Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

7.5: Argumentos Causales

  • Page ID
    104157
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Alternativa a los medios

    Escuche una versión de audio de esta página (13 min, 57 seg):

    Los argumentos causales intentan hacer un caso que una cosa llevó a la otra. Responden a la pregunta “¿Qué lo causó?” Las causas suelen ser complejas y múltiples. Antes de elegir una estrategia para un argumento causal, puede ayudar a identificar nuestro propósito. ¿Por qué necesitamos conocer la causa? ¿Cómo nos va a ayudar?

    Propósitos de los argumentos causales

    Para obtener una imagen completa de cómo y por qué sucedió algo

    En este caso, vamos a querer buscar múltiples causas, cada una de las cuales puede jugar un papel diferente. Algunas podrían ser condiciones de fondo, otras podrían provocar el evento y otras pueden ser influencias que aceleraron el evento una vez que comenzó. En este caso, a menudo hablamos de causas cercanas que están cerca en el tiempo o el espacio del evento en sí, y causas remotas, que están más alejadas o más en el pasado. También podemos describir una cadena de causas, con una cosa que lleva a la siguiente, que lleva a la siguiente. Incluso puede darse el caso de que tengamos un bucle de retroalimentación donde un primer evento provoca un segundo evento y el segundo evento desencadena más del primero, creando un círculo interminable de causalidad. Por ejemplo, a medida que el hielo marino se derrite en el ártico, el agua oscura absorbe más calor, que la calienta más, que derrite más hielo, lo que hace que el agua absorba más calor, etc. Si los resultados son malos, esto se llama círculo vicioso.

    Para decidir quién es el responsable

    A veces, si un evento tiene múltiples causas, podemos estar más preocupados por decidir quién tiene la responsabilidad y cuánto. En un accidente automovilístico, el conductor podría asumir la responsabilidad y el fabricante del automóvil también podría soportar algunos. Habrá que argumentar que el responsable causó el suceso pero también tendremos que demostrar que había una obligación moral de no hacer lo que hizo el partido. Eso implica cierto grado de elección y conocimiento de posibles consecuencias. Si el conductor estaba siguiendo todas las buenas normas de manejo y desencadenó una explosión activando la señal de giro, claramente el conductor no puede ser considerado responsable.

    Para determinar que alguien es responsable, debe existir un dominio de responsabilidad claramente definido para esa persona o entidad. Para convencer a los lectores de que cierta parte es responsable, los lectores tienen que ponerse de acuerdo sobre cuáles son las expectativas para ese partido en su papel particular. Por ejemplo, si un paciente lee mal las instrucciones para tomar un medicamento y accidentalmente se sobredosis, ¿el fabricante del medicamento asume alguna responsabilidad? ¿Qué pasa con el farmacéutico? Para decidirlo, necesitamos ponernos de acuerdo sobre cuánta responsabilidad tiene el fabricante para hacer las instrucciones infalibles y cuánto tiene el farmacéutico para asegurarse de que el paciente las entienda. En ocasiones una persona puede ser responsabilizada de algo que no hizo si la acción omitida caía bajo su dominio de responsabilidad.

    Para averiguar cómo hacer que algo suceda

    En este caso necesitamos concentrarnos en un factor o factores que impulsen el evento hacia adelante. Tal factor a veces se llama una causa precipitante. El éxito de este impulso dependerá de que las circunstancias sean adecuadas para ello, por lo que probablemente también necesitaremos describir las condiciones que tienen que existir para que la causa precipitante precipite realmente el evento. Si hay factores probables que podrían bloquear el evento, necesitamos demostrar que esos pueden ser eliminados. Por ejemplo, si proponemos una cirugía en particular para solucionar un problema cardíaco, también tendremos que demostrar que el paciente puede llegar a un hospital que realiza la cirugía y conseguir una cita. Sin duda tendremos que demostrar que es probable que el paciente tolere la cirugía.

    Para evitar que algo suceda

    En este caso, no necesitamos describir todas las causas posibles. Queremos encontrar un factor que sea tan necesario para el mal resultado que si nos deshacemos de ese factor, el resultado no puede ocurrir. Entonces si eliminamos ese factor, podemos bloquear el mal resultado. Si no podemos encontrar un solo factor de este tipo, es posible que al menos podamos encontrar uno que haga que el mal resultado sea menos probable. Por ejemplo, para reducir el riesgo de incendios forestales en California, no podemos deshacernos de todo incendio en absoluto, pero podemos reparar líneas eléctricas y envejecer la infraestructura de gas y electricidad para reducir el riesgo de que defectos en este sistema provoquen un incendio. O podríamos tratar de reducir el daño que causan los incendios enfocándonos en limpiar la maleza.

    Para predecir lo que podría suceder en el futuro

    Como lo pusieron Jeanne Fahnfootage y Marie Secor en Una retórica de argumento, “Cuando defiendes una predicción, intentas convencer a tu lector de que todas las causas necesarias para provocar un evento están en su lugar o caerán en su lugar”. También es posible que tengas que demostrar que nada va a intervenir para evitar que ocurra el evento. Una forma común de apoyar una predicción es comparándola con un evento pasado que ya se ha desarrollado. Por ejemplo, podríamos argumentar que los humanos han sobrevivido a desastres naturales en el pasado, por lo que también sobreviviremos a los efectos del cambio climático. Como señalan Fahnepage y Secor, sin embargo, “el argumento es tan bueno como la analogía, que a veces debe apoyarse a sí misma”. ¿Qué tan comparables son los desastres del pasado con los probables efectos del cambio climático? El argumento tendría que describir tanto eventos pasados como posibles eventos futuros y convencernos de que son similares en severidad.

    Técnicas y precauciones para el argumento causal

    Entonces, ¿cómo hace un escritor un caso que una cosa causa otra? La respuesta más breve es que el escritor necesita convencernos de que el factor y el evento están correlacionados y también que hay alguna manera en la que el factor podría conducir plausiblemente al evento. Entonces el escritor deberá convencernos de que han hecho la debida diligencia al considerar y eliminar posibilidades alternas para la causa y explicaciones alternas para cualquier correlación entre el factor y el evento.

    Identificar posibles causas

    Si otros escritores ya han identificado posibles causas, un argumento simplemente necesita referirse a esas y agregar las que se hayan perdido. Si no, el escritor puede ponerse en el papel de detective e imaginar lo que pudo haber causado el suceso.

    Determinar qué factor está más correlacionado con el evento

    Si pensamos que un factor comúnmente puede causar un evento, la primera pregunta que debemos hacer es si van juntos. Si estamos buscando una causa única, podemos preguntar si el factor siempre está ahí cuando ocurre el evento y siempre ausente cuando el evento no sucede. ¿El factor y el evento siguen las mismas tendencias? Los siguientes métodos para argumentar a favor de la causalidad fueron desarrollados por el filósofo John Stuart Mill, y a menudo se los conoce como “métodos de Mill”.

    • Si el evento se repite y cada vez que ocurre, se presenta un factor común, ese factor común puede ser la causa.
    • Si hay una sola diferencia entre los casos en los que se lleva a cabo el evento y los casos en los que no lo hace.
    • Si un evento y una posible causa se repiten una y otra vez y suceden en diversos grados, podemos verificar si siempre aumentan y disminuyen juntos. Esto suele hacerse mejor con una gráfica para que podamos verificar visualmente si las líneas siguen el mismo patrón.
    • Por último, descartar otras posibles causas puede sustentar un caso en el que efectivamente operó la única causa posible restante.

    Explicar cómo ese factor pudo haber causado el evento

    Para creer que una cosa causó otra, generalmente necesitamos tener alguna idea de cómo lo primero podría causar el segundo. Si no podemos imaginar cómo uno causaría otro, ¿por qué lo encontraríamos plausible? Cualquier argumento sobre la agencia, o la forma en que una cosa causó otra, depende de suposiciones sobre lo que hace que las cosas sucedan. Si estamos hablando de comportamiento humano, entonces estamos buscando motivación: amor, odio, envidia, codicia, deseo de poder, etc. Si estamos hablando de un evento físico, entonces necesitamos mirar las fuerzas físicas. Los científicos han dedicado mucha investigación a establecer cómo el dióxido de carbono en la atmósfera podría efectivamente atrapar el calor y calentar el planeta.

    Si hay otras pruebas suficientes para demostrar que una cosa causó otra pero aún se desconoce la forma en que sucedió, el argumento puede anotarlo y quizás apuntar hacia estudios adicionales que establecerían el mecanismo. El escritor puede querer calificar su argumento con “puede” o “podría” o “parece indicar”, si no puede explicar cómo la supuesta causa condujo al efecto.

    Eliminar explicaciones alternativas

    El término "correlación no es causalidad" puede ayudarnos a recordar los peligros de los métodos anteriores. Por lo general, es fácil demostrar que dos cosas suceden al mismo tiempo o en el mismo patrón, pero difícil demostrar que una realmente causa otra. La correlación puede ser una buena razón para investigar si algo es la causa, y puede aportar alguna evidencia de causalidad, pero no es prueba. A veces pueden correlacionarse dos cosas no relacionadas, como el número de mujeres en el Congreso y el precio de la leche. Podemos imaginar que ambas podrían seguir una tendencia al alza, una por la creciente igualdad de las mujeres en la sociedad y otra por la inflación. Describir una agencia plausible, o la forma en que una cosa llevó a otra, puede ayudar a mostrar que la correlación no es aleatoria. Si encontramos una correlación fuerte, podemos imaginar diversos argumentos causales que lo explicarían y argumentarían que el que apoyamos tiene la agencia más plausible.

    A veces las cosas varían juntas porque hay una causa común que afecta a ambos. Un argumento puede explorar posibles terceros factores que pueden haber llevado a ambos eventos. Por ejemplo, los estudiantes que van a universidades de élite tienden a ganar más dinero que los estudiantes que van a universidades menos elitistas. ¿Los colegios de élite marcaron la diferencia? ¿O tanto la elección universitaria como las ganancias posteriores se deben a una tercera causa, como las conexiones familiares? En su libro Food Rules: An Eater's Manual, el periodista Michael Pollan evalúa estudios sobre los efectos de los suplementos como las multivitaminas y concluye que las personas que toman suplementos son también las que tienen mejores hábitos de dieta y ejercicio, y que los propios suplementos no tienen ningún efecto sobre la salud. Aconseja: “Sé el tipo de persona que toma suplementos — luego omita los suplementos”.

    Si tenemos dos fenómenos que están correlacionados y ocurren al mismo tiempo, vale la pena considerar si el segundo fenómeno realmente podría haber causado el primero y no al revés. Por ejemplo, si encontramos que la violencia armada y la violencia dentro de los videojuegos van en aumento, no deberíamos saltar a culpar a los videojuegos por el aumento de los tiroteos. Puede ser que las personas que juegan videojuegos estén siendo influenciadas por la violencia en los juegos y cada vez más probabilidades de salir a disparar a la gente en la vida real. Pero, ¿podría ser también que a medida que aumenta la violencia con armas de fuego en la sociedad por otras razones, tal violencia es una parte más importante de la conciencia de las personas, llevando a los creadores de videojuegos y jugadores a incorporar más violencia en sus juegos? Podría ser que la causalidad opere en ambas direcciones, creando un bucle de retroalimentación como discutimos anteriormente.

    Demostrar la causalidad es complicado y, a menudo, incluso los estudios académicos rigurosos pueden hacer poco más que sugerir que la causalidad es probable o posible. Hay una gran cantidad de métodos estadísticos y de laboratorio para probar la causalidad. El patrón de oro para un experimento para determinar una causa es un ensayo de control doble ciego, aleatorizado en el que hay dos grupos de personas asignadas aleatoriamente. Un grupo obtiene el medicamento en estudio y un grupo recibe el placebo, pero ni los participantes ni los investigadores saben cuál es cuál. Este tipo de estudio elimina el efecto de la sugestión inconsciente, pero a menudo no es posible por razones éticas y logísticas.

    Los entreses de los argumentos causales vale la pena estudiar en un curso de estadística o en un curso de filosofía, pero incluso sin dicho curso podemos hacer un mejor trabajo de evaluar causas si desarrollamos el hábito de buscar explicaciones alternas.

    Ejemplo de argumento causal anotado

    El artículo “Clima explicado: por qué el dióxido de carbono tiene una influencia tan descomunal en el clima de la Tierra” de Jason West, publicado en The Conversation, puede servir de ejemplo. Las anotaciones señalan cómo el autor utiliza varias estrategias de argumentos causales.

    Ejercicio de práctica\(\PageIndex{1}\)

    Reflexionar sobre lo siguiente para construir un argumento causal. ¿Cuál sería la mejor intervención para introducir en la sociedad para reducir la tasa de delitos violentos? A continuación se presentan algunas posibles causas de delitos violentos. Elija uno y describa cómo podría conducir a un crimen violento. Entonces piensa en una manera de intervenir en ese proceso para detenerlo. ¿Qué método de entre los descritos en esta sección utilizaría para convencer a alguien de que su intervención funcionaría para disminuir los índices de delitos violentos? Informar un argumento usando el método elegido y el tipo de evidencia, ya sea anecdótica o estadística, le resultaría convincente.

    Posibles causas de delitos violentos:

    • Homofobia y transfobia
    • TRASTORNO DE ESTRÉS POSTRAUMÁTICO
    • Testosterona
    • Maltrato infantil
    • Violencia en los medios
    • Modelos a seguir que exhiben masculinidad tóxica
    • Depresión
    • Videojuegos violentos
    • Racismo sistémico
    • Falta de educación sobre la expresión de emociones
    • Desempleo
    • No hay suficiente aplicación de la ley
    • Desigualdad económica
    • La disponibilidad de armas

    This page titled 7.5: Argumentos Causales is shared under a CC BY-NC 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Anna Mills (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .