Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

8.8: La Reina Madre de Occidente

  • Page ID
    104004
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La Reina Madre montó un carruaje imperial de nubes moradas, aprovechado con qilin moteado de nueve colores (unicornios). Atada alrededor de su cintura, llevaba el látigo de los Celestiales Realizados; como colgante de cinturón tenía un sello numinoso de diamante. En su ropa, confeccionada en damasco multicolor con fondo amarillo, los patrones y colores abigarrados eran brillantes y frescos. El resplandor del metal hizo un brillo resplandeciente. En su cintura había una espada de doble filo para dividir fósforos, y las nubes voladoras anudadas hacían un gran cordón. Encima de su cabeza había un gran moño floriado. Llevaba la corona de los Grandes Realizados con cuerdas colgantes de cuentas del alba. Ella dio un paso adelante en zapatos cuadrados con estampado de fénix, con suelas de gema rosa. Su edad podría haber sido alrededor de los veinte. Su aspecto celeste eclipsó y puso a la sombra a todos los demás. Su tez numinosa era única en el mundo. Verdaderamente, ella era un Ser Numinoso Realizado. 34

    ¿Recuerdas a la Reina Madre de Occidente del Capítulo Cinco? Ella seguía presente en tiempos Tang, como deidad taoísta y musa poética. Ella encarnó el yin definitivo, la fuerza femenina del universo, y trabajó con otras deidades altas para crear y mantener el cosmos. Sus devotos recurrieron a ella en busca de ayuda para trascender limitaciones humanas como la muerte y la ignorancia, ayudándolos a convertirse en seres perfeccionados e inmortales. Había muchos métodos para alcanzar la pureza espiritual taoísta, entre ellos dejar de comer comida normal (grano). Los medicamentos especiales hechos de mica, resina de pino y muchas hierbas podrían disminuir el hambre y la sed en el ayuno, y contribuir al desarrollo de poderes especiales. 35 Además de unir en santo matrimonio con una deidad del sexo opuesto, una persona que busca la perfección e inmortalidad taoístas también podría ser instruida por una deidad del sexo opuesto en cómo meditar y qué elixires o pociones especiales beber.

    La Reina Madre de Occidente trajo seguidores a los alcances espirituales a través de la experiencia de la pasión divina. La pasión divina era el deseo de las deidades y los humanos por la unión mutua y la comunicación, la unión espiritual con el objetivo del desarrollo espiritual, pero descrita en términos sensuales. La Reina Madre tenía enlaces con reyes sabios, emperadores históricos, poetas y taoístas machos. Los poetas Tang escribían frecuentemente sobre esos encuentros, pero aún más sobre sus visitas a sus contemporáneos y a ellos mismos, y sus viajes a su hermoso y alegre paraíso. Los poemas reflejan su deseo de encontrar un maestro divino que les muestre el sentido de la vida, les permita experimentar la realización perfecta y liberarlos de la ignorancia, el sufrimiento y la muerte.

    Los poetas Tang utilizaron el mismo tipo de lenguaje al describir sus amores con sacerdotisas y monjas taoístas, o cuando las cortejaban. Utilizaron el mismo lenguaje de belleza y poder e imaginación y trascendencia al escribir a, para, y con animadores cortesanos, a quienes compararon con los asistentes de la Reina Madre. Este fue un espacio imaginativo para el amor divino y la poesía amorosa. Como un poeta elogió a un animador:

    Los sonidos de tubos y cuerdas se congían; el canto que produce es tan elevado.

    ¿Cuántas personas, en la región del corazón, ocultan un cuchillo hiriente?

    Pienso y vuelvo a medir: ¿qué llevaría comparación?

    Apenas un solo árbol, recién inaugurado, de los melocotones de la Reina Madre. 36


    This page titled 8.8: La Reina Madre de Occidente is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Sarah Schneewind (eScholarship) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.