Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.2: Elementos de la no ficción creativa

  • Page ID
    102300
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los elementos principales de la no ficción creativa son el escenario, las imágenes descriptivas, el lenguaje figurativo, la trama y el carácter. El elemento o requisito general que distingue a la no ficción creativa de cualquier otro género de escritura es que mientras otros géneros literarios pueden brotar de la imaginación, la no ficción creativa es, por definición, cierta. Al completar las lecturas asignadas en este capítulo, realice un seguimiento de los siguientes elementos a medida que surjan en sus lecturas: vea si puede identificar cada uno de ellos. Aprender estos elementos ahora formará una base sólida para el resto de la clase.

    Ajuste

    Cada historia tiene un escenario. El escenario es el lugar donde se desarrolla la historia. Por lo general, una historia efectiva establece su ambientación al principio de la historia: de lo contrario, los lectores tendrán dificultades para visualizar la acción de la historia. A continuación se muestra un ejemplo de cómo un escritor podría establecer el escenario de una manera que sumerja al lector: mostrando en lugar de contar.

    Contando
    Mostrando
    Fui al lago. Estuvo genial. Mi aliento se escapó en ráfagas irregulares, mis cuádriceps ardiendo mientras crestaba la cumbre. El lago se extendía ante mí, aguamarina, reluciente en el caluroso sol de la tarde de agosto. Los pinos Ponderosa se alineaban en sus costas, dejando caer sus agujas con aroma picante en el agua clara. A pesar del calor, el aire de la montaña Montana sabía crujiente.

    ¿Cuál de los lagos anteriores te gustaría visitar? ¿Cuál pinta una imagen más inmersiva, haciéndote sentir como si estuvieras ahí? Al escribir una historia, nuestro instinto inicial suele ser hacer una lista de momentos cronológicos: primero hice esto, luego hice esto, luego hice eso, fue limpio-o. Eso puede ser fáctico, pero no involucra al lector ni lo invita a su mundo. Se aburre al lector. ¿Alguna vez te has quedado atascado escuchando a alguien contar una historia que parece que nunca terminará? Probablemente fue alguien que te contó una historia en lugar de usar los cinco sentidos para sumergirte. En el ejemplo anterior, el escritor utiliza imágenes visuales (vista), auditivas (sonoras), olfativas (olfativas), táctiles (táctiles) o gustativas (gustativas) para ayudar al lector a imaginar el poniéndose en su mente. Para el borrador final, toda la historia debería ser convincente y ricamente detallada. Si bien está bien tener un esquema o primer borrador que relate los eventos de la historia, el borrador final debe incluir diálogo, descripción inmersiva, giros de la trama y metáforas para captar la atención de tu lector mientras escribes.

    un lago alpino aguamarina rodeado de árboles con una montaña cubierta de nieve al fondo

    “Lago Eibsee” de barnyz, 2 de agosto de 2011, publicado en Flickr CC BY-NC-ND 2.0

    Imágenes Descriptivas

    Probablemente hayas encontrado imágenes descriptivas antes. Básicamente, es la forma en que el escritor pinta la escena, o imagen, en la mente del lector. Generalmente implica descripciones de uno o más de los cinco sentidos: vista, sonido, olfato, tacto o gusto. Por ejemplo, ¿cómo describirías un limón a una persona que nunca antes había visto uno?

    actividad: describir un limón

    un limón cortado en rodajas

    “Limón” de André Karwath (2005) tiene licencia CC BY-SA 2.5

    Imagina que estás describiendo un limón a alguien que nunca antes había visto uno. ¿Cómo lo describirías usando los cinco sentidos?

    • Vista
    • Sonido
    • Olor
    • Tocar
    • Gusto

    Uno podría describir un limón como amarillo, de olor agrio y de sabor, y con una piel suave y llena de baches. Podrían describir el sonido del limón como un golpe sobre la mesa si se deja caer, o un silenciamiento si se aplasta bajo los pies. Al pintar un cuadro en la mente del lector, los sumerge en la historia para que sientan que en realidad están ahí.

    Lenguaje figurativo

    Como contraparte del imaginario descriptivo, el lenguaje figurativo está utilizando el lenguaje de manera sorprendente para describir un momento literario. El lenguaje figurativo puede tomar la forma de metáfora, como decir “el limonero estaba pesado con innumerables soles en miniatura”. Dado que los limones no son en realidad soles, esto es figurativo. El lenguaje figurativo también puede tomar la forma de símil: “la actitud de tía Becky era tan amarga como un limón”. Al comparar un concepto abstracto (actitud) con un objeto (limón), imparte un sentimiento/significado de una manera más interesante.

