Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

12.2: La era del hombre común

  • Page ID
    102697
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El poder de la personalidad de Andrew Jackson estampó su nombre indeleblemente en la historia estadounidense durante la década de 1830. Entonces y más tarde, Jackson recibió crédito por muchas de las tendencias que surgieron durante este periodo; sin embargo, es más exacto decir que fue una manifestación de las corrientes sociales y culturales de la época. Era un héroe de guerra, un luchador indio, y en la mente de muchos, un representante del hombre común, particularmente desde que fue el primer presidente estadounidense que no nació en una familia de élite. Cuando Jackson asumió el cargo, buscó hacer valer el poder del Poder Ejecutivo. Como tal, utilizó poderes presidenciales como el mecenazgo y el veto para promover su visión de la nación, tendencia que ayudaría a definir la presidencia moderna a principios del siglo XX. En los principales temas del día —la remoción india, la anulación y el banco— Jackson se comprometió no sólo a ganar las batallas sino a destruir a sus enemigos políticos. La oposición a la visión de Jackson conduciría eventualmente al surgimiento del segundo sistema de partidos.

    La extensión de la democracia a casi todos los hombres blancos caracterizó la Era del Hombre Común, a veces llamada la Era de Jackson. A finales de la década de 1820, casi todos los hombres blancos adultos habían ganado el derecho al voto, y más posiciones gubernamentales se volvieron electivas en lugar de designativas. La imagen misma del “hombre común” llegó a ser glorificada. El ideal de igualdad entre los varones blancos se convirtió en un tema omnipresente, aunque no reflejara las realidades sociales y económicas, ya que la disparidad de riqueza aumentó de 1815 a 1840. Además, la época vio la remoción masiva de indios de sus tierras natales y el aumento de las tensiones seccionales sobre la esclavitud. Estos desarrollos pusieron en tela de juicio el significado de la democracia para las minorías. Sin embargo, para la mayoría de los estadounidenses blancos, la vida parecía relativamente buena; por lo tanto, pocas personas cuestionaron la desigualdad política, social y económica que surgió en la década de 1830.

    Surgimiento de la democracia jacksoniana

    Con la ayuda de un número creciente de partidarios políticos, Andrew Jackson utilizó los cuatro años posteriores a su derrota en 1824 para construir su reputación con el pueblo como hombre común y para delinear su visión para la nación. Dado que los votantes pensaban indecoroso que los candidatos hagan campaña por sí mismos, Jackson pasó la mayor parte de su tiempo en Tennessee en su casa, el Hermitage, observando cuidadosamente cómo trabajaban sus seguidores para desarrollar un amplio apoyo a su nominación. Después de que William Crawford no logró ganar el apoyo nacional en 1824, Martin Van Buren cambió su lealtad a Jackson. El neoyorquino veía cada vez más su propia opinión sobre la importancia de que los partidos políticos coincidieran con la opinión de Jackson sobre un gobierno más limitado. Van Buren contó con el apoyo de John C. Calhoun (vicepresidente de Adams) para cortejar a los votantes sureños. Calhoun, que era extremadamente ambicioso políticamente, pensó que cambiar de partido mejoraría la probabilidad de que algún día llegara a ser presidente. A continuación, Jackson apuntó a otros votantes alienados por las políticas de Adams. Los clubes locales de Hickory —una referencia al apodo de Jackson, Old Hickory— aparecieron por todo el país para recaudar fondos para la campaña y alentar a la gente a votar. En tanto, los periódicos partidistas comenzaron a elogiar la visión de Jackson para el país. Los políticos involucrados en la campaña de Jackson esperaban cosechar las recompensas de su lealtad; esperaban plenamente que fueran los beneficiarios del sistema federal de mecenazgo, a veces llamado sistema de botín por sus opositores.

    La visión democrática de Jackson estaba firmemente arraigada en su propio triunfo sobre sus humildes comienzos, pero también reflejaba los continuos cambios en la vida estadounidense desde los días de la lucha por la independencia. En una serie de cartas privadas, que esperaba plenamente que se publicaran, Jackson esbozó los problemas que enfrentaba la nación en la década de 1820. Sus reflexiones promovieron una filosofía de derechos de los estados basada en la voluntad de la mayoría. Es decir, Jackson creía que ciertos poderes quedaban fuera del ámbito del gobierno federal. Además, los líderes nacionales deben servir como administradores de lo que la mayoría de los estadounidenses indicaron que querían en las elecciones estatales y nacionales. Jackson vio conflicto, no consenso, en la sociedad estadounidense, un conflicto entre los productores y los no productores. Buscó formas de reenfocar las acciones del gobierno federal para beneficiar a agricultores y trabajadores a expensas de la comunidad empresarial. Para Jackson, el propósito principal del gobierno era abordar los problemas de desigualdad artificial porque poco podía hacer con la desigualdad natural. El primero resultó cuando ciertos segmentos de la población buscaron utilizar el gobierno para su propio beneficio a expensas de la mayoría; el segundo se derivó de las habilidades innatas de una persona.

    Mientras el campamento de Jackson se ocupaba preparándose para el concurso en 1828, Adams hizo muy poco para desarrollar el apoyo popular. Como presidente, podría haber utilizado el mecenazgo federal para desarrollar la lealtad; además, podría haber empujado al Congreso a considerar al menos algunas de las medidas que propuso en 1825. En tanto, políticos que compartieron sus puntos de vista sobre el uso del gobierno federal para promover el crecimiento económico, entre ellos Henry Clay y Daniel Webster, trataron de llegar a simpatizantes a través de periódicos y organizaciones partidistas. Pero en general, los partidarios de Adams parecían ineficaces para presentar la visión de su candidato a los votantes potenciales.

    Si bien los dos candidatos presentaron diferentes visiones para Estados Unidos, esos temas no dominaron la campaña. Las preguntas sobre la idoneidad de los candidatos para el cargo y los rumores de escándalo parecían más importantes para los votantes, pero esas preocupaciones sí tomaron sus señales de preocupaciones más amplias sobre el declive moral de la nación. El equipo de Jackson se centró en la manera alegadamente corrupta en la que Adams logró la presidencia. Además, pintaron al presidente como un monárquico empeñado en socavar la ola de sentimiento democrático que se extiende por todo el país. Con frecuencia indicaron que debido a que su padre se desempeñaba como presidente, Adams buscaba claramente establecer una dinastía no elegida. Por último, pusieron en tela de juicio su moralidad. Ellos dieron a entender que era un jugador que instaló mesas de juego en la Casa Blanca a expensas del público. Además, acusaron que mientras Adams se desempeñaba como ministro estadounidense en Rusia encontró a una joven estadounidense para satisfacer al zar de los deseos sexuales de Rusia. No obstante, de lo que los seguidores de Jackson acusaron a Adams no fue nada comparado con los cargos formulados por el equipo de Adams contra Jackson.

    Usando sus hazañas militares y duelos pasados, los seguidores de Adams sugirieron que Jackson se convertiría en tirano una vez en el cargo. A su vez, sus acciones destruirían el experimento democrático estadounidense. En los periódicos también se repetían rumores de que Jackson era el mulato hijo de una prostituta. Las acusaciones más flagrantes sobre Jackson se centraron en su matrimonio con Rachel Donelson en 1794. Rachel creía que su marido separado, Lewis Robards, solicitó el divorcio. Ella y Jackson solo se enteraron después de su boda que él no lo había hecho, y tuvieron que volver a intercambiar sus votos dos años después. En manos de los periódicos partidistas, Jackson se convirtió en un adúltero que secuestró a Rachel de su esposo y la obligó a vivir en un estado licencioso.

    A lo largo de la campaña, a los seguidores de Jackson les resultó más fácil pintar a su candidato como un héroe del hombre común, ya que las acusaciones sobre su anarquía aumentaron su posición con muchos votantes. No obstante, los partidarios de Adams no pudieron superar las preocupaciones de que su candidato fuera elitista. Jackson obtuvo una victoria radical en los votos populares (56 por ciento) y el Colegio Electoral (68 por ciento). Su mayoría dominante vino claramente del apoyo generalizado entre los trabajadores urbanos, los pequeños agricultores del norte, los yeomenos del sur y los plantadores del sur. La elección también mostró las preocupaciones que tenían los fundadores de la nación sobre las facciones políticas que en su mayor parte habían desaparecido. Los candidatos a cargos locales, estatales y nacionales dependían cada vez más de los partidos para construir apoyos y entregar votos.

    Captura de pantalla (249) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Mapa de Elecciones Presidenciales, 1828 | Andrew Jackson triunfó en los votos del Colegio Popular y Electoral en 1828 porque sus seguidores lo retrataron con éxito como un campeón del hombre común y un defensor de los derechos de los estados. Autor: Atlas Nacional de Estados Unidos Fuente: Wikimedia Commons

    Jackson en Oficina

    A pesar de que Andrew Jackson expresó satisfacción por su victoria, llegó a Washington para su toma de posesión en profundo luto. En diciembre, Rachel Jackson había viajado a Nashville para hacer algunas compras navideñas donde, por primera vez, leyó sobre las críticas de la oposición a su matrimonio. Se desmayó en el acto y murió poco después. La señora Jackson no había estado de buena salud antes de su viaje, pero ninguno de los amigos de Jackson pudo convencerlo de que sus oponentes políticos no eran responsables de la muerte de su amada esposa. En sus años de menor edad, el presidente electo pudo haber desafiado a los responsables a un duelo. Pero en su edad avanzada, juró demoler a sus enemigos a través del sistema político destruyendo el Sistema Americano.

    En honor a la ascensión de su héroe a la presidencia, los partidarios de Jackson lo siguieron hasta Washington. Después de prestar juramento en los escalones del Capitolio, Jackson dio un vago discurso inaugural promoviendo los derechos de los estados, comprometiendo respeto a la Constitución y prometiendo corregir los abusos de poder por parte de los privilegiados. La mayoría de la gente recordó el día no por lo que dijo Jackson sobre sus planes de reforma, sino por la bulliciosa celebración de sus simpatizantes. Miles de personas (quizás hasta 20,000) bordeaban la Avenida Pennsylvania. Jackson insistió en abrir al público la mansión presidencial, recientemente bautizada la Casa Blanca, para una recepción. Los números rápidamente abrumaron al personal mientras intentaban evitar que la gente rompiera la porcelana y se parara sobre los muebles. Jackson escapó del alboroto, y el personal finalmente restauró el orden trasladando los refrigerios al césped. Después de los festejos, los periódicos partidistas comentaron los hechos. Los partidarios de Jackson lo vieron como una señal de que el nuevo presidente realmente representaba al pueblo estadounidense. Sus oponentes lo vieron como un presagio del caos al caer bajo el liderazgo de Jackson.

    Andrew Jackson eligió a Martin Van Buren para convertirse en su secretario de Estado porque el neoyorquino había sido muy instrumental en la construcción de una coalición para apoyarlo. Van Buren alentó entonces a Jackson a hacer uso del sistema federal de mecenazgo no sólo para recompensar a sus leales seguidores sino para construir apoyo a su agenda democrática. En todos los niveles de la función pública, la nueva administración comenzó a cubrir puestos con jacksonianos. Numéricamente hablando, la tasa general de reemplazo de Jackson fue similar a la de Thomas Jefferson, quien también había utilizado el mecenazgo para desarrollar el apoyo político. La política dictó en parte el movimiento de Jackson para atraer seguidores leales. Pero para el nuevo mandatario, un servicio civil que gira regularmente protegería contra los abusos de poder vistos en los años federalista y republicano nacional e impediría un gobierno permanente.

    Con el tiempo, Van Buren también se convirtió en el asesor político más influyente de Jackson y probable sucesor, aunque durante los primeros años de la administración compitió con el vicepresidente John C. Calhoun por el oído del presidente. Filosóficamente, Calhoun comenzó a alejarse de su apoyo a una agenda nacionalista a finales de la década de 1820; se comprometió a promover los derechos de los estados, algo que Jackson y Van Buren también apoyaron. Sin embargo, cada hombre entendía el concepto de derechos de los estados de manera ligeramente diferente. Calhoun apoyó una versión extrema de la filosofía de los derechos de los estados donde los estados tenían derecho a verificar el poder del gobierno federal. Van Buren, como construccionista estricto, creía que la Constitución delegaba algunos poderes al gobierno federal y algunos poderes a los estados. Con el tiempo, Jackson encontró que sus puntos de vista coincidían con los de Van Buren más que los de Calhoun. Dejando a un lado la política, la administración Jackson se encontraría sumida en polémica personal, alejando a Jackson y Calhoun más lejos.

    En 1828, el amigo cercano de Jackson, el senador John Eaton, se casó con Margaret (“Peggy”) O'Neale Timberlake, hija de un posadero de Washington, poco después de que su primer marido, un oficial naval, muriera. Abundaron los rumores de que los bailes de Peggy con Eaton llevaron a John Timberlake a suicidarse. Después de la boda, Jackson nombró a Eaton como su elección como secretario de guerra porque quería un asociado cercano en el gabinete. La educada sociedad de Washington, incluida la esposa del vicepresidente, Floride Calhoun, retrocedió ante la idea de que tendrían que invitar a la humilde señora Eaton a sus funciones. Jackson vio los ataques a su amigo como similares a los ataques a su propio matrimonio. Además, Jackson creía firmemente que los Calhouns eran los responsables del desaire. Jackson, junto con la ayuda de Van Buren, hizo todo lo que estuvo a su alcance para apoyar a los Eatons.

    Los temas que rodearon el asunto de Eaton se supuraron hasta 1831. En ese momento, el mandatario decidió retirar a los miembros de su gabinete que percibía como leales a Calhoun. Para mantener las apariencias, Jackson también pidió a Eaton y Van Buren que renuncien, con la intención de trasladarlos a otras posiciones en el gobierno. En los próximos años, Jackson confió menos en el gabinete para recibir consejos y más en sus amigos políticos que no sirvieron en ningún cargo oficial, en lo que sus oponentes etiquetaron como el “Gabinete de Cocina”. Solo después de la reorganización del gabinete, Andrew Jackson dedicó completamente su atención a promover su agenda democrática y abordar los principales temas de política pública del día: la remoción de indios, la tarifa y el banco.

    Remoción de Indios

    Las raíces de la política de expulsión india de Jackson se remontaban a la era jeffersoniana. Jefferson había razonado que demasiada tierra era algo malo para los indios, ya que la abundancia de tierras no les daba ninguna razón para volverse “civilizados”. En cambio, continuarían utilizando la tierra de una manera que la sociedad blanca consideraba ineficiente, derrochadora e “incivilizada”. Para ello, su administración destacó una política de asimilación de los pueblos originarios a formas de vida americanas. En particular, buscó transformar a los indios en agricultores sedentarios e intensivos como el campesino yeoman estadounidense. Jefferson veía esta política como beneficiosa de dos maneras: primero, “aceleraría” lo que veía como un proceso natural e inevitable ya que las formas y creencias indias daban paso a las estadounidenses. En segundo lugar, convertir a los indios a la agricultura intensiva significaría que miles de acres a lo largo de la costa este serían liberados para el asentamiento blanco.

    Jackson llegó a la presidencia como un reconocido luchador indio con conocimiento de naciones como los Cherokee y Creek. Rápidamente marcó la pauta de la política india de su administración, pidiendo que todos los grupos indios que viven al este del río Mississippi sean trasladados al oeste del río. La civilización y el progreso, argumentó, exigían que se retirara a los indios. A instancias de Jackson, el Congreso aprobó la Ley de Remoción de Indios de 1830 por un estrecho margen, una indicación del desarrollo de tensiones entre Whigs y Demócratas en el Congreso. Teóricamente, se suponía que la remoción era voluntaria para los pueblos originarios, pero en realidad, se aplicó una tremenda presión a grupos de toda la costa este para que se retiraran. Esto fue especialmente cierto en el sur, donde los estadounidenses blancos echaban un buen ojo a las tierras en poder de las Cinco Tribus Civilizadas: los Cherokee, Creek (Muskogee), Choctaw, Chickasaw y Seminole.

    Remoción en el Sur

    Las Cinco Tribus Civilizadas fueron así llamadas porque, en respuesta a las políticas de Jefferson, se habían aculturado de muchas maneras a la sociedad estadounidense. Los cheroqui proporcionan un excelente ejemplo de las formas en que las naciones se aculturaron en aras de la supervivencia. En 1827, los cheroqui adoptaron un gobierno inspirado en el sistema estadounidense. Adoptaron una constitución escrita que esbozaba un sistema de gobierno de tres ramas que incluía un jefe principal, una legislatura de dos cámaras y un poder judicial independiente con una Corte Suprema. La mayoría de los cheroqui vivían y vestían como el estadounidense promedio, y algunos se convirtieron al cristianismo. La mayoría de los cherokee, además, se alfabetizaron tras el desarrollo de un silabario Cherokee escrito; la nación publicó su propio periódico, The Cherokee Phoenix (). Los cheroqui más ricos poseían plantaciones y esclavos y cultivaban algodón. Al igual que sus homólogos estadounidenses, el grupo desarrolló y mejoró la tierra, construyendo molinos de molienda, aserraderos, herrerías y patios de bronceado. Según la mayoría de los estándares y medidas, los cheroqui se habían aculturado de todas las formas significativas a una forma de vida estadounidense; en lugar de asegurar la supervivencia del grupo, sin embargo, intensificó el deseo de los colonos blancos por esta tierra india mejorada. Los georgianos y el estado de Georgia estuvieron entre los mayores defensores de la remoción, y la presión que el estado ejerció sobre los Cherokee para que se trasladaran fue tremenda. Además, la remoción india promovería el desarrollo económico de la región, ya que Tennessee y Georgia buscaron implementar mejoras internas, como una navegación fluvial más sencilla, que conectaría más estrechamente a la región y estimularía la economía.

    Los Choctaw, sin embargo, fueron los primeros de las Cinco Tribus Civilizadas en aceptar mudarse. Durante décadas, los Choctaw habían sido presionados para que cedieran tierras a los colonos blancos; en el periodo comprendido entre 1801 y 1825, la nación firmó siete tratados con el gobierno de Estados Unidos, cediendo unos 15 millones de acres. El 15 de septiembre de 1830, la nación se reunió con el secretario de Guerra John Eaton y el general John Coffee para negociar los términos para la remoción al oeste del Mississippi. El resultado fue el Tratado de Dancing Rabbit Creek. Garantizó que a cambio de tierras Choctaw al este del Mississippi (unos 11 millones de acres), la nación recibiría 15 millones de acres en lo que hoy es el estado de Oklahoma, entonces conocido como Territorio Indio. También estableció los límites de la relación entre el gobierno de Estados Unidos y el gobierno de la nación Choctaw. También acordó seguir pagando anualidades establecidas en tratados anteriores que los Choctaw habían hecho con Estados Unidos; por ejemplo, Choctaw que había luchado en la Revolución Americana seguiría recibiendo anualidades. Después de la firma del tratado, muchos de mala gana se prepararon para abandonar la patria Choctaw. En su “Carta de despedida al pueblo estadounidense”, George Harkins expresó esta frustración, diciendo: “Nosotros como Choctaws elegimos sufrir y ser libres, que vivir bajo la influencia degradante de las leyes, donde nuestra voz no se podía escuchar en la formación... Por mucho que el estado de Mississippi nos haya agraviado, no puedo encontrar en mi corazón cualquier otro sentimiento que no sea un ardiente deseo de su prosperidad y felicidad”. La remoción comenzó en el otoño de 1831 y estaba programada para terminar en 1833. Desde que este fue el primero, Jackson estaba ansioso por hacer de este el modelo para la remoción de indios. Casi 15 mil Choctaw hicieron el viaje; unos 2.500 murieron en el viaje. El retiro Choctaw llegó a llamarse “el rastro de las lágrimas y la muerte”, frase que también se utilizó para describir la remoción de otras naciones.

    Otras naciones no se quitaron tan voluntariamente. Después de las negociaciones iniciales con el gobierno de Estados Unidos, muchos de los líderes de los Seminoles de Florida renunciaron a sus acuerdos, diciendo que se habían visto obligados a firmar los documentos. Algunos grupos y pueblos sí se trasladaron a Territorio Indio, pero la mayoría optó por permanecer en Florida. A finales de diciembre de 1835, un grupo de Seminoles emboscó a una compañía del Ejército de Estados Unidos, matando a 107 de 110 hombres; el hecho se conoció como la Masacre de Dade e inició la Segunda Guerra Seminole, con la Tercera Guerra Seminole seguida unos años después. A lo largo de los siguientes diez años, la Seminole intentó resistirse a la remoción con un éxito mixto. Bajo la dirección de Osceola, la guerra se libró en gran medida utilizando tácticas de guerrilla contra el ejército, que superaron en gran medida en número a las fuerzas seminoles. En última instancia, unas 4 mil personas fueron trasladadas por la fuerza a territorio indio, pero entre 100 y 400 seminoles permanecieron en los Everglades, habiendo resistido y eludido a los militares estadounidenses. Las guerras fueron tremendamente caras para Estados Unidos, costando aproximadamente 40 mil millones de dólares.

    El Cherokee eligió medios muy diferentes para resistir la remoción. Habían estado bajo una presión cada vez mayor por parte del estado de Georgia desde la década de 1790, lo que se intensificó a raíz del descubrimiento de oro en 1827, lo que resultó en la primera fiebre del oro de la nación cuando buscadores y colonos comenzaron a verter en tierra cherokee. El estado respondió aprobando una resolución que declaraba su soberanía sobre las tierras cherokeas dentro del estado y afirmaba que las leyes estatales debían extenderse a las tierras cherokeas. Georgia aprobó una serie de leyes dirigidas específicamente a los Cherokee y creó una fuerza policial especial llamada Guardia de Georgia para patrullar las tierras Cherokee y acosar e intimidar a la población. La Guardia detuvo al jefe principal John Ross y cerró y se apoderó de la prensa para el Cherokee Phoenix. El estado simultáneamente intentó socavar y debilitar la estructura de gobierno cheroqui, cerrando las cortes tribales e impidiendo que el consejo se reuniera. Por último, en 1832, después de la Ley de Remoción de Indios pero antes de que los Cherokee hubieran firmado tratados de cesión de tierras, Georgia creó una lotería estatal de tierras para distribuir las tierras Cherokee a los colonos blancos.

    El cheroqui decidió impugnar legalmente la remoción, afirmando que era ilegal que Georgia hiciera cumplir las leyes estatales en tierras cherokee. Pero el tribunal Marshall determinó que Cherokee Nation v. Georgia (1831) estaba fuera de su jurisdicción, ya que los cherokees no eran ciudadanos estadounidenses y eran una “nación doméstica dependiente” de Estados Unidos. La nación volvió a intentarlo al año siguiente cuando un misionero de Vermont fue detenido por la Guardia de Georgia. Dado que el demandante era ciudadano estadounidense, la Corte podría fallar en el caso Worcester v. Georgia (1832). El Tribunal resolvió a favor de los Cherokee, dictaminando que sólo el gobierno nacional, no los estados, tenía autoridad en los asuntos indios.

    A pesar de este fallo, tanto Jackson como el gobierno del estado de Georgia estaban decididos a hacer cumplir la remoción para los Cherokee y continuaron presionando a los Cherokee para que emigren. Después de la reelección de Jackson en 1832, una minoría de líderes cherokee comenzó a cuestionarse cuánto tiempo podría aguantar la nación contra Jackson y Georgia. Un grupo pequeño, en su mayoría cherokee de élite, decidió que ahora no tenían más remedio que eliminar. Este grupo, conocido como el Partido del Tratado, encabezado por Major Ridge, su hijo John, y los familiares Elias Boudinot, editor del Cherokee Phoenix, y Stand Watie, iniciaron conversaciones no autorizadas con Washington. El jefe principal John Ross, la mayoría de los cherokees, y el gobierno cheroqui permanecieron incondicionalmente en contra de la remoción. The Ridges y sus seguidores respondieron formando un gobierno disidente de consejo, y en diciembre de 1835 firmaron el Tratado de Nueva Echota. El tratado cedió todas las tierras cheroqui al este del Mississippi a cambio de tierras en territorio indio, cinco millones de dólares, y una compensación por los bienes que quedaron en el este. También preveía un periodo de dos años para salir voluntariamente. Poco después de la firma, miembros del Partido del Tratado, junto con unos cientos de Cherokee, migraron a las nuevas tierras. John Ross y la mayoría de la población cheroqui permanecieron, protestando por que el Partido del Tratado no tenía autoridad y el documento era un fraude. De 17 mil miembros de la nación, sólo unos 500 se habían sumado al Partido del Tratado. Ross y sus seguidores se negaron a migrar. Muchos estadounidenses estaban profundamente preocupados por la naturaleza del tratado. Esto se reflejó en la votación del Senado para aprobar el tratado, que se aprobó por un solo voto. En la primavera de 1838, Martin Van Buren, sucesor de Jackson, envió al general Winfield Scott y 7.000 soldados a Georgia. En un periodo de casi un mes, las tropas sacaron por la fuerza a miles de cherokee de sus hogares a punta de pistola. La mayoría estuvieron retenidos en campamentos de internamiento durante gran parte del verano, a la espera de su expulsión. Cientos murieron de disentería y otras enfermedades. Varios cientos de Cherokee lograron escapar a las montañas de Carolina del Norte, evadiendo la remoción. Unas 17 mil personas fueron removidas por lo que se conoció como el Sendero de las Lágrimas. Se estima que 2,000-6.000 personas murieron a lo largo del Sendero. Si bien no podemos saber con absoluta certeza cuántos murieron, 4 mil muertes, casi una cuarta parte de la tribu en total, es la cifra más citada y bien sustentada.

    Captura de pantalla (250) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): John Ridge y John Ross | John Ridge (izquierda), junto con su padre Mayor, creían que los Cherokee no tenían más remedio que aceptar la remoción y concluyeron el Tratado de Nueva Echota con Estados Unidos en 1835. Como jefe principal, John Ross (derecha) encabezó la lucha contra la remoción después de 1835. Autor: John Bowen (ambas imágenes) Fuente: Biblioteca del Congreso

    Las secuelas de la remoción se desarrollaron dramáticamente en las nuevas tierras Cherokee cerca de Tahlequah, Oklahoma. Poco después de que la mayoría de los Cherokee llegara a Tahlequah, John Ross fue nuevamente elegido como jefe principal. La noche de su elección, muchos de los principales miembros del Partido del Tratado fueron asesinados, entre ellos Major Ridge, John Ridge y Elias Boudinot.

    Captura de pantalla (251) .png
    Figura\(\PageIndex{3}\): Remoción de indios | Este mapa muestra los caminos que tomaron las tribus del sur en la década de 1830 mientras se dirigían a sus nuevos hogares en Oklahoma. Autor: Wikipedia Usuario “Nikater” Fuente: Wikimedia Commons

    Secuelas de la remoción de indios

    Pueblos originarios de toda la costa este fueron reubicados, voluntaria y forzosamente. En el Norte, grupos como los Sauk, Shawnee y Ottowa firmaron acuerdos para trasladarse a Territorio Indio. Algunos, como los Potawatomi, sufrieron bajas significativas a lo largo de la ruta de remoción. Otros, como los iroqueses (Haudenosaunee), pudieron escapar cuando la compañía de tierras que se suponía iba a comprar terrenos en el occidente no lo logró. Esto permitió a los iroqueses renegociar y conservar la mayoría de sus reservas. Otros intentaron escapar de la remoción, como el líder de Sauk Black Hawk, quien intentó liderar a un grupo separatista de Sauk, Fox y Kickapoo de regreso a las tierras patrias de Illinois. Los colonos afirmaron que estaban siendo invadidos, y se llamó a la milicia y a las tropas federales. La mayoría de los seguidores de Black Hawk fueron derrotados en la Batalla de Bad Axe mientras intentaban cruzar de nuevo sobre el río Mississippi. La fragmentación de muchos grupos fue un legado duradero de la Ley de Remoción de Indios de 1830. A medida que los grupos se resistieron a la remoción, a menudo se separaron geográficamente, resultando en dos grupos separados. Estos grupos incluyen a la Nación Cherokee de Oklahoma (las que se retiraron, a la fuerza y voluntariamente) y la Banda Oriental de Cherokee (las que escaparon y permanecieron en Carolina del Norte), y la Seminole de Oklahoma (los que voluntariamente se retiraron y los que fueron capturados por el Ejército) y el Seminole de Florida (los que resistió, huyó del Ejército, y permaneció en los Everglades).

    Crisis de anulación

    En 1829, los miembros de la administración Jackson comenzaron a dividirse sobre el futuro del Arancel de 1828. Martin Van Buren empujó al Congreso a adoptar mayores impuestos a la importación en 1828. El nuevo arancel incrementó los aranceles sobre la lana cruda, el lino, la melaza, el cáñamo y los aguardientes destilados, lo que ayudó a los agricultores del Norte. Van Buren razonó que el Sur votaría por Jackson independientemente de la tarifa. No obstante, sin el arancel el Norte podría votar por Adams. Se podían escuchar gruñidos en todo el Sur sobre el “arancel de las abominaciones”. Muchos sureños pensaban que los aranceles perjudicaban sus intereses porque vendían su algodón en el mercado mundial desprotegido, mientras que la mayoría de los norteños vendían bienes en el mercado nacional protegido. Los sureños también creían que los ingresos arancelarios financiaban proyectos gubernamentales que sólo beneficiaban al Norte. John C. Calhoun calmó las protestas en 1828 sugiriendo que podría presionar a Jackson a revertir la tarifa una vez que asumiera el cargo. El riesgo de Van Buren y las promesas de Calhoun resultaron efectivos, y los sureños acudieron para Jackson en noviembre.

    Después de la elección, el Sur comenzó a exigir una reducción de la tarifa. Para los sureños, los impuestos a la importación sólo traían miseria económica. Además, les preocupaban las posibles consecuencias para la esclavitud si el Norte y Occidente se unían contra el Sur. Los sureños frustrados recurrieron a Calhoun para ayudarlos a hacer un argumento razonado en contra de la medida. El vicepresidente redactó en secreto la Exposición y Protesta de Carolina del Sur. Mantuvo que el arancel era inconstitucional porque no fijaba derechos uniformes y claramente beneficiaba a una región sobre otra. Mucho más importante, sugirió cómo los estados podrían luchar contra las leyes federales objetables. Calhoun argumentó que la Constitución era un pacto entre estados soberanos, con base en el artículo VII indicando que los estados, no el pueblo, ratificarían el documento. Por lo tanto, los estados tenían derecho a determinar la constitucionalidad de las leyes federales. Cuando un Estado considera que una ley es objetable, una convención estatal especial podría declarar nula dicha ley dentro de sus fronteras. Los demás estados tenían entonces el derecho de esclarecer la validez de la ley a través de una reforma constitucional. Si uno o más estados aún se oponían, tenían derecho a separarse del sindicato. Calhoun creía que una vez que surgiera la Exposición y la Protesta, podría trabajar con Jackson para reducir las tarifas arancelarias y evitar la necesidad de anulación. El vicepresidente, sin embargo, no podría haber sabido que el asunto Eaton abriría una cuña entre él y el presidente. Además, malinterpretó las opiniones de Jackson sobre la relación entre el gobierno federal y los estados. Para Jackson, cualquier charla de anulación o secesión socavó los principios de la Revolución Americana.

    En 1830, una discusión congresional sobre la venta de tierras federales agudizó el debate entre los partidarios y opositores a la anulación. Al evaluar los méritos de un proyecto de ley que cubre la venta de terrenos federales, Robert Y. Hayne de Carolina del Sur y Daniel Webster plantearon el tema de los derechos de los estados. Hayne sugirió que la oposición sureña al arancel reflejaba un deseo de “preservar, no destruir la unión” del “dominio federal”. Webster, en cambio, pensó que al afirmar la Constitución, los estados acordaron que las leyes de Estados Unidos serían la “ley suprema de la tierra”. Después del debate de Hayne-Webster, Jackson y Calhoun esbozaron su posición sobre la anulación e hicieron pública su creciente enemistad en un banquete del Día de Lincoln en abril. Después de una serie de discursos sobre la importancia de los derechos de los estados, Jackson se levantó para brindar. El mandatario entonó: “Nuestra unión federal, debe ser preservada”. El vicepresidente, aparentemente aturdido por su aseveración, respondió: “La Unión, al lado de nuestras libertades más queridas”. Jackson desafió públicamente a Calhoun porque veía en juego un importante tema político. El mandatario compartió la preocupación de Calhoun por reducir el arancel, pero no pudo consentir en etiquetar el arancel de inconstitucional o en sugerir que los estados podrían anular las leyes federales.

    Una vez que Andrew Jackson declaró su preferencia por un sindicato fuerte, necesitaba llegar a un acuerdo antes de postularse a la reelección en 1832. Si pudiera asegurar una reducción en los niveles arancelarios que aún apoyaban el principio del proteccionismo, entonces podría pintarse como moderado si los anuladores optaran por actuar. En julio, el Congreso aprobó la Tarifa de 1832, recortando los niveles arancelarios a la mitad. El plan de Jackson funcionó brillantemente hasta cierto punto; aplacó a suficientes personas para ganar la reelección, pero no silenció del todo la preocupación de algunos sureños. Para ellos, el arancel era sólo uno de los muchos signos de su creciente aislamiento en el sindicato y su creciente preocupación por la injerencia de la autoridad externa.

    Ese mismo año, John C. Calhoun, al darse cuenta de que ya no contaba con el apoyo del presidente, renunció a la vicepresidencia para buscar un escaño en el Senado, donde esperaba desestabilizar la agenda política de Jackson. Incluso después de su ruptura con el presidente, Calhoun se mantuvo reacio a apoyar públicamente su propia doctrina. Pensó que el Sur necesitaba más tiempo para construir su caso antes de tomar medidas drásticas. Sin embargo, el sentimiento radical estaba aumentando en su estado natal, por lo que Calhoun se unió a los radicales en lugar de perder su influencia política. Los carolinianos del sur se acercaron un paso más a la anulación cuando eligieron su nueva legislatura estatal en noviembre; dos tercios de los miembros apoyaron el llamado a una convención estatal para discutir la anulación de los Aranceles de 1828 y 1832. Una vez en sesión, la convención aprobó una ordenanza de nulidad programada para entrar en vigor el 1 de febrero de 1833. También sugirieron que reafirmarían el sindicato, si el Congreso instara un arancel no protector. Carolina del Sur esperaba que una vez que tomaran medidas, otros estados siguieran su ejemplo.

    Con plena esperanza de que Carolina del Sur avance hacia la anulación, el mandatario incrementó la presencia naval en Charleston para recaudar ingresos arancelarios antes de que los barcos atracaran. Entonces en su mensaje anual, Jackson rechazó la anulación pero también propuso bajar la tarifa para cubrir únicamente los gastos federales necesarios como la defensa nacional. Cuando los anuladores optaron por no dar marcha atrás, Jackson lanzó una proclama especial el 10 de diciembre de 1832 declarando a Carolina del Sur al borde de la insurrección y la traición. Si bien el mandatario apoyó el principio de los derechos de los estados, en el fondo su visión para la nación se centró en el gobierno mayoritario. Se había comprometido a seguir la voluntad del pueblo poco después de que asumió el cargo. La anulación de Carolina del Sur, si se le permite mantenerse, permitiría a la minoría dictar políticas públicas. Jackson también esperaba que su proclamación aislaría a Carolina del Sur. En esa medida tuvo éxito, ya que ningún otro estado del sur se sumó a la protesta, aunque algunos estados expresaron simpatía por la doctrina de la anulación.

    Andrew Jackson también hizo un llamado al Congreso para que le diera poder directo para cobrar los ingresos arancelarios, que sus críticos calificaron como el Proyecto de Ley de la Fuerza. En tanto, Henry Clay y Daniel Webster, encantados por una vez con el fuerte apoyo de Jackson al nacionalismo, comenzaron a sentar las bases para un compromiso con John C. Calhoun, quien públicamente no retrocedería sino que en privado quería un compromiso. A finales de diciembre, el Congreso estaba debatiendo una propuesta para bajar drásticamente el arancel a lo largo de dos años. Cuando los miembros se estancaron por el proteccionismo continuo, Clay introdujo una medida de compromiso para bajar gradualmente la tarifa a lo largo de diez años y dar a los fabricantes algo de tiempo para adaptarse a un mercado desprotegido.

    La propuesta de Henry Clay finalmente obtuvo el apoyo de todos los lados del debate. El 2 de marzo de 1833, el mandatario firmó como ley tanto el Arancel de 1833 como la Ley de Fuerza. Calhoun se dirigió a Carolina del Sur para presentar las medidas ante la convención estatal, que posteriormente retiró su anulación del arancel. En una movida final para apoyar los derechos de las minorías, anuló la Ley de Fuerza. El gobierno federal simplemente ignoró este último movimiento, y la crisis pasó pacíficamente. Ambas partes, sin embargo, reclamaron la victoria. Jackson había defendido al sindicato, mientras que Carolina del Sur demostró que un solo estado podría obligar al Congreso a revisar leyes objetables. No obstante, según el historiador Harry Watson, ninguna de las partes salió claramente victoriosa dado que las “cuestiones constitucionales subyacentes” permanecieron sin respuesta, allanando el camino para otra crisis, quizás mayor, en el futuro.

    Guerra Bancaria

    Si bien Andrew Jackson apoyó firmemente a la unión federal durante su primer mandato, hizo una declaración audaz al interpretar la cláusula “necesaria y apropiada” de la Constitución cuando se trataba del futuro del Segundo Banco de Estados Unidos. A la comunidad empresarial del país, centrada en el noreste, le gustaba el banco porque proporcionaba un sistema monetario estable y facilitaba el acceso al crédito. Sin embargo, muchos estadounidenses promedio, especialmente en el sur y el oeste, despreciaban al BUS; como institución de gestión privada, concentraba demasiado poder en manos de muy pocos y no era responsable ante la gente. Jackson, que había desconfiado de los bancos durante años, se puso del lado de la gente común y buscó formas de destruir el BUS. Para Jackson, tanto el banco como el papel moneda que emitió eran inconstitucionales. Pensó que las únicas monedas seguras eran el oro y la plata (especie). La guerra de Jackson en el banco encajaba perfectamente con su opinión de que el gobierno servía para proteger a la mayoría, no a los pocos privilegiados.

    Aunque el banco ayudó a traer prosperidad general a la nación después del Pánico de 1819, las divisiones políticas en la década de 1820 aumentaron la hostilidad hacia cualquier forma de autoridad nacional. Hasta cierto punto, la coalición antibancaria tenía razón en que el banco y su director, Nicolas Biddle, ejercían una enorme cantidad de poder. En 1830, el Segundo Banco de Estados Unidos emitió poco menos del 20 por ciento de los préstamos de la nación y el 40 por ciento de la moneda de la nación. Esos porcentajes sólo aumentaron en la década de 1830. Adicionalmente, el banco tuvo la capacidad de determinar la cantidad total de dinero en circulación exigiendo que los billetes estatales que aceptó sean canjeables en especie. Cuando Biddle se hizo cargo del banco en 1823, trabajó para reconstruir su reputación después del Pánico de 1819 así como para limitar el control del gobierno federal sobre su institución. Si bien la carta del banco permitió al gobierno nombrar a cinco de los veinticinco directores, Biddle minimizó la participación de los directores del gobierno en las decisiones sobre las operaciones del banco.

    El ataque de Jackson al banco comenzó lentamente, ya que inicialmente el asunto Easton, la mudanza india y otros temas requirieron su atención; adicionalmente, la carta del banco no expiró hasta 1836, lo que le dio tiempo para desarrollar un plan para el futuro de los depósitos gubernamentales. En 1831, tras sustituir a su Gabinete, Jackson comenzó a enfocarse en la emisión bancaria. Louis McLane, su nuevo secretario de tesorería, propuso un compromiso que no eliminaría al banco, sino que lo reestructuraría. McLane lo vinculó al deseo del presidente de reducir la deuda nacional, y el mandatario aprobó el esquema. Jackson solo pidió que McLane esperara hasta después de su campaña de reelección para seguir adelante. Inadvertidamente, McLane minó su propia propuesta en diciembre cuando redactó su informe anual que pedía volver a fletar el banco y elevar la tarifa. Los miembros antibancarios del Gabinete de Cocina se opusieron a la propuesta de McLane porque incluía una propuesta arancelaria. La ventana para el compromiso pasó rápidamente, y Jackson volvió a comprometerse a oponerse al banco en cualquier forma.

    Captura de pantalla (252) .png
    Figura\(\PageIndex{4}\): La guerra de bancos | Esta caricatura política (de principios de la década de 1830) muestra a Andrew Jackson buscando destruir el Segundo Banco de Estados Unidos, el “Monstruo de Muchos Cabezas”. Autor: H.R. Robinson Fuente: Colección Militar Anne S.K. Brown, Biblioteca de la Universidad Brown

    Casi al mismo tiempo, los republicanos nacionales eligieron a Henry Clay para oponerse a Andrew Jackson en las próximas elecciones presidenciales. En 1830, Biddle se había acercado a Clay y Daniel Webster en busca de ayuda para elaborar un acuerdo con la administración Jackson que preservara el Segundo Banco de los Estados Unidos. Con las esperanzas de compromiso menguando a principios de 1832, Clay y Webster convencieron a Biddle para que solicitara el re-fletamento temprano, en lugar de esperar a que la carta del banco expirara en 1836. Biddle, sabiendo que Jackson quería mantener al banco fuera de la campaña, dudó al principio. Pero Clay y Webster le convencieron que el Congreso votaría a favor del banco, y afirmaron que Jackson no se arriesgaría a vetar la medida porque el banco era muy popular entre el pueblo estadounidense. Si tomara ese riesgo, el Congreso anularía el veto, y Clay ganaría la presidencia. Licitación consentido. El pasado 11 de junio, el Senado votó a favor de la medida. El 3 de julio, la Cámara hizo lo propio. Desde la perspectiva de Clay, todo parecía ir según lo planeado.

    Cuando Andrew Jackson se enteró del voto, decidió no sólo vetar la medida sino destruir prematuramente el banco, según se informa le dijo a Martin Van Buren “El banco... está tratando de matarme, pero lo voy a matar. ” Durante los siguientes días, los asesores de Jackson redactaron el texto de su mensaje de veto de tal manera que apelaban a diversos grupos políticos que solo tenían odio por el banco en común. El gobierno decidió hablar directamente con el pueblo para evitar que el Congreso anulara el veto de Jackson. El mensaje, dice el historiador Sean Wilentz, “combinó las opiniones constitucionales de Jackson con su perspectiva democrática más amplia” especialmente en lo que se refería al deseo del presidente de eliminar la desigualdad artificial en la vida estadounidense. Sobre la cuestión bancaria, Jackson entendió mejor el deseo del pueblo estadounidense. El Congreso decidió no anular el veto, dejando a Clay sin un tema sobre el que hacer campaña. De esta manera, los republicanos nacionales optaron por pintar al presidente como un ejecutivo loco por el poder. Por más que lo intenten, no pudieron socavar la popularidad de Andrew Jackson y su compañero de fórmula, Martin Van Buren. Ni siquiera la presencia de un tercer candidato, William Wirt en representación del Partido Antimasónico, podría descarrilar la reelección de Jackson. Fácilmente ganó los votos populares (55 por ciento) y el Colegio Electoral (77 por ciento).

    Captura de pantalla (253) .png
    Figura\(\PageIndex{5}\): Mapa de elecciones presidenciales, 1832 | Henry Clay había esperado utilizar el tema del banco a su favor en 1832, pero Andrew Jackson ganó fácilmente los votos populares y del Colegio Electoral. Después de su reelección, juró destruir el BUS y su director Nicolas Biddle. Autor: Atlas Nacional de Estados Unidos Fuente: Wikimedia Commons

    Después de su reelección, Andrew Jackson hizo de su misión personal destruir no sólo el banco, sino también a Nicolas Biddle. Para acelerar la desaparición del banco, Jackson propuso retirar los depósitos gubernamentales (por un total de unos 10 millones de dólares) del BUS antes de que expirara su carta en 1836. Jackson planeaba depositar el dinero del gobierno en bancos estatales cuidadosamente seleccionados, más tarde llamados los “bancos de mascotas” por sus oponentes. El plan, en opinión de Jackson, pondría fin a la capacidad del banco para controlar la moneda y el sistema de crédito de la nación, así como evitar que Biddle montara un desafío efectivo al veto.

    La mayor parte del gabinete de Jackson se preocupaba por su decisión, pero el presidente estaba decidido a seguir adelante con su plan. Cuando Louis McLane se negó a retirar los fondos del gobierno del Segundo Banco de Estados Unidos, Jackson lo trasladó al puesto vacante de secretario de Estado y nombró a William J. Duane para llenar la vacante en el departamento de tesorería. Cuando Duane se negó a retirar los fondos, Jackson lo despidió. Por último, Jackson nombró a Roger B. Taney, su procurador general, para dirigir el departamento de tesorería. Poco a poco, Taney comenzó a retirar los depósitos del gobierno federal y trasladarlos a los bancos estatales. Biddle no bajó sin pelear. Tan pronto como comenzaron los retiros, comenzó a contratar el crédito de su banco, alegando que necesitaba poner los libros del banco en orden antes de que expirara la carta. Sus esfuerzos provocaron una ligera recesión económica pero no descarrilaron el esfuerzo por matar al banco.

    Si bien Jackson sentiría el aguijón de la censura del Senado y su rechazo a Taney como secretario de tesorería en su segundo mandato, el Congreso sí inició un giro hacia una política de dinero fuerte, algo que Jackson apoyó, cuando aprobó la Ley de Acuñación en 1835. La medida sustituyó monedas de oro por papel moneda en transacciones comerciales. Para Jackson, el cambio al dinero fuerte fue un sistema más equitativo porque ayudó a evitar el ciclo de auge y caída provocado por la especulación y la inflación, que había aumentado después de que los depósitos federales se trasladaran a los bancos estatales. Jackson también alentó al Congreso a aprobar una legislación que prohibiría a los bancos emitir papel moneda por un valor inferior a cinco dólares. Cuando el Congreso declinó seguir adelante, el departamento de tesorería dijo a sus bancos de depósito que no aceptaran billetes pequeños; posteriormente requirieron convertibilidad bajo demanda de billetes de papel a especie.

    El final del Segundo Banco de Estados Unidos y la propuesta de Jackson de cambiar al dinero duro ciertamente no complacieron a todos sus seguidores. Aun así, varias facciones aprobaron sus decisiones, al menos en parte. A los agricultores occidentales no les gustaba el banco porque tendía a limitar la cantidad de papel moneda en circulación y, a su vez, la cantidad de crédito disponible. Querían un sistema monetario basado en dinero barato, o papel moneda, no respaldado por especie. Los acérrimos defensores de los derechos de los estados buscaron el fin del banco porque lo veían como un ejercicio inconstitucional de poder, y desconfiaban del papel moneda. A los trabajadores de las ciudades del noreste tampoco les gustaban todos los bancos en general. Creían que el papel moneda traía miseria económica a la clase obrera; así, querían terminar con el uso de todo el papel moneda.

    Los demócratas conservadores, que apoyaban el mantenimiento del papel moneda, se encontraban cada vez más en desacuerdo con el presidente. Parecían tener más en común con los nacionalistas económicos. Los opositores del presidente intentaron detener su paso a las políticas de dinero fuerte después de 1835 apoyando una propuesta que Henry Clay hizo durante el primer mandato de Jackson. Clay había propuesto mantener alto el precio de la tierra para que el gobierno pudiera dispersar los ingresos de regreso a los estados para mejoras internas. Simultáneamente, John C. Calhoun propuso una medida para regular los bancos de mascotas. El Senado tejió las dos propuestas juntas en la Ley de Depósitos, que el Congreso aprobó a mediados de 1836. Después de que el acto entró en vigor, la especulación comenzó a aumentar, lo que preocupó a los partidarios del dinero fuerte de El mandatario respondió con la Circular Specie, que requería el pago en moneda fuerte para todas las transacciones federales de tierras y hacía que millones de dólares de moneda fueran casi inútiles. El debate sobre la moneda estaba lejos de terminar cuando terminó la presidencia de Jackson. Una cosa parecía clara para 1836: la guerra bancaria ayudó a allanar el camino para el segundo sistema de partidos.

    Resumen

    En 1828, Andrew Jackson derrotó a John Quincy Adams en las elecciones presidenciales. Su victoria marcó el comienzo de la era de la democracia jacksoniana, una época que promovió al hombre común, los derechos de los estados y la construcción estricta. Durante su presidencia, los temas personales y políticos encajaron en la mente de Jackson mientras se esforzó por abordar preguntas sobre la remoción de indios, preocupaciones sobre la tarifa y anulación, y el futuro del BUS. Completamente a la altura de las expectativas de sus seguidores sureños, Jackson supervisó la remoción de las Cinco Tribus Civilizadas del Sureste. Dada la naturaleza polémica de los Aranceles de 1828 y 1832, Jackson ayudó a reducir las tasas arancelarias. Al mismo tiempo, tomó una posición firme a favor de la preservación del sindicato cuando Carolina del Sur afirmó que los estados tenían derecho a anular las leyes federales. Por último, Jackson subrayó su creencia en una interpretación literal de la Constitución cuando trabajó para destruir el Segundo Banco de Estados Unidos. En 1832, basado en gran parte en su postura con respecto al banco, Jackson derrotó a Henry Clay en las elecciones presidenciales. No obstante, el tema bancario también incrementó la hostilidad hacia su visión, allanando el camino para la creación del segundo sistema de partidos.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    La acción de Andrew Jackson con respecto a los indios fue

    1. oponerse a su traslado a Occidente.
    2. negarse a hacer cumplir una decisión de la Suprema Corte a favor de los indios.
    3. defender los derechos indios sobre tierras en disputa en Georgia.
    4. enviar tropas para masacrar a los indios.
    Contestar

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    ¿Quién fue el autor de la Exposición y Protesta de Carolina del Sur?

    1. John C. Calhoun
    2. Henry Clay
    3. Robert Hayne
    4. Daniel Webster
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Muchos críticos del Segundo Banco de Estados Unidos, entre ellos Andrew Jackson, acusaron que

    1. no cumplió completamente con sus obligaciones financieras.
    2. era una herramienta del Partido Demócrata.
    3. fue mal manejado por Nicholas Biddle.
    4. concentraba demasiado poder en manos de los privilegiados
    Contestar

    d


    This page titled 12.2: La era del hombre común is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.