Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

8.4: El Tratado de París, 1783

  • Page ID
    102782
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Para los británicos, la Revolución Americana no fue sino uno de varios conflictos que gravaban los recursos del ejército británico en 1783. No sólo los colonos estadounidenses estaban en revuelta, ayudados por el enemigo de larga data de Gran Bretaña, Francia, sino que hubo conflictos con los españoles y holandeses y un tema separado con los franceses también. Las negociaciones diplomáticas conocidas como la Paz de París vieron la firma de varios tratados que pusieron fin a estos conflictos, al menos por el momento.

    El Tratado de París, de 1783, fue el tratado que trataba específicamente de la Revolución Americana. Para los estadounidenses, John Adams, Benjamin Franklin y John Jay encabezaron las negociaciones y firmaron el tratado para Estados Unidos. David Hartley, diputado británico firmó como representante del rey Jorge III. El tratado estableció los términos para la paz entre Estados Unidos y Gran Bretaña en diez artículos sencillos. Los franceses esperaban evitar que los estadounidenses firmaran un tratado separado con los británicos. Mantener a los británicos ocupados con una guerra contra sus propias colonias era en beneficio de los franceses, ya que ataba recursos, tanto financieros como militares, que los británicos podrían utilizar en un conflicto con Francia. Sin embargo, los negociadores estadounidenses se dieron cuenta de que prolongar la guerra no era lo mejor para su naciente nación: los drenaba financieramente y de la vida humana. Con esto en mente, los estadounidenses hicieron su paz separada.

    Artículo I

    En el Artículo I, Gran Bretaña prometió reconocer la soberanía de Estados Unidos, enumerando cada una de las antiguas colonias por su nombre: New Hampshire, Massachusetts Bay, Rhode Island y Providence Plantations, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, y Georgia. Todas las reclamaciones británicas a Estados Unidos fueron renunciadas.

    Artículo II

    Se establecieron las fronteras de Estados Unidos reconocidas por Gran Bretaña. La intención era en particular definir las fronteras entre Estados Unidos y aquellas colonias norteamericanas aún leales a Gran Bretaña en Canadá. Este tratado no abordó el tema de Florida, que se resolvió entre Gran Bretaña y España en un tratado separado.

    Artículo III

    El artículo III abarcaba los derechos de pesca, en particular los derechos a pescar los Grand Banks frente a Terranova y el Golfo de San Lorenzo. En 1783, fueron importantes para la economía de Canadá y Nueva Inglaterra así como de Europa.

    Artículo IV

    Antes de la Revolución, los comerciantes y plantadores coloniales estaban muy involucrados con las casas bancarias y comerciantes británicos. Este artículo garantizaba los derechos de las personas de ambos países a cobrar sus deudas. Si bien se reconoció el derecho a cobrar deudas, cobrar deudas internacionales en 1783 no siempre fue fácil o incluso posible.

    Artículo V

    El artículo V se refería a los derechos de los súbditos y leales británicos. Con el Artículo V, Estados Unidos prometió que el Congreso haría un esfuerzo para alentar a las diversas legislaturas estatales a proteger los derechos de propiedad de súbditos británicos y leales a quienes se les incautaron sus bienes durante la guerra. Cabe señalar que si bien este artículo prometía que el Congreso alentaría a las legislaturas a respetar los derechos de propiedad de los leales, en ninguna parte del artículo garantiza realmente que esos derechos de propiedad sean respetados. Es decir, el Congreso estaba obligado por este tratado a señalar el asunto a la atención de las diversas legislaturas, pero las legislaturas, a su vez, eran libres de hacer lo que quisieran.

    Artículo VI

    Este artículo continúa con el tema de los leales que permanecieron en Estados Unidos. Con este artículo, Estados Unidos se comprometió esencialmente a proteger a los leales de un mayor acoso, ya sea por la incautación de bienes o al ser acusados de delitos. Además, cualquier Leal que estuviera encarcelado en el momento de la ratificación del tratado sería puesto en libertad de inmediato.

    Artículo VII

    El artículo VII prometía un fin ordenado a la guerra. Los británicos iban a sacar sus tropas y propiedades de Estados Unidos tan pronto como pudieran sin ningún robo, incluso de esclavos que pertenecían a los estadounidenses. Todos los prisioneros de ambos lados iban a ser liberados, y todos los documentos o registros de importancia para los estadounidenses que estuvieran en manos británicas debían ser devueltos.

    Artículo VIII

    El artículo VIII prometía que tanto a los súbditos estadounidenses como británicos siempre se les permitiría recorrer toda la longitud del río Misisipi, “... desde su nacimiento hasta el océano...” En 1783, era bien conocido el fin del Misisipi donde vierte hacia el Golfo de México. Sin embargo, la fuente real no fue, tanto para los estadounidenses como para los europeos. No se sabría hasta 1806 que definitivamente no había Pasaje del Noroeste, y no hasta 1832 la zona de las cabeceras del río Mississippi sería descubierta y explorada por no indios.

    Artículo IX

    El artículo IX prometía que si algún territorio americano cayera en manos británicas, o el territorio británico cayera en manos estadounidenses durante la Revolución, el territorio sería devuelto a su propio propietario sin ninguna dificultad.

    Artículo X

    Con este artículo se especificó un plazo de ratificación de seis meses contados a partir de la fecha de firma.

    Resumen

    Si bien el Tratado de París prometía las mejores intenciones de ambas partes, al final, era sólo un trozo de papel. Señaló el fin de la guerra y el inicio de un nuevo periodo de paz entre Estados Unidos y Gran Bretaña, pero no siempre se siguieron los artículos del Tratado, particularmente aquellos que requerían la obediencia de los estados. Además, los británicos tardaron en algunos casos para salir realmente de las zonas que iban a desocupar y las emociones que llevaron a la persecución de los leales durante la guerra no disminuyeron instantáneamente. Si bien el tratado abordó varios temas, no mencionó a las tribus indias que habían luchado en ambos bandos y por lo tanto tenían interés en el resultado de la guerra. Incluso la disposición más importante del tratado, que Gran Bretaña reconocería la soberanía de Estados Unidos, se aplicaría imperfectamente, lo que llevaría a un creciente abuso por parte de los británicos del transporte marítimo estadounidense. El conflicto quizás inevitable menos de treinta años después fue conocido como la Guerra de 1812.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Para todos los efectos prácticos, el Tratado de París ignoró a los indios americanos.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Tanto los estadounidenses como los británicos renunciaron a las reclamaciones al Mississippi por el bien de la paz.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Los leales fueron amparados por el tratado y bien tratados después de que se firmó.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    b


    Sidebar\(\PageIndex{1}\)

    ¿Qué tan “revolucionaria” fue la Revolución Americana? Ciertamente los coloniales ingleses ganaron su independencia, y el sistema de gobierno que eventualmente adoptarían no sería una monarquía; tampoco fue una democracia en toda regla, realidad que posteriormente se reflejó en la Constitución de 1789.

    Los historiadores generalmente se dividen en dos campos en su interpretación de la Revolución Americana. Algunos historiadores sostienen que la Revolución fue principalmente una rebelión colonial cuyo objetivo era simplemente la independencia de Gran Bretaña. Según estos historiadores, la sociedad colonial era esencialmente una sociedad democrática, y la Revolución buscó mantener el status quo. Otros historiadores toman una visión más radical de la Revolución, viéndola como una violenta agitación social que fue resultado de un conflicto de clases en el que las clases bajas de la sociedad colonial intentaron implementar un mayor grado de democracia y lograr una mayor igualdad.

    Los historiadores que escribieron en épocas en que el nacionalismo era un ideal o tema importante tienden a ver la Revolución como un acontecimiento radical que ayudó a forjar una mayor unidad entre los colonos y un mayor grado de libertad. La historia de los Estados Unidos de George Bancroft, escrita en el período comprendido entre la era jacksoniana y la guerra civil, es un ejemplo de una obra que tendía a enfatizar la unidad de los colonos en su búsqueda de la libertad contra las políticas tiránicas de los británicos.

    Escuela Imperial de Historiadores

    En el siglo XX, los historiadores comenzaron a mirar más críticamente las opiniones nacionalistas, como las de Bancroft. La llamada escuela “imperial” de historiadores, representada por la obra de George Beer, Charles Andrews y Lawrence Gipson, argumentó que la Revolución Americana debe entenderse dentro del contexto del Imperio Británico en su conjunto. El multivolumen de Gipson El Imperio Británico antes de la Revolución Americana, publicado entre los años treinta y sesenta, argumentó enérgicamente que la tributación británica a las colonias estaba justificada, ya que la madre patria había defendido las colonias con soldados y dinero durante los franceses y Guerra de la India (1754-1763). La escuela imperial de historiadores argumentó que los conflictos por cuestiones constitucionales estaban en el corazón de la Revolución; mientras que la madre patria buscaba un mayor control sobre su imperio, las colonias avanzaban hacia el autogobierno. Esencialmente, la Revolución, para los historiadores imperialistas, representaba un conflicto entre dos sociedades incompatibles.

    Escuela Progresista de Historiadores

    Por otro lado, la escuela de historiadores progresistas, que escribieron en una época dominada por la preocupación por la concentración del poder en manos de unas pocas élites, argumentó que los temas sociales y económicos eran la causa raíz de la Revolución. Carl Becker argumentó que la Revolución Americana no fue una revolución sino dos: una revolución externa contra Gran Bretaña causada por un conflicto de intereses económicos, y una revolución interna de una clase en la sociedad estadounidense contra otra para determinar “quién debería gobernar en casa” (La historia de Partidos políticos en la provincia de Nueva York, 1760-1776, 22). En La revolución americana Considerado como un movimiento social, J. Franklin Jameson detalló con gran detalle las reformas sociales y económicas radicales logradas en la Revolución. Las fincas leales fueron confiscadas y vendidas en parcelas más pequeñas a los agricultores. La propiedad de la tierra estaba más extendida que en Inglaterra, no había títulos de nobleza ni ninguno de los otros trappings de la monarquía, y la libertad religiosa estaba garantizada en la mayoría de las constituciones estatales y en la Constitución de 1789. Se bajaron las calificaciones patrimoniales para votar, se abolió la esclavitud en algunos de los estados, algunos esclavos recibieron su libertad a cambio de servicio en la guerra, y la Iglesia Anglicana fue desestablecida. Los historiadores progresistas, entonces, vieron a la Revolución como un punto de inflexión radical en la historia estadounidense, en el que las clases bajas desposeídas avanzaron su causa y alcanzaron mayores derechos e igualdad.

    Escuela Neoconservadora de Historiadores

    Desde la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, los historiadores “neoconservadores” han desafiado la visión radical de los progresistas. Historiadores como Robert E. Brown han desafiado la visión progresista de que la América colonial era antidemocrática. Brown y otros argumentan que muy pocos colonos, por ejemplo, fueron privados de sus derechos como votantes en base a calificaciones de propiedad; su estudio sobre la democracia de clase media y la revolución en Massachusetts sugirió que la gran mayoría de los hombres adultos en la América colonial poseían suficiente propiedad para votar. De igual manera, Daniel Boorstin argumentó en El genio de la política estadounidense que los revolucionarios estadounidenses lucharon no para lograr un nuevo orden social radical, sino solo para defender el orden tradicional contra las intrusiones británicas. Según esta escuela de pensamiento, la Revolución era un movimiento ideológico preocupado por preservar los derechos, a diferencia de un movimiento radical que buscaba cambios sociales, económicos y políticos radicales. A veces referida como la “escuela de consenso” de los historiadores, estos críticos restaron importancia al conflicto de clases dentro de la sociedad colonial y, en cambio, representaron al elemento “patriota” de la sociedad como que tiene esencialmente las mismas metas y aspiraciones, independientemente de la clase social.

    La ideología y la revolución

    A partir de la década de 1960, un nuevo enfoque recayó en los fundamentos intelectuales de la Revolución Americana, llevando la discusión del evento en una nueva dirección. Comenzando con los Orígenes ideológicos de la Revolución Americana de Bernard Bailyn, los historiadores destacaron las ideas como la causa de la Revolución, más que los factores sociales y económicos. Afirmaron que los colonos, impactados por la política Whig en Inglaterra y la tradición anterior de pensamiento antiautoritario promulgada en la Revolución Gloriosa, realmente llegaron a creer que sus libertades estaban en peligro.

    Historiadores de izquierda

    Durante la década de 1960, otro grupo de historiadores, referidos como la “Nueva Izquierda”, criticó el enfoque de los historiadores anteriores sobre las élites coloniales y comenzó a afirmar que la revolución estaba influenciada por los deseos del “tipo inferior” en la sociedad colonial. Conocida como historia “de abajo hacia arriba”, el trabajo de académicos como Alfred E. Young y Edward Countryman ha redirigido una gran cantidad de investigaciones a grupos no elitistas como milicianos y artesanos.

    Continúa el debate

    Pocos temas en la historia de Estados Unidos han suscitado una gama tan amplia de interpretaciones por parte de los historiadores. La Revolución sigue siendo un área de investigación muy activa en la actualidad. Obras más recientes, como The Radicalism of the American Revolution, de Gordon Wood, han vuelto a temas más antiguos de la dinámica de clases coloniales, al tiempo que incorporan perspectivas de Nueva Izquierda de examinar actitudes y estilos de vida cambiantes entre los estadounidenses cotidianos. Wood se centra en los cambios sociales que ha forjado la revolución, y al final, como lo indica el título, afirma que los cambios políticos provocados por la Revolución en la creación de una república alteraron radicalmente la sociedad estadounidense. La Revolución, según Wood, cambió la sociedad colonial de un pueblo atado a una vieja cultura mundial de deferencia y tradición a un pueblo moderno, liberal y democrático. La obra de Wood dio lugar inmediatamente a un nuevo debate sobre los méritos de esta perspectiva. Sin duda, en los años venideros seguirán surgiendo nuevos exámenes de este acontecimiento trascendental.



    This page titled 8.4: El Tratado de París, 1783 is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.