Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

16.4: Desarrollos sociales

  • Page ID
    102892
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La Guerra Civil se libró no sólo en los campos de batalla, sino en los pueblos, pueblos y ciudades del Norte y del Sur donde las tensiones se dispararon a medida que la inflación se disparó y la conscripción amenazaba con llevar a los ganadores del pan al frente con pocas garantías de que regresarían. Tales tensiones provocadas por la guerra se reflejaron en hechos como los disturbios del pan de Richmond y los disturbios de reclutamiento y raza en las ciudades del norte, pero sobre todo en la ciudad de Nueva York, donde cientos resultaron muertos o heridos. En ambos casos, el miedo a los cambios que vendrían con la emancipación de los esclavos era un factor importante.

    Problemas económicos en tiempos de guerra

    Las políticas económicas del gobierno confederado crearon muchos problemas para la población civil, especialmente la escasez de bienes y la inflación. En los años anteriores a la guerra, el Sur importaba artículos como lana, café, té, sal, algodón acabado, hierro, uñas y zapatos del Norte o de Europa. Si bien el bloqueo de la Unión tuvo poco efecto en el primer año de la guerra, los sureños no lograron producir sustitutos de los bienes necesarios, y los precios comenzaron a subir. El precio de la sal, utilizada para conservar la carne, pasó de 2 dólares por bolsa en 1861 a 60 dólares por bolsa en 1862. A medida que el bloqueo se hizo más efectivo, los contrabandistas proporcionaron algunos suministros. Pero tendían a centrarse en materiales de guerra y artículos de lujo porque traían mayores ganancias. La segunda razón de la escasez se debió a la naturaleza de la economía algodonera. Antes de la guerra, el Sur crecía principalmente cultivos de exportación, y tardó tiempo en convertirse a la producción de alimentos. Después de 1862, la Unión controló las mejores tierras productoras de alimentos del Sur. En otras partes cercanas a los campos de batalla, muchas personas dejaron de plantar cultivos por temor a que fueran destruidas o confiscadas. Además, con tantos hombres sirviendo en el ejército, incluso con el uso de mano de obra esclava, la economía agrícola se volvió menos productiva. Por último, la falta de un sistema de transporte interno dificultaba el desplazamiento de mercancías por todo el país. Los suministros de alimentos a menudo se pudrieron antes de llegar a su destino previsto.

    Al principio, la inflación se convirtió en un problema para la Confederación. La escasez obviamente contribuyó al problema del aumento de los precios, pero la política monetaria del gobierno parecía ser la principal culpable. Con el gobierno constantemente infundiendo más notas del tesoro en la economía, el valor del dinero se depreció. Es decir, una persona necesitaba 100 dólares en moneda confederada en 1865 para comprar lo que se compró en 1861. Los salarios sí aumentaron para la mayoría de los trabajadores; sin embargo, no siguieron el ritmo de los precios. En 1862, los salarios de los trabajadores remunerados aumentaron alrededor de 55 por ciento; los precios aumentaron alrededor de 300 por ciento. En 1864, la familia promedio necesitaba 68 dólares para comprar alimentos, pero un privado del Ejército Confederado ganaba sólo 11 dólares mensuales. Además, dado que la Confederación optó por no hacer sus notas de curso legal, los acreedores no tuvieron que aceptarlas como forma de pago. Para un soldado pagado en bonos del tesoro, se hacía cada vez más difícil usar esos billetes, hecho que disminuía aún más su valor. Los sureños sufrieron mucho debido al aumento de los precios del número limitado de bienes disponibles. Al cerrar meses de la guerra, la tasa de inflación en el Sur saltó a más de 9 mil por ciento.

    Económicamente hablando, el Norte resistió la guerra mejor que el Sur, pero los norteños aún enfrentaban dificultades económicas debido a la escasez y la inflación. Los billetes verdes emitidos por el gobierno perdieron valor en un momento en que los bienes de consumo se volvieron difíciles de encontrar, así que los precios subieron. El Norte experimentó una tasa de inflación de alrededor del 80 por ciento ya que los precios subieron lentamente al alza durante toda la guerra Lo que podría haber costado alrededor de 100 dólares antes de la guerra costaría alrededor de 180 dólares después de la guerra. No obstante, la decisión de hacer que las notas del tesoro fueran de curso legal ayudó a mantener la inflación bajo control Mucha gente esperaba que a medida que el desempleo disminuía debido a la producción en tiempos de guerra, los salarios aumentarían en proporción a los precios. Desafortunadamente para los trabajadores del norte, los salarios reales disminuyeron alrededor de 20 por ciento. En 1864, una familia de seis miembros necesitaba 18.50 dólares para vivir en la ciudad de Nueva York, pero la mayoría solo ganaba 16 dólares.

    Conscripción durante la Guerra Civil

    En el Sur, como en el Norte, los primeros meses de la guerra fueron testigos de un entusiasta oleaje de voluntarismo. No obstante, a medida que la guerra se prolongaba, a ambas partes les resultaba difícil reclutar los números necesarios para continuar con el esfuerzo militar. Un general confederado escribió desde Virginia en 1861 que “la descarga completa del patriotismo llevó a muchos hombres a unirse que ahora se arrepienten de ello. La perspectiva del invierno aquí está haciendo que los hombres estén muy inquietos y están empezando a recurrir a todo tipo de medios para llegar a casa”. El gobierno confederado intentó incitar a los hombres a volver a alistarse una vez que terminara su servicio de un año, prometiendo una recompensa de 50 dólares y una licencia de un mes. El alistamiento seguía rezagado, y así en marzo de 1862, Robert E. Lee, quien se desempeñaba como asesor militar de Davis, recomendó que el gobierno aprobara una ley de conscripción.

    El gobierno confederado cumplió y se convirtió en el primer gobierno en la historia de la nación en promulgar un borrador obligatorio; la Ley de reclutamiento, aprobada en abril de 1862, fue modificada casi de inmediato para excluir a cualquier hombre que tuviera más de 20 esclavos. También estaban exentos oficiales de milicias, funcionarios públicos, clérigos y maestros. Se permitió que los reclutas contrataran sustitutos; para 1863 la tasa de sustitución habitual era de $6,000 en dinero confederado o $600 en oro. Un dicho común en ambas partes del país insinuaba el resentimiento que se estaba construyendo: la lucha era “la guerra de un rico pero la pelea de un pobre”.

    A principios de 1863, era obvio que el Norte, al igual que el Sur, tendría que adoptar la conscripción obligatoria, y el 3 de marzo, el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Inscripción que hizo que todos los ciudadanos y extranjeros en buena forma física que hubieran solicitado la naturalización fueran elegibles para el borrador. No permitió exenciones por ocupación, como ocurrió con la similar ley confederada, pero sí incluyó igual número de instancias de sustitución. La Ley de Inscripción estableció cuotas por distrito iguales al número de soldados elegibles en el distrito, menos el número que ya habían servido; a medida que disminuían los alistamientos, los distritos comenzaron a pujar entre sí para llenar sus cuotas. El historiador James McPherson comenta: “Para 1864 era posible que los reclutas en algunos distritos aprovecharan las recompensas federales, estatales y locales en un pago total de más de $1,000”.

    Protestas y disturbios en Nueva York

    Casi tan pronto como el Congreso aprobó la Ley de Inscripción comenzaron las protestas en todo el Norte, particularmente a la luz de que los ricos podían con bastante facilidad “comprar” un reemplazo. Aaviados por el temor (promovido por oradores proesclavistas) de que los negros libres se llevaran los trabajos de reclutas que estaban fuera al frente, los norteños comenzaron a motines contra la injusticia del draft; estos disturbios reflejaban mucha tensión racial. El gobernador demócrata de Nueva York, Horatio Seymour, recordó a una gran multitud en una celebración del 4 de julio que el gobierno nacional estaba actuando de manera inconstitucional al “obligar a los hombres a un 'conflicto impítico' librado en nombre del hombre negro”. Seymour también envió emisarios a reunirse con Lincoln para convencer al presidente de que el borrador apuntaría injustamente a los trabajadores irlandeses. El New York Daily News afirmó que el propósito del borrador era obviamente “matar a los demócratas”. Otros periódicos finalmente se sumarían a la refriega, algunos denigrando la ley, algunos denigrando a quienes se convirtieron en alborotadores. El 11 de julio de 1863, los primeros reclutas fueron seleccionados por lotería en la ciudad de Nueva York; sus nombres aparecieron en los periódicos al día siguiente, el mismo día que llegaron las listas de bajas de Gettysburg. En dos días estalló un atroz motín que muchos historiadores consideran uno de los peores disturbios raciales en la historia de Estados Unidos. Alimentados por el racismo, el miedo y el hecho de que la mayoría de los hombres no podían pagar la tasa de exención de 300 dólares, estallaron manifestaciones y rápidamente se convirtieron en violencia. Gran parte de esta violencia estuvo dirigida a negros neoyorquinos a quienes los blancos temían que tomaran los trabajos de los reclutados. El 13 de julio, la mafia primero atacó e incendió una oficina de reclutamiento en Manhattan y luego encendió un orfanato que albergaba a más de 200 niños negros. Un contemporáneo describió la escena de esta manera:

    Hacia la tarde la turba, furiosa como los demonios, se fue gritando al Asilo de Huérfanos de Colores en la 5ta Avenida... y rodando un barril de queroseno en él, toda la estructura pronto estaba en llamas, y ahora es una ruina humeante. Qué ha sido de los 300 pobres huérfanos inocentes que no pude aprender. Deben haber tenido alguna advertencia de lo que pretendían los alborotadores; & confío en que los niños fueron removidos a tiempo para escapar de una muerte cruel.

    Los niños escaparon, gracias al trabajo de los bomberos de la ciudad de Nueva York y de un stander-by, identificado sólo como un “irlandés desconocido”, quien gritó: “Si hay un hombre entre ustedes con un corazón dentro de él, ven a ayudar a estos pobres niños”. A pesar de que los niños se escabullaron, nadie se enteró de lo que le pasó al “hombre generoso de espíritu”. Otros negros no fueron tan afortunados como los del orfanato: “Muchos fueron apedreados y golpeados y varios fueron linchados”. Los alborotadores fueron del orfanato hacia Harlem donde “quemaron el Hogar de la Mujer de color envejecido en la calle 65”. Cuando un visitante británico le preguntó sobre la violencia a los negros estadounidenses, su respuesta fue “Oh, señor, aquí los odian... son la causa inocente de todos estos problemas”.

    Los alborotadores también centraron su destrucción en neoyorquinos adinerados, a quienes pensaban que debían ser republicanos, tanto en las calles como en sus mansiones de Manhattan. La oficina de Horace Greeley, un destacado abolicionista y partidario de la paz, fue incendiada y la policía de Nueva York amenazó al intentar sofocar los disturbios. Después de cuatro días, y de la llegada de varios miles de efectivos militares, los disturbios terminaron; once hombres negros habían sido linchados, más de 100 personas habían muerto y 400 heridos más. Los daños patrimoniales se estimaron en 1.5 millones de dólares. Pero el draft continuó, y cuando se anunció la siguiente ronda, cuarenta y tres regimientos fueron trasladados a la ciudad de Nueva York para mantener el orden. El motín en Nueva York fue uno de los muchos en ciudades de todo Estados Unidos, ya que los que soportaban la guerra en el “frente local” reaccionaron al estrés, la escasez, la pérdida y el miedo. En el sur, aunque hubo protestas, ninguna rivalizó con la del motín racial neoyorquino.

    Disturbios del pan en la Confederación

    Para la población civil de la Confederación, la guerra trajo más de los sufrimientos habituales de tener a sus familias destrozadas cuando los hombres se iban a pelear. El impacto de la guerra en el frente confederado fue devastador, empeorando con cada año que pasaba. Para 1863, la situación se había vuelto tan grave en las zonas urbanas que desembocaba en los disturbios del pan.

    Disturbios del Pan Temprano

    En la primavera de 1863, la economía confederada se estaba esforzando bajo la carga de la guerra. Los gobiernos locales, estatales y nacionales intentaron mantener bajos los precios y mantener la economía en movimiento pero fue en ningún resultado. Muchos agricultores todavía se centraban en cultivos comerciales de tabaco y algodón que podrían almacenarse para su venta posterior con la esperanza de que las cosas mejoraran en lugar de cultivar alimentos para vender. Otros agricultores tuvieron su producción de cultivos interrumpida por los ejércitos opuestos que marcharon por su área. Gran parte de lo que se producía la comida fue comprada por el gobierno confederado para el esfuerzo bélico ya que las tropas en el campo necesitaban ser alimentadas. Los niveles de población aumentaron en las ciudades a medida que se necesitaban trabajadores para las fábricas, hospitales y cárceles. Los brotes de viruela, disentería y tuberculosis fueron comunes en los hospitales y prisiones superpoblados y en ocasiones se extendieron a la población civil. Las condiciones de hacinamiento en las ciudades dejaron pocas opciones para producir alimentos. El resultado de estos diversos factores fue la privación e incluso el hambre entre la población civil de las ciudades del Sur.

    Atlanta, Georgia, Mobile, Alabama, Salisbury, Carolina del Norte y Petersburg, Virginia fueron todos sitios de disturbios de pan a principios de 1863. En el caso de Salisbury, las primeras tropas de la zona tendían a ser jóvenes y solteras, pero la siguiente ola de tropas, tomada en 1862, fueron los hombres mayores, casados que se vieron obligados a dejar a sus esposas e hijos para valerse por sí mismos. A los pocos meses estas familias se encontraban en una situación desesperada, y el gobierno local no hizo nada para ayudarles, lo que llevó a un motín panista el 18 de marzo de 1863.

    The Richmond Bread Riot News de disturbios de pan más al sur llegó a Richmond a fines de marzo. Para abril, un grupo de mujeres estaban listas para tener su propio motín en Richmond. El grupo central de alborotadores se reunió en la Plaza del Capitolio de Richmond, cerca de la estatua ecuestre de George Washington con la intención de hablar con el gobernador John Letcher. Una mujer que presenció la reunión escribió sobre la lamentable condición casi esquelética de uno de los alborotadores y sus intenciones de ganar pan. El gobernador Letcher se negó a hablar con ellos, por lo que los alborotadores marcharon hacia el distrito de negocios, atrayendo seguidores a medida que avanzaban, e incrementando su número a los cientos, posiblemente miles. Al darse cuenta demasiado tarde de las serias intenciones de los alborotadores, el gobernador Letcher, junto con el alcalde de Richmond Joseph Mayo, intentaron desembolsar a la multitud sin ningún efecto real: los alborotadores simplemente se mudarían a una nueva ubicación.

    Se robaron viviendas así como negocios. El numeroso grupo de mujeres que atacaron las tiendas de la calle principal estaba bastante tranquilo, llevándose cada tienda como llegaban a ella. Otros, como los chicos, estaban más fortuitos, rompiendo puertas y ventanas, agarrando lo que podían y huían. Los transeúntes miraban pero generalmente no interfirieron. Un oficial confederado, el mayor John W. Daniel escribió una cuenta varios años después de lo que experimentó cuando intentó detener a una señora saqueadora,

    “Mientras miraba la escena”, dijo el Mayor, “vi a un capitán de un regimiento de caballería, con quien tuve un ligero conocimiento. Ambos estábamos de uniforme. Estuvimos de acuerdo en que se debía hacer algo para restablecer el orden y detener el robo. A sugerencia suya nos estacionamos en la puerta de una tienda ya invadida. En pocos segundos un virazo [sic] [virago] intentó pasarnos... Llevaba en sus brazos media docena de barras de jabón amarillo, un trozo de seda de vestir, una larga caja de medias, y algunas pasas y arenques”. Yo dije: “'. Estos bienes no son tuyos. No has pagado por ellos, y no se te permitirá salir de esta tienda con ellos”.

    Ella me miró —dijo el Mayor— de manera salvaje... y luego se dirigió al mostrador y tiró la mercancía. Al regresar, deliberadamente me tomó del brazo y me colgó de ella con tanta fuerza que fui dando vueltas como una copa, y golpeé el frente del edificio con tanta fuerza que me quitó el aliento. Luego rápidamente recogió su carga del mostrador y salió.

    Se dejó al presidente confederado Jefferson Davis encargarse personalmente de la situación. Según diversas cuentas, Davis se dirigió al grupo, ofreciéndole simpatía, dinero de sus propios bolsillos, una promesa de proporcionar alimentos, y la amenaza de que la Guardia de la Ciudad abra fuego y disparara a todos si no despejaban las calles. Davis logró persuadir a los alborotadores para que se fueran, y se restableció la calma. Varios de los alborotadores fueron detenidos con sus audiencias prolongándose durante el verano y hasta el otoño.

    Si bien muchos tenían una causa legítima, otros sí usaron el evento para cometer el delito. Según el Examinador de Richmond, los alborotadores querían cualquier cosa menos pan. Cuando se les ofreció harina y arroz como lo prometió Davis, muchos de ellos lo dejaron caer en las calles, prefiriendo robar tiendas de ropa y otros artículos en su lugar. El Examinador de Richmond calificó a los alborotadores como “un puñado de prostitutas, ladrones profesionales, hags irlandeses y yanquis, gallows-birds de todas las tierras menos la nuestra... con una mujer merodeadora a la cabeza, que compra ternera en la puerta de peaje por cien y vende la misma por doscientos cincuenta en el mercado matutino...” La “huckster” era Mary Jackson, descrita en un artículo posterior en el Examiner como, “un buen ejemplar de una amazona de cuarenta años, con el ojo del Diablo” que llegó a la ciudad ese día blandiendo un cuchillo bowie y más tarde una pistola así como el cuchillo y exigiendo “pan o sangre”, excitando el multitud y amenazar a la gente.

    De hecho no todos los alborotadores eran de carácter notorio. Una persona particularmente destacada detenida fue el doctor Thomas Palmer, cirujano del Hospital Florida o Davenport. Durante la guerra hubo un hospital designado en Richmond para soldados de cada estado. El doctor Palmer atendió a las tropas lesionadas de Florida. Había estado en la esquina de 15 y Main cuando llegó el gobernador Letcher y ordenó a la multitud que allí se desembolsara. Los presentes sí salieron según lo ordenado, excepto el Dr. Palmer. El doctor Palmer no estaba alborotando por pan, ni estaba saqueando tiendas. Se negó a obedecer primero al Gobernador y luego al Alcalde en una aparente protesta espontánea contra el gobierno. Cuando los alborotadores de la zona avanzaron, dejaron solo al doctor Palmer para enfrentar al gobernador y al alcalde. Fue detenido.

    Disturbios del Pan

    Los Disturbios del Pan indicaron el sufrimiento que siente la gente común y su frustración con gobiernos que no ofrecían soluciones efectivas. Si bien el pan y otros alimentos y bienes estaban disponibles, el costo para la persona promedio era demasiado alto para ser asequible. Una señal reveladora de la desesperación de los tiempos fue un libro de cocina publicado en Richmond en 1863. El Libro de Recibos Confederados. A Compilación de más de Cien Recibos, Adaptado a los Tiempos ofreció entre sus recetas instrucciones para curar carne sin sal, hacer tarta de manzana sin manzanas, e incluso café sin granos de café.

    Si bien el Presidente de la Confederación intervino personalmente para sofocar el motín de Richmond, los disturbios de pan siguieron ocurriendo en todo el Sur durante la guerra mientras las localidades lucharon con la tarea imposible de proveer para la guerra y proveer a la gente al mismo tiempo. Ciudades como Savannah y Mobile vieron a mujeres salir a las calles para exigir alivio. El motín panista de septiembre de 1863 en Mobile, Alabama, era típico. Las mujeres salieron a la calle, gritando “¡Pan!” y exigiendo que se ponga fin a su sufrimiento. El Ejército, en este caso el 17 de Alabama, recibió la orden de sofocar el motín pero se negó a atacar a las familias de compañeros soldados. Entonces se ordenó a los Cadetes Móviles locales que desembolsaran a las mujeres pero ellos mismos fueron expulsados en su lugar. Los disturbios normalmente eran pequeños e hicieron poco para aliviar el sufrimiento de las familias más allá de proporcionar una salida para sus frustraciones con la guerra. Si bien se habían realizado detenciones de los cabecillas en el motín de Richmond que había sido inusualmente grande, a la mayoría de los alborotadores en Richmond y en otros lugares se les permitía simplemente irse a casa.

    Proclamación de emancipación

    Desde la perspectiva norteña, continuó el primer año y medio de la Guerra Civil, siendo una guerra por la unión. A medida que la guerra se prolongaba, y particularmente cuando la causa de la Unión se abanderaba en el campo a mediados de 1862, Abraham Lincoln ya estaba considerando un movimiento que cambiaría drásticamente el carácter de la guerra. Cambiando a una posición que no habría ocupado un año antes, Lincoln comenzó a abrazar la emancipación de los esclavos como medida de guerra. Desde el momento en que estalló la guerra, los negros libres habían intentado alistarse en el ejército de la Unión, pero el presidente, su gabinete y la mayoría de los republicanos se opusieron a esta medida. Lincoln comentó en la primavera de 1862 que “armar a los negros volvería 50.000 bayonetas de los leales estados fronterizos contra nosotros que eran para nosotros”. William Lloyd Garrison, ávido abolicionista y editor del diario abolicionista El Libertador, apodó a Lincoln, él mismo evidentemente indeciso en el tema de la emancipación “nada más que un trapo mojado”. De hecho, una de las razones por las que Lincoln era un candidato atractivo para los republicanos en 1860, según James McPherson fue que “no se le veía ni como un abolicionista ni un defensor de la igualdad racial”. Si bien creía que la frase “todos los hombres son creados iguales” de la Declaración de Independencia era exacta, temía que el resultado fuera que un gran número de esclavos se convirtieran en libertos; las diferencias en las dos razas podrían ser demasiado severas para superarlas. En efecto, cinco meses después de la guerra, Lincoln había hecho la observación de que el negro “no tenía nada que ver con” la guerra y no debía ser “arrastrado a ella”. Quizás el siguiente comentario resume su vacilación sobre el tema de la manumisión: “Si pudiera salvar a la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría, y si pudiera salvar a la Unión liberando a todos los esclavos, lo haría, y si pudiera salvarla liberando a unos y dejando a otros solos, también lo haría”. Y en 1862 reflexionó, “los 'acontecimientos' inesperados y no planificados, no él, habían controlado su política hacia la emancipación”.

    Para julio, Lincoln había concluido que debía seguir adelante con la emancipación. Una razón fue militar. Los esclavos que trabajaban en el campo liberaron a los sureños para luchar contra la Unión. La pérdida de sus esclavos paralizaría seriamente la capacidad de lucha del Sur. El supuesto, por supuesto, era que los estados del sur prestarían atención alguna a una orden emitida por el presidente de la Unión. Además, agregar la emancipación a la causa de la Unión abriría la puerta para el reclutamiento de afroamericanos como soldados, aumentando la mano de obra disponible del ejército de la Unión. Otra consideración fue la diplomacia. Si la Unión abrazara la emancipación, incluyendo así la erradicación de la esclavitud en la causa de la Unión, entonces el reconocimiento británico de la Confederación se volvería problemático; el público británico antiesclavista y los intentos ingleses de reprimir la trata de esclavos en la década anterior harían apoyar la pro-esclavitud Sur incongruente. Como señala James McPherson, era obvio que Lincoln no podía satisfacer a todos, pero “esperaba que [proclamar la emancipación] reenergizara a esos ciudadanos que podrían apoyar la emancipación y el alistamiento negro si pensaban que eso ayudaría a traer la victoria de la Unión”.

    Lincoln esperó la victoria de la Unión en Antietam para emitir la Proclamación Preliminar de Emancipación el 22 de septiembre de 1862. Afirmó que los esclavos en esas zonas aún en rebelión contra Estados Unidos eran “de ahora en adelante y para siempre libres”, insistiendo en que esta medida era una “necesidad militar... absolutamente esencial para la preservación de la Unión”. El comunicado también refrendó la colonización voluntaria de esclavos liberados (es decir, enviarlos de regreso a África) y exhortó a los estados leales a efectuar una “emancipación gradual”. El 1 de diciembre, Lincoln se dirigió al Congreso y en su mensaje recomendó una enmienda Constitucional que prevé la emancipación compensada, una que sería gradual (en realidad extendiendo la fecha de terminación a 1900) para aplicarse a “todos los estados donde ahora existe”. Los demócratas pensaron erróneamente que este pronunciamiento sugería que Lincoln estaba retrocediendo en la emancipación. No fue así, sin embargo, y el 1 de enero de 1863 se firmó y puso en vigor la Proclamación final. El documento proclamaba que los esclavos eran liberados en aquellos estados sureños que no estaban ocupados por tropas de la Unión. Las zonas del sur a las que no se aplicaba la Proclamación fueron varios condados de Virginia, varias parroquias de Luisiana y todo el estado de Tennessee. Estas zonas fueron ocupadas por tropas de la Unión y por lo tanto consideradas como parte de la Unión. Parece que en la Proclamación de Emancipación Lincoln no estaba creando tanto una medida general para acabar con la esclavitud, sino una más bien para castigar a aquellas zonas involucradas en la rebelión.

    No en vano, la reacción a la Proclamación de Emancipación fue mixta. En el Norte, mientras que algunos abolicionistas elogiaron la medida, otros señalaron que la Proclamación liberó sólo a aquellos esclavos en zonas que aún se encontraban en rebelión contra la Unión, y así no a todos los esclavos en todas las zonas. ¿Fue esto realmente una declaración contundente sobre la esclavitud? Y de hecho, al eximir a esas zonas bajo control de la Unión, incluido el Norte, ¿qué impacto tuvo realmente? Seguramente las zonas del Sur que no estaban bajo control de la Unión no tenían intención de prestar atención alguna a la Proclamación. El secretario de Estado, William Seward, expresó la opinión de muchos cuando dijo: “Donde pudo, no lo hizo, donde lo hizo, no pudo”. Los líderes sureños denunciaron universalmente la proclamación como una incitación a los disturbios, calificándola de un truco típico republicano, mientras que el Espectador londinense bromeó diciendo que el mensaje de la Proclamación era “no que un ser humano no pudiera ser dueño de otro, sino que no puede a menos que sea leal a la Estados Unidos”. James McPherson insiste, sin embargo, en que críticas como las del Espectador no alcanzaron el punto. La Proclamación fue una estrategia de guerra “dirigida contra los recursos enemigos”, y redefinió un “nuevo objetivo revolucionario de guerra: el derrocamiento de la esclavitud por la fuerza de las armas... Una nueva unión sin esclavitud”. A principios de 1863, Lincoln aprobó el alistamiento de esclavos liberados en el ejército de la Unión, escribiendo a Andrew Johnson, gobernador militar de Tennessee, “La simple vista de cincuenta mil soldados negros armados y perforados en las orillas del Mississippi pondría fin inmediatamente a la rebelión. ¿Y quién duda de que podamos presentar esa vista?”

    En definitiva, la Proclamación de Emancipación tuvo efectos de largo alcance. El gobierno británico se alejó aún más de posiblemente reconocer la nacionalidad sureña. En poco tiempo, casi 200 mil soldados negros fueron criados para reforzar las filas de la Unión y ayudaron a hacer que la marea de la guerra se moviera a favor de la Unión. Por último, la sentencia de muerte sonó para la esclavitud. En el Segundo Discurso Inaugural de Lincoln, invocó el lenguaje del Antiguo Testamento cuando proclamó: “La esclavitud americana es una de esas ofensas que en la providencia de Dios... Ahora quiere remover [a través de] esta terrible guerra, como el aflicción de aquellos por quienes vino la ofensa... Con cariño, esperanzadamente hacemos rezar-que este poderoso flagelo de la guerra puede pasar rápidamente”.

    Si bien Lincoln no vivió para ver la aprobación de una enmienda Constitucional, se dio cuenta de que sería necesario uno para darle fuerza de ley a la emancipación, y así desde el momento en que se liberó la Proclamación, había arrojado su apoyo hacia tal movimiento. Para la primavera de 1864, el movimiento por una enmienda que abolió la esclavitud en el país cobró impulso. A principios de 1865, el Congreso aprobó la Decimotercera Enmienda y la envió a los estados. En diciembre de 1865, ocho meses después de la rendición de Robert E. Lee en el Palacio de Justicia de Appomattox y del asesinato de Lincoln, la enmienda se convirtió en ley y ni “la esclavitud ni la servidumbre involuntaria, salvo como castigo por delito del cual la parte haya sido debidamente condenada, existirá dentro de Estados Unidos , o cualquier lugar sujeto a su jurisdicción.” Así terminó la esclavitud en Estados Unidos.

    Los afroamericanos y la guerra

    Cuando la Proclamación de Emancipación entró en vigor en enero de 1863, hubo poco impacto inmediato en los esclavos en el Sur. La Proclamación liberó sólo a aquellos esclavos retenidos en estados que aún se encontraban en rebelión contra la Unión y los dueños de esclavos en esos estados no tenían intención de apoyar la manumisión generalizada por muchas razones, entre ellas el hecho de que no reconocían la ley federal. Y los propios esclavos no se involucraron en los disturbios y saqueos predichos por los líderes políticos sureños. Por otro lado, a medida que avanzaba 1863 y la presencia de tropas de la Unión era más común en el Sur, los esclavos se volvieron resentidos y comenzaron a apoderarse y redistribuir bienes. Estos “libertos” también tendían a acudir en masa a los campamentos federales. El general Ulysses S. Grant comentó que con el acercamiento de las fuerzas sindicales los esclavos huyeron de las plantaciones y “acudieron en gran número —un ejército en sí mismos— a los campamentos de los Yankees”. Lo que presenciaron las tropas de la Unión fue una población esclava “nacida de la barbarie... abandonando sus tradiciones locales y todas las asociaciones de la vieja vida de plantación... con los pies calzados o sangrando, individualmente o en familias... un ejército de esclavos y fugitivos empujando su camino irresistiblemente hacia un ejército de hombres luchadores”. El relato del general H.W. Slocum, quien acompañó a Sherman, es similar:

    El avance del ejército de Sherman... se conocía a lo largo y ancho muchas millas de anticipación de nosotros. Era natural que estas pobres criaturas (los esclavos), que buscaban un lugar seguro, huyeran al ejército, y se esforzaran por tenerlo a la vista. Todos los días, mientras marchábamos, podíamos ver, a cada lado de nuestra línea de marcha, multitudes de estas personas que venían a nosotros por caminos y a través de los campos, trayendo consigo todos sus bienes terrenales, y muchos bienes que no eran de ellos. Caballos, mulas, vacas, perros, carruajes familiares viejos, carros, y lo que pensaran que pudiera ser de utilidad... Se les permitió seguir en la parte trasera de nuestra columna, y en ocasiones eran casi iguales en número al ejército que estaban siguiendo.

    Para cuidar de estas poblaciones hinchadas que viven entre su ejército en Tennessee, Grant asignó a un capellán, John Eaton, de la vigésima séptima infantería de Ohio, para establecer un campamento que proporcionara vivienda, alimentos y atención médica a los negros. Para julio de 1864, casi 115 mil esclavos anteriores estaban empleados y vivían en los campamentos. Los hombres sanos se dedicaban al servicio: 41 mil en el servicio militar como cocineros, soldados, sirvientes o jornaleros; el resto estaban en servicio privado como mecánicos, jornaleros agrícolas o herreros.

    Negros en el Ejército

    Si bien los afroamericanos finalmente sirvieron en números significativos en el ejército y la marina de la Unión, no fue hasta 1863 cuando comenzó esta práctica. Y si bien es comprensible que la Confederación se muestre reacia a emplear soldados negros, es algo más difícil entender por qué fue así en la Unión. Al parecer, si bien las tropas de la Unión estaban dispuestas a aceptar a los negros como trabajadores en el ejército, estaban mucho menos dispuestos a aceptarlos como compañeros soldados. Además, el Congreso de la Unión estaba evidentemente preocupado por la reacción de los Estados Fronterizos ante las tropas negras, por lo que “se negó a alistar incluso a negros libres”. De hecho, hasta 1863, era una práctica común en los ejércitos de la Unión que luchaban en Virginia y Tennessee devolver a los esclavos escapados a sus amos en lugar de inscribirlos en las filas del ejército.

    La Segunda Ley de Confiscación y Milicia del 17 de julio de 1862 marcó la primera autorización oficial para emplear a afroamericanos en el servicio militar federal. Este acto permitió al presidente Lincoln recibir en los militares a personas de ascendencia africana para cualquier propósito “podrá juzgar mejor para el bienestar público”. No obstante, el propio Presidente no aprovechó esta autoridad hasta la emisión oficial de la Proclamación de Emancipación en enero de 1863.

    El historiador James Robertson sostiene que “no se aceptaron oficialmente negros en el servicio militar confederado”. Su razón para decir esto es que si hubiera unidades negras esto habría surgido inevitablemente en los voluminosos registros militares de la guerra. Señala, sin embargo, que en los últimos meses de la guerra, cuando escaseaban las tropas, el Congreso Confederado autorizó el reclutamiento de soldados negros. Sólo unas tres docenas de hombres respondieron al llamado, y nunca vieron acción militar, ni se les permitió portar armas. Howell Cobb, de Georgia, comentó sobre el tema de recibir negros al servicio militar, “Alistar esclavos como tropas confederadas sería el comienzo del fin de la Revolución. Si los esclavos hacen buenos soldados toda nuestra teoría de la esclavitud está equivocada”.

    Algunos historiadores señalan que aunque los negros en el ejército confederado no eran soldados ni había regimientos confederados negros, tanto los libertos como los esclavos sí sirvieron como cocineros, músicos y trabajadores comunes. Y otros explican que algunos estados, ignorando la posición oficial del gobierno confederado, pidieron el reclutamiento de “personas libres de color”. También hubo casos en los que comandantes de la Unión informaron haber sido testigos de negros que luchaban con los ejércitos de los Estados Confederados. El coronel de la Unión John Gibson Parkhurst, por ejemplo, registró sobre la batalla en Murfreesboro, Tennessee, “Las fuerzas que atacaron mi campamento fueron los Rangers del Primer Regimiento de Texas, un batallón de los Primeros Rangers de Georgia,... y bastantes negros adscritos a las tropas de Texas y Georgia, quienes estaban armados y equipado, y tomó parte en los diversos enfrentamientos con mis fuerzas durante el día”.

    Violencia contra negros en el norte y el sur Durante la Guerra Civil se produjo mucha violencia hacia los negros. Los disturbios de reclutamiento que tuvieron lugar en la ciudad de Nueva York en julio de 1863 rápidamente se convirtieron en violencia racial. Además de las instancias mencionadas anteriormente, el New York Times, 15 de julio de 1863 informó que una “pensión de marineros de color” fue atacada, sus residentes removidos, robados e incendiados, que una licorería fue quemada “a causa de que una mujer de color se refugiara allí”, y que “una banda de casi 500 alborotadores atacaron a las personas de color que residían en los números 104 y 105 de la calle Park [en el Barrio Sexto], los condujo a la calle, agrediéndolos con piedras y otros misiles”. Los que fueron atacados “se ven perfectamente desconcertados, no pueden designar entre amigo o enemigo. Muchos han perdido todo lo que alguna vez tuvieron en el mundo, y algunos de ellos pueden convertirse en cargos en el condado”.

    Los prejuicios raciales también levantaron su fea cabeza durante la acción militar, sobre todo en varias batallas notorias. Una de las peores masacres de tropas negras ocurrió en Fort Pillow, Tennessee, aunque esto no fue un incidente aislado. Cuando el Ejército Confederado comenzó a tener problemas de moral en 1864, los soldados sacaron su frustración al enemigo en lo que David J. Eicher, llama “uno de los eventos más sombríos y tristes de la historia militar estadounidense”.

    Soldados confederados bajo el mando del general de división Nathan Bedford Forrest masacraron sin piedad a los soldados negros de la Unión el 12 de abril de 1864 después de la batalla de Fort Pillow, Tennessee. El incidente rápidamente se dio a conocer en todo el Norte, avivando las llamas del odio del Sur. El New York Times informó el 24 de abril: “Los negros y sus oficiales fueron derribados, bayonados y puestos a espada a sangre fría... ¡De cuatrocientos soldados negros solo sobreviven unos veinte! ¡Al menos trescientos de ellos fueron destruidos después de la rendición! Esta es la declaración del propio general rebelde Chalmers a nuestro informante”. Matanzas similares ocurrieron en Poison Spring, Arkansas y Petersburg, Virginia. En Poison Spring los confederados derrotaron con éxito al ejército de la Unión bajo el mando del coronel James M. Williams, cuyas fuerzas incluían a la Primera Infantería de Color Kansas. Después de la retirada, la infantería de color fue masacrada por los confederados y sus aliados indios.

    Al concluir esta sección sobre las experiencias de los afroamericanos en los años de guerra, podría ser esclarecedor leer la carta de un soldado negro de veintiún años de edad de la Unión que servía en el 55 Massachusetts a su esposa:

    Querida esposa me he alistado en el ejército. y aunque grande es la presente dificultades nacionales sin embargo, espero con ansias un día más brillante Cuando tendré la opertanidad de verte en el pleno disfrute del fredom me gustaría no si todavía estás en esclavitud si lo estás no pasará mucho tiempo antes de que tengamos aplastó el sistema que ahora te oprime porque en el transcurso de tres meses tendrás tu libertad. genial es el derramamiento de la gente colered que ahora se está reuniendo con los corazones de leones contra esa misma maldición que te ha separado y yo. soy soldado ahora y voy a hacer uso de mi mayor esfuerzo para golpear a la rebelión y al corazón de este sistema que tanto tiempo nos ha mantenido encadenados...

    Samuel Cabble [sic]

    Resumen

    La guerra generó estrés tanto en el frente interno como en el frente, y la ansiedad que sentían las poblaciones de ambas regiones por los combates y el miedo a perder seres queridos se vio exacerbada por temas como la manumisión (liberación de los esclavos), el reclutamiento, y la abundancia, o falta de ellos, de comida. Los disturbios del draft en Nueva York combinaron a dos de los tres como hombres, enfrentando un reclutamiento arbitrario, temían que los trabajos que dejaban fueran tomados por libertos, quienes inevitablemente, una vez liberados, dejarían el Sur hacia el Norte. Los nervios estaban crudos y la más mínima perturbación podría convertirse en disturbios de pleno derecho. En ninguna parte esto fue más evidente que en la ciudad de Nueva York y Richmond, Virginia, ya que los ciudadanos protestaron contra el borrador y los efectos de una inflación desbocada. Todos estos hechos ocurrieron en los siete meses comprendidos entre el 1 de enero y el 11 de julio de 1863; la Proclamación de Emancipación se oficializó el 1 de enero; los disturbios del pan de Richmond tuvieron lugar en abril y los disturbios del draft de la ciudad de Nueva York en julio. A muchos estadounidenses les pareció que el mundo efectivamente se había puesto patas arriba.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    ¿Cuál de las siguientes afirmaciones es cierta de la Proclamación de Emancipación?

    1. Permitió que Lincoln cumpliera sus promesas de campaña y finalmente eliminara la esclavitud de la Unión.
    2. Fue una medida militar basada en el poder del Congreso para decomisar los bienes de los traidores.
    3. Se liberó a los esclavos de cualquier estado en abierta rebelión contra la Unión, basada en la necesidad militar.
    4. Libera a todos los esclavos, y fue aprobada sólo a regañadientes debido a la sensación de Lincoln de que dividiría a la Unión.
    Responder

    c

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    Durante los disturbios del draft en la ciudad de Nueva York, los alborotadores apuntaron a la población _________ de la ciudad de Nueva York:

    1. Irlandés
    2. Polaco
    3. Católico
    4. Negro
    Responder

    d

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    La principal característica común de todos los Disturbios del Pan es que todos fueron dirigidos por mujeres. ¿Por qué?

    1. Las mujeres son organizadoras naturales de disturbios.
    2. Había pocos hombres alrededor; la mayoría se iban a la guerra.
    3. El pan es un tema doméstico, las mujeres manejan los temas domésticos.
    4. Los hombres no querían involucrarse.
    Responder

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    ¿Se produjeron disturbios de pan en cuál de las siguientes ciudades?

    1. Boston, Washington, Richmond
    2. Atlanta, Móvil, Richmond
    3. Nueva York, Chicago, Móvil
    4. Atlanta, Washington, Baltimore
    Responder

    b

    Ejercicio\(\PageIndex{5}\)

    El incidente en Fort Pillow, Tennessee, es un ejemplo del _________ que fue/fueron un problema constante durante la guerra.

    1. Abolicionismo
    2. Pacifismo
    3. Actividades de Tradeza
    4. Racismo
    Responder

    d


    This page titled 16.4: Desarrollos sociales is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.