Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.3: Las pandillas de Roma

  • Page ID
    102512
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    PANDILLAS EN ROMA

    Roma debería haber sido, teóricamente, más segura de lo que se le dio que las armas estaban prohibidas dentro del pomerio. En realidad tenía todos los problemas de cualquier ciudad importante y más, ya que carecía tanto de una fuerza policial como de cualquier forma de alumbrado público. Era peligroso salir por las calles de noche y muchos solo salían en grupos o con protección. A finales de los 60 y 50 a. C. fueron particularmente violentos en la ciudad, resultando en una serie de muertes, disturbios, elecciones pospuestas y diversos desastres relacionados con incendios, como cuando la Curia fue incendiada por dolientes en el funeral de Clodio, político y portador de pandillas urbanas. Para quienes quieran leer más esta entrada de blog de la doctora Linda Ellis da un gran sentido de violencia urbana en Roma; lo que sigue aquí son fuentes de los años 60 y 50 a. C. sobre la situación en Roma.

    62 a. C.

    27 1 Cuando el pueblo estaba a punto de votar la ley [1] a favor de Metelo [2] había desconocidos armados y gladiadores y esclavos redactados en el foro, y esa parte del pueblo que anhelaba Pompeyo en su esperanza de un cambio estaba presente en grandes números, y hubo un fuerte apoyo también de César, quien en ese momento era pretor. 2 En el caso de Cato [el Joven], sin embargo, los principales ciudadanos compartieron en su desagrado y sentido del mal más que lo hicieron en su lucha por resistir, y reinó en su casa gran abatimiento y miedo, de manera que algunos de sus amigos no tomaron comida y se vieron toda la noche juntos en discusiones inútiles en su nombre, mientras su esposa y sus hermanas lloraban y lloraban. 3 Él mismo, sin embargo, platicó sin miedo y con confianza con todos y los consoló, y después de tomar la cena como siempre y pasar la noche, se despertó de un sueño profundo por uno de sus compañeros tribunos, Minucio Thermus; y bajaron al foro, con sólo unas pocas personas acompañándolos, pero muchos los encontraron y exhortándolos a estar en guardia. 4 En consecuencia, cuando Cato hizo una pausa en el foro y vio el templo de Castor y Pólux rodeado de hombres armados y sus pasos custodiados por gladiadores, y el propio Metelo sentado en la cima con César, se volvió hacia sus amigos y dijo: “¡Qué hombre tan audaz, y qué cobarde, para imponer a un ejército así contra una sola persona desarmada e indefensa!” Al mismo tiempo caminaba recto con Thermus. 5 Los que estaban ocupando los escalones les dieron paso, pero no permitirían que nadie más pasara, pero Cato con dificultad sacó a Munatius de la mano y lo levantó; y caminando recto hacia adelante se arrojó justo cuando se encontraba en un asiento entre Metelo y César, cortando así su comunicación. 6 César y Metelo estaban desconcertados, pero los mejores ciudadanos, viendo y admirando el semblante, el porte elevado y la valentía de Cato, se acercaron más, y con gritos se exhortaron unos a otros a quedarse y unirse y no traicionar su libertad y al hombre que se esforzaba por defenderla.

    28 1 Y ahora el secretario produjo la ley, pero Catón no le permitió leerla; y cuando Metelo la tomó y comenzó a leerla, Cato le arrebató el documento. Entonces Metelo, que conocía de memoria la ley, comenzó a recitarla, pero Thermus le aplaudió la boca y apagó su discurso. 2 Al fin, viendo que los hombres estaban haciendo una lucha a la que no podía resistir, y que el pueblo estaba dando paso y volviéndose hacia el mejor rumbo, Metelo ordenó hombres de armas, que estaban parados a distancia, para llegar corriendo con gritos aterradores. Esto se hizo, y toda la gente se dispersó, dejando a Cato parado solo en su suelo y arropado con palos y piedras desde arriba. Aquí Murena, [3] a quien había denunciado y procesado, acudió a su relevo, 3 y sosteniendo su toga ante él, llorando a quienes lo estaban arrojando para que se detuviera, y finalmente persuadiendo al propio Cato y doblándolo en sus brazos, lo llevó lejos al templo de Castor y Pólux.

