Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.2: Criticando a la toga y a la masculinidad romana

  • Page ID
    102528
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Objetivos de aprendizaje

    Este capítulo te pide que pienses en:

    • Lo importante que era conformarse a ciertos estándares de vestimenta como varón romano
    • Lo que revela la crítica a la vestimenta y los prejuicios sobre la apariencia sobre la sociedad de élite romana

    HOMBRES ROMANOS VISTIENDO MAQUILLAJE

    Se suponía que los hombres romanos no debían maquillarse ni teñirse el pelo, pero muchos sí. Los romanos valoraban la juventud y el vigor y esperaban que sus políticos, que a menudo también eran sus generales, lo reflejaran. El siguiente extracto de Plutarco registra cómo se utilizó como propaganda en su contra el rumor de que el cónsul Marius no había recibido sus cicatrices en la batalla:

    Marius fue elegido triunfalmente, y en seguida procedió a reunir soldados contrarios a la ley y a la costumbre, alistando esclavos y pobres. Los ex comandantes nunca aceptaron a esas personas, sino que otorgaron armas, como otros favores, como cuestión de distinción a personas que tenían la calificación adecuada: los bienes de un hombre son así una especie de seguridad para su buena conducta. Estas no fueron las únicas ocasiones de mala voluntad contra Marius; algunos discursos altivos, pronunciados con gran arrogancia y desprecio, ofendían gran ofensa a los nobles [1]; como, por ejemplo, su dicho de que se había quitado el consulado como botín de la afeminación de los ricos y altos- ciudadanos nacidos, y diciéndole a la gente que glorificaba en heridas que él mismo había recibido por ellos, tanto como lo hacían otros en los monumentos de los muertos, y las imaginas de sus antepasados.

    Plutarco, Vida de Marius

    Si bien la toga era un poderoso símbolo social en la antigua Roma, cómo uno llevaba (o se negaba a usar) la toga dejaba a los hombres vulnerables a las críticas. Si la forma en que una persona vestía la toga estaba intrínsecamente ligada a las concepciones romanas de masculinidad, entonces atacar a lo que llevaba alguien era atacar a su virtus —'virilidad'. Cicerón castró a quienes apoyaban a su competidora política Catiline al retratarlos como personas que habían transgredido todo tipo de normas romanas. Observe cómo Cicerón pasa de usar ropa y autoarreglarse como base de ataque a afirmar que están degradando a la propia República Romana:

    21 Hay una última clase, última no sólo en número sino en el tipo de hombres y en su forma de vida: el guardaespaldas privado de Catiline, personalmente seleccionado; los amigos de sus abrazos y de su corazón, a quienes ves con el pelo cuidadosamente peinado, brillante, sin barba, o con barbas bien recortadas, con túnicas con mangas o llegando hasta los tobillos, y cubierto con velos, no con togas. Todo el esfuerzo de sus vidas, todo el trabajo de sus noches de insomnio se pasa en cenas que duran hasta el amanecer. 22 En estas bandas están todos los jugadores, todos los adúlteros, todos los ciudadanos inmundos y desvergonzados. Estos chicos, tan ingeniosos y delicados, han aprendido no sólo a amar y a ser amados, no sólo a cantar y a bailar, sino también a blandir dagas y a administrar venenos. A menos que sean expulsados, a menos que mueran, incluso en caso de que Catiline muriera, te advierto que la escuela de Catilina existiría en la república. Pero, ¿qué quieren esos desgraciados? ¿Van a llevar a sus esposas al campamento? ¿Cómo pueden prescindir de ellos, sobre todo en estas noches? ¿Y cómo soportarán los Apeninos, y estas heladas, y esta nieve? A lo mejor piensan que soportarán el invierno con más facilidad porque han tenido la costumbre de bailar desnudos en sus fiestas. Sí — ¡Realmente deberíamos temer una guerra cuando Catiline va a tener un guardaespaldas de prostitutas!

    Cicerón, Segundo Discurso Contra la Catilina 21-22

    En lo siguiente, el poeta Juvenal ataca a hombres que visten maquillaje y cuidan su apariencia en lo que ve como formas femeninas:

    Uno le saca las cejas con un poco de hollín húmedo en el borde de una aguja y levanta sus ojos parpadeantes para ser pintado, otro bebe de un vaso de forma obscena, y ata sus largos mechones en una red dorada; está vestido de cuadros azules, o de color verde liso; el asistente jura por Juno como su amo. Otro sostiene en su mano un espejo como el que llevaba el afeminado Otho...

    ... Fue un acontecimiento monstruoso aún mayor cuando Graco, [2] vestido con una túnica, luchó de gladiador, y huyó, tridente en mano, [3] al otro lado de la arena —Graco, hombre de nacimiento más noble que los Capitolinos, o los Marcelli, o los descendientes de Catulo o Paulus, o el Fabii: más noble que todos los espectadores en el podio; sin excluir al que dio el espectáculo [4] en el que se arrojó esa red.

    Juvenal, Sátira 2

    ATACANDO A ROMA ATACANDO LA MODA ROMANA

    Aunque la toga era un significante de la clase y masculinidad romanas, los moralistas cristianos socavaron esto al abordar el tema de la vestimenta y el autoaseo para atacar a los paganos romanos como corruptos y poco varoniles. Por ejemplo, el obispo cristiano, y más tarde santo, Tertuliano, atacó a hombres romanos por pasar demasiado tiempo en su aparición:

    Yo, hombre y envidioso de las mujeres, las estoy desterrando de sus propios dominios. ¿Hay, también en nuestro caso, algunas cosas que no debemos hacer por la sobriedad que debemos mantener a causa del miedo que le debemos a Dios? Si es cierto, (como es) que un defecto de la naturaleza ha implantado la voluntad de complacer en los hombres por el bien de las mujeres, al igual que en las mujeres por el bien de los hombres, y si nuestro género reconoce que utiliza engaños engañosos de forma peculiarmente propios, como cortarse la barba demasiado bruscamente o arrancarla aquí y ahí; afeitarse alrededor de la boca; arreglar el cabello y disfrazar su grisura por tintes; quitar todo el vello del cuerpo tal como aparece; fijar cada cabello en su lugar con algún pigmento femenino; alisar todo el resto del cuerpo con la ayuda de algún polvo áspero u otro: luego, también, aprovechando cada oportunidad para consultando el espejo y mirándolo ansiosamente. Mientras que, cuando una vez que el conocimiento de Dios ha puesto fin a todos los deseos de agradar por medio de la atracción sexual, todas estas cosas son rechazadas por frívolas y hostiles a la modestia. Porque donde está Dios, hay modestia, y hay sobriedad como su asistente y aliada. ¿Cómo, entonces, vamos a practicar la modestia sin su medio instrumental, es decir, sin sobriedad? ¿Cómo, además, llevaremos la sobriedad al desempeño de las funciones de modestia, a menos que la seriedad en apariencia y semblante, y en el aspecto general de todo el hombre, marquen nuestro carruaje?

    Tertuliano, En el Vestido de Mujer 2.8.2

    Reflejar

    ¿Te parece significativo que este pasaje sobre el vestido de hombre sea de Tertulian's On the Dress of Women?

    Como llevar la toga era una forma para que los hombres mostraran su Romanness, resultó un desgaste atractivo para cualquiera que quisiera interpretar Romanness. Tertuliano, porque claramente tenía poco más con lo que llevarse bien, también escribió todo un discurso alabando al palio griego, una prenda parecida a una capa, que atacaba el uso de la toga por parte de los hombres de Cartago. En el proceso también tiene mucho que decir sobre cómo deben vestir hombres y mujeres:

    4.2 Un cambio de ropa sólo empieza a ser una falla si no es costumbre lo que se cambia, sino la naturaleza. Hay una diferencia importante entre el honor que le debemos al pasado y a la religión. Que la costumbre siga fielmente la edad, y la naturaleza Dios. 3 Así que Aquiles [5] causó una ruptura de la naturaleza al transformarse en una niña, él, el hombre que había sido criado en la médula de las bestias salvajes (así, entonces, es como obtuvo su nombre, ya que sus labios no habían probado la leche materna), un héroe al que le enseñaron por una grosera, morada de madera, monstruosa maestra en una escuela pedregosa! Uno puede tolerar voluntariamente en el caso de un niño pequeño la preocupación de una madre. Pero sin duda ya estaba cubierto de pelo, sin duda ya había demostrado en secreto ser hombre ante alguien cuando todavía aguantaba la túnica que fluía de una mujer, peinándose, maquillándose, consultando el espejo, acariciando su cuello, sus orejas afeminado por la perforación, como aún se puede ver en su busto en Sigeum. [6] 4 Ciertamente, después es guerrero, ¡por necesidad restauró su género! Había sonidos del campo de batalla, y las armas estaban cerca. 'El hierro mismo', así se dice, 'atrae a un hombre'. En fin, si hubiera persistido en ser niña incluso después de este incentivo, bien podría haberse casado — ¿y eso para variar? 5 Una monstruosidad, entonces, él es, una doble: de un hombre se convirtió en mujer, y luego de una mujer un hombre, aunque ni se debió negar la verdad, ni se confesó la mentira. Cualquiera de las dos formas de cambio era mala: la primera iba en contra de la naturaleza, la segunda estaba en contra de su seguridad.

    Reflexión

    Reflexiona sobre cómo Tertuliano vincula el género de una persona con la ropa que lleva puesta. ¿Qué dicen sus ideas sobre la conexión entre la ropa y el género sobre lo vital que era la vestimenta para la asimilación social en la antigua Roma? ¿Cómo han cambiado las cosas o se han mantenido igual en los últimos 2000 años?

    Tertuliano continúa...

    3 Más degradantes aún fueron los cambios completos en el vestido de un hombre por la lujuria más que por algún miedo materno. No obstante, adoras a ese hombre que debería hacerte sentir avergonzado, este 'club-arrow-ocultar-abander', [7] que intercambió el atuendo mencionado en su nombre por un atuendo de mujer. Tanto entonces se le otorgó a la amante secreta lidiana, que Hércules se prostituyó en Omphale, y Omphale en Hércules... 4 Pero hay algo también en el hombre que antes se había acercado a Hércules, Cleomachus el boxeador. [8] En Olimpia sufrió un cambio increíble a partir de su condición masculina al ser cortado dentro y fuera de su piel. Bueno, se gana una corona en medio de los Fullers de Novius (dramaturgo romano) y ¡con razón ha sido mencionado por el escritor mimo Lentulo en sus catinenses! [9] Seguramente, así como cubrió las huellas de los guantes de boxeo con brazaletes, así reemplazó el grueso abrigo del deportista por alguna prenda delgada y holgada.5 Sobre Physco o Sardanapallus debemos guardar silencio: si no fueran notables por sus lujuria, nadie los conocería como reyes . ... [10]

    8 Esa vestimenta, por lo tanto, que no está de acuerdo con la naturaleza y la modestia merece miramientos fuertemente fijos, señalar con el dedo, y asentimientos críticos. En verdad, si con el lujo menandreano un hombre puede estar detrás de él con un vestido refinado, ¿puede escuchar de cerca las palabras que escuchó el autor del cómic: '¿Qué es este loco estropeando una capa espléndida?' Pero ahora que ha desaparecido la ceja de la vigilancia censural, ¿cuánto terreno para la crítica proporciona la falta de distinción? 4 [Se puede ver] a los libertos vestidos les gustaban los jinetes, los esclavos marcados con azotes en el vestido de la nobleza, los cautivos vestidos de nacidos libres, y la gente del campo como habitantes de la ciudad, los idiotas como hombres del foro, los ciudadanos como soldados. El portador de cadáveres, el chulo, y el entrenador de gladiadores: visten como tú. 9 Mira a las mujeres también. Ahí se puede ver lo que Severus Caecina [11] destacó ante el Senado: matronas que aparecen en público sin estolas. 2 Bajo los decretos del augur Léntulo, los que se habían deshonrado de esta manera fueron castigados como si por mala conducta sexual, ya que la prenda que era el testigo y la guardia de la dignidad se había sentido como un impedimento para practicar la fornicación y así habían sido abandonadas sedulamente por algunas mujeres.3 Pero ahora, cometiendo lujuria contra sí mismas y haciéndose más fácilmente accesibles, han renunciado a la estola, al atuendo de lino, al capó susurrante, al vestido peludo , sí, hasta las camadas y sillas portátiles, en las que se habían mantenido privadas y separadas incluso en público. 4 Pero algunas apagan sus propias luces, mientras que otras encienden luces que no son las suyas... 4.10 Y cuando la encargada de los baños públicos abaniza su bata de seda, y consuela con collares un cuello que es menos puro que los baños, y usa brazaletes —que, como parte de lo que se le dio a hombres valientes, hasta matronas habrían poseído indiscretamente— para insertar sus manos que son culpables de cada acto vergonzoso, y le cabe en su pierna maculada un zapato blanco o rojizo, entonces ¿por qué no miras estas prendas?

    ... 5.2 Ahora voy a interrogar tu conciencia: ¿cómo te sientes en una toga: vestida u oprimida? ¿Es como usar ropa o soportarla? 2 Si niegas esto, te seguiré a casa, y voy a ver qué te apresuras a hacer justo después de que entres por la puerta. ¡Ninguna otra prenda se quita con tal relieve como la toga! 3 No decimos nada sobre los zapatos, esa tortura especial de la toga, esa cubierta más impura de los pies, y una falsa también. Porque ¿quién no estaría mejor de endurecerse descalzo en calor o frío, que encadenado en los zapatos? 4 Claro, ¡un gran apoyo para caminar ha sido atendido por los talleres venecianos de zapateros en forma de botas afeminadas! (5.3) 1 Pero no hay nada tan conveniente como el palio, aunque sea doble, como el de las Cajas. En ninguna ocasión hay una pérdida de tiempo en vestirse, ya que todo el esfuerzo que se necesita consiste en cubrirse holgadamente.

    Tertuliano, En el palio

    La moda también podría usarse para atacar a Roma desde dentro de la propia nación. El poeta Marcial, a finales del siglo I d.C., atacó los estándares actuales de belleza masculina ninguno de los cuales estaba de acuerdo y ninguno de los cuales era “tradicional”. Martial parecía ser bastante crítico con las medidas que tomaban los hombres Romen para ser guapos, y termina siendo bastante mezquino al respecto en el siguiente poema:

    Cotilius, eres un tipo apuesto; Cótilio, mucha gente dice esto.

    Lo escucho: pero dime — ¿qué es un chico apuesto?

    Un chico apuesto es: uno que arregla sus rizos en orden

    Que siempre huele a bálsamo y canela

    Quien canta canciones egipcias, quien tararea las españolas

    Quién mueve sus brazos sin pelo a diferentes ritmos

    Que desperdicia todo su día junto a sillas de mujer

    Y quien siempre está susurrando algo al oído de alguien

    Quién lee y escribe notas aquí allá y en todas partes

    Quién protege su palio de las armas vecinas

    Quién sabe quién ama a quién, quién va a fiestas,

    Quién conoce dentro y fuera de la antigua herencia de Hirpino.

    ¡Qué estás diciendo! ¿Esto es esto, esto, realmente un tipo?

    Entonces, Cotilius, tu chico es algo profundamente preocupante.

    Epigramas Marciales 3.63

    HOMBRES ROMANOS VISTIENDO COMO MUJERES ROMANAS

    ADVERTENCIA DE CONTENIDO

    Esta siguiente sección incluye una dura condena de lo que podría precisarse ahora como personas que tienen una expresión de género que difiere de “la norma”. En esta sección, el autor Juvenal arremete contra hombres que no se ajustaban al idealizado hombre romano y Séneca The Younger trata de hacer valer una regidez entre quien llega a ser masculino y quien llega a ser femenino.

    El autor sátira Juvenal, aunque es una gran fuente para el antiguo mundo romano, no facilita una lectura fácil. Aquí en Sátira 2, está escribiendo sobre el tema de los hipócritas: personas que son moralistas en público, pero privadamente se involucran en conductas inmorales. En este poema bastante desagradable, sin embargo, podemos ver cuán estrechamente conectada la crítica de la vestimenta estaba conectada con los ataques a la conducta.

    ¿Qué no harán los demás hombres cuando tú, Crético, [12] te vistes con prendas de gasa, y mientras la gente se maravillaba con tu atuendo, ataca a los Proculae y a la Pollittae? [13] Fabulla es adúltera; condenan a Carfinia del mismo delito por favor; pero aunque sean declarados culpables, nunca usarían una toga como la tuya. [14] “Oh, pero” dices, “¡estos días de julio son tan calurosos y húmedos!” Entonces, ¿por qué no hablar [en la corte] sin ropa? Tal locura sería menos vergonzosa. El tuyo es un atuendo bonito en el que proponer o exponer leyes a nuestros paisanos enrojecidos de victoria y con sus heridas aún sin curar, ¡y a esos campesinos de montaña que habían puesto sus arados para escucharte! [15] ¡Qué no dirías si vieras a un juez vestido así! [16] ¿Sería apropiada una toga de gasa a un testigo? ¡Que tú, Creticus, tú, el entusiasta e inflexible campeón de la libertad humana, estás vestido con un atuendo transparente! Esta plaga nos ha llegado por infección y se extenderá aún más, así como en los campos la costra de una oveja, o la sarna de un cerdo, destruye todo un rebaño, y así como un racimo de uvas adquiere un color enfermizo por la aparición de su vecino.

    Cuadro de preguntas:

    Las prostitutas y adúlteras se vieron obligadas a llevar la toga, una prenda masculina, en público. Si la toga representaba la moralidad y la élite entre los hombres romanos, ¿por qué representaba vergüenza social cuando la usaban las mujeres? ¿Podría esto tener algo que ver con el mantenimiento de los roles de género en la antigua sociedad romana?

    Juvenal continúa...

    Algún día probarás algo más vergonzoso que este vestido; nadie llega a las profundidades de la turpitude de una vez. A su debido tiempo serás recibido por quienes en sus casas se ponen diademas, [17] se cubren con collares, y propician a la Bona Dea con el estómago de un cerdo y un enorme cuenco de vino, aunque por un mal uso la diosa advierte a todas las mujeres desde la puerta; ninguna excepto los machos puede acercarse a su altar. [18] “¡Fuera contigo! mujeres profanas” es el grito; “¡no hay cuerno en auge, aquí no hay juglas!” ... Uno le saca las cejas con un poco de hollín húmedo en el borde de una aguja y levanta sus ojos parpadeantes para ser pintado, otro bebe de un vaso de forma obscena, y ata sus largos mechones en una red dorada; está vestido de cuadros azules, o verde liso; el asistente jura por Juno como su amo. Otro sostiene en su mano un espejo como el que llevaba el afeminado Otho, trofeo del Actor Auruncano, en el que contemplaba su propia imagen con plena armadura cuando apenas estaba listo para dar la orden de avanzar — cosa notable y novedosa en los anales de nuestro tiempo, ¡un espejo entre las armas de la Guerra Civil! Necesitaba, en verdad, de un general poderoso para matar a Galba, y mantener su propia piel afeitada; necesitaba de un ciudadano de mayor valor para copiar los esplendores del palacio real en el campo de Bebriacum, ¡y enyesar su rostro con masa! Nunca las Semiramis que portaban carcaj tenían algo así en su reino asirio ni la desesperada Cleopatra a bordo de su nave en Actium. Aquí no hay decencia del lenguaje, ni respeto por los modales en la mesa. Escucharás todas las charlas sucias y los chillidos tonos de Cibeles; un anciano frenético canoso preside los ritos; es un raro y notable maestro del arte de la gula y debe ser contratado para enseñarlo. Pero, ¿por qué esperar más cuando ahora es el momento de quitarle la carne extra a la moda frigia? [19]

    Graco [20] le ha presentado a un corneta —o tal vez fue un jugador en el cuerno recto— una dote de cuatrocientos mil sesterces. Se ha firmado el contrato; se han pronunciado las oraciones; los banqueteros están sentados, la nueva novia hecha está reclinada en el seno de su marido. ¡Ustedes elites de Roma! ¿Es un adivino lo que necesitamos, o un censor? ¿Estarías más horrorizado, lo considerarías un augurio mayor, si una mujer diera a luz a un ternero, o un buey a un cordero? [21] ¡El hombre que ahora se está arreglando en los volantes y tren y velo de una novia alguna vez portó los temibles escudos de Marte por las tangas sagradas y sudaba bajo la carga sagrada! [22]

    Padre de nuestra ciudad, ¿de dónde viene tal maldad entre tus pastores latinos? ¿Cómo tal lujuria poseía a tus nietos, Gradivus? [23] ¡He aquí! Aquí tienes a un hombre de alto nacimiento y riqueza siendo entregado en matrimonio a un hombre, y sin embargo, ¿ni sacude tu casco, ni golpea la tierra con tu lanza, ni protesta a tu Padre? Vete contigo entonces; ¡Vete de ese amplio Campus Martius que has olvidado! Uno dice: “Tengo una ceremonia a la que asistir mañana al amanecer, en el valle del Quirinal”. “¿Cuál es la ocasión?” “No hace falta preguntar: un amigo se lleva a un marido; un asunto bastante pequeño”. Sí, y si sólo vivimos lo suficiente, veremos estas cosas hechas abiertamente: la gente va a desear verlas reportadas entre las noticias del día. [24] En tanto, estas novias que quieren ser tienen un gran problema: no pueden tener hijos con los que conservar el afecto de sus esposos; a la naturaleza le ha ido bien al otorgar a sus deseos ningún poder sobre sus cuerpos. Mueren infértiles; el cofre de medicina del hinchado Lyde no sirve de nada, ¡tampoco está sosteniendo sus manos ante los golpes de los Luperci de patas veloces! [25]

    Fue un acontecimiento monstruoso aún mayor cuando Graco, vestido con túnica, luchó de gladiador, y huyó, tridente en mano, al otro lado de la arena —Graco, hombre de nacimiento más noble que los Capitolinos, o los Marcelli, o los descendientes de Catulo o Paulus, o los Fabii: más noble que todos los espectadores en el podio; sin excepción del que dio el espectáculo en el que se arrojó esa red. Que hay cosas como Manes, y los reinos debajo de la tierra, y punt-poles, y albercas estigianas negras con ranas, y todos esos miles que cruzan en un solo barco -estas cosas ni siquiera los chicos creen, excepto tales que aún no han tenido su baño de peniques. Pero solo imagínalos para ser verdad- ¿qué pensarían Curius [26] y los dos Escipiones? ¿O Fabricio y el espíritu de Camilo? ¿Qué pensaría la legión que luchó en la Cremera, o la joven hombría que cayó en Cannae? ¿Qué sentirían todos esos corazones galantes cuando una sombra de este tipo les bajara de aquí? Desearían ser purificados; si sólo se tuviera azufre y antorchas y ramales húmedos de laurel-ramas. ¡Tal es la degradación a la que hemos llegado! Nuestros brazos ciertamente los hemos empujado más allá de las costas de Juverna, a las Orcadas recién conquistadas y a los británicos de corta noche; pero las cosas que hacemos en nuestra ciudad victoriosa nunca las harán los hombres que hemos conquistado. Y sin embargo dicen que un Zalaces, un armenio más afeminado que cualquiera de nuestros jóvenes, ¡ha cedido al ardor de una Tribuna! ¡Solo mira lo que hacen las comunicaciones malvadas! Vino como rehén: pero aquí los chicos se convierten en hombres. Dales una larga estancia en nuestra ciudad, y los amantes nunca les fallarán. Tirarán sus pantalones y sus navajas, sus bridas y sus látigos, y llevarán de vuelta a Artajata los modales de nuestra juventud romana.

    Juvenal, Sátira 2

    Ejercicio

    Tómese unos momentos para considerar la cita de Juvenal de que “algún día [Cretículo] intentará algo más vergonzoso que este vestido; nadie llega a las profundidades de la turpidez de una vez”. ¿Cómo refleja la escalada de Juvenal de vestirse con gasa a una completa agitación moral los posibles temores sobre la estabilidad (o falta de ella) de los estándares sociales romanos?

    Muchos de los detalles de esta historia fueron inventados y exagerados por diversas razones; aún así, algunos hombres en realidad se resistieron claramente a las normas de vestimenta. Por ejemplo, en una discusión sobre el derecho sucesorio, la Recopilación menciona de pasada a una senadora a la que claramente le gustaba vestirse con ropa de noche femenina:

    No hay diferencia entre las expresiones 'prendas para hombres', y 'ropa para hombres', pero la intención del testador a veces crea dificultad, si él mismo estaba acostumbrado a hacer uso de alguna prenda que también era adecuada para las mujeres. Por lo tanto, debería, por todos los medios, averiguarse si la prenda legada era la que el testador tenía en su mente, y no aquella que en realidad estaba destinada al uso de mujeres o de hombres.

    Para Quinto Mucio dice que conocía a cierto Senador que tenía la costumbre de llevar ropa de mujer en la mesa y que, de legar una prenda que usaban las mujeres, no sería concibido haber tenido en su mente una de la que él mismo se le accultomaba para hacer uso, como si fuera una adecuada para su sexo.

    Pomponius, Sobre Quinto Mucio, Libro IV. Digest 34.2.33

    Los moralistas romanos (de los cuales había bastantes) estaban particularmente horrorizados por las desviaciones de lo que sentían que era el atuendo varonil adecuado de un varón romano. Séneca el Joven atacó a quienes vestían vestido de mujer, además de tratar de parecer más jóvenes que sus edades, ya sea para preservar su atractivo sexual para los demás o para que pudieran asumir roles sexuales que los romanos solo pensaban adecuados para hombres y adolescentes más jóvenes. Es relevante señalar que las opiniones de Séneca el Joven son legítimamente anticuadas.

    7 Seguramente crees que los hombres que se ponen ropa de mujer viven contrarios a la naturaleza? ¿No viven hombres contrarios a la naturaleza que tratan de verse frescos y juveniles a una edad inadecuada para tal intento? ¿Qué podría ser más cruel o más desgraciado? ¿El tiempo y la hombría no pueden llevar a una persona así más allá de una infancia artificial?

    Séneca el Joven, Letras 122.7

    Parecer un hombre romano —actuando como uno— en la antigüedad sin duda demasiado tiempo y energía, particularmente para la clase alta. No obstante, incluso entre los críticos más profundos de los romanos poco varoniles, como Cicerón, era difícil mantener esta estricta forma de masculinidad.

    Bibliografía y lectura adicional:

    OLSON, KELLY. “Masculinidad, Apariencia y Sexualidad: Dandies en la Antigüedad Romana”. Revista de Historia de la Sexualidad 23, núm. 2 (2014): 182-205.


    1. Es decir, personas cuyas familias ya habían tenido el consulado y eran viejas familias romanas, en comparación con Marius que no era ninguna de estas cosas.
    2. Aunque los Gracchi eran una familia romana muy antigua, el nombre se usa aquí para señalar a cualquier romano de élite que reclama ascendencia ilustre, en lugar de cualquier persona específica.
    3. Luchó como retiario, un tipo de gladiador que vestía muy poca ropa y luchaba con una red y tridente.
    4. El emperador.
    5. Se predijo que Aquiles, uno de los mayores héroes griegos, tendría una vida corta si tomaba una vida de guerra. Por lo que su madre lo escondió y lo hizo criarlo el centauro Quirón, quien es el monstruoso maestro antes mencionado; más tarde lo vistió con un vestido y lo escondió con una princesa y su corte. Sólo pudo atraerse cuando Odiseo apareció con armas a las que agarró con entusiasmo.
    6. Una ubicación en la Antigua Grecia
    7. El héroe Hércules que lució como su distintivo vestido una piel de león, y portaba un garrote. Pasó un año sirviendo a la reina oriental Omphale, a la que le gustaba que usara su ropa mientras ella se vestía con la suya. Según la mayoría de las versiones de la historia, a Hércules no parece que le haya importado este arreglo.
    8. Cleomachus era infame en la antigüedad. Según Strabo (14.1.41), se enamoró de un [pb_glossary id="630"] cinaedus [/pb_glossary] y luego de una chica que había sido criada para el comercio sexual; como resultado, nuevamente según [pb_glossary id="476"] Estrabo [/pb_glossary], comenzó a copiar los manierismos y ropa de un cinédus. Para darse cuenta plenamente del impacto de esto hay que entender que el boxeo antiguo era brutal: no hubo rondas ni clases de peso y la gente básicamente simplemente se golpeaba entre sí en cualquier lugar (a menudo con plomo en envolturas alrededor de sus manos) hasta que uno se volcó. (Se produjeron muertes.) Estos eran los hombres más varoniles.
    9. Ambos eran dramaturgos romanos que habían escrito comedias con él como personaje (las comedias no sobreviven).
    10. En la breve sección faltante Tertuliano habla sobre filósofos que visten costosas prendas moradas.
    11. Aulo Caecina Severo, cónsul romano en el 57 a.C.
    12. Lo más probable es que sea un nombre inventado, destinado a evocar una familia aristocrática altísima
    13. Aparentemente estos eran nombres que una vez citados trajeron el adulterio femenino a la mente romana; también pueden ser los nombres de algunas mujeres reales, que presumiblemente habían estado involucradas en algunos casos infames de adulterio.
    14. A las mujeres condenadas por adulterio no se les permitió llevar la estola, la prenda de mujeres respetables, sino que tuvieron que usar la toga, como prostitutas.
    15. Juvenal está volviendo aquí a algunos viejos estándares: soldados campesinos duros y campesinos que venían a la ciudad después de un largo día en la granja no habían sido cosa en Roma desde hacía mucho, mucho tiempo antes de que esto se escribiera —si alguna vez habían estado en la forma que luego los romanos imaginaban.
    16. Juvenal está volviendo aquí a algunos viejos estándares: soldados campesinos duros y campesinos que venían a la ciudad después de un largo día en la granja no habían sido cosa en Roma desde hacía mucho, mucho tiempo antes de que esto se escribiera —si alguna vez habían estado en la forma que luego los romanos imaginaban.
    17. Al parecer, las diademas eran una marca de una matrona respetable, aunque no podemos estar seguros de la frecuencia con la que se usaban en la realidad.
    18. [6] Bona Dea era una diosa adorada por mujeres en todas las reuniones femeninas y fue considerada una diosa importante para el bienestar de Roma.
    19. Aquí se refiere a la costumbre de los Galli, los sacerdotes de Cibeles, de la autocastración.
    20. Al igual que Creticus, este es probablemente un nombre inventado
    21. Los romanos tenían gran fe en los presagios enviados por los dioses, y Juvenal enumera algunos ejemplos 'históricos' de augurios que los romanos habían visto a lo largo de los años.
    22. Esta es una referencia a los sacerdotes danzantes de Marte, el Sacerdocio Saliano. Era un sacerdocio altamente aristocrático y exclusivo y sus sacerdotes hacían la danza de Marte por el bien de Roma en plena armadura por las calles la Roma.
    23. Otro nombre para el dios Marte
    24. Esto se refiere al reporte diario de importantes negocios públicos y noticias en la ciudad de Roma, publicado públicamente para que todos lo lean.
    25. Este era otro sacerdocio aristocrático. Estas corrían casi desnudas por las calles de Roma una vez al año azotando a las mujeres mientras pasaban corriendo con látigos de cuero. Se creía que esto traía fertilidad.
    26. Si bien el nombre de Graco anterior está conformado, estos son los nombres de los grandes héroes históricos romanos.

    This page titled 1.2: Criticando a la toga y a la masculinidad romana is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .