Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

11.1: Amor y afecto

  • Page ID
    102539
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    ADVERTENCIAS DE CONTENIDO

    El tema de la violación se plantea en la siguiente discusión. Lamentablemente, algunas leyendas romanas formativas incluyen actos de violación. Es difícil hablar de su idea del amor sin incluir su percepción de la sexualidad, y lamentablemente su ejemplo de la mujer ideal con respecto a la sexualidad fue víctima de violación

    Objetivos de aprendizaje

    Al aprender sobre la percepción del amor de los romanos y cómo mostrar afecto, comprenderás:

    • Cómo se esperaba que actuaran los hombres y mujeres de clase alta en relación con el afecto y el amor;
    • Las situaciones en las que no se cumplieron esas expectativas y si se castigaría o no a las personas por ello;
    • La noción romana de Vir y Virtus y su relevancia en la forma en que los hombres romanos podían expresar ternura.

    AMOR, AFECTO Y TERNURA EN LA CULTURA ROMANA

    Esta sección se centra en el amor, la ternura y el afecto en el mundo romano. Aquí definimos el amor y la ternura en la sociedad romana como pequeños actos de afecto, amabilidad, coqueteo y 'dulzura', como llevar un regalo a su ser querido, una descripción de lo que era un buen padre, abrazar a la persona que amas, escribir un poema sobre lo maravillosa que es tu pareja etc. Aunque los hay muchos ejemplos de momentos como estos, no quiere decir que la consideración romana general por tales acciones fuera positiva. La concepción general de los actos de afecto era negativa; para que un hombre la mostrara era para demostrar debilidad y 'suavidad' y para que una mujer la mostrara era ser licenciosa (lamentablemente la vergüenza de zorra existe desde hace milenios). Se suponía que tanto mujeres como hombres, pero especialmente mujeres, debían defender la pudicitia, virtud compleja que puede traducirse básicamente en moderación o castidad. A una mujer con un alto grado de pudicicia se le llamaba univira o 'mujer de un solo hombre”. Una univera pretendía parecer siempre modesta y —esto es muy importante— limitaría sus interacciones sociales con hombres que no eran sus familiares. Livy (59 aCE-17 CE) presentó la legendaria figura de Lucrecia como el epítome de la pudicitia, una mujer que se suicidó tras su violación para preservar primero la dignidad de su marido, y después la suya. Los hombres, en cambio, se midieron por la calidad de su virtus. Es una palabra intraducible, pero incluye las nociones de coraje, excelencia como soldado, cualidades de 'dureza' (piensa Don Draper— súper masculino, pero no masculino en tu cara como tienen que demostrártelo) y destreza sexual. Entonces, por un lado, se esperaba que los romanos mostraran su castidad y fidelidad —sin dormir alrededor— pero por el otro, los hombres eran juzgados por su destreza sexual. No se puede hablar de amor sin hablar de matrimonio. Que el hombre pasara demasiado tiempo descansando por su casa era traerse deshonra a sí mismo. La mujer sería menospreciada si ella pareciera ser la razón por la que un hombre no se iba de su casa. Esencialmente, mostrar cariño y ternura de cualquier manera era desafiar casi todas las convenciones sociales.

    Los hombres en los que me enfocaré —Sulla, Pompeyo el Grande y Catulo— hacen todas estas cosas, y algunas personas —aunque, casi todas nuestras fuentes son de hombres de élite— se sienten frustradas por ello. Lo que podríamos encontrar sorprendente en lo que respecta a Pompeyo y Sulla es que los romanos se encontraron en un callejón sin salida al juzgar a los dos líderes militares porque, como ambos eran comandantes increíblemente exitosos, eran básicamente los viri más grandes [1] (hombres) de Roma, pero al permitir ellos mismos para ser vencidos por su afecto, mostraban cualidades 'suaves', cosas que los romanos encontraron profundamente preocupantes en los hombres romanos.

    Sin embargo, a pesar de la burla de la gente por estas acciones, no pudieron calumniar a Pompeyo ni a Sulla en relación con su capacidad militar. El poeta Catulo, en cambio, no era político ni militar. Escribió directamente desde su corazón, mostrándonos que los romanos sentían emoción, amor y desamor igual que nosotros, a pesar de que se suponía que no debían expresar eso. Como explica Daisy Dunn, el primer poeta lírico de Roma sorprendió a muchos en su época ya que sigue sorprendiendo a muchos hoy...

    Los poemas de Catullus parecen tan sorprendentes e inmediatos. Si bien algunos son aprendidos y eruditos, otros son traviesos, goatish y directos... una de las razones por las que los poemas de Catullus siguen siendo tan legibles... es que demuestran que la gente de este mundo no siempre fue tan diferente a nosotros.

    Daisy Dunn, Colcha Catullus', La vida del poeta más erótico de Roma (pg.4)

    Catulo, Pompeyo y Sulla fueron todos similares de una manera: alteraron las expectativas y las sensibilidades conservadoras de la clase alta. Ellos sabían lo que estaban haciendo y lo hicieron de todos modos. Se permitieron acceder directamente a su propia pasión, y permitieron que afectara sus acciones, a pesar de la burla que esto les valió de miembros de la clase alta romana.

    POMPEYO

    (106-48 a. C.)

    Pompeyo es un caso muy interesante en el tema del amor y la ternura; parece haber sido un hombre bastante emotivo en general, y se casó y divorció varias veces por razones políticas. Por orden de Sulla, Pompeyo se divorció de su primera esposa para casarse con la hija de Sulla, Aemilia Scaura (100— 82 a. C.). Estaba molesto por el divorcio, pero al igual que la convención romana para la clase alta, solidificó su alianza con Sulla a través del matrimonio en el año 82 a.C. Un caso excepcional, sin embargo, es el matrimonio que tuvo con la hija de Julio César, Julia (76-54 BCE). Si bien este matrimonio era el típico, de inspiración política, arreglado para significar el vínculo entre Julio y Pompeyo en el Triunvirato, la alianza hecha por Craso, Pompeyo y Julio César en el 60 a. C. que duró hasta el 53 a. C., Pompeyo y Julia parecían enamorarse genuinamente de cada otro. Su matrimonio ocurrió en el 59 a.C. Pompeyo incluso ofreció al hombre con el que actualmente Julia estaba prometida, su propia hija para casarse con el mismo Julia.

    No obstante, por sus actos posteriores dejó claro que ahora se había entregado por completo para hacer la voluntad de Julio César. Porque para sorpresa de todos se casó con Julia, la hija de César, aunque ella estaba prometida con Caepio e iba a casarse con él dentro de unos días; y para apaciguar la ira de Caepio, Pompeyo le prometió su propia hija en matrimonio, aunque ya estaba comprometida con Fausto el hijo de [la Dictador] Sulla. El mismo César se casó con Calpurnia, hija de Piso [2]

    Plutarco, Vida de Pompeyo 47:5-6

    Muy pronto, Pompeyo quedó increíblemente cautivado con su esposa.

    No obstante, el propio Pompeyo pronto también cedió débilmente su pasión por su joven esposa, se dedicó en su mayor parte a ella, pasó su tiempo con ella en villas y jardines, y descuidó lo que pasaba en el foro, de manera que incluso Clodio, quien entonces era tribuna del pueblo, lo despreciaba y se dedicaba a la medidas más atrevidas.

    Plutarco, Vida de Pompeyo: 48:5

    Como podemos ver de esta fuente, la consideración romana por tal afecto es bastante negativa; los hombres que lo muestran son vistos como 'suaves' y débiles.

    Además, el matrimonio político de Pompeyo y Julia se vuelve observablemente algo más que “político” ya que Pompeyo está hablando con sus amigos sobre cómo sofocar alguna contención que el senado sostenía hacia él.

    A Culleo, sin embargo, quien lo exhortó a divorciarse de Julia e intercambiar la amistad de César por la del senado, no quiso escuchar, pero cedió a los argumentos de quienes pensaban que debía traer de vuelta a Cicerón.

    Plutarco, Vida de Pompeyo: 49:3

    La clase alta de Roma piensa que Pompeyo se está debilitando porque está pasando demasiado tiempo con su esposa, recorriendo Italia y divirtiéndose. Plutarco está considerando las razones por las que esta joven estaba tan enamorada de un hombre tan mayor, y adivina que probablemente fue porque Pompeyo le fue fiel y era un individuo bastante encantador. Luego registra que, aunque el público en general despreció su alianza con César, y Julia por extensión, finalmente la sacaron de la culpa. El suceso que efectuó esta realización fue cuando hubo una escaramuza en una elección algún día, Pompeyo consiguió (la de otra persona) sangre en su toga. Se cambió de ropa e hizo que sus sirvientes llevaran su toga ensangrentada a casa. Julia se horrorizó al ver esto y se desmayó, pensando que su marido había muerto. Después de esto, la gente se dio cuenta de lo profundo que era el amor que ella y Pompeyo compartían, y desarrollaron un respeto significativo por ella (54 a. C.).

    Todo esto le valió admiración y afecto; pero por otro lado incurrió en un disgusto correspondiente, porque entregó sus provincias y sus ejércitos a legados que eran sus amigos, mientras él mismo pasaba su tiempo con su esposa entre los placeres-lugares de Italia, yendo de uno a otro, ya sea porque él la amaba, o porque ella lo amaba para que no pudiera soportar dejarla; por esta razón también se da. En efecto, el cariño de la joven por su marido era notorio, aunque la edad madura de Pompeyo no invitaba a tal devoción. El motivo de ello, sin embargo, parece haber estado en la casta moderación de su marido, que sólo conocía a su esposa casada, y en la dignidad de sus modales, que no eran severos, sino llenos de gracia, y especialmente atractivos para las mujeres, ya que incluso Flora la cortesana se le puede permitir testificar.

    Ocurrió alguna vez que en una elección de ediles la gente llegó a golpes, y muchos fueron asesinados en las inmediaciones de Pompeyo y fue cubierto de su sangre, por lo que se cambió de ropa. Sus sirvientes llevaban estas prendas a su casa con mucha confusión y prisa, y su joven esposa, que por casualidad estaba con un niño, a la vista de la toga manchada de sangre, se desmayó y con dificultad recuperó los sentidos, y como consecuencia de la conmoción y sus sufrimientos, abortó. Así sucedió que incluso aquellos que más fallaron en la amistad de Pompeyo por César no pudieron culparlo por el amor que le dio a luz a su esposa. No obstante, volvió a concebir y dio a luz a una niña, pero murió de los dolores de parto, y la niña la sobrevivió sólo unos días. Pompeyo hizo los preparativos para enterrar su cuerpo en su villa albana, pero la gente lo tomó por la fuerza y lo llevó hasta el Campus Martius [3] para su entierro, más por lástima de la joven que como un favor a Pompeyo y César.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 53:1-5

    SULLA

    (138-78 a. C.)

    Sulla era ambicioso, siempre buscando mejorar su suerte en la vida, lograr lo que quería lograr con poca o ninguna consideración por el orden jerárquico tradicional romano. Esto fue tolerado porque fue visto como un v ir significativo. Sus coqueteos con las mujeres (como veremos más adelante) y mostrar afecto públicamente estaban dentro de su carácter y probablemente ocurrieron muchas veces porque, como vemos aquí, no era un hombre tímido. En Roma, desperdiciar el dinero que heredaste fue menospreciado tanto como levantarse en el sistema de la nada. Este último ciertamente fue el caso de Sulla, como señala un noble a continuación.

    Cuando era joven vivía en alojamientos, a bajo precio, y esto fue luego metido en sus dientes cuando los hombres lo pensaban indebidamente próspero. Por ejemplo, se nos dice que cuando estaba lanzando aires jactanciosos después de su campaña en Libia, cierto noble le dijo: “¿Cómo puedes ser un hombre honesto, cuando tu padre no te dejó nada, y sin embargo eres tan rico?”

    Plutarco, Vida de Sulla, 1:1-2

    Es tan ambicioso que incluso nombró “exitosos” a sus propios hijos.

    Nombró al niño varón Fausto, y a la hembra Fausta; porque los romanos llaman a lo que es auspicioso y alegre, “faustum”.

    Plutarco, Vida de Sulla, 34:3

    Sulla es capaz de salirse con la suya con sus 'frivolidades' con las mujeres porque es un vir. Aquí Sulla promulga sus Proscripciones (alrededor del 82 a. C.): acto que realizó que le ayudaría a eliminar a sus enemigos políticos sin que él mismo tuviera que soportar la culpabilidad del asesinato. Esencialmente pone recompensas en la cabeza de sus enemigos. Sulla es capaz de salirse con la suya con los hechos más horrendos, por lo que uno puede imaginar que pudo salirse con la suya con actos de afecto, a pesar de que fueron menospreciados por la clase alta, sin repercusión. Además, sus proscripciones esencialmente eliminaron a todas las personas poderosas que se le oponían, y alinearon al resto con él por miedo. Esta también puede ser la razón por la que no sintió necesidad de adherirse al sistema tradicional.

    Sulla a la vez proscribió a ochenta personas, sin comunicarse con ningún magistrado; y a pesar de la indignación general, después de un intervalo de un solo día, proscribió a otras doscientas veinte, y luego al tercer día, a tantas más. Al referirse a estas medidas en una arenga pública, dijo que estaba proscribiendo a todas las que pudiera recordar, y a quienes ahora escapaban de su memoria, proscribiría en un momento futuro. También prohibió a quien albergara y salvara a una persona proscrita, haciendo de la muerte el castigo para tal humanidad, sin excepción de hermano, hijo o padres, pero ofreciendo a cualquiera que matara a una persona proscrita dos talentos como recompensa por esta acción asesina, aunque un esclavo debiera matar a su amo, o un hijo su padre. Y lo que parecía la mayor injusticia de todas, le quitó los derechos civiles a los hijos y nietos de quienes habían sido proscritos, y confiscaron los bienes de todos.

    Plutarco, Vida de Sulla, 31:1-4

    La siguiente es una interesante conexión entre Pompeyo y Sulla, esto es muy fascinante si tenemos en cuenta el matrimonio político posterior de Pompeyo con la hija de Julio César.

    [W] cuando Sulla se había hecho amo de Italia y había sido proclamado dictador, buscaba recompensar al resto de sus oficiales y generales haciéndolos ricos y adelantándolos a cargos y gratificando sin reservas ni escatimar sus diversas peticiones; pero como admiraba a Pompeyo por sus altas cualidades y pensamiento él una gran ayuda en su administración de asuntos, estaba ansioso de adjuntarlo a sí mismo por alguna especie de alianza matrimonial. Su esposa Metella compartió sus deseos, y juntos persuadieron a Pompeyo de divorciarse de Antistia [4] y casarse con Aemilia [5], la hijastra de Sulla, a quien Metella le había dado a luz a Escauro, y que ya vivía con un esposo y estaba con hijo por él en este tiempo.

    Por lo tanto, este matrimonio era característico de una tiranía, y correspondía a las necesidades de Sulla más que a la naturaleza y los hábitos de Pompeyo, siendo entregada a Aemilia en matrimonio cuando estaba con hijos por otro hombre, y Antistia siendo expulsada de él en deshonor, y también en penosa situación, ya que últimamente había fue privada de su padre a causa de su marido (porque Antistius había sido asesinado en la casa del Senado porque se pensaba que era partidario de Sulla por el bien de Pompeyo), y su madre, al contemplar estas indignidades, le había quitado la vida. Esta calamidad se sumó a la tragedia de ese segundo matrimonio, y no fue el único, en efecto, ya que Aemilia apenas había entrado en la casa de Pompeyo antes de sucumbir a los dolores del parto.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 9:1-2

    Quizás Sulla era una especie de figura paterna para Pompeyo, así que la inclinación de Pompeyo a ignorar la tradición de clase alta se amplificó por la influencia de Sulla en él. Aquí Sulla le da consejos políticos a Pompeyo, pareciendo regañarlo por tomar una decisión tonta (78 a. C.).

    Y así, cuando Sulla vio a Pompeyo alejarse de las encuestas encantado con su victoria, lo llamó a él, y le dijo: “¡Qué buena victoria es esta de ti, jovencito, para elegir a Lépido en preferencia a Catulo [6], ¡el más inestable en lugar del mejor de los hombres! Ahora, seguramente, ya es hora de que estés atento, después de fortalecer a tu adversario contra ti mismo”. Y al decir esto, Sulla era una especie de profeta; porque Lépido rápidamente se enceró insolente y se fue a la guerra con Pompeyo y su partido.

    Plutarco, Vida de Sulla, 34:5

    El siguiente es un pasaje importante para el tema del Amor en la antigua Roma. Nos muestra hasta qué punto uno es capaz de transgredir la convención sin desatenderla por completo. Sulla está teniendo una celebración religiosa, pero su esposa, Metella [7] (115-80 BCE) está muriendo mientras él lo hace. Debido a que Sulla era Augur [8], tuvo que enviarle una factura de divorcio para que su enfermedad no 'contaminara' su hogar. Parecía haberse sentido bastante mal por esto porque después de la muerte de su esposa, violó su propia ley que limitaba el precio de los funerales al tener un funeral increíblemente elaborado para ella. También lanzó muchos banquetes en su honor tras su muerte en los que bebió grandes cantidades para ahogar sus penas (80 a. C.).

    Al consagrar la décima parte de toda su sustancia a Hércules, Sulla festejó suntuosamente al pueblo, y su provisión para ellos fue tanto más allá de lo que se necesitaba que a diario se echaban grandes cantidades de carnes al río, y se bebía vino que tenía cuarenta años y más. En medio de la fiesta, que duró muchos días, Metella yacía enferma y moribunda. Y como los sacerdotes le prohibieron a Sulla acercarse a ella, o que su casa se contaminara por su funeral, él le envió una carta de divorcio, y ordenó que la llevaran a otra casa mientras aún vivía. Al hacer esto, observó la letra estricta de la ley, por superstición [9]; pero la ley que limitaba el gasto del funeral, que ley él mismo había introducido, transgredió, y no escatimó gastos. 3 Transgredió también sus propias ordenanzas limitando el costo de los banquetes, cuando trató de apaciguar su pena bebiendo fiestas y banquetes de convivencia, donde prevaleció la extravagancia y la ribaldry.

    Plutarco, Vida de Sulla, 35

    MONEDAS AUGURY DE SULL

    Resultado de imagen para Sulla augury coins

    Después de la muerte de Metella, parece que el amor volvió a encontrar su camino hacia Sulla, ya que coqueteaba con una mujer en un juego de gladiadores (esto fue antes del reinado de Augusto, así que a hombres y mujeres se les permitió sentarse juntos... quizás esta historia es parte de la razón por la que Augusto segregó los asientos: la clase alta odiaba lo que sucedió entre Sulla y esta nueva mujer—Valeria).

    Valeria (108-78 a. C.) [10] saca algo de polvo de la toga de Sulla y los dos pasan el resto del día compartiendo miradas lúdicas. Estos actos de coqueteo continuaron por un tiempo y finalmente llevaron al matrimonio algún tiempo después. Plutarco parece menospreciarlo porque cree que Sulla se dejó llevar por su atracción y el coqueteo que ocurrió entre él una Valeria como un niño, no un Vir digno. Quizás las razones por las que Sulla actuó de manera tan divergente de la norma para la clase alta se debieron en parte a la muerte de su anterior esposa y en parte por el poder que tenía en este momento de la vida. En la escala social romana, realmente no había ningún lugar más alto al que Sulla pudiera escalar. A lo mejor sintió que en realidad no tenía que seguir ninguna regla que ya no le gustaba (80 a. C.). [11]

    Pocos meses después hubo un espectáculo de gladiadores, y como los lugares para hombres y mujeres en el teatro aún no estaban separados, pero aún promiscuos, se dio la casualidad de que allí estaba sentada cerca de Sulla una mujer de gran belleza y espléndido nacimiento; 4 era hija de Messala, hermana de Hortensius la oradora, y su nombre era Valeria, y así sucedió que recientemente se había divorciado de su marido. Al pasar por detrás de Sulla, descansó la mano sobre él, arrancó un poco de siesta de su manto, y luego procedió a su propio lugar. Cuando Sulla la miró con asombro, dijo: “No es nada importante, dictador, pero yo también deseo participar un poco en tu felicidad” 5. Sulla no estaba disgustada al escuchar esto, no, de inmediato quedó claro que su fantasía le hacía cosquillas, porque secretamente envió y le preguntó su nombre, y le preguntó por su familia y la historia. Después siguieron miradas mutuas, continuos giros de cara a mirada, intercambios de sonrisas, y por fin un pacto formal de matrimonio. Todo esto fue quizás irreprochable de su parte, pero Sulla, a pesar de ser siempre tan casta y de buena reputación, no se casó con ella de ningún motivo casto y digno; fue llevado, como un joven, por miradas y aires languidecientes [12], a través de los cuales las pasiones más vergonzosas y desvergonzadas están naturalmente emocionados. [13]

    Plutarco, Vida de Sulla, 35

    Quizás el poeta y autor, Ovidio se inspiró por parte de su libro El arte del amor de Valeria. Sólo aquí, cambió los géneros por lo que es un hombre coqueteando con una mujer. Fue escrito poco más de medio siglo después de que Valeria recogiera a Sulla en un juego de gladiadores. Ovidio da consejos a hombres que buscan conocer mujeres. Sugiere ir a las carreras de caballos, ya que realmente no hay un mejor lugar para conocer mujeres solteras en Roma. Al final se lamenta por la oportunidad que muchos debieron haber tenido de encontrarse con hermosos extranjeros cuando Augusto realizó una simulada batalla naval en Roma. Dice que esto debió haber sido tan popular en todo el mundo que muchos debieron haber venido a verlo, por lo tanto muchos tuvieron la oportunidad de encontrar el amor con gente emocionante de tierras lejanas.

    ADVERTENCIA DE CONTENIDO

    El pasaje se vuelve misógino ya que es menosprecia a las mujeres, llamándolas “mentes ligeras”.

    O en las Razas, o en el Circo [14] No olvides las razas, esos nobles sementales: el Circo tiene espacio para una vasta multitud servicial. No hace falta aquí que los dedos den mensajes secretos, ni un guiño de cabeza para decirte que acepta: Puedes sentarte junto a tu señora: nada está prohibido, presiona tu muslo contra el de ella, como puedes hacer, todo el tiempo: y es bueno las filas te obligan a cerrar, aunque no te guste, ya que la chica es tocada a través de las reglas de el lugar. Ahora encuentra tu razón para una conversación amistosa y, antes que nada, participa en charlas informales. Hacer seria indagación de quiénes son esos caballos: y apresurarse a respaldar a su favorito, sea lo que sea. Cuando pasa la concurrida procesión de dioses de marfil, aplaudes fervientemente por Lady Venus: si por casualidad cae una mota de polvo en el regazo de la niña, como fuere, deja que sea sacudida por tus dedos: y si no hay nada, tira la nada: deja que cualquier cosa sea una razón para que la sirvas. Si su falda se arrastra demasiado cerca del suelo, levántela y levántela con cuidado de la tierra polvorienta: Enseguida, el premio por el servicio, si ella lo permite, es que tus ojos vean sus piernas. No olvides mirar quién está sentado detrás de ti, que no le presiona la dulce espalda con la rodilla. Cosas pequeñas por favor enciendan mentes: es muy útil inflar su cojín con un toque dextroso. Y es bueno levantar una brisa con un ventilador ligero, y colocar un taburete hueco debajo de sus tiernos pies. Y el Circo trae asistencia al nuevo amor, y a la arena dispersa del anillo de gladiadores. El niño de Venus a menudo pelea en esa arena, y que ven heridas, ellos mismos reciben una herida. Mientras habla, toca las manos, revisa el programa y pregunta, habiendo apostado, cuál va a ganar, hiere, gime y siente el dardo alado, y él mismo se convierte en parte del espectáculo que ve. Cuando, últimamente, César, en simulacro de batalla naval, exhibió las flotas griega y persa, seguramente hombres y chicas jóvenes vinieron de cualquiera de las costas, ¿y todos los pueblos del mundo estaban en la Ciudad? ¿Quién no encontró uno que pudiera amar en esa multitud? ¡Ah, cuántos fueron torturados por un amor alienígena!

    Ovidio, El arte del amor, yo; 5

    Archivo:Circo Máximo (Atlas van Loon) .jpg

    Más allá de la idea de la relación mentora entre Pompeyo y Sulla. Después de su muerte, muchos desearon enterrar a Sulla sin los honores otorgados a los viri romanos (plural de vir). Pompeyo interviene sin embargo, y asegura que el cuerpo de Sulla sea tratado con respeto y dado un entierro de honor con todos los derechos respectivos para un vir (78 BCE).

    Muchos ahora se unieron ansiosamente a Lépido, con el propósito de privar al cuerpo de Sulla de los habituales honores funerarios; pero Pompeyo, aunque ofendido en Sulla (solo para él, de todos sus amigos, no fue mencionado en su testamento), desvió a algunos de su propósito por su amabilidad influencia y súplicas, y otros por sus amenazas , y luego transportó el cuerpo a Roma, y le aseguró un entierro honorable así como un entierro seguro. Y se dice que las mujeres aportaron para ello una cantidad tan vasta de especias, que, aparte de lo que se llevaba en doscientas diez camadas, una gran imagen del propio Sulla, y otra imagen de un lictor, se moldeaba a partir de costosos incienso y canela. El día estaba nublado por la mañana, y la expectativa era que lloviera, pero por fin, a la novena hora, el cadáver fue colocado sobre la pira funeraria. Entonces un fuerte viento hirió a la pira, y despertó una poderosa llama, y apenas hubo tiempo para recoger los huesos para su entierro, mientras la pira ardía y el fuego se apagaba, cuando comenzó a caer una fuerte lluvia, que continuó hasta la noche. Por lo tanto, su buena fortuna parecería haber durado hasta el final, y haber participado en sus ritos funerarios. En todo caso, su monumento se encuentra en el Campus Martius, y la inscripción en él, dicen, es una que él mismo escribió para él, y la sustancia del mismo es, que ningún amigo lo superó jamás en amabilidad, y ningún enemigo en travesuras.

    Plutarco, Vida de Sulla, 38:1-4

    MÁS SOBRE POMPEY

    El siguiente pasaje profundiza la noción de que un excepcionalmente virilis vir (hombre varonil) puede ser tolerado más en cuanto a exhibiciones afectuosas debido a su demostrada masculinidad. Aquí hay un pasaje muy emocionante donde Pompeyo se defiende contra tres ejércitos que se aproximan a la vez, todos encerrándose sobre él desde diferentes direcciones (82 a. C.).

    Ahí se enfrentaron a [Pompeyo], en consecuencia, tres generales hostiles a la vez, Carinas, Cloelio y Bruto no todos frente a él, ni de ninguna dirección, sino abarcándolo redondo con tres ejércitos, para aniquilarlo. Pompeyo, sin embargo, no se alarmó, sino que recogió todas sus fuerzas en un solo cuerpo y se apresuró a atacar a uno de los ejércitos hostiles, el de Bruto, poniendo a su caballería, entre los que él mismo montó, en la vanguardia. Y cuando del lado enemigo también los jinetes celtas cabalgaban contra él, rápidamente cerró con el más alto y robusto de ellos, lo hirió con su lanza, y lo derribó. Entonces el resto giró y huyó y arrojó a su infantería también en confusión, de manera que hubo una goleada general. Después de esto los generales opuestos se cayeron unos con otros y se retiraron, como cada mejor pudo, y las ciudades se acercaron al lado de Pompeyo, argumentando que el miedo había esparcido a sus enemigos. A continuación, Escipión el cónsul se le acercó, pero antes de que las líneas de batalla estuvieran al alcance de las jabalinas de cada uno, los soldados de Escipión saludaron a las de Pompeyo y se acercaron a su lado, y Escipión tomó vuelo. Por último, cuando el propio Carbo envió a muchas tropas de caballería contra él por el río Arsis, encontró su inicio vigorosamente, los derrotó, y en su persecución los obligó a todos sobre terrenos difíciles impracticables para caballo; ahí, al no ver ninguna esperanza de escapar, se entregaron a él, con sus armaduras y caballos.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 7-8; 1-3

    Se pensó que esta era una batalla tan desesperada para Pompeyo que el mismo Sulla intentó traer su propio ejército para que lo ayudara. Imagina que la sorpresa de Sulla al ver que Pompeyo saliera victoriosa. Sulla trata a Pompeyo con el mismo respeto que se espera que se dirija al propio Sulla como Imperator y sigue teniendo a Pompeyo en la más alta estima. Ahora imagina lo que pensaría el resto de Roma sobre los grandes logros de Pompeyo. Esto le habría permitido salirse con la suya con ciertas cosas que la mayoría no lo haría; cosas como la ternura y el afecto (82 a. C.).

    Sulla aún no se había enterado de estos resultados, pero en las primeras noticias e informes sobre Pompeyo había temido por su seguridad, comprometiéndose así con tantos y tan capaces generales del enemigo, y se apresuraba a su ayuda. Pero cuando Pompeyo se enteró de que estaba cerca, ordenó a sus oficiales tener las fuerzas completamente armadas y en conjunto completo, para que pudieran presentar una apariencia muy fina y brillante al imperador [15]; pues esperaba grandes honores de él, y recibió aún mayores. Porque cuando Sulla lo vio avanzar con un admirable ejército de jóvenes y vigorosos soldados eufóricos y de buen humor por sus éxitos, bajó de su caballo, y tras ser saludado, como le correspondía, con el título de Imperator, saludó a Pompeyo a cambio como Imperator. Y sin embargo, nadie podría haber esperado que un joven, y uno que aún no era senador, recibiera de Sulla este título, para ganar el que Sulla estaba en guerra con hombres como Escipión y Marius. Y el resto de su comportamiento ante Pompeyo estaba en consonancia con sus primeras muestras de amabilidad; se pondría de pie cuando Pompeyo se acercara, y destaparía la cabeza ante él, cosas que rara vez se le veía hacer por nadie más, aunque había muchos de él que eran de alto rango.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 8

    Pompeyo es un hombre bastante emotivo; imagino que su reputación sería bastante baja si no fuera un general tan consumado: En el siguiente pasaje, Pompeyo recibe la orden de enviar a su ejército a casa, pero que permanezca donde está con una pequeña fuerza hasta que llegue el siguiente general. Sus soldados están enfurecidos por estas órdenes y Pompeyo es incapaz de calmarlos. Se vuelve tan abrumado por la emoción por esto que comienza a llorar y eventualmente amenaza con suicidarse si no escuchan. Este es un ejemplo de un vir exitoso actuando básicamente lo contrario de cómo debería actuar un vir exitoso (81 BCE).

    A su regreso a Utica, se le llevó una carta de Sulla, en la que se le mandó enviar a casa al resto de su ejército, pero que permaneciera allí él mismo con una legión, esperando la llegada del general que iba a sucederle. El propio Pompeyo no dio señal de la profunda angustia que estas órdenes le causaron, pero sus soldados hicieron manifiesta su indignación. Cuando Pompeyo les pidió que se fueran a casa antes que él, comenzaron a insultar a Sulla, declararon que no abandonarían a su general, e insistieron en que no debía confiar en el tirano. Al principio, después, Pompeyo intentó lo que las palabras podían hacer para apaciguarlos y apaciguarlos; pero cuando no pudo persuadirlos, bajó de su tribunal y se retiró a su tienda llorando. Entonces sus soldados se apoderaron de él y lo volvieron a poner sobre su tribunal, y gran parte del día se consumió de esta manera, instándole a permanecer y mantener su mando, y él les rogó que obedezcan y no levanten una sedición. Al fin, cuando aumentaron sus clamores y súpulos, juró con juramento que se mataría si usaban la fuerza con él, e incluso entonces difícilmente pararían.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 13

    Pompeyo parece haber sido humilde y gentil en su mayor parte; Pompeyo es reacio a recibir el nombre de “El Grande”. (80 BCE)

    Pero cuando [Sulla] se enteró de la verdad, y percibió que todos andaban salvajemente para dar la bienvenida a Pompeyo y acompañarlo a casa con marcas de buena voluntad, estaba ansioso por superarlos. Entonces salió y lo conoció, y después de darle la más cálida bienvenida, lo saludó en voz alta como “Magnus”, o El Grande, y ordenó a los que estaban por que le dieran este apellido. Otros, sin embargo, dicen que este título le fue dado primero en África por todo el ejército, pero recibió autoridad y peso cuando así lo confirmó Sulla. El propio Pompeyo, sin embargo, fue el último de todos en usarlo, y fue sólo después de mucho tiempo, cuando fue enviado como pro-cónsul a España contra Sertorio, que comenzó a suscribirse en sus cartas y ordenanzas “Pompeyo Magnus”; porque el nombre se había vuelto familiar y ya no era intimidatorio.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 13:4-5

    Pompeyo no era alguien que se adhiriera a las tradiciones sociales. Era un hombre muy audaz que definitivamente estaba dispuesto a traspasar los límites, sobre todo en tiempos de inestabilidad general en lo que respecta al orden social y al sistema político. Está más interesado en perseguir exactamente lo que quiere, en lugar de conformarse al orden social convencional (80 BCE).

    Pompeyo, sin embargo, no estaba intimidado, sino que le pidió a Sulla reflexionar que adoraba más el amanecer que el sol poniente, insinuando que su propio poder iba en aumento, mientras que el de Sulla estaba en declive y desapareciendo. Sulla no escuchó las palabras con claridad, pero al ver, por sus miradas y gestos, que los que sí las escucharon estaban asombrados, preguntó qué era lo que se había dicho. Al enterarse de lo que era, quedó asombrado ante la audacia de Pompeyo, y gritó dos veces seguidas: “¡Que triunfe!” Además, cuando muchos mostraron descontento e indignación por su proyecto, Pompeyo, nos dicen, estaba aún más deseoso de molestarlos, e intentó cabalgar a la ciudad en un carro tirado por cuatro elefantes; pues había traído muchos de África que había capturado de sus reyes. Pero la puerta de la ciudad era demasiado estrecha, por lo que renunció al intento y se cambió a sus caballos. Además, cuando sus soldados, que no habían conseguido tanto como esperaban, se inclinaban a levantar un tumulto e impedir el triunfo, dijo que no le importaba en absoluto, sino que preferiría renunciar a su triunfo que camionero a ellos. Entonces Servilio, un hombre distinguido, y uno que más se había opuesto al triunfo de Pompeyo, dijo que ahora veía que Pompeyo era realmente grande, y digno del honor. Y es claro que también podría haber sido fácilmente hecho senador en ese momento, si lo hubiera deseado; pero no estaba ansioso por esto, como dicen, ya que estaba en la persecución de una reputación de tipo sorprendente. Y efectivamente no hubiera sido nada maravilloso para Pompeyo ser senador antes de que fuera mayor de edad para ello; pero fue un honor deslumbrante para él celebrar un triunfo antes de ser senador. Y esto contribuyó no poco a ganarle el favor de la multitud; porque la gente estaba encantada de tenerlo todavía clasificado entre los jinetes [16] después de un triunfo.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 14:3-6

    Aquí podemos observar elementos de la lealtad de Pompeyo. Como el pasaje anterior decía que Pompeyo siempre fue fiel a su esposa, podemos inferir que la lealtad fue una gran parte de su carta ya que es increíblemente leal a Sulla, incluso después de que fue menospreciado en su testamento (78 BCE).

    Sulla demostró más claramente que no estaba bien dispuesto a Pompeyo por el testamento que escribió. Porque mientras legó regalos a otros amigos, e hizo algunos de ellos guardianes de su hijo, omitió toda mención a Pompeyo. Y sin embargo Pompeyo soportó esto con gran compostura, y lealmente, a tal grado que cuando Lépido y varios otros intentaron evitar que el cuerpo de Sulla fuera enterrado en el Campus Martius, o incluso de recibir honores de entierro público, acudió al rescate, y dio al entierro por igual y seguridad.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 15:2-3

    El descaro de Pompeyo trasciende el orden natural de la propiedad social. Pompeyo no se subyuga a quienes técnicamente deberían tener poder sobre él y la gente lo ama por ello. Este es un gran ejemplo de ciertas acciones siendo excusables o incluso pasadas por alto debido al virtus de la persona.

    Es costumbre que un caballero romano, cuando ha servido por el tiempo fijado por la ley, conduzca a su caballo al foro ante los dos hombres que se llaman censores, y después de enumerar a todos los generales e imperadores bajo los que ha servido, y rendir cuenta de su servicio en el campo, reciba su descarga. También se otorgan honores y penaltis, de acuerdo a la trayectoria de cada uno.

    En este momento, entonces, los censores Gelio y Léntulo estaban sentados en estado, y los caballeros pasaban en revisión ante ellos, cuando se vio a Pompeyo bajando del descenso al foro, pero guiando su caballo con su propia mano. Cuando estaba cerca y se le podía ver claramente, ordenó a sus licenciantes que le abrieran paso, y condujo su caballo hasta el tribunal. 6 La gente quedó asombrada y guardó un silencio perfecto, y los magistrados quedaron asombrados y encantados al ver. Entonces el censor mayor se planteó la pregunta: “Pompeius Magnus, te pregunto si has realizado todos los servicios militares que exige la ley?” Entonces Pompeyo dijo a gran voz: “Los he interpretado a todos, y a todos debajo de mí mismo como imperador”. Al escuchar esto, el pueblo dio un fuerte grito, y ya no fue posible comprobar sus gritos de alegría, sino que los censores se levantaron y acompañaron a Pompeyo a su casa, gratificando así a los ciudadanos, quienes siguieron con aplausos.

    Plutarco, Vida de Pompeyo, 22:4-6

    Plutarco sobre la consideración de Catón el Viejo por las demostraciones públicas de afecto: Esto es lo que pensaría sobre el afecto el romano ideal romano (alrededor del 170 a.C.)

    Cato expulsó a otro senador que se pensaba que tenía buenas perspectivas para el consulado, a saber, Manilius, porque abrazó a su esposa en jornada de puertas abiertas ante los ojos de su hija. Por su parte, dijo, nunca abrazó a su esposa a menos que tronara en voz alta; y fue un placer de su parte comentar que era un hombre feliz cuando tronaba.

    Plutarco, La vida de Cato el Viejo, 17:7

    Plutarco comenta en la misma ocasión en su Moralia. Esto demuestra cómo estuvo muy en contra de la convención que Pompeyo mostrara tanta emoción y cariño en varias ocasiones distintas y que Sulla coqueteara abiertamente con una mujer en un espectáculo público.

    Cato expulsó del Senado a un hombre que besó a su propia esposa en presencia de su hija. Esto tal vez fue un poco severo. Pero si es una desgracia (tal como es) que el hombre y la esposa acaricien y besen y abrazen en presencia de los demás, no es más una desgracia ventilar sus recriminaciones y desacuerdos ante los demás, y, otorgando que sus intimidades y placeres con su esposa se lleven a cabo en secreto, para entregarse amonestación, búsqueda de fallas, y hablar claro a la intemperie y sin reservas?

    Plutarco, Moralía, 139 E 13:1-3.

    Pregunta Clave

    ¿Por qué cree que estos hombres pudieron expresar afecto hacia sus seres queridos a pesar de que fue menospreciado por la sociedad romana de clase alta?

    • ¿En qué medida virtus afecta sus decisiones y la recepción pública de las mismas?
    • ¿Qué tan excepcionales crees que realmente fueron estos hombres en su afecto? ¿Son estos realmente los únicos hombres de la república tardía que actuaron de esa manera, o podría ser posible que hubiera otros que no estuvieran registrados o que no fueran lo suficientemente notables como para inscribirse en las historias de los romanos?

    CATULO

    Archivo:Catull Sirmione.jpg

    A continuación se recogen algunas de las poesías de Catulo. A pesar de que provenía de una familia adinerada, no vivió una vida tradicional de clase alta, y básicamente dedicó su trabajo a subvertir la noción de “Vir”. Su poesía fue recibida con críticas mixtas entre sus contemporáneos. La República Tardina fue una época muy tumultuosa para que uno viviera, y como la historia ha demostrado una y otra vez, el arte criticando al sistema florece en tiempos de disturbios. Catulo criticó a Julio César y a los mismos Sulla en su poesía, hizo proclamas de su amor y lujuria, e introdujo todo un nuevo estilo de verso que destrozó la noción preexistente de lo que debería ser la poesía.

    Daisy Dunn escribe:

    Combinó febrilmente el sentimiento elegantemente expresado con coloquialismos y obscenidad, desconcertando a los romanos más serios que creían que una burla ante la insuficiencia sexual de un hombre era lo que los jóvenes de alto espíritu garabateaban en las paredes y blandecían en momentos tensos, no lo que los escritores educados conservaban en papiro fino pergaminos. Por lo tanto, su obra resultaría inquietante para algunos de la generación mayor, así como para importantes figuras públicas como Cicerón... que tenían gustos bastante conservadores.

    Daisy Dunn, Colcha Catulo, La vida del poeta más erótico de Roma (pg. 6)

    El primer poema que exploraremos es uno de los más famosos de Catullus. Se dirige hacia su amante, Lesbia [17] (este es el seudónimo literario dado a quien los estudiosos especulan que es Clodia) [18] (95-44? A. C.). Él la anima a ignorar la calumnia y las miradas indiscretas de los demás y, en cambio, a saborearse mutuamente y permitir que su pasión enriquezca sus vidas, en lugar de preocuparse por las opiniones enojadas de “campesinos malvados”.

    Lesbia, ven, vivamos y amemos, y seamos

    sordo al vil parloteo de los viejos y feos tontos,

    el sol puede salir cada día pero cuando nuestro

    estrella está fuera... nuestra noche, durará para siempre y

    dame mil besos y cien más

    mil más otra vez, y otros cien,

    otros mil, y otra vez cien más,

    como besamos a estos miles apasionados vamos

    perdemos la pista; en nuestro olvido, evitaremos

    los ojos atentos de campesinos estúpidos y malvados

    hambriento de averiguar

    cuantos besos hemos besado.

    Catulo, Poema 5

    Aquí Catulo se burla de su amigo Calvo [19] (82- 47 BCE), diciendo que estaba arruinado por la mala poesía que su amigo le envió, diciendo que la única forma en que tiene sentido que Calvo haya enviado la poesía era que el dictador Sulla la mandó.

    Calvus, si no te amaba como a mi

    dos ojos, te odiaría como odiamos a Vatinius.

    ¿No te acordas

    el regalo que me enviaste? ¿Qué es lo que hice?

    ¿Qué dije? ¿Qué mal hice?

    que tanto deseas destruirme?

    Que los dioses traigan castigo a tu cliente

    quien te mandó esa colección de inanidad poética.

    Si esta multa, nuevo libro

    llegó por vía de Sulla, como sospecharía,

    no sería perturbador, no.

    Yo estaría encantado: porque significaría

    te pagaron por tu trabajo.

    Qué cosa tan asquerosa que has hecho.

    Fue tu intención, entonces, desarticular tu Catulo

    al inicio mismo de Saturnalia, ¿el mejor de los días? No importa.

    Ven por la mañana, voy a asaltar las repisas

    de los libreros. voy a reunir

    lo peor de Caesii, Aquini, Sufeno...

    todo eso es completamente estúpido y sin valor

    y me vengaré.

    Mientras tanto, los poetas, se han ido,

    aléjate lo más posible de mí.

    En los pies gangrenosos regresan al lugar

    de donde viniste. Ustedes son manchas

    en nuestra edad, ustedes los poetas más estúpidos

    Catulo, Poema 14

    Algunas de las poesías que trastornaron a la clase alta:

    ADVERTENCIA DE CONTENIDO

    El siguiente poema se involucra en amenazas de agresión sexual.

    Aurelio y Furio: pequeños chupavergas

    Te voy a joder por el culo

    ¡y métete la boca!

    Tú que piensas

    ya que mis poemas son delicados soy menos que casto.

    Es bien sabido que un poeta que es devoto no necesita

    ser honestos en sus versos.

    Está claro que mis líneas son encantadoras, ingeniosas.

    Entonces, ¿qué pasa si son un poco suaves

    un poco desvergonzado a veces

    siempre y cuando mis lectores se encienden?

    Eso sí, no estoy hablando de chicos sanos, sino peludos

    viejos geezers que no pueden levantarlo

    por métodos estándar.

    Sin embargo, todavía piensas porque

    He hablado de un buen muchos besos

    ¿De alguna manera soy menos que un hombre?

    Sí, te voy a joder por el culo

    y meterlo en la boca.

    Catulo, Poema 16

    El siguiente es un poema de amor. Catulo describe cómo su amor por Lesbia se ha convertido en una obsesión más retorcida en la que la insulta y la venera simultáneamente. Él no puede ser feliz por ella aunque ella llegue a ser increíblemente exitosa, ni puede dejar de amarla aunque cometa una acción terrible.

    En este punto [mi] mente está tan descompuesta por tu hacer

    mi Lesbia,

    que se destruye a sí misma por su propia devoción

    para que ya no te pueda desear lo mejor

    incluso si deberías convertirte en el mejor

    ni puede dejar de amarte

    no importa lo que debas hacer.

    Catulo, Poema 75

    Además el punto de que Catulo se vea abrumado por su pasión por Lesbia; tanto es así que sus emociones entran en conflicto como dos olas colisionantes chocando entre sí. Aquí está Odi et Amo, odio y amo [22].

    Odio y amo.

    Por qué hago esto, tal vez usted pregunte

    No sé,

    Pero siento que sucede

    Y estoy torturado.

    Odi y Amo

    MARIDOS AMOROSOS, PADRES AMOROSOS

    La siguiente inscripción funeraria es significativa porque, aunque muchos estudiosos sostienen que “cónyuge bien merecedor” era una frase común utilizada en las inscripciones funerarias en todo el mundo romano, el nombre del niño que estos dos tenían juntos es más grande que el nombre del Hombre y su ocupación en la lápida. Esto no debe pasarse por alto, ya que implica que este niño fue lo más importante en su vida, así como la de su esposa El hecho de que su hijo muriera a la edad de dos años es profundamente trágico. Esta inscripción va a mostrar que, a pesar de que la mortalidad infantil era alta en el mundo antiguo, las personas que la experimentaron no estaban entumecidas a ella en lo más mínimo. Más bien, eran padres amorosos que quedaron devastados por la muerte de su hijo.

    He traducido aproximadamente una inscripción a continuación:

    A los espíritus de los muertos, Quinto Julio Martialis, sirvió como soldado durante 21 años, y vivió hasta 46. Fue mecenas y bien merecedoras esposas de Julia Sopatra. Y Fortunata, su hija vivió hasta 2.

    Robert Knapp cita dos ejemplos en Romanos invisibles de inscripciones funerarias que muestran un tierno amor por los esposos por sus esposas fallecidas. [20] Es bastante hermoso ya que expresa lo importante que estas personas están donde a sus seres queridos, y cómo los antiguos romanos experimentaron el amor tal como nosotros, tal vez con la excepción del valor romano sexista de las mujeres que no se peleaban con los hombres... Sin embargo, no esperamos todos encontrarnos alguien que pueda ser “mi consuelo eterno [?]”

    Esta es la lápida que Gayo Aonio Vitalis instaló para Atilia Maximina, ella de más puro espíritu, una esposa incomparable, que vivió conmigo sin ninguna pelea durante 18 años, 2 meses y 9 días, habiendo vivido 46 años, llevando una vida de honor y buen nombre, mi consuelo eterno. Adiós. (CIL 5.3496)

    Pompullio Antíoco, su marido, instaló esta lápida a Cecilia Festiva, su más querida, dulce esposa, trabajadora y merecida, que vivió conmigo 21 años sin una palabra contraria. (CIL 9.3215)

    Plutarco escribió sobre Catón el Viejo, alabándolo por ser un padre amoroso y un esposo amoroso. Dentro de este elogio, Plutarco también encuentra tiempo para festejar a la esposa de Cato por no usar una enfermera húmeda. El hecho de que Plutarco señale estas instancias indica que ni la amabilidad de Cato hacia su familia ni su esposa alimentando a su hijo eran comportamientos normativos en su momento.

    Por lo tanto, creo que debería dar ejemplos adecuados de la conducta [de Cato] en estas relaciones. Se casó con una esposa que era de mejor familia que ella rica, pensando que, aunque los ricos y los de alto nacimiento pueden ser igualmente dados al orgullo, aún así, las mujeres de grandes familias tienen tanto horror de lo que es vergonzoso que son más obedientes a sus maridos en todo lo que es honorable. 2 Solía decir que el hombre quien golpeó a su esposa o hijo, puso manos violentas sobre la más santa de las cosas santas. También que le pareció más loable ser un buen esposo que un buen senador, y que no había nada más que admirar en Sócrates de antaño excepto que siempre fue amable y gentil en su relación con una esposa astuta e hijos estúpidos. Después del nacimiento de su hijo, ningún negocio podría ser tan urgente, a menos que fueran asuntos públicos, que le impidiera estar presente cuando su esposa se bañaba y envolvía al bebé. 3 Porque la madre la cuidaba ella misma, y muchas veces amamantaba también a los infantes de sus esclavos, para que pudieran llegar a apreciar a un hermano afecto por su hijo.

    Plutarco, La vida de Cato el Viejo

    Fuentes y Lectura Adicional:

    Recomendación Bibliográfica: Colcha Catullus' de Daisy Dunn. El Dr. Dunn es un escritor talentoso y cierra sin esfuerzo la brecha que existe en la poesía traducida. Brinda traducciones fantásticas de obras de Catulo, además de explicar ocasionalmente por qué el latín original es tan efectivo. Ella te lleva a través de la corta vida de Catullus y te da una idea de su mente y corazón. ¡Es un refrescante cambio de ritmo leer algo de un erudito que no siente que fue escrito por uno! Fluye muy bien y en realidad es informativo además de ser un volteador de páginas (algo raro para la literatura académica de los clasicistas). Definitivamente te recomendamos revisar esto si te pareció interesante la sección de Catullus.

    Clst 260 Lector de Espectáculo

    Livio: https://www.livius.org/category/roman-republic/

    Historias de Plutarco: http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/Texts/Plutarch/Lives/Pompey*.html#9.2

    Plutarco, Vida de Sulla

    Plutarco, Vida de Pompeyo

    Ovidio, Ars Amatoria: http://www.yorku.ca/pswarney/Texts/aa-kline.htm#_Toc521049265

    Dunn, D. (2016). Colcha de catullus: la vida del poeta más erótico de Roma. Nueva York: HarperCollins.

    Knapp, Robert (2011), Romanos invisibles. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, http://www.jstor.org/stable/j.ctt2jbpmg.

    Poesía de Catulo: Principalmente utilicé wiki commons ya que creo que la traducción fue la mejor, pero también usé lo siguiente:

    http://intranslation.brooklynrail.org/latin/eleven-poems-of-catullus

    https://www.poetryfoundation.org/poets/gaius-valerius-catullus

    https://en.wikisource.org/wiki/Translation:Catullus_75

    http://www.perseus.tufts.edu/hopper/text?doc=Perseus%3Atext%3A1999.02.0003%3Apoem%3D85

    Atribuciones de medios

    • 411px-pompey_the_great
    • Sulla_Gliptothek_Múnich_309

    1. Viri es el plural de Vir, en latín significa “hombre”. Pero significa algo más como hombre varonil.
    2. Piso fue cónsul en el año 58 a.C. Era el suegro de Julio César y adversario político de Cicerón. Piso intentó actuar como mediador entre Julio y Pompeyo en su guerra civil, pero abandonó la ciudad en protesta cuando Julio marchó sobre Roma. Sin embargo, insistió en un funeral público para el dictador después de que Julio César fuera asesinado. También intentó actuar como partido neutral entre Octavio y Mark Anthony durante su guerra civil. Fue epicúreo y trabajó activamente por la paz durante ambas guerras civiles.
    3. El Campus Martius (en latín para el “Campo de Marte”, italiano Campo Marzio) era un área de propiedad pública de la antigua Roma que se extendía alrededor de 2 kilómetros cuadrados (
    4. Antistia era hija de Publio Antistius. Fue la primera esposa de Pompeyo desde el 87-82 a.C. Esto ocurrió luego de que fue acusado por cargos de malversación de saqueo. El padre de Antistia fue el juez del juicio de Pompeyo. Hizo un trato con Pompeyo en el que Pompeyo se casaría con Antistia a cambio de ser absuelto.
    5. La hijastra de Sulla. Aemilia era hija de Cecilia Metella Dalmatica. Estaría casada con Pompeyo hasta que muriera durante el parto.
    6. Este Catulo —que no debe confundirse con nuestro amigo, Catulo el poeta— se llamaba Quinto Lutius Catulo (120—61/60 a.C.). A veces se le llamaba “Capitolino” por su defensa de la capital en el 77 a.C. Era político, no poeta.
    7. Metella era la cuarta esposa de Sulla, y parecía haberla amado bastante ya que Plutarco escribió que se pensaba que cuando Sulla tomó Atenas, castigó severamente a la gente porque habían escrito calumnias sobre Metella en sus paredes. Su matrimonio fue menospreciado por la clase alta, ya que muchos no respetaban a Sulla y consideraban el matrimonio 'por debajo de ella'.
    8. [10] Sulla era un augur, un tipo de sacerdote romano que observaba e interpretaba mensajes de los dioses. Esto lo sabemos en parte por sus acuñaciones que cuentan con los instrumentos del augur como el lituo, la varita curva (ver Fig.1). La muerte se consideró contaminante, por lo que individuos con una función religiosa como augures u otros sacerdotes tuvieron que evitar el contacto con cadáveres, funerales, etc. por lo que Sulla se divorció de su esposa a petición del otro augurio para evitar estar conectada con ella y así contaminada por ella cuando muere.
    9. Esto se traduce en el texto como 'superstición' pero esa es una mala traducción de la palabra 'superstitio' en latín que significa algo más como obligación/observancia religiosa. Los no sacerdotes ciertamente no tendrían que divorciarse de una esposa enferma —de hecho existen leyes contra el abandono de una esclava enferma, por lo que presumiblemente abandonar a una esposa enferma habría sido aún peor.
    10. No hay fechas exactas para Valeria. Los historiadores estiman que nació entre 168-108 a. C., ya que no se dan descripciones reales precisas sobre Valeria (muchas gracias patriarcado)
    11. este es mi pasaje favorito en el lector porque es tan adorable
    12. Esto básicamente significa que Sulla pensó que era hermosa y por eso se casó con ella.
    13. Esta Traducción proviene de una página web que reproduce Las vidas paralelas de Plutarco, publicada en Vol. IV de la edición de la Biblioteca Clásica Loeb, 1916. Lo que me parece interesante de esto es que esta traducción tiene más de un siglo de antigüedad, y nos da una idea de cómo funcionaba el idioma inglés en ese momento.
    14. Aquí Ovidio se refiere al Circo Máximo, la pista de caballos más grande de Roma, puede haber sido construida ya en el siglo VI a. C. Podría albergar alrededor de 150 mil espectadores.
    15. Latín para Comandante o General
    16. El Ecuestre era una clase alta de romanos pero todavía estaba técnicamente por debajo de la clase senatorial.
    17. Su apodo para Clodia: Lesbia, es una referencia a la isla de Lesbos, ¡en la que vivió el famoso poeta Safo! Kutzko, David. 2006. “Lesbia en Catulo 35”. Filología Clásica 101 (4): 405-410.
    18. Clodia era hija de un famoso patricio romano y estaba en un matrimonio infeliz con Quinto César Metelo Celer. Era famosa por su capacidad para beber y su proclividad por los juegos de azar. Se especula que ha tenido muchos asuntos con diferentes hombres, entre ellos Catulo.
    19. Calvus fue un orador y poeta de la antigua Roma. Hijo de Licinio Macer, era Amigo de Catullus, y compartieron un estilo y tema de poesía similar.
    20. KNAPP, ROBERT. Romanos invisibles. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 2011. http://www.jstor.org/stable/j.ctt2jbpmg.

    This page titled 11.1: Amor y afecto is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .