Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

7.2: El fin de la guerra de los siete años y el empeoramiento de las relaciones, 1763-1772

  • Page ID
    102969
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Antes de los Siete Años y las posteriores Guerras Pontiac, los británicos habían practicado en Estados Unidos su política no escrita de negligencia saludable. Esta política, mantenida a lo largo de gran parte de los siglos XVII y XVIII, se basó en las ideas de Robert Walpole, el primer primer ministro de Gran Bretaña. Walpole creía que las colonias florecerían si se dejaban solas; así, no creía en hacer cumplir restricciones parlamentarias como las Actas de Comercio y Navegación. El término “abandono saludable” fue acuñado en realidad por Edmund Burke quien, en un discurso ante el Parlamento en 1775, recordó a sus miembros que las colonias habían florecido no al ser “apretadas” por un “gobierno vigilante y sospechoso”, sino más bien a través de una “negligencia sabia y saludable”. No obstante, esta política, que había funcionado tan bien en el pasado, terminó cuando la Guerra Francesa e India concluyó con la Paz de París.

    Guerra francesa e india y el fin del abandono salutario

    La guerra francesa e india fue un gran éxito, al menos los colonos y los ingleses así lo creían. Aunque los dos aliados compartían esta opinión, vieron sus contribuciones individuales al esfuerzo bélico de maneras muy diferentes. Los británicos creían que habían librado una guerra costosa para proteger a los colonos de los enemigos en la frontera occidental y estaban convencidos de que habían hecho más de lo que les correspondía para financiar los costos de guerra: totalmente las dos quintas partes del dinero que los colonos gastaron en reclutamiento, vestimenta y pago de las tropas vino de la madre patria. Los colonos, en cambio, creían que se habían desempeñado espléndidamente en la guerra y que su recompensa sería abrir los territorios occidentales al asentamiento. No anticiparon que los británicos endurecerían su control de las colonias en un intento de obtener ingresos adicionales para compensar los costos de guerra.

    Por su parte, a los británicos no les gustó la autosatisfecha actitud colonial de posguerra que daba muy poco crédito o asistencia a la madre patria. En efecto, el Comandante en Jefe en las Américas se quejó: “Es el estudio constante de cada provincia aquí arrojar todos los gastos a la Corona y no asumir ellos mismos ninguna parte del gasto de esta guerra”. El historiador de la América colonial Curtis Nettles señala que hubo tres fuentes de oposición colonial para asumir la responsabilidad de los gastos de guerra como esperaban los británicos. Por un lado, algunos líderes coloniales argumentaron que su respectiva colonia simplemente era demasiado pobre para contribuir al esfuerzo bélico. Otras colonias, como las colonias cuáqueras de Pensilvania y Nueva Jersey, se oponían a la guerra generalmente en virtud de sus inclinaciones pacifistas y no tenían intención de financiar una acción militar. Y luego estaban esas colonias, como Rhode Island, Delaware y Nueva Jersey, que no tenían fronteras fronterizas y por lo tanto no estaban interesadas en contribuir a una guerra que tan poco preocupaba a sus propias experiencias. Otro problema que emergió frecuentemente en las relaciones intercoloniales era que cada colonia esperaba ver cuánto aportarían las otras antes de hacer algún tipo de compromiso propio. Así, los británicos y los colonos sólo pudieron ver el tema del dinero militar desde su propio punto de vista particular; los británicos pensaban que las colonias deberían estar agradecidos, mientras que los colonos pensaban que los británicos tuvieron la suerte de haber tenido algo de su apoyo en absoluto. Tal y como la vieron, la guerra francesa e india no fue más que otra extensión de una guerra que comenzó en Europa. Por supuesto, esta opinión estaba equivocada, hecho que los británicos subrayaron en decenas de comunicaciones con Estados Unidos.

    A la creciente falta de armonía en las relaciones entre Estados Unidos y Reino Unido se sumó la cuestión de las tierras occidentales. Las colonias con fronteras colindantes con los Montes Apalaches y Allegheny esperaban plenamente que, tras la firma de la Paz de París, estas tierras se abrieran al asentamiento. De ese modo se apagaría su sed característica de tierra. Los colonos habían luchado y ganado la Guerra “Europea” y ahora se dirigían al oeste. No en vano, los británicos vieron la cuestión de las tierras occidentales de manera muy diferente. En primer lugar, la madre patria ya no necesitaba colonos para asentarse a lo largo de las fronteras como defensa contra los franceses y los indios. Segundo, permitir que los colonos se instalen más allá de los Apalaches pondría a un número cada vez mayor fuera del alcance del Parlamento; en consecuencia, los impuestos serían más difíciles de recaudar y las leyes imperiales más difíciles de hacer cumplir. Por último, una vez alejados del control de los funcionarios reales en América, los colonos se volverían cada vez más independientes.

    Proclamación de 1763

    Ignorando los mensajes obstruccionistas provenientes de las colonias, el gobierno británico en 1763 arrojó cautela a los vientos y emitió la Proclamación de 1763. Establecidos en gran parte “para pacificar a los indios”, los británicos vieron lo que llegó a conocerse como la “línea de proclamación” como una medida temporal que les daría tiempo para definir una política más permanente. Redactaron la Proclamación para que pareciera ventajosa para las colonias:

    POR CUANTO, hemos tomado en Nuestra Real Consideración las extensas y valiosas Adquisiciones en América, aseguradas a nuestra Corona por el tardío Tratado Definitivo de Paz concluido en París el día 10 de febrero pasado; y deseando que todos Nuestros Sujetos amorosos, así como nuestro Reino como de nuestras Colonias en América, pueden aprovechar todas las Velocidades convenientes, de los grandes Beneficios y Ventajas que deben devengarse de ellos a su Comercio, Manufacturas y Navegación. Nos ha parecido oportuno, con la Asesoría de nuestro Consejo Privado para emitir esta Real Proclamación.

    Miembros del Parlamento consideraban que este asentamiento era sumamente generoso, sobre todo a la luz de lo que veían como los beneficios potenciales para las colonias de la guerra.

    Esperando apaciguar los temores y la desconfianza estadounidenses con la Proclamación, los británicos la utilizaron para delinear su nueva política, una que no dejó ninguna duda en cuanto a la motivación del Parlamento y la Corona. Lo más importante es que la Proclamación especificó que los colonos no podían asentarse más allá de la cadena Allegheny-Montaña Apalaches. Los británicos reservaron este territorio para las tribus indias. La única excepción era que los comerciantes blancos podían solicitar licencias para comerciar con los indios. La milicia británica haría cumplir la Proclamación. Los colonos, acostumbrados durante mucho tiempo al abandono salutario, ignoraron esta ley: “decenas de vagones se dirigían hacia el oeste”.

    Implicaciones del nuevo enfoque británico: las actas parlamentarias de 1764

    Los británicos siguieron la Proclamación de 1763 con dos actos igualmente polémicos del Parlamento: la Ley del Azúcar y la Ley de Moneda. La Ley del Azúcar, redactada por George Grenville, Primer Señor del Tesoro, reemplazó y bajó los impuestos sobre el azúcar importado creados por la Ley de Melaza de 1733; este acto había sido ignorado desde hace mucho tiempo por los colonos para quienes el contrabando era aceptable. La diferencia entre la Ley del Azúcar y la Ley de Melaza, sin embargo, era que el Parlamento pretendía recaudar el impuesto creado por la primera; además, el impuesto se pretendía, como lo veían los colonos, no regular el comercio sino “recaudar ingresos”. Lo haría reduciendo a la mitad los impuestos británicos a la melaza, una disminución que reduciría la necesidad de contrabandear melaza libre de impuestos de las Indias Occidentales francesas.

    Según Grenville, el dinero de los impuestos se utilizaría para defender a las colonias. Pero James Otis, presidente de la Cámara de Representantes de la Bahía de Massachusetts, insistió en que medidas como la Ley del Azúcar “tienden a privar a las Colonias de algunos de sus Derechos más esenciales como Sujetos Británicos, y... particularmente el Derecho a evaluar sus propios Impuestos”. Si bien la Ley del Azúcar bajó el arancel al azúcar, incrementó las facultades de los Tribunales del Almirantazgo además de poner fin a la lucrativa trata de azúcar y esclavos con las Indias Occidentales. Es interesante señalar que aunque Otis afirmó que los ciudadanos del Imperio Británico tenían derecho a gravar impuestos sobre sí mismos, en ninguna parte del Imperio se reconocía este “derecho”. La Cámara de los Comunes fue elegida por los ricos y los terratenientes, no por los ciudadanos en su conjunto, y legisló en consecuencia.

    La Ley de Divisas, aprobada ese mismo año, otorgó al Parlamento el control del sistema monetario colonial. El acto especificó que a partir de 1765, “no se realizará ningún acto, orden, resolución, o voto de asamblea, en ninguna de las colonias o plantaciones de Su Majestad en América, para crear o emitir facturas en papel, o letras de crédito de cualquier clase o denominación que fuere, declarando dichas facturas en papel, o letras de crédito, ser de curso legal en el pago de cualesquiera gangas, contratos, deudas deudas o demandas.” Así, la Ley abolió por completo el uso del papel moneda y puso a los colonos en una desventaja económica adicional en sus relaciones comerciales con los comerciantes británicos. Este movimiento a su vez provocó un severo choque a la economía colonial ya deprimida por los gastos de guerra.

    Ley de sellos de 1765

    Si la Ley del Azúcar era el primer acto destinado a recaudar ingresos, entonces el segundo fue la Ley de Timbres, que recaudó el primer impuesto interno. En la Ley de Sellos se especificó que los sellos debían colocarse en periódicos, panfletos, almanaques, testamentos, escrituras, licencias, pólizas de seguros, conocimientos de embarque, diplomas universitarios, e incluso naipes. Si bien los colonos no necesariamente se opusieron al principio de tributación como tal, sí trazaron líneas en cuanto a cómo y por qué debían aplicarse los impuestos. De hecho, ya existía un amplio precedente para que los impuestos británicos regularan el comercio colonial, incluso si los ingresos fiscales iban directamente al gobierno británico. Sin embargo, las legislaturas coloniales habían asumido desde hace algún tiempo el papel de cobrar impuestos por lo que consideraban como aplicaciones “internas”; estas aplicaciones internas incluían el pago de funcionarios coloniales, el apoyo a la milicia, las mejoras internas y el servicio de correo. Por lo tanto, los colonos trazaron una línea fina si definida entre dichos impuestos “internos” y los impuestos de carácter externo, que tenían el propósito de regular el comercio. En Razones por las que las colonias británicas en América no deben ser cobradas con impuestos internos, el gobernador Thomas Fitch de Connecticut argumentó que “Si se llevan a cabo estos impuestos internos y los principios sobre los que deben fundarse son adoptados y llevados a la ejecución, las colonias no quedará más que una sombra de legislación”.

    Además, los sistemas políticos coloniales y las ideologías se habían desarrollado en gran medida en el contexto de la representación directa, que suponía que los impuestos de carácter interno sólo podían ser percibidos por quienes representaban directamente al electorado. Por lo tanto, cuando el Parlamento intentó imponer impuestos que serían utilizados para pagar la defensa de la frontera colonial y la vivienda y el suministro de los soldados británicos en las colonias, algunos colonos comenzaron a levantar el grito de “no tributación sin representación”, alegando que tales impuestos sólo podían ser impuestos por los legislaturas coloniales; si les impone el Parlamento, entonces las colonias deben estar representadas directamente en ese órgano.

    La respuesta de Inglaterra al argumento relativo a la representación “real” fue que las colonias de hecho estaban representadas en el Parlamento, solo virtualmente. Los miembros del Parlamento habían asumido desde hace mucho tiempo que representan los intereses de todos los grupos en Inglaterra y sus posesiones coloniales, en lugar de solo intereses locales estrechos. Así, según la teoría de la representación virtual, el Parlamento legisló para el bienestar de los colonos irlandeses, escoceses y estadounidenses, además de los que vivían en Inglaterra propiamente dicha. Además, el gobierno británico se apresuró a señalar que la guerra francesa e india había sido muy costosa, que los estadounidenses pagaban menos impuestos que el resto de los de las posesiones británicas, y que el dinero recaudado por el impuesto a los sellos pagaría por la defensa de las colonias.

    Estos argumentos cayeron en oídos sordos, ya que la representación virtual no tenía sentido para los estadounidenses. Los líderes coloniales respondieron a las nuevas leyes fiscales al contraargumentar que, por no haberlas votado, estos impuestos no podían imponerse a sus colonias. Escritores posteriores también señalaron que los tribunales de Vice-Almirantazgo que aplicaban las leyes de ingresos excluían a los jurados y ponían la carga de la prueba sobre los demandados. Todas estas prácticas vulneraban sus derechos como ciudadanos británicos. James Otis por uno insistió:

    ... los colonos, blancos y negros, nacidos aquí son súbditos británicos nacidos libres, y con derecho a todos los derechos civiles esenciales de tales es una verdad no sólo manifiesta de las cartas provinciales, de los principios del common law, y de los actos del Parlamento, sino de la constitución británica, que fue restablecida en la [Inglés] Revolución con un diseño profeso para asegurar las libertades de todos los sujetos a todas las generaciones.

    La respuesta colonial a la noción de representación “virtual” fue muy parecida a su reacción a la tributación interna. Gobernador de Rhode Island, una de las dos únicas colonias que eligió a su gobernador, Stephen Hopkins, insistió en que Inglaterra y su imperio era “un estado imperial, que consiste en muchos gobiernos separados cada uno de los cuales tiene privilegios peculiares... todas las leyes y impuestos que vinculan al conjunto deben ser hechos por el conjunto”. El estancamiento sobre estos diferentes puntos de vista de representación y tributación conduciría en última instancia a un conflicto armado.

    Ley de sellos Disturbios y Congreso

    En 1765, la Ley de sellos pronto fue seguida por la Ley de acuartelamiento que delineó dónde y cómo los soldados británicos encontraron espacio y comida en las colonias. Inmediatamente después de la promulgación de estos actos, los colonos entraron en acción. Patrick Henry agitó a la Casa de Burgueses de Virginia con un discurso en contra de la Ley de Timbres. Proclamó que si su condena a esta Ley “sea traición... ¡aprovéchala al máximo! Los Hijos de la Libertad en Boston quemaron una figura simulada de Andrew Oliver, el Stamp Master en Boston, destruyeron uno de sus edificios en los muelles y rompieron las ventanas, los muebles y los paneles de su casa. Una semana más o menos después de estos hechos, otra turba irrumpió en la casa del vicegobernador Thomas Hutchinson, destruyendo una colección de libros y documentos antiguos que Hutchinson planeaba usar para escribir una historia de Massachusetts. Hutchinson describió la acción así:

    No contentos con arrancar todos los revestimientos de madera y colgamientos y dividir las puertas en pedazos golpearon los tabiques y aunque eso solo les costó cerca de dos horas cortaron la cúpula y comenzaron a tomar la placa y las tablas del techo... La barda del jardín estaba plana y todos mis árboles & ; c se derrumbó al suelo. Tales ruinas nunca se vieron en América.

    Intimidados, la mayoría de los recaudadores renunciaron a sus cargos.

    Captura de pantalla (228) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Thomas Hutchinson | En diferentes momentos el Vicegobernador y Gobernador interino de Massachusetts, 1758-1774 Thomas Hutchinson, fue una espina en el costado de los patriotas de Massachusetts a lo largo de los años de la Guerra prerrevolucionaria y viceversa. Hutchinson tenía un ardiente interés por la historia de las colonias, y antes de su muerte comenzó a trabajar en un volumen de tres volúmenes Historia de la provincia de la bahía de Massachusetts; el tercer volumen fue publicado póstumamente. Fue reemplazado como Gobernador por el general Thomas Gage en 1774. Esta imagen está tomada de La vida de Thomas Hutchinson, gobernador real de la provincia de Massachusetts Bay por James K. Hosmer artista: Copley Fuente: La vida de Thomas Hutchinson, gobernador real de la provincia de Massachusetts Bay

    Estos “Hijos de la Libertad”, como se conocían a los rebeldes, lideraron disturbios similares en Newport, Rhode Island, Nueva York, Pensilvania, Maryland y Carolina del Sur. En cada caso, las turbas salieron a la calle y Stamp Masters fueron quemados en efigie, o peor. Como comentó el recién llegado Gobernador de Nueva York en noviembre de 1765:

    Los Tumultos que se han levantado en distintas partes del Continente y que han sido ingeniosamente fomentados por gente mal diseñadora, han sembrado tanto terror, que los Oficiales designados para la ejecución de la Ley, han renunciado a sus cargos y lamento observar que el Poder de Gobernar [hombres] t era demasiado débiles para protegerlos de los insultos con los que fueron amenazados.

    En tanto, en agosto de 1765, la Cámara de Representantes de Massachusetts había emitido una carta circular en la que pedía a todas las colonias que enviaran representantes a un Congreso que considerara la naturaleza e implicaciones de la Ley de Timbres. Nueve colonias enviaron 27 representantes a la reunión, que se convocó en Nueva York el 7 de octubre de 1765. El Congreso emitió lo siguiente: una Declaración de los Derechos y Reclamaciones de las Colonias, una petición al rey de auxilio económico, y una petición al Parlamento para que se derogue la Ley de Timbre. Fue, insistieron los redactores,

    ... el deber indispensable de estas colonias, ante el mejor de los soberanos, con la patria, y para ellos mismos, de procurar mediante un discurso leal y obediente a Su Majestad, y humildes solicitudes a ambas Cámaras del Parlamento, para procurar la derogación de la Ley para otorgar y aplicar ciertos derechos de timbre, de todos cláusulas de cualesquiera otras leyes del Parlamento, por las que se amplía la jurisdicción del Almirantazgo como se ha dicho, y de las otras leyes tardías para la restricción del comercio estadounidense.

    A pesar de que sólo nueve colonias enviaron representantes al Congreso, estando ausente la importante colonia de Virginia, las legislaturas de todas las colonias excepto una votaron para aceptar las Resoluciones. El Congreso fue un importante primer paso hacia la acción colonial unida.

    Colonias aplican presión económica

    Quizás más importantes que las acciones del Congreso de Stamp Act, e incluso los “Disturbios de Stamp Act” que sacudieron a casi todas las colonias, fueron los boicots que los colonos impusieron a los bienes británicos. Los comerciantes neoyorquinos boicotearon por primera vez los productos británicos; los de otras ciudades coloniales pronto siguieron. Las mujeres coloniales acordaron no comprar ni tomar té ni comprar tela británica para sus vestidos. “La salvia y los sasafras” tomaron el lugar del té, y las prendas homespun se convirtieron en la moda. Los comerciantes británicos reaccionaron presionando al Parlamento para que se diera cuenta de hasta qué punto el bienestar de la madre patria estaba ligado al bienestar económico de las colonias americanas. Cuando el marqués de Rockingham siguió a George Grenville como primer ministro, el temperamento del Parlamento cambió. Esta nueva actitud se vio reflejada por el envejecido William Pitt quien insistió en que, si bien no era “ningún cortesano de América [,]... la Ley de Estampillas [debe] ser derogada absoluta, total e inmediatamente”. Al mismo tiempo, recomendó también que “la autoridad soberana de este país sobre las colonias, [debería] hacerse valer en términos tan fuertes como se pueda concebir”.

    Así, presionado por comerciantes británicos y sus propios miembros, el Parlamento derogó la Ley de Timbres en febrero de 1766, con el siguiente comentario leído en el registro parlamentario:

    Considerando que en la última sesión del Parlamento se aprobó una Ley titulada, Una Ley para el otorgamiento y aplicación de ciertos derechos de timbre... y que la continuación de dicha ley se atendería con muchas inconveniencias, y puede ser productiva de consecuencias muy perjudiciales para los intereses comerciales de estos reinos; que por tanto, complazca a su excelentísima Majestad que se promulgue... en este Parlamento presente reunido... que a partir y después del primer día de mayo de mil setecientos sesenta y seis, la Ley antes mencionada... sea, y es y por la presente se deroga y se invalide a todos los efectos lo que sea

    Cuando la noticia de la derogación de la Ley de Timbres llegó a América, se produjo el regocijo general, tanto es así que los colonos prestaron poca atención a la Ley Declaratoria que la acompañaba. Este acto se hizo eco de los sentimientos de William Pitt al delinear claramente la relación entre las colonias y la madre patria. En todos los esfuerzos futuros, las colonias fueron

    ... estar subordinado a, y depender de la corona imperial y el parlamento de Gran Bretaña; y ese parlamento... ensamblado, tiene, y de derecho debe tener, pleno poder y autoridad para hacer leyes y estatutos de suficiente fuerza y validez para obligar a las colonias y al pueblo de América, sujetos de la corona de Gran Bretaña, en todos los casos.

    Derechos de Townshend: Impuestos externos para regular el comercio

    Al año siguiente, los colonos aprendieron las implicaciones de la Ley Declaratoria cuando el Parlamento creó los Deberes Townshend. Charles Townshend, canciller de Hacienda, propuso un nuevo conjunto de impuestos para las colonias, uno basado en las distinciones de los colonos entre impuestos internos y externos. A los estadounidenses no les gustaban los impuestos internos, por lo que planeaba darles los externos. Había tres actos primarios de Townshend. El primero, la Ley de Restricción, estaba dirigido a Nueva York por su negativa a proporcionar tropas británicas. Anuló toda la legislación de la asamblea colonial neoyorquina. El segundo acto apretó el control británico del comercio colonial. El más oneroso fue el tercer acto, que imponía derechos a las importaciones coloniales de vidrio, plomo, pintura, papel y té. También estableció una Junta de Comisionados Aduaneros en Boston para supervisar el cobro de estos derechos. Las Leyes Townshend también establecieron cuatro tribunales de Vice-Almirantazgo en las colonias que juzgarían a quienes intentaran evadir los impuestos por contrabando.

    Los colonialistas habían reaccionado a actos anteriores intimidando a los recaudadores de impuestos de sellos. No estaban constreñidos por la Armada británica que estaría anclada frente a los puertos de los principales puertos para cobrar los deberes. Un agravante añadido fue el hecho de que los nuevos impuestos estaban destinados a pagar a funcionarios del gobierno británico que residían en las colonias. Hasta ese momento, las asambleas coloniales habían pagado los salarios de los funcionarios del gobierno real y por lo tanto pudieron influir en los funcionarios utilizando lo que se ha llamado “el poder del monedero”. Las amenazas de retener el pago de salarios u otros beneficios a menudo influyeron en un gobernador obstinado o recaudador de impuestos a favor de las colonias. Una vez impuestos, estos nuevos impuestos claramente liberarían a los funcionarios británicos de la dependencia financiera de las asambleas coloniales.

    Nuevamente, al igual que con sus reacciones a las Leyes del Azúcar y el Sello, los coloniales fueron galvanizados a la acción. Pusieron boicots en vigor, y colonos como John Dickinson argumentaron que el Parlamento no tenía la facultad de imponer impuestos internos ni externos a las colonias. Dickinson declaró en sus Cartas de un granjero de Pensilvania: “Estamos gravados sin nuestro propio consentimiento, expresado por nosotros mismos o nuestros representantes. Por lo tanto somos — ¡ESCLAVOS! Estos ensayos se imprimieron en casi todos los periódicos coloniales y se volvieron tan populares e influyentes como Common Sense, publicado en 1776.

    De igual manera, Sam Adams y James Otis escribieron una carta circular en la que coincidieron en que todos los impuestos parlamentarios eran ilegales, advirtieron que los nuevos deberes se usarían para pagar a los oficiales coloniales, e invitaron a las demás colonias a sumarse al boicot que tiene lugar en Massachusetts. Las mujeres coloniales también formaron grupos llamados las Hijas de la Libertad, que acordaron no tomar té ni comprar ningún producto inglés, tal como lo habían hecho en un boicot anterior.

    Las mujeres bajaron ruedas giratorias de sus áticos y comenzaron a hacer su ropa en lugar de comprar los productos ingleses. Cuando Townshend murió en 1768, se derogaron todos los deberes excepto el del té.

    Los problemas continúan creciendo: La masacre de Boston

    Debido a que los Hijos de la Libertad continuaron intimidando a los comerciantes y haciendo cumplir el boicot, Thomas Hutchinson, ahora gobernador en funciones de Massachusetts, solicitó que los soldados británicos fueran trasladados a Boston. No en vano, la llegada de las tropas creó una gran consternación entre los bostonianos. Benjamin Franklin reflexionó sobre la presencia de tropas en Boston desde su perspectiva en Inglaterra:

    Me alegra escuchar que Matters todavía estaban tranquilos en Boston, pero temen que no continúen mucho tiempo así. Alguna Indiscreción por parte de su Gente más cálida, o de la Soldada, estoy extremadamente [sic] aprensiva puede ocasionar un tumulto; y si una vez se dibuja Sangre, no hay previsión de hasta dónde se pueda extender la Travesura”.

    Franklin tenía razón en su temor a que se derramara sangre. En un día invernal de marzo de 1770, una multitud de chicos arrojó piedras y bolas de nieve a los soldados británicos que hacían guardia frente a la Aduana de Boston. Había algunos hombres en la multitud que trabajaban en los astilleros locales, siendo uno de ellos Crispus Attucks, un hombre negro de Wampanoag y afrodescendiente. Según los transeúntes, un soldado fue derribado por las bolas de nieve atadas con rocas, y alguien, tal vez incluso un observador que deseaba provocar problemas, gritó “fuego”. Independientemente de quién gritó, los soldados dispararon contra la multitud y, cuando el humo se aclaró, cinco personas yacían muertas o muriendo, y ocho más resultaron heridas. Crispus Attucks estuvo entre los primeros en morir.

    Captura de pantalla (229) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Crispus Attucks | Crispus Attucks estuvo entre los primeros coloniales muertos en la escaramuza entre los bostonios y soldados británicos en lo que se llamó la “Masacre de Boston”. Autor: Desconocido Fuente: Biblioteca del Congreso

    Boston entró en un alboroto. Se realizó una reunión masiva en el Salón Faneuil donde los asistentes emitieron un comunicado en el que pedía el retiro de tropas de la ciudad. Thomas Hutchinson trasladó a las tropas a una isla en el puerto y prometió someter a juicio a los soldados involucrados en la masacre. Pero ningún abogado quiso tomar el caso; incluso los que eran leales a la corona se negaron. Por último John Adams, un conocido patriota y primo de Sam Adams, accedió a defender a los soldados. Hizo esta jugada impopular porque Adams creía que los hombres tenían derecho a ser representados en la corte. También pudo haber querido evitar cualquier pregunta vergonzosa sobre quién primero gritó “fuego”. Cuando terminaron los juicios, todos menos dos de los soldados fueron absueltos. Los dos que fueron declarados culpables de homicidio involuntario fueron sentenciados sólo a marcar en sus pulgares

    Los dos años siguientes a la Masacre de Boston fueron aquellos en los que los ánimos coloniales herían a fuego lento sin llegar a hervir por completo. Se derogaron los deberes de Townshend, salvo el del té (que las colonias continuaron entrando de contrabando desde Holanda). A pesar de que la Ley de Estampillas se había ido, las Leyes de Azúcar, Moneda y Cuartelería permanecieron como recordatorios del estatus colonial de Estados Unidos. Y aunque los soldados británicos habían sido retirados de Boston, permanecían en la colonia mientras la marina británica aún patrullaba la costa de Massachusetts.

    Evolución de una Teoría Formal de la Revuelta

    Durante este periodo, una filosofía de revuelta cristalizó en el pensamiento americano. Los elementos, lógicamente trazados, fueron estos:

    • los colonos americanos eran ciudadanos del Imperio Británico;

    • su objetivo no era la independencia de Gran Bretaña sino que se les otorgaran los “derechos naturales” a los que tenían derecho;

    • uno de estos derechos era el derecho a ser gravados únicamente por órganos electos en los que efectivamente estuvieran representados;

    • las colonias no estaban representadas en el Parlamento, no reconocían representación virtual y, por lo tanto, no podían ser gravadas por el Parlamento

    A lo largo de esta teoría corrieron los temas en los que las colonias y la madre patria no pudieron ponerse de acuerdo así como reflexiones sobre el impacto de la experiencia colonial en su pensamiento. Los colonos insistieron en que tenían derecho a estar representados en el Parlamento por los representantes que eligieron y que no podían ser gravados por consejos en los que no estaban representados. Como conclusión inevitable de la teoría de los derechos naturales de Locke también vino solo la sugerencia de una idea que los colonos apenas comenzaban a considerar: si no se protegían los derechos naturales de los colonos británicos, entonces la única opción era separarse de la madre patria.

    Antes de seguir adelante...

    Resumen

    En los nueve años siguientes al final de la guerra francesa e india, las colonias y la patria se enfrentaron en temas relacionados con la tributación, la regulación del comercio y los derechos del inglés bajo la constitución británica. Estos derechos, definidos más recientemente en la Carta de Derechos en inglés de 1689, fueron citados reiteradamente ya que los colonos sostenían que, por no estar representados en el Parlamento, no estaban sujetos a las leyes, y sobre todo a los impuestos, creados por ese organismo. Si bien los británicos se adhirieron a la idea de representación “virtual”, los colonos denunciaron la noción como inapropiada a sus peculiares circunstancias.

    Durante estos años, el gobierno británico hizo varios intentos de estrechar su control sobre las colonias. La Línea de Proclamación fue diseñada para mantener a los colonos en la costa oriental, mientras que la Ley del Azúcar y los deberes de Townshend intentaron regular el comercio y las Leyes de Azúcar y Timbres para recaudar ingresos para sufragar los costos de mantenimiento de las colonias. Para los colonos, los impuestos “internos” de estos últimos eran anatema y más allá de la autoridad aceptada de una patria. Si bien una pausa de dos años siguió a la violencia de la Masacre de Boston, los problemas estaban lejos de resolverse, y los primeros disparos de la Guerra Revolucionaria estaban a solo unos pocos años de distancia.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    El propósito de la Línea de Proclamación de 1763 era

    1. mantener a los colonos en la costa oriental.
    2. recaudar ingresos para sufragar los costos de la guerra.
    3. fomentar el movimiento colonial más allá de los Montes Apalaches.
    4. premiar a los colonos por su participación en la guerra francesa e india.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    ¿Cuáles de los siguientes actos parlamentarios fueron concebidos para “recaudar ingresos”?

    1. Línea de Proclamación de 1763
    2. Ley de Divisas
    3. Ley de Azúcar
    4. Acta Declaratoria
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    El acto que reclamó el derecho del Parlamento a legislar para las colonias en “todos los casos” fue el

    1. Acta Declaratoria.
    2. Ley de Divisas.
    3. Línea de Proclamación de 1763.
    4. Ley Townshend.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Las herramientas más efectivas utilizadas por los colonos para obtener la derogación de la Ley de Timbres fueron

    1. la masacre de Boston.
    2. disturbios contra los Maestros de Timbre.
    3. el boicot a los bienes ingleses.
    4. los argumentos de los colonos en contra de la tributación interna.
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    Las colonias hicieron una distinción muy clara entre

    1. fiscalidad interna y externa por parte del Parlamento.
    2. impuestos para regular el comercio v. los diseñados para recaudar un ingreso.
    3. real v. representación virtual en el Parlamento.
    4. Todo lo anterior
    5. Ninguna de las anteriores
    Contestar

    d


    This page titled 7.2: El fin de la guerra de los siete años y el empeoramiento de las relaciones, 1763-1772 is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.