Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.1: Los años de Washington - Implementando una “Unión Más Perfecta”

  • Page ID
    102780
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La Era Federalista comenzó durante la presidencia de George Washington cuando los líderes nacionales buscaron implementar la “unión más perfecta” que imaginaban al redactar la Constitución. El nuevo mandatario esperaba crear un gobierno central fuerte respetado tanto por el pueblo estadounidense como por gobiernos extranjeros. También buscó esbozar el papel más fuerte posible para el presidente dado lo que decía la Constitución sobre el Poder Ejecutivo. Durante su tiempo en el cargo, Washington y sus asesores persiguieron políticas económicas y diplomáticas que se asociaron con el Partido Federalista. Para hacer frente a los problemas económicos del país, la administración introdujo iniciativas para promover el crecimiento sugeridas por Alexander Hamilton. Para ayudar a asegurar las fronteras de la nación, buscaron eliminar las amenazas que planteaban los indios, así como los británicos y los españoles en las tierras fronterizas (los territorios occidentales). Si bien estas políticas sí tuvieron efectos positivos, también allanaron el camino para el desarrollo de un partido opositor, los republicanos, antes de que concluyera el primer mandato de Washington.

    Iniciando el Nuevo Gobierno

    El 23 de abril de 1789, George Washington llegó triunfalmente a la capital de la nación, la ciudad de Nueva York. Una semana después, se dirigió a Salón Federal por calles llenas de bienquerientes para prestar juramento al cargo. En un pórtico frente a las calles Broad y Wall, Washington juró defender las leyes de la nación. Después el neoyorquino Robert Livingston, quien administró el juramento, gritó: “Viva George Washington, presidente de Estados Unidos”. La multitud rugió y las campanas de la iglesia tocaron por toda la ciudad. Posteriormente, el mandatario se retiró al Salón para pronunciar su discurso inaugural a los integrantes del Primer Congreso. Los historiadores James McGregor Burns y Susan Dunn sugieren que Washington “sonó una nota de profunda elegancia” cuando mencionó cómo la preservación de la libertad había sido puesta en manos de la gente.

    Al mismo tiempo, el nuevo presidente parecía casi aprensivo; él y los miembros reunidos del Congreso se dieron cuenta de la increíble tarea que tenían ante sí: poner en práctica los principios de la Constitución y demostrar que la forma republicana de gobierno podría tener éxito. Washington sabía que tenía que servir tanto como líder político como simbólico porque la Constitución solo ofrecía un boceto de las responsabilidades del presidente. El Congreso reconoció que tenía que determinar la estructura de los poderes Ejecutivo y Legislativo. Inicialmente, los miembros del gobierno nacional reconocieron la necesidad de ganarse el respeto del pueblo estadounidense y gobiernos extranjeros. En los próximos años, su tarea se volvería más complicada porque no estaban de acuerdo sobre cómo implementar la Constitución.

    Controversia de nombres

    Si bien el Congreso tuvo un trabajo serio que atender en su sesión de apertura, el primer gran debate del Senado se centró en cómo dirigirse al presidente. John Adams, el vicepresidente, consideró que era sumamente importante establecer un título de respeto para el líder de la nación. A Adams le preocupaba que sin el título adecuado, los líderes extranjeros ridiculizaran al presidente estadounidense. Además, creía que un título propio ayudaría a centrar la atención del pueblo lejos de sus gobiernos estatales y hacia el gobierno federal. El vicepresidente sugirió “Su Alteza” o “Su Alteza Más Benigna”. Otros miembros del Senado favorecieron un título aún más honorífico. Eventualmente, una comisión del Senado se decidió por “Su Alteza, el Presidente de Estados Unidos y Protector de sus Libertades”. No obstante, la Cámara de Representantes se inclinó contra un título tan elevado. James Madison y otros miembros con mentalidad republicana presionaron por un título que no parecía tan real. Finalmente, el Congreso se decidió por el “señor presidente” para mostrar respeto sin demasiada deferencia.

    Tal debate puede parecer trivial, pero la elección de los términos es importante. Significa qué tipo de gobierno favorecían los grupos opuestos. Los federalistas que pronto serán etiquetados, como Adams, no vieron nada malo con el liderazgo aristocrático porque frenaría los excesos de la democracia y traería estabilidad a la nación. Los títulos y la ceremonia transmitirían fuerza y traerían dignidad a la nueva república. Además, mostraría el poder del gobierno central sobre los estados. Los republicanos venideros, como Madison, creían que en una sociedad republicana, no debería haber señales de monarquía porque socavaría la soberanía del pueblo. Durante el debate, Madison argumentó que la simplicidad traería dignidad.5 El Congreso rápidamente pasó a otros temas, pero los temas ideológicos planteados durante la controversia de nomenclatura continuaron dividiendo a los líderes nacionales.

    Declaración de Derechos

    La mayoría de los delegados en la Convención Constitucional de 1787 nunca pensaron en incluir una carta de derechos en la nueva Constitución; sin embargo, mientras los estados debatieron la ratificación, los antifederalistas exigieron cierta protección para el pueblo contra los excesos de gobierno. Algunos federalistas acordaron considerar modificaciones diseñadas para proteger al pueblo a cambio de la ratificación de la Constitución. Así, el nuevo Congreso discutió posibles enmiendas a pesar de que muchos federalistas vieron como innecesario esbozar los derechos específicos del pueblo, y muchos antifederalistas querían algo más que cambios cosméticos.

    James Madison tomó la delantera en la redacción de las enmiendas. Su decisión no derivaba de una fuerte creencia en la conveniencia de las enmiendas; había prometido a sus compañeros virginianos que apoyaría las enmiendas si lo eligieran para el Congreso. Madison redactó cuidadosamente las enmiendas para que no diluyeran el poder del gobierno central; sus propuestas se centraban únicamente en los derechos personales. También logró convencer a la Cámara y al Senado para que avanzaran en las propuestas. Al final, el Congreso envió doce modificaciones a las entidades federativas para su ratificación. Según el historiador Gordon Wood, dos enmiendas, sobre apropiación del Congreso y salarios del Congreso, “se perdieron en el proceso de ratificación inicial”. Los diez restantes se convirtieron en la Carta de Derechos.

