Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.3: Vírgenes vestales

  • Page ID
    102572
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    LAS VÍRGENES VESTALES: ¿QUIÉNES ERAN Y POR QUÉ ERAN IMPORTANTES?

    Las Vírgenes Vestales fueron un grupo especialmente seleccionado de seis mujeres. Muy veneradas en Roma, fueron las sacerdotisas de uno de sus cultos más importantes desde la antigüedad hasta su abolición en 394 d.C.: el culto a la diosa Vesta. A diferencia de la mayoría de las deidades romanas, la diosa Vesta no era antropomórfica (de apariencia y calidad humanistas); más bien, fue representada como una llama ardiente en el templo de Vesta (ver imágenes 2 y 3). Esta llama representaba la santidad de Roma y su Imperio. Era tarea de los Vestales nunca dejar que la llama sagrada se apagara, ya que los romanos creían que pondría en peligro a Roma. El morir de la llama también se asoció con la incastidad de un vestal, ya que se les exigía que permanecieran vírgenes desde el momento en que fueron elegidos (entre las edades de seis a diez años) hasta el final de sus 30 años de servicio a Vesta. Si la llama de Vesta se apagara, las Vestales podrían enfrentar un castigo grave, lo peor que resultaría en la sentencia del colegio pontificio para ser enterradas vivas dentro de las murallas de la ciudad.

    Las Vírgenes Vestales eran figuras importantes en la sociedad romana, y ocupaban una posición única a diferencia de cualquier otra mujer romana. La vida de una mujer romana regular se clasificaría en dos etapas: ser virgen casable, y luego ser matrona (que está casada o viuda). Por su castidad requerida, sin embargo, las Vírgenes Vestales no sostenían la expectativa de criar hijos y cuidar a una familia como las mujeres normales. De hecho, tuvieron que permanecer castos durante el período más fértil de sus vidas: entre los diez y los cuarenta años de edad. Si bien hay muchas razones que explican el requisito de la castidad —incluida la pureza ritual— es evidente que al no tener que dedicar energía a una familia y a los cultos específicos que una familia individual adoraría, las Vestales podrían dedicar toda su energía religiosa al culto estatal. Este papel intermedio como matrona para el culto de Vesta sin dejar de ser virgen se refleja en su ropa; usarían la estola de la matrona, pero usarían su cabello en crines sexuales (seis trenzas en forma de cono en la parte superior de la cabeza) al estilo de una novia virgen (ver la imagen de abajo).

    Las vestales también eran únicas en el sentido de que tenían muchos derechos que no tenían otras mujeres. Para ser inducidos al culto, las Vestales pasaron por el rito del captio que los liberó del control de sus pater familias. Esta situación jurídica los diferenciaba de otros romanos, tanto masculinos como femeninos, ya que no tenían que pasar por el proceso de emancipación por capitis deminutio para obtener esta condición. Nuevamente, esta separación de su familia hizo que una Vestal pudiera dedicarse plenamente a los rituales religiosos de Roma, en lugar de a los rituales de una sola familia. Además, esta situación jurídica también otorgó a un Vestal derechos especiales. Debido a que no necesitaba el consentimiento de un tutor masculino, una Vestal era libre de comprar y vender propiedades, liberar esclavos, escribir su propia voluntad, heredar propiedades y obtener un ingreso sustancial por el alquiler de tierras y edificios. Además, las vestales fueron las únicas mujeres romanas a las que se les permitió testificar oralmente en audiencia pública. Esto les dio cierto poder que ninguna otra mujer romana tenía. Este poder también se puede ver en su capacidad para sentarse al frente de la arena romana con senadores, así como ser acompañados por licenciantes.

    Por lo tanto, podemos ver que las Vírgenes Vestales tuvieron un papel muy importante y único en la sociedad romana. Sus deberes y situación jurídica eran diferentes a la de cualquier otra mujer romana, y de ella podían ganar y tener un poder significativo.

    Las siguientes citas pueden arrojar algo más de luz sobre la vida de las Vestales:

    1. Rito de Captio

    Esta primera cita es de Aulo Gelius (1250-180 d.C.), describiendo el rito del captio. En este rito, una joven es trasladada de su padre al Colegio de Pontífices, induciéndola con ello al culto a Vesta. Podemos ver que no sólo está literalmente, sino también simbólicamente tomada de su padre, ya que el rito le quita las potestas de su padre sobre ella. Este rito es lo que en última instancia permite a una Vestal el derecho a escribir su propia voluntad, y además como sabemos, el derecho a la situación jurídica y financiera similar a un ciudadano varón. La razón por la que las mujeres vestales se separaron de sus familias fue para que no estuvieran atadas a la vida de culto de una familia individual, sino que pudieran dedicarse a la vida de culto de toda Roma.

    Además, una Virgen Vestal, en cuanto ha sido tomada y conducida al atrio de Vesta y entregada a los Pontificos, inmediatamente en ese momento deja las potestas de su padre sin emancipación y sin la disminución de sus derechos y obtiene el derecho de hacer testamento.

    Aulus Gelius, Noches de ático 1.12.9

    1. Apariencia

    En el siguiente pasaje del Sexto Pompeius Festus (finales del siglo II d.C.), podemos ver la descripción del peinado de una Vestal. Como se discutió anteriormente, su apariencia física simbolizaba su estado liminal como mujer en la sociedad romana. Su asociación con vírgenes casables se ve visiblemente en este pasaje, que describe cómo novia y Vestal se adornan con el mismo peinado de crines sexuales, en el que seis trenzas están en la parte superior de su cabeza en forma de cono. Por lo tanto, podemos ver que este peinado está asociado a la virginidad así como a la sacristía, ya que es un estilo antiguo (ver imagen 1).

    Las novias están adornadas con seis trenzas, porque este era el estilo más antiguo para ellas. Que de hecho también usan las Vírgenes Vestales, cuya castidad para sus propios hombres -/- novias *** de otros.

    Festus., p. 454L

    Escultura de retrato de una virgen vestal jefa del siglo II d.C. Tenga en cuenta el peinado de las crines sexuales de seis trenzas alrededor de su cabeza y su estola, la ropa de una matrona.
    1. Testimonio

    Este pasaje de Plutarco (46-120 d.C.) describe cómo las Vestales pudieron testificar oralmente en la corte abierta. Esto es algo que una mujer romana regular no habría podido hacer, ya que aunque a las mujeres se les permitiera comparecer ante la corte, tendrían que permanecer mudas; sus pruebas serían anotadas antes y luego leídas en voz alta en la corte por un hombre. Como las Vestales no estaban bajo ninguna tutela masculina, tenían la capacidad de alzar la voz en los tribunales y servir como testigos. Otros autores antiguos, como Aulo Gelius (125-180AD) (7.7.2) y Tácito (56-120 d.C.) (Ann. 2.34), también hacen menciones de esta habilidad.

    Ahora Tarquinia era una virgen sagrada, una de las Vestales, y recibió grandes honores por su acto, entre los que estaba éste, el de todas las mujeres solo su testimonio sea aceptado.

    Plutarco, Pubícola, 8.4

    1. Propiedad

    El siguiente pasaje de Plutarco describe cómo, en el 75 d.C., la Virgen Vestal Licinia cayó bajo la sospecha de tener una aventura con Marco Craso (115-53 a.C.) porque pasaba mucho tiempo con ella tratando de comprar la propiedad que poseía. Tales cargos eran muy graves, ya que la consecuencia de que un Vestal no fuera casto era la muerte. Ella sería enterrada viva, y su seductora sería azotada hasta la muerte en público. Craso y Licinia pudieron refutar tales cargos demostrando que las reuniones se centraron en torno a la compra de la propiedad de Licinia. Las mujeres en Roma no podían poseer bienes mientras sus familias pater —o, si no tuvieran una, un tutor masculino— estuvieran vivas, ya que los hombres controlarían los asuntos empresariales. Sin embargo, como las Vestales estaban libres de tutela masculina al ser inducidas a la sacerdotidad-capó, fueron libres de hacerlo.

    Y sin embargo, cuando él [Craso] estaba más adelante en años, fue acusado de intimidad criminal con Licinia, una de las vírgenes vestales, y Licinia fue formalmente procesada por cierto Plocio. Ahora Licinia era dueña de una agradable villa en los suburbios [de Roma] que Craso deseaba obtener a bajo precio, y fue por esta razón que siempre estuvo rondando sobre la mujer y pagándole su corte, hasta que cayó bajo la abominable sospecha. Y en cierto modo fue su avaricia la que lo absolvió del cargo de corromper al Vestal, y fue absuelto por los jueces. Pero no dejó ir a Licinia hasta que adquirió sus bienes.

    Plutarco, Cras sus, 1.2

    1. Entierro vivo

    Este pasaje de una carta escrita por Plinio el Joven (62 -113 d.C.) describe cómo el emperador Domiciano (51-96 d.C.; reinó tk) quiso enterrar vivo a la jefa Vestal Virgen Cornelia en un ataque de rabia y severidad. Aquí, podemos ver la importancia de que las Vestales permanezcan castas, y las consecuencias que surgieron al ser declaradas culpables. Se menciona a los Pontífices, los sacerdotes de más alto rango de Roma, quienes habrían sido los responsables de su enjuiciamiento en lugar del tribunal ordinario. Debido a que estaba prohibido el derramamiento de sangre de una Vestal, su sentencia implicaba ser enterrada viva. Esto se hizo dentro de las murallas de la ciudad, lugar donde no se permitía enterrar a otros romanos; sin embargo, como a su cámara subterránea se le habrían proporcionado cantidades simbólicas de pan, leche, agua y aceite para su sustento, su ritual funerario no fue visto como una matanza literal. La evidencia sugiere que Vestal sería acusado de incastidad más a menudo en tiempos de agitación política, lo que sugiere que a menudo fueron vistos como chivos expiatorios en relación con la estabilidad de Roma.

    Para cuando [Domiciano] deseaba enterrar viva Cornelia la Vestal Mayor.. La condenó por incesto ausente y, inaudito.. Los Pontificos fueron despachados de inmediato para ver a su muerte y entierro. Ella levantando las manos ahora a Vesta, ahora a los otros dioses, gritó muchas cosas, pero esto sobre todo: 'César piensa que soy impuro, yo que he realizado tantos ritos, por los cuales él conquistó y triunfó! '. . Ella repitió esto hasta que fue llevada al castigo, sea inocente o no, no lo sé, pero desde luego actuó inocente. Porque incluso cuando la enviaron a la cámara subterránea, y su estola la atrapó mientras descendía, se volteó y se recogió, y cuando el verdugo le habría dado una mano, la declinó y retrocedió, como si le quitara con horror la idea de tener su cuerpo casto y puro contaminado por su aborrecible toque. Así conservó hasta el final su santidad y exhibió todas las fichas de una mujer casta...”

    Plinio, Epístolas, 4.11

    Imagen 2. Una imagen generada por computadora 3D del Templo de Vesta por el fabricante de modelos, Lasha Tskhondia. Observe la llama sagrada en el centro que representaba a la diosa Vesta.

    Tomado de https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Temple_of_Vesta_3D.jpg.

    Imagen 3. Dibujo de reconstrucción del templo de Vesta. Una vez más anotar el humo proveniente del fuego sagrado de Vesta que estaría en el centro del templo. Destacar también su céntrica ubicación en el foro romano. Tomado de https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Trattato_generale_di_archeologia257.png

    Bibliografía completa:

    Greenfield, Peta. “¿Quiénes eran las Vírgenes Vestales y cuál era su trabajo?” Youtube, subido por TED-ed, 30 de mayo de 2017, https://youtu.be/ER0Cu0KQFqM

    Grapas, Ariadna. De la Diosa Buena a las Vírgenes Vestales. Londres: Routledge, 1997.

    Takács, Sarolat A. Vírgenes vestales, sibilas y matronas: Las mujeres en la religión romana. Austin: Prensa de la Universidad de Texas, 2008.

    El Oxford Classical Dictionary. Oxford University Press, 2012.

    El compañero de Oxford para la literatura clásica. Oxford University Press, 2012.

    Wildfang, Robin Lorsch. Vírgenes Vestales de Roma. Londres: Routledge, 2006.

    Imagen 1. Escultura de retrato de una virgen vestal jefa del siglo II d.C. Tenga en cuenta el peinado de las crines sexuales de seis trenzas alrededor de su cabeza y su estola, la ropa de una matrona. Imagen tomada de https://de.Wikipedia.org/wiki/Datei:VestalisMaxima.jpg

    Atribuciones de medios


    This page titled 9.3: Vírgenes vestales is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .