Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

14.2: La Guerra México-Americana

  • Page ID
    102671
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    En los días posteriores a la elección de 1844 antes de la toma de posesión de Polk, a instancias del patoso presidente Tyler, el Congreso aprobó una resolución para anexar Texas. Si bien México finalmente había reconocido la independencia de Texas en 1845, sostuvo que la frontera entre México y Texas era el río Nueces, como lo había sido de la época colonial. Texas —y ahora Estados Unidos— mantenía la frontera como el Río Grande. El área entre los dos ríos no fue el verdadero punto de contienda para los dos países. El Río Grande deambula sin rumbo fijo por cientos de millas lejos en Nuevo México y el actual Colorado; en efecto, reclamando el Río Grande como el límite reclamó tácitamente cientos de miles de acres más. México respondió a la anexión cortando las relaciones diplomáticas con Estados Unidos; ambos países se prepararon para la guerra. Como último esfuerzo para evitar la guerra, Polk envió al emisario John Slidell a la Ciudad de México para resolver la disputa fronteriza. Su misión secundaria, sin embargo, era asegurar California y Nuevo México para Estados Unidos. Slidell fue autorizado a pagar 5 millones de dólares por Nuevo México y hasta 25 millones por Alta (Alta) California. Poco después de la llegada de Slidell a la Ciudad de México, la prensa mexicana se enteró de su misión de intentar comprar tanto territorio mexicano. Periódicos y revistas denunciaron a Slidell y Estados Unidos, y aparecieron folletos por toda la ciudad amenazando con rebelión si el gobierno negociaba. Slidell fue enviado lejos.

    Polk aprovechó esta oportunidad para provocar la guerra con México. Ordenó al general Zachary Taylor entrar en el territorio disputado entre los ríos. Cuando estalló una escaramuza entre Taylor y el general mexicano asignado para patrullar el territorio disputado, Polk declaró la guerra, diciendo que había intentado todos los esfuerzos de reconciliación. “México”, afirmó, “ha pasado la frontera de Estados Unidos, invadió nuestro territorio y derramó sangre estadounidense sobre el suelo estadounidense”. A pesar de la oposición de algunos Whigs, sobre todo Abraham Lincoln, el Congreso aprobó abrumadoramente la declaración de guerra. La vista desde la Ciudad de México era muy diferente, sin embargo. México sostuvo que Estados Unidos no sólo se había llevado a Texas, sino que también intentó duplicar el tamaño de Texas. Además, cuando México intentó defender su territorio, Estados Unidos aseguró que México había invadido tierras estadounidenses.

    La estrategia de Estados Unidos para la Guerra México-Americana requería un ataque de tres frentes contra México. El Ejército de Occidente debía tomar y ocupar Nuevo México; el Ejército del Centro, para permanecer en el norte de México. Anticipándose a la guerra con México, Estados Unidos armó una flota de la Armada frente a las costas de California, desplegando Marines a los barcos. En junio de 1846, un pequeño grupo de colonos en su mayoría estadounidenses se apoderó de la guarnición en Sonoma, California. La toma de posesión fue pacaz; de hecho, no se efectuaron disparos. Muchos de los colonos y californios, o mexicanos residentes de California, apoyaron la rebelión, ya que el gobierno del territorio californiano era ineficaz y notoriamente inestable: en el periodo de veinticinco años antes de la revuelta, el liderazgo había cambiado de manos más de cuarenta veces. Al tomar la guarnición, los rebeldes proclamaron un nuevo gobierno de la República de California. Esta República fue muy efímera, duró menos de un mes; en efecto, pocos californianos sabían de su existencia. Veintiséis días después del nacimiento de la República de California, un cuerpo de ingenieros del ejército al mando de John Frémont marchó hacia Sonoma. La República se disolvió, y Frémont y Estados Unidos se hicieron cargo.

    En tanto, la tercera punta del ataque estadounidense a México, el Ejército de Ocupación, fue tomar la Ciudad de México. El general Winfield Scott encabezó un asalto anfibio contra la ciudad portuaria de Veracruz y, tras tomar la ciudad, inició su marcha hacia el capitolio. La llegada de Scott a México coincidió con una gran agitación política en la nación; en el tiempo transcurrido desde el estallido de la guerra, el mandatario mexicano había sido derrocado por un general. El general trató entonces de abrogar la constitución, declarar la ley marcial, y tomar el poder él mismo; en consecuencia, fue derrocado en una rebelión. El ejército invitó entonces a Santa Anna a regresar del exilio para retomar la presidencia. Para cuando Scott tomó Veracruz, Santa Anna apenas había llegado y tomó el mando.

    Captura de pantalla (261) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Monumento de los Niños Héroes | Monumento a los niños héroes en la Ciudad de México, México. Autor: Wikimedia Usuario “Thelma Matter” Fuente: Wikimedia Commons

    El ejército de Scott tuvo éxito en tomar gran parte de la ciudad. El 20 de agosto, Scott pidió rendición a Santa Anna; Santa Anna accedió a negociar. Sin embargo, en lugar de negociar seriamente la rendición, Santa Anna aprovechó el tiempo para apuntalar las defensas de la ciudad. Para cuando el armisticio llegó a su fin, Santa Anna estaba lista para la batalla, con sus fuerzas concentradas en el Castillo de Chapultepec en el centro de la ciudad. Los defensores del Castillo, alrededor de mil hombres y los cadetes de la academia militar, colocaron minas terrestres por todas las laderas del empinado cerro sobre el que se encontraba el Castillo. Las minas terrestres no lograron explotar. Después de una feroz batalla, las fuerzas de Scott prevalecieron. Fuentes mexicanas dan fe de que para cuando las fuerzas de Scott llegaron al Castillo, solo quedaban un puñado de cadetes para defenderlo. Después de la muerte de sus compañeros, el último cadete restante se envolvió en la bandera mexicana y saltó desde la terraza del palacio, desplomándose hasta su muerte sobre las empinadas rocas de abajo.

    Tratado de Guadalupe Hidalgo y las secuelas de la guerra

    El Tratado de Guadalupe Hidalgo, que puso fin a la Guerra México-Americana, se firmó en febrero de 1848. El tratado confirmó el título estadounidense a Texas y cedió los territorios de Alta California y Nuevo México a Estados Unidos, unas 525,000 millas cuadradas. A México se le permitió mantener todo al sur del Río Grande. Estados Unidos acordó pagar 15 millones de dólares y asumir los reclamos de los estadounidenses contra el gobierno mexicano, alrededor de $3,250,000. En definitiva, México perdió más de la mitad de su masa territorial en el Tratado de Guadalupe Hidalgo. Las tierras cedidas a Estados Unidos finalmente se convirtieron en los estados, o parte de los estados, de California, Arizona, Nuevo México, Texas, Utah, Nevada, Colorado, Wyoming y Kansas, aumentando enormemente las tenencias estadounidenses y avivando los incendios del Destino Manifiesto. Los adherentes más radicales del Destino Manifiesto habían llegado a exigir la anexión no sólo de “todo Texas”, sino de todo México también. ¿Por qué, dado el clima expansionista de la época, Estados Unidos no reclamó a todo México? Quizás la mejor respuesta a esta pregunta radica en un examen de los problemas que surgieron de la propia Cesión Mexicana.

    Captura de pantalla (262) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Cesión Mexicana | La Cesión Mexicana del Tratado de Guadalupe Hidalgo, mostrada en blanco. Los terrenos de la Compra Gadsden se muestran en color marrón. Autor: Atlas Nacional de Estados Unidos Fuente: Wikimedia Commons

    A través del Tratado de Guadalupe Hidalgo, Estados Unidos adquirió alrededor del 55% de México. Por supuesto estas tierras no estaban “vacías” sino (escasamente) pobladas de pueblos indígenas y ciudadanos mexicanos que de repente, y sin elección propia, se encontraron residentes de Estados Unidos. Se estima que había 80 mil ciudadanos mexicanos en California a fines de la década de 1840. Muchas de las familias habían sido residentes de los territorios de California o Nuevo México durante generaciones, desde la época colonial española. México estaba muy interesado en que estos mexicanos quedaran previstos en el Tratado de Guadalupe Hidalgo, que establecía que todos los ciudadanos mexicanos que permanecieran en las tierras cedidas por más de un año podrían llegar a ser ciudadanos estadounidenses naturalizados. Además, la versión original del tratado garantizaba que las escrituras y subvenciones de tierras mexicanas y españolas serían reconocidas por Estados Unidos, permitiendo a los mexicanos residentes conservar la propiedad de sus tierras. Posteriormente modificaciones e interpretaciones del tratado debilitaron esta disposición.

    Sin embargo, las tensiones raciales surgieron cuando la conquista de los territorios de la Cesión fijó un patrón de violencia y antagonismo racial que aún resuena hoy en día. En las próximas décadas, mexicanos y mexicoamericanos por igual (algunos se han convertido en ciudadanos, algunos han declinado la oferta y siguen siendo ciudadanos mexicanos) perdieron sus tierras ya que Texas, California, Nuevo México y el propio gobierno de Estados Unidos declararon “imperfectas” las escrituras de tierras mexicanas y españolas, cuestionadas su veracidad, y finalmente se llevaron las tierras de tejanos, californios, y otros. Antes del Tratado de Guadalupe Hidalgo, los mexicanos poseían todas las tierras valoradas por más de 10 mil dólares en California; para la década de 1870, solo poseían una cuarta parte de estas tierras; para la década de 1880, los californios estaban relativamente sin tierra. Miles pasaron de ser terratenientes a obreros, a veces en las mismas tierras que alguna vez habían poseído. Gran parte del trabajo era de naturaleza migratoria, y a los trabajadores mexicanos se les pagaba hasta dos tercios menos que a los trabajadores blancos. California, Texas y otros futuros estados también aprobaron leyes que apuntaban a mexicoamericanos y políticamente sin poder. Un buen ejemplo de este tipo de legislación fue la Ley Greaser de California, promulgada en 1885. Técnicamente, la Ley Greaser era una ley de antivagrancia. No obstante, los “vagabundos” se definían en la ley como “todas las personas que se conocen comúnmente como 'Engrasadores', o el tema de la sangre española e india... y que van armados y no son personas pacíficas y tranquilas”. En general, los hispanos se volvieron cada vez más alienados de la sociedad dominante en las décadas posteriores a Guadalupe Hidalgo.

    Entonces, ¿por qué Estados Unidos no adquirió “todo México” después de conquistar la Ciudad de México? Algunos historiadores argumentan que el racismo jugó un papel importante. Una cosa era tomar las porciones poco pobladas de México que podrían poblarse con muchos más estadounidenses caucásicos y otra cosa enteramente para apoderarse de un país, o “dominio incontrolado”, con una historia turbulenta, poblada de personas de ascendencia mixta, a quienes muchos estadounidenses consideraban ser” mestizos”. En definitiva, México habría sido un problema caro, complicado para Estados Unidos. Al tomar los territorios de California y Nuevo México, Estados Unidos incrementó su masa terrestre en un 20% y ganó los importantes puertos de San Diego y San Francisco, permitiendo así el comercio con Asia, un arreglo mucho más pragmático y manejable.

    Debido a que la Cesión Mexicana delineada por el Tratado de Guadalupe Hidalgo representó un tremendo incremento de la masa de tierra de Estados Unidos, hizo mucho para manifestar aún más el destino. La última gran adquisición territorial de los Estados Unidos continentales siguió inmediatamente después de la cesión mexicana de 1848. En 1854, Estados Unidos y el gobierno mexicano, una vez más bajo el control de la corrupta Santa Anna, firmaron el Tratado de Mesilla, confirmando la Compra Gadsden. Estados Unidos pagó 10 millones de dólares por el valle Mesilla de Arizona, aproximadamente 30,000 acres. La compra también aclaró y finalizó la frontera entre Estados Unidos y México. Estados Unidos deseó esta tierra por dos razones adicionales. Primero, el Valle de Mesilla ofreció el mejor terreno para construir un ferrocarril transcontinental a lo largo de una ruta profunda al sur. Segundo, al asegurar la tierra al sur del río Gila, Estados Unidos finalizó la frontera entre California y Baja California (ahora Estados Unidos y México) como al sur de la Bahía de San Diego, ofreciendo un excelente puerto. Se hicieron planes para construir el ferrocarril transcontinental de Texas a San Diego, pero nunca se materializó nada.

    La guerra fue una tremenda victoria militar para Estados Unidos. Los militares norteamericanos ganaron mucha experiencia. West Point y la Academia Naval afirmaron que su formación era la clave del éxito y justificaron su existencia con el éxito de la guerra. Los Marines también ganaron prestigio y siguen cantando de la conquista de “los salones de Montezuma”. Los escépticos británicos y extranjeros también reevaluaron su opinión sobre la fuerza militar estadounidense a raíz de la guerra. No obstante, la guerra también fue costosa. Unos 13,000 estadounidenses murieron, la mayoría por enfermedad. El costo monetario de la guerra fue de unos 100 millones de dólares. La guerra también influyó en las relaciones exteriores en América Latina, especialmente con México, de manera duradera. México, y gran parte de América Latina, consideró que Estados Unidos había provocado deliberadamente la guerra y que la codicia estadounidense era su principal causa subyacente. La guerra intensificó lo que se ha denominado “Yankeephobia” en América Latina, lo que lleva a la desconfianza y la sospecha. Estados Unidos, muchos contendieron, no era confiable, se consideraba superior a los demás y era un matón. Se le llamó el “Coloso del Norte”. Quizás lo más significativo es que la guerra trastornó la tregua política interna cuidadosamente mantenida sobre la esclavitud. Algunos sintieron que la guerra conduciría a una severa crisis seccional; el poeta Ralph Waldo Emerson observó: “¡México nos envenenará!” Muchos Whig se opusieron a la guerra por principio, creyendo que Estados Unidos no tenía derecho legal a la tierra al sur del río Nueces, la disputa fronteriza original entre Texas y México; muchos abolicionistas creían que la guerra fue provocada por el Sur para expandir la esclavitud. La gran cantidad de posible territorio esclavista que entra en la Unión trastornó el equilibrio establecido por el Compromiso de Missouri, reavivó el debate sobre la esclavitud y amenazó la estabilidad. Ante esto, el diputado David Wilmot presentó un proyecto de ley, denominado Wilmot Proviso, que habría prohibido la esclavitud en cualquier territorio adquirido de México en la guerra. La medida finalmente fue derrotada y nunca se convirtió en ley. No obstante, fue fuertemente apoyada por representantes del Congreso de los estados libres. En última instancia, la guerra mexicana representó la cuestión que se avecina del futuro de la esclavitud.

    Desarrollo Tecnológico y Destino Manifiesto

    A medida que Estados Unidos se expandió geográficamente, también sufrió un período de crecimiento y desarrollo en tecnología. Muchos defensores del destino manifiesto vieron un claro vínculo entre el crecimiento territorial y el desarrollo tecnológico; el desarrollo interno, el mecanismo que difundiría la influencia estadounidense, siguió los talones de la expansión. Dos tecnologías fueron particularmente importantes para facilitar la comunicación y viajar a través de las grandes distancias de costa a costa: el telégrafo y el ferrocarril.

    El desarrollo de una infraestructura ferroviaria había comenzado en la década de 1830 en un área limitada y resultó ser viable y rentable. Los viajes en tren transformaron la economía estadounidense en las décadas de 1840 y 1850, uniendo las ciudades portuarias con el interior. Antes de la llegada del ferrocarril, la principal ruta de comercio era a lo largo de las líneas del canal, que permanecieron siendo el mayor competidor del ferrocarril durante bastante tiempo. Aunque la locomotora de vapor fue más rápida, los costos de envío fueron más baratos por canal. En la década de 1850, sin embargo, la red ferroviaria se había convertido en el medio de transporte dominante con diferencia. El crecimiento del telégrafo y los ferrocarriles también brindó estabilidad a la nación en crecimiento. Estados Unidos se había vuelto tan grande que los críticos dudaban de su capacidad para gobernar efectivamente tanta tierra y tanta gente. Los ferrocarriles y el telégrafo proporcionaron una solución. Además, facilitaron el surgimiento de un sistema de mercado nacional.

    Captura de pantalla (263) .png
    Figura\(\PageIndex{3}\): American Progress (1872) | John Gast pintó American Progress en 1872. artista: John Gast Fuente: Biblioteca del Congreso

    La expansión de los ferrocarriles y del telégrafo no fue sólo un efecto de destino manifiesto. Fue una continuación de una discusión en curso en el gobierno estadounidense: el debate sobre las mejoras internas. El tema se planteó por primera vez bajo Jefferson y se centró en la construcción de canales para conectar mejor la frontera trans-Apalaches con Estados Unidos. El debate cambió con la evolución de la tecnología y se planteó una y otra vez, sobre todo durante las presidencias de Madison y Jackson. Una constante en el debate fue la discusión de si era apropiado o no utilizar dinero federal para financiar estas mejoras internas. El destino manifiesto y sus avances tecnológicos acompañantes fue simplemente la última encarnación de este debate.

    El significado de estos avances tecnológicos para el concepto de Destino Manifiesto aparece en diversos artefactos culturales. En “American Progress” (1872) de John Gast, por ejemplo, la figura flotante sobre el paisaje se asemeja a un ángel y simboliza la creencia estadounidense de que el Destino Manifiesto fue divinamente ordenado. ¿Cómo expresa el ángel el concepto de Destino Manifiesto tal como lo asumía John O'Sullivan? El siguiente párrafo es de una descripción del siglo XIX de la pintura de George Crofutt, quien distribuyó ampliamente su grabado de la misma.

    En “American Progress”, una América diáfana y precariamente vestida flota hacia el oeste por los aires con la “Estrella del Imperio” en la frente. Ella ha dejado atrás las ciudades del este, y el amplio Mississippi, y aún así su rumbo es hacia el oeste. En su mano derecha lleva un libro escolar —testimonial de la iluminación nacional, mientras que con su izquierda sigue los esbeltos cables del telégrafo que atarán a la nación. Huyendo de su acercamiento son indios, búfalos, caballos salvajes, osos y otros animales de caza, desapareciendo en la tormenta y las olas de la costa del Pacífico. Huyen de la visión ponderosa— la estrella “es demasiado para ellos”.

    La tecnología permitió el expansionismo estadounidense en todo el continente norteamericano al facilitar los viajes y la comunicación. Los estadounidenses no fueron los únicos en aprovechar este poder tecnológico hacia un objetivo expansionista; durante el siglo XIX, estas tecnologías permitieron aún más a potencias europeas como Francia, Gran Bretaña y Alemania establecer un nuevo tipo de colonialismo: el imperialismo. El telégrafo y el ferrocarril, junto con otras nuevas tecnologías como el barco de vapor y la pistola Maxim, una de las primeras ametralladoras, permitieron que un pequeño número de europeos dominara grandes áreas y gran número de personas y alimentara sus propias Revoluciones Industriales. De esta manera, el Destino Manifiesto se convirtió en parte de un mayor movimiento expansionismo del siglo XIX.

    Resumen

    En 1845, Estados Unidos anexó Texas y lo admitió a la Unión. Surgieron tensiones entre Estados Unidos y México sobre la frontera; Estados Unidos reclamó al Río Grande como la frontera, y México reclamó el límite establecido desde hace mucho tiempo en el río Nueces. La verdadera razón de esta disputa fronteriza estaba profundamente ligada a los deseos expansionistas de Estados Unidos; establecer el Río Grande como la frontera reclamaría una porción sustancial de México fuera de los confines de Texas. La misión de John Slidell a México ejemplifica esta intención; aunque su misión formal era diplomática, fue secretamente acusado de comprar una porción sustancial del noroeste mexicano para Estados Unidos. Cuando los mexicanos respondieron a esta oferta con indignación, Polk aprovechó al provocar la guerra. La Guerra México-Americana, librada de 1846 a 1848, culminó con la invasión del general Winfield Scott a la Ciudad de México.

    El Tratado de Guadalupe Hidalgo puso fin a la Guerra México-Americana. El tratado confirmó el título estadounidense a Texas y cedió los territorios de Alta California y Nuevo México a Estados Unidos, unas 525,000 millas cuadradas. México perdió más de la mitad de su masa territorial. Esta tierra cedida finalmente se convirtió en la totalidad o parte de los estados estadounidenses de California, Arizona, Nuevo México, Texas, Utah, Nevada, Colorado, Wyoming y Kansas, aumentando enormemente las tenencias estadounidenses y avivando los incendios del Destino Manifiesto. En 1848, la Compra Gadsden finalizó la actual frontera entre Estados Unidos y México con la compra del Valle Mesilla, en Arizona.

    La incorporación de tanto territorio mexicano y tantos ciudadanos mexicanos a Estados Unidos generó grandes problemas. La conquista de los territorios de la Cesión Mexicana marcó un patrón de violencia y antagonismo racial que aún resuena hoy en día. En las próximas décadas, tanto mexicanos como mexicoamericanos perdieron sus tierras en Texas, California y Nuevo México; el gobierno de Estados Unidos declaró “imperfectas” las escrituras de tierras mexicanas y españolas, cuestionando su veracidad y finalmente tomando las tierras de tejanos, californios y otros.

    La Guerra México-Americana influyó de manera adversa y duradera en las relaciones exteriores en América Latina. México, y gran parte de América Latina, creían que Estados Unidos provocó deliberadamente la guerra, siendo la codicia estadounidense su principal causa subyacente. La guerra intensificó la “Yankeephobia” latinoamericana, lo que llevó a la desconfianza y la sospecha. La guerra también trastornó la tregua política interna cuidadosamente mantenida sobre la esclavitud. Algunos consideraron que la guerra conduciría a una grave crisis seccional. La gran cantidad de territorio potencial esclavista que entra en la Unión trastornó el equilibrio establecido por el Compromiso de Missouri, reavivó el debate sobre la esclavitud y amenazó la estabilidad.

    Por último, el crecimiento de tecnologías como el telégrafo y el ferrocarril acompañó y potenció el crecimiento del Destino Manifiesto, conectando al floreciente país en comunicación y facilidad de viaje. El ferrocarril vinculaba los puertos y el interior, facilitando el comercio e impulsando el surgimiento de un sistema de mercado nacional.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    El “Greaser Act” es un ejemplo de

    1. una ley que apuntaba a mexicoamericanos y políticamente sin poder.
    2. “Yankeephobia” en México.
    3. un intento de mantener el equilibrio entre los estados libres y esclavistas tras la guerra mexicoamericana.
    4. un intento de solución de controversias territoriales entre Estados Unidos y México.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    El Wilmot Proviso es un ejemplo de

    1. una ley que apuntaba a mexicoamericanos y políticamente sin poder.
    2. “Yankeephobia” en México.
    3. un intento de mantener el equilibrio entre los estados libres y esclavistas tras la guerra mexicoamericana.
    4. un intento de solución de controversias territoriales entre Estados Unidos y México.
    Contestar

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    Derivado del Tratado de Guadalupe Hidalgo, México perdió más de la mitad de su masa territorial.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    El crecimiento del ferrocarril y el telégrafo fue aclamado por los expansionistas como un medio para

    1. difundir la influencia estadounidense.
    2. potenciar el desarrollo interno.
    3. facilitar el comercio.
    4. todo lo anterior.
    Contestar

    d


    This page titled 14.2: La Guerra México-Americana is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.