    La Primera Enmienda protegió las libertades de expresión, prensa y religión. En la Segunda y Tercera Enmiendas —relativas al temor del pueblo a tener ejércitos permanentes— se otorgó el derecho a formar milicias ciudadanas y a portar armas así como a proteger y limitar la capacidad del gobierno para alojar a soldados en viviendas particulares. En las Enmiendas Cuarta, Quinta, Sexta, Séptima y Octava se definieron los derechos de un ciudadano cuando se encuentra bajo arresto o ante un tribunal, incluida la protección contra registros e incautaciones irrazonables así como castigos crueles e inusuales. En la Novena Enmienda se señalaba que el gobierno no podía limitar los derechos de los ciudadanos únicamente a los enumerados en la Carta de Derechos. Por último, la Décima Enmienda indicó que las facultades que no figuran en la Constitución permanecieron con los estados y el pueblo.

    Después de la ratificación de las enmiendas, los federalistas pudieron afirmar que consideraron la solicitud de la oposición para proteger las libertades del pueblo. Por otra parte, a los antifederalistas les preocupaba que las modificaciones no hicieran lo suficiente para alterar la Constitución en temas del Poder Judicial y de la tributación directa. Sin embargo, su incorporación impulsó a Carolina del Norte y Rhode Island a ratificar la Constitución. Además, permitieron al Congreso pasar a cuestiones relativas al marco de los poderes ejecutivo y judicial. El Congreso aprobó la creación de tres dependencias ejecutivas —estado, tesorería y guerra— cuyos jefes serían designados con el consentimiento del Senado. También aprobó la Ley del Poder Judicial de 1789, que fijó en seis el número de magistrados de la Suprema Corte y creó un sistema de tribunales de distrito y de circuito así como el cargo de procurador general.

    Definición del Papel del Presidente

    En los debates de la Convención Constitucional, los delegados lucharon por definir el Poder Ejecutivo. Algunos prefirieron la creación de una monarquía electa, mientras que otros prefirieron alguna forma de consejo de gobierno. La expectativa de que George Washington se convirtiera en el primer presidente convenció a muchos delegados que se oponían a un ejecutivo fuerte de acordar con un solo ejecutivo electo. Esos delegados confiaron en la virtud pública y la racionalidad del ex general. Cuando Washington asumió el cargo, pensó en cómo dar forma al papel del presidente para calmar las sospechas sobre el poder del director ejecutivo. Buscó formas de lograr el equilibrio adecuado entre desarrollar la respetabilidad y desviar las preocupaciones que deseaba ser monarca, al tiempo que buscaba formas de desarrollar un fuerte sentido de nación. Washington nunca disfrutó plenamente de ser el centro de atención, pero de buena gana se sentó para numerosos retratos con la esperanza de cultivar el patriotismo. Además, promovió mejoras internas, la oficina de correos y una universidad nacional para unir a la naciente nación.

    Al principio, Washington buscó consejos de John Adams, Alexander Hamilton, John Jay y James Madison sobre todo, desde el estilo de su residencia hasta la estructura de su calendario social. El mandatario integró en su rutina algunos aspectos de la ceremonia, como montar en un elaborado entrenador tirado por cuatro a seis caballos blancos y realizar recepciones semanales para las personas que deseaban conocer al mandatario. Su administración también preparó cuidadosamente sus visitas al Noreste en 1789 y al Sur en 1791. El mandatario trató de equilibrar los aspectos más ceremoniales con los paseos diarios vespertinos por la ciudad de Nueva York, y posteriormente por Filadelfia, y adoptando lo que consideró vestido liso. Si bien algunas críticas a los aspectos ceremoniales de la administración de Washington surgieron en la prensa, Thomas Jefferson (recientemente regresado de Francia) creía que la moderación del presidente funcionaba para preservar la libertad que la revolución estableció.

    A nivel político, Washington buscó convertirse en un líder enérgico. Quería sentar las bases de un director ejecutivo fuerte para sus sucesores; además, pensó que una “mano firme” debería guiar a la nación. Según James McGregor Burns y Susan Burns, el presidente creía que la “rendición de cuentas, diligencia y velocidad” eran las marcas de un buen gobierno. Washington fue un líder práctico que aprovechó las fortalezas de los oficiales de su gabinete para su ventaja. Eligió a Thomas Jefferson como secretario de Estado, Alexander Hamilton como secretario de tesorería, Henry Knox como secretario de guerra y Edmund Randolph como fiscal general. Washington también instruyó a los secretarios de su gabinete “a deliberar de manera madura, pero a ejecutar con prontitud”.

    Washington aplazó al Congreso sólo en asuntos pequeños porque quería crear una presidencia fuerte. Cuando se trataba de un tema de autoridad ejecutiva, rara vez cedía ante el Congreso. Por ejemplo, cuando el Congreso debatió la creación de departamentos ejecutivos en 1789, Washington, con la ayuda de James Madison, luchó duro para proteger el derecho del presidente a destituir a los oficiales del gabinete. Algunos congresistas sostuvieron que debido a que la Constitución otorgaba al Senado el derecho a consentir los nombramientos presidenciales, también otorgaba a los miembros el derecho a consentir la Madison, sin embargo, convenció con éxito a la Cámara de que ningún presidente podría controlar de manera efectiva su propia administración si no podía retirar a los funcionarios de mal desempeño. El Senado no se convenció tan fácilmente; querían proteger sus derechos a la hora de los nombramientos. El vicepresidente Adams emitió el voto de desempate que preservó el derecho de expulsión del presidente y su independencia de acción. Al final, como señala Gordon Wood, Washington “creó un papel independiente para el presidente y lo convirtió en la figura dominante en el gobierno”.

