Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

4.2: Brujas

  • Page ID
    102515
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    BRUJAS Y CONDUCTA POLICIAL FEMENINA

    Las brujas tienden a estar representadas de manera bastante diferente en nuestra literatura que los magos y brujos, y a menudo se las representa como figuras tristes, marchitas y delirantes obsesionadas con recuperar a sus amantes. Según algunos romanos no había cosa espantosa que no intentarían. Las brujas y los envenenadores a menudo se enrollaban en una categoría junto con los tipos de comportamiento femenino indeseable y no romano. Se creía que las brujas hacían cosas como ayudar a envenenar a los esposos o deslizarles pociones de amor que podrían volverlos locos, o matar a niños nacidos libres para realizar sus rituales. Muchas mujeres atrapadas en estos ensayos pueden haber sido curanderas y mujeres sabias (ver Risat 2016).

    El siguiente relato de Livy de un juicio masivo por veneno a mujeres que tuvo lugar en el año 331 a. C. luego de que varios senadores importantes enfermaron y murieron, muestra cómo Roma podría usar esas acusaciones contra un gran número de mujeres a la vez. La falta de detalles sobre los nombres de las primeras mujeres incautadas sugiere que la historia quizás no se basó del todo en la verdad, pero aunque no fuera así, la advertencia que envió a las mujeres fue clara:

    Los hombres principales del estado estaban siendo atacados por la misma enfermedad, y en casi todos los casos con los mismos resultados fatales. Una esclava acudió a Q. Fabius Maximus, uno de los curule aediles, y se comprometió a revelar la causa de la travesura pública si el senado la protegería contra cualquier peligro en el que su descubrimiento pudiera involucrarla. De inmediato Fabius puso el asunto al conocimiento de los cónsules y lo remitieron al senado, quien autorizó que se diera inmunidad. Luego dio a conocer que el estado padecía los crímenes de ciertas mujeres; esos venenos fueron inventados por las matronas romanas, y si la seguirían de inmediato ella prometió que debían atrapar a los envenenadores en el acto. Siguieron a su informante y en realidad encontraron a algunas mujeres que componían drogas venenosas y algunos venenos ya maquillados. Estas últimas fueron traídas al Foro, y hasta veinte matronas, en cuyas casas habían sido incautadas, fueron criadas por los magistrados. Dos de ellos, Cornelia y Sergia, ambos integrantes de casas patricias, sostuvieron que las drogas eran preparaciones medicinales. La esclava, al confrontarse con ellos, les dijo que tomaran un poco para que pudieran probar que ella había dado pruebas falsas. Se les permitió tiempo para consultar sobre lo que harían, y se ordenó a los transeúntes que se jubilaran para que pudieran tomar consejo con las otras matronas. Todos consintieron en beber la droga, y luego de hacerlo cayeron víctimas de sus propios designios criminales. Su dslbrd fue detenido instantáneamente, y denunció a un gran número de matronas como culpables del mismo delito, de las cuales ciento setenta fueron declaradas culpables. Hasta ese momento nunca había habido un cargo de veneno investigado en Roma. Todo el incidente fue considerado como un presagio, y se pensó que era un acto de locura más que de maldad deliberada.

    Livy, desde la fundación de Roma 8.18

    Hubo una serie de otros incidentes de esta naturaleza, entre ellos más juicios masivos. Debido a que la palabra para veneno y la palabra para una poción mágica eran la misma (veneficia) puede ser difícil separarlos en nuestras fuentes, y no está claro que los romanos pensaban que había tanta diferencia. (Para ser justos, algunas de las cosas que iban en las pociones mágicas podrían ser tóxicas, y no era imposible que una poción de amor o un verdadero remedio honesto pudiera matar a alguien en lugar de tener el efecto deseado).

    Si bien nuestra evidencia apunta a que la mayoría de los hechizos de amor están escritos en realidad por hombres, fueron las mujeres en la literatura las que fueron representadas usando pociones de amor, a menudo porque sus otras apelaciones se habían desvanecido. Horacio, quien escribió durante el reinado de Augusto, imaginó a las brujas que mataban a niños bien nacidos para hacer una poción de amor. El poema comienza en la voz del niño viendo a las brujas establecer su hechizo, antes de pasar a la voz de una de las brujas, y luego de vuelta a los chicos. Observe lo asquerosamente que se retratan a las brujas y lo inútil que es su magia según Horacio:

    “Pero por todos los dioses del cielo, que gobiernan la tierra y la raza humana, ¿qué es este horrible sonido? ¿Y cuál es el aspecto espantoso de todas estas brujas, me fijó soley? Te lo ruego por tus hijos (si llamaste a Lucina [1] para estar presente en cualquier nacimiento real tuyo), te [conjuro] por este honor vacío de mi raya púrpura, [2] por Júpiter, quien debe desaprobar esto, por qué me miras como madrastra, [3] o una bestia salvaje golpeada con una flecha?” Mientras el niño hacía estos gritos con voz vacilante, se paraba con sus marcas de distinción quitadas de él, [4] un marco tierno, tal que pudiera ablandar los pechos impíos de los crueles tracios; Canidia, habiendo entretejido su cabello y cabeza despeinada con pequeñas víboras, ordena higo salvaje- árboles arrancados de tumbas, ordena cipreses funerarios y huevos manchados con la sangre de un sapo repugnante, y plumas del chillo-búho nocturno [strix], y esas hierbas, que lolchos, y España, fructífera en venenos, transmite, y huesos arrebatados de la boca de una perra hambrienta, para ser quemados en Llamas colchianas. Pero Sagana, escondida para la expedición, rociando las aguas de Avernus [5] por toda la casa, se eriza con su pelo áspero como un erizo de mar, o un jabalí en la persecución. Vaia, disuadida por ningún pinchazo de conciencia, gimiendo con el trabajo, desenterró el suelo con la espada afilada; donde el niño, fijado en, podría ser atormentado durante mucho tiempo hasta la muerte al ver la comida variaba dos o tres veces en un día: mientras se destacaba con la cara, igual de cuerpos suspendidos por la barbilla [en nadando] del agua, por lo que su médula reseca y su hígado seco podrían ser un encanto para el amor; cuando una vez las pupilas de sus ojos se habían desperdiciado, fijadas en la comida prohibida. [6]

    Tanto el perezoso Nápoles como cada pueblo vecino creían que Folia de Ariminum, de la lujuria masculina, estaba ahí: ella, que con sus encantamientos tesalianos fuerza a las estrellas encantadas y a la luna del cielo. Aquí la Canidia cayó, royendo su pulgar sin recortar con sus dientes lívidos, ¿qué dijo ella? o ¿qué no dijo? “Oh, fieles testigos de mis procedimientos, Noche y Diana, que presiden el silencio, cuando se celebran los ritos secretos: ahora, ahora estad presentes, ahora voltea tu ira y poder contra las casas de nuestros enemigos, mientras las salvajes bestias salvajes yacen escondidas en el bosque, disueltas en dulce reposo; deja que los perros de Suburra (que puede ser cuestión de ridículo para cada cuerpo) ladrar al rastrillo envejecido, adornado con ungüento, como mis manos nunca hicieron más exquisitas. ¿Cuál es el problema? ¿Por qué estas canciones no funcionan tan bien como las de la bárbara Medea? Ella usó estos para hacer su fuga, luego de que se vengó de la altiva amante [de Jason], la hija del poderoso Creonte; cuando la prenda, un regalo que fue inyectado con veneno, se quitó a la nueva novia por su poder ardiente. [7] Y sin embargo ninguna hierba, ni raíz escondida en lugares inaccesibles, jamás escapó a mi aviso —todavía duerme en el lecho perfumado de cada zorra, olvidándome. ¡Ah! ¡ah! anda libre [de mi poder] por los encantos de alguna bruja más conocedora. Varus, (¡oh tú que en breve tendrá mucho que lamentar!) volverás a mí por medio de hechizos insólitos; ni volverás a ti mismo por todo el poder de los encantamientos marsianos, prepararé una poción más fuerte: derramaré para ti una poción más fuerte, desdeñosa como eres; y el cielo caerá debajo del mar, con la tierra extendida sobre ella, antes de lo que no arderás de amor por mí, de la misma manera que este tono [arde] en las llamas hollinas”. Ante estas palabras, el muchacho ya no intentaba, como antes, mover las brujas impías mediante expresiones suplicantes; sino, dudoso cómo debía romper el silencio, pronunciaba maldiciones como Thyestes. [8] “Las pociones tienen una gran eficacia para confundir el bien y el mal, pero no son capaces de invertir la condición de la naturaleza humana; te seguiré con maldiciones; y execrar la detestación no es para ser expiada por ninguna víctima. Además, cuando esté condenado a la muerte habré perecido, te atenderé como furia nocturna; y, fantasma, atacaré tus rostros con mis garras enganchadas (porque así es el poder de esas divinidades, las Manes), y, meditando sobre tus inquietos pechos, te privaré del descanso a través del terror. La turba, de pueblo en pueblo, agrediéndote por todos lados con piedras, te demolerá porquerías sucias. Por último, los lobos y los buitres esquilinos esparcirán al extranjero tus extremidades sin enterrar. Tampoco este espectáculo escapará a la observación de mis padres, que, ¡ay de mí! debe sobrevivirme”.

    Horacio, Época V

    Un fresco de Priapus de la Casa dei Vettii, Pompeya.

    En otro poema de Horacio, el dios priápico Priapus, que a menudo se dejaba en jardines para protegerlos (un poco como un gnomo de jardín extremadamente pornográfico) observa a algunas brujas realizar sus rituales:

    Antes de esto yo era el tronco de una higuera salvaje, un tronco inútil, cuando el tallador, en duda si debía hacer de mí un taburete o un Priapus, decidió que yo debía ser un dios. Y así me convertí en un dios, el mayor terror de ladrones y pájaros: porque mi mano derecha frena a los ladrones, y un palo de aspecto ensangrentado se extiende desde mi espantoso centro: pero una caña fijada sobre la corona de mi cabeza aterroriza a los pájaros traviesos, y les impide asentarse en estos nuevos jardines. Antes de esto el compañero esclavo llevaba cadáveres arrojados de sus estrechas celdas a este lugar, para ser depositados en ataúdes baratos. Este lugar era una fosa común para la miserable turba, para el payaso Pantolabus, y Nomentanus el rastrillo. Aquí una columna asignó mil pies [de tierra] delante, y trescientos hacia los campos: que el lugar de entierro no descendiera a los herederos de la finca. [9] Ahora la gente puede vivir en el Cerro Esquilino como ahora es un lugar saludable, y caminar sobre una terraza abierta, donde hace poco los pasajeros melancólicos vieron el suelo espantoso de huesos blancos; aunque tanto los ladrones como las bestias salvajes acostumbraban a infestar este lugar [10] no me causan tanto cuidado y problemas, como lo hacen [estas brujas], que vuelven la mente de la gente por sus encantamientos y drogas. Estos no puedo de ninguna manera destruir ni parar, y seguir recogiendo huesos y hierbas nocivas tan pronto como la luna fugaz haya mostrado su hermoso rostro.

    Yo mismo vi a Canidia, con su prenda de sable metida, caminar con los pies descalzos y el pelo despeinado, gritando junto con el anciano Sagana. La palidez los había vuelto horribles para la vista a ambos. Empezaron a garrar la tierra con las uñas, y a rasgar en pedazos con los dientes una oveja negra. La sangre se derramó en una zanja, para que pudieran encantar las sombras de los muertos, fantasmas que iban a darles respuestas. Había también una efigie lanera, otra de cera: la lana más grande, que era para infligir castigo al pequeño. El encerado estaba en una postura supliente, como listo para perecer de manera servil. Uno de los hags invoca a Hecate, y el otro sombrío Tisiphone. Entonces podrías ver serpientes y perras infernales deambulando; y la luna con ruborizados escondiéndose detrás de los elevados monumentos, para que ella no sea testigo de estas hazañas. Pero si miento, hasta un título, que mi cabeza esté contaminada con la inmundicia blanca de los cuervos; y que Julio y el pediatoso afeminado, y el bribón Vorano, vengan a orinar sobre mí, y me ensucien. ¿Por qué debo mencionar cada particular? a saber. ¿de qué manera, hablando alternadamente con Sagana, los fantasmas pronunciaron gritos sombríos y penetrantes; y cómo por sigilo pusieron en la tierra una barba de lobo, con los dientes de una serpiente manchada; y cómo un gran resplandor flameaba de la imagen encerada? Y cómo me sorprendieron las voces y acciones de estas dos furias, ¿un espectador sin embargo de ninguna manera incapaz de vengarse? Porque de mi cuerpo hendido de madera de higuera pronuncié un fuerte ruido con una explosión tan grande como un pedo. Pero se encontraron con la ciudad: y con grandes risas y diversión podrías haber visto caer los dientes postizos de Canidia y la imponente peluca de pelo falso de Sagana, y las hierbas, así como las pulseras encantadas de sus brazos.

    Horacio, Sátira 1.8

    Mujeres Mayores y Magia

    Notarás que las brujas en Horacio son descritas como asquerosas, horribles —y viejas, demasiado viejas para estar levantándose a pociones de amor y similares. Los romanos podrían hablar mucho de respetar a los ancianos y tener todo tipo de leyes establecidas para obligar a los niños a respetar y cuidar a sus padres, pero muchas personas mayores estaban indigentes [11] y, aunque poseyeran algo de dinero, consideraban tontos y obstáculos de los que deshacerse. Las mujeres mayores en particular entraron por ataques mordaces, y a menudo se asociaban con magia de un tipo aterrador, tal vez como una mejor manera de hacerlas aún más 'otras' e indignos de respeto.

    Esto lo podemos ver en las historias sobre el s trix (strig es (plural)). Estos seres parecidos a búhos [12] son representados como ancianas que son vampíricas y o bien destriñen y se alimentan de bebés o los amamantan. El primer caso hacen lo contrario de lo que se suponía que debía hacer una matrona —tener y criar hijos— y hablan con las ansiedades romanas por las ancianas como cuidadoras y autoridades médicas, que en este último caso también podrían verse como retos a los médicos profesionales. [13] La mitología detrás de ellos es muy confusa, pero escuchamos hablar de ellos en asociación con la ninfa, que también era la diosa de la bisagra, y como tal se vio para proteger también entradas y salidas donde se encontraron bisagras. Ella fue invocada contra el strix, como escuchamos en un pasaje del poeta Ovidio, quien nos dice que después de ser violada por el dios Jano (de quien se nombra enero),

    él le dio una espina —un Whitethorn— con la que podía expulsar todos los terribles daños de las puertas.

    [131] Hay aves codiciosas, no las que engañaron la boca de Fineus de su alimento, [14] aunque de las que descienden. Sus cabezas son grandes, sus ojos anteojos, tienen picos para arrebatarlos, sus plumas manchadas de gris, sus garras encajadas con ganchos. Vuelan de noche y atacan a niños sin enfermeras, y contaminan sus cuerpos, arrebatados de sus cunas. Se dice que desgarran la carne de los bebés con el pico, y sus gargantas están llenas de la sangre que han bebido. Strix es su nombre, pero la razón del nombre es que a menudo son chillidos horriblemente de noche. Y así si nacen aves, o se hacen tales por encantamiento y no son más que ancianas transformadas en aves por un hechizo marsiano [15], entraron a la habitación de Proca. [16] En las cámaras Proca, un niño de cinco días de edad, era presa fresca para las aves. Chuparon al infante con sus lenguas codiciosas, y el pobre niño destrozó y lloró pidiendo ayuda. Alarmada por el grito de su fosterling, la enfermera corrió hacia él y encontró sus mejillas marcadas por sus rígidas garras. ¿Qué iba a hacer? El color de la cara del niño era como el color de las hojas tardías cortadas por una helada temprana. Ella fue a Cranaë [=Carna] y contó lo que había sucedido. Cranaë dijo: “Deja a un lado el miedo; el niño estará a salvo”. Ella fue a la cuna; mamá y padre lloraban. “Refrén tus lágrimas”, dijo, “yo misma curaré al niño”. En seguida tocó los postes de la puerta tres veces, una tras otra, con hojas de madroño; tres veces con hojas de madroño marcó el umbral. Ella roció la entrada con agua (y el agua estaba drogada), y sostuvo el crudo hacia adentro de un lechón de apenas dos meses de edad. Y así habló: “Vosotros, pájaros de la noche, perdonad al niño hacia adentro: una pequeña víctima se enamora de un niño pequeño. Toma, te lo ruego, corazón por corazón, entrañas para entrañas. Esta vida te damos para una vida mejor”. Cuando se había sacrificado así, puso al aire libre los cortados hacia adentro, y prohibió a los presentes en el sacrificio que los miraran hacia atrás. Se colocó una vara de Jano, tomada del espino blanco, donde una pequeña ventana daba luz a las cámaras. Después de eso, se dice que los pájaros no violaron la cuna, y el niño recuperó su color anterior.

    Ovidio, Fasti 6.130-168.

    HAGS Y HOMBRES LOBO

    Había otros temores que tenían los romanos, algunos de los cuales involucraban a brujas y hombres lobo. La siguiente descripción de 'hags nocturnos' proviene de la novela romana del siglo I d.C., el Satyricón de Petronio. [17] La historia de las brujas viene después de una historia sobre un hombre lobo que hemos incluido, porque es genial. El orador es un invitado a la cena de un liberto rico extremadamente y bastante horrible, llamado Trimalchio.

    Cuando todavía era esclava, vivíamos en una calle estrecha; la casa es ahora de Gavilla. Ahí, como lo quisieran los dioses, me enamoré de Terentius, la esposa del guardameta; ¡todos conocían a Melissa de Tarento, la más guapa de las chicas guapas! No es que la cortejara solo por sexo o placer de ese tipo, sino más porque era tan buena. Nada de lo que le pedí nunca se negó; si ganaba dinero, yo obtenía la mitad; lo que sea que salvé, lo metí en su bolso, y ella nunca me engañó. ¡Bien! su marido murió cuando se encontraban en una casa de campo. Entonces moví el cielo y la tierra para llegar a ella; los verdaderos amigos, ya sabes, se prueban en la adversidad.

    72 “Dio la casualidad de que mi amo se había ido a Capua, para atender diversas bagatelas de los negocios. Así que aprovechando la oportunidad, convenzo a nuestro huésped para que me acompañe hasta el quinto hito. Era un soldado, tan audaz como el Infierno. Nos pusimos en marcha sobre el primer cuervo, con la luna brillando tan brillante como el día. Llegamos a las tumbas; mi hombre se queda atrás entre las lápidas, mientras yo me siento cantando, y empiezo a contar las lápidas. Actualmente miré hacia atrás a mi camarada; él se había quitado toda la ropa y se la había acostado a la orilla del camino. Mi corazón estaba en mi boca; y ahí me quedé sintiéndome muerto. Después orinó toda la ropa, y en un instante se transformó en lobo. No te imagines que estoy bromeando; no diría una mentira por la mejor fortuna que haya tenido el hombre. No obstante, como te estaba diciendo, directamente se convirtió en lobo, montó un aullido, y se fue al bosque. Al principio no sabía dónde estaba, pero actualmente me adelanté a recoger su ropa; pero ¡he aquí! fueron convertidos en piedra. Si alguna vez un hombre estuvo a punto de morir de terror, ¡yo fui ese hombre! Aún así desenvainé mi espada y atacé todas las sombras del camino hasta llegar a la casa de mi amada. Me apresuré a entrar luciendo como un fantasma, alma y cuerpo apenas pegándose. El sudor caía entre mis piernas, mis ojos estaban puestos, mi ingenio se fue casi más allá de la recuperación. Melissa estaba asombrada de mi estado, preguntándose por qué salí tan tarde. —Si hubieras venido un poco antes —dijo—, podrías habernos dado una mano; un lobo irrumpió en la granja y ha sacrificado todo el ganado, como si un carnicero los hubiera desangrado. Aún así no se rió del todo de nosotros, aunque sí se escapó; porque uno de los obreros lo atravesó por el cuello con una pica”.

    “Después de escuchar esto, no pude cerrar un ojo, pero directamente estaba a plena luz del día, comencé por nuestra buena casa de Gaius, como un vendedor ambulante cuya bolsa fue robada; y llegando al lugar donde la ropa había sido convertida en piedra, no encontré nada más que un charco de sangre. Cuando finalmente llegué a casa, ahí yacía a mi soldado en la cama como un gran buey, mientras un cirujano le estaba tratando el cuello. Vi enseguida que era un hombre lobo y nunca podría después comer pan con él, ¡no! no si me hubieras matado. Otras personas pueden pensar lo que les plazca; pero en cuanto a mí, si te estoy diciendo una mentira, ¡que tus espíritus guardianes me confundan!”

    73 Todos nos quedamos mudos de asombro, hasta que Trimalchio rompió el silencio, diciendo: “Lejos de mí dudar de tu historia; si me vas a creer, mi pelo se puso de punta, porque sé que Niceros no es el hombre que repite fábulas ociosas; es perfectamente digno de confianza y todo menos un balbuceo. ¡Ahora! Yo mismo te voy a contar una historia horrible, ¡tanto fuera de lo común como un culo en los azulejos! “Yo todavía era más que un muchacho de pelo largo (porque llevé una vida de lujo de un niño) cuando murió la mascota de nuestro amo [18], ¡una perla, por el cielo! un modelo de perfección en todos los puntos. ¡Bien! como su pobre madre lo estaba de luto, y varios de nosotros además de condoler con ella, de repente las brujas montaron su hullabaloo, para todo el mundo como un sabueso en pleno llanto tras una liebre. En ese momento teníamos un capadociano en la casa, un tipo alto, y un altísimo, y lo suficientemente fuerte como para levantar de sus pies a un toro loco. Este hombre valientemente sacando su espada, salió corriendo frente a la puerta de la casa, primero enrollando su capa cuidadosamente alrededor de su brazo izquierdo, y lanzándose, como podría estar ahí —no hay daño a lo que toco [19] —atravesó a una mujer limpia. Escuchamos un gemido, pero las brujas reales (soy muy particular para decir la verdad exacta) no vimos. Al entrar de nuevo, nuestro campeón se arrojó sobre una cama y su cuerpo era negro y azul por todas partes, como si lo hubieran azotado con látigos, pues parece que una mano malvada le había tocado. Cerramos la puerta y volvimos una vez más a nuestras lamentaciones, pero cuando su madre arrojó sus brazos alrededor de su hijo y tocó su cadáver, no encontró nada más que una brizna de paja. No tenía corazón, ni entrañas, ni nada más; pues las brujas habían azotado al muchacho y dejado en su lugar un cambiador de paja. Ahora te pregunto, ¿puedes ayudar después de esto creyendo que hay mujeres sabias, y brujas que vuelan de noche? Pero nuestro alto matón, después de lo ocurrido, nunca volvió a recuperar su color, de hecho, ¡unos días después murió delirando loco!”

    74 Escuchamos con asombro y credulidad en proporciones iguales, y besando la mesa, suplicamos a las Night-Hags que se quedaran en el interior, mientras regresábamos a casa.

    Petronio, Satyricón 71-74

    Las brujas mayores podrían hacer cosas aún más terribles según otros escritores, haciéndose aún más otras y poco romanas. La siguiente historia proviene de otra novela, esta vez en griego, llamada La historia etíope de Heliodoro (la novela data de los años 200 o 300 d.C.). La historia es muy complicada así que no vamos a tratar de explicarlo. Todo lo que necesitas saber es que dos de los personajes, la heroína (Chariclea) y un viejo sacerdote (Calasiris), han llegado al pueblo de Bessa mientras buscaban al héroe.

    Por acercarse a Bessa sobre la puesta del sol contemplaron una gran y reciente matanza de hombres, la mayoría de los cuales eran persas, como podría ser fácilmente conocido por su armadura, y algunos de los que vivían en Bessa también. Podrían adivinar que había sido una batalla, pero no sabían quién se había peleado entre sí. Dirigieron por los cadáveres, buscando ver si alguno de sus amigos fue asesinado —porque corazones con miedo, cuidado de lo que más aman, a menudo esperan lo peor— hasta que por fin vieron a una anciana que yacía sobre el cadáver de uno de los lugareños y lloraba maravillosamente. Decidieron, pues, si podían, indagar algo de ella; y así, acercándose a ella, intentaron al principio consolarla y apaciguar su gran dolor. Lo que hizo, preguntaron por quién se lamentaba y qué batalla había habido ahí —Calasiris hablándole en lengua egipcia— y ella les dijo a todos en pocas palabras: que se entristeció por su hijo, y vino de propósito a estos cadáveres que algún hombre armado pudiera correr sobre ella y matarla; y mientras tanto ella le haría tales ritos a su hijo ya que pudo con lágrimas y lamentos.

    [En una sección cortada la anciana les cuenta lo ocurrido en la batalla, termina con lo siguiente]

    'Pero, 'ella, 'extraños, ¿adónde vas?' 'Al pueblo', dijo Calasiris. 'No es seguro —dijo ella—, mezclarnos con los que nos quedan, viendo que no te conocen y llegas a esta hora inestacional. 'Si aceptas entretenernos —dijo Calasiris—, esperamos que salgamos ilesos. “Ahora no puedo”, contestó, 'porque debo hacer ciertos sacrificios nocturnos. Pero si puedes esperar —y de hecho no hay remedio; debes, lo quieras o no— meterte en algún lugar alejado de estos cadáveres para que pase la noche, y por la mañana te prometo que te entretendré y seré tu garante.

    Así dijo ella. Calasiris se lo contó todo a Chariclea y se la llevó con él y se fueron por su camino. Y habiendo pasado un poco más allá de esos cuerpos, se tropezaron con un pequeño cerro. Ahí se acostó con su carcaj bajo la cabeza, y Chariclea se sentó sobre ella mal en lugar de un taburete. La luna acababa de levantarse, iluminando todas las cosas con su brillo, pues ya le habían pasado tres días llena y Calasiris, siendo un anciano y cansado de sus viajes, se durmió profundamente. Pero Chariclea, a causa de los cuidados que la preocupaban, no durmió esa noche sino que contemplaba una escena perversa y abominable, como suelen realizar las mujeres de Egipto. La anciana pensando que ahora había conseguido un momento en el que no se la vería ni se molestaría de ninguna, primero cavó una trinchera, luego hizo fuego a ambos lados de la misma, y en el medio puso el cuerpo de su hijo. Después, tomando una olla de barro de un taburete de tres patas que estaba de pie, vertió miel en la trinchera; de otra olla echaba leche, y del tercero una libación de vino. Por último echó en la trinchera un terrón de masa endurecido en el fuego, que se hizo como un hombre y coronado con una guirnalda de laurel e hinojo. Esto hecho, tomó una espada que yacía entre los escudos de los muertos, y comportándose como si hubiera estado en un frenesí bacchic, dijo muchas oraciones a la luna en extraños términos extravagantes. Luego le cortó el brazo y con una rama de laurel roció el fuego con su sangre; y después de hacer muchas cosas monstruosas y extrañas al lado de éstas, extendiéndose inclinándose ante el cuerpo del 190 de su hijo muerto y diciéndole algo al oído, ella lo despertó, y por fuerza de su brujería lo hizo de repente soporte. Chariclea, que hasta ahora no había estado mirando sin miedo, tembló de horror y quedó completamente deshecha por esa terrible vista, de manera que despertó a Calasiris y le causó también la contemplación del espectáculo. No se les podía ver en su rincón oscuro, pero vieron fácilmente lo que hacía a la luz del fuego, y escucharon también lo que decía, pues no estaban muy lejos, y la anciana le hablaba muy fuerte al cuerpo. Su pregunta era esta: '¿Su hermano, su hijo que aún estaba vivo, regresaría a salvo o no?' El cuerpo no respondió, pero al asentir le dio a su madre una dudosa esperanza de éxito según su deseo, y luego volvió a caer sobre su rostro. Pero ella le dio la vuelta de espaldas y no dejó de hacer esa pregunta, con más seriesentreaties, al parecer, hablando en su oído. A veces saltaba, espada en mano, a la trinchera, a veces al fuego, y largamente hacía que el cuerpo volviera a ponerse erguido y le hacía la misma pregunta, obligándolo a responder no con asentimientos y señas sino claramente de boca en boca. Mientras esto hacía, Chariclea rogó fervientemente a Calasiris que se acercaran y le preguntaran a la anciana algunas noticias de Teagenes. Pero no iba a ir, diciendo que la vista era perversa aunque se vieron obligados a soportarla. No estaba llegando a ser que los sacerdotes ni se deleitaran ni estuvieran presentes cuando se estaban haciendo tales cosas. Su presciencia vino del sacrificio lícito y la oración virtuosa; el conocimiento de los hechiceros del tráfico con cadáveres en el suelo, como esta oportunidad les había permitido ver el uso de la mujer egipcia.

    Mientras hablaba así, el cadáver gritaba muy terriblemente con voz hueca, como si hubiera salido de una cueva profunda, diciendo: 'Madre, al principio te perdoné, y te permití pecar contra la naturaleza y romper las leyes del destino, intentando por encantamientos hacer moverse esas cosas que por naturaleza son inamovibles. Porque hasta los muertos, en la medida de lo posible, tienen reverencia hacia sus padres. Pero ya que has destruido esto, y procedes en las malas y vergonzosas obras que hiciste al principio, y no te conformes con que un cadáver se levante sino que lo obligará a hablar también, sin preocuparse de mi entierro y excluyéndome de la compañía de los otros espíritus en aras de tu propia necesidad privada: escucha ahora lo que hasta ahora no te dije antes — Ni tu hijo volverá a salvo a casa, ni tú mismo escapará de la muerte a espada. Como has pasado tu vida en hechos tan malvados como estos, pronto te encontrarás con la muerte violenta que se designa para todos los tales. Tú has soportado no sólo por hacer estos misterios secretos y ocultos solos, sino también a la vista de los demás, traicionándoles las fortunas de los muertos. De éstos es sacerdote —y eso es mucho mejor, pues en su sabiduría sabe que tales cosas no deben publicarse en el extranjero; y también es muy querido de los dioses; y él, si hace velocidad, reconciliará a sus hijos que están listos armados para librar una sangrienta batalla mano a mano. Pero la otra —que es mucho peor— es una doncella, que ha visto y escuchado todo lo que me has hecho a mí, una mujer angustiada por el amor que vaga casi por todo el mundo, por el bien de su amante; con quien después de infinitos trabajos y peligros infinitos en la parte más alejada del mundo vivirá en prosperidad y finca real.

    El cuerpo se cayó cuando él había dicho así. Pero la anciana percibiendo que eran los extraños quienes la miraban, armada como estaba con una espada, se precipitó contra ellos como una mujer salvaje. Sobre los cadáveres que iba a distancia pensando que estaban ahí escondidos, y es decir, si podía encontrarlos para librarlos de sus vidas, como gente astuta que por su espionaje la había hecho tener mal éxito en su brujería. Al buscar largamente negligentemente en su ira por ellos entre los cuerpos, una lanza que se puso de pie la golpeó por el vientre; y así murió ella, cumpliendo enseguida por la justicia el dicho que su hijo le profetizó antes.

    Heliodoro, La historia etópica

    Bibliografía/lectura adicional:

    Kaufman, David. 1932 “Veneno y envenenamiento entre los romanos”. Filología Clásica 27:156-172

    Esto es viejo y cree que los casos reflejan aumentos en el delito de veneno, así que toma algunas de sus suposiciones con mucha sal. Él sí, sin embargo, expone muy bien los casos y los hechos reportados en nuestras fuentes, así que vale la pena leer para obtener una visión general de los casos de veneno.

    Haga clic aquí para leer en el sitio de Bill Thayer (acceso abierto)

    Paule, Maxwell “Canidia: Un análisis literario de la bruja de Horacio”. Tesis o Disertación Electrónica. Universidad Estatal de Ohio, 2012. Recomendado por un estudiante investigador que trabajó en este material (vea su reseña a continuación)

    https://etd.ohiolink.edu/pg_10?258697508567::NO:10:P10_ETD_SUBID:76888

    La disertación de Maxwell Teitel Paule Canidia: Un análisis literario de la bruja de Horace” plantea el tema de etiquetar a personajes literarios antiguos como “brujas”, ya que estos diversos personajes se han agrupado bajo un término generalizado “bruja” que el mundo antiguo no tenía una línea base concreta, solo el supuesto de uno, para compararlos de.

    Esta fuente resulta extremadamente útil a la hora de examinar el mundo antiguo para estas figuras mágicas, que a menudo pueden parecer como buscar una aguja en un pajar para alguien que no esté familiarizado con los personajes literarios y escritores de Roma. Se mencionan varias brujas romanas (y otras), junto con útiles tablas de comparación, y el texto también explora en profundidad el tema de categorizar encajando a las brujas populares en otras categorías como demonios.

    Ritat, Pauline. 2016. “Mujeres romanas, mujeres sabias y brujas” Phoenix 70:104-128.

    Atribuciones de medios

    • Pompeya_erótica6

    1. Una diosa romana del parto
    2. null
    3. Los romanos, como los griegos, retrataban a las madrastras, casi sin excepción, como malvadas y ansiosas por matar a sus hijastros para que las suyas heredaran más de la finca, o simplemente para vaciar la casa.
    4. La bulla, que marcó la condición de nacimiento libre en los niños.
    5. Uno de los ríos del inframundo.
    6. Se pensó que el hambre que sentía se trasladaría a su médula, y así sería útil en las pociones de amor.
    7. Medea envió una capa envenenada a la mujer que se casaba con su exmarido; se la comió cuando se la puso, y luego al rey cuando trató de salvarla y así sucesivamente.
    8. Una figura en la mitología griega que maldijo un poco después de que su hermano le diera de comer a sus hijos para cenar.
    9. Cuando creaste un lugar de entierro a menudo colocabas una inscripción que decía para quién era el sitio, quién podría ser enterrado en él después y qué tan grande era la parcela. Esto era para evitar que alguien más viniera más tarde y tratara de reclamar parte de tu espacio para su propia trama, ahora que estabas convenientemente muerto.
    10. Los cementerios, especialmente los de los pobres que no serían enterrados a lo profundo, eran obviamente una fuente primordial de alimento para diversos animales salvajes y salvajes. Y eran un gran lugar para acechar para esperar objetivos si eras un criminal, ya que los cementerios estaban justo afuera de las murallas de la ciudad y no generalmente un lugar donde la gente quería pasar el rato por la noche a menos que buscaran problemas.
    11. Muchos hijos de la gente nunca sobrevivieron para cuidarlos.
    12. Strix es el nombre latino del búho chillido, Búhos, especialmente búhos en el día o en casas, eran malos augurios a los romanos, quienes los temían bastante.
    13. Según los romanos las autoridades médicas deberían ser griegas. Podrían ser mujeres, pero todos los médicos 'profesionales' tomaron nombres griegos y supuestamente se adhirieron a las normas griegas de tratar a las personas.
    14. El referente es a las Arpías que le robaron comida a Fineus.
    15. Los marsianos eran un pueblo italiano asociado por los romanos a la magia.
    16. Posteriormente fue rey de Alba Longa, y abuelo de Rómulo y Remo.
    17. La novela sólo existe ahora en fragmentos.
    18. A los romanos les gustaba tener a los niños pequeños esclavos alrededor como mascotas.
    19. Toca la mesa para alejar a cualquier espíritu maligno que escuche.

    This page titled 4.2: Brujas is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .