Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

2.4: Autor destacado de no ficción creativa- Frederick Douglass

  • Page ID
    102306
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Biografía de Frederick Douglass (c.1818-1895)

    Frederick Douglass nació en la esclavitud como Frederick Augustus Washington Bailey cerca de Easton en el condado de Talbot, Maryland. No estaba seguro del año exacto de su nacimiento, pero sabía que era 1817 o 1818. De niño fue enviado a Baltimore, para ser sirviente de la casa, donde aprendió a leer y escribir, con la ayuda de la esposa de su amo. En 1838 escapó de la esclavitud y se fue a la ciudad de Nueva York, donde se casó con Anna Murray, una mujer de color libre a la que había conocido en Baltimore. Poco después cambió su nombre a Frederick Douglass. Después de huir hacia el Norte, trabajó con otros abolicionistas e impartió conferencias públicas sobre su vida en el Sur y las condiciones de los esclavos; estas conferencias públicas se convirtieron en la base de la Narrativa.

    Frederick_Douglass_ (circa_1879) .jpg

    “Frederick Douglass” (c. 1879) es de dominio público

    En Narrativa, Douglass relata su primera experiencia de alfabetización y su realización de su importancia para la libertad. También hace referencias a la Biblia, Shakespeare, y otras obras como El orador colombino. A menudo se considera la narrativa como el mejor ejemplo de la narrativa esclava no solo por su contenido sino también por su elocuencia y arte literario. La narrativa esclava se refiere a relatos escritos (auto) biográficos o obras ficticias sobre personas esclavizadas, especialmente africanos esclavizados. Si bien la narrativa esclava estadounidense es en sí misma un género literario distinto, la narrativa de Douglass tiene características correspondientes al realismo del siglo XIX en su deseo testimonial de representaciones realistas de la vida de los esclavos en América del Norte, su atención descarada al objetivo (incluida la brutal) detalles, y su deseo de democracia e igualdad humana.

    Papel en poner fin a la esclavitud

    Frederick Douglass es un ejemplo destacado de cómo se unieron estas tendencias: ayudar y proteger a los esclavos fugados; y establecer redes internacionales de apoyo contra la esclavitud para ayudar a presionar a Estados Unidos para que aboliera la institución. Douglass nació esclavo en Maryland en 1818 y escapó a Nueva York en 1838. Posteriormente se mudó a New Bedford, Massachusetts, con su esposa.

    Después de escapar de la esclavitud, Douglass pronto llegó a la vanguardia del movimiento abolicionista como orador dotado y poderoso narrador de sus experiencias como esclavo. La presencia dominante de Douglass y sus poderosas habilidades para hablar electrificaron a sus oyentes cuando comenzó a dar conferencias públicas sobre la esclavitud. Llamó la atención de William Lloyd Garrison y otros que lo animaron a escribir su historia. En 1845, publicó su autobiografía, Narrativa de la vida de Frederick Douglass, An American Slave Written by Mismo, en la que contó sobre su vida de esclavitud en Maryland. Fue quizás la pieza más poderosa y famosa de la literatura afroamericana del siglo XIX. Fue tan ampliamente leído que fue reimpreso en nueve ediciones y traducido a varios idiomas. En ella, Douglass identificó por nombre a los blancos que lo habían brutalizado, y por ello, junto con el mero acto de publicar su historia, Douglass tuvo que huir de Estados Unidos para evitar ser asesinado. Viajó a Gran Bretaña y se reunió con famosos abolicionistas británicos como Thomas Clarkson, obteniendo apoyo moral y financiero de sociedades antiesclavistas británicas e irlandesas. No fue ni el primero ni el último esclavo fugitivo en realizar este viaje, pero su gran éxito en el extranjero contribuyó significativamente a despertar la moral entre los cansados abolicionistas de su país.

    Amigos abolicionistas británicos finalmente compraron su libertad a su dueño de Maryland, y Douglass regresó a Estados Unidos. Comenzó a publicar su propio periódico abolicionista, North Star, en Rochester, Nueva York. Durante las décadas de 1840 y 1850, Douglass luchó para lograr el fin de la esclavitud contando la historia de su vida y destacando cómo la esclavitud destruyó familias, tanto blancas como negras.

    En este extracto de Narrativa de la vida de Frederick Douglass, explica las consecuencias para los hijos engendrados por maestros blancos y esclavas:

    “Los esclavistas han ordenado, y por ley establecido, que los hijos de las esclavas sigan en todos los casos la condición de sus madres... esto se hace demasiado obviamente para administrar a sus propias concupiscencias, y hacer rentable así como placentera una gratificación de sus deseos perversos... el esclavista, en los casos no pocos, sostiene a sus esclavos la doble relación de amo y padre... Tales esclavos [nacidos de amos blancos] invariablemente sufren mayores penurias... Ellos son... una ofensa constante a su amante... ella nunca está mejor complacida que cuando los ve bajo el latigazo,... El amo se ve frecuentemente obligado a vender esto clase de sus esclavos, por deferencia a los sentimientos de su esposa blanca; y, por cruel que la escritura pueda golpear a cualquiera, para que un hombre venda sus propios hijos a los traficantes de carne humana,... porque, a menos que haga esto, no sólo debe azotarlos él mismo, sino que debe quedarse al margen y ver a un hijo blanco amarrar a su hermano, de pero pocas tonalidades más oscuras... y aplicar el sangriento látigo a su espalda desnuda”.

    Otros abolicionistas también hicieron correr la voz de los horrores de la esclavitud en un intento de ganar más partidarios para su causa. Un ejemplo destacado de esto es Harriet Beecher Stowe, autora de Uncle Tom's Cabin, o Life Among the Lowly. Stowe, una mujer blanca de una familia piadosa de Connecticut, tenía fuertes convicciones morales de que la esclavitud como institución era malvada y antinatural. Su libro describía las duras condiciones en que vivían los esclavos, el peligro en que estaban dispuestos a colocarse para escapar y las formas perjudiciales en que la institución de la esclavitud afectaba a los dueños de esclavos. Tío Tom's Cabin fue un éxito en el Norte, vendiendo más de 300,000 copias en los primeros nueve meses de su publicación, y más de un millón de copias para 1853. No obstante, se recibió con protesta y alarma en el Sur.

    El Ferrocarril Subterráneo

    Muchos abolicionistas estadounidenses también tomaron un papel activo en la oposición a la esclavitud al apoyar el ferrocarril subterráneo. Aunque ilegal bajo la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, participantes como los ex esclavos Harriet Tubman, Henry Highland Garnet, Alexander Crummell, Amos Noë Freeman y otros se ponen en riesgo para ayudar a los esclavos a escapar a la libertad. (12)

    El Ferrocarril Subterráneo era una red de rutas secretas y casas seguras utilizadas por los esclavos negros del siglo XIX en Estados Unidos para escapar a los estados libres del norte y Canadá con la ayuda de abolicionistas y aquellos que simpatizan con su causa. El término también se aplica a los abolicionistas —blancos y negros, libres y esclavizados— que auxiliaron a los prófugos. Algunas rutas llevaban a México o al extranjero. La red se formó a principios del siglo XIX y alcanzó su apogeo entre 1850 y 1860. Una estimación sugiere que para 1850, 100.000 esclavos habían escapado a través del “Ferrocarril”.

    Los orígenes del Ferrocarril Subterráneo se remontan al Compromiso de 1850, aprobado por el Congreso tras la Guerra México-Americana, que creó una Ley de Esclavos Fugitivos más estricta. La Ley de Esclavos Fugitivos obligó a funcionarios de estados libres a ayudar a los cazadores de esclavos si había esclavos fugitivos en la zona y otorgaba inmunidad nacional a los recolectores de esclavos cuando estaban en estados libres para hacer su trabajo. Adicionalmente, hizo posible que los negros libres del Norte pudieran ser forzados a la esclavitud aunque hubieran sido liberados antes o nunca hubieran sido esclavos en absoluto porque los presuntos esclavos no podían defenderse ante los tribunales y era difícil demostrar su condición de libre. Como soborno de facto, a los jueces se les pagó más ($10) por una decisión que obligó a un presunto esclavo a volver a la esclavitud que por una decisión que encontrara al esclavo libre ($5). Así, muchos norteños que de otra manera habrían podido y contentos con ignorar la persistencia de la esclavitud en el Sur se rozaron bajo lo que vieron como una sanción nacional a la esclavitud, que comprende uno de los principales agravios de la causa de la Unión durante la Guerra Civil.

    Mapa del este de Estados Unidos y las rutas del ferrocarril subterráneo

    Las diversas rutas a la libertad en el Ferrocarril Subterráneo. Figura 6-5: Ferrocarril Subterráneo por Desconocido es de Dominio Público.

    La red de escape del Ferrocarril Subterráneo no era literalmente subterránea o un ferrocarril. Estaba figurativamente “underground” en el sentido de ser una forma encubierta de resistencia. Llegó a ser referido como un “ferrocarril” debido al uso de la terminología ferroviaria en el código utilizado por sus participantes. El Ferrocarril Subterráneo consistió en puntos de encuentro, rutas secretas, transporte, casas de seguridad y asistencia brindada por abolicionistas y simpatizantes. Los individuos a menudo se organizaban en grupos pequeños e independientes. Estos pequeños grupos ayudaron a mantener el secreto porque los individuos conocían algunas “estaciones” de conexión a lo largo de la ruta pero pocos detalles de su área inmediata. Los esclavos escapados se moverían hacia el norte por la ruta de una estación de ida a la siguiente. Los “conductores” en el ferrocarril provenían de diversos orígenes e incluían negros nacidos libres, abolicionistas blancos, ex esclavos (tanto fugitivos como manumitidos) y nativos americanos. Las iglesias a menudo desempeñaban un papel, especialmente la Sociedad de Amigos (cuáqueros), Congregacionalistas, Wesleyanos y Presbiterianos Reformados, así como ciertas sectas de denominaciones convencionales como la iglesia metodista y los bautistas estadounidenses.

    Para reducir el riesgo de infiltración, muchas personas asociadas al Ferrocarril Subterráneo conocían solo su parte de la operación y poco o nada de todo el esquema. Se desalentaron las instrucciones escritas por la misma razón. Además, debido a que muchos buscadores de libertad no podían leer, pistas visuales y audibles como patrones en colchas, letras de canciones y posiciones de estrellas proporcionaron señales direccionales en el camino. Los conductores movieron a los fugitivos de una estación a otra. A menudo el conductor pretendía ser esclavo para entrar en una plantación. Una vez parte de una plantación, el conductor dirigía a los fugitivos hacia el Norte. Los esclavos viajaban por la noche alrededor de 10 a 20 millas a cada estación o “depósito”, lugares de descanso donde los fugitivos podían dormir y comer. Las estaciones estaban fuera del camino lugares como graneros y estaban retenidos por “maestros de estación” quienes brindarían asistencia como enviar mensajes a otras estaciones y dirigir a fugitivos en el camino para tomar su siguiente parada. También estaban los conocidos como “accionistas” que daban dinero o suministros para asistencia.

    Figura 6-6: Un paseo por la libertad — Los esclavos fugitivos de Eastman Johnson no tiene restricciones de derechos de autor conocidas.

    Debido al riesgo de descubrimiento, la información sobre rutas y paraísos seguros se transmitió de boca a boca. Los periódicos sureños de la época a menudo estaban llenos de páginas de avisos que solicitaban información sobre esclavos fugados y ofrecían recompensas importantes por su captura y regreso. Alguaciles federales y cazarrecompensas profesionales conocidos como “cazadores de esclavos” persiguieron a fugitivos hasta la frontera canadiense.

    El riesgo no se limitó únicamente a prófugos reales. Debido a que los negros fuertes y sanos en sus mejores años laborales y reproductivos fueron tratados como bienes de gran valor, no era inusual que los negros libres —tanto los libertos como los que nunca habían sido esclavos— fueran secuestrados y vendidos como esclavos. Los “certificados de libertad” —declaraciones firmadas y notariadas que atestiguan la libre condición de los individuos— podrían destruirse fácilmente y, por lo tanto, se les otorgaba poca protección a sus titulares. En los términos de la Ley de Esclavos Fugitivos de 1850, cuando los presuntos prófugos fueron incautados y llevados ante un magistrado especial conocido como “comisionado”, no tenían derecho a un juicio con jurado y no podían declarar en su propio nombre. El mariscal o recolector privado de esclavos solo necesitaba jurar un juramento para adquirir un auto de replevin para la devolución de bienes.

    Las estimaciones varían ampliamente, pero al menos 30,000 esclavos, y potencialmente más de 100,000, escaparon a Canadá a través del Ferrocarril Subterráneo. El grupo más grande se asentó en el Alto Canadá, llamado Canadá Oeste desde 1841 y conocido hoy como el sur de Ontario, donde se desarrollaron numerosas comunidades canadienses negras. Al llegar a sus destinos, muchos fugitivos quedaron decepcionados. A pesar de la abolición de la esclavitud por las coloniasbritánicas en 1834, la discriminación seguía siendo común

    Con el estallido de la Guerra Civil en Estados Unidos, muchos refugiados negros se alistaron en el Ejército de la Unión, y mientras algunos más tarde regresaron a Canadá, muchos permanecieron en Estados Unidos. Miles de personas más regresaron al sur americano después de que terminó la guerra. El deseo de reconectarse con amigos y familiares era fuerte y la mayoría tenía esperanzas sobre los cambios que traería la emancipación y la Reconstrucción.

    Conclusión

    A medida que avanzaba la década de 1850, la reforma abolicionista pasó a un segundo plano mientras las turbas armadas protegían a los esclavos fugitivos en el Norte y los abolicionistas fortificados se dedicaban a sangrientas escaramuzas en Occidente. Culminando con la incursión de John Brown en Harper's Ferry en 1859, la violencia de la década de 1850 convenció a muchos estadounidenses de que el tema de la esclavitud estaba empujando a la nación al borde del cataclismo seccional. Después de dos décadas de agitación inmediatista, el idealismo del perfeccionismo revivalista había dado paso a una prolongada batalla por el alma moral del país.

    Por todos los problemas que enfrentó el abolicionismo, el movimiento estuvo lejos de ser un fracaso. El protagonismo de los afroamericanos como Frederick Douglass en las organizaciones abolicionistas ofrecía un modelo poderoso, aunque imperfecto, de convivencia interracial. Si bien los inmediatistas siempre siguieron siendo una minoría, sus esfuerzos allanaron el camino para que el Partido Republicano moderadamente antiesclavista ganara tracción en los años anteriores a la Guerra Civil. Es difícil imaginar que Abraham Lincoln pudiera haberse convertido en presidente en 1860 sin el terreno preparado por los defensores antiesclavistas y sin la presencia de abolicionistas radicales contra los que podría ser arrojado como una alternativa moderada. Aunque finalmente se necesitó una guerra civil para romper los lazos de la esclavitud en Estados Unidos, la brújula moral evangélica del protestantismo revivalista proporcionó motivación para los abolicionistas asediados.

    Preguntas de lectura

    1. ¿Cómo demuestra la narrativa de Douglass el poder de la oralidad, la alfabetización y el poder de la verdad en la no ficción creativa?
    2. Cuando Douglass estaba escribiendo su Narrativa, la esclavitud aún no estaba abolida en Estados Unidos. ¿Cómo crees que este contexto histórico podría haber llevado a Douglass a tomar decisiones específicas sobre el contenido de Narrativa?
    3. Explorar el significado del apéndice, considerando su argumento, dispositivos retóricos y público objetivo.

    Colaboradores y Atribuciones