Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11.1: Jefferson

  • Page ID
    102612
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En la visión de Thomas Jefferson del gobierno federal, menos era más. Un gobierno más pequeño significó menos tensión y más libertad para el pueblo. Para ello, Jefferson se dedicó a reducir el gobierno durante su primer mandato. Recortó cualquier cosa que considerara innecesaria, como el ejército y la marina. Al mismo tiempo, financió la exploración y expansión para dar a los jóvenes de campo espacio para crecer.

    Valores de Jefferson

    Estos actos reflejaban los valores de Jefferson. El conocido amor de Jefferson por la agricultura era algo más que su pasatiempo personal; también reflejaba el tremendo valor que le otorgaba a una sociedad agraria. Jefferson creía que Estados Unidos sería mejor atendido por una base agrícola fuerte con tantos propietarios de tierras como fuera posible. Creía que la propiedad de la tierra apoyaba la buena ciudadanía al dar a las personas una razón tangible para invertirse en el éxito y la seguridad de su estado.

    Los valores de Jefferson incluían la relación entre el gobierno de una nación y su ciudadanía. Jefferson se diferenciaba de sus predecesores federalistas en su opinión de que el gobierno debía ser limitado. A la mente de Jefferson, se debe permitir a los ciudadanos perseguir la vida, la libertad y la felicidad con la mínima interferencia del Gobierno Federal. Debido a este punto de vista, Jefferson se opuso a las Leyes de Extranjería y Sedición de 1798; cuando se convirtió en presidente, indultó a los detenidos bajo ellos. Las Resoluciones de Kentucky y Virginia fueron redactadas en secreto por Jefferson y James Madison en respuesta a las Actas. Estas Resoluciones, que declaraban que los estados tenían derecho a juzgar la constitucionalidad de las Actas del Congreso, también establecían que los estados tenían derecho a declarar nulas tales Actos si se les considerara inconstitucionales. Si bien las Leyes de Extranjería y Sedición expiraron, las ideas expresadas en las Resoluciones continuaron siendo apoyadas por los defensores de los derechos de los Estados y eventualmente contribuirían a los principios fundacionales de la Confederación.

    Las Guerras Napoleónicas también llamaron a Jefferson a actuar sobre sus valores. Estas guerras habían sido motivo de preocupación para Estados Unidos. Algunos, como Adams, querían vínculos con Gran Bretaña; otros, como Jefferson, favorecieron a Francia. Con las dos naciones en cuestión en guerra, muchos creían que Estados Unidos inevitablemente se vería arrastrado a la refriega. Ese mismo temor había llevado a que el Congreso autorizara al Impuesto Directo de 1798 a recaudar fondos para apoyar a los militares cuando el conflicto llegó a las costas estadounidenses. Jefferson no sólo derogó el impuesto como innecesario, también redujo el ejército a solo dos regimientos, prefiriendo depender de la milicia en su lugar; además recortó la marina. Al reducir los militares profesionales, Jefferson recortó el presupuesto de defensa. A pesar de que Jefferson sentía que un gran ejército de pie era un gasto que la nación no necesitaba, entendió la necesidad de oficiales profesionales. Uno de los primeros problemas durante la revolución había sido la falta de oficiales bien capacitados. La solución fue el establecimiento de la Academia Militar de Estados Unidos en West Point en 1802. Los cadetes que asistieron a West Point fueron sacados de todos los estados de Estados Unidos.

    La diplomacia cuidadosa mantuvo a Estados Unidos en gran parte fuera de las guerras internacionales, con la excepción de la Guerra de Trípoli, que fue un conflicto con los Piratas de Berbería de la costa norteafricana. Durante su primer mandato, por lo tanto, parecía que Jefferson tenía razón. En el frente interno, Jefferson también abordó hábilmente varios temas, entre ellos las relaciones con los indios.

    Forjando una nueva política india

    Como nueva nación, Estados Unidos enfrentó el problema de negociar una nueva relación con las muchas naciones indias de la región. La pregunta más importante a la que se enfrentó el gobierno era un asunto de precedencia. ¿Debería el gobierno seguir los patrones establecidos por los británicos, o Estados Unidos debería forjar un nuevo camino en la política india? La Constitución estableció que el gobierno federal era la autoridad en las relaciones indias. Se consideraba a las tribus indias como potencias extranjeras; el Congreso tenía el poder de negociar tratados y establecer reglas para la venta de tierras indias. En 1787, la Ordenanza del Noroeste creó el Territorio del Noroeste en la zona de los Grandes Lagos, el primer territorio organizado en Estados Unidos. La Ordenanza abordó la relación entre el gobierno y las naciones indias, afirmando que el gobierno observaría la “máxima buena fe” en sus negociaciones; Estados Unidos inevitablemente se expandiría, pero el Congreso deseaba expandirse con honor. En 1790, el Congreso aprobó el primero de una serie de actos que llegaron a conocerse como la Ley de Relaciones Indio, que establecía que ningún individuo o estado podía comerciar o negociar la venta de tierras con indios sin el permiso del gobierno federal. En última instancia, Estados Unidos sostuvo un objetivo claro que dio forma a la estructura de las relaciones indias: hacer valer su reclamo a las tierras al este del río Mississippi evitando al mismo tiempo la guerra con los indios.

    Cuando Thomas Jefferson llegó a la presidencia, tenía dos objetivos principales para la política federal india. Ante todo, quiso garantizar la seguridad de Estados Unidos y buscó aliar a grupos indios con Estados Unidos a través de tratados. Tales tratados evitarían la invasión de potencias europeas a través de alianzas nativas. Estos tratados también buscaban obtener tierras y promover el comercio.

    Segundo, Jefferson buscó aculturar a las poblaciones indias a través de programas “civilizadores”, una política iniciada bajo los federalistas. Jefferson creía que la esencia de la política estadounidense era la convivencia con los indios, lo que resultaría en su gradual aculturación a formas “americanas”. El contacto con la “civilización”, creía Jefferson, transformaría a los pueblos originarios y traería paz entre indios y colonos. Los puntos de vista jeffersonianos fueron consistentes con la política anterior de Estados Unidos en esa preocupación por la tierra y la expansión informaba profundamente sus ideas. A medida que los indios se volvieron “civilizados” al reemplazar la caza por la agricultura, argumentó Jefferson, requerirían menos tierras a medida que cambiaran su estilo de vida y sus patrones de subsistencia, liberando así tierras para los colonos blancos. Si bien las opiniones de Jefferson fueron progresistas para su época, no lograron tomar en cuenta que muchos grupos nativos ya eran agricultores altamente productivos, aunque agricultores que no usaban tecnología y métodos euroamericanos. En cambio, la visión de Jefferson para los indios se parecía mucho a su ideal para los estadounidenses: el granjero yeoman.

    La política indígena jeffersoniana centró sus mayores esfuerzos en esta idea de civilizar a los indios. Para ello, se establecieron programas civilizadores para educar a los pueblos originarios en los métodos agrícolas euroamericanos. Artesanos como los herreros trabajaron con aprendices indios para mantener arados y equipos agrícolas. Jefferson alentó a los misioneros de las iglesias protestantes a participar en el proceso de civilización, y cientos de misioneros se establecieron entre muchos grupos en todo el país y en los territorios. Por último, autorizó el envío de agentes indios para educar y civilizar a los indios persuadiéndolos de que adoptaran métodos agrícolas estadounidenses. Los programas civilizadores tuvieron su mayor éxito en el Sur.

    Si bien el mandatario sí buscó honestamente la convivencia con muchos grupos nativos, también reconoció que, inevitablemente, algunos grupos se opondrían a la invasión de colonos blancos. Jefferson entendió que todas las relaciones indias eventualmente se redujeron a cuestiones de tierra y expansión, y algunos grupos serían dejados de lado a favor de los colonos blancos. En efecto, esto ya estaba ocurriendo. Individuos y tribus por igual estaban cayendo en deuda con casas comerciales privadas. En consecuencia, se vieron obligados a vender sus tierras poco a poco para pagar sus deudas. Por ejemplo, en 1773 los Creeks habían acordado ceder tierras a Georgia para cubrir las deudas adeudadas a los comerciantes. En una carta dirigida a William Henry Harrison, gobernador del Territorio de Indiana, Jefferson escribió:

    Cuando [los indios] se retiren a la cultura de un pequeño pedazo de tierra, percibirán lo inútiles que son para ellos sus extensos bosques, y estarán dispuestos a pararlos de vez en cuando a cambio de necesidades para sus granjas y familias. Para promover esta disposición de intercambio de tierras, que tienen que sobra y nosotros queremos, por lo necesario, que tenemos que sobra y ellos quieren, vamos a empujar nuestros usos comerciales, y estar contentos de ver a los individuos buenos e influyentes entre ellos correr en deuda, porque observamos que cuando estas deudas van más allá de lo que las los individuos pueden pagar, se vuelven dispuestos a despojarlos por una cesión de tierras. En nuestras casas comerciales, también, nos referimos a vender tan bajo como simplemente para pagarnos costos y cargos, para no disminuir o ampliar nuestro capital. Esto es lo que los comerciantes privados no pueden hacer, pues deben ganar; en consecuencia se retirarán de la competencia, y así nos libraremos de esta plaga sin ofender ni ofender a los indios. De esta manera nuestros asentamientos gradualmente circunscribirán y se acercarán a los indios, y con el tiempo ya sea se incorporarán con nosotros como ciudadanos de Estados Unidos, o se eliminarán más allá del Mississippi.

    Este método no sería el único medio para obtener tierras indias. Jefferson fue el primer presidente en proponer la remoción de tribus a tierras al oeste del río Mississippi. En los casos en que las tribus se resistieron a los programas civilizadores, argumentó Jefferson, su traslado a tierras al oeste del Mississippi era el mejor curso de acción. Recomendó que los Shawnee y los Cherokee estuvieran entre las tribus retiradas al oeste. Si bien estos grupos no fueron removidos bajo Jefferson, la idea de remoción se convirtió en una parte importante de la política india de Estados Unidos, y finalmente se llevó a cabo bajo la presidencia de Andrew Jackson.

    Compra en Louisiana

    Jefferson se oponía a gastos innecesarios, pero al mismo tiempo, con el valor que ponía en la tierra, no podía dejar pasar una ganga cuando llegó. El Territorio de Luisiana había sido reclamado por España y fue cedido a Francia en 1800 durante las Guerras Napoleónicas. Mientras estaba bajo el control español, a Estados Unidos se le había negado el acceso a Nueva Orleans. Jefferson y el Congreso estuvieron de acuerdo en que el control de Nueva Orleans y el Mississippi era de vital interés para Estados Unidos. La razón es clara: el Mississippi y sus ríos contribuyentes brindan acceso al interior del continente norteamericano desde el Golfo de México casi hasta Canadá. Cualquier expansión hacia el oeste del país involucraría al Mississippi. Aun así, ¿Jefferson tenía derecho a realizar la compra? Nada en la Constitución le otorgó a Jefferson la facultad de hacer tal arreglo. Este hecho preocupó a Jefferson y a otros cuya filosofía política estuvo marcada por su estricta adhesión a la Constitución. Pero el sueño de Jefferson de una sociedad agraria dependía de tener tierras cultivables para las masas, y ese deseo superaba cualquier consideración constitucional. Jefferson asignó a Robert Livingston y James Monroe la tarea de completar la compra para Estados Unidos. Napoleón, el vendedor, estaba motivado para vender, ayudando a facilitar la transacción. En nombre de Estados Unidos, Livingston y Monroe firmaron el Tratado de Compra de Luisiana y Convenios en París el 30 de abril de 1803. La compra se concluyó esencialmente a finales de 1803. Por 15 millones de dólares, que se resolvieron a meros centavos por acre, Estados Unidos ganó suficiente territorio para duplicar su tamaño.

    Expedición Lewis y Clark

    Al mismo tiempo que se estaba debatiendo en el Congreso la Compra de Luisiana, Jefferson pidió una suma de dinero mucho menor, solo $2,500, para financiar una misión de exploración encabezada por la capitana Merriwether Lewis y el teniente William Clark. Jefferson tenía clara la misión que tenía entre manos y, con su típica atención al detalle, dio instrucciones que abarcaban todo, desde dónde debía comenzar y terminar la expedición, hasta qué equipo y suministros deberían tener, hasta cómo debían tomar notas y cómo manejar a los nativos e incluso cómo organizar el liderazgo de la expedición en caso de que los líderes originales perecieran en el viaje. Lo que sigue son extractos de la carta bastante extensa de Jefferson:

    20 Junio 1803

    A Meriwether Lewis esq. Capitán del 1er regimiento. de infantería de los Estados Unidos de A.

    Su situación como Secretario del Presidente de los Estados Unidos le ha hecho conocer los objetos de mi mensaje confidencial del 18 de enero de 1803 al Poder Legislativo; usted ha visto el acto que aprobaron, el cual, esos expresados en términos generales, estaba destinado a sancionar esos objetos, y se le nombra para llevarlos en ejecución.

    ...

    El objeto de su misión es explorar el río Missouri, & tal corriente principal de él, ya que, por su curso y comunicación con las aguas del Océano Pacífico, ya sea el río Columbia, Oregan, Colorado u otro río puede ofrecer la comunicación de agua más directa y practicable a través de este continente, para fines de comercio.

    Comenzando en la desembocadura del Missouri, tomará observaciones cuidadosas de latitud y longitud, en todos los puntos remarkeables del río, y especialmente en las desembocaduras de los ríos, en los rápidos, en las islas, y otros lugares y objetos que se distinguen por tales marcas naturales y caracteres de tipo duradero, ya que podrán reconocerse con certeza en lo sucesivo. Los cursos del río entre estos puntos de observación pueden ser suministrados por la brújula, la línea logarítmica y por el tiempo, corregidos por las propias observaciones. También hay que notar las variaciones de la brújula, en diferentes lugares.

    Los puntos interesantes del portage entre las cabezas del Missouri, & del agua que ofrece la mejor comunicación con el océano Pacífico, también deben fijarse por observación, & el curso de esa agua al océano, de la misma manera que la del Missouri.

    ...

    En todas tus relaciones con los nativos, trátalos de la manera más amistosa y conciliadora que su propia conducta admitirá; apaciguar todos los celos en cuanto al objeto de tu viaje, satisfacerlos de su inocencia, hacerlos conocer la posición, extensión, carácter, paz y comercial disposiciones de Estados Unidos de nuestro deseo de ser vecinos, amigables y útiles para ellos, & de nuestras disposiciones para una relación comercial con ellos; conferir con ellos sobre los puntos más convenientes como emporios mutuos, y los artículos de intercambio más deseable para ellos y nosotros. Si algunos de sus influyentes jefes, a una distancia practicable, desean visitarnos, concertar dicha visita con ellos y proporcionarles autoridad para llamar a nuestros oficiales, al ingresar a Estados Unidos para que se los transmitan a este lugar a costa pública. Si alguno de ellos deseara que algunos de sus jóvenes fueran criados con nosotros, & enseñaran las artes que puedan ser útiles para ellos, los recibiremos, instruiremos y cuidaremos de ellos. Tal misión, ya sea de jefes influyentes o de jóvenes, daría cierta seguridad a su propio partido. Lleva contigo algún asunto del kinepox; informar a aquellos de ellos con quienes puedas estar, de su eficacia como conservante de la viruela; e instruirlos y animarlos en el uso de la misma. Esto se puede hacer especialmente donde sea que inviernas.

    Como es imposible para nosotros prever de qué manera serás recibido por esas personas, ya sea con hospitalidad u hostilidad, así es imposible prescribir el grado exacto de perseverancia con el que estás para seguir tu viaje. Valoramos demasiado la vida de los ciudadanos como para ofrecerlos a una probable destrucción. Sus números serán suficientes para asegurarle contra la oposición no autorizada de individuos o de pequeños partidos: pero si una fuerza superior, autorizada o no autorizada, por una nación, debe ser arreglada contra su paso posterior, e inflexiblemente decidida a detenerla, debe rechazar su posterior persecución, y regreso. En la pérdida de ustedes mismos, deberíamos perder también la información que habrán adquirido. Al regresar de manera segura con eso, puede permitirnos renovar el ensayo con medios mejor calculados. Por lo tanto, a su propia discreción debe dejarse el grado de peligro que pueda arriesgar, y el punto en el que debe declinar, solo diciendo que deseamos que se equivoque del lado de su seguridad, y que traiga de vuelta a su fiesta a salvo aunque sea con menos información.

    ...

    Dado bajo mi mano en la ciudad de Washington este día 20 de junio de 1803.

    Th. Jefferson

    Pr. Estados Unidos de América

    La expedición de tres años viajaría desde el Mississippi a través del noroeste hasta el Pacífico. No lograron encontrar el Pasaje del Noroeste, una vía fluvial que podría ser navegada hasta el Pacífico, ya que no existe ninguna, pero Lewis y Clark trajeron de vuelta una gran cantidad de otra información sobre los indios, la geografía y la flora y fauna de las áreas que exploraron. Su logro fue bastante notable, y sin embargo en su propio tiempo, en gran parte ignorado.

    Captura de pantalla (243) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Lewis y Clark | Esta imagen muestra a Lewis y Clark mientras estaban en su viaje para encontrar el pasaje del noroeste. Artista: Frederic Remington Fuente: Biblioteca del Congreso

    Cuestiones Judiciales

    La mala sangre y la inmensa desconfianza entre los federalistas y los republicanos crearon algunas controversias judiciales. Los federalistas dominaron el Congreso; para evitar que Jefferson pudiera nombrar a un republicano para la Suprema Corte, redujeron el número de jueces de seis a cinco con la Ley Judicial de 1801. Este acto también creó muchos nuevos puestos judiciales más abajo en el sistema, muchos de los cuales estaban llenos con los nombrados de Adams. Estos incluyeron nombramientos vitalicios que Adams llenó con una de sus últimas acciones como presidente; sin embargo, no todos los documentos de comisionamiento se entregaron antes del final del mandato de Adams. James Madison, el secretario de Estado entrante para la administración de Jefferson, se negó a entregar esas comisiones restantes, de esta manera manteniendo fuera de su cargo a varios federalistas. Uno de los nombramientos de último minuto fue William Marbury, un rico federalista. Marbury estaba decidido a tener su nombramiento, y así llevó su caso a la Suprema Corte. La Suprema Corte, que estaba repleta de federalistas, estaba encabezada por el Presidente del Tribunal Supremo Federalista John Marshall. Marshall, el secretario de Estado de Adams fue él mismo uno de los últimos y más significativos nombramientos judiciales que hizo Adams. La corte de Marshall escuchó el histórico caso de Marbury v. Madison. El tribunal estuvo de acuerdo con Marbury en que Madison debería haber entregado las comisiones pero finalmente falló en contra de Marbury porque la Corte también determinó que la ley bajo la cual Marbury hizo su petición a la Corte Suprema, la Ley Judicial de 1789, era inconstitucional. La decisión de 1803 del tribunal en ese caso estableció a la Suprema Corte como la defensa definitiva de la Constitución con la facultad de revisar y derogar cualquier ley o parte de una ley que dictamine como inconstitucional. Con esta decisión, la Corte también demostró que aunque también es titular de un Poder del Gobierno Federal, podría elevarse por encima de la política y diferenciarse de los poderes legislativo y ejecutivo del gobierno, marcando la pauta para el largo y distinguido servicio de Marshall como Presidente del Tribunal Supremo.

    Segundo mandato de Jefferson

    El primer mandato de Jefferson en el cargo fue un gran éxito. La nación disfrutó de paz, su territorio se duplicó, su deuda casi se redujo a la mitad y se redujeron los impuestos. La renominación de Jefferson por su partido estaba asegurada, aunque elegiría a un nuevo compañero de fórmula, el gobernador George Clinton de Nueva York. El evidente problema con el proceso electoral que había dejado a Jefferson contendiendo con su propio compañero de fórmula vicepresidencial para el cargo en 1800 se había solucionado con la Duodécima Enmienda a la Constitución. Jefferson ganó por un deslizamiento de tierra.

    La única nube oscura para Jefferson y su partido fue su vicepresidente de primer mandato, Aaron Burr. Burr, que nunca había disfrutado de una relación cercana ni de la confianza de Jefferson, y entendiendo que no sería considerado para la vicepresidencia en 1804, buscó en otra parte para continuar su carrera política. Puso la mirada en ser gobernador de Nueva York pero perdió las elecciones. Una figura que contribuyó a esa pérdida fue el acérrimo federalista Alexander Hamilton, quien despreciaba a Burr. Su enemistad personal se remonta a más de una década a la época en que Burr se postuló contra el suegro de Hamilton por un escaño en el Senado y ganó. Burr estaba tan enfurecido por la injerencia de Hamilton en su carrera que lo desafió a un duelo. Hamilton aceptó por amor de honor, y se conocieron la mañana del 11 de julio de 1804 en Weehawken, Nueva Jersey.

    A pesar de ser ilegales tanto en Nueva York como en Nueva Jersey, los duelos no fueron infrecuentes. El duelo entre Burr y Hamilton siguió reglas clásicas: dos hombres, cada uno con un segundo; dos pistolas de un solo disparo que ellos mismos cargaron; luego, estando a 10 pasos de distancia, dispararon a voluntad cuando se les daba el mando. Falló el disparo de Hamilton; el de Burr no. De las cartas y declaraciones de la época, parece que Hamilton falló intencionalmente. Cayó al suelo, herido de muerte. Burr se movió hacia él pero luego giró y partió, como era propio. Los testigos coincidieron que el duelo estuvo bien hecho. Hamilton se sentó en el suelo con el apoyo de su segundo y le dijo al médico tratante que la lesión fue fatal antes de desmayarse. Hamilton fue llevado a un bote para el viaje de regreso a Nueva York con el médico trabajando para revivirlo. Hamilton no murió de una muerte fácil, permaneciendo hasta la tarde del día siguiente. Hamilton perdió la vida, pero Burr perdió su carrera política. A pesar de todos sus logros, Burr se hizo conocido principalmente como el hombre que mató a Alexander Hamilton. Terminó su mandato como vicepresidente, luego dejó Washington.

    Durante el segundo mandato de Jefferson, Burr se involucró en un esquema que resultó en que fuera acusado de traición en 1806. Burr estaba decidido a hacer una fortuna y buscó oportunidad en el territorio de la Compra de Luisiana. En diversas conversaciones con muchas personas diferentes, tanto estadounidenses como extranjeras, Burr expresó la idea de que la gente de Luisiana no estaba contenta con el control estadounidense. También buscó una posible revuelta de México contra los españoles y una posible guerra entre los españoles y los estadounidenses como oportunidades para obtener el control personal sobre el territorio que pertenecía a Estados Unidos. Algunas de las personas con las que Burr compartió sus ideas se alarmaron y creyeron que estaba hablando de traición. Esta noticia llegó a Jefferson quien luego exigió que Burr fuera acusado de traición. Finalmente fue arrestado y llevado a Richmond, Virginia para su juicio, con la presidencia del Presidente del Tribunal Supremo, John Marshall.

    Burr fue absuelto por falta de pruebas. No hubo testigos suficientes ni pruebas físicas en su contra, particularmente porque se perdió la carta más importante de Burr. Entre las pruebas que la fiscalía quería utilizar estaban documentos en poder de Jefferson. El caso es interesante porque Jefferson argumentó que el derecho al privilegio ejecutivo le otorgaba la facultad de determinar qué documentos debía entregar a la corte para el juicio, en lugar de simplemente entregar cualquier cosa que los abogados del caso solicitaran. Jefferson quería que Burr fuera condenado, pero consideró que defender la independencia del Poder Ejecutivo era de mayor importancia.

    Presiones foráneas

    Una de las razones del éxito del primer mandato de Jefferson como presidente fue su capacidad para alejar bien a Estados Unidos de los conflictos que consumen Europa. Jefferson había logrado limitar los enfrentamientos militares a encuentros relativamente pequeños con Piratas de Barbería en el Mediterráneo. Las guerras napoleónicas, particularmente entre Francia y Gran Bretaña, amenazaron la neutralidad de Estados Unidos. Tanto Gran Bretaña como Francia detuvieron repetidamente a los buques mercantes estadounidenses, incautando carga y marineros. Gran Bretaña fue el peor delincuente, usando la excusa de buscar desertores de la Royal Navy. De hecho, muchos marineros desertaron de la Royal Navy debido a las miserables condiciones de los barcos británicos: comida infestada de insectos, malas aguas, duros castigos y largos viajes, todos hicieron del servicio en la Royal Navy una experiencia difícil incluso para aquellos marineros que se habían alistado libremente. Muchos habían sido forzados a ingresar a la Marina Real por bandas de prensa bajo una política conocida como Impresiones. Hombres impresionados fueron secuestrados de bares, calles y otros barcos porque la Marina Real estaba desesperadamente corta de mano de obra. Las pandillas no eran exigentes con la nacionalidad de un nuevo recluta. Cuando abordaron los barcos estadounidenses y se llevaron a los marineros, afirmaron que se estaban llevando a ciudadanos ingleses; de hecho, capturaron también a estadounidenses. Los capitanes británicos no podían darse el lujo de preocuparse por los orígenes de sus tripulaciones; carecer de una tripulación completa podría costarle una victoria a un barco, y la derrota a menudo significaba la muerte para la mayoría, si no para todos, a bordo.

    El pueblo estadounidense estaba cada vez más indignado por las historias de barcos estadounidenses abordados y estadounidenses impresionados en el servicio británico. Esperaban que Jefferson respondiera. En 1807, el HMS Leopard se acercó a un buque militar estadounidense, la fragata USS Chesapeake, y exigió buscar desertores en el barco. El capitán del Chesapeake, James Barron, se negó. El Leopardo abrió fuego, dañando al Chesapeake, matando a tres miembros de la tripulación e hiriendo a varios otros. Barron respondió con un disparo antes de rendirse. Miembros del Leopardo abordaron el Chesapeake y retiraron a cuatro hombres que dijeron que eran desertores. Si bien todos los hombres de hecho habían servido en la Royal Navy, tres eran estadounidenses que previamente habían sido agrupados por prensa. El que era británico fue colgado posteriormente por deserción por la Royal Navy.

    Captura de pantalla (244) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Mapa de elecciones presidenciales, 1808 | En las elecciones de 1808, el republicano James Madison de Virginia derrotó fácilmente al federalista Charles Pinckney de Carolina del Sur así como a un republicano independiente George Clinton de Nueva York. Autor: Atlas Nacional de Estados Unidos Fuente: Wikimedia Commons

    Jefferson quería evitar la guerra si era posible. Siguió intentando diplomacia sin éxito. Entonces, en lugar de ir a la guerra, Jefferson propuso en cambio librar una batalla económica con la Ley de Embargo de 1807. Se esperaba que la Ley tuviera un impacto económico negativo tanto en Gran Bretaña como en Francia de tal grado que provocara que ambos países cesaran su acoso y abuso del transporte marítimo estadounidense. En cambio, la Ley tuvo poco impacto en ninguno de los dos países, y ambos continuaron ignorando la neutralidad estadounidense. El transporte marítimo estadounidense, sin embargo, quedó devastado por el embargo: los comerciantes estadounidenses no pudieron vender sus productos producidos por Estados Unidos a Gran Bretaña y Francia, creando así dificultades económicas en casa. Jefferson y los republicanos en consecuencia perdieron el favor con el pueblo, quien los culpó por no defender la naviera estadounidense y por causar la crisis financiera. El Partido Federalista, que había estado en declive, revivió repentinamente, e incluso Jefferson se dio cuenta de que el embargo era un fracaso, lo que llevó a su derogación en 1809. La derogación del embargo llegó demasiado tarde para salvar el segundo mandato de Jefferson como presidente, lo que fue una inesperada decepción tras el tremendo éxito de su primer mandato.

    Aunque dañados por los problemas del segundo mandato de Jefferson, los republicanos aún lograron ganar una vez más la Casa Blanca en la elección de 1808, colocando a James Madison, otro virginiano y cercano confidente de Jefferson, en la presidencia. Jefferson se retiró a su patrimonio, Monticello, mientras que Madison se quedó para encontrar una solución al conflicto en curso con Gran Bretaña y Francia que tanto había molestado a Jefferson.

    Resumen

    Jefferson creía en el gobierno pequeño y en apoyar a una sociedad agraria. Consideró que el uso adecuado de la diplomacia evitaría conflictos internacionales, haciendo innecesario un ejército permanente. Su primer mandato en el cargo parecía confirmar sus ideas, pero su segundo mandato expuso sus defectos, sobre todo en los asuntos internacionales. Jefferson creía que la expansión del territorio era necesaria para que la nación crezca. Se dio cuenta de que había que hacer algo con respecto a los indios, ya que no había manera de expandir la nación sin entrar en territorio indio. Jefferson esperaba que los indios pudieran ser atraídos pacíficamente a la sociedad estadounidense, haciendo de esta manera la expansión territorial un resultado natural para todos los interesados.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Jefferson creía en Big Government.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    La adquisición de tierras fue el factor motivador más importante en la formulación de la política temprana de la India estadounidense.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    Agrega textos aquí. No elimine primero este texto.

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Los esfuerzos de Jefferson por utilizar la presión económica para resolver la situación con Gran Bretaña y Francia fueron exitosos.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    Lewis y Clark encontraron el Pasaje del Noroeste.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    La Compra de Luisiana duplicó el territorio de Estados Unidos.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{6}\)

    El segundo mandato de Jefferson fue tan exitoso como el primero.

    1. Cierto
    2. Falso
    Responder

    b


    This page titled 11.1: Jefferson is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.