Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

8.1: Exilio

  • Page ID
    102598
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    DE ROMANO A UNROMAN

    Había varias formas en las que podrías convertirte en unRoman de una manera bastante rápida. Una era ser capturada y esclavizada; cuando eso sucedió el derecho romano te consideraba muerto, y solo te devolvió a la vida desde una perspectiva legal una vez que fuiste liberado, lo que debió haber hecho las cosas muy interesantes en todo momento si lograste liberarte en algún momento. No estamos mirando esos casos, sin embargo, sino a los de exiliados y romanos, como Sertorio, que decidieron echar a un lado su romandad.

    EXILIO

    Los exiliados, tanto forzados como autointencionados, forman un interesante subconjunto de romanos. Los romanos que fueron exiliados legalmente [1] perdieron todos sus derechos cívicos y dejaron a todos los efectos de ser romanos a los ojos del estado.

    Hombres que están siendo juzgados por sus vidas en Roma, mientras la sentencia está en proceso de ser votada, —si ni siquiera una de las tribus cuyos votos son necesarios para ratificar la sentencia no ha votado, —tienen el privilegio en Roma de partir abiertamente y condenarse a un exilio voluntario. Tales hombres están a salvo en Nápoles o Praeneste o en Tibur, y en otros pueblos con los que este arreglo haya sido debidamente ratificado bajo juramento.

    Polibio, Historias 6.14

    Porque en cuanto al destierro, es muy fácil entender qué tipo de cosas son esas. Porque el destierro no es un castigo, sino un refugio y un puerto de seguridad frente al castigo. Para quienes están deseosos de evitar algún castigo o alguna calamidad, recurren solo al destierro, —es decir, cambian su residencia y su situación, y, por lo tanto, no se encontrará en ninguna ley nuestra, como hay en las leyes de otros estados, cualquier mención de algún delito siendo castigada con destierro. Pero como los hombres deseaban evitar el encarcelamiento, la ejecución o la desgracia (ignominia), que son penas, señaladas por las leyes, huyen al destierro como a un altar, aunque, si optan por permanecer en la ciudad y someterse al rigor de la ley, no perderían sus derechos de ciudadanía antes de lo que perdieron sus vidas; sino porque no así lo eligen, sus derechos de ciudadanía no les son quitados, sino que son abandonados y dejados de lado por ellos. Porque como, según nuestra ley, nadie puede ser ciudadano de dos ciudades, aquí se pierden los derechos de ciudadanía cuando el que ha huido es recibido en destierro, —es decir, a otra ciudad.

    Cicerón, En Defensa de Caecina

    Parece que hubo formas de exilio que no implicaron un movimiento real desde Roma, pero a muchos exiliados se les prohibió venir a cientos de kilómetros de la ciudad bajo pena de muerte para ellos y cualquiera que los ayudara. Algunos incluso fueron exiliados a lugares específicos (generalmente horribles) como un giro especial del cuchillo. Se suponía que un romano varonil, tradicional debía tomar este tipo de cosas con calma y soportarlo con una torpeza estoica, o suicidarse si no podía lograrlo. Cicerón no era un hombre así, y tuvo un colapso total cuando su enemigo Clodio logró exiliarlo en el 57 a. C., como muestra la siguiente carta a su esposa Terentia, su hija Tullia/” Tulliola”, e hijo escrito cuando estaba a punto de salir de Italia:

    A TERENTIA, TULLIOLA, Y JOVEN CICERO (EN ROMA)
    BRUNDISIO, 29 ABRIL

    Sí, te escribo con menos frecuencia de lo que pude porque, aunque siempre soy miserable, sin embargo, cuando te escribo o leo una carta tuya, estoy en tales inundaciones de lágrimas que no puedo soportarlo. ¡Oh, que me había aferrado menos a la vida! Al menos nunca debí haber conocido el dolor real, o no mucho de ello, en mi vida. Sin embargo, si la fortuna me ha reservado alguna esperanza de recuperar en cualquier momento alguna posición de nuevo, no me equivoqué del todo al hacerlo: si estas miserias van a ser permanentes, solo deseo, querida mía, verte lo antes posible y morir en tus brazos, ya que ni dioses, a quienes has adorado con tanta devoción pura, ni hombres, a los que alguna vez he servido, nos han hecho algún retorno... ¡Qué caída! ¡Qué desastre! ¿Qué puedo decir? ¿Debo pedirte que vengas, una mujer de salud débil y espíritu quebrantado? ¿No debería preguntarte? ¿Entonces voy a estar sin ti? Creo que el mejor curso es este: si hay alguna esperanza de mi restauración, quédate para promoverla y empujar la cosa: pero si, como me temo, resulta desesperada, reza que vengas a mí por cualquier medio que esté en tu poder. [2] Estad seguros de esto, que si te tengo no me pensaré totalmente perdido. Pero, ¿qué va a ser de mi querida Tullia? Debe encargarse de eso ahora: no se me ocurre nada. Pero ciertamente, sin importar cómo salgan las cosas, debemos hacer todo lo posible para promover la felicidad y la reputación casadas de esa pobre niña. Otra vez, ¿qué va a hacer mi chico Cicerón? Que él, en todo caso, esté siempre en mi seno y en mis brazos. No puedo escribir más. Un ataque de llanto me entorpece. No sé cómo te ha ido; si te quedas en posesión de algo, o has sido, como me temo, completamente saqueado. Piso, [3] como dices, espero que siempre sea nuestro amigo. En cuanto a la manumisión de los esclavos no necesitas estar intranquilo. Para empezar, la promesa que se le hizo a la suya fue que los trataría de acuerdo como cada uno se merecía solidariamente. Hasta ahora Orfeo se ha portado bien, además de él nadie muy especialmente así. Con el resto de los esclavos el arreglo es que, si se pierde mi propiedad, [4] se conviertan en mis libertos, suponiendo que puedan mantener por ley ese estatus. Pero si mi propiedad permanecía en mi propiedad, iban a continuar esclavos, con la excepción de unos muy pocos. Pero estas son bagatelas. Para volver a su consejo, que mantenga mi coraje y no pierda la esperanza de recuperar mi posición, solo deseo que haya algún buen motivo para entretener tal esperanza. Como es, cuando, ¡ay! ¿Recibiré una carta suya? ¿Quién me lo va a traer? Yo lo hubiera esperado en Brundisium, pero los marineros no lo permitirían, siendo reacios a perder un viento favorable. Por lo demás, ponle una cara tan digna al asunto como pueda, mi querida Terentia. Nuestra vida se acabó: hemos tenido nuestro día: no es culpa nuestra lo que nos ha arruinado, sino nuestra virtud. No he dado ningún paso en falso, salvo en no perder la vida cuando perdí mis honores. Pero como nuestros hijos prefirieron mi vida, soportemos todo lo demás, por intolerable que sea. Y sin embargo yo, que te animo, no puedo animarme a mí mismo. He enviado a casa a ese fiel compañero Clodio Filhetaerus, porque se vio obstaculizado por la debilidad de los ojos. Parece probable que Sallustius supere a todos en sus atenciones. Pescennius es sumamente amable conmigo; y tengo esperanzas de que siempre te esté atento. Sica había dicho que me acompañaría; pero ha dejado Brundisium. Cuida lo más posible tu salud, y créeme que me afecta más tu angustia que la mía. Mi querida Terentia, la más fiel y la mejor de las esposas, y mi querida hijita, y esa última esperanza de mi raza, Cicerón, ¡adiós!

    29 de abril, de Brundisium.

    Cicerón, Cartas a su Familia 14.4

    Por si acaso, también le escribió a su hermano Quinto para que también le llorara:

    A SU HERMANO QUINTUS (EN ROMA), DE TESSALÓNICA, AGOS

    Te lo ruego, mi querido hermano, si tú y toda mi familia se han arruinado por mi única desgracia, que no la atribuyas a la deshonestidad y mala conducta de mi parte, más que a la miopía y al miserable estado en el que me encontraba. No he cometido ninguna falta salvo en confiar en aquellos a quienes creí que estaban obligados por la obligación más sagrada de no engañarme, o a quienes pensé que estaban incluso interesados en no hacerlo. Todos mis amigos más íntimos, más cercanos y queridos estaban alarmados por sí mismos o celosos de mí: el resultado fue que todo lo que me faltaba era la buena fe por parte de mis amigos y la precaución por mi cuenta. Pero si tu propio carácter irreprochable y la compasión del mundo resultan suficientes para preservarte en esta coyuntura del abuso sexual, puedes, por supuesto, observar si me queda alguna esperanza de restauración. Para Pomponius, Sestius y mi yerno Piso me han hecho todavía quedarme en Tesalónica, prohibiéndome, a causa de ciertos movimientos inminentes, aumentar mi distancia. Pero en verdad estoy esperando el resultado más por sus cartas que por cualquier firme esperanza propia. Porque ¿qué puedo esperar con un enemigo poseído del poder más formidable, con mis detractores maestros del estado, con amigos infieles, con números de gente celosa? ... [Y así sucesivamente]

    Cartas a su Hermano 1.4

    Reflexión

    Reflexiona sobre tu comprensión sobre las normas y expectativas de la masculinidad romana. ¿Qué partes de las cartas de Cicerón pueden verse como ejemplos y evidencia de su manera irromana de hacer frente a su exilio?

    No fueron sólo los hombres los que fueron exiliados. Augusto exilió a su hija y nieta, ambas llamadas Julia, debido a una serie de ofensas, todas las cuales desafiaron su agenda moral:

    65 1 Pero a la altura de la felicidad [de Augusto] y su confianza en su familia y su formación, Fortune resultó voluble. Encontró a las dos Julias, su hija y nieta, culpables de toda forma de vicio, y las desterró. Perdió a Cayo y Lucio en el lapso de dieciocho meses, pues el primero murió en Licia y el segundo en Massilia. Luego adoptó públicamente a su tercer nieto Agripa y al mismo tiempo a su hijastro Tiberio por un proyecto de ley aprobado en la asamblea de las curiae; pero pronto repudió a Agripa por su bajo gusto y temperamento violento, y lo envió a Surrentum.2 Soportó la muerte de su familia con mucha más resignación que su mala conducta. Porque no fue muy quebrantado por el destino de Cayo y Lucio, pero informó al senado de la caída de su hija a través de una carta leída en su ausencia por un cuestor, y por vergüenza no encontraría a nadie por mucho tiempo, e incluso pensó en matarla. En todo caso, cuando una de sus confidentes, una libertada llamada Phoebe, se ahorcó aproximadamente a esa misma hora, dijo: “Preferiría haber sido el padre de Phoebe” 3 Después de que Julia fuera desterrada, le negó el uso del vino y toda forma de lujo, y no permitiría que ningún hombre, libre o de vínculo, se acercara a ella sin su permiso, y luego no sin ser informado de su estatura, complexión, e incluso de cualquier marca o cicatriz en su cuerpo. No fue hasta cinco años después que la trasladó de la isla al continente y la trató con algo menos rigor. Pero no pudo de ninguna manera prevalecer para recordarla, y cuando el pueblo romano intercedió varias veces por ella y presionó urgentemente su traje, él en asamblea abierta llamó a los dioses a maldecirlos con hijas como y como esposas. 4 No permitiría que el hijo nacido de su nieta Julia después su sentencia para ser reconocida o criada. Al no ser más manejable Agripa, sino que por el contrario se volvió más enloquecida día a día, lo trasladaba a una isla y puso una guardia de soldados sobre él además. También proporcionó por decreto del senado que debía estar confinado ahí para siempre, y a cada mención de él y de las Julias suspiraba profundamente e incluso gritaba: “Ojalá nunca me hubiera casado y desearía haber muerto sin descendencia” y nunca se refirió a ellos excepto como sus tres forúnculos y sus tres úlceras.

    Suetonio, Vida de Augusto 65

    AUTO EXILIO

    Cornelia, madre de los hermanos Gracchi —dos famosas tribunas romanas de la plebe a finales del siglo II a. C.— decidió exiliarse de Roma después de que sus hijos fueran linchados por facciones opuestas en el Senado. Al hacerlo, muestra cómo el autoexilio —hacerse unromano hasta cierto punto— podría ser efectivo.

    Se dice que Cornelia soportó estas y todas sus desgracias noble y desinteresadamente, y de haber dicho de los santuarios donde fueron enterrados que sus cuerpos habían recibido tumbas dignas. Ella misma pasó sus días en la zona llamada Misenum y no cambió su forma de vida habitual. Tenía muchos amigos y entretenía a sus amigos, y siempre había griegos y hombres eruditos en su compañía, y todos los reyes intercambiaban regalos con ella. Disfrutó particularmente platicando con visitantes y amigos la vida y los hábitos de su padre Escipión Africano, y fue muy admirable porque no lloraba por sus hijos y platicaba con su audiencia sin llorar sobre sus sufrimientos y sus logros, como si les estuviera contando historias sobre los antiguos héroes de Roma. Algunos pensaban que había perdido la cabeza porque era vieja y había sufrido muchísimo, y que se había vuelto insensible por sus desgracias, pero estas personas eran ellas mismas insensibles de cuánta nobleza y buen nacimiento y educación pueden ayudar a las personas en tiempos de tristeza, y eso por todos los intentos de virtud para evitarlo, puede ser vencida por la fortuna, pero en su derrota no se le puede privar del poder de la resistencia racional.

    Plutarco, Vida de Cayo Graco 19.1-3

    A diferencia de Cornelia, tenemos al general romano y excónsul Lucullus (118-c. 57 a.C.). Lucullus —que había tenido una espectacular carrera política y militar, sólo para ser gradualmente dejado de lado por nuevos competidores en ascenso como Pompeyo— se fue al campo del sur de Italia en un acto de “autoexilio”. Allí, se interesó mucho en criar peces y vivir un estilo de vida generosamente agradable en, en lugar de luchar por los valores romanos y actuar como un macho de élite romano se suponía que debía hacerlo. Pasó poco tiempo en Roma, y prefirió sus muchas villas cerca de Nápoles, entonces un lugar favorito para que la élite romana pasara sus veranos.

    38 1 Después de su divorcio de Clodia, quien era una mujer inmoral y base, se casó con Servilia, hermana de Cato, [5] pero esto, también, fue un matrimonio desafortunado. Porque no le faltó ninguno de los males que Clodia había traído en su tren salvo uno, a saber, el escándalo sobre sus hermanos. En todos los demás aspectos Servilia era igualmente vil y abandonada, y sin embargo, Lucullus se obligó a tolerarla, por respeto a Cato. Al fin, sin embargo, se divorció de ella. 2 El Senado había concebido maravillosas esperanzas de que en él encontrara un opositor de la tiranía de Pompeyo y un campeón de la aristocracia, con toda la ventaja de gran gloria e influencia, pero renunció y abandonó los asuntos públicos, ya sea porque vio que ya estaban más allá del control adecuado y enfermo, o, como dicen algunos, porque se llenó de gloria, y sintió que el desafortunado resultado de sus muchas luchas y labores le daba derecho a caer sobre una vida de tranquilidad y lujo.3 Algunos lo elogian por hacer tal cambio, y así escapar de la suerte infeliz de Marius, [6] quien, después de sus victorias cimbrianas y los grandes y maravillosos éxitos tan famosos, no estaba dispuesto a relajar sus esfuerzos y disfrutar de los honores ganados, pero con un insaciable deseo de gloria y poder, viejo que era, luchó con jóvenes en la conducción del estado, y así que condujo de cabeza a terribles hechos, y sufrimientos aún más terribles aún. Cicerón, dicen estos, habría tenido una mejor vejez si se hubiera retractado de la vida pública después del asunto de Catilina, y Escipión, también, si hubiera tomado una pausa después de agregar Numancia a Cartago; 4 para un ciclo político, también, tiene una especie de terminación natural, y políticos nada menos que los concursos deportivos son absurdos , después de que se haya ido el vigor pleno de la vida. Craso y Pompeyo, en cambio, ridiculizaron a Lúculo por entregarse al placer y la extravagancia, como si una vida lujosa no fuera aún más inadecuada para los hombres de sus años que las actividades políticas y militares.

    39 1 Y es cierto que en la vida de Lúculo, como en una comedia antigua, se lee en la primera parte de medidas políticas y mandos militares, y en la última parte de episodios de bebida, y banquetes, y lo que podría pasar por fiestas locas, y antorchas, y todo tipo de frivolidad.2 Porque debo contar como frivolidad sus costosos edificios, sus pasarelas y baños, y aún más sus pinturas y estatuas (por no hablar de su devoción a estas artes), que recogió a un costo enorme, derramando en tales canales la vasta y espléndida riqueza que acumuló de sus campañas. [7] Incluso ahora, cuando el lujo ha aumentado tanto, los jardines de Lucullus se cuentan entre los más costosos de los jardines imperiales.3 En cuanto a sus obras en la orilla del mar y en las inmediaciones de Nápoles donde suspendió colinas sobre vastos túneles, rodeó sus residencias con zonas de mar y con arroyos para la cría de peces, y construyó viviendas en el mar, —cuando Tubero el estoico los vio, lo llamó Jerjes en una toga. 4 También tenía villas campestres cerca de Tusculum, con observatorios, y extensas salas abiertas para banquetes y pórticos. Pompeyo una vez los visitó, y reprendió a Lucullus porque había arreglado su residencia de campo de la mejor manera posible para el verano, pero la había hecho inhabitable en invierno. Con lo cual Lucullus se echó a reír y dijo: “¿Supones, entonces, que tengo menos sentido que las grullas y las cigüeñas, y que no cambian de residencia según las estaciones?” 5 Un pretor alguna vez estaba haciendo planes ambiciosos para un espectáculo público, y le pidió algunas capas moradas para el adorno de un coro. [8] Lucullus respondió que investigaría, y si tenía alguno, se los daría. Al día siguiente le preguntó al pretor cuántos quería, y en su respuesta que un centenar sería suficiente, le dijo tomar el doble de ese número. El poeta Flaco aludió a esto cuando dijo que no consideraba una casa como rica en la que los tesoros que se pasaban por alto y no se observaban no eran más que los que se veían a simple vista.

    40 1 Las comidas diarias de Lucullus eran como las recién ricas tienen. No sólo con sus colchas teñidas, vasos de precipitados engastados con piedras preciosas, y coros y recitaciones dramáticas, sino también con sus arreglos de todo tipo de carnes y platos delicadamente preparados, se convirtió en la envidia de lo vulgar. 2 Un dicho de Pompeyo, cuando estaba enfermo, era ciertamente muy popular. Sus médicos le habían recetado un tordo para que comiera, y sus sirvientes decían que no se podía encontrar un tordo en ninguna parte de la temporada estival excepto donde Lúcullus los mantenía engordando.

    ...

    40 3 Si bien se hablaba mucho de este asunto en la ciudad, como era natural, Cicerón y Pompeyo se le acercaron ya que estaba al ralentí en el foro. Cicerón era uno de sus amigos más íntimos, y aunque el asunto del mando del ejército había llevado a cierta frescura entre él y Pompeyo, todavía estaban acostumbrados a reuniones frecuentes y amistosas y conversaciones entre ellos. 4 En consecuencia, Cicerón lo saludó, y le preguntó cómo estaba dispuesto hacia recibir una petición. “Muy excelentemente bien”, dijo Lucullus, y los invitó a hacer su petición. “Deseamos”, dijo Cicerón, “cenar contigo hoy tal como habrías cenado solo”. Lucullus se opuso a esto, y suplicó el privilegio de seleccionar un día más tarde, pero se negaron a permitirlo, ni le sufrirían para conferir con sus sirvientes, para que no ordenara nada más provisto que lo que se le proporcionaba a sí mismo.5 Tanto, sin embargo, y no más, le permitieron en su solicitar, es decir, decirle a uno de sus esclavos en su presencia que cenaría ese día en el Apolo. Ahora bien, este era el nombre de uno de sus costosos departamentos, y así burló a los hombres sin que ellos lo supieran. Para cada uno de sus comedores, como parece, contaba con un subsidio fijo para la cena que allí se servía, así como su propio aparato y equipo especial, de manera que sus esclavos, al escuchar donde deseaba cenar, supieran cuánto iba a costar la cena, y cuáles iban a ser sus decoraciones y arreglos. Ahora el costo habitual de una cena en el Apolo era de cincuenta mil dracmas, y esa era la suma trazada en la presente ocasión. 6 Pompeyo se asombró de la rapidez con que se preparaba el banquete, a pesar de que había costado tanto. De esta manera, entonces, Lucullus tiró su dinero, como si en verdad se tratara de un prisionero de guerra bárbaro.

    Plutarco, Vida de Lucullus

    Otros optaron por hacerse antiromanos de formas más dramáticas, y en otras que causaron muchos, muchos más problemas para el estado romano. Una de esas personas fue Quinto Sertorio (c. 127-73 a. C.), quien en el siglo I a. C. decidió asumir un papel de gobernante español después de terminar en el lado perdedor de una guerra civil en Roma entre los generales Cayo Marius y Lucio Cornelio Sulla en los años 80 a. C.:

    2 1 Quintus Sertorio pertenecía a una familia de cierto protagonismo en Nursia, una ciudad sabina. Habiendo perdido a su padre, fue criado adecuadamente por su madre, de la que parece haber sido excesivamente aficionado. El nombre de su madre, nos dicen, era Rhea. Como resultado de su formación estaba suficientemente conocedor del procedimiento legal, y adquirió cierta influencia también en Roma de su elocuencia, aunque sólo era un joven; pero sus brillantes éxitos en la guerra giraron su ambición hacia eso... 3 1 Para empezar, sirvió bajo Caepio cuando los Cimbri y Los teutones invadieron la Galia, y después de que los romanos habían sido derrotados y huidos, aunque perdió su caballo y había sido herido en el cuerpo nadó a través del Ródano, escudo y coraza y todo, contra una corriente fuertemente contraria, tan robusto era su cuerpo y tan endurecido contra las penurias por el entrenamiento.2 Entonces, cuando el mismos enemigos estaban llegando con muchos miles de hombres y amenazas espantosas, de manera que para un romano incluso ocupar su puesto en ese momento y obedecer a su general era una gran hazaña, mientras Marius estaba al mando Sertorio se comprometió a espiar al enemigo. Entonces, poniéndose la vestimenta celta y adquiriendo expresiones básicas en ese idioma para cualquier conversación necesaria, se mezcló con los bárbaros, y después de ver y escuchar lo que era importante, volvió a Mario.3 En su momento, entonces, recibió un premio a la valentía; y ya que, durante el resto de la campaña, él realizó muchas acciones que mostraban tanto juicio como audacia, fue promovido por su general a cargos de honor y confianza. Después de la guerra con los cimbri y los teutones, fue enviado como tribuna militar por Didio el pretor a España, y pasó el invierno en Castulo, ciudad de los celtíberos.4 Aquí los soldados se sacudieron de toda disciplina en medio de la abundancia, y estaban borrachos la mayor parte del tiempo, de manera que los bárbaros los despreciaban. Una noche mandaron auxilio de sus vecinos, los oritanianos, atacaron a los romanos en sus aposentos y comenzaron a matarlos. Pero Sertorio se escabulló con algunos otros, y reunió a los soldados que estaban haciendo su fuga, y rodeó la ciudad. Encontró la puerta por la que los bárbaros habían robado, pero no repitió su error; en cambio, puso allí una guardia, y luego, tomando posesión de todos los barrios de la ciudad, mató a todos los hombres mayores de edad para que llevaran armas.5 Entonces, al terminar la matanza, ordenó a todos sus soldados que dejaran a un lado los suyos propios armaduras y vestimentas, para ordenarse en las de los bárbaros, y después seguirlo hasta la ciudad de donde venían los hombres que habían caído sobre ellos en la noche. Habiendo engañado así a los bárbaros por medio de la armadura que vieron, encontró abierta la puerta de la ciudad, y atrapó a multitud de hombres que supusieron que venían a encontrarse con una exitosa fiesta de amigos y conciudadanos. Por lo tanto, la mayoría de los habitantes fueron sacrificados por los romanos en la puerta; el resto se rindió y se vendieron como esclavos.

    Plutarco, ¿Vida de Sertorio?

    Después de muchas hazañas militares increíbles, Sertorio finalmente regresa a Roma para postularse a la tribuna pero pierde gracias a la oposición de Sulla; estalla la guerra civil en Roma y finalmente —estando del lado perdedor— escapa de regreso a España:

    4 Encontró a los pueblos [de España] fuertes en números y en hombres combatientes, y como la rapacidad e insolencia de los funcionarios romanos enviados allí de vez en cuando los había hecho hostiles al imperio en todos sus aspectos, trató de ganarlos, a los jefes por su relación personal con ellos, a las masas por un condonación de impuestos. Su mayor popularidad, sin embargo, se ganó librándolos de la necesidad de amueblar cuartos para los soldados; pues obligó a sus soldados a construir sus cuartos de invierno en los suburbios de las ciudades, y él mismo fue el primero en armar su tienda allí. 5 Sin embargo, no confió enteramente en la buena voluntad de los Bárbaros, pero armó a todos los colonos romanos del país que eran de edad militar, y al emprender la construcción de todo tipo de motores de guerra y la construcción de triremas, mantuvo bien a las ciudades en la mano, siendo suaves en los asuntos de la paz, pero mostrándose formidable por los preparativos que hecho contra sus enemigos.

    7 1 Al enterarse de que Sulla era amo de Roma, y que el partido de Marius y Carbo iba camino a la ruina, esperaba que un ejército con un comandante llegara enseguida a pelear con él. [9] Por lo tanto, envió a Julio Salinator con seis mil hombres de armas para impedir el paso de los Pirineos. Y no mucho después Cayo Annio fue enviado por Sulla, y viendo que Julio no podía ser asaltado, no supo qué hacer, y se sentó de brazos cruzados en la base de las montañas. 2 Pero cierto Calpurnius, de apellido Lanario, mató traicionamente a Julio, cuyos soldados abandonaron las alturas de los Pirineos; con lo cual Annio cruzó y avanzó con una gran fuerza, encaminando a toda la oposición. Sertorio, al no poder hacerle frente, se refugió con tres mil hombres en Nueva Cartago; ahí embarcó sus fuerzas, cruzó el mar y aterrizó en el país de los Maurusii, en África. 3 Pero mientras sus soldados recibían agua y estaban desprevenidos, los bárbaros cayeron sobre ellos, y después perdiendo muchos hombres, Sertorius navegó de nuevo a España. Desde esta orilla también fue rechazado, pero después de ser acompañado por algunos barcos piratas cilicianos atacó la isla de Pityussa, dominó a la guardia que Annio había puesto ahí, y efectuó un aterrizaje. Después de poco tiempo, sin embargo, Annio llegó con numerosos barcos y cinco mil hombres con armas, y con él Sertorio intentó librar una batalla naval decisiva, aunque las embarcaciones que tenía eran ligeras y construidas para la velocidad en lugar de para luchar. 4 Pero el mar corría alto con un fuerte viento del oeste, y el mayor parte de las embarcaciones de Sertorio, por su ligereza, fueron impulsadas aslant sobre la orilla rocosa, mientras que él mismo, con unos pocos barcos, excluido del mar abierto por la tormenta, y de la tierra por el enemigo, fue arrojado aproximadamente durante diez días en una batalla con olas adversas y fuertes oleadas, y con dificultad retuvo el suyo.

    8 1 Pero el viento se calmó y fue llevado a ciertas islas dispersas e inacuáticas, donde pasó la noche; luego, saliendo de allí, y pasando por el estrecho de Cádiz, mantuvo a la derecha la costa exterior de España y aterrizó un poco por encima de las desembocaduras del río Baetis, que desemboca el mar Atlántico y ha dado su nombre a las partes adyacentes de España. 2 Aquí se cayó con algunos marineros que recientemente habían regresado de las Islas Atlánticas. Estos son dos en número, separados por un estrecho muy estrecho; son diez mil estadios distantes de África, y se llaman las Islas de los Benditos. Gozan de lluvias moderadas a intervalos largos, y vientos que en su mayor parte son suaves y precipitan rocío, de manera que las islas no solo tienen un suelo rico que es excelente para arar y plantar, sino que también producen un fruto natural que es abundante y lo suficientemente sano como para alimentarse, sin esfuerzo ni problemas, un gente ociosa. 3 Además, un aire saludable sopla sobre las islas debido al clima y a los cambios moderados en las estaciones. Para los vientos del norte y oriente que soplan de nuestra parte del mundo se sumergen en un espacio insondable y, debido a la distancia, se disipan y pierden su poder antes de llegar a las islas; mientras que los vientos del sur y oeste que envuelven las islas a veces traen en su tren suave e intermitente regaderas, pero en su mayor parte las enfrían con brisas húmedas y nutren suavemente el suelo. Por lo tanto, una firme creencia se ha abierto camino, incluso a los bárbaros, de que aquí está el Campo Elíseo y la morada de los bendecidos, de los cuales Cantó Homero.

    9 1 Cuando Sertorio escuchó este cuento, se le arrebató un deseo asombroso de habitar en las islas y vivir en silencio, liberado de la tiranía y guerras que nunca terminarían. Los cilicianos, sin embargo, que no querían paz ni ocio, sino riquezas y despojos, cuando estaban conscientes de su deseo, navegaron a África, para devolver a Ascalis hijo de Iphta al trono de Mausia. 2 Sin embargo Sertorio no se desesperó, sino que resolvió acudir en auxilio de quienes luchaban contra Ascalis, a fin de que sus seguidores puedan obtener algo de terreno fresco para la esperanza y la ocasión para una nueva empresa, y así puedan permanecer juntos a pesar de sus dificultades. Los maurusianos se alegraron de que viniera, y se puso a trabajar, derrotó a Ascalis en batalla y le sitió.3 Además, cuando Sulla envió a Paccianus con un ejército para dar auxilio a Ascalis, Sertorio se unió a la batalla con Paccianus y lo mató, se ganó a sus soldados después de su derrota, y obligó a una entregar la ciudad de Tingis, a la que Ascalis y sus hermanos habían huido en busca de refugio. En esta ciudad dicen los libios que [el gigante mítico] Anteo está enterrado; y Sertorio abrió su tumba, cuyo gran tamaño le hizo no creer a los bárbaros. Pero cuando se encontró con el cuerpo y lo encontró de sesenta codos de largo, como nos dicen, se quedó estupefacto, y después de realizar un sacrificio volvió a llenar la tumba, y se unió a magnificar sus tradiciones y honores. 4 Ahora bien, la gente de Tingis tiene el mito de que tras la muerte de Anteo, su esposa, Tinga, se juntaron con Heracles, y que Sófax fue fruto de esta unión, quien se convirtió en rey del país y nombró una ciudad que fundó en honor a su madre; también que Sófax tuvo un hijo, Diodoro, a quien muchos de los pueblos libios se sometieron, ya que tenía un ejército griego compuesto por los olbios y micénicos que fueron asentadas en esas partes por Heracles. 5 Pero este cuento debe atribuirse a un deseo de gratificar a Juba, de todos los reyes los más dedicados a la indagación histórica; pues se dice que sus antepasados fueron descendientes de Sófax y Diodoro. Entonces, Sertorio, habiéndose hecho dueño de todo el país, no hizo mal a quienes eran sus abastecedores y puso su confianza en él, sino que les restauró tanto la propiedad como las ciudades y el gobierno, recibiendo sólo lo correcto y justo en regalos gratuitos de ellos.

    10 1 Mientras deliberaba a dónde girar sus esfuerzos a continuación, los lusitanos enviaron embajadores y lo invitaron a ser su líder. Ellos carecían del todo de un comandante de gran reputación y experiencia al enfrentar el terror de las armas romanas, y se confiaron a él, y solo a él, cuando se enteraron de su carácter de quienes habían estado con él. 2 Y se dice que Sertorio no fue víctima fácil ninguno de los dos placer o miedo, pero que era naturalmente valiente ante el peligro, y soportaba la prosperidad con moderación; en la lucha directa era tan audaz como cualquier comandante de su tiempo, mientras que en todas las actividades militares exigía sigilo y el poder de aprovechar una ventaja para asegurar posiciones fuertes o en cruzando ríos, donde se requiere velocidad, engaño y, si es necesario, falsedad, fue un experto de la más alta capacidad.3 Además, si bien era generoso en recompensar acciones de coraje, utilizó la moderación para castigar las transgresiones. Y sin embargo, en la última parte de su vida, el trato salvaje y vengativo que otorgó a sus rehenes parecería demostrar que su suavidad no era natural para él, sino que se usaba como prenda, desde el cálculo, como requería la necesidad...

    11 1 Sin embargo, en el momento de que hablo partió desde África por invitación de los lusitanos. Procedió a organizarlos a la vez, actuando como su general con plenos poderes, y sometió a sujeción a las partes vecinas de España. La mayoría de la gente se unió a él por su propia voluntad, debido principalmente a su suavidad y eficiencia; pero a veces también se comprometió a sí mismo con astutos dispositivos propios para engañarlos y encantarlos. El jefe de estos, sin duda, era el dispositivo de la cierva, que era el siguiente. 2 Spanus, un plebeyo que vivía en el país, se encontró con una cierva que había recién yeaned y estaba tratando de escapar de los cazadores. A la madre a la que no pudo adelantar, pero el cervatillo —y le impactó su inusual color, porque era completamente blanco— persiguió y atrapó. Y como por casualidad Sertorio había ocupado sus cuartos en esa región, y con mucho gusto recibió todo en la forma de caza o producción que le trajeron como regalo, e hizo amablemente devoluciones a quienes le hacían tales favores, Spanus trajo el cervatillo y se lo dio. 3 Sertorio lo aceptó, y en el momento sintió solo el placer ordinario en un regalo; pero con el tiempo, después de haber hecho al animal tan manso y gentil que obedeció su llamado, lo acompañó en sus paseos, y no le importaron las multitudes y todo el alboroto de la vida campestre, poco a poco trató de darle a la cierva una importancia religiosa declarando que ella era una regalo de Diana, y alegó solemnemente que ella le reveló muchas cosas ocultas, sabiendo que los bárbaros eran naturalmente una presa fácil de la superstición.4 También agregó dispositivos como estos. Siempre que tenía inteligencia secreta de que el enemigo había hecho una incursión en el territorio que comandaba, o intentaba traer una ciudad para que se rebelara de él, fingiría que la cierva había conversado con él en sus sueños, ordenándole mantener sus fuerzas en disposición. Nuevamente, al recibir noticias de alguna victoria ganada por sus generales, escondería al mensajero, y traería a la cierva con guirnaldas para recibir buenas nuevas, exhortando a sus hombres a ser de buen ánimo y a sacrificar a los dioses, aseguró que iban a aprender de alguna buena fortuna.

    12 1 Por estos artefactos hizo que el pueblo fuera manejable, y así los encontró más serviciales para todos sus planes; creían que estaban guiados, no por la sabiduría mortal de un extranjero, sino por un dios. Al mismo tiempo los acontecimientos también dieron testimonio de esta creencia por el extraordinario crecimiento del poder de Sertorio.2 Porque con los veintiscientos hombres a los que llamó romanos, y una banda abigarrada de setecientos libios que cruzaron con él a Lusitania, a quienes sumó cuatro mil lusitanos Targeteers y setecientos jinetes, libró la guerra con cuatro generales romanos, bajo los cuales había ciento veinte mil lacayos, seis mil jinetes, dos mil arqueros y honderos, y un número incalculable de ciudades, mientras que él mismo tenía al principio sólo veinte todos contados.3 Pero sin embargo, de tan débil y delgado un comienzo, no sólo sometió a grandes naciones y se llevó muchas ciudades, sino que también salió victorioso sobre los generales enviados en su contra: Cotta derrotó en una pelea de mar en los estrechos cercanos a Mellaria; Fufidio, el gobernador de Bética, derrotó a orillas de los Baetis con la matanza de dos mil romanos soldados; Lucio Domicio, que era procónsul de la otra España, fue derrotado a manos de su cuestor; 4 Thoranio, otro de los comandantes enviados por Metelo con un ejército, mató; y sobre el mismo Metelo, el mayor romano de la época y mantenido en la más alta reputación, infligió muchas derrotas y redujo él a tan grandes estragos que Lucio Manlio vino de Gallia Narbonensis para ayudarle, y Pompeyo el Grande fue despachado apresuradamente de Roma con un ejército.5 Porque Metelo estaba al final de sus ingenios. Estaba llevando a cabo la guerra con un hombre atrevido que evadió todo tipo de combates abiertos, y que hacía todo tipo de turnos y cambios, debido al equipo ligero y la agilidad de sus soldados ibéricos; mientras que él mismo había sido entrenado en concursos regulares de tropas armadas pesadas, y no estaba dispuesto a comandar un pesado y falange inmóvil, que por repeler y vencer a un enemigo a corta distancia, estaba excelentemente entrenada, pero para escalar montañas, para lidiar con las incesantes búsquedas y vuelos de hombres tan ligeros como los vientos, y por aguantar el hambre y una vida sin fuego ni carpa, como lo hacían sus enemigos, era sin valor.

    13 1 Además de esto, Metelo ahora se llevaba adelante en años, y estaba algo inclinado también, para entonces, a un modo de vida fácil y lujoso después de sus muchas y grandes contiendas; mientras que su oponente, Sertorio, estaba lleno de vigor maduro, y tenía un cuerpo que estaba maravillosamente constituido para la fuerza, la velocidad y vida sencilla. 2 Porque en el consumo excesivo no se complacería ni siquiera en sus horas de tranquilidad, y no estaba dispuesto a soportar grandes labores, largas marchas, y vigilia continua, contento con comida escasa e indiferente; además, como también estaba vagando o cazando cuando tenía tiempo libre para ello, obtuvo una conocimiento de todas las formas de fuga de un fugitivo, o de rodear a un enemigo perseguido, en lugares accesibles e inaccesibles. El resultado fue, pues, que Metelo, al no poder pelear, sufrió todo el daño que visita a hombres derrotados; mientras que Sertorio, al volar, tuvo las ventajas de hombres que persiguen. 3 Porque cortaría el suministro de agua de su oponente e impediría su forrajeo; si los romanos avanzaban, saldría de su camino, y si se instalaban en el campamento, él los acosaría; si asediaban un lugar, él subiría y los pondría bajo asedio a su vez privándolos de provisiones. Al fin los soldados romanos estaban desesperados, y cuando Sertorio desafió a Metelo a un solo combate, lloraron en voz alta y le mandaron pelea, general con general, y romano con romano, y cuando declinó, se burlaron de él. 4 Pero Metelo se rió de todo esto, y tenía razón; para un general, como dice Teofrasto, debería morir la muerte de un general, no la de un objetivo común. Entonces, al ver que los Langobritae no estaban dando poca asistencia a Sertorio, y que su ciudad se podía tomar fácilmente por falta de agua (ya que tenían solo un pozo en la ciudad, y los arroyos en los suburbios y a lo largo de las murallas estarían en poder de cualquier sitiador), Metelo salió contra la ciudad, con la intención de completar el asedio en dos días, ya que ahí no había agua. Por esta cuenta, también, había dado órdenes a sus soldados de llevarse provisiones de sólo cinco días.5 Pero Sertorio rápidamente acudió al rescate y ordenó que dos mil pieles se llenaran de agua, ofreciendo por cada piel una considerable suma de dinero. Muchos íberos y muchos maurusianos se ofrecieron como voluntarios para la obra, y después de seleccionar hombres que eran robustos y veloces de pie, los envió por una ruta por las montañas, con órdenes de que cuando hubieran entregado las pieles a la gente de la ciudad, secretamente transmitieran la masa inservible del población, para que el agua pudiera ser suficiente para los verdaderos defensores de la ciudad. Cuando Metelo se enteró de que esto se había hecho, se molestó, pues sus soldados ya habían consumido sus provisiones, y mandó a Aquino, a la cabeza de seis mil hombres, a forrajear. Pero Sertorio se enteró de esto y puso una emboscada a tres mil hombres en el camino por el que iba a regresar Aquino. Éstos saltearon de un barranco sombrío y atacaron a Aquino en la retaguardia, mientras que el mismo Sertorio lo asaltaba delante, lo derrotó, mató a algunos de sus hombres y tomó a algunos de ellos prisioneros. Aquino, tras perder tanto su armadura como su caballo, volvió a Metelo, quien luego se retiró desgraciadamente, muy despreciado por los íberos.

    14 1 Debido a estos éxitos Sertorio fue admirado y amado por los bárbaros, sobre todo porque al introducir armas y formaciones y señales romanas se deshizo de sus frenéticas y furiosas demostraciones de coraje, y convirtió sus fuerzas en un ejército en lugar de una enorme banda de bandidos. 2 Además, él utilizó oro y plata sin temporada para la decoración de sus cascos y la ornamentación de sus escudos, y al enseñarles a usar mantos y túnicas florecidas, y amueblándolos con los medios para ello, y compartiendo su amor por la hermosa matriz, se ganó los corazones de todos. Pero sobre todo estaban cautivados por lo que hacía con sus chicos. Recogió a los de mayor nacimiento de diversos pueblos en Osca, una gran ciudad, y les dio maestros del aprendizaje griego y romano; así en realidad hizo rehenes de ellos, mientras ostensiblemente los estaba educando, con la seguridad de que cuando se hicieran hombres les daría una participación en administración y autoridad. 3 Entonces los padres se sintieron maravillosamente complacidos de ver a sus hijos, en togas de borde púrpura, yendo muy decorosamente a sus escuelas, y Sertorio pagando sus honorarios por ellos, realizando exámenes frecuentes, distribuyendo premios a los merecedores, y presentándoles los collares dorados que los romanos llaman bulla. 4 Era costumbre entre los íberos que los que estaban estacionados sobre su líder murieran con él si caía, y los bárbaros en esas partes llaman a esto una “consagración”. Ahora bien, los demás comandantes tenían pocos tales escuderos y compañeros, pero Sertorio fue atendido por muchos miles de hombres que así se habían consagrado a la muerte.5 Y se nos dice que cuando su ejército había sido derrotado en cierta ciudad y el enemigo los presionaba, los íberos, descuidados de ellos mismos, rescataron a Sertorio, y llevándolo sobre sus hombros uno tras otro, lo llevaron a las paredes, y sólo cuando su líder estaba a salvo, se hicieron volar, cada hombre por sí mismo.

    Todas las cosas llegan a su fin, y Sertorius finalmente aguanta una serie de derrotas. Si te interesa la historia completa, el resto se puede encontrar en toda la cuenta por Plutarco. Lo anterior te da una idea de cómo los romanos podrían volverse deshonestos y volverse irromanos a través del exilio, y también las formas en que fantaseaban con lo que podríamos llamar el 'complejo salvador romano' mediante el cual ellos, y solo ellos, podrían convertir a un pueblo extranjero en una fuerza de combate adecuada contra sus oponentes romanos, y cómo todos la gente realmente, realmente quería convertirse en romano si podían.

    Bibliografía y lectura adicional:

    — ** preguntar a Siobhan


    1. El exilio era un castigo legal, en la República el resultado de perder una causa judicial. Algunas personas simplemente saltaron de la ciudad antes de perder su caso. Otras personas acaban de salir de la ciudad por otras razones.
    2. Según la ley romana sólo un romano podría estar casado con un romano. Así que en este punto Terentia y Cicerón ya no eran hombre y mujer a los ojos del derecho romano, ya que Cicerón ya no era ciudadano romano. Ella tenía derecho —y debería tener legalmente— a recuperar su dote y abandonarlo a su suerte. No tenía derecho en ningún sentido moral o social a pedirle correr riesgos de esta naturaleza para él.
    3. Un senador romano
    4. Al estado, que obtuvo la propiedad de exiliados.
    5. Cato el Joven (95-46 a. C.), quien se consideraba un campeón de los valores tradicionales romanos como su bisabuelo Cato el Viejo. Llevaba una toga diminuta a la antigua, gritaba mucho sobre la moralidad y no era sobornable. Tenía dos hermanas llamadas Servilia; la mayor era la madre de Bruto y la amante de Julio César (quien pudo haber sido el padre de Bruto); la menor se casó con Lúculo y aparentemente lo engañó varias veces.
    6. Cayo Marius (157-86 BCE), el general y siete veces [pb_glossary id="36"] cónsul [/pb_glossary], era del mismo pueblo que Cicerón, y como él era un hombre nuevo. A diferencia de él era militar, y para nada aficionado a los adornos más elegantes.
    7. A los generales romanos les fue muy bien de las campañas contra naciones adineradas en la República, al poder sacar grandes cantidades de riqueza del saqueo siempre y cuando estuvieran dispuestos a enfrentar uno o dos casos judiciales en su camino de regreso (afortunadamente, tendrían suficiente dinero para sobornar al jurado en eso, gracias a todos los saqueo).
    8. El morado era el tinte más caro posible en Roma, por lo que el costo de 100 capas sería enorme.
    9. Como Sertorio había sido partidario de Marius.

    This page titled 8.1: Exilio is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .