Los países ibéricos en el Nuevo Mundo

  • Page ID
    102897
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los países de la Península Ibérica en Europa Occidental, España y Portugal fueron los primeros en llegar y establecer asentamientos en el Nuevo Mundo. Al establecerse casi un siglo antes del asentamiento inglés permanente en Jamestown en 1607, las colonias ibéricas originalmente no estaban destinadas a ser permanentes; más bien, los exploradores y conquistadores llegaron a las Américas como decía el conquistador Hernán Cortés, “por el oro y la gloria” y no para “trabajar los campos como un campesino”. Portugal, durante mucho tiempo un jugador insignificante en los asuntos mundiales, fue el primer país europeo en patrocinar viajes de exploración a lo largo de la costa de África. En 1488, cuatro años antes del primer viaje de Cristóbal Colón, el marinero portugués Bartolomé Díaz redondeó el Cabo de Buena Esperanza en el extremo sur del continente africano. Los portugueses, al igual que los españoles, buscaron una ruta totalmente acuática al Océano Índico para comerciar directamente con India, China, las Indias Orientales y Japón. El propósito de los viajes de Colón, el primero de los cuales llegó en 1492, era similar al de los portugueses; buscó una ruta que permitiera a España comerciar directamente con los países limítrofes con los océanos Índico y Pacífico Occidental. Los españoles en 1492, y los portugueses ocho años después, fueron los primeros países europeos en encontrarse con los pueblos indígenas de las Américas. Los españoles dominaron la exploración, conquista y colonización de las Américas en el siglo XVI cuando Hernán Cortés conquistó el Imperio Azteca, 1519-1521, y Francisco Pizarro el Imperio Inca una década después.

    Relaciones tempranas en el Caribe, Mesoamérica y Perú

    Cuando Cristóbal Colón navegó hacia el oeste en 1492, no tenía idea de que se encontraría con un mundo y un pueblo nunca antes vistos por los europeos. No tenía expectativas sobre la gente que realmente nadaba para encontrarse con sus barcos; pensó, después de todo, que había llegado a las costas de las Indias Orientales. Colón llevaba un diario de sus viajes en el que registraba sus primeras impresiones de los pueblos de las islas del Caribe. Según esta revista, los nativos que saludaron a las tres carabelas,

    fueron muy amables con nosotros, y [nosotros] percibimos que podían convertirse mucho más fácilmente a nuestra santa fe por medios gentiles que por la fuerza. Les presenté algunas gorras rojas, y cuerdas de cuentas para llevar en el cuello, y muchas otras bagatelas de escaso valor, con las que estaban muy encantadas, y se apegaron maravillosamente a nosotros. Después llegaron nadando a las embarcaciones, trayendo loros, bolas de hilo de algodón, jabalinas, y muchas otras cosas que intercambiaban por artículos... cuyo comercio se realizaba con la mayor buena voluntad. Pero me parecieron en su conjunto, ser un pueblo muy pobre.

    Colón continuó comentando que la gente estaba “mayormente desnuda” incluso las mujeres, aunque admitió que sólo había visto a una mujer. Los nativos parecían tener pocas armas y, de hecho, vivieron una vida muy sencilla. No sólo no tenían armas, al parecer no habían visto ninguna, ya que Colón remarcó que cuando “les mostró espadas... agarraron por las cuchillas, y se cortaron a través de la ignorancia. No tienen hierro, sus jabalinas están sin él, y nada más que palos, aunque algunos tienen espinas de pescado u otras cosas en los extremos”. La experiencia de los españoles en las otras islas del Caribe fue similar. En su entrada del 13 de octubre de 1492, Colón recordó que “Los nativos son un pueblo inofensivo, y tan deseosos de poseer todo lo que vieron con nosotros, que siguieron nadando hacia los barcos con lo que pudieran encontrar”.

    La experiencia de Álvar Núñez Cabeza de Vaca y sus hombres en América del Norte reflejó las experiencias de sus paisanos en Meso- y Sudamérica. Escribiendo en 1542, elogió la hospitalidad de los indios de Florida:

    AL SALIR EL SOL a la mañana siguiente, los indios aparecieron como prometieron, trayendo abundancia de peces y de ciertas raíces que saben a frutos secos, algunos más grandes que las nueces, algunos más pequeños, en su mayoría arrancados del agua con gran labor.

    Esa noche volvieron a venir con más peces y raíces y trajeron a sus mujeres e hijos para que nos miraran. Se pensaban ricos con las campañitas y cuentas que les dimos, y repitieron sus visitas otros días.

    No en vano, Bartolomé de las Casas, un franco defensor del trato justo a los indios, se hizo eco de los comentarios de Colón y Cabeza de Vaca al describir sus primeros encuentros en las islas del Caribe: “En una ocasión salieron diez leguas de un gran asentamiento para conocernos, trayendo provisiones y regalos, y cuando los conocimos nos dieron una gran cantidad de pescado y pan y otras vírgenes”.

    Hernán Cortés, quien finalmente secuestraría a Moctezuma II, el emperador del Imperio azteca, y arrasaría la ciudad capital de Tenochtitlán, fue recibido calurosamente por el gobernante mexica. Según Cortés, Moctezuma remarcó: “Creemos que el Rey de España es nuestro señor natural...” En su segunda carta a Carlos V, Cortés remarcó que el pueblo del Imperio azteca apareció dispuesto a aceptar el cristianismo como la verdadera religión, diciendo, “si yo los instruiría en estos asuntos, y los haría entender la verdadera fe, seguirían mis indicaciones, como siendo para lo mejor”. Además, los nativos eran evidentemente pasivos cuando Cortés “purificó” los templos “quitando a los viejos ídolos y reemplazándolos con símbolos del cristianismo”. Prohibió a los nativos continuar la práctica del sacrificio humano a Huitzilopochtli, un dios primario, y se sorprendió un poco cuando cumplieron. Escribió: “[D] urante todo el período de mi morada en esa ciudad, nunca se les vio matar o sacrificar a un ser humano”.

    Un relato azteca de la conquista de México describe el primer encuentro de Cortés y Moctezuma de esta manera:

    Entonces [Moctezuma] se puso de pie para dar la bienvenida a Cortés; se adelantó, inclinó la cabeza y se dirigió a él con estas palabras: “Señor nuestro, estás cansado. El viaje te ha cansado, pero ahora has llegado a la tierra. Has venido a tu ciudad, México. Has venido aquí para sentarte en tu trono, para sentarte bajo su dosel”.

    Según este mismo relato, en otra ocasión Moctezuma remarcó: “Los reyes que han ido antes, sus representantes, custodiaron [el Imperio] y lo conservaron para su venida”.

    Cortés conquista el imperio azteca

    Hernán Cortés aterrizó en la costa de Veracruz el Viernes Santo 22 de abril de 1519; poco más de dos años después, el 13 de agosto de 1521, la capital azteca de Tenochtitlán se rindió ante él. Los hechos que tuvieron lugar durante estos dos cortos años fueron documentados en una serie de crónicas, de las cuales las más conocidas son las cartas que Cortés escribió al rey Carlos I de España, quien también fue Carlos V, el emperador del Sacro Imperio Romano, y la Verdadera Historia de la Conquista de México de Bernal Díaz del Castillo. Hasta hace poco estas dos obras, junto con algunas otras también escritas por españoles, eran casi la única base sobre la que los historiadores han juzgado la conquista de una de las mayores civilizaciones de la América precolombina. Estos documentos cuentan la historia sólo desde el punto de vista de los españoles, pero ahora se ha agregado otra fuente a la mezcla. Lanzas rotas: Un relato azteca de la conquista de México, se basa en relatos indígenas para presentar una imagen diferente de los españoles y sus relaciones con los indios.

    No fue de extrañar que el Imperio Azteca cayera en manos de los españoles, a pesar de que los soldados españoles al mando de Cortés contaban con 600 y se enfrentaban a un ejército azteca de miles. Una de las razones del éxito español se debió a sus tácticas militares y armamento. El pueblo mexica, del que Moctezuma era la cabeza, y sus aliados lucharon con arcos y flechas y lanzas, mientras que los españoles estaban protegidos por armaduras de acero, empuñaban espadas de acero, y tenían la ventaja de atacar a caballo. Además, los españoles encontraron aliados inesperados en las tribus que anteriormente se vieron obligados a rendir homenaje al Imperio Azteca. Al menos un grupo, los totonacos, saludó a los españoles como libertadores. No poca parte del éxito español provino de la introducción involuntaria de la viruela en Tenochtitlan que resultó en la muerte de miles en la ciudad en 1521.

    Captura de pantalla (200) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Moctezuma II y Hernán Cortés | Hernán Cortés, el conquistador español, es famoso por su conquista de los aztecas de México y la ejecución del emperador Moctezuma II. Autor: Desconocido Fuente: Biblioteca del Congreso

    Durante muchas décadas, los historiadores argumentaron que otro factor podría encontrarse en las creencias religiosas aztecas de que Quetzalcóatl, un dios de piel blanca, llegaría, en un momento no revelado, al Imperio. En efecto, según Cortés, cuando Moctezuma se encontró por primera vez con el conquistador, remarcó: “Siempre hemos sostenido que los que descienden de [Quetzalcóatl] vendrían a conquistar esta tierra y nos tomarían como sus vasallos”. Muchos observadores en su momento remarcaron que los nativos mesoamericanos, como los de las islas del Caribe, creían que los hombres blancos eran dioses. Bernal Díaz ofreció una explicación sobre el origen de esta creencia cuando comentó en su Verdadera Historia de la Conquista de España, “Los indios pensaban que el jinete y el caballo eran del mismo cuerpo, ya que nunca habían visto un caballo.

    Sin embargo, en los últimos veinte años, los historiadores latinoamericanos han desacreditado en gran medida esta teoría del “dios blanco”. El mito parece haberse originado unos cuarenta años después de la conquista en documentos como el Códice Florentino, una historia azteca producida por jóvenes aztecas en escuelas españolas. En estos documentos, se hace referencia a los españoles como teotls, palabra que puede significar dios o demonio en náhuatl, la lengua hablada de los mexicas.

    En 1519, Hernán Cortés ingresó a la ciudad capital azteca de Tenochtitlan, asombrado por su esplendor. Fue, remarcó, “tan grande y tan notable [como para ser]... casi increíble, porque la ciudad es mucho más grande que Granada y mucho más fuerte... con mucha más gente de la que tenía Granada cuando fue tomada... [Es] tan grande como Sevilla o Córdoba”. Cortés fue ayudado en su comunicación con Moctezuma y su nobleza por un esclavo que le presentaron los nativos de Tabasco en 1519, La Malinche, quien dominaba la lengua náhuatl hablada por los aztecas.

    A pesar de sus ventajas, los españoles no derrotaron de plano a la coalición azteca; más bien experimentaron una rotunda derrota a manos de los indios en 1520 y se vieron obligados a huir de la ciudad capital. Los que fueron capturados por los aztecas fueron sacrificados en la pirámide de Huitzilopochtli; esto ocurrió la noche del 30 de junio al 1 de julio de 1520, llamada La Noche Triste por los españoles.

    Pero esta derrota no fue más que un revés temporal para los españoles, que recibieron ayuda de una fuente inesperada: en 1521, la viruela azotó a Tenochtitlan. Miguel León-Portilla incluye un relato azteca en el que un nativo lamentaba la condición de los habitantes de la ciudad: “Estábamos cubiertos de llagas agonizantes de pies a cabeza. La enfermedad era tan espantosa que nadie podía caminar ni moverse”. La enfermedad había sido introducida en la ciudad por un esclavo español, dejado atrás cuando los europeos se retiraron. Los golpeados por la enfermedad eran demasiado débiles para moverse, y aunque sobrevivieran, no estaban en condiciones de cultivar alimentos. Los habitantes de la ciudad estaban literalmente muriendo de hambre.

    El 21 de agosto de 1521, los españoles reingresaron a la ciudad, desbordaron sus últimas defensas, declararon la victoria y aceptaron la rendición de los guerreros nativos restantes. Las condiciones que encontraron fueron horrorosas. Bernal Díaz escribió algunos años después que los españoles “... encontraron las casas llenas de cadáveres, y algunos mexicanos pobres todavía en [las casas] que no podían alejarse... La ciudad parecía que había sido arada. Las raíces de cualquier verdor comestible habían sido desenterradas, hervidas y comidas, e incluso habían cocinado la corteza de algunos de los árboles”.

    Después de la derrota de los aztecas, Cortés procedió a ejecutar a Moctezuma, nivel Tenochtitlan, y comenzar a construir lo que hoy es la Ciudad de México. Tan minuciosa fue la destrucción de la ciudad que hoy quedan pocas ruinas aztecas.

    Captura de pantalla (201) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Sacrificio ritual | El sacrificio ritual fue ampliamente practicado por los indios de Mesoamérica. Según relatos españoles, los aztecas arrancaron los corazones de los cautivos de guerra en un esfuerzo por apaciguar a dioses como Huitzilopochtli. Tal sacrificio tuvo lugar en La Noche Triste, según fuentes españolas. Autor: Códice Magliabechiano, artista desconocido Fuente: Biblioteca del Congreso

    La destrucción desenfrenada de Tenochtitlán simbolizaba la actitud española hacia las Américas, que eran para la conquista, la propiedad y la explotación. Los relatos contemporáneos de Cortés, Bernal Díaz y el historiador español Francisco López de Gómara reflejaban la actitud de la Corona: las Américas eran un nuevo imperio español y los nativos, vasallos españoles.

    Español y los Incas del Perú

    Los primeros españoles en conocer a los incas del Perú quedaron impresionados por su sistema social y económico, que algunos historiadores describen como una forma temprana de socialismo. Pedro de Cieza de León, conquistador español y cronista del Perú, comentó sobre la práctica inca de tributo y reparto de cultivos: “Como este reino era tan vasto, en cada una de las muchas provincias había almacenes que se llenaban durante años de abundancia y se abrieron en tiempos de necesidad”. Pasó a explicar:

    Nadie [era tolerado] que era perezoso o intentaba vivir de la obra ajena; todos tenían que trabajar. Así, en ciertos días cada señor fue a sus tierras y tomó el arado en la mano y cultivó la tierra, e hizo otras cosas. Incluso los propios incas [los gobernantes] hicieron esto para dar ejemplo. Y bajo su sistema no había ninguno [que no trabajaba] en todo el reino, pues, si tenía su salud, trabajaba y no le faltaba nada; y si estaba enfermo, recibía lo que necesitaba de los almacenes.

    El sistema económico era a la vez bien organizado e igualitario; se requería que cada aldea aportara grano para sostener al conjunto y “ningún hombre rico podía amarrarse con más galas que los pobres, o usar vestimenta diferente, excepto los gobernantes y los jefes, a quienes, para mantener su dignidad, se les permitía grandes libertad y privilegio”. A diferencia del caso de México y el Caribe, no hubo periodo de luna de miel en las relaciones entre Francisco Pizarro, quien finalmente conquistó el Imperio Inca, y los nativos del Perú; la relación entre los españoles e incas fue antagónica desde el principio.

    Francisco Pizarro Conquista el Imperio Inca

    Mucho antes de que la empresa inca fuera emprendida por Francisco Pizarro y sus hombres, se había llegado a la voz española en Mesoamérica sobre la riqueza y riqueza de las culturas en el Sur. En 1529, Francisco Pizarro, quien ya había emprendido dos expediciones infructuosas a Sudamérica en 1524 y 1526, fue nombrado gobernador del Perú por Carlos V en un acuerdo conocido como la Capitulación de Toledo. Pizarro llegó a Perú en 1532 con 168 hombres, sesenta y dos de los cuales eran soldados a caballo. Hernán do de Soto fue enviado como enviado de Pizarro a Atahualpa, el emperador inca, para asegurarle que los españoles no significaron ningún daño y venían en amistad y con la mejor de las intenciones. Atahualpa acordó reunirse con Pizarro y sus fuerzas al día siguiente en Cajamarca, en la sierra del Perú.

    Captura de pantalla (202) .png
    Figura\(\PageIndex{3}\): Fransisco Pizarro | Francisco Pizarro, usando engaños y engaños, conquistó a los incas del Perú en 1532 y ejecutó al emperador inca, Atahualpa. Autor: D.M. Kelsey Fuente: Colón y los héroes del Nuevo Mundo del Descubrimiento y la Conquista

    El 16 de noviembre de 1532, cuando llegaron Atahualpa y su escolta desarmada de 7 mil hombres, los españoles, quienes se encontraban ubicados alrededor de la plaza del pueblo, abrieron fuego y dos mil incas fueron asesinados de plano. Pizarro luego redondeó y mató a los nobles incas. Los españoles a caballo cabalgaban por la carnicería, balanceando espadas de acero y decapitando los cuerpos. Atahualpa fue hecho prisionero, y aunque los incas llegaron a Pizarro con montículos de oro para su rescate (que Pizarro aceptó alegremente), Pizarro había ejecutado a Atahualpa, lo que era similar al enfoque que Cortés practicaba en México.

    Una vez completada la conquista, Pizarro nombró gobernante nominal del Imperio Inca, y en 1535, con su control del Perú consolidado, estableció una nueva ciudad capital ahora conocida como Lima. Fue asesinado en 1541 por el hijo de un antiguo asociado Diego de Almagro. Fue tumbado a descansar en la Catedral de Lima.

    Portugués en Brasil

    El primer portugués en llegar al continente americano fueron los hombres que acompañaban a Pedro Cabral, quien, cuando zarpó de Portugal en 1500, se dirigía a la India. Él y sus barcos fueron volados fuera de rumbo y terminaron en las costas de Brasil, lo que reclamó para el rey de Portugal, Manuel I. Cabral nombró a la nueva tierra “La Isla de la Cruz Verdadera”, pero permaneció en Brasil apenas diez días antes de dirigirse a la India. El reclamo de Cabral sobre Brasil en nombre de la Corona Portuguesa fue facilitado por el Tratado de Tordesillas creado por el Papa Alejandro VI en 1494 para resolver reclamos concurrentes sobre descubrimientos atlánticos. Se trazó una línea imaginaria a través de América; la tierra al oeste de la línea se dirigió a España y al este de la línea a Portugal.

    Si bien hubo algunos puntos en común entre la experiencia española en México y Perú, y la experiencia portuguesa en Brasil, en este último no hubo culturas ricas y urbanizadas como Tenochtitlán y las ciudades incas de Cuzco y Quito. Más bien, muchos de los 2.4 millones de nativos brasileños eran nómadas o semi-sedentarios. Según algunos historiadores, los contactos iniciales fueron “generalmente pacíficos”. No obstante, otros señalan que cuando los portugueses entraron en contacto con los pueblos forestales del interior, como los tupi, los portugueses “atacaron y esclavizaron a cada grupo tribal de varios cientos, uno a uno, en sangrientas escaramuzas” porque la única manera de someter a los nativos era matarlos a todos.

    Después de que los nativos brasileños fueron sometidos, surgieron plantaciones de azúcar a lo largo de la costa de Brasil, pero su número no fue significativo. Sin embargo, si bien la presencia portuguesa en Brasil siguió siendo pequeña, los españoles se asentaron en grandes cantidades en México y Perú, que siguieron siendo las zonas más ricas y pobladas del Nuevo Mundo durante 300 años.

    Resumen

    España y Portugal fueron los primeros países de la nueva ola de exploración de los siglos XV y XVI en llegar y establecer asentamientos en el Nuevo Mundo. Viniendo casi un siglo antes del primer asentamiento inglés permanente en Jamestown en 1607, las colonias de los países ibéricos originalmente no estaban destinadas a ser permanentes. Eventualmente, estos asentamientos de hecho se volvieron permanentes y, con el éxito en la extracción de oro y plata, sus poblaciones europeas aumentaron de tamaño. Pero en el curso de establecer el control, los españoles tuvieron que enfrentarse a dos imperios bien establecidos del Nuevo Mundo: el Imperio Azteca en Mesoamérica y el Imperio Inca en Perú. La conquista de los aztecas estableció patrones de conquista que posteriormente se utilizaron en la derrota de los incas. El reclutamiento de aliados nativos y el secuestro de líderes locales permitieron a los españoles controlar el poder desde dentro, ya que centraban sus esfuerzos en el grupo más fuerte de la zona, en lugar de librar múltiples guerras contra muchos grupos. Además, los españoles introdujeron inadvertidamente enfermedades europeas como la viruela, lo que debilitó enormemente a los grupos locales.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    1. ¿Cuál de los siguientes fue bien conocido por sus críticas al trato de los europeos a los indios de Meso- y Sudamérica?

    1. Álvar Núñez Cabeza de Vaca
    2. Hernán Cortés
    3. Bartolomé de las Casas
    4. Pedro Cabral
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    2. El Tratado de Tordesillas

    1. Dividió el Nuevo Mundo entre los españoles y los portugueses.
    2. Especificó que el sistema de encomienda debe ser desbandado.
    3. Permitió el uso de Incas en las minas del Perú.
    4. Reconoció formalmente la conquista del Imperio Azteca por Cortés y sus soldados.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    La mayoría de los nativos muertos en el periodo de exploración fueron sacrificados por los europeos que poseían armas superiores.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    4. El primer explorador en llegar a Brasil y reclamarlo para el trono de Portugal fue:

    1. Cristóbal Colón
    2. Pedro Cabral
    3. Fernando de Magallanes
    4. Jacques Cartier
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    El reclutamiento de aliados nativos jugó un papel importante en la conquista española de los aztecas.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{6}\)

    El mito de Quetzalcóatl se basa en fuentes que son contemporáneas a la conquista de los aztecas.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b


    This page titled 3.2: Los países ibéricos en el Nuevo Mundo is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.