    Parcela

    La trama es uno de los elementos básicos de cada historia: en pocas palabras, la trama se refiere a los hechos reales que ocurren dentro de los límites de tu narrativa. Utilizando nuestro vocabulario retórico de situación, podemos identificar la “trama” como el tema principal de una narrativa personal descriptiva. Tres elementos relacionados a considerar son el alcance, la secuencia y la estimulación.

    Alcance

    El término alcance se refiere a los límites de la trama. ¿Dónde y cuándo comienza y termina la historia? ¿Cuál es su enfoque? ¿Qué información de antecedentes y detalles requiere la historia? A menudo pienso en el alcance narrativo como los bordes de una fotografía: una foto, ya sea de un vasto paisaje o de un organismo microscópico, tiene límites. Esos límites informan la percepción del espectador.

    La forma en que determinamos el alcance varía según la situación retórica, pero puedo decir generalmente que muchos escritores en desarrollo luchan con un alcance demasiado amplio: a los escritores a menudo les resulta difícil concentrarse en los eventos que impulsan una historia y podan información extraña.

    Considera, como ejemplo, cómo podrías responder si tu amigo te preguntara qué hiciste el fin de semana pasado. Si empezaste con: “Me desperté el sábado por la mañana, me volví a dar la vuelta, revisé mi teléfono, me volví a dormir, me desperté, saqué los pies de debajo de las mantas, puse los pies en el suelo, se puso de pie, se estiró...” entonces tu amigo pudo haber dejado de escuchar para cuando llegas a las cosas realmente buenas. Tu alcance es demasiado amplio, por lo que estás incluyendo detalles que distraen o aburren a tu lector. En cambio, concéntrate en el (los) momento (s) más emocionante o significativo de tu día: “Me desperté boca abajo ante el crujido de vidrio destrozado debajo de mí. Cuando me tambaleé a mis pies me di cuenta de que estaba en una habitación grande de mármol con grandes ventanales con vistas a las luces de neón parpadeantes de la franja de Las Vegas. ¡No tenía idea de cómo llegué ahí!” Los lectores pueden esperar que esta historia se centre en cómo llegó el narrador a Las Vegas, y es mucho más interesante que incluir cada detalle del día.

    Secuencia

    La secuencia de su trama, el orden de los eventos, determinará la experiencia de su lector. Hay un número infinito de formas en las que podrías estructurar tu historia, y la forma de tu historia merece una profunda consideración. Aunque las formas tradicionales para una secuencia narrativa no son sus únicas opciones, echemos un vistazo a algunas formas probadas y verdaderas que su trama podría tomar.

    Pirámide de Freytag: una línea que comienza plana con Exposition, luego se mueve hacia arriba hacia el conflicto creciente. El pico del conflicto ascendente (cima de la pirámide) es el clímax. La línea desciende luego a través de Falling Action y se aplana de nuevo en desenlace

    La pirámide de Freytag está en el dominio público

    Pirámide de Freytag: Cronológica

    A. Exposición: Aquí, estás configurando la escena, presentando personajes y preparando al lector para el viaje.

    B. Acción ascendente: En esta parte, las cosas empiezan a suceder. Tú (o tus personajes) te encuentras con conflictos, emprendes un viaje, conoces gente, etc.

    C. Climax: Este es el pico de la acción, el enfrentamiento principal, el evento central hacia el que se ha ido construyendo tu historia.

    D. Acción de caída: Ahora las cosas empiezan a apagarse. Tú (o tus personajes) sales de la experiencia climática cambiada, al menos, eres más sabio por haber tenido esa experiencia.

    E. Resolución: También conocido como dénouement, aquí es donde se atan todos los cabos sueltos. El conflicto central se ha resuelto, y todo ha vuelto a la normalidad, pero quizás un poco diferente.

    En Medias Res

    Mientras que la Pirámide de Freytag tiende a seguir una estructura lineal o cronológica, una historia que comienza en medias res comienza en medio de la acción. De hecho, la traducción latina para este término significa más literalmente “en medio de las cosas”. Esta es una forma más emocionante de iniciar una historia ya que capta la atención de los lectores rápidamente.

    Ahí estaba yo flotando en medio del océano, los tiburones con rayos láser unidos a sus cabezas dando vueltas con hambre, las luces rojas rebotando en la bola de discoteca flotante a la que me aferré para mi querida vida, cuando pensé en los acontecimientos que llevaron a esta horrible situación...

    Lo mejor En Medias Res los inicios hacen que el lector vaya “¿QUÉ DIOS ESTÁ PASANDO AQUÍ?” y quiero seguir leyendo. Por lo general, seguirán la siguiente inversión de la Pirámide de Freytag:

    C. Climax: Este es el pico de la acción, el enfrentamiento principal, el evento central de la historia donde el conflicto llega a un punto crítico.

    A. Exposición: Aquí, estás configurando la escena, presentando personajes y preparando al lector para el viaje.

    B. Acción ascendente: En esta parte, las cosas empiezan a suceder. Tú (o tus personajes) te encuentras con conflictos, emprendes un viaje, conoces gente, etc.

    C. Climax: la historia vuelve brevemente al momento en que comenzó, aunque generalmente no de una manera redundante (no exactamente la misma escritura o detalles)

    D. Acción de caída: Ahora las cosas empiezan a apagarse. Tú (o tus personajes) sales de la experiencia climática cambiada, al menos, eres más sabio por haber tenido esa experiencia.

    E. Resolución: También conocido como dénouement, aquí es donde se atan todos los cabos sueltos. El conflicto central se ha resuelto, y todo ha vuelto a la normalidad, pero quizás un poco diferente.

    Narrativa no lineal

    Una narrativa no lineal puede ser contada en una serie de flashbacks o viñetas. Podría saltar de un lado a otro en el tiempo. Las historias sobre el trauma a menudo se cuentan de esta manera. Si usa esta forma de trama, asegúrese de dejar claro a los lectores cómo/por qué están ocurriendo los saltos en el tiempo. Un escritor podría aclarar saltos en el tiempo agregando marcas de tiempo o fechas o usando imágenes simbólicas para conectar diferentes viñetas.

    Marcapasos

    Si bien el alcance determina los límites de la trama y la secuenciación determina a dónde va la trama, el ritmo determina la rapidez con la que los lectores se mueven por la historia. En definitiva, es la cantidad de tiempo que dedicas a describir cada evento de la historia.

    Incluyo el ritmo con secuencia porque un cambio a uno a menudo influye en el otro. En pocas palabras, el ritmo se refiere a la velocidad y fluidez con la que un lector se mueve a través de tu historia. Puedes jugar con el ritmo moviéndote más rápidamente a través de eventos, o incluso experimentando con la longitud de la oración y el párrafo. Considere cómo difiere el “flujo” de los siguientes ejemplos:

    El tren chilló a un alto. Una bandada de palomas tomó vuelo como anunció el conductor: “Estaremos atrapados aquí unos minutos”.

    Perdida en mis pensamientos, me estremecí cuando el tren aterrizó a una parada completa en medio de una intersección. Me sorprendió, sacudida por las sacudidas no anunciadas y abruptas del auto. Busqué pistas para nuestra parada fuera de la ventana. Todo lo que vi fueron palomas tan sobresaltadas y despistadas como yo.

    Personajes

    Un requisito importante de cualquier historia es el uso de personajes. Los personajes dan vida a la historia. Tenga en cuenta que si bien los personajes humanos aparecen con mayor frecuencia en las historias, a veces hay personajes no humanos en una historia como los animales o incluso el propio entorno. Consideremos, por ejemplo, las formas en que el desierto mismo podría ser considerado un personaje en “Bajadas” de Francisco Cantú.

    Caracterización

    Ya sea que una historia sea ficción o no ficción, los escritores deberían dedicar algún tiempo a pensar en la caracterización: el desarrollo de personajes a través de acciones, descripciones y diálogos. Tu audiencia estará más comprometida y comprensiva con tu narrativa si pueden imaginar vívidamente a los personajes como personas reales.

    Al igual que la descripción de la configuración, la caracterización se basa en Considere el siguiente contraste en las descripciones de los personajes:

    Mi mamá es genial. Es una morena de tamaño promedio con ojos marrones. Ella es muy cariñosa y solidaria, y sé que puedo confiar en ella. Ella me enseñó todo lo que sé.

    Además de algunas de las idiosincrasias de mi padre, sin embargo, también es una de las personas más bondadosas y amorosas de mi vida. Una de sus acciones distintivas es la 'sonrisa de grita', en la que simultáneamente llora y sonríe cada vez que experimenta una fuerte emoción positiva (que es casi a diario).


    ¿Cómo mejora el detalle de “cry-smile” la caracterización del padre del orador?

    Para desglosarlo en proceso, la caracterización se puede lograr de dos maneras:

    1. Directamente, a través de la descripción específica del personaje, ¿qué tipo de ropa llevan? ¿A qué se ven, huelen, suenan? —o,
    2. Indirectamente, a través de los comportamientos, el habla y los pensamientos del personaje, ¿qué tipo de lenguaje, dialecto o registro utilizan? ¿Cuál es el tono, la inflexión y el timbre de su voz? ¿Cómo refleja su manera de hablar su actitud hacia el oyente? ¿Cómo reflejan sus acciones sus rasgos? ¿Qué piensan que no compartirán con el mundo?

    Pensar en estas preguntas te ayudará a comprender mejor cada personaje (¡a menudo incluyéndote a ti mismo!). No es necesario incluir todos los detalles, pero ellos deben informar su descripción, diálogo y narración.

    Caracteres redondos

    son muy detalladas, requiriendo una descripción atenta de sus rasgos y comportamientos.

    Tus personajes más importantes deben ser redondos: el detalle agregado ayudará a tu lector a visualizarlos, entenderlos y cuidarlos mejor.

    Caracteres planos

    son mínimamente detallados, solo bosquejados o nombrados brevemente.

    Los personajes menos importantes deberían ocupar menos espacio y por lo tanto tendrán una caracterización menos detallada.

    Caracteres estáticos

    siguen siendo los mismos a lo largo de la narrativa.

    A pesar de que todos estamos siempre cambiando, algunas personas se comportarán y aparecerán igual a lo largo del transcurso de tu historia. Los caracteres estáticos pueden servir como punto de referencia para que los personajes dinámicos muestren el crecimiento de estos últimos.

    Caracteres dinámicos

    cambio notablemente dentro de la narrativa, típicamente como resultado de los acontecimientos.

    Lo más probable es que seas un personaje dinámico en tu narrativa personal porque tales historias se centran en una experiencia impactante, relación o lugar. Los personajes dinámicos aprenden y crecen con el tiempo, ya sea gradualmente o con una epifanía.

    Punto de vista

    La posición desde la que se cuenta tu historia ayudará a dar forma a la experiencia de tu lector, el lenguaje que usan tu narrador y personajes, e incluso la trama misma. Podrías reconocer esto de Dear White People Volumen 1 o Arrested Development Season 4, ambas series de televisión de Netflix. Por lo general, cada episodio de estas temporadas explora eventos similares de la trama, pero desde la perspectiva de un personaje diferente. Debido a sus puntos de vista únicos, los personajes pueden contar diferentes historias sobre las mismas realidades.

    Esto es, por supuesto, cierto para nuestras vidas de manera más general. Además de nuestras diferencias en conocimientos y experiencias, también interpretamos y entendemos los eventos de manera diferente. En nuestra escritura, la posición narrativa está informada por el punto de vista y las valencias emocionales a las que me refiero aquí como tono y estado de ánimo.

    punto de vista (POV): la perspectiva desde la que se cuenta una historia.

    • Se trata de un fenómeno gramatical —es decir, decide el uso del pronombre— pero, lo que es más importante, impacta el tono, el estado de ánimo, el alcance, la voz y la trama.

    Aunque el punto de vista influirá en el tono y el estado de ánimo, también podemos considerar qué sentimientos queremos transmitir e inspirar de forma independiente como parte de nuestra posición narrativa.

    tono: el registro emocional del lenguaje de la historia.

    • ¿En qué estado emocional parece estar el narrador de la historia (no el autor, sino el hablante)? ¿Qué emociones intentas imbuir en tu escritura?

    estado de ánimo: el registro emocional que experimenta un lector.

    • ¿Qué emociones quieres que experimente tu lector? ¿Son los mismos sentimientos que experimentaste en ese momento?
    Un desglose no integral del POV

    persona

    El narrador usa pronombres de persona (yo/me/mío o nosotros/nosotros/los nuestros)

    Puede incluir monólogo interno (motivos, pensamientos, sentimientos) del narrador. Certeza limitada de motivos, pensamientos o sentimientos de otros personajes.

    Me tropecé en la última escalera, preocupado por lo que me había dicho mi hermana, y sentí que me caía el estómago.

    2 nd persona

    El narrador usa pronombres de persona (tú/tú/tu)

    Habla al lector, como si el lector fuera el protagonista O usa apóstrofe para hablar con una persona ausente o no identificada

    Tu aliento se atrapa al sentir el paso fantasma.

    Oh, escalera, cómo me mantienes despierto por la noche.

    3 ª persona limitada

    El narrador usa los pronombres de la persona (él/él/el, él/ella, el/el/los suyos)

    A veces se llama tercera persona “cercana”. Observa y narra pero se pega cerca de uno o dos personajes, en contraste con la persona omnisciente.

    Estaba visiblemente frustrado por la indiferencia de su hermana y no estaba vigilando su paso.

    persona omnisciente

    El narrador usa los pronombres de la persona (él/él/el, él/ella, el/el/los suyos)

    Observa y narra desde una perspectiva omnisciente. Puede incluir monólogo interno (motivos, pensamientos, sentimientos) de todos los personajes.

    Bajo la superficie, su hermana se sintió arrepentida. ¿Por qué le dije eso? ella se preguntaba.

    flujo de conciencia

    El narrador usa pronombres inconsistentes, o nada de pronombres

    Se aproxima a los procesos de pensamiento digresivo, errante y no gramatical del narrador.

    Pero ahora, mil vacíos ¿dónde? Y ella, con sacudida de cabeza, estará bien ¡Ah!

    Normalmente, contarás tu historia desde el punto de vista en primera persona, pero las narrativas personales también se pueden contar desde una perspectiva diferente; te recomiendo “Sueños Comatosos” para ilustrar esto en el trabajo. A medida que estás desarrollando y revisando tu escritura, trata de habitar diferentes posiciones autorales: ¿Qué cambiaría si usaras el POV de tercera persona en lugar de la primera persona? ¿Qué significados diferentes encontraría tu lector si contaras esta historia con un tono diferente: amargo en lugar de nostálgico, orgulloso en lugar de avergonzado, sarcástico en lugar de genuino?

    Además, hay muchas situaciones retóricas que requieren diferentes POV. (Por ejemplo, es posible que hayas notado que este libro usa a la segunda persona con mucha frecuencia). Entonces, a medida que evalúe qué punto de vista será más efectivo para su situación retórica actual, tenga en cuenta que la misma elección podría informar su escritura futura.

    Diálogo

    diálogo: comunicación entre dos o más personajes. Por ejemplo...

    “Odio decártelo, pero su historia es aburrida”.

    “¿Qué? ¿Por qué dices eso?” tartamudeó mientras su rostro se enrojecía.

    “Porque no incluiste ningún diálogo”, se rió.

    Piensa en las diferentes conversaciones que has tenido hoy, con familiares, amigos o incluso compañeros de clase. Dentro de cada una de esas conversaciones, probablemente había relaciones preestablecidas que determinaban cómo se hablaban entre sí: cada una es su propia situación retórica. Un diálogo con tus amigos, por ejemplo, puede ser muy diferente de uno con tu familia. Estas relaciones pueden influir en el tono de voz, la elección de palabras (como usar jerga, jerga o jerga), qué detalles compartimos e incluso qué idioma hablamos.

    Un buen diálogo a menudo demuestra los rasgos de un personaje o la relación de los personajes. Al leer o escuchar cómo las personas se hablan entre sí, a menudo inferimos las relaciones que tienen. Podemos decir si están teniendo una discusión o conflicto, si uno está experimentando algún conflicto interno o trauma, si son conocidos amistosos o extraños fríos, incluso cómo sus atributos emocionales o profesionales se alinean o crean oposición.

    A menudo, el diálogo hace más que una sola cosa, lo que lo convierte en una herramienta desafiante de dominar. Cuando el diálogo no es hacer más de una cosa, puede sentirse plano o expositivo, como una mala película o programa de televisión donde todos están diciendo sus sentimientos o explicando lo que acaba de suceder. Por ejemplo, hay una diferencia entre “No, gracias, no tengo hambre” y “te lo he dicho, no tengo hambre”. Este último muestra frustración, e insinúa una conversación previa. La exposición puede tener un lugar en el diálogo, pero debemos usarla deliberadamente, con conciencia de lo natural o antinatural que puede sonar. Debemos ser conscientes de cómo el diálogo impacta en el ritmo de la narrativa. El diálogo puede ser musical y crear tempo, ya sea con rápidos ida y vuelta, o largas pausas entre dos personajes. El ritmo de un diálogo también puede decirnos sobre la relación y las emociones de los personajes.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 2.2: Elementos de la no ficción creativa is shared under a CC BY-NC license and was authored, remixed, and/or curated by Heather Ringo & Athena Kashyap (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .