Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

17.2: Reconstrucción tras el asesinato de Abraham Lincoln

  • Page ID
    102966
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Al momento del asesinato de Abraham Lincoln, el vicepresidente Andrew Johnson asumió la presidencia. También asumió el papel que tanto él como Lincoln creían pertenecía al Poder Ejecutivo: reconstruir el Sur. Johnson fue una figura única en la política estadounidense y más de un historiador lo ha caracterizado como uno de los hombres más desafortunados que jamás haya tomado la Presidencia. Tenía rostro sombrío y taciturno, y estaba casi tan mal preparado como cualquiera podría estar para liderar a la nación en tiempos de crisis. Antes de convertirse en presidente, Johnson había tenido una carrera variada. Era dueño de esclavos antes de la guerra; el único senador sureño que permaneció en ese cuerpo después de que su estado, Tennessee, se hubiera separado de la Unión; se desempeñó como gobernador militar de Tennessee en 1862; y, durante los primeros años de la guerra, fue demócrata de la Guerra del Sur. El éxito de Johnson como gobernador de Tennessee llevó a Lincoln a elegirlo como compañero de fórmula en 1864 en el boleto del Partido de la Unión Nacional. Johnson no tenía aliados fuertes ni en el Norte ni en el Sur, no aprendió a leer hasta que se lo enseñó su esposa, y no disfrutó de un seguimiento significativo en ninguna de las partes.

    La opinión de Johnson sobre la reconstrucción del Sur cambió durante los primeros meses de su Presidencia. Al principio, tendió a estar de acuerdo con los radicales en el Congreso en que el Sur debía ser castigado por separarse de la Unión y fue famoso por remarcar en la primavera de 1865, “La traición es un delito y debe... hacerse infame, y los traidores deben empobrecerse”. Fue particularmente hostil hacia los aristócratas sureños, a cuyo apego a la esclavitud culpó de la guerra. Un acérrimo jacksoniano, desconfiaba de los bancos, las corporaciones y los estados de Nueva Inglaterra en general. Poco después de llegar a la presidencia, Ben Wade, un ardiente republicano radical, declaró: “Johnson, tenemos fe en ti. Por los dioses, ya no habrá problemas para dirigir este gobierno”.

    Captura de pantalla (299) .png
    Figura\(\PageIndex{1}\): Andrew Johnson | Tras el asesinato de Lincoln, Andrew Johnson, el nuevo presidente, intentó “restaurar” el Sur usando el plan iniciado por Lincoln. Autor: Desconocido Fuente: Archivos Nacionales

    Por otro lado, Johnson no compartió la idea republicana radical de que se debe asegurar a los libertos la igualdad constitucional con los estadounidenses blancos. Como dueño de esclavos anterior que creía en la supremacía blanca, y a pesar de que en 1864 le dijo a los negros de Tennessee que sería su “Moisés”, comentó anteriormente: “¡Malditos los negros! Yo estoy luchando contra estos aristócratas traidores, sus amos”. Dos años después remarcó: “En cuanto al negro estoy por liberarlo pero al mismo tiempo afirmo que este es el gobierno de un hombre blanco... Si blancos y negros no pueden llevarse bien juntos hay que hacer arreglos para colonizar a los negros”. Fue igualmente franco en 1866 cuando una delegación, encabezada por Frederick Douglass, visitó la Casa Blanca para hacer una súplica por el sufragio negro, remarcando que no sólo no tenía interés en el sufragio negro, sino que también desconfiaba de Douglass, quien “antes le cortaría la garganta a un hombre blanco que no”.

    A pesar del optimismo de Ben Wade, los problemas llegaron pronto, porque Johnson, al igual que Lincoln, creía que la reconstrucción, a la que calificó de “restauración”, caía dentro del ámbito de competencia del Poder Ejecutivo del gobierno nacional. Debido a la convicción de que podía proceder sin el “consejo y consentimiento” del Congreso, Johnson no convocó a una sesión especial cuando Lincoln fue asesinado; en cambio, se movió para lograr la restauración de los estados confederados antes de que el Congreso estuviera programado para reunirse en diciembre de 1865. Siguiendo otra línea del razonamiento de Lincoln, Johnson tomó la posición de que eran individuos los que se habían rebelado y no estados; por lo tanto, los individuos debían ser castigados pero no los estados, ya que conservaban sus derechos constitucionales. De esta manera, los estados podrían volver rápidamente a una relación adecuada con la Unión.

    Andrew Johnson emprende reconstrucción, 1865

    En mayo de 1865, Johnson emitió dos proclamas que llegarían lejos para definir su enfoque de reconstrucción del Sur. El primero ofreció amnistía y restauración de bienes (excepto esclavos) a cualquiera que hiciera un juramento de lealtad a Estados Unidos. De esta oferta se exceptuaron funcionarios confederados, oficiales del ejército por encima del rango de Coronel del Ejército, y teniente de la Marina; cualquier hombre que hubiera ocupado cargos en el gobierno de la Unión antes de la guerra y hubiera dejado sus cargos para sumarse a la rebelión; y todos los que poseían bienes por valor de 20,000 dólares o más. La primera proclamación fue similar a la emitida por Lincoln en diciembre de 1863, con excepción de la última categoría. Para que los estados sean readmitidos al sindicato, deben repudiar sus deudas de guerra, aceptar la Decimotercera Enmienda, declarar nula y sin efecto la secesión y redactar una constitución. En la segunda proclama se designó un gobernador provisional para Carolina del Norte y se llamó a que el estado cree una constitución. En las semanas siguientes, Johnson hizo ofertas similares a seis estados adicionales del sur y reconoció a los gobiernos de Louisiana, Arkansas y Tennessee patrocinados por Lincoln. Para el otoño de 1865, las “administraciones civiles regulares” funcionaban con ello en todos los antiguos estados confederados excepto Texas. Cuando el Congreso se convocó en diciembre de 1865, diez de los once estados confederados habían sido por lo tanto readmitidos a la Unión.

    En ninguna de las proclamaciones Johnson abordó el tema de los derechos civiles para los libertos; el único requisito para las nuevas constituciones era que debían precisar que el sufragio se limitaba a hombres blancos que habían prestado juramento de lealtad al gobierno nacional y habían recibido amnistía. Ninguna de las constituciones se apartó de esta instrucción, por lo que ningún Estado otorgó a los negros el derecho de voto.

    Sur reacciona

    Aunque el Norte desconfiaba de las medidas de reconstrucción de Johnson, los sureños blancos estaban jubilosos. Los sureños se habían preparado para una dura represalia, sobre todo a la luz de las declaraciones anteriores del presidente, y al principio, no podían creer su buena fortuna. El 11 de septiembre de 1865, una delegación de sureños se reunió con el mandatario para expresar su agradecimiento por su “deseo e intención de sostener los derechos sureños en la Unión”. Johnson fue igualmente solícito, declarando su “amor, respeto y confianza” en la gente sureña.

    Las medidas del Presidente tuvieron un efecto apacible involuntario en el Sur, y en cuestión de meses los líderes sureños comenzaron a mostrar su irascible independencia anterior. Algunas de las legislaturas estatales ratificaron la Decimotercera Enmienda; otras no. Algunos comenzaron a discutir sobre las deudas de guerra y, mientras algunos declararon nula y sin valor la secesión, otros se limitaron a “derogar” sus artículos de secesión. Y por si esto no fuera suficiente para alarmar a los republicanos radicales, viejos líderes confederados fueron electos a las convenciones constitucionales estatales, y los estados incluso enviaron a Washington a exgenerales confederados, coroneles y congresistas, entre estos entre ellos el vicepresidente de la Confederación, Alexander Stephens.

    La peor ofensa de los estados recién reconstruidos, sin embargo, fue la creación de Códigos Negros en cada estado; estos se basaron en los Códigos Esclavos de preemancipación. Diseñados para crear una oferta de mano de obra barata e impedir la integración de las razas, estos códigos regulaban todos los aspectos de la vida de “negros, mulatos u otras personas de color”. Si bien los Códigos variaban de estado a estado, en la mayoría, se reconocía el matrimonio entre negros, y los hombres recién liberados podían demandar y ser demandados ante los tribunales. Pero aquí terminaron los derechos de los libres, ya que los Códigos negaron derechos básicos, entre ellos los siguientes: el derecho de los libertos a portar armas o votar; servir en jurados; relacionarse con blancos; dejar sin permiso los locales de un patrón; poseer bienes excepto en áreas designadas de un estado, ciudad o pueblo; y testificar ante los tribunales salvo en los casos que involucren a otros negros. Las reglas también prohibían el mestizaje. De acuerdo con el Código Negro de Florida, por ejemplo, cualquier hombre negro culpable de relaciones sexuales con una mujer blanca sería multado con 1000 dólares y azotado (que no excediera de 39 latigazos); la mujer sería igualmente castigada. En Mississippi, el castigo era aún más severo; cualquier persona condenada por matrimonio mixto sería sentenciada a cadena perpetua.

    Debido a que un objetivo primordial de los Códigos era proporcionar una fuente constante de trabajo servil en el Sur post-emancipación, la mayoría contenían secciones que trataban del trabajo libre. Todos los términos entre obrero y patrón se detallaban en contratos que especificaban el número de horas a trabajar y la cantidad de salarios a pagar. La mayoría de los Códigos también contenían cláusulas según las cuales los hijos de personas liberadas podían ser obligados arbitrariamente por el Estado como aprendices; algunas de estas enumeraban obligaciones que el maestro le debía al aprendiz derechos como educación, instrucción religiosa y vivienda; algunos no. El dinero obtenido del empleo del aprendiz pertenecía al maestro, salvo una “pequeña asignación” dada al aprendiz al final de su mandato “con la que comenzar la vida”. De igual manera, los libertos que viven en la “ociosidad”, como los jugadores y los desempleados, podrían estar vinculados a un maestro por un periodo de tiempo “no superior a un año”. La mayoría de los estados definían “persona de color” como cualquier hombre o mujer que tuviera un octavo “o más sangre negra”.

    Emisión de Igualdad

    El Norte expresó indignación ante los Códigos, pero es interesante observar de cerca el tema de la igualdad negra tanto en el Norte como en el Sur. Ya en 1863, Frederick Douglass, abolicionista y ex esclavo, advirtió que la emancipación era solo el primer paso hacia la igualdad negra, y sus palabras fueron hechas eco de Thaddeus Stevens y Charles Sumner, los autores de un plan radical de reconstrucción, ya que instaban a que se adoptara la integración en el sur sociedad. Pero el caso es que la mayoría de los norteños no estaban más a favor de la igualdad racial que los del Sur. En el Norte, sólo se permitió votar al siete por ciento de la población negra y eso fue en los cinco estados de Nueva Inglaterra. Todas las instalaciones públicas estaban segregadas, incluyendo escuelas, prisiones, hospitales, iglesias y cementerios; además, la mayoría de los estados tenían restricciones de vivienda y empleo. Además, muchos estados del norte todavía contaban con leyes contra la inmigración de negros de estado a estado. Pero si los norteños, como los sureños, no estaban a favor de la igualdad social y económica, la mayoría sí quería una reconstrucción que trajera una vida mejor para los negros del sur, una en la que gozaran de igualdad ante la ley, libertad de circulación, derecho a sentarse en jurados, y como castigo por delitos similares.

    Congreso Interviene, 1865-1866

    Los radicales en el Norte miraban con consternación cuando el Sur aparentemente regresaba a su estructura social anterior a la guerra, con la excepción de una institución establecida de esclavitud. La elección de la dirigencia confederada a cargos de importancia en las oficinas estatales y nacionales ya fue bastante mala, pero los Códigos Negros se parecían mucho a un regreso a la esclavitud. James G. Blaine, entonces presidente de la Cámara de Representantes, escribió a principios de la década de 1870: “Si los hombres sureños hubieran pretendido como su único objetivo especial deseable, inflamar a la opinión pública del Norte contra ellos, habrían procedido precisamente como lo hicieron”.

    Cuando el Congreso se reunió en diciembre de 1865, sus miembros actuaron para prevenir los efectos de los Códigos Negros y recordar a los sureños que la Confederación efectivamente había sido derrotada. En primer lugar, el Congreso creó un Comité Mixto de Reconstrucción. A pesar de que el comité no estaba controlado por los radicales, sí tenía entre sus miembros uno de los radicales más influyentes en el Congreso: Thaddeus Stevens de Pensilvania. Stevens y Charles Sumner, quien era el líder republicano en el Senado, fueron los defensores más francos de la reconstrucción radical. El irascible Stevens dejó en claro su postura sobre la Reconstrucción Presidencial cuando remarcó: “El castigo de los traidores ha sido totalmente ignorado por un Ejecutivo traicionero y un Congreso lento”. El Comité Mixto finalmente creó el plan de reconstrucción que finalmente aprobaría el Congreso.

    Mientras la Comisión Mixta se ponía a trabajar, el Congreso actuó sobre su determinación de arrebatarle al Poder Ejecutivo el control de la reconstrucción. En febrero de 1866, el cuerpo intentó extender la vida y los poderes del Buró de Libertos, aunque esta medida fue vetada por Johnson. En abril, el Congreso aprobó el proyecto de ley de Derechos Civiles de 1866, que golpeó los Códigos Negros y presagió las disposiciones de la Decimocuarta Enmienda al especificar que “todas las personas nacidas en Estados Unidos... de toda raza y color, sin tener en cuenta alguna condición previa de esclavitud” tendrían derecho al pleno protección de la Constitución. Además, el gobierno federal podría intervenir en los asuntos de los estados para ver que se respetaran los derechos civiles de todos los ciudadanos y que se considerara inconstitucional cualquier ley destinada a privar a los ciudadanos de sus derechos. Johnson vetó la Ley de Derechos Civiles, pero su veto quedó anulado, señal de la solidaridad de opinión que comenzaba a hacerse evidente en el Congreso. La Ley de Derechos Civiles fue el primer acto pasado por encima de un veto presidencial.

    En tanto, la Comisión Mixta redactó y envió la Decimocuarta Enmienda a los estados para su ratificación. Esta Enmienda se hace eco de la intención y el lenguaje de la Ley de Derechos Civiles al proclamar que “todas las personas nacidas o naturalizadas en Estados Unidos son ciudadanos de Estados Unidos y de los estados en los que residen”. Ningún Estado podría “privar a ninguna persona de la vida, la libertad o los bienes, sin el debido proceso legal; ni negar a ninguna persona dentro de su jurisdicción la igual protección de las leyes”. Además, no se podía negar el sufragio a ningún ciudadano adulto del sexo masculino; si esta negación del sufragio se lograba por ley estatal, entonces se disminuiría la representación de ese estado en el Congreso. Y por último, la Enmienda descalificó de cualquier cargo estatal o nacional a cualquier persona que hubiera estado involucrada en una “insurrección o rebelión contra los [Estados Unidos]”. El Sur blanco, aún inmutado, no aceptaría la tercera disposición, y la Enmienda no pasó en ese momento.

    Disturbios en el Sur

    Para empeorar las cosas, la violencia contra los negros comenzó a barrer por el Sur. En Memphis, estallaron problemas en mayo de 1866 cuando chocaron carruajes conducidos por un hombre blanco y un negro. Lo que comenzó como una pelea entre los dos hombres se convirtió en violencia cuando un grupo de blancos irrumpió en el barrio negro y comenzó a quemar casas y matar a sus habitantes. Un motín más grave ocurrió en Nueva Orleans cuando se disparó contra una procesión pacífica de negros. Al despejar el humo, 119 negros y diecisiete de sus seguidores habían resultado heridos, y treinta y siete negros y tres amigos blancos fueron asesinados. Fue en el contexto de este malestar que iniciaron las campañas del Congreso de 1866.

    Causa Radical Fortalece

    La negativa sureña a ratificar la Decimocuarta Enmienda fortaleció la posición Radical en el Congreso ya que los norteños se convencieron más que nunca de que el Sur no estaba reconstruido y no arrepentido y que los planes de Johnson y Lincoln eran fracasos. La opinión norteña dio forma a las elecciones al Congreso de 1866, cuando Johnson y los Radicales se enfrentaron ante el público estadounidense. Johnson hizo lo que llamó un “Swing around the Circle”, una gira de dieciocho días en la que viajó de Washington a Nueva York a Chicago, al sur a St. Louis y luego de regreso a la capital de la nación. Si bien no declaró lealtad a un partido, su retórica era decididamente prodemocrática. A pesar de sus esfuerzos, los republicanos ganaron por deslizamiento de tierra, ocupando treinta y siete escaños adicionales en la Cámara, lo que les otorgó un total de 173 escaños en ese organismo; los demócratas se quedaron con cuarenta y siete. En el Senado, los republicanos ocuparon cincuenta y siete escaños y los demócratas nueve. No hasta el New Deal de los años 30 los demócratas disfrutarían de una mayoría similar.

    Reconstrucción Radical

    Los radicales contaban ahora con una base firme de apoyo tanto en la Cámara como en el Senado, y se movieron para adoptar los planes esbozados por la Comisión Mixta, entre ellos la Primera Ley de Reconstrucción de marzo de 1867. El historiador Samuel Eliot Morison llama a este acto “la legislación más importante de todo el periodo”. Thaddeus Stevens, un importante contribuyente a la redacción del acto, comentó, algo incorrectamente, “fui Conservador en la última sesión de este Congreso, pero quiero decir ser Radical en adelante”. La premisa básica del acto era que “en los estados del sur no existe ahora ningún gobierno estatal legal ni una protección adecuada para la vida y la propiedad”, con la excepción de Tennessee, que había aceptado la Decimocuarta Enmienda en julio de 1866. La Ley, que pasó por encima del veto de Johnson, dividió los diez estados no reconstruidos en cinco distritos militares, cada uno bajo un comandante militar federal “no por debajo del rango de general de brigada, y para detallar una fuerza militar suficiente para que dicho oficial pueda desempeñar sus funciones y hacer cumplir su autoridad dentro de el distrito al que esté asignado”. Las responsabilidades de los mandos fueron establecer nuevos requisitos para la votación, establecer nuevos gobiernos estatales y supervisar la redacción de las constituciones estatales.

    Captura de pantalla (300) .png
    Figura\(\PageIndex{2}\): Los republicanos radicales | Thaddeus Stevens y Charles Sumner fueron los principales autores de Reconstrucción Radical. Autores: Mathew Brady, Julian Vannerson Fuentes: Archivos Nacionales Presidentes de Estados Unidos en los Registros del Censo, Biblioteca del Congreso

    Cuando una convención era elegida por todos los ciudadanos de un estado (con excepción de los privados de sus derechos por participar en “la rebelión” o aquellos que habían sido condenados por un delito grave), una constitución creada de acuerdo con el lenguaje y la intención de la Constitución de los Estados Unidos, y la Decimocuarta Enmienda ratificada, entonces los estados podrían solicitar el reingreso al sindicato. Las constituciones de los estados deben garantizar el sufragio negro. En julio se aprobó una adición a esta ley; en ella se señalaba, “ningún comandante de distrito... quedará obligado en su acción por opinión alguna de algún funcionario civil de los Estados Unidos”. Esta adición era de dudosa constitucionalidad por infringir las atribuciones del como Comandante en Jefe al impedirle sacar a los comandantes de los distritos militares.

    Las constituciones estatales establecidas bajo la dirección de los mandos militares fueron más igualitarias que las que sustituyeron. En Carolina del Sur, por ejemplo, se eliminaron las calificaciones patrimoniales para votar, permitiendo así el sufragio universal de la hombría; se amplió la Carta de Derechos; se quitaron todas las referencias a “distinciones por color”; se ampliaron los derechos de las mujeres y se terminó la prisión por deuda. Para el verano de 1868, seis de los estados confederados anteriores, Arkansas, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Luisiana, Alabama y Florida, habían cumplido todos los requisitos y habían sido aceptados de nuevo en la Unión. El resto de los estados fueron reconstruidos en 1870, momento en el que tuvieron que ratificar la Decimoquinta Enmienda así como la Decimocuarta; la primera especificó que “el derecho de voto de los ciudadanos de Estados Unidos no será negado ni abreviado por Estados Unidos ni por ningún Estado por razón del color de raza o condición previa de servidumbre.” Una vez cumplidas las condiciones de la Ley de Reconstrucción, el Congreso readmitió formalmente a los estados al sindicato.

    Desequilibrio constitucional: El juicio político de Andrew Johnson

    A medida que los radicales en el Congreso intentaban solidificar el poder congresional, un aspecto importante de este objetivo fue llevar a la Presidencia a una posición inferior a la del Congreso. La Ley de Reconstrucción inició este proceso cuando incluyó la disposición de que “ningún comandante de distrito... quedará obligado en su acción por opinión alguna de algún funcionario civil de los Estados Unidos”. Un segundo intento llegó con la aprobación de la Ley de Tenencia del Cargo en 1867 que negaba al presidente el derecho de destituir a funcionarios civiles, incluido su propio gabinete, sin la aprobación del Senado. El objetivo inmediato de esta legislación era evitar que el presidente Johnson retirara al secretario de Guerra, Edwin Stanton, quien era el último Radical que quedaba en su gabinete. El siguiente objetivo era destituir a Johnson mediante juicio político; si Johnson fuera destituido y condenado, entonces su reemplazo sería el presidente pro-tempore del Senado, el Radical Benjamin Wade. Al caer en línea con el plan Radical, Johnson de hecho despidió a Stanton y nombró a su lugar en el Departamento de Guerra al general Lorenzo Thomas. El 24 de febrero de 1867, la Cámara votó a favor de destituir a Johnson por “altos delitos y faltas”. Según la Constitución, una vez destituido, o inculpado, un presidente es juzgado por el Senado con el Presidente del Tribunal Supremo presidiendo. Siete senadores votaron en contra de la condena, por lo que Johnson no fue destituido del cargo Si un senador más hubiera votado a favor de condenar, Wade se habría convertido en el Presidente de Estados Unidos.

    Captura de pantalla (301) .png
    Figura\(\PageIndex{3}\): Juicio político de Johnson | Andrew Johnson fue destituido por la Cámara de Representantes en 1867 por desobedecer la Ley de Tenencia del Cargo, en sí misma claramente inconstitucional. Fue absuelto por poco. Autor: Theodore R. Davis Fuente: Biblioteca del Congreso

    Resumen

    Con la muerte de Abraham Lincoln, la presidencia pasó a su vicepresidente, Andrew Johnson, quien, al igual que Lincoln, creía que el proceso de reestructuración del Sur estaba en manos de la Presidencia. La Proclamación de Amnistía de Johnson, entregada poco después de que llegó al cargo, fue leve y, dentro de los ocho meses de la muerte de Lincoln, todos menos uno de los estados confederados anteriores habían sido traídos de nuevo a la Unión. Cuando los sureños blancos mostraron actitudes y políticas políticas que recuerdan a las que existían antes del inicio de la Guerra, los radicales en el Congreso tomaron las riendas de reconstruir el Sur y crearon una serie de Leyes de Reconstrucción diseñadas para castigar así como reconstruir el Sur. El Congreso también intentó asegurar la supremacía del Congreso sobre el Poder Ejecutivo al aprobar la Ley de Tenencia del Cargo y luego traer artículos de juicio político contra Johnson. Aunque efectivamente fue destituido, Johnson no fue condenado. El último de los estados del sur cumplió con los dictados de los actos de reconstrucción del Congreso, entre ellos la aceptación de las enmiendas Decimotercera, decimocuarta y decimoquinta, y fueron devueltas a la unión en 1870.

    Ejercicio\(\PageIndex{1}\)

    Los Códigos Negros aprobados en la mayoría de los estados del sur en 1865-1866 se basaron en los Códigos de Esclavos comunes en el periodo anterior a la emancipación.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{2}\)

    El propósito de la Ley de Tenencia del Cargo era:

    1. Obligar a Andrew Johnson a una posición que pudiera llevar a su juicio político.
    2. Permitir a la presidencia mayor libertad en el nombramiento de funcionarios para su Gabinete.
    3. Limitar el número de términos que los miembros de la Suprema Corte podrían desempeñar sus funciones.
    4. Impedir que funcionarios confederados anteriores ocupen cargos en estados del sur.
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{3}\)

    De acuerdo con la Primera Ley de Reconstrucción aprobada en 1867, el Sur se dividió en distritos militares.

    1. Cierto
    2. Falso
    Contestar

    a

    Ejercicio\(\PageIndex{4}\)

    La Decimoquinta Enmienda especifica que ningún ciudadano de Estados Unidos será:

    1. Privados del derecho al debido proceso.
    2. Forzados a la servidumbre.
    3. Privados del derecho al voto.
    4. Mantenido de la ocupación de su elección.
    Contestar

    c


    This page titled 17.2: Reconstrucción tras el asesinato de Abraham Lincoln is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Catherine Locks, Sarah Mergel, Pamela Roseman, Tamara Spike & Marie Lasseter (GALILEO Open Learning Materials) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.