Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.4: Encuentra la conversación que te interese

  • Page ID
    104052
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Alternativa a los medios

    Escuche una versión de audio de esta página (8 min, 52 seg):

    Antes de comenzar a hablar sobre cómo elegir términos de búsqueda y dónde buscar fuentes, puede ayudar a tener una idea de lo que estamos esperando obtener de la investigación. Podríamos pensar que para apoyar una tesis solo debemos buscar fuentes que prueben una idea que queremos promover. Pero como escribir artículos académicos se trata de unirnos a una conversación, lo que realmente necesitamos es reunir las fuentes que nos ayuden a situar nuestras ideas dentro de esa conversación en curso. Lo que debemos buscar primero no es el apoyo sino la conversación en sí: ¿quién está diciendo qué pasa con nuestro tema?

    Las fuentes que conforman la conversación pueden tener varios tipos de puntos que hacer y, en última instancia, pueden desempeñar papeles muy diferentes en nuestro trabajo. Después de todo, como hemos visto en el Capítulo 2, un argumento puede implicar no sólo pruebas de una reclamación sino límites, contraargumentos y impugnaciones. A veces vamos a querer citar un hallazgo de investigación que proporcione evidencia sólida para un punto; en otras ocasiones, resumiremos las ideas de otra persona para explicar en qué se diferencia nuestra propia opinión o para señalar cómo el concepto de otra persona se aplica a una nueva situación.

    A medida que encuentres fuentes sobre un tema, busca puntos de conexión, similitud y diferencia entre ellos. En tu ponencia, necesitarás mostrar no solo lo que cada uno dice, sino cómo se relacionan entre sí en una conversación. Describir esta conversación puede ser el trampolín para tu propio punto original.

     

    Una luminaria con ocho bombillas, cada una conectada a las otras por una varilla.
    Foto de Fabio Bracht en Unsplash bajo la Licencia Unsplash.

     

    Aquí hay cinco formas comunes en que los trabajos de investigación pueden basarse en múltiples fuentes para llegar a un punto original:

    1. Combine los hallazgos de investigación de múltiples fuentes para hacer un argumento de resumen más amplio. Es posible que encuentre que ninguna de las fuentes con las que está trabajando afirma específicamente que la literatura británica de principios del siglo XX estaba interesada en cambiar los roles de género, pero que, en conjunto, sus hallazgos apuntan a esa conclusión más amplia.

    2. Combine los hallazgos de la investigación de múltiples fuentes para hacer una afirmación sobre sus implicaciones. Podría revisar artículos que exploran diversos factores que configuran el comportamiento del voto para argumentar que una propuesta de reforma electoral en particular probablemente tendrá impactos positivos.

    3. Identificar las áreas subyacentes de acuerdo. Se puede argumentar que tanto la literatura sobre el cáncer como la literatura sobre violencia describen la importancia no reconocida de la prevención y la intervención temprana. Esta similitud respaldará su afirmación de que los conocimientos sobre un conjunto de problemas pueden ser útiles para el otro.

    4. Identificar las áreas subyacentes de desacuerdo. Es posible que las controversias en torno a la reforma educativa —y sus debates sobre la rendición de cuentas, los planes de estudio, la financiación escolar— se deriven en última instancia de diferentes suposiciones sobre el papel de las escuelas en la sociedad.

    5. Identificar preguntas sin respuesta. Quizás revises estudios de los contribuyentes genéticos y conductuales a la diabetes con el fin de resaltar factores desconocidos y argumentar a favor de una investigación más profunda sobre el papel del medio ambiente.

    Ciertamente, hay otras formas en que los autores utilizan las fuentes para construir tesis, pero estos ejemplos ilustran cómo el pensamiento original en la escritura académica implica establecer conexiones con y entre un conjunto de fuentes elegidas estratégicamente.

    Aquí hay un pasaje de escritura académica (un extracto, no un artículo completo) que da un ejemplo de cómo un escritor puede describir una conversación entre fuentes y usarla para hacer un punto original:

    Willingham (2011) se basa en la ciencia cognitiva para explicar que los estudiantes deben ser capaces de regular sus emociones para poder aprender. La autorregulación emocional permite a los estudiantes ignorar las distracciones y canalizar su atención y comportamientos de manera apropiada. Otros hallazgos de investigación confirman que la ansiedad interfiere con el aprendizaje y el rendimiento académico porque hace que las distracciones sean más difíciles de resistir (Perkins y Graham-Bermann, 2012; Putwain y Best, 2011). Otros científicos cognitivos señalan que el aprendizaje profundo es en sí mismo estresante porque requiere que la gente piense mucho en material complejo y desconocido en lugar de confiar en atajo cognitivo.

    Kahneman (2011) describe esta diferencia en términos de dos sistemas de pensamiento: uno rápido y otro lento. El pensamiento rápido se basa en suposiciones y hábitos y no requiere mucho esfuerzo. Por ejemplo, conducir una ruta familiar o un viaje de rutina de compras de comestibles no suelen ser actividades intelectualmente exigentes. Pensar lento, por otro lado, es lo que hacemos cuando nos encontramos con problemas y situaciones novedosas. Es esfuerzo, y generalmente se siente tedioso y confuso. También es emocionalmente desafiante porque somos, por definición, incompetentes mientras lo hacemos, lo que provoca cierta ansiedad. Resolver un problema difícil es gratificante, pero el camino en sí suele ser desagradable.

    Estos conocimientos de la ciencia cognitiva nos permiten evaluar críticamente las afirmaciones hechas en ambos lados del debate sobre la reforma educativa. Por un lado, ponen en duda las afirmaciones de los reformadores educativos de que medir el desempeño de los maestros por los puntajes de los exámenes de los estudiantes es la mejor manera de mejorar la educación. Por ejemplo, el Centro de Reforma Educativa promueve “la implementación de sistemas de rendición de cuentas sólidos, basados en datos y basados en el desempeño que aseguren que los maestros sean recompensados, retenidos y avanzados en función de su desempeño al agregar valor a los estudiantes que enseñan, medidos predominantemente por logro estudiantil”. La investigación que describen Willingham (2011) y Kahneman (2011) sugiere que las pruebas frecuentes de alto riesgo en realidad pueden funcionar en contra del aprendizaje al introducir una mayor ansiedad en el entorno escolar.

    Al mismo tiempo, los opositores a la reforma educativa deben reconocer que estos hallazgos de investigación deberían impulsarnos a echar un nuevo vistazo a cómo educamos a nuestros hijos. Si bien Stan Karp, de Rethinking Schools, tiene razón cuando argumenta que “las fórmulas basadas en datos [basadas en pruebas estandarizadas] carecen tanto de credibilidad estadística como de una comprensión básica de las motivaciones y relaciones humanas que hacen posible la buena escolarización”, no necesariamente sigue que todo las propuestas de reforma educativa carecen de mérito. Los estándares desafiantes, junto con la capacitación específica en autorregulación emocional, probablemente permitirán que más estudiantes tengan éxito.

    En ese ejemplo, las ideas de Willingham y Kahneman se resumen con aprobación, se refuerzan con hallazgos de investigación adicionales, y luego se aplican a un nuevo ámbito: el debate actual en torno a la reforma educativa. Las voces en ese debate fueron retratadas con la mayor precisión posible, a veces con citas representativas. Lo más importante es que todas las referencias estaban ligadas directamente al propio punto interpretativo del autor, el cual se basa en las afirmaciones de la fuente.

    Como puede ver, hay momentos en los que debe citar o parafrasear fuentes con las que no está de acuerdo o que no encuentran particularmente convincentes. Pueden transmitir ideas y opiniones que ayuden a explicar y justificar su propio argumento. Estemos de acuerdo o no con una fuente, podemos enfocarnos en lo que afirma y cómo exactamente sus afirmaciones se relacionan con otras fuentes y con nuestras propias ideas.

    1 Gerald Graff y Cathy Birkenstein, Dicen/Yo digo: Los movimientos que importan en la escritura académica, (Nueva York: W.W. Norton & Co, 2009).

    2 Las fuentes citadas en este ejemplo:

    Ejercicio de práctica\(\PageIndex{1}\)

    Navega por el sitio web TheConversation.com y selecciona un artículo que te interese. Léela y reflexiona sobre cómo utiliza las fuentes. ¿Cuál de las cinco formas de usar las fuentes enumeradas anteriormente describe mejor su enfoque? A continuación, releerlo buscando frases que destaquen. Selecciona una frase o frase memorable que citarías si estuvieras escribiendo un ensayo sobre esta pieza. Explique por qué lo eligió. Selecciona otro punto que parafrasearías y explica por qué ese no necesita ser citado.

    Atribuciones

    Adaptado por Anna Mills de Writing in College: De la competencia a la excelencia por Amy Guptill, publicado por Open SUNY Textbooks, licenciado CC BY NC SA 4.0.


    This page titled 6.4: Encuentra la conversación que te interese is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Amy Guptill.