Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.6: La guía aproximada del estilo literario, una visión histórica

  • Page ID
    102212
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La guía aproximada del estilo literario, una visión histórica

    El estilo literario puede definirse como cómo un escritor decide expresar lo que quiera decir; su elección de palabras, la estructura de la oración, la sintaxis, el lenguaje (figurativo o metafórico). Escribir es más que contar una historia o idear una trama interesante; para el escritor es una parte esencial del proceso de escritura seleccionar cuidadosamente las palabras y el lenguaje y desarrollar su propio estilo personal. En este artículo presentaremos algunos ejemplos de diferentes estilos literarios a lo largo de la historia, y discutiremos brevemente su efecto en el lector, tanto en el momento en que fueron escritos como en la actualidad. Cuando hayas estudiado el artículo y los ejemplos, sigue el enlace en la parte inferior para las tareas y actividades.

    El viejo estilo

    Leer textos antiguos, por ejemplo del Renacimiento, puede ser un desafío para un lector moderno. Los estudiosos y escritores en ese momento solían sobresalir en los dispositivos retóricos para mostrar sus habilidades verbales; las oraciones eran largas e intrincadas con muchas desviaciones y subcláusulas. Muchas personas eran analfabetas, y la lectura, y mucho menos la escritura, estaba reservada para la élite cultural, y era vista como evidencia de estatus intelectual. La siguiente es una cita de El progreso del peregrino (1678) de John Bunyan:

    Entonces vi en mi sueño, que cuando los sacaban del desierto, veían actualmente un pueblo antes que ellos, y el nombre de ese pueblo es Vanity; y en el pueblo hay una feria guardada, llamada Vanity Fair, porque la ciudad donde se guarda es más ligera que la vanidad; y también porque todo lo que hay ahí se vende, o qué viene allá, es vanidad.

    Lo que aquí señalamos es que el párrafo es una frase larga, que se compone de cláusulas enlazadas por conectores (coma, punto y coma, y, porque). Esto se denomina “oración periódica” porque la conclusión de la sentencia se suspende hasta el final. El estilo es oratorio y formal, y el efecto inmediato en el lector moderno probablemente sea la impaciencia, porque hay tantas subcláusulas e información adicional. El lector puede querer encontrar el punto de la información, pero en la literatura renacentista el lenguaje ornamental era un punto por sí solo.

    Durante los siglos XVI y XVII los escritores se expresaron hábilmente en un lenguaje poético diseñado principalmente para el recital. El teatro era un lugar cultural popular, donde la gente venía a seguir las grandes obras de William Shakespeare y Christopher Marlow, dos de los grandes dramaturgos de la época. Muchas tramas shakesperianas eran a menudo tradicionales o tal vez incluso robadas de alguna otra fuente, pero Shakespeare era el maestro indiscutible del lenguaje. El siguiente extracto son las líneas iniciales de la Noche Duodécima (1601):

    Si la música es el alimento del amor, toca,

    Dame exceso de ello; eso, superando

    El apetito puede enfermarse, y así morir...

    Esa cepa otra vez, tuvo una caída moribunda:

    Oh, vino o'er mi oreja como el dulce sur

    Que respira sobre un banco de violetas;

    Robar y dar olor... (-) Suficiente,

    ¡No más!

    El estilo puede parecer tanto teatral como pomposo, pero ese fue el ideal literario durante el Renacimiento, y al público teatral le encantó. Muchos lectores modernos también abrazan este lenguaje musical; el elocuente estilo de Shakespeare sigue siendo reconocido como una artesanía literaria suprema.

    Ciencia y hechos

    El estilo de los escritores de la Ilustración fue más informativo y científicamente al grano. Su elección de palabras y estilo narrativo estuvieron influenciados por los ideales predominantes de la época: la ciencia, los hechos y la información léxica. El siguiente ejemplo es de Robinson Crusoe (1719) de Daniel Defoe. Robinson acaba de sobrevivir al naufragio y se encuentra en una balsa acercándose a la isla que se convertirá en su hogar durante los próximos 28 años:

    Espié largamente una pequeña Cala a la derecha Orilla del Arroyo, a la que con gran Dolor y Dificultad guié mi Balsa, y al fin me acerqué tanto, como eso, llegando a Tierra con mi Rero, la pude meter directamente, pero aquí tenía como que haber hundido toda mi Carga en el Mar otra vez; para esa Orilla yacía bonita empinado, es decir inclinado, no había Lugar para aterrizar, pero donde un Fin de mi Flotador, si corre en Shore, volvería a poner en peligro mi Carga.

    Este estilo descriptivo y racional es típico de la época. También vemos, como con John Bunyan, que todo el párrafo es una frase larga con muchas cláusulas. El estilo informativo funcionó bien para los lectores contemporáneos que tenían hambre de relatos sobre exploraciones y experimentos científicos. Por supuesto, el efecto en un lector moderno puede ser bastante tedioso ya que la información detallada se presenta tan meticulosamente. Un detalle interesante es la capitalización de los sustantivos, que era una característica común de la literatura ilustrada.

    El toque romántico

    La prosa de la Era Romántica también se caracteriza por un estilo algo elevado, pero como mostrarán los dos ejemplos siguientes, el estilo ahora se vuelve más accesible para los lectores modernos, con oraciones más cortas y un lenguaje más coloquial. Pero la elección de las palabras revela claramente que este es el momento de emociones fuertes y reflexiones morales. El primer ejemplo es de Jane Eyre de Charlotte Brontë (1847):

    Me había olvidado de dibujar mi cortina, lo que solía hacer, y también de defraudar mi ventana ciega. La consecuencia fue, que cuando la luna, que estaba llena y brillante (porque la noche estaba bien), llegó en su curso a ese espacio en el cielo frente a mi marco, y me miró a través de los paneles descubiertos, su mirada gloriosa me despertó. Despertando en la oscuridad de la noche, abrí los ojos en su disco —blanco plateado y cristalino. Era hermoso, pero no demasiado solemne: me levanté medio y estiré el brazo para dibujar el telón.

    El estilo poético ejemplifica brillantemente los ideales románticos; es como un texto lírico en prosa con elementos generalmente asociados a la poesía. El siguiente ejemplo es del Orgullo y prejuicio de Jane Austen (1813):

    La discusión sobre la oferta del señor Collins ya estaba casi llegando a su fin, y Elizabeth sólo tuvo que sufrir sentimientos incómodos necesariamente atendiéndola, y ocasionalmente de alguna alusión peevish a su madre. En cuanto al señor mismo, sus sentimientos se expresaban principalmente, no por vergüenza, ni abatimiento, o tratando de evitarla, sino por rigidez de manera y silencio resentido.

    El estilo aquí también es puramente romántico; la elección de palabras de Austen refleja la moral y las convenciones que predominaban con las clases altas en ese momento. Para un lector moderno el estilo puede parecer un poco formal, pero Jane Austen retrató su tiempo y sus virtudes de manera acertada. La popularidad de Austen muestra claramente que su estilo también va bien con los lectores modernos.

    Realismo

    Durante la Edad Victoriana (o Realismo como se conoce la época en el continente) el estilo literario se volvió más diverso ya que los escritores ahora más que antes desarrollaron su propio estilo personal. Los escritores victorianos querían mostrar la realidad en todos sus detalles, para bien o para mal. Si nos fijamos en Charles Dickens, quien es reconocido como el novelista victoriano más destacado, su estilo es bastante único con sus descripciones precisas y visuales. Personas y lugares están pintados para el lector hasta el más mínimo detalle. El siguiente ejemplo es de Oliver Twist (1838):

    Era la mañana de mercado. El suelo estaba cubierto, casi hasta los tobillos, de suciedad y fango; y un espeso vapor, que se elevaba perpetuamente de los cuerpos apestosos del ganado, y mezclándose con la niebla, que parecía descansar sobre las chimeneas, colgaba pesadamente arriba. Todos los corrales del centro de la amplia zona, y tantos corrales temporales como se pudieran abarrotar en el espacio vacante, estaban llenos de ovejas; atadas al poste por el lado de la cuneta eran largas filas de bestias y bueyes, tres de cuatro de profundidad. En masa se mezclaban paisanos, carniceros, ganaderos, vendedores ambulantes, muchachos, ladrones, ociosos y vagabundos de todo grado bajo; el silbido de los ganaderos, el ladrido de los perros, el bramido y hundimiento de bueyes, el balido de ovejas, los gruñidos y chirridos de cerdos...

    Este es el estilo típico dickensiano; pinta un cuadro tan vívido y detallado que el lector es capaz de ver, escuchar y oler la escena. Aquí, también, el párrafo consta de tres frases largas (aparte de la breve introducción). El apego de Dickens a descripciones meticulosas también se refleja en su estilo narrativo; la trama principal se entrelaza con subtramas y historias secundarias más o menos relacionadas que parecen conducir en diferentes direcciones. Leer a Dickens es como patinar a baja velocidad: vas de izquierda a derecha a medida que también avanzas gradualmente. Para muchos lectores modernos, el estilo de Dickens puede ser un poco abrumador, simplemente hay demasiado para tomar. Por otro lado, pocos otros escritores —si los hay— han podido pintar una imagen tan precisa de su sociedad contemporánea.

    El siguiente ejemplo de estilo literario de mediados del siglo XIX se toma de la obra de Mark Twain Life on the Mississippi (1874), donde Twain escribe sobre su formación para convertirse en piloto en el río:

    Ahora los motores se pararon por completo, y nos desviamos con la corriente. No es que pudiera ver el barco a la deriva, porque no pude, las estrellas ya no estaban todas. Esta deriva fue la obra más triste; se quedó quieto el corazón de uno. Actualmente descubrí una penumbra más negra que la que nos rodeaba. Era la cabeza de la isla. Estábamos cerrando justo abajo sobre él. Entramos en ella sombra más profunda, ad tan inminente parecía el peligro que probablemente me iba a asfixiar; y tuve el impulso más fuerte para hacer algo, cualquier cosa, para salvar la vasija. Pero aún así el señor Bixby se paró al volante, silencioso, con intención de gato, y todos los pilotos se pusieron hombro con hombro a su espalda. “¡Ella no lo logrará! Alguien susurró.

    Observe cómo el estilo aquí es totalmente diferente de la pintoresca descripción de Dickens de la escena del mercado. El estilo de Mark Twain es más sutil y más tenue, sin embargo comunica la escena brillantemente; sentimos la intensidad de los momentos antes de que el vapor llegue a tierra. Esto también puede ser consecuencia del ángulo narrativo de Mark Twain, ya que relata esto de manera autobiográfica, desde un ángulo de 1ª persona.

    Menos es Más

    Durante la primera mitad del siglo XX el estilo literario se volvió aún más diverso. Muchos escritores ahora querían experimentar con su arte, y la literatura se volvió compleja y abstracta. Algunos escritores lo llevaron al límite y sus textos eran casi ininteligibles para el lector ordinario. Aquí presentaremos dos ejemplos de un estilo literario modernista más moderado. James Joyce es probablemente el primer exponente del estilo modernista experimental, pero el siguiente ejemplo de A Portrait of the Artist as a Young Man (1916), su debut, es bastante sencillo —aunque lleva elementos del estilo que desarrollaría en sus obras posteriores:

    Ella había pasado por el anochecer. Y por lo tanto el aire se quedó en silencio salvo por un suave silbido que cayó. Y por lo tanto las lenguas que le rodeaban habían cesado de balbucear. La oscuridad caía.

    El estilo de estas líneas silenciosas y poéticas tiene un efecto intrigante en el lector. La elección de las palabras de Joyce hace reflexionar al lector: ¿Por qué el aire estaba en silencio porque “ella había pasado por el anochecer”? Nota también: “pasó por el anochecer” en lugar de “caminó por la noche”. Y al final hay una frase de apenas tres palabras; es un brillante ejemplo de prosa minimalista, poética.

    Otro escritor modernista que se hizo famoso por su estilo minimalista fue Ernest Hemingway. Su estilo literario era economizar información hasta el punto de que lo que queda sin decir es más importante que lo que se dice. Un ejemplo famoso es cuando Hemingway aceptó el reto de escribir una novela en seis palabras, y se le ocurrió: “En Venta. Zapatos de bebé. Nunca se gastó”. Este ejemplo del estilo atajo de Hemingway proviene de la novela El sol también sale (1926):

    Estaba oscuro y oscuro y los pilares se elevaban a lo alto, y había gente rezando, y olía a incienso, y había algunos grandes edificios maravillosos.

    En esta descripción muy breve y al grano, Hemingway le da al lector la menor información posible, pero suficiente para establecer el ambiente o la atmósfera de la escena. La oración consta de cinco cláusulas independientes relacionadas con “y”. En su cuento Indian Camp (1924) Hemingway lleva su estilo minimalista aún más lejos al omitir las “ands” de conexión:

    El sol venía sobre los cerros. Un bajo saltó, haciendo un círculo en el agua. Nick arrastró su mano en el agua. Se sentía cálido en el frío agudo de la mañana.

    Si comparamos esto con, por ejemplo, la escena de mercado de Charles Dickens vemos un estilo narrativo totalmente diferente que exige más del lector. No se nos dan todos los detalles; el efecto completo del texto depende de lo que el lector pueda agregarle. El autor noruego Tarjei Vesaas es otro excelente ejemplo de este minimalismo poético; a menudo omitiría todos los conectores innecesarios (“y”” o,”” porque”...), y presentaba su narrativa como un esqueleto desnudo para que el lector se vistiera.

    El Estilo es el Juicio

    Los escritores en todo momento han trabajado con palabras para desarrollar su propio estilo personal, influenciados por su entorno cultural y social, e impulsados por un impulso imparable de expresarse. Luchan con las palabras y los dispositivos literarios para transmitir su mensaje exactamente como lo desean. La escritura es una profesión notable; requiere algo de talento y creatividad, ciertamente algo de compromiso —y mucho trabajo. El escritor alemán Thomas Mann lo puso así: “Es una lucha —pasar hora tras hora, incluso días peleando con una sola frase; un buen día es cuando he completado algunas líneas”. La mayoría de los escritores son perfeccionistas; la mayor parte de lo que escriben es simplemente arrojado a la papelera. El novelista contemporáneo estadounidense Paul Auster incluso dijo: “No lo hagas si no tienes que hacerlo. ¡Es una maldición!” ¡Consejos desalentadores para aspirantes a escritores!

    Colaboradores y Atribuciones