Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

12.2: Emperadores y Emperatrices no Romanos

  • Page ID
    102521
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    EMPERADORES Y EMPERATRICES COMO FORASTEROS

    C. 40s CE; la identificación ha sido cuestionada.

    El concepto de que si un emperador hacía algo, era indicativo de que tal comportamiento era aceptable en Roma simplemente no era cierto. Los Emperadores y —en mucho menor grado— las emperatrices de Roma a menudo no estaban sujetos a los estándares de otros romanos de élite... ni, de hecho, a los estándares de las personas en general. Eso no hace que una exploración de su comportamiento no romano sea menos interesante, ¡aunque!

    El emperador Claudio se casó con Messalina como su segunda esposa. A continuación, la preocupación por la percepción de prostitución de Messalina refleja las ansiedades por la debilidad de la casa de Claudio.

    ¿Te molestan las preocupaciones de un hogar particular y las acciones de Eppia? Entonces mira a los que rivalizan con los dioses, y escucha lo que [el Emperador] Claudio soportó. Tan pronto como su esposa [Messalina] percibió que su esposo estaba dormido, esta prostituta augusto fue lo suficientemente descarada como para preferir un tapete común al sofá imperial. Asumiendo una capota nocturna, y atendida por una sola esclava, salió; luego, habiendo ocultado sus mechones de cuervo bajo una peluca rubia, tomó su lugar en un burdel apestando con espacios en blanco usados desde hace mucho tiempo. Al entrar en una celda vacía reservada para ella, ella ahí tomó su posición, bajo el fingido nombre de Lycisca, sus pezones desnudos y dorados, y expuestos para ver el vientre que te dio a luz, ¡oh, británico, nacido en la nobleza! Aquí ella amablemente recibió a todos los interesados, pidiendo de cada uno su cuota; y cuando por fin la arquera despidió al resto, se quedó hasta el último antes de cerrar su celda, y con pasión todavía furiosa caliente dentro de ella se fue con tristeza. Entonces agotada pero insatisfecha, con las mejillas sucias, y enfurecida con el humo de las lámparas, volvió a llevar a la almohada imperial todos los olores de los barrios marginales.

    Juvenal, Sátira 6

    Los emperadores romanos no tenían que seguir la convención, y rebelarse contra ella era —si lo deseaban— una forma de mostrar su poder y estatus único como los hombres más poderosos del Imperio Romano.

    52.1 En su vestimenta, sus zapatos, y el resto de su vestimenta [el Emperador] Calígula no seguía la tradición de su país y sus conciudadanos —ni siempre ni siquiera la de su género o, de hecho, la de un ser humano ordinario. A menudo aparecía en público con capas bordadas cubiertas de piedras preciosas, con una túnica de manga larga y brazaletes; a veces vestía seda y bata de mujer; a veces zapatillas o botas de actores, nuevamente con botas, como el desgaste de guardaespaldas del emperador, y en ocasiones en los zapatos bajos que llevan las mujeres. También frecuentemente se mostraba con barba dorada, sosteniendo en la mano un rayo, un tridente, o un caducio —emblemas de los dioses— e incluso con el vestido de Venus. Frecuentemente vestía el vestido de un general triunfante, incluso antes de su campaña, y a veces la coraza de Alejandro Magno, que había tomado de su sarcófago.

    Suetonio, Calígula 52.1

    El emperador Nerón también fue acusado de vestirse de maneras que rompieron con las normas romanas, entre ellas dejarle crecer el pelo largo y rizarlo artificialmente.

    Nerón era absolutamente desvergonzado en el cuidado de su persona y en su vestido, siempre teniendo su cabello arreglado en hileras de rizos, y durante su viaje a Grecia dejándola crecer larga y vestido de mano detrás; a menudo aparecía en público con una bata de comedor con un pañuelo atado al cuello, sin cinturón y sin zapatos.

    Suetonio, Nerón 51.1

    EMPERADORES COMO CREADORES DE TENDENCIAS

    El Emperador Cómodo era famoso por ser el único Emperador que luchó como gladiador en la arena —se consideraba que estaba 'loco' en ese momento por esto. Muchos de los Emperadores eran conocidos por empujar el sobre de lo que se consideraba un comportamiento aceptable en la sociedad romana, como Nerón y Elagabalus, pero que un emperador sentado participara en una profesión digna de estatus de Infamia de una manera increíblemente pública e indiscutible era casi inaudito. Cómodo amaba a los gladiadores, lo cual era muy impropio por los valores romanos “tradicionales”. Participó con entusiasmo como uno, y quiso inaugurar el año 193 CE vestido de gladiador. Fue asesinado antes de poder hacer esto, pero no antes de aparecer como una incontables veces ante el público.

    En público en ninguna parte conducía carros excepto a veces en una noche sin luna, pues, aunque estaba ansioso por interpretar al auriga en público, también, se avergonzaba de que lo vieran haciéndolo; pero en privado lo hacía constantemente, adoptando el uniforme Verde. [1] En cuanto a las bestias salvajes, sin embargo, mató a muchas tanto en privado como en público. Además, solía contender como gladiador; al hacer esto en casa logró matar a un hombre de vez en cuando, y al hacer pases cercanos con otros, como si tratara de cortarles un poco el pelo, cortaba las narices de unos, las orejas de otros, y varios rasgos de otros; pero en público se abstuvo de utilizando acero y derramando sangre humana. Antes de entrar al anfiteatro se pondría una túnica de manga larga de seda, blanca entretejida con oro, y así dispuesta recibiría nuestros saludos; pero cuando estaba a punto de entrar, se puso una túnica de púrpura puro con lentejuela de oro, poniéndose también después de la moda griega un chlamys [2] del mismo color, y una corona hecha de gemas de la India y de oro, y llevaba un bastón de heraldo como el de Mercurio. En cuanto a la piel de león y garrote, en la calle fueron llevados ante él, y en los anfiteatros se colocaron en una silla dorada, estuviera presente o no. Él mismo entraría a la arena con el atuendo de Mercurio, y dejando a un lado todas sus demás prendas, comenzaría su exhibición vistiendo sólo una túnica y descalzo.

    Cassius Dio, Epitome 73.17

    La falta de restricciones a nivel emperial se escurrió hasta la clase alta, que siguió su ejemplo en sus propios comportamientos no romanos. Cassius Dio y Tácito mencionan ambos a hombres y mujeres de élite que aparecen como gladiadores (lo que costomariamente estaba prohibido ya que la posición era infamis) bajo Nerón en el 63 CE.

    Hubo otra exposición que a la vez fue de lo más vergonzosa e impactante, cuando hombres y mujeres no sólo del orden ecuestre sino incluso del orden senatorial aparecieron como intérpretes en la orquesta, en el Circo [Máximo], [3] y en el teatro de caza, como los que se llevan a cabo en estima más baja. Algunos de ellos tocaban la flauta y bailaban en pantomimas o actuaban en tragedias y comedias o cantaban a la lira; conducían caballos, mataban bestias salvajes y peleaban como gladiadores, algunos de buena gana y algunos dolían contra su voluntad.

    Cassius Dio, Historia Romana 61.17.3

    A los jinetes romanos le asignó plazas en el circo frente a las butacas del pueblo, hasta ese momento solían ingresar en una misa indiscriminada, ya que la ley rosciana se extendía sólo a catorce filas en el teatro. [4] El mismo año fueron testigos de espectáculos de gladiadores tan magníficos como los del pasado. Sin embargo, muchas matronas prominentes [5] y senadores se deshonraron al aparecer en el anfiteatro.

    Tácito, Anales 15.32

    Si bien las mujeres que peleaban como gladiadoras se llevaban a cabo bajo la vigilancia de muchos emperadores, algunos romanos no la veían como ordinaria. Aquí está el historiador Suetonio escribiendo sobre juegos en poder de Domiciano, donde sintió la necesidad de señalar que las mujeres estaban involucradas:

    Constantemente daba grandes y costosos entretenimientos, tanto en el anfiteatro como en el Circo, donde además de las carreras habituales entre carros de dos caballos y cuatro caballos, también exhibió dos batallas, una entre fuerzas de infantería y otra a cargo de jinetes; e incluso dio una batalla naval en el anfiteatro. Además dio caza de bestias salvajes, espectáculos de gladiadores por la noche a la luz de las antorchas, y no sólo combates entre hombres sino también entre mujeres.

    Suetonio, Vida de Domiciano 4.1

    Junto a las mujeres adineradas que participaron como gladiadoras por diversión, también hubo gladiadoras femeninas profesionales. Los juegos del emperador Titus en la inauguración del Coliseo incluyeron cacerías escenificadas con cazadoras entrenadas.

    Hubo una batalla entre grullas y también entre cuatro elefantes; nueve mil animales tanto domésticos como salvajes fueron asesinados y mujeres (no las de ningún protagonismo, sin embargo) participaron en despacharlos.

    Cassius Dio, Epitome 66

    SEXO Y COMPAÑERISMO

    Elagabalus era miembro de la dinastía Severana y gobernó desde 218-222. Apenas tenía catorce años cuando llegó al trono y gobernó tan bien como uno esperaría que hiciera un niño de catorce años; en otras palabras, se parecía más bien a Joffrey de Game of Thrones. Se rodeó de una variedad de personas que el romano promedio no habría pensado compañía adecuada para un emperador, la mayoría de las cuales su sucesor, Alexander Severus, se deshizo de:

    Todos los enanos pertenecientes a Elagabalus, tanto masculinos como femeninos, tontos, catamitas [6] que tenían buenas voces, todo tipo de animadores de cena, y actores de pantomimas hizo propiedad pública; aquellos, sin embargo, que no eran de ningún uso fueron asignados, cada uno a un pueblo diferente, para apoyo, en ordenar que ningún pueblo pueda ser agobiado por un nuevo tipo de mendigo. El eunucos, a quienes Elagabalo había tenido en sus consejos de base y había promovido, presentó a sus amigos, agregando una declaración en el sentido de que si no volvían a maneras honestas, debería ser lícito matarlos sin autoridad de los tribunales. Mujeres de mala reputación, de las que detuvo a un número enorme, ordenó convertirse en prostitutas públicas, y deportó a todos los catamitas, a aquellos con quienes ese flagelo había llevado una intimidad de lo más perniciosa, siendo ahogadas por naufragio.

    Historia Augusta, Alexander Severus 34.2

    El emperador Calígula llegó a amenazar con ahogar a un grupo específico de trabajadoras sexuales, las espíntrias, a las que podrías contratar para entretenerte a ti mismo o a los invitados, y cuya especialidad era tener sexo grupal entre ellas antes de entretener a los demás:

    Desterró de la ciudad a los pervertidos sexuales llamados espíntrias, apenas persuadió de no hundirlos en el mar.

    Suetonio, Calígula 16

    Atribuciones de medios

    • Emperatriz Mesalina con Britannicus © Por Desconocido - Ricardo André Frantz (Usuario:Tetraktys), 2005, CC BY-SA 3.0,

    1. Los corredores de carros romanos se dividieron en cuatro equipos principales, todos representados por un color: Verde, Rojo, Azul y Blanco.
    2. Un manto corto.
    3. El estadio más grande de Roma; celebraba carreras de carros. Literalmente significaba “El círculo más grande
    4. Lucio Roscio Otto era tribuno romano. Ley Rosciana reservó 14 filas en los teatros romanos para los hípicos, detrás de las 4 filas ya reservadas para los senadores.
    5. Mujeres poderosas.
    6. La pareja sexual receptora de las relaciones homosexuales romanas, a menudo un niño prepúber, pero también puede ser un insulto cuando se dirige hacia hombres adultos.

    This page titled 12.2: Emperadores y Emperatrices no Romanos is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Siobhán McElduff (BC Campus) .