    Camino a la recuperación económica y al crecimiento

    A lo largo de la década de 1780, las cuestiones económicas —es decir, las deudas relacionadas con la guerra en las que incurrieron el Estado y los gobiernos nacionales— asolaron al La deuda total rondaba en poco menos de 78 millones de dólares. Los líderes políticos se dieron cuenta de la necesidad de tratar con el crédito público para desarrollar un mayor respeto al nuevo gobierno. Si la nación no realizara como mínimo pagos de intereses, entonces sería difícil para los estadounidenses obtener crédito en su país o en el extranjero. No mucho después de que George Washington eligiera a Alexander Hamilton como secretario de tesorería, la Cámara de Representantes solicitó al secretario de tesorería elaborar planes para abordar los problemas financieros de la nación. Los informes de Hamilton sobre el crédito público, un banco nacional y la manufactura se convirtieron en un plan para el futuro crecimiento económico del país y para un gobierno central fuerte. Al mismo tiempo, los debates en torno a la visión de Hamilton dividieron aún más a Washington, Hamilton, Adams, Jefferson, Madison y otros. Las preguntas sobre el papel del gobierno en la economía dividieron claramente a quienes apoyaban a una autoridad central fuerte y a quienes apoyaban los derechos de los estados.

    Lidiar con la Deuda

    Alexander Hamilton se propuso primero hacer frente a la deuda, la mayor parte de la cual se debió al esfuerzo por lograr la independencia. El Congreso de la Confederación tomó prestados aproximadamente 12 millones de dólares a gobiernos y bancos extranjeros y aproximadamente 42 millones al pueblo estadounidense a través de una variedad de facturas, notas y certificados. Durante la década de 1780, al gobierno de la Confederación le resultaba difícil hacer pagos a los acreedores porque no contaba con una fuente de ingresos independiente, por lo que pidió prestado más dinero solo para hacer los pagos de intereses. En tanto, los estados también tomaron prestados otros 25 millones de dólares al pueblo. Algunos de los estados lograron pagar su deuda; otros lucharon porque sus residentes se resistían a las altas tasas impositivas necesarias para financiar la deuda.

    Cuando comenzó la administración de Washington, nadie dudaba seriamente de la necesidad de pagar la deuda externa, pero la cuestión de la deuda interna era más complicada. Los agricultores y comerciantes pobres en efectivo habían vendido sus certificados gubernamentales a especuladores por mucho menos que su valor nominal en la década de 1780. Algunos líderes estadounidenses pensaron que el gobierno debería pagar la deuda en su totalidad independientemente de quién tuviera los certificados. Otros pensaron que el gobierno debería considerar reducirlo o al menos distinguir entre los poseedores originales y los especuladores. Además, algunos dirigentes argumentaron que el gobierno federal debía asumir las deudas estatales, es decir, asumiría la responsabilidad de pagar esas deudas. Otros argumentaron que tal medida discriminaría a los estados que ya habían cumplido con sus obligaciones financieras.

    El 14 de enero de 1790, Hamilton envió al Congreso el Informe Público sobre Crédito. Esbozó una propuesta para pagar la deuda y proporcionar una base de capital para proyectos industriales. El secretario de tesorería argumentó que el gobierno debía pagar el valor nominal o monto total a los actuales titulares de certificados gubernamentales. El pago completo enviaría un mensaje a futuros acreedores de que el gobierno podría cumplir con sus obligaciones; pagar algo menos sería un incumplimiento de contrato. Hamilton también propuso asumir las deudas estatales con el fin de fidelizar al gobierno nacional. Si el gobierno federal asumiera la responsabilidad de pagar toda la deuda, entonces los estados podrían eliminar la mayor parte de sus impuestos y con ello evitar la agitación interna de la década de 1780. Además propuso que el gobierno financiara o refinanciara la deuda emitiendo nuevos títulos a los titulares de certificados sobre los que realizaría pagos anuales de intereses. En teoría, el gobierno también trabajaría para pagar la totalidad de la deuda. Para Hamilton, sin embargo, retirar la deuda no era una prioridad.

    Hamilton basó su enfoque del crédito público en el modelo británico donde los ciudadanos más ricos poseían la mayoría de los valores. Cuando el gobierno realizaba pagos anuales de intereses de ingresos fiscales, esos ciudadanos continuaban invirtiendo en el gobierno. A su vez, podrían utilizar sus valores como una forma de capital (moneda) para financiar mejoras internas y emprendimientos comerciales. Para Hamilton, el plan era económicamente sólido y políticamente sabio. Creía que la forma clave de desarrollar la lealtad de la gente hacia Estados Unidos era enfocarse en el interés propio de la élite, lo que a su vez traería beneficios económicos a todos los ciudadanos. El mandatario, quien apoyó el desarrollo para promover el nacionalismo, aprobó el plan del secretario de tesorería al igual que la mayoría de los demás representantes del Congreso con mentalidad nacional.

    No obstante, algunos en el Congreso parecían menos convencidos de los méritos del plan de Hamilton. James Madison vio numerosos problemas con la propuesta, lo que sorprendió a Hamilton ya que los dos hombres habían colaborado en los Federalist Papers apoyando a un gobierno central fuerte. En 1790, Madison todavía tenía tendencias nacionalistas ya que apoyaba el pago de la deuda. No obstante, presionó por una mayor equidad en el manejo de la deuda interna. Odiaba ver a los especuladores beneficiarse más que a los veteranos de la nación. Tampoco quería que los estados que financiaban sus deudas pagaran más de lo que les corresponde. Aunque Madison hizo una apasionada súplica para proteger los intereses de los soldados que lucharon por la independencia, la Cámara finalmente se puso del lado de Hamilton en la cuestión de pagar el valor total a los actuales titulares de los valores.

    La cuestión de la asunción tardó más en decidir. Madison sostuvo que la propuesta hizo una injusticia a estados como Virginia, Maryland y Georgia. Habían pagado sus deudas, pero ahora el gobierno gravaría a sus ciudadanos para financiar las deudas de estados como Massachusetts, Connecticut y Carolina del Sur. Si Madison no podía dejar de asumir por completo, entonces quería “liquidación” antes de la suposición para prorratear la cantidad que tendrían que aportar los estados a la deuda nacional refinanciada. Al evaluar las propuestas de Hamilton, Madison comenzó a tener reservas sobre el gobierno central que ayudó a crear en la Constitución. Seguía creyendo en la importancia de un gobierno nacional, pero también le preocupaba que los estados tuvieran que renunciar demasiado a su independencia. Otros que no estaban de acuerdo con la suposición llegaron a sugerir que Hamilton quería acabar con los estados por completo. Para junio, la Cámara de Representantes y el Senado se habían estancado; la mayoría de los norteños estaban por suposición y la mayoría de los sureños estaban en contra de ello.

    Thomas Jefferson se puso del lado de Madison, pero también se dio cuenta de que llegar a un compromiso era importante para el futuro de la república. Jefferson tuvo una conversación algo inquietante con Hamilton, quien creía que el fracaso de su plan financiero llevaría a la desintegración del sindicato. Entonces, Jefferson invitó a Hamilton y Madison a su casa una noche para discutir una solución. El compromiso surgió de una sugerencia hecha anteriormente por el virginiano Richard Bland Lee, quien había vinculado la resolución del proyecto de ley de asunción con la futura ubicación de la capital de la nación. Muchos legisladores sureños querían alejar a la capital de la ciudad de Nueva York para que estuviera más cerca del Sur. También separaría los intereses políticos y financieros de la nación, que ellos creían frenarían el poder de las élites del norte.

    La reunión condujo al Compromiso de 1790, donde Madison accedió a no luchar contra la asunción, y Hamilton accedió a apoyar el traslado de la capital a un sitio en el río Potomac. En julio, el Congreso aprobó la Ley de Residencia y la Ley de Asunción. El primero declaró que la capital se trasladaría a Filadelfia por diez años mientras el gobierno construía el sitio Potomac tallado en Virginia y Maryland. El segundo hizo provisiones para que el gobierno federal asuma las deudas estatales. Si bien las dos partes llegaron a un acuerdo, el debate sobre el crédito público dividió aún más a los líderes de la nación en facciones. Jefferson y Madison vieron al gobierno más como un árbitro que meditó las tensiones entre los estados; Washington y Hamilton vieron al gobierno como un jugador profundamente involucrado en los asuntos fiscales de los estados. Los otros informes de Hamilton sólo exacerbaron aún más esas tensiones.

    Promoviendo el Desarrollo Económico

    Para Alexander Hamilton, tratar con el crédito público fue solo el primer paso para asegurar el futuro económico de Estados Unidos. Su Informe sobre el Banco (1790) e Informe sobre Manufacturas (1791) promovieron una mayor conexión entre el gobierno federal y los intereses manufactureros del país. Hamilton creía que sus planes fortalecerían la relación entre los sectores agrícola y manufacturero del país. Pensó que ninguno podría prosperar sin el otro; además, todos los estadounidenses prosperarían de la expansión del comercio. El comercio traía ingresos al pueblo y al gobierno, lo que a su vez convertiría a Estados Unidos en una nación poderosa. El desarrollo económico también ayudaría a asegurar la libertad porque los ingresos por aranceles disminuirían la necesidad de gravar directamente la propiedad privada. El secretario de tesorería, sin embargo, reconoció que sus propuestas probablemente encontrarían resistencia porque gran parte de la población temía al comercio.

    El Informe sobre el Banco detalló la importancia de crear un banco nacional. Hamilton propuso al Congreso fundar el Banco de los Estados Unidos por un periodo de veinte años y capitalizarlo en 10 millones de dólares. Una vez fletado, el gobierno poseería el 20 por ciento de las acciones del banco. El banco vendería el 80 por ciento restante a particulares. Los inversionistas tuvieron que pagar 25 por ciento del valor en especie, pero el 75 por ciento restante podría ser en valores gubernamentales. El banco también facilitaría el pago de impuestos y aranceles federales, serviría como depositario gubernamental y acreedor gubernamental, ayudaría a regular a los bancos estatales, y trabajaría para crear papel moneda emitiendo billetes bancarios en forma de préstamos a corto plazo a comerciantes. Hamilton sintió que la creación de papel moneda servía como la función más importante del banco. Dado que el banco cambiaría sus billetes por especie, los billetes podrían cambiar de manos sin perder valor, convirtiéndolos en un sustituto aceptable de la moneda.

    Dado que la mayoría de los estadounidenses tenían muy poca experiencia con los bancos, la propuesta de Hamilton era una solución novedosa a los problemas económicos de la nación para su época. Los sureños dudaban especialmente de la necesidad de alguna institución financiera que pudiera concentrar el poder económico de la nación en manos de sólo unas pocas personas. Cuando el Congreso comenzó a debatir el proyecto de ley bancario en 1791, James Madison volvió a liderar a la oposición. Argumentó en contra de la concentración del poder, lo que le recordó a la monarquía británica. En cambio, sugirió fletar varios bancos regionales. Además, dudaba de la constitucionalidad de la medida. Madison promovió una interpretación limitada de la Constitución, a menudo referida como construcción estricta. El chárter bancario no proponía cobrar impuestos ni pedir prestado dinero para el bienestar general de la gente. Por lo tanto, no era una función necesaria del gobierno. Madison concluyó que la medida “fue condenada por el silencio de la Constitución”.

    Los partidarios de Hamilton en el Congreso como Fisher Ames, Elbridge Gerry y Theodore Sedgwick efectivamente negaron los argumentos de Madison en los debates de la Cámara de Representantes y el Senado. Ames, por ejemplo, sugirió que no sólo el banco era una función propia del gobierno, sino que gran parte de lo que el Congreso y el presidente habían hecho en los dos años anteriores se basaba en una interpretación amplia de los poderes otorgados al gobierno. A él, la cláusula “necesaria y propiamente dicha” (Artículo I, Sección 8) estableció la “doctrina de las facultades implícitas”. El billete bancario pasó por ambas cámaras en febrero, dejando al mandatario decidir si firmar o vetar la medida.

    Washington respetó mucho el juicio de Madison y así, según Gordon Wood, “quedó profundamente perplejo por el tema de la constitucionalidad”. Entonces, pidió consejo al secretario de Estado Thomas Jefferson, quien recientemente regresó de París donde se había desempeñado como ministro de Francia, y al fiscal general Edmond Randolph. Ambos hombres se opusieron al banco y en sus respuestas escritas se apoyaron en lo dispuesto en la Décima Enmienda. Impresionado por sus argumentos, el mandatario pidió a Madison redactar su mensaje de veto. No obstante, también invitó a Hamilton a responder a las críticas que hicieron sus compañeros de gabinete. El secretario de tesorería planteó argumentos a favor de una construcción amplia, argumentando que el banco era vital para los intereses económicos del país. Al final, Hamilton convenció con éxito a Washington de que el banco era necesario y adecuado; el mandatario firmó el proyecto de ley. Una vez que el Banco de los Estados Unidos —con sede en Filadelfia— comenzó a vender sus valores, Washington expresó su satisfacción por la rapidez con que había subido el valor de esos valores. Sugirió que el pueblo tenía confianza en el gobierno y tenía recursos económicos.

    El Informe sobre Manufacturas propuso cuatro medidas diferentes para apoyar a la industria nacional: (1) el Congreso debe proteger a las industrias infantiles de la nación a través de un arancel de protección; (2) el Congreso debe pagar recompensas a las personas que iniciaron negocios vitales para el interés nacional; (3) El Congreso debe financiar una sistema nacional de transporte de carreteras y canales, que vincularía a la industria y la agricultura; y 4) el Congreso debería apoyar a la industria a través del estímulo al trabajo de mujeres y niños. A principios de la década de 1790, los agricultores estadounidenses producían un excedente de bienes. Así, Hamilton quería crear un mercado interno para su superávit. Si la nación comenzara a industrializarse, sus trabajadores podrían ser el mercado de gran parte de lo que producían los agricultores. A su vez, esos agricultores podrían comprar productos manufacturados de fabricación estadounidense. Tales pasos harían que la nación dependiera menos de Europa. Al mismo tiempo, Hamilton creía en la importancia de mantener algún comercio exterior ya que planeaba utilizar un arancel protector o impuesto a la importación para financiar el desarrollo económico.

    Hamilton tuvo mucho menos éxito al convencer al presidente o al Congreso de la necesidad de su propuesta de apoyar la fabricación nacional. Aunque Washington adoptó un enfoque cada vez más urbano, como sostienen James McGregor Burns y Susan Dunn, todavía tenía “tierra en su sangre”. Imaginaba un equilibrio entre la agricultura y la industria en Estados Unidos, y sin embargo parecía incapaz de renunciar a su creencia de que los agricultores yeoman autosuficientes harían grande a la nación. En consecuencia, consideró innecesarias las propuestas en 1792. Antes de dejar el cargo, Washington sí recomendó que el Congreso considerara el apoyo a la manufactura nacional para prepararse mejor para tiempos de guerra.

    En tanto, el Congreso comenzó a debatir promulgar recompensas o recompensas para la industria pesquera y revisar la tarifa. A pesar de que la medida de pesca pasó, Madison logró sustituir “subsidio” por “generosidad”, socavando así el plan de Hamilton de promover la industria. A Madison, el Congreso podría otorgar un subsidio bajo la Constitución porque atendió una deficiencia. Una generosidad, por otro lado, podría ampliar el papel del gobierno más allá de la visión de los enmarcadoras. En cuanto al arancel, el Congreso había aprobado dos veces un impuesto a la importación en 1789 y 1790. Las medidas elevaron ingresos para el gobierno federal, pero no promovieron la industria. Si bien el Congreso elevó las tasas arancelarias en 1792, no adoptó el principio de proteccionismo como Hamilton había esperado. A corto plazo, el gobierno federal se abstuvo de apoyar la manufactura nacional. La visión de Hamilton simplemente estaba adelantada a su tiempo. A la larga, las propuestas de Hamilton proporcionaron una guía para la industrialización en el siglo XIX.

    Desafíos de la política exterior

    Más allá de los esfuerzos por definir el papel del presidente y promover la recuperación económica, George Washington tuvo que hacer frente a varios retos de política exterior relacionados con el asentamiento de las tierras fronterizas. Los indios que viven en esa tierra, así como los gobiernos británico y español, amenazaron la integridad territorial de Estados Unidos. El gobierno de Washington buscó eliminar estas amenazas. Washington consideró que el fracaso en la resolución de los temas fronterizos era problemático para la seguridad y el desarrollo económico de la nación. Ambos confiaron en el asentamiento pacífico de la tierra occidental y en la capacidad de navegar por el río Mississippi. El mandatario confió en los militares y el cuerpo diplomático para lograr sus objetivos.

    Al mismo tiempo, Washington tuvo que definir el papel que jugaría el Poder Legislativo en la política exterior. La Constitución indicó que el Senado asesoraría y consentiría sobre todos los tratados con gobiernos extranjeros mientras que la Cámara votaría las consignaciones necesarias para los tratados. En 1789, Washington buscó la opinión del Senado sobre un tratado con las tribus del sur de la India. John Adams leyó el tratado más de una vez a los miembros reunidos y luego comenzó el debate sobre cada disposición. En tanto, Washington esperó con impaciencia en la cámara, al parecer incomodando a algunos de los senadores. Cuando un senador sugirió someter el tratado a un subcomité para su estudio, el mandatario quedó visiblemente molesto. Esperaba que su aprobación llegara rápidamente, no que tuviera que someter el tratado a estudio serio. Con base en la experiencia, el mandatario optó por abandonar el papel de asesor del Senado. En adelante, el Senado sólo consintió cuando votó a favor de ratificar tratados concluidos. En 1796, la Cámara buscó ponderar las disposiciones del Tratado de Jay con Gran Bretaña. Sin embargo, Washington rechazó el intento de Madison de ampliar el papel que la Cámara desempeñó en la elaboración de tratados.

    Disputas con los indios

    El Tratado de París puso fin a la Guerra Revolucionaria y cedió tierras occidentales, y los problemas fronterizos que las acompañaban, a Estados Unidos. En 1787, la Ordenanza del Noroeste había establecido un plano para la expansión de la nación y había marcado la pauta de cómo el gobierno trataría a los indios en el proceso de expansión, proclamando que “siempre se observará la máxima buena fe hacia los indios; sus tierras y propiedades nunca serán tomadas de ellos sin su consentimiento... salvo en guerras justas y lícitas autorizadas por el Congreso; pero de vez en cuando se harán leyes fundadas en la justicia y la humanidad, para evitar que se les hagan agravios.” Muchos vieron esto como un indicio de que Estados Unidos reconocía la inevitabilidad de la expansión, pero deseaba “expansión con honor”. No obstante, estas elevadas ideas y lenguaje de “expansión con honor” fueron negadas cuando el documento pedía que se expusieran pueblos y ciudades en los lugares donde las tierras indias habían sido “extinguidas”.

    El nuevo gobierno buscó controlar la violencia fronteriza, asentar pacíficamente las tierras occidentales y promover la integridad territorial de Estados Unidos. Una forma de lograr estos objetivos fue la adopción de una legislación que definiera claramente el papel del gobierno federal en la política exterior con los indios. De 1790 a 1834, el Congreso aprobó una serie de actos, conocidos como los actos de relaciones sexuales indias, que prohibían el comercio no regulado entre indios y estadounidenses. Las leyes establecían que sólo el gobierno federal podía licenciar a los comerciantes para comprar tierras indias. Esto fue confirmado por la Corte Suprema en el caso Johnson v. M'Intosh de 1823, que estableció que los particulares no estaban autorizados a comprar tierras a los indios. La ley regulaba además el comercio al establecer una serie de puestos comerciales autorizados, o “fábricas”, donde iba a tener lugar todo el comercio entre indios y estadounidenses. Aparentemente, las fábricas debían proteger a los indios de ser defraudados por particulares; en la actualidad, Estados Unidos a menudo aseguraba extensiones sustanciales de tierras indias mediante el comercio de acceso a las fábricas por tierra.

    A lo largo de la década de 1780, el gobierno de Estados Unidos se esforzó por poner fin a las tensiones fronterizas negociando una serie de tratados con algunas de las naciones del Valle de Ohio. Sin embargo, las hostilidades entre colonos e indios continuaron creciendo a medida que más estadounidenses avanzaban hacia el oeste. Los asuntos llegaron a un punto crítico en 1785-1786, cuando representantes de muchas de las naciones del Valle de Ohio se reunieron para establecer un grupo que presentaría un frente unido a Estados Unidos. Esto se conoció como la Confederación de Miami o la Confederación del Noroeste. Los grupos participantes incluyeron a Miami, Shawnee, Wyandot, Ojibwe, Lenape y Kickapoo, entre otros. En una serie de reuniones, la Confederación declaró que Estados Unidos tendría que tratar con ellos como un grupo, no como tribus individuales. Declararon que el río Ohio era el límite entre las tierras de los colonos y las tierras de los indios. Además, el grupo declaró que no respetaría los tratados firmados por un solo individuo o un grupo, a los que denominaron “tratados parciales”. La Confederación fue apoyada por una serie de agentes británicos aún presentes en la región. Estos agentes vendieron armas y municiones a los indios, alentaron ataques contra colonos estadounidenses e hicieron mucho para aumentar las tensiones entre los indios del Valle de Ohio y Estados Unidos. La mitad de la década de 1780 estuvo marcada por una serie de disputas, incluyendo incursiones en asentamientos estadounidenses y pueblos indios por igual. Cientos murieron y creció la desconfianza, continuando con el patrón de violencia fronteriza que desató la Guerra del Noroeste de la India (1785-1795).

    En 1790, la guerra comenzó en serio cuando Washington y el secretario de Guerra Henry Knox autorizaron una gran campaña en el valle de Ohio, pidiendo específicamente campañas en las tierras de Miami y Shawnee. Unos mil 500 efectivos, al mando del general Josías Harmar, se reunieron para marchar hacia el Valle. Harmar planeaba atacar Kekionga, uno de los pueblos más grandes de la región. Sus planes fueron frustrados por el líder de Miami Little Turtle, quien evacuó el pueblo antes de que Harmar pudiera atacar, luego emboscó y derrotó a las tropas de Harmar, matando a casi 200 soldados. Al año siguiente, el general Arthur St. Clair dirigió al ejército de regreso al Valle. Las tropas de Santa Clair, inentrenadas y mal equipadas para la guerra, fueron rápidamente invadidas por las fuerzas de la Confederación de Little Turtle. La derrota fue devastadora, resultando en víctimas tremendamente altas para el joven ejército y nación estadounidenses; unos 630 oficiales y soldados murieron, las bajas más altas jamás registradas en una guerra india en la historia de Estados Unidos.

    La derrota fue un triunfo para la Confederación. Muchos de los líderes regionales y de la Confederación, incluidos los líderes de la poderosa nación iroquesa, quisieron aprovechar esta fuerte posición y negociar con los estadounidenses mientras que la Confederación tenía la ventaja. Esta idea se encontró con la resistencia de la mayoría de la Confederación, quien sostuvo que el río Ohio seguía siendo el límite absoluto entre las tierras indias y americanas. No aceptarían nada menos.

    Mientras tanto, el Congreso puso planes para financiar a un gran ejército. Se apropiaron de un millón de dólares para crear la Legión de Estados Unidos, un grupo bien entrenado creado expresamente para combatir las guerras indias. Bajo el mando del general “Mad” Anthony Wayne, la Legión llegó al valle de Ohio a fines de 1793 para encontrar a la Confederación del Noroeste muy debilitada por los combates entre las facciones. Wayne y sus tropas construyeron Fort Recovery en el sitio de la derrota de St. Clair. Little Turtle encabezó una investigación del ejército recién llegado y un ataque infructuoso contra el fuerte; posteriormente, argumentó ante la Confederación que la Legión no podía ser derrotada y aconsejó una tregua. La Confederación respondió reemplazando a Little Turtle por Chamarra Azul líder de Shawnee. La guerra culminó con la Batalla de Maderas Caídas. A pesar de que ambas partes sólo sufrieron bajas leves, la batalla fue significativa. Chaqueta Azul había optado por estacionar a sus fuerzas en una zona fortificada marcada por árboles que habían volado en una tormenta. El lugar estaba cerca de Fort Miami, en poder de los británicos que comerciaban con grupos locales y habían abastecido y apoyado a la Confederación. Después de perder la batalla y abandonar el campo de batalla, Blue Jacket y sus hombres volvieron a caer a Fort Miami, anticipando que allí encontrarían refugio. El comandante británico se negó a abrir las puertas a las tropas de la Confederación, reacio a iniciar una guerra con los estadounidenses. Para muchos de la Confederación Noroeste, esta falta de apoyo por parte de los británicos fue aún más desalentadora que la pérdida de la batalla.

    La Guerra del Noroeste de la India se concluyó con el Tratado de Greenville de 1795. Little Turtle, uno de los representantes de la Confederación Noroeste, pronunció un discurso defendiendo la soberanía de los nativos americanos y llamó a la paz con Estados Unidos. El tratado cedió alrededor de dos tercios del Valle de Ohio a Estados Unidos y partes de la Indiana moderna, incluidos los sitios de las futuras ciudades de Detroit, Chicago y Toledo. A cambio, a la Confederación se le garantizaron tierras más allá de la “Línea del Tratado de Greenville”, que más o menos siguió al río Cuyahoga. Aunque el Tratado de Greenville prometía un “límite duradero”, los colonos empujaron a tierras indias unos años después.

    La Guerra del Noroeste de la India dejó un legado duradero de varias maneras. Como primer enfrentamiento militar significativo post-revolucionario, la derrota decisiva de San Clair y el ejército resultó ser una verdadera prueba de la joven nación. Además, el Congreso se vio obligado a recaudar una gran cantidad de dinero en medio de la crisis de la deuda para financiar la guerra y la recién creada Legión de Estados Unidos. La administración y el Congreso de Washington también estaban profundizando en aguas inexploradas mientras buscaban establecer la primacía del gobierno federal en los asuntos indios. Por último, el Tratado de Greenville estableció la práctica de pagar anualidades anuales de dinero y bienes a naciones que otorgaron a Estados Unidos algún papel en los asuntos tribales, práctica que continuó y creció en las guerras indias posteriores.

    Disputas con Gran Bretaña y España

    Tanto Gran Bretaña como España complicaron los tratos de la administración de Washington con los indios. Las principales potencias europeas vieron a los incipientes Estados Unidos como una nación débil en la década de 1780 y continuaron haciéndolo en la década de 1790. En 1783, Gran Bretaña había perdido las trece colonias y la tierra entre los Apalaches y el Mississippi. Aunque todavía controlaba a Canadá, la frontera con Canadá y Estados Unidos no estaba clara en algunos lugares. Al mismo tiempo, Gran Bretaña devolvió Florida a España, y España reclamó al río Tennessee como la frontera entre Estados Unidos y Nueva España. En consecuencia, Estados Unidos enfrentó amenazas en todas sus fronteras. El gobierno británico alentó a los indios a unirse y resistir el asentamiento estadounidense. Además, los británicos discriminaron severamente a los comerciantes estadounidenses que querían vender a las Indias Occidentales británicas. Para empeorar las cosas, el gobierno español cerró el Mississippi al tráfico estadounidense. Los agentes españoles alentaron entonces a los colonos en Kentucky y Tennessee a separarse de Estados Unidos para que pudieran usar el Mississippi para enviar sus productos al mercado. Si bien Washington optó por confiar en el ejército para resolver problemas con los indios, recurrió a sus diplomáticos para que manejaran las relaciones con Gran Bretaña y España.

    Las tensiones aumentaron entre los estadounidenses y los británicos en 1793, cuando Francia (durante su revolución) declaró la guerra a todas las monarquías, incluida Gran Bretaña. Estados Unidos esperaba mantenerse neutral en el conflicto, pero la necesidad de comerciar en Europa complicó los asuntos ya que Gran Bretaña bloqueó el continente. El gobierno de Washington se preparó para la guerra pero esperaba evitar tal desenlace. La oportunidad de asentamiento llegó cuando Washington recibió la noticia de que los británicos pretendían facilitar sus incautaciones de barcos estadounidenses en las Indias Occidentales. Envió a John Jay, el presidente del Tribunal, a Londres en 1794 como enviado especial. Envió a Jay que asegurara la evacuación de los fuertes del noroeste en territorio estadounidense en la región de los Grandes Lagos todavía ocupada por los británicos, para obtener reparaciones por los barcos estadounidenses incautados, para asegurar una compensación en cuanto a los esclavos incautados por los británicos durante la guerra, y para negociar un tratado comercial que otorgara Los estadounidenses comercian con las Indias Occidentales Británicas.

    El Tratado de Jay (formalmente conocido como Tratado de Amistad, Comercio y Navegación) no estuvo a la altura de las expectativas de Washington, porque el presidente del Tribunal Supremo solo logró asegurar la evacuación de los fuertes y daños de los barcos incautados. No obstante, el mandatario envió el tratado al Senado para su ratificación. Cuando el público se enteró del contenido del tratado, la hostilidad hacia el asentamiento aumentó porque tantos estadounidenses desconfiaban de los británicos y favorecieron a los franceses en su conflicto en curso. A pesar de la reacción pública, el Senado aprobó el tratado por el margen más bajo en 1795. Washington firmó por dos razones: pensó que calmaría las tensiones políticas, y pensó que el acuerdo podría allanar el camino para futuras mejoras en la relación angloamericana. El presidente resultó estar equivocado en ambas cuentas.

    La posibilidad de un tratado con Gran Bretaña, sin embargo, animó a España a negociar un acuerdo con Estados Unidos. Washington envió a William Short a Madrid en 1792, pero los negociadores españoles parecían más interesados en expandir su Nuevo Imperio Mundial que en hacer concesiones a los estadounidenses. En tanto, colonos occidentales en Kentucky y Pensilvania criticaron a Washington por no hacer nada para ayudarlos. Al igual que en la década de 1780, parecía como si los estados pudieran romper con la república americana si no se resolvía la situación. Entonces, Washington envió a Thomas Pinckney a Madrid en 1795. Los negociadores españoles decidieron concluir un acuerdo antes de que los británicos y los estadounidenses pudieran colaborar para erosionar sus posesiones en las Américas. En el Tratado de Pinckney (conocido formalmente como el Tratado de San Lorenzo), los españoles aceptaron el paralelo 31 (mucho más al sur que el río Tennessee) como frontera y acordaron la libre navegación del río Mississippi. El Senado ratificó, y el mandatario firmó el tratado en 1796. El Tratado de Jay y el Tratado de Pinckney aseguraron las fronteras estadounidenses en Occidente, pero apenas terminaron con el faccionalismo político en toda la nación.

    Resumen

    En 1789, la administración y el Congreso de Washington esperaban poner en práctica los principios de la Constitución y demostrar que la forma republicana de gobierno podría tener éxito, para crear verdaderamente una “unión más perfecta”. Los líderes del Congreso siguieron adelante con las promesas hechas en 1787 y 1788 de agregar una Carta de Derechos a la Constitución.

    El Poder Ejecutivo y Legislativo también avanzó en la promoción de la economía. Las sugerencias de Hamilton sobre el crédito público y el banco ayudaron a resolver los problemas financieros del periodo de la Confederación. Madison finalmente acordó apoyar una medida para financiar la deuda de guerra en su totalidad así como asumir las deudas estatales a cambio de trasladar la capital de la nación a un sitio en el río Potomac. Los partidarios de Hamilton en el Congreso también convencieron a suficientes miembros para apoyar una medida para crear el Banco de Estados Unidos, para mantener depósitos gubernamentales y emitir divisas.

    La administración también buscó controlar la violencia fronteriza, asentar pacíficamente las tierras occidentales y promover la integridad territorial de Estados Unidos. El Tratado de Greenville, que puso fin a la guerra del noroeste indio, cedió tierras indias en el valle de Ohio a Estados Unidos y reservó la tierra más allá de la línea del tratado para los indios. El Tratado de Jay y el Tratado de Pinckney demostraron que el gobierno central recién constituido tenía la fuerza para tratar eficazmente con gobiernos extranjeros para resolver sus problemas comerciales y fronterizos.

    A pesar de los esfuerzos de Washington por reducir las diferencias políticas, los temas de política interna y exterior comenzaron a dividir a los líderes políticos en dos facciones al final del primer mandato de Washington. Cada vez más, los federalistas (que favorecían un gobierno central fuerte) y los republicanos (que favorecían un gobierno central limitado) no estaban de acuerdo sobre cómo interpretar la Constitución.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    La Carta de Derechos hizo todo lo siguiente excepto

    1. constituyen las diez primeras modificaciones a la Constitución.
    2. apaciguar a algunos críticos iniciales de la Constitución.
    3. resolver todas las preguntas sobre autoridad federal versus estatal.
    4. salvaguardar libertades como la prensa, el discurso y la reunión.
    Contestar

    d

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Madison y Jefferson se opusieron al banco nacional en la década de 1790 principalmente porque

    1. creían en la construcción estricta a la hora de interpretar la Constitución.
    2. sentían que no era lo suficientemente potente como para satisfacer las necesidades financieras de la nación.
    3. le costaría demasiado dinero al gobierno.
    4. estaría ubicado en Nueva York en lugar de Virginia.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    El Tratado de Greenville fue un acuerdo entre Estados Unidos y

    1. Gran Bretaña.
    2. Indios en la frontera noroeste.
    3. España.
    4. Canadá.
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    El Tratado de Jay, ratificado por el Senado en 1795,

    1. garantizó el derecho de los estadounidenses a comerciar en las Indias Occidentales.
    2. forzó la renuncia de Hamilton al gabinete.
    3. enfureció al pueblo estadounidense por sus concesiones a los británicos.
    4. se opuso más enérgicamente en Nueva Inglaterra.
    Contestar

    c


    This page titled 10.1: Los años de Washington - Implementando una “Unión Más Perfecta” is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.