    Cuando, sin embargo, Metelo vio vacío el espacio sobre el tribunal y a sus oponentes en vuelo por el foro, estando completamente persuadido de que había ganado el día, ordenó a sus hombres armados que se fueran de nuevo, y al presentarse de manera ordenada intentó que se promulgara la ley.4 Pero sus oponentes, rápidamente recuperándose de su derrota, avanzó de nuevo sobre él con gritos fuertes y confiados, para que sus partisanos se sintieran abrumados por la confusión y el terror. Suponían que sus enemigos se habían provisto de armas de algún lugar u otro para asaltarlos, y no un hombre se mantenía firme, sino que todos huyeron lejos del tribunal. 5 Entonces, entonces, cuando éstos se habían dispersado, y cuando Cato se había presentado con elogios y aliento para el pueblo, los la mayoría de ellos estaban dispuestos a sofocar a Metelo por todos y cada uno de los medios, y el Senado en sesión completa anunció de nuevo que ayudaría a Cato y lucharía hasta el final contra la ley, convencido de que introduciría sedición y guerra civil en Roma.

    29 1 El propio Metelo seguía siendo inflexible y audaz, pero como vio que sus seguidores estaban completamente aterrorizados ante Cato y lo pensaban completamente invencible, de pronto se precipitó al foro, reunió a la gente, e hizo un largo e invidioso discurso contra Catón; luego, gritando que huía de la tiranía de Cato y de la conspiración contra Pompeyo, de la que la ciudad se arrepentiría rápidamente en que estaba deshonrando a un hombre tan grande, partió enseguida por Asia, con la intención de poner estas acusaciones ante Pompeyo. 2 En consecuencia, Cato tenía gran reputación por haber relevado a la tribuna de gran carga, y por haber derrocado de manera el poder de Pompeyo en la persona de Metelo. Pero se ganó aún más estima al no permitir que el senado lleve a cabo su propósito de degradar a Metelo y destituirlo de su cargo, rumbo a lo que Cato se opuso, y llevó al Senado a su punto de vista. Para la multitud consideró una muestra de humanidad y moderación no pisotear a su enemigo ni insultarlo después de prevalecer completamente sobre él, y los hombres prudentes pensaron que era correcto y ventajoso no irritar a Pompeyo.

    Plutarco, Vida de Catón

    59 A. C.

    He recibido varias cartas tuyas, las cuales me mostraron con qué afán y ansiedad deseabas conocer la noticia. Estamos atados duro y rápido por todos lados, y ya no estamos haciendo ninguna dificultad en cuanto a ser esclavos, sino temiendo la muerte y el exilio como si fueran males mayores, aunque en realidad son mucho más pequeños. Bueno, esta es la posición -uno gimió unánimemente, pero no aliviada por una palabra de nadie. El objeto, conjeturo, de los hombres en el poder es no dejar nada para que nadie pueda prodigar. El único hombre que abre la boca y desaprueba abiertamente es el joven Curio. Es vitoreado en voz alta, y recibido en el foro de la manera más cortesía, y muchos otros símbolos de buena voluntad le son otorgados por los leales; mientras que Fufius es perseguido con gritos, burlas y silbidos. De tales circunstancias no es la esperanza sino la indignación lo que se incrementa, pues ve a los ciudadanos permitidos expresar sus sentimientos, sino que se les impide llevarlos a cabo con algún vigor. Y para omitir detalles, el resultado es que ahora no hay esperanza, no digo de particulares, sino incluso de que los magistrados vuelvan a estar siempre libres. Sin embargo, a pesar de esta política de represión, la conversación, al menos en la sociedad y en las mesas, es más libre de lo que era. La indignación empieza a sacar lo mejor del miedo, aunque eso no impide un sentimiento universal de desesperación. Para esta ley campaniana [4] contiene una causa que impone un juramento que deben tomar los candidatos en reunión pública de que no sugerirán ninguna tenencia de tierras públicas que no sea la prevista en las leyes julianas. Todos los demás hacen el juramento sin dudarlo: Se considera que Laterensis ha demostrado una virtud extraordinaria al retirarse de su sondeo para la tribuna para evitar el juramento. Pero no me importa escribir más sobre política. Estoy insatisfecho conmigo mismo, y no puedo escribir sin el mayor dolor. Yo mantengo mi propia posición con cierta dignidad, considerando la represión general, pero considerando mis logros en el pasado, con menos coraje del que me gustaría. Soy invitado por César de manera muy caballerosa a aceptar una legación, a actuar como su legato, e incluso se me ofrece una “legación votiva abierta”. Pero este último no da la seguridad suficiente, ya que depende demasiado de la escrupulosidad de Pulchellus [5] y me quita justo cuando regresa mi hermano; el primero ofrece mejor seguridad y no impide que regrese cuando me plazca. Yo estoy reteniendo este último, pero no creo que voy a usarlo. No obstante, nadie lo sabe. No me gusta huir; tengo ganas de pelear. Hay una gran calidez de sentimiento para mí. Pero no digo nada positivo: por favor no mencionarlo. Estoy, de hecho, muy ansioso por la manumisión de Statius y algunas otras cosas, pero para entonces me he endurecido. Podría desear, o más bien desear ardientemente, que estuvieras aquí: entonces no debería querer consejo o consuelo. Pero de todos modos, prepárate para volar aquí en cuanto te llame.

    Cicerón, Cartas a Atticus 2.18

    6 Bibulus, [6] sin embargo, no cedería, pero habiendo obtenido el apoyo de tres tribunas, obstaculizó la promulgación de la ley. [7] Por último, cuando no le quedaba otra excusa para el retraso, proclamó un periodo sagrado para todos los días restantes del año por igual, durante el cual el pueblo ni siquiera podía reunirse legalmente en su asamblea. 2 César le prestó pero ligera atención y designó un día fijo para el aprobación de la ley. Y cuando la población ya había ocupado el Foro de noche, a Bibulus se le ocurrió lo siguiente que se había reunido y logró forzar su camino hasta el templo de Castor, desde donde César estaba pronunciando su discurso. Los hombres retrocedieron ante él, en parte por respeto 3 y en parte porque pensaban que en realidad no se opondría a ellos. Pero cuando apareció arriba e intentó hablar en oposición a César fue empujado por los escalones, sus fasces se rompieron en pedazos, y las tribunas así como otras recibieron golpes y heridas.

    4 Así se aprobó la ley. Bibulus estaba por el momento satisfecho de escapar con su vida, pero al día siguiente intentó en el senado anular el acto; sin embargo, no logró nada, ya que todos estaban bajo el hechizo del entusiasmo de la multitud y no harían nada. 5 En consecuencia se retiró a su casa y no volvió a aparecer en público en absoluto hasta el último día del año. En cambio, permanecía en su casa, y cada vez que César proponía alguna innovación, le enviaba un aviso formal a través de sus asistentes de que era un período sagrado y que por las leyes no podía actuar legítimamente durante el mismo. 6 Publio Vatinius, tribuno, se comprometió a colocar a Bibulus en prisión por esto, pero fue impedido de hacerlo por la oposición de sus compañeros. Bibulus, sin embargo, se mantenía distante de todos los negocios de Estado en la manera relacionada, y las tribunas pertenecientes a su partido tampoco cumplieron con ningún deber público.7 Ahora Metelo Celer y Cato, y a través de él un Marco Favonio, quien lo imitó en todo, por un tiempo no tomó el juramento de obediencia a la ley (costumbre que comenzó, como he dicho, en una ocasión anterior, y que luego se continuó en el caso de otras medidas absurdas) y se negó rotundamente a aprobarla, Metelo, por ejemplo, refiriéndose a Numidicus como ejemplo. 2 Cuando, sin embargo, llegó el día en que iban a incurrir en lo establecido penas, hicieron el juramento, quizás porque no es más que naturaleza humana para muchas personas pronunciar promesas y amenazas con más facilidad de lo que realmente las llevan a cabo, o bien porque iban a ser castigadas sin ningún propósito, sin ayudar en absoluto al Estado por su obstinación.

    Casio Dio, 38.6-7

    58 A. C.

    Cuando en el tribunal aureliano tú [8] estabas inscribiendo abiertamente no sólo a hombres libres sino también a esclavos, se juntaron de todas las calles de la ciudad, ¿no te preparabas en ese momento para la violencia? Cuando por tus edictos ordenaste que se cerraran todas las tiendas, ¿no estabas apuntando a la violencia de la mafia, sino a una reunión modesta y prudente de hombres honorables? Cuando estabas teniendo brazos recogidos y llevados al templo de Castor, ¿no tenías otro objeto más allá del uso de la violencia para evitar que otros pudieran lograr algo? Pero cuando rompiste y quitaste los escalones del templo de Castor, ¿entonces, para poder actuar de manera moderada, repeler a los hombres audaces de las aproximaciones y ascensos que conducen al templo? Cuando ordenó a aquellas personas que, en una asamblea de hombres virtuosos, habían hablado en defensa de, mi seguridad, se adelantaran, y habían ahuyentado a sus compañeros y secundarios por golpes y brazos y piedras; entonces, sin duda, demostró que la violencia era excesivamente desagradable para usted.

    [55] Oh, pero esta violencia frenética de una tribuna demente del pueblo podría fácilmente ser aplastada y abatida por la virtud y números superiores de los buenos ciudadanos. ¿Qué? Cuando Siria fue entregada a Gabinius, Macedonia a Piso, [9] autoridad ilimitada y vastas sumas de dinero a ambos, para inducirlos a poner todo en tu poder, para ayudarte, para proporcionarte qué seguidores, y tropas, y sus propios centuriones preparados, y dinero, y bandas de esclavos; a todos ustedes con sus infames asambleas, burlarse de la autoridad del senado, amenazar con muerte y proscripción a los caballeros romanos, aterrorizarme con amenazas, amenazarme con contiendas y asesinatos, llenar mi casa con sus amigos, que hasta ahora había estado llena de hombres virtuosos; a través de miedo a la proscripción; privarme de las multitudes de hombres buenos que solían asociarse conmigo, despojarme de su protección; prohibir al senado, ese cuerpo tan ilustre, no sólo para luchar por mí, sino incluso para implorar a los hombres, y rogarlos en mi nombre, y, cambiarse de ropa, lamentar mi peligro, — ¿Ni siquiera fue esta violencia?

    Cicerón, En su Casa 54-55

    34 Ante la presencia y la vista de estos mismos cónsules, [10] se llevó a cabo un gravamen de esclavos ante el tribunal de Aureliano, con el pretexto de llenar la colegiata, cuando se inscribieron hombres según sus calles, divididos en grupos de diez, y se agitaron a la violencia, la batalla, matanza y saqueo. Fue mientras estos mismos hombres eran cónsules, que las armas fueron transportadas abiertamente al templo de Castor, y se levantaron los escalones del templo; hombres armados ocuparon el foro y las asambleas del pueblo; se llevaron a cabo matanzas y lapidaciones de personas; no había senado, no quedaban magistrados; un hombre usando armas y violencia pirata se apoderaron de todo el poder de todos los magistrados no por ningún poder propio, sino habiendo sobornado a los dos cónsules para que abandonaran la república por el tratado que respeta las provincias, insultó a cada uno, dominó a cada uno, hizo promesas a algunos retenidos a muchos por el terror y el miedo y ganado más por la esperanza y las promesas.

    Cicerón, en defensa de Sestio 34

    18 Todavía no se sabía abiertamente que la república había caído, cuando pensabas adecuado para arreglar su entierro. En un momento y en el mismo momento mi casa fue saqueada y prendida fuego, mi propiedad de mi casa en el Monte Palatino fue llevada a la casa del cónsul que era mi vecino, los bienes de mi villa toculana también fueron llevados a la casa de mi vecino allí, el otro cónsul; cuando, mientras que la misma turba de trabajadores estaban votando, el mismo gladiador proponiendo y aprobando leyes, el foro desocupado, no sólo por hombres virtuosos sino incluso por ciudadanos libres, y enteramente vacío, el pueblo romano completamente ignorante de lo que estaba pasando, el senado golpeado y aplastado, habiendo dos cónsules malvados e impíos, el erario, el prisioneros, legiones, aliados y mandos militares, fueron regalados a su antojo.

    Cicerón, al Senado a su regreso

    57 A. C.

    Soy muy consciente de que anhelas saber lo que está pasando aquí, y también saberlo de mi parte, no porque las cosas hechas ante los ojos de todo el mundo se den cuenta mejor cuando las narra mi banda que cuando te reportan por los bolígrafos o labios de otros, sino porque es de mis cartas que obtienes lo que quiero —un conocimiento de mis sentimientos con respecto a los sucesos, y lo que en tal coyuntura es el estado de mi mente, o, en una palabra, las condiciones en las que estoy viviendo. El 3 de noviembre los obreros fueron expulsados del sitio de mi casa por rufianes armados: el pórtico Catuli, que estaba siendo reconstruido sobre un contrato dado por los cónsules, conforme a un decreto del senado, y casi había llegado al techo, fue maltratado: la casa de mi hermano Quinto fue primero aplastado con voleas de piedras arrojadas desde mi sitio, y luego prendido fuego por orden de Clodio, habiéndose arrojado marcas de fuego a la vista de todo el pueblo, en medio de fuertes exclamaciones de indignación y dolor, no voy a decir de los leales —pues más bien creo que no hay ninguno— sino simplemente de cada ser humano. Ese loco corre antidisturbios: piensa después de esta loca broma de nada menos que asesinar a sus oponentes: encubre la ciudad calle por calle: hace ofertas abiertas de libertad a los esclavos. Porque lo cierto es que hasta este momento, al tiempo que intentaba evitar la persecución, tenía un caso, difícil en verdad de apoyar, y obviamente malo, pero aún así un caso: pudo haber negado los hechos, pudo haber desviado la culpa a otros, incluso podría haber alegado que alguna parte de su proceso había sido legal. Pero después de tal demolición de edificios, incendiarios y robos al por mayor como estos, siendo abandonado por sus seguidores, apenas retiene de su lado a Decimus el mariscal, o Gelio; toma esclavos en su confianza; ve que, aunque asesine abiertamente a todos los que desee, no tendrá peor caso ante un tribunal de justicia del que tiene en la actualidad. En consecuencia, el once de noviembre, mientras iba por el Camino Sagrado, me siguió con su banda. Había gritos, lanzamiento de piedras, blandiendo de tréboles y espadas, y todo esto sin avisar ni un momento. Yo y mi grupo nos hicimos a un lado en el vestíbulo de Tettius Damio: los que me acompañaban fácilmente impidieron que sus rugas entraran. Podría haber sido asesinado él mismo. Pero ahora estoy en un sistema de cura por régimen: estoy cansado de la cirugía. El compañero, al ver que lo que todo el mundo pedía no era su acusación sino su ejecución instantánea, desde entonces ha hecho que todos sus Catilines parezcan modelos de respetabilidad. Porque el 12 de noviembre intentó asaltar e incendiar la casa de Milo, me refiero a la de Germalus: y así abiertamente se hizo esto, que a las once de la mañana trajo allí hombres armados con escudos y con sus espadas dibujadas, y otros con antorchas encendidas. Él mismo había ocupado la casa de P. Sulla como su cuartel general desde donde realizar el asalto a la de Milo. Entonces Q. Flaco sacó a unos galantes compañeros de la otra casa de Milo (la Anniana): mató a los bravoes más notorios de toda la banda de Clodio: quería matar al propio Clodio; pero mi señor se llevó refugio en la parte interior de la casa de Sulla. Lo siguiente fue una reunión del senado el i4th. Clodio se quedó en casa: Marcelino era espléndido: todos estaban interesados. Metelo platicó el negocio con un discurso obstructivo, ayudado por Appio, y también, ¡por Hércules! por tu amigo en cuya firmeza me escribiste una carta tan maravillosamente verdadera! Sestius estaba fumando. Después el compañero promete vengarse de la ciudad si se detiene su elección. Habiendo sido expuesta la resolución de Marcelino para su lectura pública (la había leído de una copia escrita, y abarcaba todo nuestro caso —la fiscalía debía incluir sus procesos violentos en el sitio de mi casa, su incendio premeditado, su asalto a mí personalmente, y iba a tener lugar antes de las elecciones), puso un notar que pretendía vigilar el cielo durante todos los días comiciales. Discursos públicos de Metelo desordenado, de Appius caliente-rebordeado, de Publio loco. El resultado, sin embargo, fue que, si Milo no hubiera cumplido su aviso de malos augurios en el plantel, las elecciones se habrían llevado a cabo. El i9 de noviembre Milo llegó al campus antes de la medianoche con una gran compañía. Clodio, aunque había elegido bandas de esclavos fugados, no se aventuró en el campus. Milo se detuvo allí hasta el mediodía, para gran deleite de todos y su propio crédito infinito: el movimiento de los tres hermanos terminó en su propia desgracia; su violencia fue aplastada, su locura hecha ridícula. No obstante, Metelo exige que se le atienda el aviso obstructivo al día siguiente en el foro: “no había necesidad de venir al plantel antes del amanecer: estaría en el Comitium a la primera hora del día”. En consecuencia, el 20 Milo llegó al foro antes del amanecer. Metelo a la primera señal del amanecer se apresuraba sigilosamente al campus, casi había dicho por carriles: Milo atrapa a nuestro amigo “entre las arboledas” [11] y sirve su aviso. Este último regresó saludado con fuertes e insultantes comentarios de Q. Flaccus. El 21 fue un día de mercado. Durante dos días no hay reunión pública. Estoy escribiendo esta carta el día 23 a las tres de la mañana. Milo ya está en posesión del plantel. El candidato Marcelo está roncando tan fuerte que puedo oírlo al lado. Me dicen que el vestíbulo de Clodio está completamente desierto: ahí hay algunos tipos harapientos y una linterna de lona. Su partido se queja de que yo soy el asesor de todo el negocio: ¡poco conocen el coraje y la sabiduría de ese héroe! Su galantería es asombrosa. Algunas instancias recientes de su excelencia sobrehumana las paso por alto; pero el resultado es este: no creo que se lleve a cabo la elección. Creo que Publio será llevado a juicio por Milo —a menos que primero lo maten. Si alguna vez se pone en su camino en un motín, puedo ver que será asesinado por el propio Milo. Este último no tiene escrúpulo en hacerlo; declara su intención; no le teme en absoluto lo que me pasó, pues nunca escuchará los consejos de un amigo celoso e infiel, ni confiará en un débil aristócrata. En espíritu, en todo caso, soy tan vigoroso como en mi cenit, o aún más; en cuanto al dinero estoy lisiado. No obstante, la liberalidad de mi hermano la tengo, a pesar de sus protestas, reembolsada (como obligaba el estado de mis finanzas) con la ayuda de mis amigos, para que yo no me escurra del todo. Qué línea de política adoptar respecto a mi posición en su conjunto, no puedo decidir en su ausencia: por lo tanto, apresurarse a la ciudad.

    Cicerón, Cartas a Atticus 4.3

    56 A. C.

    24 Y si queremos recordar aquellas cosas que tradicionalmente nos han transmitido sobre cada uno de los dioses, hemos escuchado que la Magna Mater [12] cuyos juegos fueron así violados y contaminados, y convertidos casi en una masacre a la destrucción de la ciudad, deambulan sobre el campos y a través de las arboledas con cierto grado de ruido y rugido. 25 ¡Oh dioses inmortales! ¿Cómo podría hablarnos de manera más clara si estuviera viviendo entre nosotros y asociándose con nosotros? Nos muestras y claro nos dices que esos juegos fueron profanados. Lo que se puede mencionar más deformado, contaminado, alterado y pervertido, que para que todo el cuerpo de esclavos, como si hubieran sido liberados por el permiso de los magistrados, se volviera suelto en un teatro, y se pusiera como guardias sobre otro, para que un cuerpo de espectadores pudiera quedar expuesto al poder de los esclavos, y que el otro podría consistir enteramente en esclavos? Si durante los juegos había subido al escenario un enjambre de abejas, habría que pensar que era necesario enviar a los adivinos fuera de Etruria; y ¿veremos todos de repente tan vastos enjambres de esclavos sueltos sobre el pueblo romano, bloqueados y encerrados, y no dejarnos conmover por eso? Y quizá, en el caso de un enjambre de abejas, los adivinos nos advertirían de los libros escritos de los etruscos para protegernos de los esclavos.

    [26] Aquello entonces contra el que debemos protegernos, si lo indica algún prodigio desarticulado que admite diferentes interpretaciones, ¿no tendremos miedo cuando es su propio prodigio, y cuando el peligro está en esa misma cosa de la que se teme el peligro? ¿Es así como tu padre celebró la Megalesia? ¿Tu tío los festejó de tal manera como esta? Y luego menciona a su familia, cuando preferiría celebrar los juegos después de la moda de Atenio o Espartaco, que como Cayo o Appio Claudio. Cuando estos grandes hombres celebraban juegos, ordenaban a todos los esclavos que salieran del teatro. Pero convertiste a los esclavos en uno, y convertiste a los hombres libres del otro. Por lo tanto ellos, que antes solían estar separados de los hombres libres por la voz del heraldo, ahora, en tus juegos, separaban a los hombres libres de sí mismos no por su voz, sino por la fuerza.

    Cicerón, sobre las respuestas de los arúpices

    53-52 A. C.

    Lo siguiente es de un comentario antiguo (siglo I d. C.) sobre Cicerón En defensa de Milo:

    Titus Annio Milo [Papianus], Publio Plautius Hypsaeus y Quinto Metelo Escipión buscaron el consulado [en 53, para 52] no sólo sobornando abiertamente sino utilizando bandas de hombres armados. Había la mayor hostilidad personal posible entre Milo y Clodio, tanto porque Milo estaba muy cerca de Cicerón y había usado su peso como tribuna de la plebe para traer de vuelta a Cicerón del exilio; y porque Publio Clodio fue sumamente hostil a Cicerón una vez que había sido traído de vuelta y estaba en eso cuenta apoyando muy celosamente las candidaturas de Hypseo y Escipión. Milo y Clodio también a menudo se involucraban en la violencia entre ellos con sus pandillas en Roma. El chutzpah fue igualmente indignante en ambos lados, pero Milo generalmente se puso del lado de los óptimos. Además de eso, en el mismo año Milo decidió presentarse a la consulta, y Clodio por la Pretoría (que sabía perfectamente sería menos influyente, si Milo fuera cónsul). [13] Además, cuando las asambleas electorales para cónsul continuaron por mucho tiempo, y no pudieron producir un ganador debido a las mismas actividades desenfrenadas de los candidatos, y por esa razón en el mes de enero no hubo cónsules ni pretores en absoluto, mientras que los las asambleas estaban siendo arrastradas exactamente como antes, aunque Milo quería que la elección se completara lo más rápido posible y esperaba que fueran gracias a los esfuerzos de la aristocracia, porque se interponía en el camino de Clodio, y también en el camino del populus [14] a causa de los `regalos' que se les había regado y los asombrosamente enormes costos de los espectáculos teatrales y la lucha de gladiadores (sobre la que Cicerón señala que había derramado tres herencias).

    Asconius, Sobre el Pro Milone de Cicerón

    Fuentes y Lectura Adicional:

    Plutarco, Vida de Pompeyo 54; Cicerón, En su Casa 110 (en En Defensa de la República)


    1. Para recordar a Pompeyo para tratar con Catilina.
    2. La hermana de Metelo Nepos, Mucia, estuvo casada con Pompeyo y fue tribuna por 62. Pompeyo se divorció de Mucia a su regreso de Asia.
    3. Murena había sido defendida por Cicerón y absuelta.
    4. Una ley agraria propuesta por César, que divide los terrenos públicos en Campania
    5. Pulcher de Clodio. La forma diminuta no es educada.
    6. Cocónsul de César.
    7. Nuevamente, la ley agraria de César, distribuyendo terrenos públicos alrededor de Campania.
    8. El tú es Clodio; el tribunal aureliano era una estructura en el Foro.
    9. Los cónsules del 58 a. C., a quienes Clodio sobornó haciéndoles las provincias que querían a pesar de que ya se les habían asignado otras provincias.
    10. Piso y Gabinius.
    11. El camino por el que conducía junto al Templo de Júpiter Capitolino hacia el Campus Marcio.
    12. La Megalesia, que Clodio estaba supervisando como edil cuando permitió que sucedieran todos estos eventos.
    13. Este fue el argumento de Cicerón; si era cierto o no es difícil de decir, dado cuánto poder parece haber tenido Clodio incluso como tribuno.
    14. El pueblo de Roma

    This page titled 10.3: Las pandillas de Roma is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .