Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.15: Apéndice A - Elección de un Director Ejecutivo y Votación

  • Page ID
    103861
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Tres Poderes de Gobierno: Legislativo, Ejecutivo y Judicial

    Desde finales del siglo XVIII, muchas repúblicas han separado las responsabilidades gubernamentales en tres poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial.

    El Poder Legislativo (generalmente llamado congreso, parlamento o asamblea), escribe leyes (incluidas las que recaudan ingresos) y se apropia de fondos para departamentos y agencias gubernamentales. Algunos poderes legislativos tienen dos cámaras, por ejemplo, Estados Unidos tiene un Senado en el que los estados tienen igual representación, y una Cámara de Representantes, cuyos miembros se reparten según la población de cada estado. Los proyectos de ley, las leyes propuestas, deben pasar por ambas cámaras.

    El ejecutivo (un presidente o primer ministro a nivel nacional, o gobernador a nivel estatal, o alcalde a nivel de ciudad) administra y hace cumplir las leyes aprobadas por el Poder Ejecutivo, al tiempo que generalmente realiza la política exterior. Seleccionan a los miembros de su “gabinete”, generalmente con la aprobación del Poder Legislativo, a los que se les llama secretarios de departamentos (como en Estados Unidos) o ministros de ministerios. Estos individuos dirigen los organismos creados por las legislaturas para abordar diversos aspectos sociales y económicos de la sociedad. La política exterior se ejecuta principalmente a través del director ejecutivo y un canciller (el “Secretario del Departamento de Estado” en Estados Unidos). Ejecutivos locales, estatales y nacionales hacen cumplir las leyes a través de la policía y el funcionamiento de las cárceles, mientras que los jefes ejecutivos nacionales suelen ser los comandantes en jefe de las fuerzas armadas.

    El Poder Judicial está integrado por los tribunales, quienes interpretan las leyes, determinando si se ha quebrantado o no una ley. El máximo tribunal (por ejemplo, el Tribunal Supremo en Estados Unidos) decide si leyes particulares son o no “constitucionales”, siguiendo la ley fundacional del país.

    Cómo eligen las democracias a un director ejecutivo

    Los países democráticos eligen al jefe ejecutivo a través de un sistema presidencial, parlamentario o presidencial-parlamentario.

    El Sistema Presidencial

    En el sistema presidencial, los votantes ciudadanos eligen al director ejecutivo (generalmente llamado “presidente”). Además de los poderes ejecutivos antes descritos, el mandatario también puede vetar las leyes aprobadas por el Poder Legislativo, que luego suelen necesitar una súper mayoría (como dos tercios de todos los miembros de cada cámara), para aprobar la ley “sobre” el veto presidencial. Este sistema se originó en su forma moderna en la Constitución de Estados Unidos. También es común en la mayoría de los países latinoamericanos.

    Estados Unidos tiene su propio método indirecto para elegir un presidente, que es único en el mundo: El Colegio Electoral. Técnicamente, en una elección presidencial, los votantes estadounidenses no eligen directamente a un candidato presidencial, sino que votan por “electores” que se comprometen a votar por cierto candidato. El número de electores por cada estado es el número de Senadores (siempre dos) más el número de Representantes en la Cámara de Representantes (que se asigna en función de la población). Los estados menos poblados tienen un mínimo de tres electores (ejemplo: Dakota del Norte y Dakota del Sur); el estado más poblado (California) tiene 55; Minnesota y Wisconsin tienen diez cada uno; e Iowa tiene siete. Debido a este sistema, es matemáticamente posible que un candidato gane el voto popular y pierda el voto del colegio electoral, más recientemente, esto sucedió en las elecciones de 2000 y 2016.

    No importa cómo se elija al presidente, el sistema presidencial puede derivar en la situación de un presidente de un partido político y de un Poder Legislativo (Congreso) encabezado por otro partido. Debido a este “gobierno dividido”, los críticos señalan que es difícil legislar, mientras que otros afirman que es un control importante del poder ejecutivo. Ejemplos recientes en Estados Unidos incluyen la mayor parte de la presidencia de Clinton, los dos últimos años de la presidencia de George W. Bush y la mayor parte de la administración Obama. En los dos últimos años de la administración Trump, la Cámara de Representantes tenía mayoría demócrata mientras que el presidente Trump era republicano al igual que la mayoría de los miembros del Senado.

    Otra posible comprobación del poder ejecutivo en el sistema presidencial es el proceso de juicio político, en el que el Poder Legislativo puede decidir destituir a un presidente del cargo por actividad delictiva.

    El Sistema Parlamentario

    En un sistema parlamentario, los ciudadanos eligen a los miembros del poder legislativo (generalmente llamado “parlamento”), que luego elige al jefe ejecutivo (generalmente llamado el “primer ministro” pero referido como el “canciller” en Alemania). En la mayoría de los casos, el Poder Legislativo sólo tiene una cámara en lugar de dos.

    El sistema se originó en Gran Bretaña y es común en muchas antiguas colonias británicas (es decir, Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Jamaica). Los sistemas parlamentarios a veces incluyen a un monarca involucrado en el gobierno, pero generalmente como figura de proa que solo posee poder simbólico (es decir, Gran Bretaña, España, Países Bajos y Suecia).

    El Primer Ministro suele ser miembro del partido más grande, lo que significa que la legislación es más fácil de aprobar; es imposible que el Poder Ejecutivo sea controlado por un partido y el Poder Legislativo controlado por otro, como ha ocurrido frecuentemente en Estados Unidos.

    El Parlamento tiene derecho a votar en contra de un primer ministro, lo que puede obligar a una nueva elección. Esto sucede especialmente en un sistema multipartidista, donde un Primer Ministro necesita el apoyo de coaliciones de varios partidos políticos: si un partido decide no apoyar al Primer Ministro, hay nuevas elecciones.

    Sistema presidencial-parlamentario: Dos jefes ejecutivos

    En este sistema, los votantes eligen tanto a un presidente como a un parlamento; el parlamento también elige a un primer ministro.

    El sistema es común en países que anteriormente tenían monarcas (Alemania, Francia, Italia, Irak e India) pero no siempre (Israel). Al igual que la mayoría de los monarcas, el presidente en este caso suele ser solo un figurehead que sólo ostenta el poder simbólico, pero no siempre (por ejemplo, en Francia).

    En ocasiones el mandatario juega un papel clave en las democracias multipartidistas en las que el mandatario pide al jefe de un partido político que forme un gobierno, generalmente en coalición con otros partidos. Un ejemplo histórico que discutimos anteriormente fue la República de Weimar de Alemania. Así fue como Hitler se convirtió en canciller. Cuando un parlamento vota en contra de un primer ministro, el mandatario puede pedirle a algún otro partido que forme un gobierno en lugar de convocar nuevas elecciones.

    Sistemas de votación en las democracias

    Hay varias formas en que las elecciones se pueden organizar en las democracias.

    El ganador se lo lleva todo

    En este sistema, gana el candidato con más votos, lo que significa que puede ganar con pluralidad y no con mayoría de votos. Es común en la mayoría de las elecciones en Estados Unidos, especialmente en la elección de miembros del Congreso y en la elección de electores presidenciales.

    El ganador se lleva todo por lo general resulta en un sistema bipartidista, como en Estados Unidos, ya que los votantes sienten que están “desperdiciando” sus votos si eligen a un candidato de terceros. Esto a menudo resulta en que las personas voten en contra de los candidatos que no quieren en lugar de por los candidatos que sí. Ellos razonan que el candidato que en realidad prefieren podría quitarle votos al candidato “menor de dos males”, resultando en un gobierno que realmente no quieren.

    Aún así, este sistema de votación puede resultar en que los candidatos ganen con menos de una mayoría de votos cuando hay más de tres candidatos viables (como las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1992, 1996, 2000 y 2016; las elecciones al Senado de Minnesota de 2008; las elecciones de Minnesota para gobernador de 1998 a 2010). Algunos critican este sistema ya que los votantes son limitados en su elección de candidatos; otros sostienen que el sistema adicional de “elecciones primarias” —en el que los votantes eligen qué candidato representará a un partido en la “elección general” —da a todas las voces la oportunidad de ser escuchadas.

    Representación Proporcional

    Este sistema sólo se utiliza en las elecciones legislativas. En representación proporcional, los electores eligen un partido; a los partidos se les asigna su número de escaños en una legislatura con base en el porcentaje de votos que gana el partido.

    Ejemplo ficticio: 100 escaños en el Senado de Minnesota, elegidos a nivel estatal por representación proporcional

    Partido Demócrata: 30% —30 escaños

    Partido Republicano: 35% —35 escaños

    Partido de la Independencia: 20% —20 escaños

    Partido Verde: 15% —15 asientos

    La representación proporcional casi siempre resulta en un sistema multipartidista, ya que los votantes no sienten que están “desperdiciando” un voto en un tercero, ya que cada partido gana algo (si alcanzan cierto porcentaje del total de votos).

    El sistema de elección de quién representará al partido varía; puede ocurrir antes de las elecciones (los partidos elaboran una lista ordenada de posibles representantes) o el día de la elección (los electores eligen tanto al partido como al individuo, para que los recuentos de votos para los individuos determinen el orden del potencial representantes). En el caso ficticio antes descrito, si los republicanos ganaran el 35% de los votos, los primeros 35 individuos de su lista ganarían un escaño en la legislatura.

    Combinado con un sistema de gobierno parlamentario o presidencial-parlamentario, una situación multipartidista suele significar que un primer ministro es elegido como parte de una coalición de partidos, si ningún partido tiene una mayoría clara en la legislatura. Esta es la situación actual en Alemania, Italia e Israel.

    Cincuenta por ciento más uno

    Los candidatos en este sistema deben ganar al menos una mayoría simple de votos (cincuenta por ciento más uno); si esto no sucede, los dos primeros ganadores de votos compiten en una segunda elección (segunda vuelta).

    Este sistema es común en la elección de presidentes tanto en el sistema presidencial como presidencial-parlamentario (una excepción importante es Estados Unidos). Fomenta una situación multipartidista, al tiempo que impide que un candidato sea electo con solo una pequeña pluralidad. Este sistema se utiliza en algunas elecciones al Congreso en Estados Unidos (Texas actualmente tiene este sistema). Ejemplo histórico: Elegir al Presidente en la República de Weimar.

    Voto por Elección Clasificatoria

    Una variación del sistema “cincuenta por ciento más uno” se llama Votación instantánea de la segunda vuelta (IRV), donde los votantes clasifican su primera opción, luego su segunda opción, y luego su tercera opción. Si ningún candidato recibe más del 50% como primera opción, el siguiente conteo se limita a los dos primeros captadores de votos, con los votos de segunda opción emitidos por aquellos cuya primera opción perdida se suman a los dos primeros captadores de votos. Este sistema se está utilizando actualmente en las Ciudades Gemelas en elecciones para ayuntamiento y alcaldía.


    This page titled 1.15: Apéndice A - Elección de un Director Ejecutivo y Votación is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Dan Allosso and Tom Williford (Minnesota Libraries Publishing Project) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.