Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.5: Douglass, Frederick. Narrativa de la vida de Frederick Douglass (1845)

  • Page ID
    102471
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    NARRATIVA DE LA VIDA DE FREDERICK DOUGLASS

    UN ESCLAVO AMERICANO. ESCRITO POR ÉL MISMO.

    BOSTON

    PUBLICADO EN LA OFICINA ANTIESCLAVIDAD,
    NO 25
    CORNHILL

    PREFACIO

    En el mes de agosto de 1841 asistí a una convención contra la esclavitud en Nantucket, en la que fue un placer conocer a Frederick Douglass, el escritor de la siguiente Narrativa. Era un extraño para casi todos los miembros de ese cuerpo; pero, habiendo hecho recientemente su huida de la prisión sureña de servidumbre, y sintiendo su curiosidad excitada por conocer los principios y medidas de los abolicionistas, —de los cuales había escuchado una descripción algo vaga mientras era esclavo—, era inducido a dar su asistencia, en la ocasión aludió, aunque en ese momento un residente en New Bedford.

    ¡Suerte, la más afortunada ocurrencia! —afortunados por los millones de sus hermanos manacled, ¡pero jadeando por la liberación de su terrible servidumbre! —afortunados por la causa de la emancipación negra, ¡y de la libertad universal! —afortunado por la tierra de su nacimiento, ¡que ya ha hecho tanto para salvar y bendecir! —afortunado para un gran círculo de amigos y conocidos, cuya simpatía y afecto ha asegurado fuertemente por los muchos sufrimientos que ha soportado, por sus virtuosos rasgos de carácter, por su recuerdo siempre perdurable de aquellos que están en lazos, ¡como estar atados con ellos! —afortunados para las multitudes, en diversas partes de nuestra república, cuyas mentes ha iluminado sobre el tema de la esclavitud, y que se han derretido hasta las lágrimas por su patetismo, o despertado a la indignación virtuosa por su elocuencia conmovedora contra los esclavistas de los hombres! —afortunado para sí mismo, ya que de inmediato lo llevó al campo de la utilidad pública, “le dio al mundo la seguridad de un HOMBRE”, avivó las energías dormidas de su alma, y lo consagró a la gran obra de romper la vara del opresor, ¡y dejar libre a los oprimidos!

    Nunca olvidaré su primer discurso en la convención —la emoción extraordinaria que excitó en mi propia mente— la poderosa impresión que creó sobre un auditivo abarrotado, completamente tomado por sorpresa— los aplausos que siguieron desde el principio hasta el final de sus alegres comentarios. Creo que nunca odié la esclavitud tan intensamente como en ese momento; ciertamente, mi percepción de la enorme indignación que es infligida por ella, sobre la naturaleza divina de sus víctimas, quedó mucho más clara que nunca. Había uno, en proporción física y estatura imponente y exacto —en intelecto ricamente dotado— en elocuencia natural un prodigio —en alma manifiestamente “creada pero un poco más baja que los ángeles"—pero un esclavo, ay, un esclavo fugitivo, —temblando por su seguridad, apenas atreviéndose a creer que en suelo americano, un se podía encontrar a una sola persona blanca que se haría amigo de él en todo peligro, ¡por el amor de Dios y de la humanidad! Capaz de altos logros como ser intelectual y moral —que no necesita más que una cantidad comparativamente pequeña de cultivo para convertirlo en un adorno para la sociedad y una bendición para su raza— por la ley de la tierra, por la voz del pueblo, por los términos del código del esclavo, era solo un pedazo de propiedad, una bestia de carga, un chattel personal, sin embargo!

    Un querido amigo de New Bedford se impuso al señor Douglass para dirigirse a la convención: Se adelantó a la plataforma con una vacilación y vergüenza, necesariamente los asistentes de una mente sensible en una posición tan novedosa. Después de disculparse por su ignorancia, y recordarle al público que la esclavitud era una escuela pobre para el intelecto y el corazón humanos, procedió a narrar algunos de los hechos de su propia historia como esclavo, y en el transcurso de su discurso dio expresión a muchos pensamientos nobles y reflexiones emocionantes. En cuanto había tomado su asiento, lleno de esperanza y admiración, me levanté, y declaré que Patrick Henry, de fama revolucionaria, nunca pronunció un discurso más elocuente en la causa de la libertad, que el que acabábamos de escuchar de labios de ese fugitivo cazado. Entonces creí en ese momento, tal es mi creencia ahora. Recordé a la audiencia el peligro que rodeaba a este joven autoemancipado en el Norte, incluso en Massachusetts, en el suelo de los Padres Peregrinos, entre los descendientes de padres revolucionarios; y les hice un llamado, si alguna vez permitirían que fuera llevado de nuevo a la esclavitud, —ley o ninguna ley, constitución o no constitución. La respuesta fue unánime y en Tonos Thunder-—"¡ No!” “¿Lo socorrerá y protegerá como hermano-hombre, un residente del antiguo Estado de la Bahía?” “¡SÍ!” gritó toda la masa, con una energía tan alarmante, que los despiadados tiranos al sur de la línea de Mason y Dixon podrían casi haber escuchado el poderoso estallido de sentimientos, y lo reconocieron como la promesa de una determinación invencible, por parte de quienes la dieron, nunca para traicionarlo que deambula, sino para ocultar el paria, y con firmeza para acatar las consecuencias.

    A la vez quedó profundamente impresionado en mi mente, que si el señor Douglass pudiera ser persuadido de consagrar su tiempo y talento a la promoción de la empresa antiesclavista, se le daría un poderoso impulso, y un golpe impresionante al mismo tiempo infligido al prejuicio norteño contra un color tez. Por lo tanto, me esforcé en inculcarle esperanza y coraje a su mente, para que se atreviera a dedicarse a una vocación tan anómala y responsable de una persona en su situación; y fui secundado en este esfuerzo por amigos de buen corazón, especialmente por el fallecido Agente General de la Sociedad Antiesclavista de Massachusetts , el señor John A. Collins, cuyo juicio en esta instancia coincidió enteramente con el mío. Al principio, no podía dar aliento; con infingida difidencia, expresó su convicción de que no era adecuado para el desempeño de una tarea tan grande; el camino marcado era totalmente intransitado; estaba sinceramente preocupado de que hiciera más daño que bien. Después de mucha deliberación, sin embargo, consintió en hacer un juicio; y desde ese periodo, ha actuado como agente conferenciante, bajo los auspicios ya sea de la estadounidense o de la Massachusetts Anti-Slavery Society. En labores ha sido de lo más abundante; y su éxito en la lucha contra los prejuicios, en la obtención de prosélitos, en la agitación de la mente pública, ha superado con creces las expectativas más sanguinas que se plantearon al inicio de su brillante carrera. Se ha portado con gentileza y mansedumbre, pero con verdadera virilidad de carácter. Como orador público, sobresale en patetismo, ingenio, comparación, imitación, fuerza de razonamiento y fluidez del lenguaje. Hay en él esa unión de cabeza y corazón, que es indispensable para una iluminación de las cabezas y una victoria de los corazones de los demás. ¡Que su fuerza siga siendo igual a su día! ¡Que continúe “creciendo en la gracia y en el conocimiento de Dios”, para que sea cada vez más útil en la causa de la humanidad sangrante, ya sea en casa o en el extranjero!

    Sin duda es un hecho muy notable, que uno de los defensores más eficientes de la población esclava, ahora ante el público, es un esclavo fugitivo, en la persona de Frederick Douglass; y que la población de color libre de Estados Unidos esté tan hábilmente representada por uno de su propio número, en la persona de Charles Lenox Remond, cuyos elocuentes llamamientos han extorsionado los más altos aplausos de multitudes a ambos lados del Atlántico. Que los calumniadores de la raza coloreada se desprecien por su bajeza e iliberalidad de espíritu, y en adelante dejen de hablar de la inferioridad natural de quienes no requieren más que tiempo y oportunidad para alcanzar el punto más alto de la excelencia humana.

    Puede, quizás, ser bastante cuestionado, si alguna otra porción de la población de la tierra podría haber soportado las privaciones, sufrimientos y horrores de la esclavitud, sin haberse degradado más en la escala de la humanidad que los esclavos de ascendencia africana. Nada ha quedado deshecho para paralizar sus intelectos, oscurecer sus mentes, debilitar su naturaleza moral, borrar todas las huellas de su relación con la humanidad; y sin embargo, ¡cuán maravillosamente han sostenido la poderosa carga de una esclavitud muy espantosa, bajo la cual han estado gimiendo durante siglos! Para ilustrar el efecto de la esclavitud en el hombre blanco, —para demostrar que no tiene poderes de resistencia, en tal condición, superiores a los de su hermano negro—, Daniel O'Connell, el distinguido defensor de la emancipación universal, y el más poderoso campeón de Irlanda postrada pero no conquistada, relata la siguiente anécdota en un discurso pronunciado por él en el Salón de Conciliación, Dublín, ante la Asociación Nacional Leal de Derogación, el 31 de marzo de 1845. “No importa”, dijo el señor O'connell, “bajo qué término engañoso pueda disfrazarse, la esclavitud sigue siendo espantosa. Tiene una tendencia natural, inevitable a brutalizar a toda facultad noble del hombre. Un marinero estadounidense, que fue desechado en la costa de África, donde estuvo sometido a esclavitud durante tres años, fue hallado, al término de ese período, inbruto y estultificado; había perdido todo poder de razonamiento; y habiendo olvidado su lengua materna, solo pudo pronunciar algún galimatías salvajes entre Árabe e inglés, que nadie podía entender, y que incluso él mismo encontró dificultad para pronunciar. ¡Tanto por la influencia humanizadora de La Institución Doméstica!” Admitiendo que esto ha sido un caso extraordinario de deterioro mental, demuestra al menos que el esclavo blanco puede hundirse tan bajo en la escala de la humanidad como el negro.

    El señor Douglass ha optado muy acertadamente por escribir su propia Narrativa, en su propio estilo, y según lo mejor de sus posibilidades, en lugar de emplear a alguien más. Es, por lo tanto, enteramente su propia producción; y, considerando lo larga y oscura que fue la carrera que tuvo que correr como esclavo, —cuán pocas han sido sus oportunidades de mejorar su mente desde que rompió sus grilletes de hierro, —es, a mi juicio, altamente acreditable para su cabeza y corazón. Aquel que pueda examinarlo sin un ojo lloroso, un pecho agitado, un espíritu afligido, —sin estar lleno de un aborrecimiento indescriptible de la esclavitud y de todos sus cómplices, y animado con la determinación de buscar el derrocamiento inmediato de ese execrable sistema, —sin temblar por el destino de este país en el manos de un Dios justo, que siempre está del lado de los oprimidos, y cuyo brazo no se acorta para que no pueda salvar, —debe tener un corazón pedernal, y estar calificado para actuar como parte de un traficante “en esclavos y en las almas de los hombres”. Confío en que es esencialmente cierto en todas sus afirmaciones; que nada se ha puesto en malicia, nada exagerado, nada sacado de la imaginación; que se queda corto de la realidad, en lugar de exagerar un solo hecho en lo que respecta a la esclavitud tal como es. La experiencia de Frederick Douglass, como esclavo, no fue peculiar; su suerte no fue especialmente dura; su caso puede ser considerado como un ejemplar muy justo del trato a los esclavos en Maryland, en cuyo Estado se reconoce que están mejor alimentados y tratados menos cruelmente que en Georgia, Alabama o Louisiana. Muchos han sufrido incomparablemente más, mientras que muy pocos en las plantaciones han sufrido menos, que él mismo. Sin embargo, ¡cuán deplorable era su situación! ¡qué terribles castigos se le infligieron a su persona! ¡qué atropellos aún más impactantes se le perpetraron en la mente! con todos sus nobles poderes y aspiraciones sublimes, ¡cuán como un bruto fue tratado, incluso por aquellos que profesaban tener la misma mente en ellos que estaba en Cristo Jesús! ¡a qué responsabilidades espantosas estaba continuamente sometido! ¡Qué indigente de consejos amistosos y auxilio, incluso en sus más grandes extremidades! ¡qué pesada fue la medianoche del aflicción que envolvió en negritud el último rayo de esperanza, y llenó el futuro de terror y penumbra! qué anhelos de que la libertad se apoderara de su pecho, y cómo aumentaba su miseria, en proporción a medida que crecía reflexivo e inteligente, ¡demostrando así que un esclavo feliz es un hombre extinto! ¡cómo pensó, razonó, sintió, bajo el latigazo del chofer, con las cadenas en sus extremidades! ¡qué peligros encontró en sus esfuerzos por escapar de su horrible fatalidad! ¡y cómo señal ha sido su liberación y preservación en medio de una nación de enemigos despiadados!

    Esta Narrativa contiene muchos incidentes que afectan, muchos pasajes de gran elocuencia y poder; pero creo que el más emocionante de todos ellos es la descripción que Douglass da de sus sentimientos, mientras estaba soliloquizado respetando su destino, y las posibilidades de que un día fuera un hombre libre, en las orillas de la Bahía de Chesapeake, viendo las vasijas en retroceso mientras volaban con sus alas blancas ante la brisa, y apostrofiándolas animadas por el espíritu vivo de la libertad. ¿Quién puede leer ese pasaje y ser insensible a su patetismo y sublimidad? Comprimido en él se encuentra toda una biblioteca alejandrina de pensamiento, sentimiento y sentimental—todo lo que puede, todo lo que necesita ser instado, en forma de expostulación, súplica, reprensión, contra ese delito de crímenes, ¡haciendo del hombre propiedad de su prójimo! ¡Oh, qué maldito es ese sistema, que entierra la mente divina del hombre, desdibuja la imagen divina, reduce a los que por la creación fueron coronados de gloria y honor a un nivel con bestias de cuatro patas, y exalta al traficante en carne humana por encima de todo lo que se llama Dios! ¿Por qué debería prolongarse su existencia una hora? ¿No es malo, solo malo, y eso continuamente? ¿Qué implica su presencia sino la ausencia de todo temor a Dios, todo respeto por el hombre, por parte del pueblo de Estados Unidos? ¡El cielo acelera su eterno derrocamiento!

    Tan profundamente ignorantes de la naturaleza de la esclavitud son muchas las personas, que son obstinadamente incrédulos cada vez que leen o escuchan algún recital de las crueldades que diariamente se infligen a sus víctimas. No niegan que los esclavos sean retenidos como propiedad; pero ese terrible hecho parece transmitir a sus mentes ninguna idea de injusticia, exposición a la indignación, o barbarie salvaje. ¡Cuéntales de crueles azotes, de mutilaciones y brandings, de escenas de contaminación y sangre, del destierro de toda luz y conocimiento, y afectan a estar muy indignados ante tan enormes exageraciones, tales errores mayoristas, tan abominables calumnias sobre el carácter de los plantadores sureños! ¡Como si todos estos atroces atropellos no fueran el resultado natural de la esclavitud! Como si fuera menos cruel reducir a un ser humano a la condición de una cosa, que darle una flagelación severa, ¡o privarlo de alimentos y ropa necesarios! ¡Como si látigos, cadenas, tornillos de pulgar, remos, sabuesos de sangre, supervisores, conductores, patrullas, no fueran todos indispensables para mantener abajo a los esclavos, y para dar protección a sus despiadados opresores! Como si, cuando se aboliera la institución matrimonial, el concubinato, el adulterio y el incesto, no necesariamente deben abundar; cuando se aniquilan todos los derechos de la humanidad, queda cualquier barrera para proteger a la víctima de la furia del spoiler; cuando se asume el poder absoluto sobre la vida y la libertad, no se ejercerá ¡con dominio destructivo! Los escépticos de este personaje abundan en la sociedad. En algunos casos, su incredulidad surge de una falta de reflexión; pero, generalmente, indica un odio a la luz, un deseo de proteger la esclavitud de los asaltos de sus enemigos, un desprecio a la raza coloreada, ya sea de vínculo o libre. Tal intentará desacreditar las impactantes historias de crueldad esclavista que se registran en esta narrativa veraz; pero trabajarán en vano. El señor Douglass ha revelado francamente el lugar de su nacimiento, los nombres de quienes reclamaron la propiedad de su cuerpo y alma, y los nombres también de quienes cometieron los delitos que ha alegado en su contra. Sus declaraciones, por lo tanto, pueden ser fácilmente desmentidas, si son falsas.

    En el transcurso de su Narrativa, relata dos casos de crueldad asesina, —en uno de los cuales un plantador disparó deliberadamente a un esclavo perteneciente a una plantación vecina, que sin querer se había metido dentro de su dominio señorial en busca de peces; y en el otro, un capataz voló los sesos de un esclavo que tenía huyó a una corriente de agua para escapar de un flagelo sangriento. El señor Douglass afirma que en ninguna de estas instancias se hizo cosa alguna por vía de detención legal o de investigación judicial. El estadounidense de Baltimore, del 17 de marzo de 1845, relata un caso similar de atrocidad, perpetrado con similar impunidad —como sigue: —” Disparar a un esclavo. —Nos enteramos, bajo la autoridad de una carta del condado de Charles, Maryland, recibida por un caballero de esta ciudad, que un joven, llamado Matthews, sobrino del general Matthews, y cuyo padre, se cree, tiene un cargo en Washington, mató a uno de los esclavos en la granja de su padre disparándole. En la carta se señala que el joven Matthews había quedado al cargo de la finca; que dio una orden al criado, que fue desobedecido, al dirigirse a la casa, obtuvo un arma de fuego, y al regresar, disparó al criado. De inmediato, continúa la carta, huyó a la residencia de su padre, donde sigue sin ser molestado”. —Que nunca se olvide, que ningún esclavista o capataz puede ser condenado por ningún ultraje perpetrado contra la persona de un esclavo, por diabólico que sea, sobre el testimonio de testigos coloreados, ya sea de fianza o libre. Por el código del esclavo, se les considera como incompetentes para testificar contra un hombre blanco, como si de hecho fueran parte de la creación bruta. De ahí que no exista protección jurídica de hecho, cualquiera que sea la forma, para la población esclava; y se les puede infligir con impunidad cualquier cantidad de crueldad. ¿Es posible que la mente humana conciba un estado de sociedad más horrible?

    El efecto de una profesión religiosa en la conducta de los maestros sureños se describe vívidamente en la siguiente Narrativa, y se demuestra que es cualquier cosa menos saludable. En la naturaleza del caso, debe ser en el más alto grado pernicioso. El testimonio del señor Douglass, sobre este punto, se sustenta en una nube de testigos, cuya veracidad es irreprochable. “La profesión del cristianismo de un esclavista es una impostura palpable. Es un delincuente del más alto grado. Es un asaltante de hombres. No tiene importancia lo que pongas en la otra escala”.

    ¡Lector! ¿Estás con los ladrones de hombres en simpatía y propósito, o del lado de sus víctimas oprimidas? Si con el primero, entonces eres el enemigo de Dios y del hombre. Si con este último, ¿qué estás dispuesto a hacer y a atreverte en su nombre? Sean fieles, estén atentos, sean incansables en sus esfuerzos por romper todo yugo, y dejar que los oprimidos salgan libres. Venga lo que pueda —cueste lo que pueda— inscribir en la pancarta que despliega a la brisa, como su lema religioso y político— “¡SIN COMPROMISO CON LA ESCLAVITUD! ¡NO HAY UNIÓN CON ESCLAVISTAS!”

    WM. LLOYD GARRISON BOSTON, 1 de
    mayo de 1845

    CARTA DE WENDELL PHILLIPS, ESQ.

    BOSTON, 22 DE ABRIL DE 1845.

    Mi querido amigo:

    Recuerdas la vieja fábula de “El hombre y el león”, donde el león se quejaba de que no debía ser tan tergiversado “cuando los leones escribían historia”.

    Me alegra que haya llegado el momento en que los “leones escriben historia”. Nos ha quedado el tiempo suficiente para recoger el carácter de la esclavitud a partir de las pruebas involuntarias de los amos. Uno podría, en efecto, estar suficientemente satisfecho con lo que, es evidente, deben ser, en general, los resultados de tal relación, sin buscar más lejos encontrar si han seguido en cada instancia. En efecto, los que miran fijamente el medio picoteo de maíz a la semana, y les encanta contar las pestañas en la espalda del esclavo, rara vez son las “cosas” con las que se van a hacer reformadores y abolicionistas. Recuerdo que, en 1838, muchos esperaban los resultados del experimento de la India Occidental, antes de que pudieran entrar en nuestras filas. Esos “resultados” han llegado hace mucho tiempo; pero, ¡ay! pocos de ese número han venido con ellos, como conversos. Un hombre debe estar dispuesto a juzgar la emancipación por otras pruebas que no sean si ha aumentado la producción de azúcar, —y a odiar la esclavitud por otras razones que no sean porque priva de hambre a los hombres y azota a las mujeres, —antes de que esté listo para poner la primera piedra de su vida antiesclavista.

    Me alegró saber, en su historia, cuán temprano los hijos de Dios más descuidados despiertan a un sentido de sus derechos, y de la injusticia que los hizo. La experiencia es un maestro agudo; y mucho antes de que hubieras dominado tu A B C, o sabías a dónde estaban atadas las “velas blancas” del Chesapeake, empezaste, ya veo, a medir la miseria del esclavo, no por su hambre y falta, no por sus pestañas y trabajo, sino por la muerte cruel y difusa que se agarra sobre su alma.

    En relación con esto, hay una circunstancia que hace que sus recuerdos sean peculiarmente valiosos, y hace que su visión temprana sea la más notable. Vienes de esa parte del país donde nos dicen que la esclavitud aparece con sus rasgos más justos. Escuchemos, entonces, qué es lo que está en su mejor estado: mirar su lado positivo, si tiene uno; y entonces la imaginación puede encargar sus poderes para agregar líneas oscuras a la imagen, mientras viaja hacia el sur hasta ese (para el hombre de color) Valle de la Sombra de la Muerte, donde el Mississippi barre.

    Nuevamente, te conocemos desde hace mucho tiempo, y podemos poner toda la confianza en tu verdad, franqueza y sinceridad. Todo el que te ha escuchado hablar se ha sentido, y, estoy seguro, todo el que lea tu libro sentirá, persuadirá de que les das un ejemplar justo de toda la verdad. No hay retrato unilateral, —ni quejas mayoristas—, sino una estricta justicia hecha, siempre que la amabilidad individual haya neutralizado, por un momento, el sistema mortal con el que estaba extrañamente aliada. Tú también has estado con nosotros, algunos años, y puedes comparar bastante el crepúsculo de los derechos, que tu raza disfruta en el Norte, con ese “mediodía de la noche” bajo el cual trabajan al sur de la línea de Mason y Dixon. ¡Dinos si, después de todo, el hombre de color medio libre de Massachusetts está peor que el esclavo mimado de los pantanos de arroz!

    Al leer tu vida, nadie puede decir que hemos escogido injustamente algunos especímenes raros de crueldad. Sabemos que las gotas amargas, que hasta tú has drenado de la copa, no son agravaciones incidentales, ni males individuales, sino como deben mezclarse siempre y necesariamente en el lote de cada esclavo. Son los ingredientes esenciales, no los resultados ocasionales, del sistema.

    Después de todo, leeré tu libro con temblor por ti. Hace algunos años, cuando empezabas a decirme tu verdadero nombre y lugar de nacimiento, tal vez recuerdes que te detuve, y prefirió permanecer ignorante de todos. A excepción de una vaga descripción, así que continué, hasta el otro día, cuando me leíste tus memorias. Apenas sabía, en su momento, si darle las gracias o no por verlas, cuando reflexioné que seguía siendo peligroso, en Massachusetts, ¡que los hombres honestos dijeran sus nombres! Dicen que los padres, en 1776, firmaron la Declaración de Independencia con el cabestro sobre sus cuellos. Tú también publicas tu declaración de libertad con peligro que te compadece alrededor. En todas las amplias tierras que la Constitución de Estados Unidos ensombrece, no hay un solo lugar, por estrecho o desolado que sea, donde un esclavo fugitivo pueda plantarse y decir: “Estoy a salvo”. Toda la armería de la Ley del Norte no tiene escudo para ti. Soy libre de decir que, en su lugar, debería arrojar la EM al fuego.

    Tú, quizás, puedas contar tu historia con seguridad, tan querido como eres para tantos corazones cálidos por regalos raros, y una devoción aún más rara de ellos al servicio de los demás. Pero será debido únicamente a tus labores, y los intrépidos esfuerzos de quienes, pisoteando las leyes y la Constitución del país bajo sus pies, están determinados a que “esconderán a los marginados”, y que sus hogares sean, a pesar de la ley, un asilo para los oprimidos, si, algún tiempo u otro, los más humildes pueda pararse en nuestras calles, y dar testimonio en seguridad contra las crueldades de las que ha sido víctima.

    Sin embargo, es triste pensar, que estos corazones muy palpitantes que acogen su historia, y forman su mejor salvaguardia al contarla, están latiendo todos contrarios al “estatuto en tal caso hecho y provisto”. Adelante, mi querido amigo, hasta que tú y aquellos que, como tú, han sido salvados, así como por fuego, de la oscura prisión, estereotiparán estos pulsos libres e ilegales en estatutos; y Nueva Inglaterra, liberándose de una Unión manchada de sangre, se gloriará en ser la casa de refugio para los oprimidos, hasta que ya no simplemente "esconder al paria”, o hacer merecer permanecer de brazos cruzados mientras es cazado en medio de nosotros; pero, consagrando de nuevo el suelo de los Peregrinos como asilo para los oprimidos, proclamar nuestra bienvenida al esclavo tan fuerte, que los tonos llegarán a cada choza de las Carolinas, y harán el siervo con el corazón roto salta al pensar en el viejo Massachusetts.

    ¡Dios acelera el día!

    Hasta entonces, y siempre,
    Tuyo verdaderamente,
    WENDELL PHILLIPS

    FREDERICK DOUGLASS.

    Frederick Douglass nació en la esclavitud como Frederick Augustus Washington Bailey cerca de Easton en el condado de Talbot, Maryland. No estaba seguro del año exacto de su nacimiento, pero sabía que era 1817 o 1818. De niño fue enviado a Baltimore, para ser sirviente de la casa, donde aprendió a leer y escribir, con la ayuda de la esposa de su amo. En 1838 escapó de la esclavitud y se fue a la ciudad de Nueva York, donde se casó con Anna Murray, una mujer de color libre a la que había conocido en Baltimore. Poco después cambió su nombre a Frederick Douglass. En 1841 se dirigió a una convención de la Massachusetts Anti-Slavery Society en Nantucket e impresionó tanto al grupo que inmediatamente lo emplearon como agente. Fue un orador tan impresionante que numerosas personas dudaban de si alguna vez hubiera sido esclavo, por lo que escribió Narrativa de la vida de Frederick Douglass. Durante la Guerra Civil ayudó en el reclutamiento de hombres de color para los Regimientos 54 y 55 de Massachusetts y consistentemente argumentó a favor de la emancipación de los esclavos. Después de la guerra estuvo activo en asegurar y proteger los derechos de los libres. En sus últimos años, en distintas épocas, fue secretario de la Comisión de Santo Domingo, maristán y registrador de escrituras del Distrito de Columbia, y ministro de Estados Unidos en Haití. Sus otras obras autobiográficas son My Bondage And My Freedom y Life And Times Of Frederick Douglass, publicadas en 1855 y 1881 respectivamente. Murió en 1895.

    CAPÍTULO I

    Nací en Tuckahoe, cerca de Hillsborough, y a unas doce millas de Easton, en el condado de Talbot, Maryland. No tengo conocimiento exacto de mi edad, nunca haber visto ningún registro auténtico que lo contenga. Con mucho, la mayor parte de los esclavos conoce tan poco de sus edades como los caballos saben de ellos, y es el deseo de la mayoría de los amos que tengo en mi conocimiento mantener a sus esclavos así ignorantes. No recuerdo haber conocido alguna vez a un esclavo que pudiera decir de su cumpleaños. Rara vez se acercan más a ella que el tiempo de siembra, el tiempo de cosecha, la hora de la cereza, la hora de la primavera o la hora de otoño. La falta de información concerniente a la mía fue una fuente de infelicidad para mí incluso durante la infancia. Los niños blancos podían decir sus edades. No podía decir por qué me deberían privar del mismo privilegio. No se me permitió hacer ninguna indagación de mi amo al respecto. Consideró improcedentes e impertinentes todas esas indagaciones por parte de un esclavo, y evidencia de un espíritu inquieto. La estimación más cercana que puedo dar me hace ahora entre veintisiete y veintiocho años de edad. Llego a esto, de escuchar a mi maestro decir, algún tiempo durante 1835, tenía como diecisiete años.

    Mi madre se llamaba Harriet Bailey. Era hija de Isaac y Betsey Bailey, ambas de color, y bastante oscuras. Mi madre era de tez más oscura que mi abuela o abuelo.

    Mi padre era un hombre blanco. Fue admitido como tal por todo lo que he escuchado hablar de mi paternidad. También se susurró la opinión de que mi amo era mi padre; pero de la exactitud de esta opinión, no sé nada; se me ocultaron los medios de saber. Mi madre y yo estábamos separados cuando no era más que una niña, antes de conocerla como mi madre. Es una costumbre común, en la parte de Maryland de la que me escapé, separar a los niños de sus madres a una edad muy temprana. Con frecuencia, antes de que el niño haya llegado a su duodécimo mes, se le quita a su madre, y se le contrata en alguna granja a una distancia considerable, y el niño es puesto bajo el cuidado de una anciana, demasiado mayor para el trabajo de campo. Por lo que se hace esta separación, no sé, a menos que sea para entorpecer el desarrollo del afecto del niño hacia su madre, y para desmentir y destruir el afecto natural de la madre por el niño. Este es el resultado inevitable.

    Nunca vi a mi madre, para conocerla como tal, más de cuatro o cinco veces en mi vida; y cada uno de estos tiempos era muy corto en duración, y por la noche. Fue contratada por un señor Stewart, quien vivía a unas doce millas de mi casa. Ella hizo sus viajes para verme en la noche, recorriendo toda la distancia a pie, después de la realización de su día de trabajo. Ella era una mano de campo, y un azote es la pena de no estar en el campo al amanecer, a menos que un esclavo tenga permiso especial de su amo al contrario, un permiso que rara vez obtienen, y uno que le da el orgulloso nombre de ser un amable amo. No recuerdo haber visto nunca a mi madre a la luz del día. Ella estuvo conmigo en la noche. Ella se acostaba conmigo, y me hacía dormir, pero mucho antes de que despertara se había ido. Alguna vez se dio muy poca comunicación entre nosotros. La muerte pronto terminó con lo poco que podíamos tener mientras ella vivía, y con ella sus penurias y sufrimiento. Ella murió cuando yo tenía unos siete años, en una de las granjas de mi amo, cerca de Lee's Mill. No se me permitió estar presente durante su enfermedad, a su muerte, o entierro. Ella se había ido mucho antes de que yo supiera algo al respecto. Nunca habiendo disfrutado, en gran medida, de su presencia calmante, de su tierno y vigilante cuidado, recibí las noticias de su muerte con casi las mismas emociones que probablemente debería haber sentido a la muerte de un extraño.

    Llamada así repentinamente lejos, ella me dejó sin la más mínima insinuación de quién era mi padre. El susurro de que mi amo era mi padre, puede o no ser cierto; y, verdadero o falso, es de tan poca consecuencia para mi propósito mientras que el hecho permanece, en toda su odiosidad flagrante, que los esclavistas han ordenado, y por ley establecido, que los hijos de las esclavas seguirán en todos los casos la condición de sus madres; y esto se hace demasiado obviamente para administrar a sus propias concupiscencias, y hacer una gratificación de sus deseos perversos rentable a la vez que placentera; pues por este astuto arreglo, el esclavista, en casos no pocos, sostiene a sus esclavos la doble relación de amo y padre.

    Conozco esos casos; y es digno de remarcar que tales esclavos invariablemente sufren mayores penurias, y tienen más que enfrentar, que otros. Son, en primer lugar, una ofensa constante a su amante. Ella siempre está dispuesta a encontrar fallas en ellos; rara vez pueden hacer algo para complacerla; nunca está mejor complacida que cuando los ve bajo el latigazo, especialmente cuando sospecha que su marido le muestra a sus hijos mulatos favores que él retiene a sus esclavos negros. El amo se ve frecuentemente obligado a vender esta clase de sus esclavos, por deferencia a los sentimientos de su esposa blanca; y, por cruel que la escritura pueda golpear a cualquiera que sea, que un hombre venda sus propios hijos a traficantes de carne humanos, a menudo es el dictado de la humanidad para él hacerlo; porque, a menos que haga esto, él no sólo debe azotarlas él mismo, sino que debe permanecer al margen y ver a un hijo blanco amarrar a su hermano, de pero pocas tonalidades de tez más oscura que él, y aplicar el latigazo sangriento a su espalda desnuda; y si cecea una palabra de desaprobación, se le fija a su parcialidad paterna, y sólo empeora un mal asunto, tanto por él mismo y el esclavo a quien protegería y defendería.

    Cada año trae consigo multitudes de esta clase de esclavos. Sin duda fue consecuencia de un conocimiento de este hecho, que un gran estadista del sur predijo la caída de la esclavitud por las inevitables leyes de población. Ya sea que esta profecía se cumpla alguna vez o no, es sin embargo claro que una clase de personas de aspecto muy diferente está surgiendo en el sur, y ahora se encuentran esclavizadas, de las traídas originalmente a este país desde África; y si su aumento no hace otro bien, eliminará la fuerza del argumento, que Dios maldijo a Ham, y por lo tanto la esclavitud estadounidense tiene razón. Si los descendientes lineales de Ham están solos para ser esclavizados escrituralmente, es cierto que la esclavitud en el sur pronto debe volverse no bíblica; pues miles son introducidos al mundo, anualmente, quienes, como yo, deben su existencia a padres blancos, y esos padres con mayor frecuencia a sus propios amos.

    He tenido dos maestros. El nombre de mi primer maestro fue Anthony. No recuerdo su nombre de pila. Generalmente se le llamaba Capitán Anthony, un título que, supongo, adquirió navegando una embarcación en la bahía de Chesapeake. No se le consideraba un rico esclavista. Poseía dos o tres granjas, y una treintena de esclavos. Sus granjas y esclavos estaban bajo el cuidado de un supervisor. El nombre del capataz era Plummer. El señor Plummer era un borracho miserable, un jurador profano y un monstruo salvaje. Siempre iba armado con un vacuno y un pesado garrote. Yo lo he conocido por cortar y cortar las cabezas de las mujeres tan horriblemente, que hasta el maestro se enfurecería por su crueldad, y amenazaría con azotarlo si no le importaba. Maestro, sin embargo, no era un esclavista humano. Se requirió de una barbarie extraordinaria por parte de un capataz para afectarlo. Era un hombre cruel, endurecido por una larga vida de esclavista. A veces parecería tener un gran placer en azotar a un esclavo. A menudo me han despertado en los albores del día los chillidos más desgarradores de una propia tía mía, a la que solía amarrar a una vigueta, y azotar sobre su espalda desnuda hasta que literalmente estaba cubierta de sangre. Sin palabras, sin lágrimas, sin oraciones, de su sangrienta víctima, parecía mover su corazón de hierro de su propósito sangriento. Cuanto más fuerte gritaba, más fuerte azotaba; y donde la sangre corría más rápido, ahí azotaba más tiempo. Él la azotaría para hacerla gritar, y la azotaría para hacerla callar; y no hasta vencer por la fatiga, dejaría de balancear la piel de vaca coagulada de sangre. Recuerdo la primera vez que fui testigo de esta horrible exposición. Yo era todo un niño, pero bien lo recuerdo. Nunca lo olvidaré mientras recuerdo algo. Fue el primero de una larga serie de tales atropellos, de los cuales estaba condenado a ser testigo y participante. Me golpeó con una fuerza horrible. Era la puerta manchada de sangre, la entrada al infierno de la esclavitud, por la que estaba a punto de pasar. Fue un espectáculo de lo más terrible. Ojalá pudiera comprometer al papel los sentimientos con los que lo contemplé.

    Este hecho ocurrió muy poco después de irme a vivir con mi viejo amo, y bajo las siguientes circunstancias. Tía Hester salió una noche, —donde o por lo que no sé— y pasó a estar ausente cuando mi amo deseaba su presencia. Él le había ordenado que no saliera por la noche, y le advirtió que nunca debe dejar que la atrape en compañía de un joven, que le estaba prestando atención a que pertenecía al coronel Lloyd. El nombre del joven era Ned Roberts, generalmente llamado Lloyd's Ned. Por qué el maestro fue tan cuidadoso con ella, puede dejarse con seguridad para conjeturar. Era una mujer de forma noble, y de proporciones agraciadas, teniendo muy pocos iguales, y menos superiores, en apariencia personal, entre las mujeres de color o blancas de nuestro barrio.

    La tía Hester no sólo había desobedecido sus órdenes al salir, sino que había sido encontrada en compañía de Lloyd's Ned; cuya circunstancia, encontré, por lo que dijo mientras la azotaba, era el principal delito. De haber sido él mismo un hombre de pura moral, se le podría haber pensado interesado en proteger la inocencia de mi tía; pero quienes lo conocieron no sospecharán de él de tal virtud. Antes de comenzar a azotar a la tía Hester, la llevó a la cocina, y la desnudó de cuello a cintura, dejando su cuello, hombros y espalda, completamente desnuda. Luego le dijo que le cruzara las manos, llamándola al mismo tiempo d——d b—-h. Después de cruzarle las manos, las ató con una cuerda fuerte, y la llevó a un taburete debajo de un gran gancho en la vigueta, metida para el propósito. Él la hizo subirse al taburete, y le ató las manos al gancho. Ella ahora era justa para su propósito infernal. Sus brazos estaban estirados en toda su longitud, de manera que se paró sobre los extremos de sus dedos de los pies. Entonces él le dijo: “Ahora, tú d—d b—-h, ¡te voy a aprender a desobedecer mis órdenes!” y después de arremangarse, comenzó a acostarse sobre la pesada piel de vaca, y pronto la sangre cálida y roja (entre gritos desgarradores de ella, y horribles juramentos de él) vino goteando al suelo. Estaba tan aterrorizada y asolada al ver, que me escondí en un armario, y no me atreví a aventurarme hasta mucho después de que terminara la sangrienta transacción. Esperaba que fuera mi turno el siguiente. Todo era nuevo para mí. Nunca antes había visto algo así. Siempre había vivido con mi abuela en las afueras de la plantación, donde la pusieron para criar a los hijos de las mujeres más jóvenes. Por lo tanto, había estado, hasta ahora, fuera del camino de las escenas sangrientas que muchas veces ocurrieron en la plantación.

    CAPÍTULO II

    La familia de mi amo estaba formada por dos hijos, Andrew y Richard; una hija, Lucrecia, y su esposo, el capitán Thomas Auld. Vivían en una casa, sobre la plantación domiciliaria del coronel Edward Lloyd. Mi maestro era el secretario y superintendente del coronel Lloyd. Era lo que podría llamarse el supervisor de los supervisores. Pasé dos años de infancia en esta plantación en mi antigua familia de maestros. Fue aquí donde fui testigo de la sangrienta transacción registrada en el primer capítulo; y a medida que recibí mis primeras impresiones de la esclavitud en esta plantación, voy a dar alguna descripción de la misma, y de la esclavitud tal como existió. La plantación está a unas doce millas al norte de Easton, en el condado de Talbot, y está situada en la frontera del río Miles. Los principales productos criados en ella fueron el tabaco, el maíz y el trigo. Éstas se criaron en gran abundancia; de manera que, con los productos de esta y de las demás fincas que le pertenecían, pudo mantener en un empleo casi constante una gran balandra, al llevarlas al mercado en Baltimore. Esta balandro se llamaba Sally Lloyd, en honor a una de las hijas del coronel. El yerno de mi amo, el capitán Auld, era dueño de la embarcación; por lo demás, estaba tripulada por los propios esclavos del coronel. Sus nombres eran Peter, Isaac, Rich y Jake. Estos eran muy estimados por los otros esclavos, y considerados como los privilegiados de la plantación; porque no era asunto pequeño, a los ojos de los esclavos, que se les permitiera ver Baltimore.

    El coronel Lloyd mantuvo de trescientos a cuatrocientos esclavos en su plantación natal, y poseía un gran número más en las granjas vecinas que le pertenecían. Los nombres de las fincas más cercanas a la plantación doméstica fueron Wye Town y New Design. “Wye Town” estaba bajo la supervisión de un hombre llamado Noah Willis. New Design estuvo bajo la supervisión de un señor Townsend. Los supervisores de estos, y el resto de las fincas, que suman más de veinte, recibieron asesoría y orientación por parte de los encargados de la plantación domiciliaria. Este fue el gran lugar de negocios. Fue la sede de gobierno de toda la veintena de fincas. Aquí se resolvieron todas las disputas entre los supervisadores. Si un esclavo fue condenado por algún delito menor elevado, se volvió inmanejable o demostró la determinación de huir, fue traído inmediatamente aquí, severamente azotado, puesto a bordo de la balandra, llevado a Baltimore, y vendido a Austin Woolfolk, o algún otro comerciante de esclavos, como advertencia a los esclavos restantes.

    Aquí, también, los esclavos de todas las demás granjas recibían su asignación mensual de alimentos, y su vestimenta anual. Los hombres y mujeres esclavas recibieron, como su asignación mensual de alimentos, ocho libras de carne de cerdo, o su equivalente en pescado, y un bushel de harina de maíz. Su vestimenta anual consistía en dos camisas de lino grueso, un par de pantalones de lino, como las camisas, una chaqueta, un par de pantalones para el invierno, confeccionados en tela gruesa negra, un par de medias y un par de zapatos; el conjunto de los cuales no podría haber costado más de siete dólares. El subsidio de los hijos esclavos se daba a sus madres, o a las ancianas que los cuidaban. A los niños incapaces de trabajar en el campo no les regalaban zapatos, medias, chaquetas, ni pantalones; su ropa consistía en dos camisas de lino grueso al año. Cuando estos les fallaron, se quedaron desnudos hasta el siguiente día de permiso. Los niños de siete a diez años, de ambos sexos, casi desnudos, podrían verse en todas las estaciones del año.

    No había camas dadas a los esclavos, a menos que una manta gruesa se considerara tal, y ninguna más que los hombres y mujeres tenían estas. Esto, sin embargo, no se considera una privación muy grande. Encuentran menos dificultad por la falta de camas, que por la falta de tiempo para dormir; porque cuando se hace su día de trabajo en el campo, la mayoría de ellos tienen que lavar, reparar y cocinar que hacer, y tener pocas o ninguna de las instalaciones ordinarias para hacer cualquiera de estas, muchas de sus horas de sueño se consumen en la preparación para el campo el día que viene; y cuando esto se hace, viejos y jóvenes, hombres y mujeres, casados y solteros, caen uno al lado del otro, sobre una cama común, —el piso frío y húmedo, —cada uno cubriéndose con sus miserables cobijas; y aquí duermen hasta que son convocados al campo por la bocina del conductor. Al sonido de esto, todos deben levantarse, y estar fuera al campo. No debe haber ninguna detención; cada uno debe estar en su puesto; y ¡ay de ellos, bestira a los que no escuchan esta mañana convocar al campo; porque si no son despertados por el sentido del oído, son por el sentido del sentimiento: ninguna edad ni sexo encuentra favor alguno. El señor Severo, el capataz, solía pararse junto a la puerta del cuarto, armado con un gran palo de nogal y una pesada piel de vaca, listo para azotar a cualquiera que fuera tan lamentable como para no escuchar, o, por cualquier otra causa, se le impidió estar listo para arrancar para el campo al sonido de la bocina.

    Se llamaba acertadamente al señor Severo: era un hombre cruel. Yo lo he visto azotar a una mujer, haciendo que la sangre corra media hora en su momento; y esto, también, en medio de sus hijos llorando, suplicando la liberación de su madre. Parecía tener placer en manifestar su diabólica barbarie. Sumado a su crueldad, era un juramento profano. Fue suficiente para enfriarse la sangre y endurecer el cabello de un hombre común y corriente para escucharlo hablar. Escasa se le escapó una sentencia pero eso se inició o concluyó con algún juramento horroroso. El campo fue el lugar para presenciar su crueldad y blasfemia. Su presencia lo convirtió tanto en campo de sangre como de blasfemia. Desde el amanecer hasta la puesta del sol, estaba maldiciendo, delirando, cortando y cortando entre los esclavos del campo, de la manera más espantosa. Su carrera fue corta. Murió muy poco después de que fui al coronel Lloyd's; y murió como vivía, pronunciando, con sus gemidos moribundos, amargas maldiciones y horribles juramentos. Su muerte fue considerada por los esclavos como resultado de una providencia misericordiosa.

    El lugar del señor Severo fue llenado por un señor Hopkins. Era un hombre muy diferente. Fue menos cruel, menos profano, e hizo menos ruido, que el señor Severo. Su rumbo se caracterizó por no haber demostraciones extraordinarias de crueldad. Él azotó, pero parecía no tener placer en ello. Fue llamado por los esclavos un buen capataz.

    La plantación domiciliaria del coronel Lloyd lució la apariencia de un pueblo campestre. Aquí se realizaron todas las operaciones mecánicas de todas las fincas. La fabricación y reparación del calzado, la herrería, el tallado, el cooperado, el tejido y la molienda de granos, fueron realizados por los esclavos en la plantación familiar. Todo el lugar vestía un aspecto empresarial muy diferente a las granjas vecinas. El número de casas, también, conspiró para darle ventaja sobre las fincas vecinas. Fue llamado por los esclavos la Gran Casa Granja. Pocos privilegios fueron estimados más altos, por los esclavos de las granjas externas, que el de ser seleccionados para hacer recados en la Granja Great House. Se asoció en sus mentes con la grandeza. Un representante no podría estar más orgullosa de su elección a un escaño en el Congreso Americano, que un esclavo en una de las granjas externas sería de su elección para hacer recados en Great House Farm. Lo consideraron como una prueba de gran confianza depositada en ellos por sus supervisores; y fue por esta razón, así como un deseo constante de estar fuera del campo de debajo del latigazo del conductor, que lo estimaron como un privilegio elevado, uno digno de una vida cuidadosa para el que valía la pena vivir con cuidado. Se le llamó el tipo más inteligente y de mayor confianza, a quien se le confirió este honor con más frecuencia. Los competidores para este cargo buscaron tan diligentemente complacer a sus supervisores, como los buscadores de cargos en los partidos políticos buscan complacer y engañar a la gente. Los mismos rasgos de carácter podrían verse en los esclavos del coronel Lloyd's, como se ven en los esclavos de los partidos políticos.

    Los esclavos seleccionados para ir a la Granja de la Gran Casa, para el subsidio mensual para ellos y sus compañeros esclavos, fueron peculiarmente entusiastas. En su camino, harían que los densos bosques viejos, por kilómetros a la redonda, reverberaran con sus canciones salvajes, revelando a la vez la alegría más alta y la tristeza más profunda. Ellos componían y cantaban a medida que avanzaban, consultando ni el tiempo ni la melodía. El pensamiento que surgió, salió —si no en la palabra, en el sonido; y tan frecuentemente en el uno como en el otro. A veces cantaban el sentimiento más patético en el tono más arrebatador, y el sentimiento más raptuoso en el tono más patético. En todas sus canciones lograrían tejer algo de la Great House Farm. Especialmente harían esto, al salir de casa. Entonces cantarían muy exultantemente las siguientes palabras: —

         "I am going away to the Great House Farm!
         O, yea! O, yea! O!"
    

    Esto cantarían, como coro, a palabras que a muchos les parecerían jerga inintencionada, pero que, sin embargo, estaban llenas de significado para sí mismas. A veces he pensado que el simple escuchar esas canciones haría más para impresionar a algunas mentes con el horrible carácter de la esclavitud, de lo que podría hacer la lectura de volúmenes enteros de filosofía sobre el tema.

    Yo no entendía, cuando era esclava, el profundo significado de esas canciones groseras y aparentemente incoherentes. Yo mismo estaba dentro del círculo; para que ni vi ni oí como los que no tenían podían ver y escuchar. Ellos contaban una historia de aflicción que entonces estaba completamente más allá de mi débil comprensión; eran tonos fuertes, largos y profundos; respiraban la oración y la queja de las almas hirviendo de la angustia más amarga. Cada tono era un testimonio contra la esclavitud, y una oración a Dios por la liberación de las cadenas. El escuchar esas notas salvajes siempre deprimía mi espíritu, y me llenaba de inefable tristeza. Frecuentemente me he encontrado llorando mientras las escucho. La mera recurrencia a esas canciones, incluso ahora, me aflige; y mientras escribo estas líneas, una expresión de sentimiento ya ha encontrado su camino por mi mejilla. A esas canciones trazo mi primera concepción resplandeciente del carácter deshumanizante de la esclavitud. Nunca podré deshacerme de esa concepción. Esas canciones aún me siguen, para profundizar mi odio a la esclavitud, y avivar mis simpatías por mis hermanos en lazos. Si alguien desea quedar impresionado con los efectos matadores de almas de la esclavitud, déjelo ir a la plantación del coronel Lloyd's y, en el día de descanso, se coloque en los profundos bosques de pinos, y ahí déjelo, en silencio, analizar los sonidos que pasarán por las cámaras de su alma, y si no queda así impresionado, sólo será porque “no hay carne en su corazón obdurado”.

    A menudo me he quedado totalmente asombrado, desde que llegué al norte, para encontrar personas que pudieran hablar del canto, entre esclavos, como evidencia de su satisfacción y felicidad. Es imposible concebir un error mayor. Los esclavos cantan más cuando son más infelices. Los cantos del esclavo representan los dolores de su corazón; y él es aliviado por ellos, sólo como un corazón dolorido es aliviado por sus lágrimas. Al menos, tal es mi experiencia. A menudo he cantado para ahogar mi dolor, pero pocas veces para expresar mi felicidad. Llorar de alegría, y cantar de alegría, eran igualmente poco comunes para mí mientras estaba en las mandíbulas de la esclavitud. El canto de un hombre desechado sobre una isla desolada podría considerarse tan apropiadamente como evidencia de satisfacción y felicidad, como el canto de un esclavo; las canciones de una y de la otra son impulsadas por la misma emoción.

    CAPÍTULO III

    El coronel Lloyd mantenía un jardín grande y finamente cultivado, que brindaba un empleo casi constante a cuatro hombres, además del jardinero jefe, (señor M'Durmond.) Este jardín fue probablemente el mayor atractivo del lugar. Durante los meses de verano, la gente vino de lejos y de cerca —de Baltimore, Easton y Annapolis— para verla. Abundó en frutos de casi todas las descripciones, desde la resistente manzana del norte hasta la delicada naranja del sur. Este jardín no fue la menor fuente de problemas en la plantación. Su excelente fruto fue toda una tentación a los hambrientos enjambres de niños, así como a los esclavos mayores, pertenecientes al coronel, pocos de los cuales tenían la virtud o el vicio para resistirlo. Apenas pasó un día, durante el verano, pero que algún esclavo tuvo que tomar el latigazo por robar fruta. El coronel tuvo que recurrir a todo tipo de estratagemas para mantener a sus esclavos fuera del jardín. El último y más exitoso fue el de alquitranar su barda por todas partes; después de lo cual, si un esclavo fue atrapado con algún alquitrán sobre su persona, se consideró prueba suficiente de que había estado en el jardín, o había intentado entrar. En cualquier caso, fue severamente azotado por el jardinero jefe. Este plan funcionó bien; los esclavos se volvieron tan temerosos del alquitrán como del latigazo. Parecían darse cuenta de la imposibilidad de tocar alquitrán sin ser contaminados.

    El coronel también guardaba un espléndido equipamiento de equitación. Su establo y carruaje presentaban la apariencia de algunos de nuestros grandes establecimientos de librea de la ciudad. Sus caballos eran de la mejor forma y la sangre más noble. Su carruaje contenía tres espléndidos autocares, tres o cuatro conciertos, además de queridos y baruches del estilo más de moda.

    Este establecimiento estaba bajo el cuidado de dos esclavos, el viejo Barney y el joven Barney, padre e hijo. Atender a este establecimiento fue su único trabajo. Pero no fue de ninguna manera un empleo fácil; pues en nada era más particular el coronel Lloyd que en la gestión de sus caballos. La menor falta de atención a estos era imperdonable, y fue visitada a aquellos, bajo cuyo cuidado fueron colocados, con el castigo más severo; ninguna excusa los podía blindar, si el coronel sólo sospechaba alguna falta de atención a sus caballos, una suposición que frecuentemente cedía, y una que, por supuesto, hizo que el despacho del viejo y joven Barney fuera muy provechoso. Nunca supieron cuándo estaban a salvo del castigo. Frecuentemente fueron azotados cuando menos merecían, y escaparon de los azotes cuando más lo merecían. Todo dependía de la apariencia de los caballos, y del estado de la propia mente del coronel Lloyd cuando sus caballos le fueron traídos para su uso. Si un caballo no se movía lo suficientemente rápido, o sostenía la cabeza lo suficientemente alta, fue por alguna culpa de sus guardianes. Fue doloroso pararse cerca de la puerta del establo, y escuchar las diversas quejas en contra de los guardianes cuando sacaron un caballo para su uso. “Este caballo no ha tenido la debida atención. No se le ha frotado lo suficiente y al curry, o no se le ha alimentado adecuadamente; su comida estaba demasiado húmeda o demasiado seca; la consiguió demasiado pronto o demasiado tarde; estaba demasiado caliente o demasiado frío; tenía demasiado heno, y no lo suficiente de grano; o tenía demasiado grano, y no lo suficiente de heno; en lugar de que el viejo Barney se ocupe del caballo, se lo había dejado muy indebidamente a su hijo”. A todas estas quejas, por injustas que sean, el esclavo debe responder nunca una palabra. El coronel Lloyd no pudo soportar ninguna contradicción de un esclavo. Cuando habló, un esclavo debe ponerse de pie, escuchar y temblar; y tal fue literalmente el caso. He visto al coronel Lloyd hacer al viejo Barney, un hombre de entre cincuenta y sesenta años de edad, destapar su cabeza calva, arrodillarse sobre el suelo frío y húmedo, y recibir sobre sus hombros desnudos y trabajados más de treinta latigazos en ese momento. El coronel Lloyd tenía tres hijos —Edward, Murray y Daniel— y tres yernos, el señor Winder, el señor Nicholson y el señor Lowndes. Todos estos vivieron en Great House Farm, y disfrutaron del lujo de azotar a los sirvientes cuando quisieron, desde el viejo Barney hasta William Wilkes, el entrenador-chofer. He visto a Winder hacer que uno de los criados domésticos se aleje de él a una distancia adecuada para ser tocado con el extremo de su látigo, y a cada golpe levantar grandes crestas sobre su espalda.

    Describir la riqueza del coronel Lloyd sería casi igual a describir las riquezas de Job. Guardaba de diez a quince sirvientes de casa. Se decía que era dueño de mil esclavos, y creo que esta estimación está bastante dentro de la verdad. El coronel Lloyd era dueño de tantos que no los conocía cuando los vio; ni todos los esclavos de los out-farms lo conocían. Se informa de él, que, mientras viajaba por la carretera un día, se encontró con un hombre de color, y se dirigió a él de la manera habitual de hablar a la gente de color en la vía pública del sur: “Bueno, muchacho, ¿a quién perteneces?” “Al coronel Lloyd”, contestó el esclavo. “Bueno, ¿te trata bien el coronel?” “No, señor”, fue la respuesta lista. “¿Qué, te trabaja demasiado duro?” “Sí, señor”. “Bueno, ¿no te da lo suficiente para comer?” “Sí, señor, me da suficiente, tal como es”.

    El coronel, después de cerciorarse de dónde pertenecía el esclavo, cabalgaba; el hombre también se dedicaba a sus asuntos, sin soñar que había estado conversando con su amo. Pensó, dijo y no escuchó nada más del asunto, hasta dos o tres semanas después. El pobre hombre fue informado entonces por su supervisor que, por haber encontrado fallas en su amo, ahora iba a ser vendido a un comerciante de Georgia. De inmediato fue encadenado y esposado; y así, sin un momento de advertencia, fue arrebatado, y arrancado para siempre, de su familia y amigos, por una mano más implacable que la muerte. Esta es la pena de decir la verdad, de decir la verdad simple, en respuesta a una serie de preguntas sencillas.

    Es en parte consecuencia de tales hechos, que los esclavos, cuando se les pregunta sobre su condición y el carácter de sus amos, casi universalmente dicen que están contentos, y que sus amos son amables. Se sabe que los esclavistas envían espías entre sus esclavos, para conocer sus puntos de vista y sentimientos con respecto a su condición. La frecuencia de esto ha tenido el efecto de establecer entre los esclavos la máxima, que una lengua quieta hace una cabeza sabia. Suprimen la verdad en lugar de tomar las consecuencias de decirla, y al hacerlo demuestran ser parte de la familia humana. Si tienen algo que decir de sus amos, generalmente está a favor de sus amos, sobre todo cuando se habla con un hombre no juzgado. A mí me han preguntado frecuentemente, cuando un esclavo, si tenía un amo amable, y no recuerdo haber dado nunca una respuesta negativa; ni yo, al seguir este curso, me consideré como pronunciando lo que era absolutamente falso; porque siempre medí la amabilidad de mi amo por el estándar de amabilidad establecido entre esclavistas que nos rodean. Además, los esclavos son como otras personas, y embeben prejuicios bastante comunes a los demás. Piensan lo suyo mejor que el de los demás. Muchos, bajo la influencia de este prejuicio, piensan que sus propios amos son mejores que los amos de otros esclavos; y esto, también, en algunos casos, cuando lo contrario es cierto. En efecto, no es raro que los esclavos ni siquiera se caigan y se peleen entre ellos por la bondad relativa de sus amos, cada uno compitiendo por la bondad superior de los suyos sobre la de los demás. Al mismo tiempo, execrutan mutuamente a sus amos cuando se ven por separado. Fue así en nuestra plantación. Cuando los esclavos del coronel Lloyd se encontraron con los esclavos de Jacob Jepson, rara vez se separaban sin pelear por sus amos; los esclavos del coronel Lloyd sostenían que era el más rico, y los esclavos del señor Jepson que era el más inteligente, y la mayoría de un hombre. Los esclavos del coronel Lloyd presumirían de su capacidad para comprar y vender a Jacob Jepson. Los esclavos del señor Jepson presumirían de su capacidad para azotar al coronel Lloyd. Estas riñas casi siempre terminarían en una pelea entre las partes, y se suponía que las que azotaban se habían ganado el punto en cuestión. Parecían pensar que la grandeza de sus amos era transferible a sí mismos. Se consideró lo suficientemente malo como para ser esclavo; ¡pero ser esclavo de un pobre se consideró en verdad una desgracia!

    CAPÍTULO IV

    El señor Hopkins permaneció poco tiempo en la oficina de capataz. Por qué su carrera fue tan corta, no lo sé, pero supongamos que le faltó la severidad necesaria para adaptarse al coronel Lloyd. El señor Hopkins fue sucedido por el señor Austin Gore, un hombre que posee, en grado eminente, todos esos rasgos de carácter indispensables para lo que se llama un capataz de primer orden. El señor Gore había servido al coronel Lloyd, en calidad de supervisor, en una de las granjas externas, y se había mostrado digno de la alta estación de supervisor en la casa o Great House Farm.

    El señor Gore estaba orgulloso, ambicioso y perseverante. Era ingenioso, cruel y obstinado. Él era solo el hombre para tal lugar, y era justo el lugar para tal hombre. Brindaba margen para el pleno ejercicio de todos sus poderes, y parecía estar perfectamente como en casa en él. Era uno de los que podía torturar la más mínima mirada, palabra, o gesto, por parte del esclavo, en descaro, y lo trataría en consecuencia. No debe haber respuesta a él; no se le permitió ninguna explicación a un esclavo, demostrándose haber sido acusado injustamente. El señor Gore actuó plenamente a la altura de la máxima establecida por los esclavistas, —"Es mejor que una docena de esclavos sufran bajo el latigazo, que que el capataz sea condenado, en presencia de los esclavos, de haber tenido la culpa”. No importa cuán inocente pueda ser un esclavo, no le sirvió de nada, cuando el señor Gore lo acusó de algún delito menor. Ser acusado era ser condenado, y ser condenado debía ser castigado; el uno siempre siguiendo al otro con certeza inmutable. Escapar del castigo era escapar de la acusación; y pocos esclavos tuvieron la fortuna de hacerlo, bajo la supervisión del señor Gore. Simplemente estaba lo suficientemente orgulloso como para exigir el homenaje más degradante del esclavo, y bastante servil como para agacharse, él mismo, a los pies del amo. Era lo suficientemente ambicioso como para contentarse con nada menos que el rango más alto de supervisores, y lo suficientemente perseverante como para llegar a la altura de su ambición. Fue lo suficientemente cruel como para infligir el castigo más severo, lo suficientemente ingenioso como para descender al engaño más bajo, y lo suficientemente obstinado como para ser insensible a la voz de una conciencia reprendedora. Era, de todos los supervisadores, el más temido por los esclavos. Su presencia era dolorosa; su ojo brillaba confusión; y rara vez se escuchaba su voz aguda y estridente, sin producir horror y temblor en sus filas.

    El señor Gore era un hombre grave y, aunque joven, no se entregaba a bromas, no decía palabras graciosas, rara vez sonreía. Sus palabras estaban en perfecta consonancia con su apariencia, y su apariencia estaba en perfecta consonancia con sus palabras. Los supervisores a veces se entregan a una palabra ingeniosa, incluso con los esclavos; no así con el señor Gore. Habló sino para mandar, y mandó sino ser obedecido; se ocupó con moderación de sus palabras, y generosamente con su látigo, nunca usando el primero donde el segundo respondería también. Cuando azotó, parecía hacerlo desde el sentido del deber, y no temía consecuencias. No hizo nada a regañadientes, por muy desagradable que fuera; siempre en su puesto, nunca inconsistente. Nunca prometió sino cumplir. Era, en una palabra, un hombre de la firmeza más inflexible y de la frilidad parecida a la piedra.

    Su salvaje barbarie era igualada sólo por la frialdad consumada con la que cometió las hazañas más groseras y salvajes sobre los esclavos a su cargo. El señor Gore se comprometió alguna vez a azotar a uno de los esclavos del coronel Lloyd, con el nombre de Demby. Le había dado a Demby pero pocas rayas, cuando, para deshacerse de la flagelación, corrió y se sumergió en un arroyo, y se quedó ahí a lo profundo de sus hombros, negándose a salir. El señor Gore le dijo que le daría tres llamadas, y que, si no salía a la tercera llamada, le dispararía. Se dio la primera convocatoria. Demby no respondió, pero se mantuvo firme. La segunda y tercera convocatorias se dieron con el mismo resultado. Entonces el señor Gore, sin consultar ni deliberar con nadie, ni siquiera darle una llamada adicional a Demby, se levantó el mosquete a la cara, apuntando mortífero a su víctima de pie, y en un instante el pobre Demby ya no estaba. Su cuerpo estropeado se hundió fuera de la vista, y la sangre y los cerebros marcaron el agua donde había parado.

    Una emoción de horror atravesó cada alma sobre la plantación, exceptuando al señor Gore. Solo él parecía fresco y recogido. Le preguntaron el coronel Lloyd y mi viejo amo, por qué recurrió a este extraordinario recurso. Su respuesta fue, (tan bien como puedo recordar) que Demby se había vuelto inmanejable. Estaba dando un ejemplo peligroso a los demás esclavos, uno que, de sufrir pasar sin alguna manifestación de este tipo de su parte, conduciría finalmente a la subversión total de todo gobierno y orden sobre la plantación. Argumentó que si un esclavo se negaba a ser corregido, y escapaba con su vida, los otros esclavos pronto copiarían el ejemplo; cuyo resultado sería, la libertad de los esclavos, y la esclavización de los blancos. La defensa del señor Gore fue satisfactoria. Fue continuado en su estación como capataz sobre la plantación domiciliaria. Su fama como capataz se fue al extranjero. Su horrible crimen ni siquiera fue sometido a investigación judicial. Se cometió en presencia de esclavos, y desde luego no pudieron instituir una demanda, ni testificar en su contra; y así el culpable de uno de los asesinatos más sangrientos y asquerosos queda sin azotar de justicia, e incensado por la comunidad en la que vive. El señor Gore vivía en St. Michael's, condado de Talbot, Maryland, cuando me fui de allí; y si sigue vivo, muy probablemente vive ahí ahora; y si es así, ahora es, como era entonces, tan estimado y tan respetado como si su alma culpable no hubiera sido manchada con la sangre de su hermano.

    Hablo aconsejado cuando digo esto, —que matar a un esclavo, o a cualquier persona de color, en el condado de Talbot, Maryland, no es tratado como delito, ni por los tribunales ni por la comunidad. El señor Thomas Lanman, de San Miguel, mató a dos esclavos, uno de los cuales mató con un hacha, al noquearle los sesos. Solía presumir de la comisión de la horrible y sangrienta acción. Lo he escuchado hacerlo riendo, diciendo, entre otras cosas, que él era el único benefactor de su país en la compañía, y que cuando otros harían tanto como él había hecho, deberíamos ser relevados de “los negros d——d”.

    La esposa del señor Giles Hicks, que vivía pero a poca distancia de donde solía vivir, asesinó a la prima de mi esposa, una joven de entre quince y dieciséis años, destrozando a su persona de la manera más horrible, rompiéndole la nariz y el esternón con un palo, para que la pobre niña venciera en unas horas después. De inmediato fue enterrada, pero no había estado en su tumba prematura sino unas horas antes de que fuera tomada y examinada por el forense, quien decidió que había llegado a su muerte por fuertes golpes. El delito por el que así fue asesinada esta niña fue este: —Esa noche la habían puesto a la mente del bebé de la señora Hicks, y durante la noche se durmió, y el bebé lloró. Ella, habiendo perdido el descanso varias noches anteriores, no escuchó el llanto. Ambos estaban en la habitación con la señora Hicks. La señora Hicks, al encontrar a la niña lenta para moverse, saltó de su cama, agarró un palo de madera de roble junto a la chimenea, y con él le rompió la nariz y el esternón de la niña, y así terminó su vida. No voy a decir que este asesinato tan horrible no produjo sensación alguna en la comunidad. Sí produjo sensación, pero no lo suficiente como para castigar a la asesina. Se emitió una orden de detención para su detención, pero nunca se cumplió. Así escapó no sólo del castigo, sino incluso del dolor de ser procesada ante un tribunal por su horroroso crimen.

    Mientras estoy detallando hechos sangrientos que tuvieron lugar durante mi estancia en la plantación del coronel Lloyd's, narraré brevemente otro, que ocurrió aproximadamente al mismo tiempo que el asesinato de Demby por el señor Gore.

    Los esclavos del coronel Lloyd's tenían la costumbre de pasar una parte de sus noches y domingos en la pesca de ostras, y de esta manera compensaron la deficiencia de su escasa asignación. Un anciano perteneciente al coronel Lloyd, mientras estaba así comprometido, pasó a superar los límites del coronel Lloyd's, y en las instalaciones del señor Beal Bondly. Ante esta transgresión, el señor Bondly se ofendió, y con su mosquete bajó a la orilla, y sopló su contenido mortífero en el pobre anciano.

    El señor Bondly se acercó a ver al coronel Lloyd al día siguiente, ya sea para pagarle sus bienes, o para justificarse en lo que había hecho, no sé. En todo caso, toda esta diabólica transacción pronto fue callada. Se dijo muy poco al respecto en absoluto, y no se hizo nada. Era un dicho común, incluso entre los pequeños blancos, que valía medio centavo matar a un “negro”, y medio centavo para enterrar a uno.

    CAPÍTULO V

    En cuanto a mi propio trato mientras vivía en la plantación del coronel Lloyd's, era muy similar al de los otros hijos esclavos. No tenía la edad suficiente para trabajar en el campo, y habiendo poco más que trabajo de campo que hacer, tenía mucho tiempo libre. Lo máximo que tenía que hacer era conducir las vacas por la noche, mantener a las aves fuera del jardín, mantener limpio el patio delantero y hacer recados para la hija de mi viejo amo, la señora Lucretia Auld. La mayor parte de mi tiempo libre lo pasé ayudando al maestro Daniel Lloyd a encontrar sus pájaros, después de que les hubiera disparado. Mi conexión con el Maestro Daniel fue de alguna ventaja para mí. Se volvió bastante apegado a mí, y fue una especie de protector de mi parte. No permitiría que los chicos mayores me impusieran, y dividiría sus pasteles conmigo.

    Rara vez me azotaba mi viejo maestro, y sufría poco de otra cosa que el hambre y el frío. Sufrí mucho de hambre, pero mucho más de frío. En el verano más caluroso y el invierno más frío, me mantuvieron casi desnudo, sin zapatos, sin medias, sin chaqueta, sin pantalones, nada puesto sino una camisa gruesa de lino de remolque, llegando solo hasta mis rodillas. Yo no tenía cama. Debo haber perecido con frío, pero eso, las noches más frías, solía robarme una bolsa que se usaba para llevar maíz al molino. Yo me metería en esta bolsa, y allí dormiría en el frío, húmedo, suelo de barro, con la cabeza dentro y los pies fuera. Mis pies han sido tan agrietados con la escarcha, que la pluma con la que estoy escribiendo podría estar colocada en los cortes.

    No nos permitían regularmente. Nuestra comida era harina de maíz gruesa hervida. A esto se le llamó papilla. Se puso en una gran bandeja o comedero de madera, y se colocó en el suelo. Entonces se llamaba a los niños, como tantos cerdos, y como tantos cerdos venían a devorar la papilla; algunos con conchas de ostras, otros con trozos de teja, algunos con manos desnudas y ninguno con cucharas. El que comió más rápido consiguió más; el que era más fuerte aseguró el mejor lugar; y pocos salieron satisfechos del comedero.

    Probablemente tenía entre siete y ocho años cuando salí de la plantación del coronel Lloyd's. Lo dejé con alegría. Nunca olvidaré el éxtasis con el que recibí la inteligencia de que mi viejo amo (Anthony) había decidido dejarme ir a Baltimore, a vivir con el señor Hugh Auld, hermano del yerno de mi viejo amo, el capitán Thomas Auld. Recibí esta información unos tres días antes de mi salida. Fueron tres de los días más felices que he disfrutado. Pasé la mayor parte de estos tres días en el arroyo, lavando la caspa de plantación y preparándome para mi partida.

    El orgullo de la apariencia que esto indicaría no era el mío. Pasé el tiempo lavándome, no tanto porque quisiera, sino porque la señora Lucretia me había dicho que debía quitarme toda la piel muerta de los pies y las rodillas antes de poder ir a Baltimore; porque la gente de Baltimore estaba muy limpia, y se reiría de mí si me veía sucia. Además, me iba a dar un par de pantalones, los cuales no debería ponerme a menos que me quitara toda la suciedad. ¡La idea de poseer un par de pantalones fue genial en verdad! Fue casi un motivo suficiente, no sólo para hacerme despegar lo que llamarían los tiradores de cerdos la sarna, sino la piel misma. Fui a ello en serio, trabajando por primera vez con la esperanza de recompensa.

    Los lazos que habitualmente atan a los niños a sus hogares quedaron todos suspendidos en mi caso. No encontré ningún juicio severo en mi partida. Mi casa estaba sin encanto; no era mi hogar; al separarme de ella, no podía sentir que estaba dejando algo que pudiera haber disfrutado al quedarme. Mi madre estaba muerta, mi abuela vivía lejos, así que rara vez la veía. Tenía dos hermanas y un hermano, que vivían en la misma casa conmigo; pero la separación temprana de nosotros de nuestra madre había casi borrado el hecho de nuestra relación de nuestros recuerdos. Busqué casa en otra parte, y confiaba en encontrar ninguna que me hubiera gustado menos que la que me iba. Sin embargo, si encontré en mi nuevo hogar dificultades, hambre, azotes y desnudez, tuve el consuelo de que no debería haber escapado a ninguno de ellos al quedarme. Habiendo tenido ya más que un gusto de ellos en la casa de mi viejo amo, y habiéndolos soportado ahí, de manera muy natural inferí mi capacidad para soportarlos en otros lugares, y sobre todo en Baltimore; porque tenía algo del sentimiento sobre Baltimore que se expresa en el proverbio, que “ser ahorcado en Inglaterra es preferible a morir de muerte natural en Irlanda”. Tenía las mayores ganas de ver Baltimore. El primo Tom, aunque no hablaba con fluidez, me había inspirado con ese deseo por su elocuente descripción del lugar. Nunca pude señalar nada en la Gran Casa, por bella o poderosa que fuera, sino que había visto algo en Baltimore muy superior, tanto en belleza como en fuerza, al objeto que le señalé. Incluso la propia Gran Casa, con todas sus imágenes, era muy inferior a muchos edificios en Baltimore. Tan fuerte era mi deseo, que pensé que una gratificación del mismo compensaría completamente cualquier pérdida de comodidades que debiera sostener por el intercambio. Me fui sin arrepentimiento, y con las mayores esperanzas de felicidad futura.

    Salimos del río Miles hacia Baltimore un sábado por la mañana. Recuerdo solo el día de la semana, pues en ese momento no tenía conocimiento de los días del mes, ni de los meses del año. Al zarpar, caminé en popa y le di a la plantación del coronel Lloyd's lo que esperaba que fuera la última mirada. Luego me colocé en los arcos de la balanza, y ahí pasé el resto del día mirando hacia adelante, interesándome en lo que estaba a la distancia más que en las cosas cercanas o atrás.

    En la tarde de ese día, llegamos a Annapolis, la capital del Estado. Nos detuvimos pero unos instantes, para que no tuviera tiempo de ir a la orilla. Fue la primera gran ciudad que había visto, y aunque se vería pequeña en comparación con algunos de nuestros pueblos fabriles de Nueva Inglaterra, pensé que era un lugar maravilloso por su tamaño, ¡más imponente incluso que la Great House Farm!

    Llegamos a Baltimore la madrugada del domingo, aterrizando en Smith's Wharf, no muy lejos de Bowley's Wharf. Teníamos a bordo de la balandra una gran bandada de ovejas; y después de ayudar a conducirlas al matadero del señor Curtis en la colina de Louden Slater, fui dirigida por Rich, una de las manos que pertenecía a bordo de la balandra, a mi nuevo hogar en la calle Alliciana, cerca del astillero del señor Gardner, en Fells Point.

    El señor y la señora Auld estaban ambos en casa, y me encontraron en la puerta con su pequeño hijo Thomas, para cuidar de quien me habían dado. Y aquí vi lo que nunca antes había visto; era una cara blanca radiante con las emociones más amables; era el rostro de mi nueva amante, Sophia Auld. Ojalá pudiera describir el rapto que brilló en mi alma tal y como lo contemplaba. Fue un espectáculo nuevo y extraño para mí, iluminando mi camino con la luz de la felicidad. A Little Thomas le dijeron, ahí estaba su Freddy, y me dijeron que cuidara al pequeño Thomas; y así entré en los deberes de mi nuevo hogar con el prospecto más animado por delante.

    Considero que mi salida de la plantación del coronel Lloyd's es uno de los eventos más interesantes de mi vida. Es posible, e incluso bastante probable, que pero por la mera circunstancia de ser sacado de esa plantación a Baltimore, debería tener hoy, en lugar de estar aquí sentado junto a mi propia mesa, en el disfrute de la libertad y la felicidad del hogar, escribiendo esta Narrativa, estado confinado en las cadenas irritantes de esclavitud. Ir a vivir a Baltimore sentó las bases, y abrió la puerta de entrada, a toda mi prosperidad posterior. Alguna vez lo he considerado como la primera manifestación llana de esa amable providencia que desde entonces me ha atendido, y marcó mi vida con tantos favores. Consideré que la selección de mí mismo era algo notable. Había una serie de niños esclavos que podrían haber sido enviados de la plantación a Baltimore. Había los más jóvenes, los mayores, y los de la misma edad. Fui elegido de entre todos ellos, y fue la primera, última y única opción.

    Puedo ser considerado supersticioso, e incluso egoísta, al considerar este acontecimiento como una interposición especial de la divina Providencia a mi favor. Pero debería ser falso ante los primeros sentimientos de mi alma, si suprimiera la opinión. Prefiero ser fiel a mí mismo, incluso a riesgo de incurrir en el ridículo de los demás, en lugar de ser falso, e incurrir en mi propio aborrecimiento. Desde mi primer recuerdo, salgo con el entretenimiento de una profunda convicción de que la esclavitud no siempre podría sostenerme dentro de su asqueroso abrazo; y en las horas más oscuras de mi carrera en la esclavitud, esta palabra viva de fe y espíritu de esperanza no se apartó de mí, sino que se quedó como ángeles ministrantes para animar yo a través de la penumbra. Este buen espíritu era de Dios, y a él le ofrezco acción de gracias y alabanza.

    CAPÍTULO VI

    Mi nueva amante demostró ser todo lo que apareció cuando la conocí por primera vez en la puerta, una mujer del corazón más amable y de los mejores sentimientos. Ella nunca había tenido una esclava bajo su control anteriormente para mí, y antes de su matrimonio había dependido de su propia industria para ganarse la vida. Ella era tejedora de oficio; y por aplicación constante a su negocio, se había conservado en buena medida de los efectos de tizón y deshumanización de la esclavitud. Estaba completamente asombrado de su bondad. Apenas sabía cómo comportarme con ella. Ella era completamente diferente a cualquier otra mujer blanca que jamás hubiera visto. No podía acercarme a ella ya que estaba acostumbrada a acercarme a otras damas blancas. Mi instrucción temprana estaba fuera de lugar. El servilismo agachado, generalmente una cualidad tan aceptable en una esclava, no respondía cuando se manifestaba hacia ella. Su favor no se ganó por ello; parecía estar perturbada por ello. Ella no consideró descarada o poco educada que una esclava la mirara a la cara. La esclava más mala se puso completamente a gusto en su presencia, y ninguna se fue sin sentirse mejor por haberla visto. Su rostro estaba hecho de sonrisas celestiales, y su voz de música tranquila.

    Pero, ¡ay! este corazón bondadoso solo tuvo poco tiempo para seguir siendo tal. El veneno fatal del poder irresponsable ya estaba en sus manos, y pronto comenzó su obra infernal. Ese ojo alegre, bajo la influencia de la esclavitud, pronto se puso rojo de rabia; esa voz, hecha toda de dulce concordia, cambió a una de dura y horrible discordia; y ese rostro angelical dio lugar al de un demonio.

    Muy poco después de irme a vivir con el señor y la señora Auld, ella muy amablemente comenzó a enseñarme la A, B, C. Después de haber aprendido esto, ella me ayudó a aprender a deletrear palabras de tres o cuatro letras. Justo en este punto de mi progreso, el señor Auld se enteró de lo que estaba pasando, y de inmediato prohibió a la señora Auld instruirme más, diciéndole, entre otras cosas, que era ilegal, además de inseguro, enseñarle a leer a una esclava. Para usar sus propias palabras, además, dijo: “Si le das una pulgada a un negro, se llevará un ell. Un negro no debe saber más que obedecer a su amo, hacer lo que se le dice que haga. El aprendizaje echaría a perder al mejor negro del mundo. Ahora”, dijo, “si le enseñas a leer a ese negro (hablando de mí mismo), no habría que retenerlo. Siempre le inserviría para ser esclavo. De inmediato se volvería inmanejable, y de ningún valor para su amo. En cuanto a sí mismo, no le podía hacer ningún bien, sino mucho daño. Lo haría descontento e infeliz”. Estas palabras se hundieron profundamente en mi corazón, despertaron sentimientos dentro de ese yacía dormidos, y llamaron a la existencia un tren de pensamiento completamente nuevo. Fue una revelación nueva y especial, explicando cosas oscuras y misteriosas, con las que mi comprensión juvenil había luchado, pero luchado en vano. Ahora entendía lo que para mí había sido una dificultad muy desconcertante, es decir, el poder del hombre blanco para esclavizar al negro. Fue un gran logro, y lo aprecié mucho. A partir de ese momento, entendí el camino de la esclavitud a la libertad. Era justo lo que quería, y lo conseguí en un momento en el que menos lo esperaba. Si bien me entristeció la idea de perder la ayuda de mi amable amante, me alegró la inestimable instrucción que, por el más mínimo accidente, había obtenido de mi amo. Aunque consciente de la dificultad de aprender sin un maestro, me puse con gran esperanza, y un propósito fijo, a cualquier costo de problemas, aprender a leer. La manera decidida con que habló, y se esforzó por impresionar a su esposa con las malas consecuencias de darme instrucción, me sirvió para convencerme de que era profundamente sensible a las verdades que pronunciaba. Me dio la mejor seguridad de que podría confiar con la máxima confianza en los resultados que, dijo, fluirían de enseñarme a leer. Lo que más temía, que yo más deseaba. Lo que más amaba, que yo más odiaba. Aquello que para él era un gran mal, ser cuidadosamente rechazado, era para mí un gran bien, para ser buscado diligentemente; y el argumento que tan calurosamente exhortó, en contra de mi aprendizaje a leer, sólo me sirvió para inspirarme con el deseo y la determinación de aprender. Al aprender a leer, le debo casi tanto a la amarga oposición de mi amo, como a la amable ayuda de mi amante. Reconozco el beneficio de ambos.

    Había residido pero poco tiempo en Baltimore antes de observar una marcada diferencia, en el trato a los esclavos, de lo que había presenciado en el país. Un esclavo de la ciudad es casi un hombre libre, comparado con un esclavo en la plantación. Está mucho mejor alimentado y vestido, y disfruta de privilegios completamente desconocidos para el esclavo en la plantación. Hay un vestigio de decencia, una sensación de vergüenza, que hace mucho para frenar y comprobar esos brotes de atroz crueldad tan comúnmente promulgados sobre la plantación. Es un esclavista desesperado, quien sorprenderá a la humanidad de sus vecinos no esclavistas con los gritos de su esclavo lacerado. Pocos están dispuestos a incurrir en el odio apegado a la reputación de ser un maestro cruel; y sobre todo las cosas, no se les conocería como no darle a un esclavo lo suficiente para comer. Todo esclavista de la ciudad está ansioso de que se sepa de él, que alimenta bien a sus esclavos; y es debido a ellos decir, que la mayoría de ellos sí dan a sus esclavos lo suficiente para comer. Hay, sin embargo, algunas excepciones dolorosas a esta regla. Directamente frente a nosotros, en la calle Philpot, vivía el señor Thomas Hamilton. Tenía dos esclavos. Sus nombres eran Henrietta y Mary. Enrietta tenía aproximadamente veintidós años de edad, María tenía unos catorce años; y de todas las criaturas destrozadas y demacradas que jamás vi, estas dos fueron las más así. Su corazón debe ser más duro que la piedra, eso podría mirar a estos impasibles. La cabeza, el cuello y los hombros de María fueron literalmente cortados en pedazos. Frecuentemente le he sentido la cabeza, y la he encontrado casi cubierta de llagas supurantes, causadas por el latigazo de su cruel amante. No sé que su amo la azotó alguna vez, pero yo he sido testigo ocular de la crueldad de la señora Hamilton. Solía estar en la casa del señor Hamilton casi todos los días. La señora Hamilton solía sentarse en una silla grande en medio de la habitación, con una pesada piel de vaca siempre a su lado, y escasamente pasaba una hora durante el día pero estaba marcada por la sangre de uno de estos esclavos. Las chicas rara vez la pasaban sin que ella dijera: “¡Muévete más rápido, gip negro! "al mismo tiempo darles un golpe con la piel de vaca sobre la cabeza o los hombros, a menudo extrayendo la sangre. Entonces ella diría: “¡Toma eso, gip negro! "continuando, “¡Si no te mueves más rápido, yo te voy a mover!” Sumado a los crueles latigazos a los que fueron sometidos estos esclavos, se los mantuvo casi medio hambrientos. Rara vez sabían lo que era comer una comida completa. He visto a María contendiendo con los cerdos por los despojos arrojados a la calle. Tanto fue Mary pateada y cortada en pedazos, que a menudo se la llamaba "picoteada" que por su nombre.

    CAPÍTULO VII

    Viví en la familia del Maestro Hugh unos siete años. Durante este tiempo, logré aprender a leer y escribir. Para lograrlo, me vi obligado a recurrir a diversas estratagemas. No tenía profesor regular. Mi amante, que amablemente había comenzado a instruirme, tenía, en cumplimiento de los consejos y dirección de su marido, no sólo dejó de instruir, sino que había puesto su rostro en contra de que yo fuera instruida por cualquier otra persona. Se debe, sin embargo, a mi amante decir de ella, que no adoptó este curso de tratamiento de inmediato. Al principio le faltaba la depravación indispensable para encerrarme en la oscuridad mental. Al menos era necesario que ella tuviera algún entrenamiento en el ejercicio del poder irresponsable, para hacerla igual a la tarea de tratarme como si fuera un bruto.

    Mi amante era, como ya he dicho, una mujer amable y de corazón tierno; y en la sencillez de su alma comenzó, cuando fui por primera vez a vivir con ella, a tratarme como ella suponía que un ser humano debía tratar a otro. Al entrar en los deberes de un esclavista, no parecía percibir que yo le sostenía la relación de un mero chattel, y que para ella tratarme como un ser humano no sólo estaba equivocado, sino peligrosamente así. La esclavitud le resultó tan lesiva como a mí. Cuando fui allí, ella era una mujer piadosa, cálida y de corazón tierno. No hubo dolor ni sufrimiento por el que no tuviera una lágrima. Tenía pan para los hambrientos, ropa para los desnudos y consuelo para cada doliente que estaba a su alcance. La esclavitud pronto demostró su capacidad para despojarla de estas cualidades celestiales. Bajo su influencia, el tierno corazón se convirtió en piedra, y la disposición en forma de cordero dio paso a una de fiereza parecida a tigre. El primer paso en su rumbo descendente fue en que ella dejara de instruirme. Ahora comenzó a practicar los preceptos de su marido. Finalmente se volvió aún más violenta en su oposición que su propio marido. Ella no estaba satisfecha con simplemente hacerlo tan bien como él le había mandado; parecía ansiosa por hacerlo mejor. Nada parecía enojarla más que verme con un periódico. Parecía pensar que aquí yacía el peligro. La he tenido prisa hacia mí con una cara hecha toda de furia, y me arrebató un periódico, de una manera que reveló plenamente su aprehensión. Era una mujer apta; y un poco de experiencia pronto demostró, a su satisfacción, que la educación y la esclavitud eran incompatibles entre sí.

    A partir de este momento me miraron de manera más estrecha. Si estaba en una habitación separada algún tiempo considerable, estaba seguro de que me sospecharían de tener un libro, y de inmediato me llamaron para dar cuenta de mí mismo. Todo esto, sin embargo, era demasiado tarde. Se había dado el primer paso. Señora, al enseñarme el alfabeto, me había dado la pulgada, y ninguna precaución podía impedirme tomar el ell.

    El plan que adopté, y aquel por el que tuve más éxito, fue el de hacer amigos de todos los pequeños blancos que conocí en la calle. Tantos de estos como pude, me convertí en maestros. Con su amable ayuda, obtenida en diferentes momentos y en diferentes lugares, finalmente logré aprender a leer. Cuando me enviaron de recados, siempre me llevaba mi libro conmigo, y al hacer una parte de mi recado rápidamente, encontré tiempo para recibir una lección antes de mi regreso. También solía llevar conmigo pan, suficiente del cual siempre estaba en la casa, y al que siempre fui bienvenido; porque estaba mucho mejor en este sentido que muchos de los pobres niños blancos de nuestro barrio. Este pan que solía otorgar a los pequeños erizos hambrientos, quienes, a cambio, me darían ese pan más valioso del conocimiento. Estoy fuertemente tentado de dar los nombres de dos o tres de esos niños pequeños, como testimonio de la gratitud y el afecto que les llevo; pero la prudencia prohíbe; —no es que me lastime, sino que pueda avergonzarlos; porque es casi una ofensa imperdonable enseñar a los esclavos a leer en este país cristiano. Basta decir de los queridos pequeños compañeros, que vivían en la calle Philpot, muy cerca de Durgin y el astillero de Bailey. Solía platicar sobre este asunto de la esclavitud con ellos. A veces les decía, deseaba poder ser tan libre como ellos cuando llegaban a ser hombres. “Serás libre en cuanto tengas veintiún años, ¡pero yo soy un esclavo de por vida! ¿No tengo tan buen derecho a ser libre como tú?” Estas palabras solían molestarlos; me expresaban la simpatía más viva, y me consolaban con la esperanza de que ocurriera algo por lo que pudiera ser libre.

    Ahora tenía unos doce años, y la idea de ser un esclavo de por vida comenzó a soportar pesadamente sobre mi corazón. Justo en esta ocasión, conseguí un libro titulado “El orador colombino”. Cada oportunidad que tenía, solía leer este libro. Entre mucho otro asunto interesante, encontré en él un diálogo entre un amo y su esclavo. El esclavo se representó como haber huido de su amo tres veces. El diálogo representó la conversación que tuvo lugar entre ellos, cuando el esclavo fue retomado por tercera vez. En este diálogo, todo el argumento en nombre de la esclavitud fue presentado por el amo, todo lo cual fue dispuesto por el esclavo. Al esclavo se le hizo decir algunas cosas muy inteligentes e impresionantes en respuesta a su amo, cosas que tuvieron el efecto deseado aunque inesperado; pues la conversación resultó en la emancipación voluntaria del esclavo por parte del amo.

    En el mismo libro, me encontré con uno de los poderosos discursos de Sheridan sobre y en nombre de la emancipación católica. Estos fueron documentos de elección para mí. Los leo una y otra vez con un interés incesante. Dieron lengua a pensamientos interesantes de mi propia alma, que frecuentemente habían brillado por mi mente, y murieron por falta de expresión. La moral que obtuve del diálogo fue el poder de la verdad sobre la conciencia incluso de un esclavista. Lo que obtuve de Sheridan fue una audaz denuncia de la esclavitud, y una poderosa reivindicación de los derechos humanos. La lectura de estos documentos me permitió pronunciar mis pensamientos, y conocer los argumentos planteados para sostener la esclavitud; pero mientras me aliviaban de una dificultad, trajeron otra aún más dolorosa que aquella de la que me relevó. Cuanto más leo, más me llevaron a aborrecer y detestar a mis esclavistas. Yo los podía considerar sin otra luz que una banda de ladrones exitosos, que habían dejado sus casas, y se habían ido a África, y nos habían robado de nuestras casas, y en una tierra extraña nos reducía a la esclavitud. Los detestaba por ser el más malo así como el más malvado de los hombres. Mientras leía y contemplaba el tema, ¡he aquí! ese mismo descontento que el Maestro Hugh había predicho seguiría mi aprendizaje a leer ya había llegado, a atormentar y picar mi alma hasta una angustia inpronunciable. Mientras me retorcía debajo de ella, a veces sentiría que aprender a leer había sido una maldición más que una bendición. Me había dado una visión de mi miserable condición, sin el remedio. Me abrió los ojos al horrible foso, pero a ninguna escalera sobre la que salir. En momentos de agonía envidiaba a mis compañeros esclavos por su estupidez. Muchas veces me he deseado una bestia. Preferí la condición del reptil más malo a la mía. Cualquier cosa, pase lo que pase, ¡para deshacerse del pensamiento! Fue este pensamiento eterno de mi condición lo que me atormentó. No hubo manera de deshacerse de él. Fue presionada sobre mí por cada objeto a la vista o al oído, animado o inanimado. El triunfo plateado de la libertad había despertado mi alma a la vigilia eterna. Ahora apareció la libertad, para no desaparecer más para siempre. Se escuchaba en cada sonido, y se veía en cada cosa. Siempre estuvo presente para atormentarme con un sentido de mi miserable condición. No vi nada sin verlo, no escuché nada sin escucharlo, y no sentí nada sin sentirlo. Miraba desde cada estrella, sonreía en cada calma, respiraba en cada viento, y se movía en cada tormenta.

    A menudo me encontraba lamentando mi propia existencia, y deseándome muerto; y pero por la esperanza de ser libre, no tengo ninguna duda pero que debería haberme matado, o haber hecho algo por lo que me debieron matar. Mientras estaba en este estado de ánimo, estaba ansioso por escuchar a alguien hablar de esclavitud. Yo era un oyente listo. Cada poco, podía escuchar algo sobre los abolicionistas. Pasó algún tiempo antes de que encontrara lo que significaba la palabra. Siempre se usó en conexiones tales como para convertirla en una palabra interesante para mí. Si un esclavo se escapó y logró aclararse, o si un esclavo mató a su amo, prendió fuego a un granero, o hizo algo muy mal en la mente de un esclavista, se habló de ello como el fruto de la abolición. Al escuchar la palabra en este sentido muy a menudo, me puse a aprender lo que significaba. El diccionario me brindó poca o ninguna ayuda. Me pareció que era “el acto de abolir”; pero entonces no sabía qué se iba a abolir. Aquí estaba perplejo. No me atreví a preguntarle a nadie sobre su significado, pues estaba satisfecha de que era algo de lo que querían que supiera muy poco. Después de que un paciente esperaba, obtuve uno de nuestros periódicos de la ciudad, que contenía un relato del número de peticiones del norte, rezando por la abolición de la esclavitud en el Distrito de Columbia, y de la trata de esclavos entre los Estados. A partir de esta época entendí las palabras abolición y abolicionista, y siempre me acercaba cuando se pronunciaba esa palabra, esperando escuchar algo de importancia para mí y para mis compañeros esclavos. La luz me irrumpió por grados. Un día bajé al muelle del señor Waters; y al ver a dos irlandeses descargando una ceja de piedra, fui, sin preguntar, y les ayudé. Cuando terminamos, uno de ellos vino a mí y me preguntó si era esclavo. Le dije que lo estaba. Preguntó: “¿Sois esclavos de por vida?” Le dije que lo estaba. El buen irlandés parecía estar profundamente afectado por la declaración. Le dijo al otro que era una lástima tan bien un hombrecito como yo debería ser esclavo de por vida. Dijo que era una lástima abrazarme. Ambos me aconsejaron que huyera hacia el norte; que ahí encontrara amigos, y que fuera libre. Fingí no interesarme por lo que decían, y los traté como si no los entendiera; porque temía que pudieran ser traicioneros. Se sabe que los hombres blancos alientan a los esclavos a escapar, y luego, para obtener la recompensa, atraparlos y devolverlos a sus amos. Tenía miedo de que estos hombres aparentemente buenos me pudieran usar así; pero sin embargo recordé su consejo, y a partir de ese momento resolví huir. Esperaba con ansias un momento en el que sería seguro para mí escapar. Era demasiado joven para pensar en hacerlo de inmediato; además, deseaba aprender a escribir, ya que podría tener ocasión de escribir mi propio pase. Me consolé con la esperanza de que algún día encontrara una buena oportunidad. En tanto, aprendería a escribir.

    La idea de cómo podría aprender a escribir me fue sugerida al estar en el astillero de Durgin y Bailey, y ver frecuentemente a los carpinteros de barcos, después de labrar, y conseguir un trozo de madera listo para usar, escribir en la madera el nombre de esa parte del barco para el que estaba destinado. Cuando un trozo de madera estaba destinado al lado de larboard, se marcaría así —"L”. Cuando una pieza era para el lado de estribor, se marcaría así —"S”. Una pieza para el lado de larboard adelante, estaría marcada así —"L. F.” Cuando una pieza era para el lado de estribor hacia adelante, se marcaría así —"F” Para larboard en popa, estaría marcado así —"L. A.” Para estribor en popa, estaría marcado así —"S.” Pronto aprendí los nombres de estas letras, y para lo que se pretendían cuando se colocaban sobre un trozo de madera en el astillero. Inmediatamente empecé a copiarlos, y en poco tiempo pude hacer las cuatro letras nombradas. Después de eso, cuando me reuní con cualquier chico que supiera que pudiera escribir, le diría que podría escribir tan bien como él. La siguiente palabra sería: “No te creo. Déjame ver que lo intentas”. Entonces haría las cartas que había tenido tanta suerte de aprender, y le pediría que le ganara eso. De esta manera obtuve muchas lecciones de escritura, que es muy posible que nunca debí haber obtenido de otra manera. Durante este tiempo, mi libro de copia era la cerca de la tabla, la pared de ladrillo y el pavimento; mi pluma y tinta eran un trozo de tiza. Con estos, aprendí principalmente a escribir. Entonces comencé y seguí copiando las cursivas en el Libro de Ortografía de Webster, hasta que pude hacerlas todas sin mirar el libro. Para entonces, mi pequeño maestro Thomas había ido a la escuela, había aprendido a escribir, y había escrito sobre varios libros de copia. Éstas habían sido traídas a casa, y mostradas a algunos de nuestros vecinos cercanos, para luego dejarlas a un lado. Mi amante solía ir a la reunión de clase en el centro de reuniones de Wilk Street todos los lunes por la tarde, y me dejaba para cuidar la casa. Cuando me dejaba así, solía pasar el tiempo escribiendo en los espacios que quedaban en el copio-libro del Maestro Thomas, copiando lo que había escrito. Seguí haciendo esto hasta que pude escribir una mano muy similar a la del Maestro Tomás. Así, después de un largo y tedioso esfuerzo durante años, finalmente logré aprender a escribir.

    CAPÍTULO VIII

    En muy poco tiempo después de irme a vivir a Baltimore, el hijo menor de mi viejo maestro, Richard, murió; y en unos tres años y seis meses después de su muerte, mi viejo amo, el capitán Anthony, murió, dejando solo a su hijo, Andrés, y a su hija, Lucrecia, para compartir su patrimonio. Murió mientras estaba de visita para ver a su hija en Hillsborough. Cortado así inesperadamente, no dejó testamento en cuanto a la enajenación de sus bienes. Por lo tanto, era necesario tener una valoración del inmueble, que pudiera dividirse por igual entre la señora Lucretia y el maestro Andrew. Inmediatamente me enviaron para, para ser valorado con la otra propiedad. Aquí nuevamente mis sentimientos se levantaron en la detestación de la esclavitud. Ahora tenía una nueva concepción de mi condición degradada. Antes de esto, me había vuelto, si no insensible a mi suerte, al menos en parte así. Salí de Baltimore con un corazón joven sobrecargado de tristeza, y un alma llena de aprensión. Tomé paso con el capitán Rowe, en la goleta Gato Salvaje, y, después de una vela de unas veinticuatro horas, me encontré cerca del lugar de mi nacimiento. Ahora había estado ausente de él casi, si no del todo, cinco años. Yo, sin embargo, recordé muy bien el lugar. Yo sólo tenía unos cinco años cuando lo dejé, para ir a vivir con mi viejo maestro a la plantación del coronel Lloyd's; así que ahora tenía entre diez y once años.

    Todos fuimos clasificados juntos en la valuación. Hombres y mujeres, viejos y jóvenes, casados y solteros, fueron clasificados con caballos, ovejas y cerdos. Había caballos y hombres, vacas y mujeres, cerdos y niños, todos con el mismo rango en la escala de ser, y todos fueron sometidos al mismo examen estrecho. La edad de cabeza plateada y la juventud vivaz, criadas y matronas, tuvieron que someterse a la misma inspección indelicada. En este momento, vi más claramente que nunca los efectos brutalizantes de la esclavitud tanto sobre el esclavo como sobre el esclavista.

    Después de la valuación, luego vino la división. No tengo lenguaje para expresar la gran emoción y la profunda ansiedad que se sintieron entre nosotros, pobres esclavos durante este tiempo. Nuestro destino de por vida estaba ahora por decidir. no teníamos más voz en esa decisión que los brutos entre los que estábamos clasificados. Una sola palabra de los hombres blancos era suficiente —en contra de todos nuestros deseos, oraciones y súplicas— para destrozar para siempre a los amigos más queridos, a los parientes más queridos y a los lazos más fuertes conocidos por los seres humanos. Además del dolor de la separación, estaba el horrible temor de caer en manos del Maestro Andrés. Todos nosotros lo conocíamos como un desgraciado muy cruel, un borracho común, que por su imprudente mala gestión y disipación despilfarradora ya había desperdiciado una gran parte de los bienes de su padre. Todos sentíamos que bien podríamos vendernos de inmediato a los comerciantes de Georgia, como para pasar a sus manos; porque sabíamos que esa sería nuestra condición inevitable, una condición que todos nosotros tenemos con el mayor horror y pavor.

    Sufrí más ansiedad que la mayoría de mis compañeros-esclavos. Yo había sabido lo que era ser amablemente tratado; no habían sabido nada de eso. Habían visto poco o nada del mundo. Eran en muy hechos hombres y mujeres de dolor, y familiarizados con el dolor. Sus espaldas se habían familiarizado con el latigazo ensangrentado, de modo que se habían vuelto insensible; la mía aún era tierna; porque mientras estaba en Baltimore recibí pocos azotes, y pocos esclavos podían presumir de un amo y amante más amable que yo; y la idea de pasar de sus manos por las del Maestro Andrés, un hombre que, pero unos días antes, para darme una muestra de su carácter ensangrentado, tomó de la garganta a mi hermanito, lo tiró al suelo, y con el talón de su bota estampado en la cabeza hasta que brotó la sangre de su nariz y orejas, estaba bien calculado para ponerme ansioso por mi destino. Después de haber cometido esta indignación salvaje contra mi hermano, se volvió hacia mí, y dijo que esa era la manera en que pretendía servirme uno de estos días, es decir, supongo, cuando entré en su poder.

    Gracias a una amable Providencia, caí en la porción de la señora Lucretia, y me enviaron de inmediato de regreso a Baltimore, para volver a vivir en la familia del Maestro Hugh. Su alegría por mi regreso igualó su tristeza por mi partida. Fue un día feliz para mí. Me había escapado peor que las mandíbulas de león. Estuve ausente de Baltimore, a efectos de valoración y división, apenas alrededor de un mes, y parecían haber sido seis.

    Muy poco después de mi regreso a Baltimore, mi amante, Lucretia, murió, dejando a su esposo y a un hijo, Amanda; y en muy poco tiempo después de su muerte, murió el Maestro Andrés. Ahora toda la propiedad de mi antiguo amo, incluidos los esclavos, estaba en manos de extraños, —extraños que no habían tenido nada que ver con acumularlo. Ni un esclavo quedó libre. Todos permanecieron esclavos, desde los más pequeños hasta los más antiguos. Si alguna cosa en mi experiencia, más que otra, sirvió para profundizar mi convicción sobre el carácter infernal de la esclavitud, y para llenarme de indescriptible odio a los esclavistas, era su ingratitud base a mi pobre abuela. Ella había servido fielmente a mi viejo maestro desde la juventud hasta la vejez. Ella había sido la fuente de todas sus riquezas; había poblado su plantación de esclavos; se había convertido en bisabuela a su servicio. Ella lo había sacudido en la infancia, lo atendió en la infancia, le sirvió durante toda la vida, y a su muerte le limpió de su ceja helada el frío sudor de muerte, y cerró los ojos para siempre. Sin embargo, quedó esclava, esclava de por vida, esclava en manos de extraños; y en sus manos vio a sus hijos, a sus nietos y a sus bisnietos, divididos, como tantas ovejas, sin ser gratificada con el pequeño privilegio de una sola palabra, en cuanto a su propio destino. Y, para tapar el clímax de su base ingratitud y barbarie diabólica, mi abuela, que ahora era muy vieja, habiendo sobrevivido a mi viejo amo y a todos sus hijos, habiendo visto el principio y el final de todos ellos, y sus actuales dueños encontrando que ella era de pero poco valor, su marco ya atormentado con los dolores de vejez, y completa impotencia rapido robando sobre sus extremidades una vez activas, la llevaron al bosque, le construyeron una choza, le pusieron una pequeña chimenea de barro, y luego le dieron la bienvenida al privilegio de mantenerse allí en perfecta soledad; ¡así virtualmente convirtiéndola a morir! Si mi pobre abuela vive ahora, vive para sufrir en absoluta soledad; vive para recordar y llorar por la pérdida de hijos, la pérdida de nietos y la pérdida de bisnietos. Ellos son, en el lenguaje del poeta del esclavo, Whittier,

         "Gone, gone, sold and gone
         To the rice swamp dank and lone,
         Where the slave-whip ceaseless swings,
         Where the noisome insect stings,
         Where the fever-demon strews
         Poison with the falling dews,
         Where the sickly sunbeams glare
         Through the hot and misty air:—
         Gone, gone, sold and gone
         To the rice swamp dank and lone,
         From Virginia hills and waters—
         Woe is me, my stolen daughters!"
    

    El hogar está desolado. Los niños, los niños inconscientes, que alguna vez cantaron y bailaron en su presencia, se han ido. Ella busca a tientas, en la oscuridad de la edad, por un trago de agua. En lugar de las voces de sus hijos, escucha de día los gemidos de la paloma, y de noche los gritos del espantoso búho. Todo es penumbra. La tumba está en la puerta. Y ahora, cuando se agota por los dolores y dolores de la vejez, cuando la cabeza se inclina a los pies, cuando el principio y el fin de la existencia humana se encuentran, y la infancia indefensa y la vejez dolorosa se combinan entre sí, en este momento, este momento tan necesario, el momento para el ejercicio de esa ternura y afecto que los niños sólo pueden hacer ejercicio hacia un padre en declive —mi pobre abuela, la devota madre de doce hijos, se queda sola, en allá choza, ante unas brasas tenues. Se pone de pie —se sienta— se tambalea —se cae— gime —muere— y no hay ninguno de sus hijos o nietos presentes, para limpiarse de su frente arrugada el sudor frío de la muerte, o para colocar debajo del césped sus restos caídos. ¿No visitará un Dios justo para estas cosas?

    Alrededor de dos años después de la muerte de la señora Lucretia, el Maestro Thomas se casó con su segunda esposa. Su nombre era Rowena Hamilton. Era la hija mayor del señor William Hamilton. Maestro ahora vivía en San Miguel. No mucho después de su matrimonio, se produjo un malentendido entre él y el maestro Hugh; y como medio para castigar a su hermano, me sacó de él para vivir consigo mismo en San Miguel. Aquí me sometí a otra separación más dolorosa. Sin embargo, no fue tan severa como la que temía en la división de bienes; pues, durante este intervalo, se había producido un gran cambio en el Maestro Hugh y su otrora amable y cariñosa esposa. La influencia del brandy sobre él, y de la esclavitud sobre ella, había efectuado un cambio desastroso en los personajes de ambos; de manera que, en lo que a ellos respecta, pensé que tenía poco que perder por el cambio. Pero no fue a ellos que estaba apegado. Fue a esos pequeños de Baltimore a los que sentí el apego más fuerte. Yo había recibido muchas buenas lecciones de ellos, y todavía las estaba recibiendo, y la idea de dejarlas era realmente dolorosa. Yo también me iba, sin la esperanza de que jamás se me permitiera regresar. El maestro Thomas había dicho que nunca me dejaría volver de nuevo. La barrera entre él y hermano que consideró intransitable.

    Entonces tuve que lamentar que al menos no hice el intento de llevar a cabo mi resolución de huir; pues las posibilidades de éxito son diez veces mayores de la ciudad que del país.

    Zarpé desde Baltimore hacia St. Michael's en la balandra Amanda, el capitán Edward Dodson. En mi pasaje, presté especial atención a la dirección que tomaron los barcos de vapor para ir a Filadelfia. Encontré, en lugar de bajar, al llegar a North Point subieron por la bahía, en dirección norte-este. Consideré este conocimiento de suma importancia. Mi determinación de huir volvió a revivir. Resolví esperar sólo tanto tiempo como el ofrecimiento de una oportunidad favorable. Cuando eso llegó, estaba decidida a marcharme.

    CAPÍTULO IX

    Ahora he llegado a un periodo de mi vida en el que puedo dar fechas. Salí de Baltimore, y me fui a vivir con el Maestro Thomas Auld, a St. Michael's, en marzo de 1832. Ya pasaron más de siete años desde que viví con él en la familia de mi antiguo maestro, en la plantación del coronel Lloyd's. Por supuesto que ahora éramos casi enteros extraños el uno al otro. Él era para mí un nuevo amo, y yo para él un nuevo esclavo. Yo era ignorante de su temperamento y disposición; él era igual de lo mío. Un tiempo muy corto, sin embargo, nos puso en pleno conocimiento el uno del otro. Me hicieron conocer a su esposa no menos que consigo mismo. Estaban bien emparejados, siendo igualmente malos y crueles. Yo estaba ahora, por primera vez en un espacio de más de siete años, hecho sentir los dolorosos roces de hambre, algo que no había experimentado antes desde que salí de la plantación del coronel Lloyd's. Fue lo suficientemente duro conmigo entonces, cuando pude mirar atrás a ningún período en el que hubiera disfrutado de una suficiencia. Fue diez veces más difícil después de vivir en la familia del Maestro Hugh, donde siempre había tenido suficiente para comer, y de eso que era bueno. He dicho que el Maestro Thomas era un hombre malo. Él era así. No darle a un esclavo lo suficiente para comer, se considera como el desarrollo más agravado de la mezquindad incluso entre los esclavistas. La regla es que, por muy gruesa que sea la comida, solo que haya suficiente de ella. Esta es la teoría; y en la parte de Maryland de la que vengo, es la práctica general, aunque hay muchas excepciones. El maestro Thomas nos dio suficiente de comida ni gruesa ni fina. Había cuatro esclavos de nosotros en la cocina: mi hermana Eliza, mi tía Priscilla, Henny y yo; y se nos permitía menos de la mitad de un bushel de harina de maíz por semana, y muy poco más, ya sea en forma de carne o verduras. No fue suficiente para que subsistiéramos. Por lo tanto, fuimos reducidos a la miserable necesidad de vivir a costa de nuestros vecinos. Esto lo hicimos rogando y robando, lo que fuera útil en el momento de la necesidad, siendo considerado el uno tan legítimo como el otro. Muchas veces las pobres criaturas hemos estado casi pereciendo de hambre, cuando la comida en abundancia yacía en la caja fuerte y ahumada, y nuestra piadosa amante estaba consciente del hecho; y sin embargo, esa señora y su marido se arrodillaban todas las mañanas, ¡y rezaban para que Dios los bendijera en canasta y tienda!

    Por malos que sean todos los esclavistas, rara vez nos encontramos con un indigente de cada elemento de carácter que imponga respeto. Mi amo era uno de este tipo raro. No sé de un solo acto noble jamás realizado por él. El rasgo principal en su personaje era la mezquindad; y si había algún otro elemento en su naturaleza, se hizo sujeto a esto. Era mezquino; y, como la mayoría de los demás hombres malos, carecía de la capacidad de ocultar su mezquindad. El capitán Auld no nació esclavista. Había sido un hombre pobre, amo sólo de una nave de la Bahía. Entró en posesión de todos sus esclavos por matrimonio; y de todos los hombres, los esclavistas adoptados son los peores. Era cruel, pero cobarde. Mandaba sin firmeza. En la aplicación de sus reglas, a veces era rígido, y a veces laxo. En ocasiones, hablaba con sus esclavos con la firmeza de Napoleón y la furia de un demonio; en otras ocasiones, bien podría confundirse con un indagador que había perdido el rumbo. No hizo nada de sí mismo. Podría haber pasado por un león, pero por sus orejas. En todas las cosas nobles que intentó, su propia mezquindad brillaba más conspicuo. Sus aires, palabras y acciones, eran los aires, las palabras y las acciones de los esclavistas nacidos y, asumiendo, eran lo suficientemente incómodas. Ni siquiera era un buen imitador. Poseía toda la disposición para engañar, pero quería el poder. Al no tener recursos dentro de sí mismo, se vio obligado a ser copista de muchos, y siendo tal, fue para siempre víctima de inconsistencia; y de consecuencia fue objeto de desprecio, y fue retenido como tal incluso por sus esclavos. El lujo de tener esclavos propios para esperarlo era algo nuevo y para lo cual no estaba preparado. Era un esclavista sin la capacidad de retener esclavos. Se encontró incapaz de manejar a sus esclavos ya sea por la fuerza, el miedo o el fraude. Rara vez lo llamábamos “maestro”; generalmente lo llamábamos “Capitán Auld”, y apenas estábamos dispuestos a titularlo en absoluto. No dudo que nuestra conducta tuviera mucho que ver con hacer que pareciera torpe, y de consecuencia fretful. Nuestra falta de reverencia por él debió haberle perplejo enormemente. Él deseaba que lo llamáramos amo, pero carecía de la firmeza necesaria para ordenarnos que lo hiciéramos. Su esposa solía insistir en que lo llamáramos así, pero sin ningún propósito. En agosto de 1832, mi maestro asistió a una reunión de campamento metodista que se llevó a cabo en Bay-side, condado de Talbot, y allí experimentó la religión. Me entregué a una tenue esperanza de que su conversión lo llevara a emancipar a sus esclavos, y que, si no lo hacía, en todo caso, lo haría más amable y humano. Yo estaba decepcionado en ambos aspectos. No le hizo ser humano con sus esclavos, ni emanciparlos. Si tuvo algún efecto en su carácter, lo hacía más cruel y odioso en todos sus sentidos; porque creo que después de su conversión fue un hombre mucho peor que antes después de su conversión. Antes de su conversión, confió en su propia depravación para protegerlo y sostenerlo en su salvaje barbarie; pero después de su conversión, encontró sanción religiosa y apoyo para su crueldad esclavista. Hizo las mayores pretensiones a la piedad. Su casa era la casa de oración. Oró mañana, mediodía y noche. Muy pronto se distinguió entre sus hermanos, y pronto se convirtió en líder de clase y exhortador. Su actividad en avivamientos fue grande, y demostró ser un instrumento en manos de la iglesia para convertir muchas almas. Su casa era la casa de los predicadores. Solían tener un gran placer en venir allí a aguantar; porque mientras nos moría de hambre, los metió. Hemos tenido tres o cuatro predicadores ahí a la vez. Los nombres de quienes solían venir con mayor frecuencia mientras yo vivía allí, eran el señor Cigüeñas, el señor Ewery, el señor Humphry y el señor Hickey. También he visto al señor George Cookman en nuestra casa. Nosotros los esclavos amábamos al señor Cookman. Creímos que era un buen hombre. Nosotros le pensamos instrumental para conseguir que el señor Samuel Harrison, un esclavista muy rico, emancipe a sus esclavos; y de alguna manera tuvo la impresión de que estaba trabajando para lograr la emancipación de todos los esclavos. Cuando él estaba en nuestra casa, estábamos seguros de ser llamados a rezar. Cuando los demás estaban ahí, a veces nos llamaban y a veces no. El señor Cookman nos tomó más atención que a cualquiera de los otros ministros. No podía venir entre nosotros sin traicionar su simpatía por nosotros, y, por estúpidos que fuéramos, tuvimos la sagacidad de verlo.

    Mientras vivía con mi maestro en San Miguel, había un joven blanco, un señor Wilson, quien propuso mantener una escuela sabática para la instrucción de esos esclavos que pudieran estar dispuestos a aprender a leer el Nuevo Testamento. Nos conocimos pero tres veces, cuando el señor West y el señor Fairbanks, ambos líderes de clase, con muchos otros, se nos encontraron con palos y otros misiles, nos expulsaron y nos prohibieron volver a encontrarnos. Así terminó nuestra pequeña escuela sabática en el piadoso pueblo de San Miguel.

    He dicho que mi maestro encontró sanción religiosa por su crueldad. A modo de ejemplo, voy a exponer uno de los muchos hechos que van a probar el cargo. Lo he visto amarrar a una jovencita coja, y azotarla con una pesada piel de vaca sobre sus hombros desnudos, haciendo que gotee la cálida sangre roja; y, en justificación del acto sangriento, citaría este pasaje de la Escritura: “El que conoce la voluntad de su amo, y no la hace, será golpeado con muchas rayas”.

    Maestro mantendría a esta joven lacerada atada en esta horrible situación cuatro o cinco horas a la vez. Yo lo he conocido para amarrarla temprano en la mañana, y azotarla antes del desayuno; dejarla, ir a su tienda, regresar a la cena, y azotarla de nuevo, cortándola en los lugares ya hechos crudos con su cruel latigazo. El secreto de la crueldad del maestro hacia “Henny” se encuentra en el hecho de que ella está casi indefensa. Cuando era toda una niña, cayó al fuego, y se quemó horriblemente. Sus manos estaban tan quemadas que nunca consiguió el uso de ellas. Podía hacer muy poco pero soportar cargas pesadas. Ella iba a dominar una cuenta de gastos; y como él era un hombre mezquino, ella era una ofensa constante para él. Parecía deseoso de sacar de la existencia a la pobre chica. Se la regaló una vez a su hermana; pero, al ser un mal regalo, ella no estaba dispuesta a quedarse con ella. Por último, mi maestro benevolente, para usar sus propias palabras, “la dejó a la deriva para cuidarse”. Aquí estaba un hombre recién convertido, aferrándose a la madre, y al mismo tiempo haciendo que su hijo indefenso, ¡se muriera de hambre y muriera! El Maestro Thomas fue uno de los muchos esclavistas piadosos que tienen esclavos con el propósito muy caritativo de cuidarlos.

    Mi maestro y yo teníamos bastantes diferencias. Me encontró inadecuado para su propósito. Mi vida en la ciudad, dijo, había tenido un efecto muy pernicioso sobre mí. Casi me había arruinado para cada buen propósito, y me había preparado para cada cosa que era mala. Una de mis mayores faltas fue la de dejar escapar a su caballo, y bajar a la granja de su suegro, que estaba a unas cinco millas de San Miguel. Entonces tendría que ir tras él. Mi razón de este tipo de descuido, o descuido, fue, que siempre podía conseguir algo de comer cuando iba allí. El maestro William Hamilton, suegro de mi amo, siempre daba a sus esclavos lo suficiente para comer. Nunca salí de allí hambriento, no importa cuán grande sea la necesidad de mi rápido regreso. El maestro Thomas largamente dijo que ya no lo aguantaría. Yo había vivido con él nueve meses, tiempo durante el cual me había dado una serie de azotes severos, todo sin ningún buen propósito. Él resolvió sacarme, como decía, para que me rompiera; y, para ello, me dejó por un año a un hombre llamado Edward Covey. El señor Covey era un hombre pobre, un arrendatario de una granja. Alquiló el lugar en el que vivía, como también las manos con las que lo cultivaba. El señor Covey había adquirido una reputación muy alta por romper jóvenes esclavos, y esta reputación era de inmenso valor para él. Esto le permitió que su granja labrase con mucho menos gasto para sí mismo de lo que podría haberla hecho sin tal reputación. Algunos esclavistas pensaban que no era mucha pérdida permitir que el señor Covey tuviera a sus esclavos un año, por el bien de la capacitación a la que fueron sometidos, sin ninguna otra compensación. Podría contratar ayuda joven con gran facilidad, como consecuencia de esta reputación. Sumado a las buenas cualidades naturales del señor Covey, fue profesor de religión, un alma piadosa, miembro y líder de clase en la iglesia metodista. Todo esto agregó peso a su reputación como un “rompedor de negros”. Yo estaba al tanto de todos los hechos, habiéndolos dado a conocer por un joven que había vivido allí. Sin embargo, hice el cambio con mucho gusto; pues estaba seguro de tener suficiente para comer, lo cual no es la consideración más pequeña para un hombre hambriento.

    CAPÍTULO X

    Había salido de la casa del Maestro Thomas, y me fui a vivir con el señor Covey, el 1 de enero de 1833. Ahora era, por primera vez en mi vida, una mano de campo. En mi nuevo empleo, me encontré aún más incómodo de lo que parecía estar un chico de campo en una gran ciudad. Yo había estado en mi nuevo hogar pero una semana antes el señor Covey me dio un latigazo muy severo, cortando mi espalda, haciendo que la sangre cortara, y levantando crestas en mi carne tan grandes como mi dedo meñique. Los detalles de este asunto son los siguientes: el señor Covey me envió, muy temprano en la mañana de uno de nuestros días más fríos en el mes de enero, al bosque, para conseguir una carga de madera. Me dio un equipo de bueyes intactos. Me dijo cuál era el buey en la mano, y cuál el fuera de la mano. Luego ató el extremo de una cuerda grande alrededor de los cuernos del buey en mano, y me dio el otro extremo de la misma, y me dijo, si los bueyes empezaban a correr, que debía aferrarme a la cuerda. Nunca antes había conducido bueyes, y claro que estaba muy incómodo. Yo, sin embargo, logré llegar al borde del bosque con poca dificultad; pero había metido muy pocas cañas en el bosque, cuando los bueyes se asustaron, y comenzaron a inclinarse completamente, cargando el carro contra los árboles, y sobre tocones, de la manera más espantosa. Esperaba en cada momento que mis cerebros fueran arrojados contra los árboles. Después de correr así por una distancia considerable, finalmente trastornaron el carro, lo golpearon con gran fuerza contra un árbol, y se arrojaron a un denso matorral. Cómo escapé de la muerte, no lo sé. Ahí estaba yo, completamente solo, en una madera gruesa, en un lugar nuevo para mí. Mi carro estaba molesto y destrozado, mis bueyes estaban enredados entre los árboles jóvenes, y no había ninguno que me ayudara. Después de un largo período de esfuerzo, logré que mi carro se enderezara, mis bueyes se desenredaran, y de nuevo en yugo al carro. Ahora procedí con mi equipo al lugar donde tenía, el día anterior, estado cortando leña, y cargué bastante mi carro, pensando de esta manera domesticar mis bueyes. Luego procedí de camino a casa. Ahora había consumido la mitad del día. Salí del bosque a salvo, y ahora me sentí fuera de peligro. Paré mis bueyes para abrir la puerta del bosque; y así como lo hacía, antes de poder agarrar mi cuerda de buey, los bueyes volvieron a empezar, se precipitaron por la puerta, la agarraron entre la rueda y el cuerpo del carro, la destrozaron, y viniendo a unos centímetros de aplastarme contra el poste de la puerta. Así dos veces, en un día corto, escapé de la muerte por la más mínima casualidad. A mi regreso, le conté al señor Covey lo que había pasado y cómo sucedió. Me ordenó regresar al bosque de nuevo de inmediato. Yo lo hice, y él siguió tras de mí. Justo cuando me metí en el bosque, él se acercó y me dijo que detuviera mi carro, y que me enseñara a mentir mi tiempo, y romper puertas. Luego se dirigió a un gran chicle, y con su hacha cortó tres grandes interruptores, y, después de recortarlos pulcramente con su navaja, me ordenó que me quitara la ropa. Yo le hice ninguna respuesta, pero me paré con mi ropa puesta. Repitió su orden. Todavía le hice ninguna respuesta, ni me moví para desnudarme. Ante esto se apresuró hacia mí con la fiereza de un tigre, me arrancó la ropa y me azotó hasta que se había desgastado sus interruptores, cortándome tan salvajemente como para dejar las marcas visibles durante mucho tiempo después. Este azote fue el primero de un número igual que éste, y por delitos similares.

    Viví con el señor Covey un año. Durante los primeros seis meses, de ese año, escasamente pasó una semana sin que me azotara. Rara vez estaba libre de dolor de espalda. Mi torpeza casi siempre fue su excusa para azotarme. Fuimos trabajados completamente hasta el punto de la resistencia. Mucho antes del día estábamos levantados, nuestros caballos se alimentaban, y a la primera aproximación del día nos íbamos al campo con nuestras azadas y equipos de arado. El señor Covey nos dio suficiente para comer, pero escaso tiempo para comerlo. A menudo estuvimos menos de cinco minutos tomando nuestras comidas. A menudo estuvimos en el campo desde la primera aproximación del día hasta que su último rayo persistente nos había dejado; y a la hora de ahorrar forraje, la medianoche a menudo nos atraparía en el campo atando cuchillas.

    Covey estaría fuera con nosotros. La forma en que solía soportarlo, era esta. Pasaría la mayor parte de sus tardes en la cama. Entonces salía fresco por la noche, listo para animarnos con sus palabras, ejemplo, y frecuentemente con el látigo. El señor Covey fue uno de los pocos esclavistas que pudo y sí trabajó con las manos. Era un hombre trabajador. Sabía por sí mismo lo que podía hacer un hombre o un niño. No lo había engañado. Su obra continuó en su ausencia casi tan bien como en su presencia; y tuvo la facultad de hacernos sentir que alguna vez estuvo presente con nosotros. Esto lo hizo sorprendiéndonos. Rara vez se acercaba abiertamente al lugar donde estábamos trabajando, si pudiera hacerlo en secreto. Siempre apuntó a tomarnos por sorpresa. Tal era su astucia, que solíamos llamarlo, entre nosotros, “la serpiente”. Cuando estábamos trabajando en el campo de maíz, a veces se arrastraba sobre sus manos y rodillas para evitar ser detectado, y de una vez se levantaba casi en medio de nosotros, y gritaba: “¡Ja, ja! ¡Ven, ven! ¡Dash on, dash on!” Siendo ésta su modo de ataque, nunca fue seguro detenerse ni un solo minuto. Sus idas fueron como un ladrón en la noche. Se nos apareció como siempre a la mano. Estaba debajo de cada árbol, detrás de cada tocón, en cada arbusto, y en cada ventana, en la plantación. A veces montaba su caballo, como si estuviera atado a San Miguel, a una distancia de siete millas, y en media hora después lo verías enrollado en la esquina de la valla de madera, observando cada movimiento de los esclavos. Para ello dejaría a su caballo amarrado en el bosque. Nuevamente, a veces se acercaba a nosotros, y nos daba órdenes como si estuviera a punto de comenzar un largo viaje, nos daba la espalda y hacía como si fuera a la casa para prepararse; y, antes de llegar a la mitad de camino, se volvía corto y se arrastraba hacia una esquina de la cerca, o detrás de alguna árbol, y allí nos miran hasta la puesta del sol.

    El fuerte del señor Covey consistía en su poder de engañar. Su vida se dedicó a planear y perpetrar los engaños más groseros. Todo lo que poseía en forma de aprendizaje o religión, hacía conformarse a su disposición de engañar. Parecía pensarse igual a engañar al Todopoderoso. Haría una breve oración por la mañana, y una larga oración por la noche; y, por extraño que parezca, pocos hombres a veces aparecerían más devocionales que él. Los ejercicios de sus devociones familiares siempre se iniciaron con el canto; y, como él mismo era un cantante muy pobre, el deber de levantar el himno generalmente me vino sobre mí. Leería su himno, y me asentiría para comenzar. A veces lo haría; en otros, no lo haría. Mi incumplimiento casi siempre produciría mucha confusión. Para mostrarse independiente de mí, comenzaría y se tambaleaba con su himno de la manera más discordante. En este estado de ánimo, oró con espíritu más que ordinario. ¡Pobre hombre! tal era su disposición, y el éxito en engañar, creo de verdad que a veces se engañó a sí mismo en la creencia solemne, que era un adorador sincero del Dios altísimo; y esto, también, en un momento en el que se puede decir que fue culpable de obligar a su esclava a cometer el pecado de adulterio. Los hechos del caso son estos: el señor Covey era un hombre pobre; apenas comenzaba en la vida; sólo podía comprar una esclava; y, impactante como es el hecho, la compró, como decía, para una criadora. Esta mujer se llamaba Caroline. El señor Covey se la compró al señor Thomas Lowe, a unas seis millas de St. Michael's. Era una mujer grande, sana, de unos veinte años. Ella ya había dado a luz a un hijo, lo que demostró que era justo lo que él quería. Después de comprarla, contrató a un hombre casado del señor Samuel Harrison, para vivir con él un año; ¡y él solía sujetar con ella todas las noches! El resultado fue, que, a finales de año, la miserable mujer dio a luz gemelos. Ante este resultado el señor Covey parecía estar muy satisfecho, tanto con el hombre como con la miserable mujer. Tal era su alegría, y la de su esposa, que nada de lo que pudieran hacer por Caroline durante su encierro era demasiado bueno, o demasiado difícil, para hacerse. A los niños se les consideraba una gran adición a su riqueza.

    Si en algún momento de mi vida más que en otro, me hicieron beber las más amargas escorias de la esclavitud, ese tiempo fue durante los primeros seis meses de mi estancia con el señor Covey. Nos trabajaron en todos los tiempos. Nunca hacía demasiado calor ni demasiado frío; nunca podía llover, soplar, granizar, ni nieve, demasiado duro para que trabajáramos en el campo. El trabajo, el trabajo, el trabajo, apenas estaba más a la orden del día que de la noche. Los días más largos eran demasiado cortos para él, y las noches más cortas demasiado largas para él. Estaba algo inmanejable cuando fui allí por primera vez, pero unos meses de esta disciplina me domaron. El señor Covey logró quebrarme. Estaba quebrado en cuerpo, alma y espíritu. Mi elasticidad natural fue aplastada, mi intelecto languideció, la disposición a leer se fue, la alegre chispa que perduró alrededor de mi ojo murió; la noche oscura de la esclavitud se cerró sobre mí; ¡y he aquí a un hombre transformado en bruto!

    El domingo era mi único tiempo libre. Pasé esto en una especie de estupor bestial, entre dormir y despertar, debajo de algún árbol grande. A veces me levantaba, un destello de libertad energética se lanzaba a través de mi alma, acompañado de un tenue rayo de esperanza, que parpadeaba por un momento, y luego se desvanecía. Me volví a hundir, de luto por mi miserable condición. A veces me impulsaron a quitarme la vida, y la de Covey, pero fue impedido por una combinación de esperanza y miedo. Mis sufrimientos en esta plantación parecen ahora un sueño más que una severa realidad.

    Nuestra casa estaba a unas pocas barras de la bahía de Chesapeake, cuyo amplio seno siempre era blanco con velas de cada cuarto del globo habitable. Esas hermosas vasijas, vestidas de blanco puro, tan encantadoras a los ojos de los hombres libres, eran para mí tantos fantasmas envueltos, para aterrorizarme y atormentarme con pensamientos de mi miserable condición. A menudo, en la profunda quietud de un sábado de verano, me he quedado solo en las elevadas orillas de esa noble bahía, y he rastreado, con el corazón entristecido y los ojos llorosos, el incontable número de velas que se desplazan hacia el poderoso océano. La visión de estos siempre me afectó poderosamente. Mis pensamientos obligarían a pronunciar; y allí, sin público que el Todopoderoso, derramaría la queja de mi alma, a mi manera grosera, con un apóstrofe a la multitud conmovedora de barcos: —

    “Estás desatado de tus amarres, y eres libre; yo soy rápido en mis cadenas, ¡y soy esclavo! ¡Te mueves alegremente ante el vendaval gentil, y yo tristemente ante el maldito látigo! Ustedes son los ángeles de alas veloces de la libertad, que vuelan alrededor del mundo; ¡estoy confinado en bandas de hierro! ¡Oh que fui libre! ¡Oh, que yo estaba en una de tus galantes cubiertas, y bajo tu ala protectora! ¡Ay! Entre tú y yo, ruedan las aguas turbias. Vamos, vamos. ¡O que yo también podría ir! ¡Podría dejar de nadar! ¡Si pudiera volar! ¡Oh, por qué nací hombre, de quien hacer un bruto! El barco contento se ha ido; ella se esconde en la tenue distancia. Me quedo en el infierno más caliente de la esclavitud sin fin. ¡Oh Dios, sálvame! ¡Dios, líbrame! ¡Déjame ser libre! ¿Hay algún Dios? ¿Por qué soy esclava? Voy a huir. No voy a soportarlo. Que te atrapen, o aclaren, lo intentaré. Yo también había muerto con ague como la fiebre. Sólo tengo una vida que perder. También me habían matado corriendo como morir de pie. Sólo piénsalo; cien millas recto al norte, ¡y yo soy libre! ¿Pruébalo? ¡Sí! Que Dios me ayude, lo haré. No puede ser que viva y muera esclava. Voy a llevar al agua. Esta misma bahía aún me llevará a la libertad. Los barcos de vapor se dirigieron en un curso noreste desde North Point. Yo haré lo mismo; y cuando llegue a la cabecera de la bahía, giraré mi canoa a la deriva, y caminaré recto por Delaware hacia Pensilvania. Cuando llegue allí, no se me exigirá tener un pase; puedo viajar sin que me molesten. Dejemos que la primera oportunidad ofrezca, y, venga lo que quiera, me voy. En tanto, voy a tratar de aguantar bajo el yugo. No soy el único esclavo en el mundo. ¿Por qué debería molestarme? Puedo soportar tanto como cualquiera de ellos. Además, no soy más que un niño, y todos los chicos están ligados a alguien. Puede ser que mi miseria en la esclavitud sólo aumente mi felicidad cuando me libere. Llega un mejor día”.

    Así solía pensar, y así solía hablarme a mí mismo; incitó casi a la locura en un momento, y en el siguiente reconciliándome con mi miserable suerte.

    Ya he insinuado que mi condición era mucho peor, durante los primeros seis meses de mi estadía en el señor Covey's, que en los últimos seis. Las circunstancias que llevaron al cambio en el rumbo del señor Covey hacia mí forman una época en mi humilde historia. Has visto como un hombre fue hecho esclavo; verás como un esclavo se hizo hombre. En uno de los días más calurosos del mes de agosto de 1833, Bill Smith, William Hughes, un esclavo llamado Eli, y yo, nos dedicamos a avivar el trigo. Hughes estaba limpiando el trigo avivado de antes que el abanico. Eli giraba, Smith estaba alimentando, y yo llevaba trigo al abanico. El trabajo era sencillo, requiriendo fuerza en lugar de intelecto; sin embargo, a uno totalmente inutilizado a tal trabajo, llegó muy duro. Alrededor de las tres de ese día, me quebré; mi fuerza me falló; me agarraron con un violento dolor de cabeza, me atendieron con mareos extremos; temblé en cada extremidad. Al encontrar lo que venía, me puse nerviosa, sintiendo que nunca haría parar el trabajo. Estuve de pie todo el tiempo que pude escalonarme a la tolva con grano. Cuando ya no podía estar de pie, me caí, y me sentí como si estuviera sujeto por un peso inmenso. El fanático por supuesto se detuvo; cada uno tenía su propio trabajo que hacer; y nadie podía hacer el trabajo del otro, y tener el suyo al mismo tiempo.

    El señor Covey estaba en la casa, a unos cien metros del patio donde estábamos avivando. Al escuchar la parada del ventilador, se fue de inmediato, y llegó al lugar donde estábamos. A toda prisa preguntó cuál era el asunto. Bill respondió que estaba enfermo, y no había nadie que llevara trigo al abanico. En ese momento ya me había arrastrado bajo el costado del poste y la barda de riel por la que estaba encerrado el patio, esperando encontrar alivio saliendo del sol. Luego me preguntó dónde estaba. Se lo contó una de las manos. Llegó al lugar, y, después de mirarme un rato, me preguntó cuál era el problema. Se lo dije lo mejor que pude, pues escasamente tenía fuerzas para hablar. Entonces me dio una patada salvaje en el costado, y me dijo que me levantara. Intenté hacerlo, pero retrocedí en el intento. Me dio otra patada, y otra vez me dijo que me levantara. De nuevo intenté, y logré ganarme los pies; pero, agachándome para conseguir la tina con la que estaba alimentando al ventilador, volví a tambalearme y caí. Mientras abajo en esta situación, el señor Covey retomó el listón de nogal con el que Hughes había estado golpeando la medida de medio bushel, y con ella me dio un fuerte golpe en la cabeza, haciendo una gran herida, y la sangre corrió libremente; y con esto nuevamente me dijo que me levantara. No me esforcé por cumplir, habiendo tomado ahora la decisión de dejarle hacer lo peor que pueda. En poco tiempo después de recibir este golpe, mi cabeza creció mejor. El señor Covey me había dejado ahora a mi suerte. En este momento resolví, por primera vez, acudir a mi amo, ingresar una queja, y pedir su protección. Para ello, debo caminar esa tarde siete millas; y esto, dadas las circunstancias, fue verdaderamente una empresa severa. Estaba sumamente débilmente; hecho tanto por las patadas y golpes que recibí, como por el severo ataque de enfermedad al que me habían sometido. Yo, sin embargo, vi mi oportunidad, mientras Covey buscaba en sentido contrario, y empecé por San Miguel. Logré conseguir una distancia considerable en mi camino al bosque, cuando Covey me descubrió, y me llamó para que regresara, amenazando lo que haría si no venía. Desatendí tanto sus llamadas como sus amenazas, y me dirigí al bosque tan rápido como mi débil estado lo permitiría; y pensando que podría ser reacondicionado por él si mantenía el camino, caminé por el bosque, manteniéndome lo suficientemente lejos de la carretera para evitar ser detectado, y lo suficientemente cerca como para evitar perder el camino. No había ido muy lejos antes de que mi poca fuerza me volviera a fallar. No pude ir más lejos. Me caí, y me acosté por un tiempo considerable. La sangre aún estaba supurando de la herida en mi cabeza. Por un tiempo pensé que debería desangrarme; y pensar ahora que debería haberlo hecho, pero que la sangre me enmarañó tanto el pelo como para detener la herida. Después de estar ahí tirado alrededor de tres cuartos de hora, volví a ponerme nerviosa, y comencé en mi camino, a través de pantanos y briers, descalzo y descalzo, rasgándome los pies a veces a casi cada paso; y después de un viaje de unas siete millas, ocupando unas cinco horas para realizarlo, llegué a la tienda del maestro. Entonces presenté una apariencia suficiente para afectar a cualquiera que no sea un corazón de hierro. Desde la corona de mi cabeza hasta mis pies, estaba cubierto de sangre. Mi cabello estaba todo coagulado de polvo y sangre; mi camisa estaba rígida de sangre. Supongo que me veía como un hombre que había escapado de una guarida de bestias salvajes, y apenas se les escapó. En este estado me presenté ante mi amo, rogándole humildemente que interponga su autoridad para mi protección. Le conté todas las circunstancias lo bien que pude, y parecía, mientras hablaba, a veces afectarle. Entonces caminaría por el suelo, y buscaría justificar a Covey diciendo que esperaba que me lo mereciera. Me preguntó qué quería. Yo le dije, que me dejara conseguir un nuevo hogar; que tan seguro como volviera a vivir con el señor Covey, debería vivir con él pero morir con él; que Covey seguramente me mataría; estaba de una manera justa para ello. El maestro Thomas ridiculizó la idea de que había algún peligro de que el señor Covey me matara, y dijo que conocía al señor Covey; que era un buen hombre, y que no podía pensar en quitarme de él; que, de hacerlo, perdería el salario de todo el año; que yo pertenecía al señor Covey por un año, y que debo volver a él, venga lo que pueda; y que no deba molestarlo con más historias, o que él mismo se apoderara de mí. Después de amenazarme así, me dio una dosis muy grande de sales, diciéndome que podría quedarme en St. Michael's esa noche, (siendo bastante tarde,) pero que debo estar de vuelta a casa del señor Covey temprano en la mañana; y que si no lo hacía, él se apoderaría de mí, lo que significaba que me azotaría. Estuve toda la noche y, según sus órdenes, empecé a Covey's por la mañana, (sábado por la mañana,) cansado de cuerpo y quebrado de espíritu. Esa noche no cené ni desayuné esa mañana. Llegué a Covey's como a las nueve en punto; y justo cuando estaba superando la barda que dividía los campos de la señora Kemp de los nuestros, salió corriendo Covey con su piel de vaca, para darme otro azote. Antes de que pudiera alcanzarme, logré llegar al campo de maíz; y como el maíz estaba muy alto, me brindaba los medios para esconderme. Parecía muy enojado, y me buscó mucho tiempo. Mi comportamiento era totalmente irresponsable. Finalmente renunció a la persecución, pensando, supongo, que debo volver a casa a comer algo; no se daría más problemas en buscarme. Pasé ese día mayormente en el bosque, teniendo la alternativa ante mí, —ir a casa y ser azotado hasta morir, o quedarme en el bosque y morir de hambre. Esa noche, me enamoré de Sandy Jenkins, una esclava con la que estaba algo familiarizada. Sandy tenía una esposa libre que vivía a unas cuatro millas del señor Covey's; y siendo sábado, iba de camino a verla. Le conté mis circunstancias, y muy amablemente me invitó a ir a casa con él. Fui a casa con él, y platiqué de todo este asunto, y obtuve su consejo sobre qué rumbo era mejor para mí seguir. Encontré a Sandy una vieja consejera. Me dijo, con gran solemnidad, debo regresar a Covey; pero que antes de irme, debo ir con él a otra parte del bosque, donde había cierta raíz, que, si me llevara parte de ella conmigo, llevándola siempre del lado derecho, lo haría imposible para el señor Covey , o cualquier otro hombre blanco, para azotarme. Dijo que lo llevaba años; y como lo había hecho, nunca había recibido un golpe, y nunca esperó que lo hiciera mientras lo llevaba. Yo al principio rechacé la idea, de que el simple llevar una raíz en mi bolsillo tendría tal efecto como él había dicho, y no estaba dispuesto a tomarla; pero Sandy impresionó la necesidad con mucha seriedad, diciéndome que no podía hacer daño, si no hacía bien. Para complacerlo, extensamente tomé la raíz y, según su dirección, la llevé sobre mi lado derecho. Esto fue la mañana del domingo. De inmediato me puse a casa; y al entrar por la puerta del patio, salió el señor Covey de camino a la reunión. Me habló muy amablemente, me mandó conducir a los cerdos de mucho cerca, y pasó hacia la iglesia. Ahora bien, esta singular conducta del señor Covey realmente me hizo comenzar a pensar que había algo en la raíz que Sandy me había dado; y de haber sido en cualquier otro día que no fuera el domingo, yo podría haber atribuido la conducta a ninguna otra causa que la influencia de esa raíz; y como era, estaba medio inclinado pensar que la raíz era algo más de lo que yo al principio lo había tomado como ser. Todo salió bien hasta el lunes por la mañana. En esta mañana, la virtud de la raíz quedó totalmente probada. Mucho antes de la luz del día, me llamaron para ir a frotar, curry, y alimentar, a los caballos. Yo obedecí, y me alegré de obedecer. Pero mientras estaba así comprometido, mientras en el acto de tirar algunas espadas del desván, el señor Covey entró al establo con una cuerda larga; y justo cuando estaba medio fuera del desván, me agarró las piernas, y estaba a punto de atarme. En cuanto encontré lo que estaba tramando, le di un resorte repentino, y mientras lo hacía, él agarrándome a las piernas, me trajeron extendiéndose sobre el piso del establo. El señor Covey parecía ahora pensar que me tenía, y podía hacer lo que quisiera; pero en este momento —de donde vino el espíritu que no conozco— decidí pelear; y, ajustando mi acción a la resolución, agarré con fuerza a Covey por la garganta; y mientras lo hacía, me levanté. Él se aferró a mí, y yo a él. Mi resistencia fue tan inesperada que Covey parecía desconcertado. Tembló como una hoja. Esto me dio seguridad, y lo sostuve inquieto, haciendo que la sangre corra por donde lo toqué con las puntas de mis dedos. El señor Covey pronto llamó a Hughes en busca de ayuda. Llegó Hughes y, mientras Covey me abrazaba, intentó atarme la mano derecha. Mientras él estaba en el acto de hacerlo, vi mi oportunidad, y le di una fuerte patada cerca debajo de las costillas. Esta patada bastante enfermó a Hughes, así que me dejó en manos del señor Covey. Esta patada tuvo el efecto de no sólo debilitar a Hughes, sino también a Covey. Al ver a Hughes agacharse de dolor, su coraje se ahogó. Me preguntó si pretendía persistir en mi resistencia. Le dije que sí, venga lo que pudiera; que me había usado como bruto desde hacía seis meses, y que estaba determinado a que me usaran así que ya no. Con eso, se esforzó por arrastrarme a un palo que estaba tirado justo al salir de la puerta del establo. Él quiso derribarme. Pero justo cuando se inclinaba para coger el palo, lo agarré con ambas manos por el cuello, y lo llevé por un repentino arrebatamiento al suelo. Para ese momento, llegó Bill. Covey lo llamó para que le ayudara. Bill quería saber qué podía hacer. Covey dijo: “¡Atrapa de él, agárralo!” Bill dijo que su amo lo contrató para trabajar, y no para ayudar a azotarme; así que dejó a Covey y a mí para librar nuestra propia batalla. Estuvimos en ello casi dos horas. Covey largamente me dejó ir, soplando y soplando a gran ritmo, diciendo que si no me hubiera resistido, no me habría azotado la mitad tanto. La verdad era, que no me había azotado en absoluto. Yo lo consideré como obteniendo por completo el peor final del trato; pues no me había sacado sangre, pero yo la tenía de él. Todos los seis meses después, que pasé con el señor Covey, nunca me puso el peso de su dedo en ira. De vez en cuando decía, no quería volver a agarrarme. “No”, pensé yo, “no necesitas; porque saldrás peor que antes”.

    Esta batalla con el señor Covey fue el punto de inflexión en mi carrera como esclava. Reavivó las pocas brasas caducadas de libertad, y revivió dentro de mí un sentido de mi propia hombría. Recordó la confianza en sí mismo a los difuntos, y me inspiró de nuevo con la determinación de ser libre. La gratificación que ofrecía el triunfo era una compensación total por cualquier otra cosa que pudiera seguir, incluso la muerte misma. Él sólo puede entender la profunda satisfacción que experimenté, que él mismo ha repelido por la fuerza el brazo ensangrentado de la esclavitud. Sentí como nunca antes me había sentido. Fue una gloriosa resurrección, de la tumba de la esclavitud, al cielo de la libertad. Mi espíritu largamente aplastado se levantó, la cobardía partió, el atrevido desafío tomó su lugar; y ahora resolví que, por mucho tiempo que pudiera seguir siendo un esclavo en forma, el día había pasado para siempre en que podría ser esclavo de hecho. No dudé en que se sepa de mí, que el hombre blanco que esperaba tener éxito en azotar, también debe tener éxito en matarme.

    A partir de esta época nunca más volví a ser lo que podría llamarse bastante azotada, aunque seguí siendo esclava cuatro años después. Tuve varias peleas, pero nunca me azotaron.

    Fue durante mucho tiempo una cuestión de sorpresa para mí por qué el señor Covey no me hizo llevar de inmediato por el agente al poste de azotes, y allí azotado regularmente por el delito de levantar la mano contra un hombre blanco en defensa de mí mismo. Y la única explicación que ahora se me ocurre no me satisface del todo; pero tal como es, la voy a dar. El Sr. Covey disfrutó de la reputación más absoluta por ser un supervisor de primer nivel y rompedor de negros. Fue de considerable importancia para él. Esa reputación estaba en juego; y si me hubiera enviado —un chico de unos dieciséis años— al poste público de azotes, su reputación se habría perdido; así que, para salvar su reputación, me sufrió para quedar impune.

    Mi período de servicio real al señor Edward Covey terminó el día de Navidad de 1833. Los días entre Navidad y Año Nuevo están permitidos como feriados; y, en consecuencia, no se nos obligó a realizar ninguna mano de obra, más que alimentar y cuidar el stock. Esta vez consideramos como nuestro, por la gracia de nuestros amos; y por lo tanto la usamos o abusamos casi como quisimos. A quienes teníamos familias a distancia, generalmente se nos permitía pasar los seis días enteros en su sociedad. Este tiempo, sin embargo, se gastó de diversas maneras. Los serios, sobrios, pensantes y laboriosos de nuestro número se emplearían en la fabricación de escobas de maíz, esteras, collares de caballo y canastas; y otra clase de nosotros pasaría el tiempo en la caza de zarigüeyas, liebres y mapaches. Pero, con mucho, la mayor parte se dedicaba a deportes y alegrías como jugar pelota, lucha libre, correr carreras a pie, violinizar, bailar y beber whisky; y esta última forma de pasar el tiempo era, con mucho, la más agradable para los sentimientos de nuestros maestros. Un esclavo que trabajaría durante las vacaciones fue considerado por nuestros amos como apenas merecedor de ellos. Fue considerado como aquel que rechazó el favor de su amo. Se consideró una desgracia no emborracharse en Navidad; y en verdad se le consideraba perezoso, que no se había provisto de los medios necesarios, durante el año, para conseguir whisky lo suficiente para que durara hasta la Navidad.

    Por lo que sé del efecto de estas fiestas sobre el esclavo, creo que se encuentran entre los medios más efectivos en manos del esclavista para mantener bajo el espíritu de insurrección. Si los esclavistas abandonaran a la vez esta práctica, no tengo la menor duda de que conduciría a una insurrección inmediata entre los esclavos. Estas fiestas sirven como conductores, o válvulas de seguridad, para llevar el espíritu rebelde de la humanidad esclavizada. Pero para estos, el esclavo se vería obligado a subir a la desesperación más salvaje; y ¡ay del esclavista, el día en que se aventura a quitar u obstaculizar el funcionamiento de esos conductores! Le advierto que, en tal caso, saldrá un espíritu en medio de ellos, más que temer que el sismo más espantoso.

    Las fiestas son parte integral del fraude bruto, el mal y la inhumanidad de la esclavitud. Son profesantemente una costumbre establecida por la benevolencia de los esclavistas; pero me comprometo a decir, es el resultado del egoísmo, y uno de los fraudes más groseros cometidos sobre el esclavo oprimido. No dan esta vez a los esclavos porque no les gustaría tener su trabajo durante su continuidad, sino porque saben que sería inseguro privarlos de él. Esto se verá por el hecho, de que a los esclavistas les gusta que sus esclavos pasen esos días solo de tal manera que los hagan tan contentos de su final como de su inicio. Su objeto parece ser, asquear con libertad a sus esclavos, sumergiéndolos en las profundidades más bajas de disipación. Por ejemplo, a los esclavistas no sólo les gusta ver al esclavo beber por su propia voluntad, sino que adoptarán diversos planes para emborracharlo. Un plan es, hacer apuestas a sus esclavos, en cuanto a quién puede beber más whisky sin emborracharse; y de esta manera logran que multitudes enteras beban en exceso. Así, cuando el esclavo pide la libertad virtuosa, el astuto esclavista, conociendo su ignorancia, lo engaña con una dosis de disipación viciosa, ingeniosamente etiquetada con el nombre de libertad. La mayoría de nosotros solíamos beberlo, y el resultado fue justo lo que se podría suponer; a muchos de nosotros se nos hizo pensar que había poco para elegir entre libertad y esclavitud. Sentimos, y muy propiamente también, que teníamos casi tan bien ser esclavos del hombre como del ron. Entonces, cuando terminaron las vacaciones, nos tambaleamos de la inmundicia de nuestro revolcarse, respiramos hondo y marchamos al campo, sintiéndonos, sobre todo, bastante contentos de ir, de lo que nuestro amo nos había engañado en una creencia era la libertad, de vuelta a los brazos de la esclavitud.

    Yo he dicho que este modo de tratamiento forma parte de todo el sistema de fraude e inhumanidad de la esclavitud. Es así. El modo aquí adoptado para asquear con libertad al esclavo, al permitirle ver sólo el abuso del mismo, se lleva a cabo en otras cosas. Por ejemplo, a un esclavo le encanta la melaza; le roba algunas. Su amo, en muchos casos, se va a la ciudad, y compra una gran cantidad; regresa, toma su látigo, y ordena al esclavo que coma la melaza, hasta que el pobre se enferma por la misma mención de ello. A veces se adopta el mismo modo para hacer que los esclavos se abstengan de pedir más alimentos que su asignación regular. Un esclavo corre a través de su mesada, y solicita más. Su amo se enfurece con él; pero, no dispuesto a despedirlo sin comida, le da más de lo necesario, y lo obliga a comerlo dentro de un tiempo dado. Entonces, si se queja de que no puede comerlo, se dice que no está satisfecho ni pleno ni ayunando, ¡y es azotado por ser difícil de complacer! Tengo abundancia de este tipo de ilustraciones del mismo principio, extraídas de mi propia observación, pero creo que los casos que he citado son suficientes. La práctica es muy común.

    El primero de enero de 1834, dejé al señor Covey, y me fui a vivir con el señor William Freeland, quien vivía a unas tres millas de San Miguel. Pronto encontré al señor Freeland un hombre muy diferente al señor Covey. Aunque no rico, era lo que se llamaría un caballero sureño educado. El señor Covey, como he demostrado, era un rompenegro y conductor de esclavos bien entrenado. El primero (aunque era esclavista) parecía poseer cierto respeto por el honor, cierta reverencia por la justicia y algo de respeto por la humanidad. Este último parecía totalmente insensible a todos esos sentimientos. El señor Freeland tenía muchas de las faltas propias de los esclavistas, como ser muy apasionado y despreocupado; pero debo hacerle la justicia para decir, que estaba sumamente libre de esos vicios degradantes a los que el señor Covey era constantemente adicto. El uno era abierto y franco, y siempre supimos dónde encontrarlo. El otro era un engañador de lo más ingenioso, y sólo podía ser entendido por los que eran lo suficientemente hábiles para detectar sus fraudes astutamente ideados. Otra ventaja que obtuve en mi nuevo maestro fue, no hizo pretensiones ni profesión de religión; y esto, en mi opinión, fue realmente una gran ventaja. Afirmo sin vacilar, que la religión del sur es una mera cobertura para los crímenes más horribles, un justificante de la barbarie más espantosa, un santificador de los fraudes más odiosos, y un refugio oscuro bajo el que los hechos más oscuros, más asquerosos, groseros e infernales de los esclavistas encuentran los la protección más fuerte. Si me volviera a reducir a las cadenas de la esclavitud, junto a esa esclavización, debería considerar ser esclavo de un maestro religioso la mayor calamidad que me pudiera ocurrir. Porque de todos los esclavistas con los que me he conocido, los esclavistas religiosos son los peores. Nunca los he encontrado los más malos y los más bajos, los más crueles y cobardes, de todos los demás. Fue mi suerte infeliz no sólo pertenecer a un esclavista religioso, sino vivir en una comunidad de tales religionarios. Muy cerca el señor Freeland vivía el reverendo Daniel Weeden, y en el mismo barrio vivía el reverendo Rigby Hopkins. Se trataba de miembros y ministros de la Iglesia Metodista Reformada. El señor Weeden era dueño, entre otros, de una esclava, cuyo nombre he olvidado. La espalda de esta mujer, durante semanas, se mantuvo literalmente cruda, hecha así por el latigazo de este despiadado desgraciado, religioso. Solía contratar manos. Su máxima era, comportarse bien o comportarse mal, es deber de un amo ocasionalmente azotar a un esclavo, para recordarle la autoridad de su amo. Tal era su teoría, y tal su práctica.

    El señor Hopkins era incluso peor que el señor Weeden. Su principal jactancia era su capacidad para gestionar esclavos. El rasgo peculiar de su gobierno fue el de azotar esclavos antes de merecerlo. Siempre logró que uno o más de sus esclavos azotaran todos los lunes por la mañana. Lo hizo para alarmar sus temores, y aterrorizar a quienes escaparon. Su plan era azotar para los delitos más pequeños, para evitar la comisión de los grandes. El señor Hopkins siempre pudo encontrar alguna excusa para azotar a un esclavo. Sorprendería a uno, desacostumbrado a una vida esclavista, ver con qué maravillosa facilidad un esclavista puede encontrar cosas, de las cuales hacer ocasión de azotar a un esclavo. Una mera mirada, palabra o movimiento, —error, accidente, o falta de poder— son todos asuntos por los que un esclavo puede ser azotado en cualquier momento. ¿Un esclavo se ve insatisfecho? Se dice, tiene al diablo en él, y hay que sacarlo. ¿Habla en voz alta cuando le habla su amo? Entonces se está poniendo de mente alta, y debe ser sacado por un ojal inferior. ¿Se olvida de quitarse el sombrero al acercarse a una persona blanca? Entonces está queriendo en reverencia, y debe ser azotado por ello. ¿Alguna vez se aventura a reivindicar su conducta, cuando es censurado por ello? Entonces es culpable de descaro, —uno de los mayores delitos de los que puede ser culpable un esclavo. ¿Alguna vez se aventura a sugerir un modo de hacer las cosas diferente al señalado por su amo? En efecto, es presuntuoso, y superándose a sí mismo; y nada menos que una flagelación hará por él. ¿Él, mientras araba, rompe un arado, —o, mientras azada, rompe una azada? Es por su descuido, y para ello un esclavo siempre debe ser azotado. El señor Hopkins siempre pudo encontrar algo de este tipo para justificar el uso del latigazo, y rara vez no logró aprovechar esas oportunidades. No había un hombre en todo el condado, con quien los esclavos que tenían el conseguir su propia casa, no preferirían vivir, más que con este reverendo señor Hopkins. Y sin embargo, no había un hombre de ninguna parte redonda, que hiciera profesiones superiores de religión, o que fuera más activo en avivamientos, —más atento a las reuniones de clase, fiesta de amor, oración y predicación, o más devocional en su familia, —que oraba antes, más tarde, más fuerte y más largo, —que este mismo reverendo esclavista, Rigby Hopkins.

    Pero para volver con el señor Freeland, y a mi experiencia mientras estaba en su empleo. Él, como el señor Covey, nos dio suficiente para comer; pero, a diferencia del señor Covey, también nos dio tiempo suficiente para tomar nuestras comidas. Nos trabajó duro, pero siempre entre el amanecer y el atardecer. Él requería mucho trabajo por hacer, pero nos dio buenas herramientas con las que trabajar. Su finca era grande, pero empleaba las manos lo suficiente para trabajarla, y con facilidad, en comparación con muchos de sus vecinos. Mi trato, mientras estaba en su empleo, fue celestial, comparado con lo que experimenté a manos del señor Edward Covey.

    El señor Freeland era él mismo el dueño de pero dos esclavos. Sus nombres eran Henry Harris y John Harris. El resto de sus manos contrató. Estos consistieron en mí, Sandy Jenkins, * y Handy Caldwell.

         *This is the same man who gave me the roots to prevent my
         being whipped by Mr. Covey. He was "a clever soul." We used
         frequently to talk about the fight with Covey, and as often
         as we did so, he would claim my success as the result of the
         roots which he gave me. This superstition is very common
         among the more ignorant slaves. A slave seldom dies but that
         his death is attributed to trickery.
    

    Henry y John eran bastante inteligentes, y en muy poco tiempo después de que fui allí, logré crear en ellos un fuerte deseo de aprender a leer. Este deseo pronto brotó también en los demás. Muy pronto juntaron algunos libros de ortografía viejos, y nada haría sino que debo mantener una escuela sabática. Acepté hacerlo, y en consecuencia dediqué mis domingos a enseñarles a leer a estos mis amados compañeros esclavos. Ninguno de ellos sabía sus cartas cuando fui allí. Algunos de los esclavos de las granjas vecinas encontraron lo que estaba pasando, y también aprovecharon esta pequeña oportunidad para aprender a leer. Se entendió, entre todos los que vinieron, que debe haber la menor exhibición posible al respecto. Era necesario mantener a nuestros maestros religiosos en San Miguel desfamiliarizados con el hecho de que, en lugar de pasar el sábado en lucha libre, boxeo y beber whisky, estábamos tratando de aprender a leer la voluntad de Dios; porque tenían mucho más que vernos comprometidos en esos deportes degradantes, que vernos comportarse como seres intelectuales, morales y responsables. Mi sangre hierve al pensar en la manera sangrienta en que los señores Wright Fairbanks y Garrison West, ambos líderes de clase, en conexión con muchos otros, se precipitaron sobre nosotros con palos y piedras, y rompieron nuestra virtuosa escuela sabática, en San Miguel, ¡todos llamándose cristianos! humildes seguidores del Señor Jesucristo! Pero de nuevo estoy divagando.

    Yo sostuve mi escuela sabática en la casa de un hombre de color libre, cuyo nombre me parece imprudente mencionar; porque si se sabe, podría avergonzarlo mucho, aunque el delito de celebrar la escuela se cometió hace diez años. Tenía en un momento más de cuarenta estudiosos, y los del tipo correcto, deseando ardientemente aprender. Eran de todas las edades, aunque en su mayoría hombres y mujeres. Míralo hacia atrás a esos domingos con una cantidad de placer para no ser expresado. Fueron grandes días para mi alma. El trabajo de instruir a mis queridos compañeros-esclavos fue el compromiso más dulce con el que he sido bendecido. Nos amábamos, y dejarlos al final del sábado era ciertamente una cruz severa. Cuando pienso que estas preciosas almas están hoy encerradas en la prisión de la esclavitud, mis sentimientos me superan, y estoy casi listo para preguntar: “¿Un Dios justo gobierna el universo? y por qué sostiene los truenos en su mano derecha, si no para herir al opresor, y entregar lo estropeado de la mano del spoiler?” Estas queridas almas no vinieron a la escuela sabática porque era popular hacerlo, ni yo les enseñé porque era de buena reputación estar así comprometidos. Cada momento que pasaban en esa escuela, era probable que los retomaran, y se les diera treinta y nueve latigazos. Vinieron porque deseaban aprender. Sus mentes habían sido hambrientas por sus crueles amos. Habían estado encerrados en la oscuridad mental. Yo les enseñé, porque era el deleite de mi alma estar haciendo algo que parecía mejorar la condición de mi raza. Mantuve mi escuela casi todo el año que viví con el señor Freeland; y, junto a mi escuela sabática, dediqué tres noches de la semana, durante el invierno, a enseñar a los esclavos en casa. Y tengo la felicidad de saber, que varios de los que vinieron a la escuela sabática aprendieron a leer; y esa, al menos, ahora es gratuita a través de mi agencia.

    El año transcurrió sin problemas. Parecía tan sólo alrededor de la mitad del año que la precedió. Lo atravesé sin recibir ni un solo golpe. Le daré al señor Freeland el crédito de ser el mejor maestro que he tenido, hasta que me convertí en mi propio maestro. Por la facilidad con la que pasé el año, estaba, sin embargo, algo endeudado con la sociedad de mis compañeros-esclavos. Eran almas nobles; no sólo poseían corazones amorosos, sino valientes. Estábamos vinculados y entrelazados entre nosotros. Los amé con un amor más fuerte que cualquier cosa que haya experimentado desde entonces. A veces se dice que nosotros los esclavos no nos amamos y nos confiamos el uno en el otro. En respuesta a esta afirmación, puedo decir, nunca amé a ninguno ni confié en ningún pueblo más que a mis compañeros esclavos, y sobre todo a aquellos con los que vivía en el señor Freeland. Creo que habríamos muerto el uno por el otro. Nunca nos comprometimos a hacer nada, de ninguna importancia, sin una consulta mutua. Nunca nos mudamos por separado. Éramos uno; y tanto así por nuestros ánimos y disposiciones, como por las dificultades mutuas a las que estábamos necesariamente sometidos por nuestra condición de esclavos.

    Al cierre del año 1834, el señor Freeland volvió a contratarme de mi maestro, para el año 1835. Pero, para entonces, empecé a querer vivir en tierra libre así como con Freeland; y ya no estaba contento, por lo tanto, de vivir con él o con cualquier otro esclavista. Empecé, con el inicio del año, a prepararme para una lucha final, que debería decidir mi destino de una u otra manera. Mi tendencia era al alza. Me acercaba rápidamente a la hombría, y año tras año había pasado, y seguía siendo esclava. Estos pensamientos me despertaron, debo hacer algo. Por lo tanto, resolví que 1835 no debía pasar sin presenciar un intento, por mi parte, de asegurar mi libertad. Pero no estaba dispuesto a apreciar esta determinación sola. Mis compañeros-esclavos eran queridos para mí. Estaba ansioso por que participaran conmigo en esto, mi determinación vivificante. Por lo tanto, aunque con gran prudencia, empecé temprano a conocer sus puntos de vista y sentimientos con respecto a su condición, y a impregnar sus mentes de pensamientos de libertad. Me incliné a idear formas y medios para nuestra fuga, y mientras tanto me esforcé, en todas las ocasiones apropiadas, para impresionarlos con el burdo fraude y la inhumanidad de la esclavitud. Fui primero a Henry, al lado de John, luego a los demás. Encontré, en todos ellos, corazones cálidos y espíritus nobles. Estaban listos para escuchar, y listos para actuar cuando se planteara un plan factible. Esto era lo que quería. Les platiqué de nuestra falta de hombría, si nos sometíamos a nuestra esclavización sin por lo menos un noble esfuerzo para ser libres. Nos reunimos a menudo, y consultamos frecuentemente, y contamos nuestras esperanzas y miedos, relatamos las dificultades, reales e imaginadas, que deberíamos ser llamados a conocer. Por momentos estábamos casi dispuestos a rendirnos, y tratar de contentarnos con nuestro miserable lote; en otros, éramos firmes e inflexibles en nuestra determinación de ir. Cada vez que sugeríamos algún plan, se reducía, las probabilidades eran temerosas. Nuestro camino estaba plagado de los mayores obstáculos; y si logramos llegar a su fin, nuestro derecho a ser libres era aún cuestionable; aún así, estábamos obligados a ser devueltos a la esclavitud. No podíamos ver ningún lugar, este lado del océano, donde podríamos estar libres. No sabíamos nada de Canadá. Nuestro conocimiento del norte no se extendió más allá de Nueva York; y para ir allí, y ser acosados para siempre con la espantosa responsabilidad de ser devueltos a la esclavitud —con la certeza de ser tratados diez veces peor que antes— el pensamiento era verdaderamente horrible, y uno que no era fácil de superar. El caso a veces se mantenía así: En cada puerta por la que íbamos a pasar, vimos a un vigilante —en cada ferry una guardia— en cada puente un centinela y en cada bosque una patrulla. Estábamos doblados en cada lado. Aquí estaban las dificultades, reales o imaginadas: el bien que se buscaba y el mal que había que rechazar. Por un lado, estaba la esclavitud, una realidad severa, que nos miraba espantadamente, —sus túnicas ya carmesí con la sangre de millones, e incluso ahora festejándose avariciosamente sobre nuestra propia carne. Por otro lado, lejos en la tenue distancia, bajo la luz parpadeante de la estrella del norte, detrás de alguna colina escarpada o montaña cubierta de nieve, se erigaba una dudosa libertad, medio congelada, haciéndonos señas para que viniéramos a compartir su hospitalidad. Esto en sí mismo a veces fue suficiente para escalonarnos; pero cuando nos permitimos vigilar la carretera, frecuentemente estábamos consternados. A ambos lados vimos la muerte sombría, asumiendo las formas más horribles. Ahora era inanición, haciéndonos comer nuestra propia carne; —ahora estábamos contendiendo con las olas, y nos ahogaron; —ahora fuimos adelantados, y destrozados por los colmillos del terrible sabueso. Fuimos picados por escorpiones, perseguidos por bestias salvajes, mordidos por serpientes, y finalmente, después de haber casi alcanzado el lugar deseado, —después de nadar ríos, encontrarnos con bestias salvajes, dormir en el bosque, sufrir hambre y desnudez, —fuimos superados por nuestros perseguidores y, en nuestra resistencia, nos mataron a tiros el lugar! Digo, esta imagen a veces nos consternaba, y nos hacía

         "rather bear those ills we had,
         Than fly to others, that we knew not of."
    

    Al llegar a una determinación fija de huir, hicimos más que Patrick Henry, cuando resolvió tras la libertad o la muerte. Con nosotros fue una libertad dudosa como mucho, y una muerte casi segura si fracasamos. Por mi parte, debería preferir la muerte a la esclavitud desesperada.

    Sandy, uno de nuestros números, abandonó la noción, pero aún así nos animó. Nuestra compañía consistió entonces en Henry Harris, John Harris, Henry Bailey, Charles Roberts y yo. Henry Bailey era mi tío, y pertenecía a mi amo. Charles se casó con mi tía: pertenecía al suegro de mi amo, el señor William Hamilton.

    El plan que finalmente concluimos fue, conseguir una gran canoa perteneciente al señor Hamilton, y el sábado por la noche anterior a las vacaciones de Semana Santa, remar directamente por la bahía de Chesapeake. A nuestra llegada a la cabecera de la bahía, a una distancia de setenta u ochenta millas de donde vivíamos, nuestro propósito era convertir nuestra canoa a la deriva, y seguir la guía de la estrella del norte hasta que superamos los límites de Maryland. Nuestra razón para tomar la ruta del agua era, que éramos menos propensos a ser sospechosos de ser fugitivos; esperábamos ser considerados como pescadores; mientras que, si tomamos la ruta terrestre, deberíamos estar sujetos a interrupciones de casi todo tipo. Cualquiera que tenga la cara blanca, y estar tan dispuesto, podría detenernos, y someternos a examen.

    La semana anterior a nuestro inicio previsto, escribí varias protecciones, una para cada uno de nosotros. Así como puedo recordar, estaban en las siguientes palabras, a saber: —

         "This is to certify that I, the undersigned, have given the bearer, my
         servant, full liberty to go to Baltimore, and spend the Easter holidays.
         Written with mine own hand, &c., 1835.
    
         "WILLIAM HAMILTON,
    
    

    “Cerca de St. Michael's, en el condado de Talbot, Maryland”.

    No íbamos a Baltimore; pero, al subir a la bahía, nos dirigimos hacia Baltimore, y estas protecciones solo estaban destinadas a protegernos mientras estábamos en la bahía.

    A medida que se acercaba el tiempo para nuestra partida, nuestra ansiedad se hizo cada vez más intensa. Fue verdaderamente una cuestión de vida o muerte con nosotros. La fuerza de nuestra determinación estaba a punto de ser completamente probada. En este momento, estaba muy activo en explicar cada dificultad, eliminar cada duda, disipar cada miedo e inspirar a todos con la firmeza indispensable para el éxito en nuestro emprendimiento; asegurarles que la mitad se ganó en el instante en que hicimos la jugada; habíamos platicado lo suficiente; ya estábamos listos para movernos; si no ahora, nunca deberíamos serlo; y si no pretendíamos movernos ahora, también habíamos doblado los brazos, sentarnos y reconocernos aptos solo para ser esclavos. Esto, ninguno de nosotros estaba dispuesto a reconocer. Todo hombre se mantuvo firme; y en nuestro último encuentro, nos comprometimos de nuevo, de la manera más solemne, a que, en el momento señalado, sin duda empezaríamos en la búsqueda de la libertad. Esto fue a mitad de semana, al final de la cual íbamos a estar fuera. Fuimos, como siempre, a nuestros diversos campos de trabajo, pero con senos muy agitados con pensamientos de nuestra empresa verdaderamente peligrosa. Intentamos ocultar lo más posible nuestros sentimientos; y creo que lo logramos muy bien.

    Después de una dolorosa espera, llegó la mañana del sábado, cuya noche fue para presenciar nuestra partida. Lo aclamé con alegría, traer qué de tristeza podría. El viernes por la noche fue una de insomnio para mí. Probablemente me sentí más ansioso que el resto, porque estaba, de común acuerdo, a la cabeza de todo el asunto. La responsabilidad del éxito o el fracaso recayó en gran medida en mí. La gloria de uno, y la confusión del otro, eran iguales míos. Las dos primeras horas de esa mañana fueron como las que nunca antes había experimentado, y espero no volver a hacerlo nunca más. Temprano en la mañana, fuimos, como siempre, al campo. Estábamos esparciendo estiércol; y de una vez, mientras estaba así comprometido, me sentí abrumado por un sentimiento indescriptible, en cuya plenitud me volví hacia Sandy, que estaba cerca, y le dije: “¡Estamos traicionados!” “Bueno”, dijo, “ese pensamiento me ha golpeado este momento”. Nosotros no dijimos más. Nunca estuve más seguro de nada.

    Se tocó la bocina como siempre, y subimos del campo a la casa para desayunar. Fui por el formulario, más que por falta de cualquier cosa de comer esa mañana. Justo cuando llegué a la casa, al mirar la puerta del carril, vi a cuatro hombres blancos, con dos hombres de color. Los blancos iban a caballo, y los de colores caminaban detrás, como si estuvieran atados. Los vi unos instantes hasta que llegaron a nuestra puerta de carril. Aquí se detuvieron, y ataron a los hombres de color al poste de la puerta. Todavía no estaba seguro de cuál era el asunto. En pocos momentos, en montó Mr. Hamilton, con una velocidad que supone una gran emoción. Llegó a la puerta, y preguntó si estaba el Maestro William. Le dijeron que estaba en el granero. El señor Hamilton, sin desmontarlo, cabalgó hasta el granero con una velocidad extraordinaria. En pocos momentos, él y el señor Freeland regresaron a la casa. Para entonces, los tres policías cabalgaron, y con gran prisa desmontaron, ataron sus caballos, y se encontraron con el Maestro William y el señor Hamilton que regresaban del granero; y después de hablar un rato, todos caminaron hasta la puerta de la cocina. No había nadie en la cocina sino John y yo. Henry y Sandy estaban arriba en el granero. El señor Freeland metió la cabeza en la puerta, y me llamó por mi nombre, diciendo, había algunos señores en la puerta que deseaban verme. Me acerqué a la puerta, y le pregunté qué querían. De inmediato me agarraron y, sin darme ninguna satisfacción, me ataron, amarrándome las manos de cerca. Insistí en saber cuál era el problema. Decían largamente, que habían aprendido que yo había estado en un “raspón”, y que me iban a examinar ante mi amo; y si su información resultaba falsa, no debería lastimarme.

    En pocos momentos, lograron empatar a John. Luego se volvieron hacia Henry, quien para entonces había regresado, y le mandaron que cruzara las manos. “¡No lo haré!” dijo Henry, en tono firme, indicando su disposición para atender las consecuencias de su negativa. “¿No lo harías?” dijo Tom Graham, el algudatario. “¡No, no lo haré!” dijo Henry, en un tono aún más fuerte. Con esto, dos de los agentes sacaron sus brillantes pistolas, y juraron, por su Creador, que le harían cruzar las manos o matarlo. Cada uno amantó su pistola y, con los dedos en el gatillo, se acercó a Henry, diciendo, al mismo tiempo, si no cruzaba las manos, le volarían el maldito corazón. “¡Dispárame, dispárame!” dijo Henry; “no puedes matarme sino una vez. Dispara, dispara, ¡y maldita sea! ¡No voy a estar atado! “Esto lo dijo en un tono de fuerte desafío; y al mismo tiempo, con un movimiento tan rápido como un rayo, de un solo golpe tiró las pistolas de la mano de cada agente. Al hacer esto, todas las manos cayeron sobre él y, después de golpearlo algún tiempo, finalmente lo dominaron, y lo ataron.

    Durante la riña, logré, no sé cómo, sacar mi desmayo, y, sin ser descubierto, ponerlo en el fuego. Ahora estábamos todos empatados; y justo cuando íbamos a irnos a la cárcel de Easton, Betsy Freeland, madre de William Freeland, llegó a la puerta con las manos llenas de galletas, y las dividió entre Henry y John. Luego se pronunció de un discurso, con el siguiente efecto: —dirigiéndose a mí, me dijo: "¡Demonio! ¡Diablo amarillo! fuiste tú quien lo metió en las cabezas de Henry y John para huir. Pero para ti, ¡demonio mulato de patas largas! Henry ni John nunca habrían pensado en tal cosa”. Yo no respondí, y de inmediato me fui apresurado hacia San Miguel. Apenas un momento previo a la pelea con Henry, el señor Hamilton sugirió la conveniencia de hacer una búsqueda de las protecciones que había entendido que Frederick había escrito para él y el resto. Pero, justo en el momento que estaba a punto de llevar a efecto su propuesta, su ayuda era necesaria para ayudar a atar a Henry; y la emoción que asistía a la pelea provocó que se olvidaran, o que la consideraran insegura, dadas las circunstancias, para buscar. Entonces aún no nos condenaron por la intención de huir.

    Cuando llegamos a la mitad de camino a San Miguel, mientras los agentes que nos tenían a cargo miraban hacia el futuro, Henry me preguntó qué debía hacer con su pase. Yo le dije que se lo comiera con su galleta, y no poseyera nada; y pasamos la palabra alrededor: "No poseer nada;" y "¡No poseer nada! “dijimos todos. Nuestra confianza el uno en el otro estaba inquebrantable. Estábamos resueltos a triunfar o fallar juntos, después de que la calamidad nos hubiera ocurrido tanto como antes. Ahora estábamos preparados para cualquier cosa. Íbamos a ser arrastrados esa mañana quince millas detrás de los caballos, para luego ser colocados en la cárcel de Easton. Cuando llegamos a San Miguel, nos sometíamos a una especie de examen. Todos negamos que alguna vez hubiéramos tenido la intención de huir. Esto lo hicimos más para sacar las pruebas en nuestra contra, que de cualquier esperanza de tener claro que se vendieran; porque, como he dicho, estábamos listos para eso. El hecho era que nos importaba pero poco adónde íbamos, así que fuimos juntos. Nuestra mayor preocupación era la separación. Eso temíamos más que cualquier cosa de este lado de la muerte. Encontramos que las pruebas en nuestra contra eran el testimonio de una sola persona; nuestro maestro no diría quién era; pero llegamos a una decisión unánime entre nosotros en cuanto a quién era su informante. Nos enviaron a la cárcel de Easton. Cuando llegamos ahí, fuimos entregados al alguacil, señor Joseph Graham, y por él nos pusieron en la cárcel. Henry, John y yo fuimos colocados juntos en una habitación: Charles y Henry Bailey, en otra. Su objeto al separarnos era obstaculizar el concierto.

    Habíamos estado en la cárcel apenas veinte minutos, cuando un enjambre de traficantes de esclavos, y agentes para traficantes de esclavos, acudieron en masa a la cárcel para mirarnos, y para determinar si estábamos a la venta. ¡Un conjunto de seres que nunca antes había visto! Me sentí rodeada de tantos diabólicos de la perdición. Una banda de piratas nunca se parecía más a su padre, el diablo. Se rieron y nos sonrieron, diciendo: “¡Ah, chicos míos! te tenemos, ¿no?” Y después de burlarse de nosotros de diversas maneras, ellos uno por uno entraron en un examen de nosotros, con la intención de determinar nuestro valor. Nos preguntarían con descaro si no nos gustaría tenerlos para nuestros amos. Nosotros les haríamos ninguna respuesta, y los dejaríamos para que se enteraran lo mejor que pudieran. Entonces nos maldecirían y jurarían, diciéndonos que podrían sacarnos al diablo en muy poco tiempo, si solo estuviéramos en sus manos.

    Mientras estábamos en la cárcel, nos encontramos en cuartos mucho más cómodos de lo que esperábamos cuando fuimos allí. No conseguimos mucho de comer, ni lo que era muy bueno; pero teníamos una buena habitación limpia, desde cuyas ventanas podíamos ver lo que pasaba en la calle, que era mucho mejor que si nos hubieran colocado en una de las celdas oscuras y húmedas. En conjunto, nos llevamos muy bien, en lo que respecta a la cárcel y a su guardián. Inmediatamente después de que terminaran las vacaciones, contrariamente a todas nuestras expectativas, el señor Hamilton y el señor Freeland se acercaron a Easton, y sacaron de la cárcel a Charles, los dos Henrys, y John, y los llevaron a casa, dejándome en paz. Consideré esta separación como una final. Me causó más dolor que cualquier otra cosa en toda la transacción. Estaba listo para cualquier cosa más que para la separación. Yo supuse que habían consultado juntos, y había decidido que, como yo era toda la causa de la intención de los demás de huir, era difícil hacer sufrir a los inocentes con los culpables; y que, por lo tanto, habían concluido para llevarse a los demás a casa, y venderme, como advertencia a los demás que quedaron. Se debe a que el noble Enrique decir, parecía casi tan reacio a salir de la prisión como a salir de casa para venir a la prisión. Pero sabíamos que debíamos, con toda probabilidad, estar separados, si nos vendían; y como él estaba en sus manos, concluyó para irse tranquilamente a casa.

    Ahora me quedé a mi suerte. Estaba solo, y dentro de los muros de una prisión de piedra. Pero unos días antes, y estaba lleno de esperanza. Esperaba haber estado a salvo en una tierra de libertad; pero ahora estaba cubierta de penumbra, hundida hasta la mayor desesperación. Pensé que la posibilidad de la libertad se había ido. Me mantuvieron de esta manera alrededor de una semana, al final de la cual, el capitán Auld, mi amo, para mi sorpresa y total asombro, se acercó, y me sacó, con la intención de enviarme, con un señor de su conocido, a Alabama. Pero, por alguna causa u otra, no me envió a Alabama, sino que concluyó a enviarme de regreso a Baltimore, a vivir de nuevo con su hermano Hugh, y a aprender un oficio.

    Así, después de una ausencia de tres años y un mes, una vez más se me permitió regresar a mi antigua casa en Baltimore. Mi amo me despidió, porque existía en mi contra un prejuicio muy grande en la comunidad, y temía que me mataran.

    En pocas semanas después de que fui a Baltimore, el Maestro Hugh me contrató para el señor William Gardner, un extenso constructor de barcos, en Fell's Point. Me pusieron ahí para aprender a calk. Sin embargo, resultó ser un lugar muy desfavorable para la realización de este objeto. El señor Gardner se dedicaba esa primavera a construir dos grandes calabozos de hombre de guerra, profesamente para el gobierno mexicano. Las embarcaciones iban a ser lanzadas en julio de ese año, y en el fracaso del mismo, el señor Gardner iba a perder una suma considerable; de manera que cuando entré, todo estaba apurado. No hubo tiempo para aprender nada. Todo hombre tenía que hacer lo que sabía hacer. Al entrar al astillero, mis órdenes del señor Gardner eran, hacer lo que los carpinteros me ordenaran hacer. Esto me ponía a la entera disposición de unos setenta y cinco hombres. Yo iba a considerar a todos estos como maestros. Su palabra era ser mi ley. Mi situación era de lo más difícil. A veces necesitaba una docena de manos. Me llamaron una docena de formas en el espacio de un solo minuto. Tres o cuatro voces me golpearían al oído en el mismo momento. Fue— “Fred., ven a ayudarme a no poder esta madera de aquí”. —"Fred., ven a llevar esta madera allá”. —"Fred., trae ese rodillo aquí”. —"Fred., ve a buscar una lata de agua fresca”. —"Fred., ven ayuda vio el final de esta madera”. —"Fred., ve rápido y toma la palanca”. —"Fred., espera el final de este otoño”. —"Fred., ve a la herrería, y consigue un nuevo puñetazo”. —"Hurra, Fred! corre y tráeme un cincel frío”. —"Yo digo, Fred., toma una mano, y enciende un fuego tan rápido como un rayo debajo de esa caja de vapor”. —"Halloo, ¡Negro! ven, gira esta muela”. —"¡ Ven, ven! ¡muévete, mueve! y arquear esta madera hacia adelante”. —"Yo digo, obscurecido, explota tus ojos, ¿por qué no calientas algo de tono?” —"Halloo! ¡halloo! ¡halloo!” (Tres voces al mismo tiempo.) “¡Ven aquí! — ¡Ve ahí! —Aguanta donde estás! ¡Maldita sea, si te mueves, te voy a noquear los sesos!”

    Esta fue mi escuela durante ocho meses; y podría haber permanecido ahí más tiempo, pero para una pelea de lo más horrible tuve con cuatro de los aprendices blancos, en la que casi me noqueó el ojo izquierdo, y me destrozaron horriblemente en otros aspectos. Los hechos en el caso fueron estos: Hasta muy poco tiempo después de que fui allí, los carpinteros navales blancos y negros trabajaban uno al lado del otro, y nadie parecía ver ninguna incorrección en él. Todas las manos parecían estar muy bien satisfechas. Muchos de los carpinteros negros eran hombres libres. Parecía que las cosas iban muy bien. De una vez, los carpinteros blancos golpearon, y dijeron que no trabajarían con obreros de colores libres. Su razón para ello, como se alega, era, que si se fomentaban los carpinteros de color libre, pronto tomarían el oficio en sus propias manos, y los pobres blancos serían expulsados del empleo. Por lo tanto, se sintieron llamados a la vez a ponerle fin. Y, aprovechando las necesidades del señor Gardner, se separaron, jurando que ya no trabajarían, a menos que él diera de alta a sus carpinteros negros. Ahora bien, aunque esto no se extendía a mí en forma, sí me llegó de hecho. Mis compañeros aprendices muy pronto comenzaron a sentirse degradantes para ellos trabajar conmigo. Empezaron a poner aires, y a hablar de que los “negros” se llevaban al país, diciendo que todos nos debían matar; y, siendo alentados por los oficiales, comenzaron a endurecer mi condición lo más que pudieron, hectorizándome alrededor, y a veces golpeándome. Yo, por supuesto, mantuve el voto que hice después de la pelea con el señor Covey, y le devolví el golpe, independientemente de las consecuencias; y mientras les impedía combinar, lo logré muy bien; pues pude azotarlas a la totalidad, llevándolas por separado. Ellos, sin embargo, en longitud se combinaron, y se me encontraron, armados con palos, piedras y espinas pesadas. Uno vino al frente con medio ladrillo. Había uno a cada lado de mí, y uno detrás de mí. Mientras yo estaba atendiendo a los de enfrente, y a ambos lados, el de atrás corrió hacia arriba con la púa, y me dio un fuerte golpe en la cabeza. Me asombró. Yo caí, y con esto todos corrieron sobre mí, y cayeron a golpearme con los puños. Los dejé reposar un rato, recogiendo fuerzas. En un instante, di una oleada repentina, y me levanté de manos y rodillas. Así como lo hice, uno de sus números me dio, con su pesada bota, una poderosa patada en el ojo izquierdo. Mi globo ocular parecía haber estallado. Cuando vieron mi ojo cerrado, y muy hinchado, me dejaron. Con esto agarré la paca, y por un tiempo los perseguí. Pero aquí los carpinteros interfirieron, y pensé que bien podría renunciar a él. Era imposible poner mi mano contra tantos. Todo esto ocurrió a la vista de no menos de cincuenta carpinteros navales blancos, y ninguno interpuso una palabra amistosa; pero algunos gritaron: “¡Mata al maldito negro! ¡Mátalo! ¡matarlo! Golpeó a una persona blanca”. Descubrí que mi única oportunidad de por vida era volar. Logré escapar sin un golpe adicional, y apenas así; porque golpear a un hombre blanco es la muerte por ley de Lynch, y esa era la ley en el astillero del señor Gardner; ni hay mucho de otro del astillero del señor Gardner.

    Fui directamente a casa, y le conté la historia de mis errores al Maestro Hugh; y me alegra decir de él, irreligioso como era, su conducta era celestial, comparada con la de su hermano Tomás en circunstancias similares. Escuchó con atención mi narración de las circunstancias que llevaron a la indignación salvaje, y dio muchas pruebas de su fuerte indignación por ello. El corazón de mi amante una vez sobreamable se volvió a fundir en lástima. Mi ojo hinchado y mi rostro cubierto de sangre la conmovieron hasta las lágrimas. Ella tomó una silla junto a mí, me lavó la sangre de la cara y, con la ternura de una madre, me ató la cabeza, cubriendo el ojo herido con un trozo magro de carne fresca. Fue casi una compensación por mi sufrimiento presenciar, una vez más, una manifestación de amabilidad de esta, mi otrora cariñosa vieja amante. El Maestro Hugh estaba muy enfurecido. Dio expresión a sus sentimientos derramando maldiciones sobre las cabezas de quienes hicieron la escritura. En cuanto me sacé un poco el mejor de mis moretones, me llevó con él a Esquire Watson's, en la calle Bond, para ver qué se podía hacer al respecto. El señor Watson preguntó quién vio el asalto cometido. El maestro Hugh le dijo que se hacía en el astillero del señor Gardner al mediodía, donde había una gran compañía de hombres en el trabajo. “En cuanto a eso”, dijo, “la escritura estaba hecha, y no había duda de quién la hizo”. Su respuesta fue, no podía hacer nada en el caso, a menos que algún hombre blanco se presentara y testificara. No pudo emitir ninguna orden judicial en mi palabra. Si me hubieran matado en presencia de mil personas de color, su testimonio combinado hubiera sido insuficiente para haber detenido a uno de los asesinos. El maestro Hugh, por una vez, se vio obligado a decir que este estado de cosas estaba muy mal. Por supuesto, era imposible conseguir que ningún hombre blanco ofreciera su testimonio en mi nombre, y en contra de los jóvenes blancos. Ni siquiera los que pudieron haber simpatizado conmigo no estaban preparados para hacer esto. Se requería de un grado de valentía desconocido para ello; pues justamente en ese momento, la más mínima manifestación de la humanidad hacia una persona de color fue denunciada como abolicionismo, y ese nombre sometía a su portador a responsabilidades espantosas. Las consignas de los sanguinarios de esa región, y en aquellos días, eran: “¡Malditos sean los abolicionistas!” y “¡Malditos los negros!” No se hizo nada, y probablemente no se hubiera hecho nada si me hubieran matado. Tal era, y tales restos, el estado de las cosas en la ciudad cristiana de Baltimore.

    El maestro Hugh, al descubrir que no podía obtener reparación, se negó a dejarme volver de nuevo con el señor Gardner. Él mismo me mantuvo, y su esposa vistió mi herida hasta que volví a recuperarme la salud. Después me llevó al astillero del que era capataz, en el empleo del señor Walter Price. Ahí me puse inmediatamente al calking, y muy pronto aprendí el arte de usar mi mazo y mis planchas. En el transcurso de un año desde que salí del señor Gardner's, pude mandar los salarios más altos que se daban a los calkers más experimentados. Yo era ahora de cierta importancia para mi amo. Yo le traía de seis a siete dólares semanales. A veces le traía nueve dólares a la semana: mi salario era de un dólar y medio día. Después de aprender a calk, busqué mi propio empleo, hice mis propios contratos y recogí el dinero que ganaba. Mi camino se volvió mucho más suave que antes; mi condición ahora era mucho más cómoda. Cuando no pude hacer calking, no hice nada. Durante estos tiempos de ocio, esas viejas nociones sobre la libertad volverían a robarme. Cuando en el empleo del señor Gardner, me mantuvieron en un torbellino de emoción tan perpetuo, no podía pensar en nada, apenas, sino en mi vida; y al pensar en mi vida, casi olvidé mi libertad. Esto lo he observado en mi experiencia de esclavitud, —que cada vez que mejoraba mi condición, en lugar de aumentar mi satisfacción, solo aumentaba mi deseo de ser libre, y me ponía a pensar en planes para ganar mi libertad. He encontrado que, para hacer un esclavo contento, es necesario hacer uno irreflexivo. Es necesario oscurecer su visión moral y mental, y, en la medida de lo posible, aniquilar el poder de la razón. Debe ser capaz de detectar no inconsistencias en la esclavitud; se le debe hacer sentir que la esclavitud es correcta; y sólo se le puede llevar a eso cuando deja de ser hombre.

    Ahora estaba recibiendo, como he dicho, un dólar y cincuenta centavos diarios. Lo contraté; me lo gané; me lo pagaron; era legítimamente mío; sin embargo, a cada regreso de los sábados por la noche, me vi obligado a entregar cada centavo de ese dinero al Maestro Hugh. ¿Y por qué? No porque se lo ganara, —no porque tuviera alguna mano en ganarlo, —no porque se lo debiera a él, —ni porque poseyera la más mínima sombra de derecho a ello; sino únicamente porque tenía el poder de obligarme a renunciar a él. El derecho del pirata de rostro sombrío a la alta mar es exactamente el mismo.

    CAPÍTULO XI

    Ahora llego a esa parte de mi vida durante la cual planeé, y finalmente logré hacer, mi escape de la esclavitud. Pero antes de narrar alguna de las circunstancias peculiares, considero apropiado dar a conocer mi intención de no exponer todos los hechos relacionados con la transacción. Mis razones para seguir este curso pueden entenderse a partir de lo siguiente: Primero, si yo diera una declaración minuciosa de todos los hechos, no sólo es posible, sino bastante probable, que otros estarían con ello involucrados en las dificultades más vergonzosas. En segundo lugar, tal afirmación indudablemente induciría a los esclavistas una mayor vigilancia de la que ha existido hasta ahora entre ellos; que sería, por supuesto, el medio de resguardar una puerta por la que algún querido hermano siervo pudiera escapar de sus cadenas irritantes. Lamento profundamente la necesidad que me impulsa a reprimir cualquier cosa de importancia relacionada con mi experiencia en la esclavitud. De hecho, me daría un gran placer, además de contribuir materialmente al interés de mi narrativa, si estuviera en libertad de gratificar una curiosidad, que sé que existe en la mente de muchos, por una precisa declaración de todos los hechos pertenecientes a mi fuga más afortunada. Pero debo privarme de este placer, y de los curiosos de la gratificación que tal afirmación permitiría. Yo me permitiría sufrir bajo las mayores imputaciones que los hombres malvados puedan sugerir, en lugar de exculparme, y con ello correr el peligro de cerrar la más mínima avenida por la que un hermano esclavo pueda despejarse de las cadenas y grilletes de la esclavitud.

    Nunca he aprobado la manera muy pública en la que algunos de nuestros amigos occidentales han conducido lo que llaman el ferrocarril subterráneo, pero que creo que, por sus declaraciones abiertas, se ha hecho más enfáticamente el ferrocarril de tierra alta. Honro a esos buenos hombres y mujeres por su noble audacia, y los aplaudo por someterse voluntariamente a una persecución sangrienta, al declarar abiertamente su participación en la fuga de esclavos. Yo, sin embargo, puedo ver muy poco bien resultante de tal curso, ya sea para ellos mismos o para los esclavos que escapan; mientras que, por otro lado, veo y me siento seguro que esas declaraciones abiertas son un mal positivo para los esclavos que quedan, que buscan escapar. No hacen nada para iluminar al esclavo, mientras que hacen mucho para iluminar al maestro. Lo estimulan a una mayor vigilancia, y potencian su poder para capturar a su esclavo. Algo le debemos al esclavo al sur de la línea así como a los que están al norte de ella; y al ayudar a estos últimos en su camino hacia la libertad, debemos tener cuidado de no hacer nada que pueda impedir que los primeros escapen de la esclavitud. Yo mantendría al despiadado esclavista profundamente ignorante de los medios de huida adoptados por el esclavo. Lo dejaría imaginarse rodeado de miríadas de torturadores invisibles, siempre dispuestos a arrebatarle de su agarre infernal a su presa temblorosa. Que se deje sentir su camino en la oscuridad; que la oscuridad acorde con su crimen se cierne sobre él; y que sienta que a cada paso que da, en busca del esclavo volador, corre el espantoso riesgo de que una agencia invisible le saque el cerebro caliente. No hagamos ninguna ayuda al tirano; no sostengamos la luz por la cual pueda rastrear las huellas de nuestro hermano volador. Pero basta de esto. Procederé ahora a la declaración de esos hechos, relacionados con mi fuga, de la que soy el único responsable, y de los que nadie puede ser hecho sufrir sino a mí mismo.

    A principios del año 1838, me volví bastante inquieto. No pude ver ninguna razón por la que, al final de cada semana, debería verter la recompensa de mi trabajo en el bolso de mi amo. Cuando le llevaba mis salarios semanales, él, después de contar el dinero, me miraba a la cara con una fiereza parecida a un ladrón y preguntaba: “¿Esto es todo?” Estaba satisfecho con nada menos que el último centavo. Lo haría, sin embargo, cuando le gané seis dólares, a veces me daba seis centavos, para animarme. Tuvo el efecto contrario. Lo consideré como una especie de admisión de mi derecho al conjunto. El hecho de que me diera alguna parte de mi salario era prueba, en mi opinión, de que me creyó que tenía derecho a la totalidad de ellos. Siempre me sentí peor por haber recibido algo; pues temía que el darme unos centavos le aliviara la conciencia, y lo hiciera sentir como una especie de ladrón bastante honorable. Mi descontento creció sobre mí. Siempre estuve en la búsqueda de medios de escape; y, al no encontrar medios directos, determiné tratar de contratar mi tiempo, con miras a conseguir dinero con el que hacer mi fuga. En la primavera de 1838, cuando el Maestro Thomas vino a Baltimore a comprar sus artículos de primavera, tuve una oportunidad, y le solicité que me permitiera contratar mi tiempo. Sin vacilar rechazó mi petición, y me dijo que esta era otra estratagema por la que escapar. Me dijo que no podía ir a ninguna parte pero que él podría atraparme; y que, en caso de que huyera, no debería escatimar dolores en sus esfuerzos por atraparme. Me exhortó a contentarme, y a ser obediente. Me dijo, si iba a ser feliz, no debo poner planes para el futuro. Dijo, si me comportaba correctamente, él me cuidaría. En efecto, me aconsejó completar la irreflexión del futuro, y me enseñó a depender únicamente de él para la felicidad. Parecía ver plenamente la apremiante necesidad de dejar de lado mi naturaleza intelectual, para contentarme en la esclavitud. Pero a pesar de él, e incluso a pesar de mí mismo, seguí pensando, y pensando en la injusticia de mi esclavización, y los medios de escape.

    Aproximadamente dos meses después de esto, solicité al Maestro Hugh por el privilegio de contratar mi tiempo. No conocía el hecho de que yo había solicitado al Maestro Thomas, y había sido rechazado. Él también, al principio, parecía dispuesto a negarse; pero, después de alguna reflexión, me concedió el privilegio, y me propuso los siguientes términos: me iban a permitir todo el tiempo, hacer todos los contratos con quienes trabajaba, y encontrar mi propio empleo; y, a cambio de esta libertad, debía pagarle tres dólares al al final de cada semana; me encuentro en herramientas de calco, y en tabla y ropa. Mi tabla era de dos dólares y medio a la semana. Esto, con el desgaste de la ropa y las herramientas de calco, hizo que mis gastos regulares fueran alrededor de seis dólares semanales. Esta cantidad me vi obligada a recuperar, o renunciar al privilegio de contratar mi tiempo. Llueva o truene, trabaje o no trabaje, al final de cada semana el dinero debe ser próximo, o debo renunciar a mi privilegio. Este arreglo, se percibirá, estaba decididamente a favor de mi amo. Le relevó de toda necesidad de cuidarme. Su dinero estaba seguro. Recibió todos los beneficios de esclavizar sin sus males; mientras yo soporté todos los males de un esclavo, y sufrí todo el cuidado y la ansiedad de un hombre libre. Me pareció una ganga dura. Pero, por difícil que fuera, lo pensé mejor que el viejo modo de llevarse bien. Fue un paso hacia la libertad que se me permitiera asumir las responsabilidades de un hombre libre, y estaba decidida a aferrarme a ella. Me incliné a la labor de hacer dinero. Estaba listo para trabajar tanto de noche como de día, y por la perseverancia y la industria más incansables, gané lo suficiente para cubrir mis gastos, y poner un poco de dinero cada semana. Seguí así de mayo a agosto. Entonces el maestro Hugh se negó a permitirme contratar mi tiempo más tiempo. El motivo de su negativa fue un fracaso de mi parte, un sábado por la noche, para pagarle el tiempo de mi semana. Este fracaso fue ocasionado por mi asistencia a una reunión de campamento a unas diez millas de Baltimore. Durante la semana, había entrado en un compromiso con varios amigos jóvenes para comenzar desde Baltimore hasta el campamento la madrugada del sábado por la noche; y al estar detenida por mi patrón, no pude bajar a la casa del Maestro Hugh sin decepcionar a la compañía. Sabía que el Maestro Hugh no tenía ninguna necesidad especial del dinero esa noche. Por lo tanto decidí ir a reunión de campamento, y a mi regreso pagarle los tres dólares. Estuve en la reunión del campamento un día más de lo que pretendía cuando me fui. Pero en cuanto regresé, le pedí que le pagara lo que consideraba que se le debía. Lo encontré muy enojado; apenas podía contener su ira. Dijo que tenía una gran mente para darme un azote severo. Deseaba saber cómo me atreví a salir de la ciudad sin pedirle permiso. Le dije que contraté mi tiempo y mientras le pagaba el precio que él me lo pidió, no sabía que estaba obligado a preguntarle cuándo y a dónde debía ir. Esta respuesta le preocupó; y, después de reflexionar unos momentos, se volvió hacia mí, y me dijo que ya no debía contratar mi tiempo; que lo siguiente que debería saber, estaría huyendo. Ante el mismo motivo, me dijo que trajera mis herramientas y ropa a casa de inmediato. Lo hice; pero en lugar de buscar trabajo, como había estado acostumbrado a hacer anteriormente a contratar mi tiempo, pasé toda la semana sin la realización de un solo golpe de trabajo. Esto lo hice en represalia. El sábado por la noche, me llamó como de costumbre para el salario de mi semana. Le dije que no tenía salario; esa semana no había hecho ningún trabajo. Aquí estábamos a punto de llegar a golpes. Él deliró, y juró su determinación de apoderarse de mí. No me permití ni una sola palabra; sino que se resolvió, si ponía sobre mí el peso de su mano, debería ser golpe por golpe. No me llamó la atención, pero me dijo que en el futuro me encontraría en un empleo constante. Pensé en el asunto durante el día siguiente, domingo, y finalmente resolví el tercer día de septiembre, como el día en el que haría un segundo intento de asegurar mi libertad. Ahora tenía tres semanas durante las cuales prepararme para mi viaje. La madrugada del lunes, antes de que el Maestro Hugh tuviera tiempo de hacer algún compromiso por mí, salí y conseguí empleo del señor Butler, en su astillero cerca del puente levadizo, sobre lo que se llama el Bloque de la Ciudad, haciendo así innecesario que buscara empleo para mí. Al final de la semana, le traje entre ocho y nueve dólares. Parecía muy complacido, y me preguntó por qué no hice lo mismo la semana anterior. Poco sabía cuáles eran mis planes. Mi objeto al trabajar de manera constante era quitar cualquier sospecha que pudiera tener de mi intención de huir; y en esto logré admirablemente. Supongo que pensó que nunca estaba mejor satisfecho con mi condición que en el mismo momento durante el cual estaba planeando mi fuga. Pasó la segunda semana, y nuevamente le llevé mi salario completo; y tan complacido estaba él, que me dio veinticinco centavos, (una suma bastante grande para que un esclavista le diera un esclavo,) y me pidió que hiciera un buen uso de ella. Le dije que lo haría.

    Las cosas continuaron sin mucha fluidez de hecho, pero dentro había problemas. Es imposible para mí describir mis sentimientos a medida que se acercaba el momento de mi inicio contemplado. Tenía una serie de amigos afectuosos en Baltimore, —amigos a los que me encantaba casi como a mi vida— y la idea de estar separada de ellos para siempre fue dolorosa más allá de la expresión. Es mi opinión que miles escaparían de la esclavitud, que ahora permanecen, pero por las fuertes cuerdas de afecto que los unen a sus amigos. La idea de dejar a mis amigos fue decididamente el pensamiento más doloroso con el que tuve que contender. El amor de ellos fue mi tierno punto, y sacudió mi decisión más que todas las demás cosas. Además del dolor de la separación, el pavor y la aprehensión de un fracaso superaron lo que había vivido en mi primer intento. La espantosa derrota que entonces sufrí volvió a atormentarme. Me sentí seguro de que, si fallaba en este intento, mi caso sería desesperado, sellaría mi destino como esclavo para siempre. No podía esperar bajarme con nada menos que el castigo más severo, y ser colocado más allá de los medios de fuga. No requirió una imaginación muy vívida para representar las escenas más espantosas por las que debería tener que pasar, en caso de que fallara. La miseria de la esclavitud, y la bienaventuranza de la libertad, estaban perpetuamente ante mí. Fue la vida y la muerte conmigo. Pero me mantuve firme y, según mi resolución, al tercer día de septiembre de 1838, dejé mis cadenas, y logré llegar a Nueva York sin la menor interrupción de ningún tipo. Cómo lo hice, —qué significa que adopté, —qué dirección viajé, y por qué modo de transporte, —debo dejar sin explicación, por las razones antes señaladas.

    A menudo me han preguntado cómo me sentía cuando me encontraba en un Estado libre. Nunca he podido responderme a la pregunta con ninguna satisfacción para mí mismo. Fue un momento de la mayor emoción que jamás haya experimentado. Supongo que sentí como se puede imaginar al marinero desarmado sentir cuando es rescatado por un amigo hombre de guerra de la persecución de un pirata. Por escrito a un querido amigo, inmediatamente después de mi llegada a Nueva York, le dije que me sentía como alguien que había escapado de una guarida de leones hambrientos. Este estado mental, sin embargo, muy pronto se calmó; y de nuevo me agarró un sentimiento de gran inseguridad y soledad. Todavía era probable que me devolvieran y me sometieran a todas las torturas de la esclavitud. Esto en sí mismo fue suficiente para amortiguar el ardor de mi entusiasmo. Pero la soledad me venció. Ahí estaba yo en medio de miles, y sin embargo un perfecto extraño; sin hogar y sin amigos, en medio de miles de hermanos míos, hijos de un Padre común, y sin embargo, no me atreví a revelar a ninguno de ellos mi triste condición. Tenía miedo de hablar con cualquiera por miedo a hablar con el equivocado, y así caer en manos de secuestradores amantes del dinero, cuyo negocio era acechar al fugitivo jadeante, ya que las feroces bestias del bosque acechan a la espera de su presa. El lema que adopté cuando empecé de la esclavitud era este: “¡No confíes en nadie!” Vi en cada hombre blanco un enemigo, y en casi todos los hombres de color causa de desconfianza. Era una situación muy dolorosa; y, para entenderla, hay que tener que experimentarla, o imaginarse a sí mismo en circunstancias similares. ¡Que sea un esclavo fugitivo en una tierra extraña —una tierra entregada para ser el terreno de caza de los esclavistas— cuyos habitantes son secuestradores legalizados— donde en todo momento está sujeto a la terrible responsabilidad de ser incautado por sus semejantes, ¡mientras el horrible cocodrilo se apodera de su presa! —Yo digo, que se coloque en mi situación —sin hogar ni amigos— sin dinero ni crédito —con ganas de cobijo, y nadie que lo dé —con ganas de pan, y sin dinero para comprarlo— y al mismo tiempo dejarle sentir que es perseguido por hombres cazadores despiadados, y en total oscuridad en cuanto a qué hacer, a dónde ir o a dónde quedarse, —perfectamente indefenso tanto en cuanto a los medios de defensa como a los medios de escape, —en medio de la abundancia, pero sufriendo los terribles roces del hambre, —en medio de las casas, sin embargo sin tener hogar, —entre semejantes, sin embargo sintiéndose como en medio de bestias salvajes, cuya codicia de tragarse el temblor y medio -fugitivo hambriento sólo se iguala con aquello con el que los monstruos de lo profundo se tragan a los peces indefensos sobre los que subsisten, —digo, déjelo colocar en esta situación más difícil, —la situación en la que me colocaron, —entonces, y no hasta entonces, apreciará plenamente las penurias de, y sabrá cómo simpatizar con, el esclavo fugitivo desgastado y con cicatrices de látigo.

    Gracias al cielo, me quedé poco tiempo en esta angustiada situación. Me sentí aliviado de ello por la mano humana del señor David Ruggles, cuya vigilancia, amabilidad y perseverancia, nunca olvidaré. Me alegra tener la oportunidad de expresar, en la medida en que las palabras puedan, el amor y la gratitud que le llevo. El señor Ruggles ahora está afligido de ceguera, y él mismo necesita los mismos oficios amables que alguna vez fue tan adelantado en el desempeño de hacia los demás. Había estado en Nueva York pero unos días, cuando el señor Ruggles me buscó, y muy amablemente me llevó a su pensión en la esquina de las calles Church y Lespenard. El señor Ruggles estaba entonces muy involucrado en el memorable caso Darg, además de atender a una serie de otros esclavos fugitivos, ideando formas y medios para su exitosa fuga; y, aunque observaba y ceñía en casi todos los lados, parecía ser más que un partido para sus enemigos.

    Muy poco después de que fui con el señor Ruggles, quiso saber de mí a dónde quería ir; ya que consideró inseguro para mí permanecer en Nueva York. Le dije que era calker, y que me gustaría ir a donde pudiera conseguir trabajo. Pensé en ir a Canadá; pero él decidió no hacerlo, y a favor de que me fuera a New Bedford, pensando que debería poder conseguir trabajo ahí en mi oficio. En ese momento, Anna, * mi pretendida esposa, vino; porque le escribí inmediatamente después de mi llegada a Nueva York, (a pesar de mi condición de indigente, sin hogar e indefensa,) informándole de mi vuelo exitoso, y deseando que viniera inmediatamente. A los pocos días de su llegada, el señor Ruggles llamó al reverendo J. W. C. Pennington, quien en presencia del señor Ruggles, la señora Michaels, y dos o tres más, realizó la ceremonia de matrimonio, y nos entregó un certificado, del cual la siguiente es una copia exacta: —

    "This may certify, that I joined together in holy matrimony Frederick
    Johnson** and Anna Murray, as man and wife, in the presence of Mr. David
    Ruggles and Mrs. Michaels.
    
    "JAMES W. C. PENNINGTON
    "New York, Sept. 15, 1838"
    
    
              *She was free.
    
              **I had changed my name from Frederick Bailey to that of
              Johnson.
    

    Al recibir este certificado, y un billete de cinco dólares del señor Ruggles, llevé una parte de nuestro equipaje, y Anna tomó la otra, y nos dispusimos de inmediato a tomar paso a bordo del barco de vapor John W. Richmond para Newport, camino a New Bedford. El señor Ruggles me dio una carta a un señor Shaw en Newport, y me dijo, en caso de que mi dinero no me sirviera a New Bedford, para detenerme en Newport y obtener más asistencia; pero a nuestra llegada a Newport, estábamos tan ansiosos por llegar a un lugar seguro, que, a pesar de que carecíamos del dinero necesario para pagar nuestro tarifa, decidimos tomar asientos en el escenario, y prometemos pagar cuando lleguemos a New Bedford. Nos animaron a hacer esto dos excelentes señores, residentes de New Bedford, cuyos nombres después determiné que eran Joseph Ricketson y William C. Taber. Parecían a la vez entender nuestras circunstancias, y nos dieron tal seguridad de su amabilidad que nos puso completamente a gusto en su presencia.

    En efecto, fue bueno reunirse con esos amigos, en ese momento. Al llegar a New Bedford, nos dirigieron a la casa del señor Nathan Johnson, por quien fuimos amablemente recibidos, y atendidos hospitalariamente. Tanto el señor como la señora Johnson tomaron un profundo y vivo interés en nuestro bienestar. Se demostraron bastante dignos del nombre de abolicionistas. Cuando el conductor de etapa nos encontró incapaces de pagar nuestra tarifa, se aferró a nuestro equipaje como garantía de la deuda. Tenía más que mencionar el hecho al señor Johnson, y de inmediato adelantó el dinero.

    Ahora comenzamos a sentir cierto grado de seguridad, y a prepararnos para los deberes y responsabilidades de una vida de libertad. A la mañana siguiente a nuestra llegada a New Bedford, mientras estaba en la mesa del desayuno, surgió la pregunta de qué nombre me llamarían. El nombre que me dio mi madre era, “Frederick Augustus Washington Bailey”. Yo, sin embargo, había prescindido de los dos segundos nombres mucho antes de irme de Maryland, por lo que generalmente me conocían con el nombre de “Frederick Bailey”. Empecé desde Baltimore con el nombre de “Stanley”. Cuando llegué a Nueva York, volví a cambiar mi nombre a “Frederick Johnson”, y pensé que ese sería el último cambio. Pero cuando llegué a New Bedford, me pareció necesario volver a cambiar mi nombre. El motivo de esta necesidad fue, que había tantos Johnsons en New Bedford, ya era bastante difícil distinguir entre ellos. Le di al señor Johnson el privilegio de elegirme un nombre, pero le dije que no debía quitarme el nombre de “Frederick”. Debo aferrarme a eso, para preservar un sentido de mi identidad. El señor Johnson acababa de leer la “Dama del Lago”, y de inmediato sugirió que mi nombre fuera “Douglass”. Desde ese momento hasta ahora me han llamado “Frederick Douglass”; y como soy más ampliamente conocido por ese nombre que por cualquiera de los otros, seguiré usándolo como propio.

    Me decepcionó bastante la aparición general de las cosas en New Bedford. La impresión que había recibido respetando el carácter y la condición de la gente del norte, me pareció singularmente errónea. Tenía muy extrañamente supuesto, mientras estaba en la esclavitud, que pocas de las comodidades, y apenas ninguno de los lujos, de la vida se disfrutaban en el norte, en comparación con lo que disfrutaban los esclavistas del sur. Probablemente llegué a esta conclusión por el hecho de que la gente del norte no poseía esclavos. Yo supuse que estaban a un nivel con la población no esclavista del sur. Sabía que eran sumamente pobres, y había estado acostumbrada a considerar su pobreza como la consecuencia necesaria de que no fueran esclavistas. De alguna manera había embebido la opinión de que, a falta de esclavos, no podía haber riqueza, y muy poco refinamiento. Y al llegar al norte, esperaba encontrarme con una población ruda, dura e inculta, viviendo en la simplicidad más espartana, sin saber nada de la facilidad, el lujo, la pompa y la grandeza de los esclavistas sureños. Siendo tales mis conjeturas, cualquiera que esté enterado de la aparición de New Bedford puede inferir muy fácilmente cuán palpablemente debo haber visto mi error.

    En la tarde del día en que llegué a New Bedford, visité los muelles, para tomar una vista del envío. Aquí me encontré rodeado de las pruebas más fuertes de riqueza. Acostado en los muelles, y montando en el arroyo, vi muchos barcos del mejor modelo, en el mejor orden, y del mayor tamaño. A derecha e izquierda, fui amurallado por bodegas de granito de las dimensiones más amplias, guardadas a su máxima capacidad con las necesidades y comodidades de la vida. Sumado a esto, casi todos los cuerpos parecían estar en el trabajo, pero silenciosamente así, en comparación con lo que había estado acostumbrado en Baltimore. No se escucharon canciones fuertes de quienes se dedicaban a cargar y descargar barcos. No oí juramentos profundos ni maldiciones horrendas sobre el obrero. No vi azotar a los hombres; pero todo parecía ir sin problemas. Todo hombre parecía entender su obra, y lo hacía con una seriedad sobria, pero alegre, que ponía en entredicho el profundo interés que sentía por lo que hacía, así como un sentido de su propia dignidad como hombre. A mí esto me pareció sumamente extraño. Desde los muelles paseé por la ciudad y miré con asombro y admiración las espléndidas iglesias, hermosas viviendas y jardines bien cultivados; evidenciando una cantidad de riqueza, comodidad, gusto y refinamiento, como nunca había visto en ninguna parte de la esclavitud de Maryland.

    Cada cosa se veía limpia, nueva y hermosa. Vi pocas o ninguna casa en ruinas, con presos pobres; sin niños semidesnudos y mujeres descalzas, como había estado acostumbrada a ver en Hillsborough, Easton, St. Michael's y Baltimore. La gente parecía más capaz, más fuerte, más saludable y feliz, que las de Maryland. Por una vez me alegró una visión de riqueza extrema, sin que me entristezca ver pobreza extrema. Pero lo más asombroso así como lo más interesante para mí era la condición de la gente de color, muchos de los cuales, como yo, habían escapado allá como refugio de los cazadores de hombres. Encontré a muchos, que no habían estado siete años fuera de sus cadenas, viviendo en casas más finas, y evidentemente disfrutando más de las comodidades de la vida, que el promedio de esclavistas en Maryland. Me atreveré a afirmar, que mi amigo el señor Nathan Johnson (de quien puedo decir con un corazón agradecido: “Tenía hambre, y me dio carne; tenía sed, y me dio de beber; yo era un extraño, y él me llevó”) vivía en una casa más limpia; cenaba en una mejor mesa; tomaba, pagaba y leía, más periódicos; mejor entendió el carácter moral, religioso y político de la nación, que nueve décimas partes de los esclavistas en el condado de Talbot, Maryland. Sin embargo, el señor Johnson era un hombre trabajador. Sus manos estaban endurecidas por el trabajo, y no las suyas solas, sino también las de la señora Johnson. Encontré a la gente de color mucho más enérgica de lo que había supuesto que serían. Encontré entre ellos la determinación de protegernos unos a otros del secuestrador sediento de sangre, en todos los peligros. Poco después de mi llegada, me hablaron de una circunstancia que ilustraba su espíritu. Un hombre de color y un esclavo fugitivo estaban en términos antipáticos. El primero fue escuchado para amenazar a este último con informar a su amo de su paradero. Enseguida se convocó una reunión entre la gente de color, bajo el aviso estereotipado, “¡Negocios de importancia!” El traidor fue invitado a asistir. El pueblo acudió a la hora señalada, y organizó la reunión nombrando como presidente a un anciano muy religioso, quien, creo, hizo una oración, después de lo cual se dirigió a la reunión de la siguiente manera: "Amigos, lo tenemos aquí, y yo recomendaría que ustedes jóvenes sólo lo lleven afuera del puerta, y matarlo! “Con esto, varios de ellos le dispararon; pero fueron interceptados por algunos más tímidos que ellos mismos, y el traidor escapó de su venganza, y no se ha visto desde entonces en New Bedford. Creo que ya no ha habido tales amenazas, y si de aquí en adelante, no dudo que la muerte sea la consecuencia.

    Encontré empleo, al tercer día después de mi llegada, en estibar una balandra con una carga de petróleo. Era nuevo, sucio, y trabajo duro para mí; pero fui a ello con un corazón alegre y una mano dispuesta. Ahora era mi propio amo. Fue un momento feliz, cuyo rapto sólo puede ser entendido por quienes han sido esclavos. Fue la primera obra, cuya recompensa iba a ser enteramente mía. No había el Maestro Hugh de pie listo, en el momento en que gané el dinero, para robarme el dinero. Trabajé ese día con un placer que nunca antes había experimentado. Estaba en el trabajo para mí y para mi esposa recién casada. Fue para mí el punto de partida de una nueva existencia. Cuando terminé con ese trabajo, fui en búsqueda de un trabajo de calking; pero tal era la fuerza del prejuicio contra el color, entre los calkers blancos, que se negaron a trabajar conmigo, y por supuesto que no pude conseguir empleo. *

         * I am told that colored persons can now get employment at
         calking in New Bedford—a result of anti-slavery effort.
    

    Al encontrar mi oficio sin beneficio inmediato, me deshice de mis habilitaciones de calking, y me preparé para hacer cualquier tipo de trabajo que pudiera llegar a hacer. El señor Johnson amablemente me dejó tener su caballo de leña y sierra, y muy pronto me encontré con mucho trabajo. No había trabajo demasiado duro—ninguno muy sucio. Estaba listo para aserrar madera, palear carbón, llevar madera, barrer la chimenea o rodar barriles de petróleo, todo lo cual hice durante casi tres años en New Bedford, antes de que me diera a conocer en el mundo antiesclavista.

    Alrededor de cuatro meses después de que fui a New Bedford, vino un joven a mí, y me preguntó si no quería llevarme al “Libertador”. Le dije que sí; pero, apenas habiendo escapado de la esclavitud, remarqué que entonces no podía pagarla. Yo, sin embargo, finalmente me convertí en suscriptor de la misma. Llegó el periódico, y lo leí de semana en semana con tales sentimientos como sería bastante ocioso para mí intentar describirlo. El papel se convirtió en mi carne y en mi bebida. Mi alma se prendió fuego. ¡Su simpatía por mis hermanos en bonos —sus mordaces denuncias de los esclavistas— sus fieles exposiciones de la esclavitud y sus poderosos ataques contra los defensores de la institución- enviaron una emoción de alegría a través de mi alma, ¡como nunca antes había sentido!

    No hacía mucho tiempo que leía el “Libertador”, antes de tener una idea bastante correcta de los principios, medidas y espíritu de la reforma antiesclavista. Me apoderé de la causa. Podía hacer pero poco; pero lo que pude, lo hice con un corazón alegre, y nunca me sentí más feliz que cuando estaba en una reunión antiesclavista. Rara vez tenía mucho que decir en las reuniones, porque lo que quería decir lo decían mucho mejor otros. Pero, mientras asistía a una convención contra la esclavitud en Nantucket, el 11 de agosto de 1841, me sentí fuertemente conmovido al hablar, y al mismo tiempo fue muy instado a hacerlo por el señor William C. Coffin, un caballero que me había escuchado hablar en la reunión de gente de color en New Bedford. Era una cruz severa, y la retomé a regañadientes. La verdad era que me sentía esclava, y la idea de hablar con los blancos me agobiaba. Hablé solo unos momentos, cuando sentí cierto grado de libertad, y dije lo que deseaba con considerable facilidad. Desde ese momento hasta ahora, me he dedicado a suplicar la causa de mis hermanos, con qué éxito, y con qué devoción, dejo que decidan a quienes conocen mis labores.

    APÉNDICE

    Encuentro, desde que leí sobre la narrativa anterior, que he hablado, en varias instancias, en tal tono y manera, respetando la religión, como posiblemente pueda llevar a quienes no están familiarizados con mis puntos de vista religiosos a suponerme un opositor de toda religión. Para eliminar la responsabilidad de tal malentendido, considero oportuno anexar la siguiente breve explicación. Lo que he dicho respetando y en contra de la religión, me refiero estrictamente a aplicar a la religión esclavista de esta tierra, y sin referencia posible al cristianismo propiamente dicho; porque, entre el cristianismo de esta tierra, y el cristianismo de Cristo, reconozco la más amplia diferencia posible, tan amplia, que recibir al uno como bueno, puro y santo, es necesario rechazar al otro como malo, corrupto y malvado. Ser amigo de uno, es de necesidad ser enemigo del otro. Me encanta el cristianismo puro, pacífico e imparcial de Cristo: por lo tanto odio el cristianismo corrupto, esclavista, azotado de mujeres, saqueo de cuna, parcial e hipócrita cristianismo de esta tierra. En efecto, no veo ninguna razón, sino la más engañosa, para llamar Cristianismo a la religión de esta tierra. Lo veo como el clímax de todos los nombres incorrectos, el más audaz de todos los fraudes, y el más grosero de todas las difamaciones. Nunca hubo un caso más claro de “robar la librea de la corte del cielo para servir al diablo”. Estoy lleno de indecibles odios cuando contemplo la pompa religiosa y el espectáculo, junto con las horribles inconsistencias, que por todas partes me rodean. Tenemos hombres ladrones para ministros, mujeres azotadoras para misioneros y saqueadores de cunas para los miembros de la iglesia. El hombre que blande la piel de vaca coagulada de sangre durante la semana llena el púlpito el domingo, y afirma ser ministro del manso y humilde Jesús. El hombre que me roba mis ganancias al final de cada semana se encuentra conmigo como líder de clase el domingo por la mañana, para mostrarme el modo de vida, y el camino de la salvación. El que vende a mi hermana, con fines de prostitución, se destaca como el piadoso defensor de la pureza. El que proclama como deber religioso leer la Biblia me niega el derecho de aprender a leer el nombre del Dios que me hizo. Aquel que es el defensor religioso del matrimonio roba a millones enteros de su sagrada influencia, y los deja a los estragos de la contaminación al por mayor. El cálido defensor de la sacralidad de la relación familiar es el mismo que dispersa familias enteras, —destrozando esposos y esposas, padres e hijos, hermanas y hermanos, —dejando vacante la choza, y el hogar desolado. Vemos al ladrón predicando contra el robo, y al adúltero contra el adulterio. Tenemos hombres vendidos para construir iglesias, mujeres vendidas para apoyar el evangelio, ¡y chicas vendidas para comprar Biblias para los pobres paganos! ¡Todo Por La Gloria De Dios Y El Bien De Las Almas! La campana del subastador de esclavos y la campana que va a la iglesia se interrumpen entre sí, y los amargos gritos del esclavo desconsolado se ahogan en los gritos religiosos de su maestro piadoso. Avivamientos de religión y avivamientos en el comercio de esclavos van de la mano. La prisión de esclavos y la iglesia se paran cerca una de la otra. El ruido de grilletes y el traqueteo de cadenas en la cárcel, y el salmo piadoso y la oración solemne en la iglesia, se pueden escuchar al mismo tiempo. Los traficantes en los cuerpos y almas de los hombres levantan su posición ante la presencia del púlpito, y se ayudan mutuamente. El traficante da su oro manchado de sangre para sostener el púlpito, y el púlpito, a cambio, cubre su negocio infernal con el traje del cristianismo. Aquí tenemos la religión y el robo a los aliados unos de otros: demonios vestidos con túnicas de ángeles, y el infierno presentando la apariencia del paraíso.

         "Just God! and these are they,
         Who minister at thine altar, God of right!
         Men who their hands, with prayer and blessing, lay
         On Israel's ark of light.
    
         "What! preach, and kidnap men?
         Give thanks, and rob thy own afflicted poor?
         Talk of thy glorious liberty, and then
         Bolt hard the captive's door?
    
         "What! servants of thy own
         Merciful Son, who came to seek and save
         The homeless and the outcast, fettering down
         The tasked and plundered slave!
    
         "Pilate and Herod friends!
         Chief priests and rulers, as of old, combine!
         Just God and holy! is that church which lends
         Strength to the spoiler thine?"
    

    El cristianismo de América es un cristianismo, de cuyos votantes puede ser tan verdaderamente dicho, como lo fue de los antiguos escribas y fariseos: “Atan cargas pesadas, y penosas de soportar, y las ponen sobre los hombros de los hombres, pero ellos mismos no los moverán con uno de sus dedos. Todas sus obras las hacen para que se vean de los hombres. —Les encantan las habitaciones más altas en las fiestas, y los asientos principales en las sinagogas,...... y ser llamados de hombres, rabino, rabino. —Pero ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos contra los hombres; porque ni entráis en vosotros mismos, ni dejáis entrar a los que entráis. Devoráis las casas de las viudas, y por pretensión hacéis largas oraciones; por tanto recibiréis la mayor condenación. Brújula mar y tierra para hacer un prosélito, y cuando se hace, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros mismos. — ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque pagáis diezmo de menta, anís y comino, y habéis omitido los asuntos más importantes de la ley, del juicio, de la misericordia y de la fe; esto debíais haber hecho, y no dejar deshecho el otro. ¡Guías ciegos! que colan a un jején, y se tragan un camello. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque limpiáis el exterior de la copa y del plato; pero por dentro, están llenos de extorsión y excesos. — ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque vosotros os parecéis a los sepulcros blanqueados, que en verdad aparecen hermosos por fuera, pero dentro están llenos de huesos de muertos, y de toda impureza. Así también vosotros por fuera apareceréis justos a los hombres, pero en el interior estéis llenos de hipocresía e iniquidad”.

    Oscura y terrible como es esta imagen, sostengo que es estrictamente cierto de la abrumadora masa de cristianos profesos en América. Se esfuerzan en un jején y se tragan un camello. ¿Podría ser algo más cierto de nuestras iglesias? Se sorprenderían ante la proposición de compañerismo a un ladrón de ovejas; y al mismo tiempo abrazan a su comunión a un hombre -ladrón, y me califican de ser infiel, si encuentro fallas en ellos por ello. Asisten con rigor farisaico a las formas externas de religión, y al mismo tiempo descuiden los asuntos más importantes de la ley, el juicio, la misericordia y la fe. Siempre están dispuestos a sacrificarse, pero rara vez para mostrar misericordia. Son ellos los que se representan como profesando amar a Dios a quien no han visto, mientras odian a su hermano a quien han visto. Aman a los paganos del otro lado del globo. Pueden rezar por él, pagar dinero para que le pongan la Biblia en la mano, y misioneros para instruirlo; mientras desprecian y descuidan totalmente a los paganos a sus propias puertas.

    Tal es, muy brevemente, mi visión de la religión de esta tierra; y para evitar cualquier malentendido, que surja del uso de términos generales, me refiero a la religión de esta tierra, la que se revela en las palabras, hechos y acciones, de esos cuerpos, norte y sur, llamándose iglesias cristianas, y sin embargo en unión con esclavistas. Es en contra de la religión, como lo presentan estos cuerpos, que he sentido que es mi deber testificar.

    Concluyo estas observaciones copiando el siguiente retrato de la religión del sur, (que es, por comunión y compañerismo, la religión del norte,) que afirmo sobriamente es “fiel a la vida”, y sin caricatura ni la más mínima exageración. Se dice que fue dibujado, varios años antes de que comenzara la actual agitación antiesclavista, por un predicador metodista norteño, quien, mientras residía en el sur, tuvo la oportunidad de ver con sus propios ojos la moral, los modales y la piedad esclavistas. “¿No voy a visitar por estas cosas? dice el Señor. ¿No se vengará mi alma de una nación como esta?”

                   A PARODY
    
         "Come, saints and sinners, hear me tell
         How pious priests whip Jack and Nell,
         And women buy and children sell,
         And preach all sinners down to hell,
         And sing of heavenly union.
    
         "They'll bleat and baa, dona like goats,
         Gorge down black sheep, and strain at motes,
         Array their backs in fine black coats,
         Then seize their negroes by their throats,
         And choke, for heavenly union.
    
         "They'll church you if you sip a dram,
         And damn you if you steal a lamb;
         Yet rob old Tony, Doll, and Sam,
         Of human rights, and bread and ham;
         Kidnapper's heavenly union.
    
         "They'll loudly talk of Christ's reward,
         And bind his image with a cord,
         And scold, and swing the lash abhorred,
         And sell their brother in the Lord
         To handcuffed heavenly union.
    
         "They'll read and sing a sacred song,
         And make a prayer both loud and long,
         And teach the right and do the wrong,
         Hailing the brother, sister throng,
         With words of heavenly union.
    
         "We wonder how such saints can sing,
         Or praise the Lord upon the wing,
         Who roar, and scold, and whip, and sting,
         And to their slaves and mammon cling,
         In guilty conscience union.
    
         "They'll raise tobacco, corn, and rye,
         And drive, and thieve, and cheat, and lie,
         And lay up treasures in the sky,
         By making switch and cowskin fly,
         In hope of heavenly union.
    
         "They'll crack old Tony on the skull,
         And preach and roar like Bashan bull,
         Or braying ass, of mischief full,
         Then seize old Jacob by the wool,
         And pull for heavenly union.
    
         "A roaring, ranting, sleek man-thief,
         Who lived on mutton, veal, and beef,
         Yet never would afford relief
         To needy, sable sons of grief,
         Was big with heavenly union.
    
         "'Love not the world,' the preacher said,
         And winked his eye, and shook his head;
         He seized on Tom, and Dick, and Ned,
         Cut short their meat, and clothes, and bread,
         Yet still loved heavenly union.
    
         "Another preacher whining spoke
         Of One whose heart for sinners broke:
         He tied old Nanny to an oak,
         And drew the blood at every stroke,
         And prayed for heavenly union.
    
         "Two others oped their iron jaws,
         And waved their children-stealing paws;
         There sat their children in gewgaws;
         By stinting negroes' backs and maws,
         They kept up heavenly union.
    
         "All good from Jack another takes,
         And entertains their flirts and rakes,
         Who dress as sleek as glossy snakes,
         And cram their mouths with sweetened cakes;
         And this goes down for union."
    

    Sinceramente y sinceramente esperando que este pequeño libro haga algo para arrojar luz sobre el sistema de esclavos estadounidense, y acelerar el feliz día de liberación a los millones de mis hermanos en bonos, confiando fielmente en el poder de la verdad, el amor y la justicia, para tener éxito en mis humildes esfuerzos, y solemnemente comprometiéndome de nuevo a la causa sagrada, —Me suscribo,

    FREDERICK DOUGLASS.
    LYNN, Misa., 28 de abril de 1845.

    EL FINAL


    
    
    End of the Project Gutenberg EBook of The Narrative of the Life of Frederick
    Douglass, by Frederick Douglass
    
    *** END OF THIS PROJECT GUTENBERG EBOOK FREDERICK DOUGLASS ***
    
    ***** This file should be named 23-h.htm or 23-h.zip *****
    This and all associated files of various formats will be found in:
            http://www.gutenberg.org/2/23/
    
    Produced by An Anonymous Volunteer and David Widger
    
    Updated editions will replace the previous one--the old editions
    will be renamed.
    
    Creating the works from public domain print editions means that no
    one owns a United States copyright in these works, so the Foundation
    (and you!) can copy and distribute it in the United States without
    permission and without paying copyright royalties.  Special rules,
    set forth in the General Terms of Use part of this license, apply to
    copying and distributing Project Gutenberg-tm electronic works to
    protect the PROJECT GUTENBERG-tm concept and trademark.  Project
    Gutenberg is a registered trademark, and may not be used if you
    charge for the eBooks, unless you receive specific permission.  If you
    do not charge anything for copies of this eBook, complying with the
    rules is very easy.  You may use this eBook for nearly any purpose
    such as creation of derivative works, reports, performances and
    research.  They may be modified and printed and given away--you may do
    practically ANYTHING with public domain eBooks.  Redistribution is
    subject to the trademark license, especially commercial
    redistribution.
    
    
    
    *** START: FULL LICENSE ***
    
    THE FULL PROJECT GUTENBERG LICENSE
    PLEASE READ THIS BEFORE YOU DISTRIBUTE OR USE THIS WORK
    
    To protect the Project Gutenberg-tm mission of promoting the free
    distribution of electronic works, by using or distributing this work
    (or any other work associated in any way with the phrase "Project
    Gutenberg"), you agree to comply with all the terms of the Full Project
    Gutenberg-tm License (available with this file or online at
    http://gutenberg.org/license).
    
    
    Section 1.  General Terms of Use and Redistributing Project Gutenberg-tm
    electronic works
    
    1.A.  By reading or using any part of this Project Gutenberg-tm
    electronic work, you indicate that you have read, understand, agree to
    and accept all the terms of this license and intellectual property
    (trademark/copyright) agreement.  If you do not agree to abide by all
    the terms of this agreement, you must cease using and return or destroy
    all copies of Project Gutenberg-tm electronic works in your possession.
    If you paid a fee for obtaining a copy of or access to a Project
    Gutenberg-tm electronic work and you do not agree to be bound by the
    terms of this agreement, you may obtain a refund from the person or
    entity to whom you paid the fee as set forth in paragraph 1.E.8.
    
    1.B.  "Project Gutenberg" is a registered trademark.  It may only be
    used on or associated in any way with an electronic work by people who
    agree to be bound by the terms of this agreement.  There are a few
    things that you can do with most Project Gutenberg-tm electronic works
    even without complying with the full terms of this agreement.  See
    paragraph 1.C below.  There are a lot of things you can do with Project
    Gutenberg-tm electronic works if you follow the terms of this agreement
    and help preserve free future access to Project Gutenberg-tm electronic
    works.  See paragraph 1.E below.
    
    1.C.  The Project Gutenberg Literary Archive Foundation ("the Foundation"
    or PGLAF), owns a compilation copyright in the collection of Project
    Gutenberg-tm electronic works.  Nearly all the individual works in the
    collection are in the public domain in the United States.  If an
    individual work is in the public domain in the United States and you are
    located in the United States, we do not claim a right to prevent you from
    copying, distributing, performing, displaying or creating derivative
    works based on the work as long as all references to Project Gutenberg
    are removed.  Of course, we hope that you will support the Project
    Gutenberg-tm mission of promoting free access to electronic works by
    freely sharing Project Gutenberg-tm works in compliance with the terms of
    this agreement for keeping the Project Gutenberg-tm name associated with
    the work.  You can easily comply with the terms of this agreement by
    keeping this work in the same format with its attached full Project
    Gutenberg-tm License when you share it without charge with others.
    
    1.D.  The copyright laws of the place where you are located also govern
    what you can do with this work.  Copyright laws in most countries are in
    a constant state of change.  If you are outside the United States, check
    the laws of your country in addition to the terms of this agreement
    before downloading, copying, displaying, performing, distributing or
    creating derivative works based on this work or any other Project
    Gutenberg-tm work.  The Foundation makes no representations concerning
    the copyright status of any work in any country outside the United
    States.
    
    1.E.  Unless you have removed all references to Project Gutenberg:
    
    1.E.1.  The following sentence, with active links to, or other immediate
    access to, the full Project Gutenberg-tm License must appear prominently
    whenever any copy of a Project Gutenberg-tm work (any work on which the
    phrase "Project Gutenberg" appears, or with which the phrase "Project
    Gutenberg" is associated) is accessed, displayed, performed, viewed,
    copied or distributed:
    
    This eBook is for the use of anyone anywhere at no cost and with
    almost no restrictions whatsoever.  You may copy it, give it away or
    re-use it under the terms of the Project Gutenberg License included
    with this eBook or online at www.gutenberg.org
    
    1.E.2.  If an individual Project Gutenberg-tm electronic work is derived
    from the public domain (does not contain a notice indicating that it is
    posted with permission of the copyright holder), the work can be copied
    and distributed to anyone in the United States without paying any fees
    or charges.  If you are redistributing or providing access to a work
    with the phrase "Project Gutenberg" associated with or appearing on the
    work, you must comply either with the requirements of paragraphs 1.E.1
    through 1.E.7 or obtain permission for the use of the work and the
    Project Gutenberg-tm trademark as set forth in paragraphs 1.E.8 or
    1.E.9.
    
    1.E.3.  If an individual Project Gutenberg-tm electronic work is posted
    with the permission of the copyright holder, your use and distribution
    must comply with both paragraphs 1.E.1 through 1.E.7 and any additional
    terms imposed by the copyright holder.  Additional terms will be linked
    to the Project Gutenberg-tm License for all works posted with the
    permission of the copyright holder found at the beginning of this work.
    
    1.E.4.  Do not unlink or detach or remove the full Project Gutenberg-tm
    License terms from this work, or any files containing a part of this
    work or any other work associated with Project Gutenberg-tm.
    
    1.E.5.  Do not copy, display, perform, distribute or redistribute this
    electronic work, or any part of this electronic work, without
    prominently displaying the sentence set forth in paragraph 1.E.1 with
    active links or immediate access to the full terms of the Project
    Gutenberg-tm License.
    
    1.E.6.  You may convert to and distribute this work in any binary,
    compressed, marked up, nonproprietary or proprietary form, including any
    word processing or hypertext form.  However, if you provide access to or
    distribute copies of a Project Gutenberg-tm work in a format other than
    "Plain Vanilla ASCII" or other format used in the official version
    posted on the official Project Gutenberg-tm web site (www.gutenberg.org),
    you must, at no additional cost, fee or expense to the user, provide a
    copy, a means of exporting a copy, or a means of obtaining a copy upon
    request, of the work in its original "Plain Vanilla ASCII" or other
    form.  Any alternate format must include the full Project Gutenberg-tm
    License as specified in paragraph 1.E.1.
    
    1.E.7.  Do not charge a fee for access to, viewing, displaying,
    performing, copying or distributing any Project Gutenberg-tm works
    unless you comply with paragraph 1.E.8 or 1.E.9.
    
    1.E.8.  You may charge a reasonable fee for copies of or providing
    access to or distributing Project Gutenberg-tm electronic works provided
    that
    
    - You pay a royalty fee of 20% of the gross profits you derive from
         the use of Project Gutenberg-tm works calculated using the method
         you already use to calculate your applicable taxes.  The fee is
         owed to the owner of the Project Gutenberg-tm trademark, but he
         has agreed to donate royalties under this paragraph to the
         Project Gutenberg Literary Archive Foundation.  Royalty payments
         must be paid within 60 days following each date on which you
         prepare (or are legally required to prepare) your periodic tax
         returns.  Royalty payments should be clearly marked as such and
         sent to the Project Gutenberg Literary Archive Foundation at the
         address specified in Section 4, "Information about donations to
         the Project Gutenberg Literary Archive Foundation."
    
    - You provide a full refund of any money paid by a user who notifies
         you in writing (or by e-mail) within 30 days of receipt that s/he
         does not agree to the terms of the full Project Gutenberg-tm
         License.  You must require such a user to return or
         destroy all copies of the works possessed in a physical medium
         and discontinue all use of and all access to other copies of
         Project Gutenberg-tm works.
    
    - You provide, in accordance with paragraph 1.F.3, a full refund of any
         money paid for a work or a replacement copy, if a defect in the
         electronic work is discovered and reported to you within 90 days
         of receipt of the work.
    
    - You comply with all other terms of this agreement for free
         distribution of Project Gutenberg-tm works.
    
    1.E.9.  If you wish to charge a fee or distribute a Project Gutenberg-tm
    electronic work or group of works on different terms than are set
    forth in this agreement, you must obtain permission in writing from
    both the Project Gutenberg Literary Archive Foundation and Michael
    Hart, the owner of the Project Gutenberg-tm trademark.  Contact the
    Foundation as set forth in Section 3 below.
    
    1.F.
    
    1.F.1.  Project Gutenberg volunteers and employees expend considerable
    effort to identify, do copyright research on, transcribe and proofread
    public domain works in creating the Project Gutenberg-tm
    collection.  Despite these efforts, Project Gutenberg-tm electronic
    works, and the medium on which they may be stored, may contain
    "Defects," such as, but not limited to, incomplete, inaccurate or
    corrupt data, transcription errors, a copyright or other intellectual
    property infringement, a defective or damaged disk or other medium, a
    computer virus, or computer codes that damage or cannot be read by
    your equipment.
    
    1.F.2.  LIMITED WARRANTY, DISCLAIMER OF DAMAGES - Except for the "Right
    of Replacement or Refund" described in paragraph 1.F.3, the Project
    Gutenberg Literary Archive Foundation, the owner of the Project
    Gutenberg-tm trademark, and any other party distributing a Project
    Gutenberg-tm electronic work under this agreement, disclaim all
    liability to you for damages, costs and expenses, including legal
    fees.  YOU AGREE THAT YOU HAVE NO REMEDIES FOR NEGLIGENCE, STRICT
    LIABILITY, BREACH OF WARRANTY OR BREACH OF CONTRACT EXCEPT THOSE
    PROVIDED IN PARAGRAPH F3.  YOU AGREE THAT THE FOUNDATION, THE
    TRADEMARK OWNER, AND ANY DISTRIBUTOR UNDER THIS AGREEMENT WILL NOT BE
    LIABLE TO YOU FOR ACTUAL, DIRECT, INDIRECT, CONSEQUENTIAL, PUNITIVE OR
    INCIDENTAL DAMAGES EVEN IF YOU GIVE NOTICE OF THE POSSIBILITY OF SUCH
    DAMAGE.
    
    1.F.3.  LIMITED RIGHT OF REPLACEMENT OR REFUND - If you discover a
    defect in this electronic work within 90 days of receiving it, you can
    receive a refund of the money (if any) you paid for it by sending a
    written explanation to the person you received the work from.  If you
    received the work on a physical medium, you must return the medium with
    your written explanation.  The person or entity that provided you with
    the defective work may elect to provide a replacement copy in lieu of a
    refund.  If you received the work electronically, the person or entity
    providing it to you may choose to give you a second opportunity to
    receive the work electronically in lieu of a refund.  If the second copy
    is also defective, you may demand a refund in writing without further
    opportunities to fix the problem.
    
    1.F.4.  Except for the limited right of replacement or refund set forth
    in paragraph 1.F.3, this work is provided to you 'AS-IS' WITH NO OTHER
    WARRANTIES OF ANY KIND, EXPRESS OR IMPLIED, INCLUDING BUT NOT LIMITED TO
    WARRANTIES OF MERCHANTIBILITY OR FITNESS FOR ANY PURPOSE.
    
    1.F.5.  Some states do not allow disclaimers of certain implied
    warranties or the exclusion or limitation of certain types of damages.
    If any disclaimer or limitation set forth in this agreement violates the
    law of the state applicable to this agreement, the agreement shall be
    interpreted to make the maximum disclaimer or limitation permitted by
    the applicable state law.  The invalidity or unenforceability of any
    provision of this agreement shall not void the remaining provisions.
    
    1.F.6.  INDEMNITY - You agree to indemnify and hold the Foundation, the
    trademark owner, any agent or employee of the Foundation, anyone
    providing copies of Project Gutenberg-tm electronic works in accordance
    with this agreement, and any volunteers associated with the production,
    promotion and distribution of Project Gutenberg-tm electronic works,
    harmless from all liability, costs and expenses, including legal fees,
    that arise directly or indirectly from any of the following which you do
    or cause to occur: (a) distribution of this or any Project Gutenberg-tm
    work, (b) alteration, modification, or additions or deletions to any
    Project Gutenberg-tm work, and (c) any Defect you cause.
    
    
    Section  2.  Information about the Mission of Project Gutenberg-tm
    
    Project Gutenberg-tm is synonymous with the free distribution of
    electronic works in formats readable by the widest variety of computers
    including obsolete, old, middle-aged and new computers.  It exists
    because of the efforts of hundreds of volunteers and donations from
    people in all walks of life.
    
    Volunteers and financial support to provide volunteers with the
    assistance they need, is critical to reaching Project Gutenberg-tm's
    goals and ensuring that the Project Gutenberg-tm collection will
    remain freely available for generations to come.  In 2001, the Project
    Gutenberg Literary Archive Foundation was created to provide a secure
    and permanent future for Project Gutenberg-tm and future generations.
    To learn more about the Project Gutenberg Literary Archive Foundation
    and how your efforts and donations can help, see Sections 3 and 4
    and the Foundation web page at http://www.pglaf.org.
    
    
    Section 3.  Information about the Project Gutenberg Literary Archive
    Foundation
    
    The Project Gutenberg Literary Archive Foundation is a non profit
    501(c)(3) educational corporation organized under the laws of the
    state of Mississippi and granted tax exempt status by the Internal
    Revenue Service.  The Foundation's EIN or federal tax identification
    number is 64-6221541.  Its 501(c)(3) letter is posted at
    http://pglaf.org/fundraising.  Contributions to the Project Gutenberg
    Literary Archive Foundation are tax deductible to the full extent
    permitted by U.S. federal laws and your state's laws.
    
    The Foundation's principal office is located at 4557 Melan Dr. S.
    Fairbanks, AK, 99712., but its volunteers and employees are scattered
    throughout numerous locations.  Its business office is located at
    809 North 1500 West, Salt Lake City, UT 84116, (801) 596-1887, email
    business@pglaf.org.  Email contact links and up to date contact
    information can be found at the Foundation's web site and official
    page at http://pglaf.org
    
    For additional contact information:
         Dr. Gregory B. Newby
         Chief Executive and Director
         gbnewby@pglaf.org
    
    
    Section 4.  Information about Donations to the Project Gutenberg
    Literary Archive Foundation
    
    Project Gutenberg-tm depends upon and cannot survive without wide
    spread public support and donations to carry out its mission of
    increasing the number of public domain and licensed works that can be
    freely distributed in machine readable form accessible by the widest
    array of equipment including outdated equipment.  Many small donations
    ($1 to $5,000) are particularly important to maintaining tax exempt
    status with the IRS.
    
    The Foundation is committed to complying with the laws regulating
    charities and charitable donations in all 50 states of the United
    States.  Compliance requirements are not uniform and it takes a
    considerable effort, much paperwork and many fees to meet and keep up
    with these requirements.  We do not solicit donations in locations
    where we have not received written confirmation of compliance.  To
    SEND DONATIONS or determine the status of compliance for any
    particular state visit http://pglaf.org
    
    While we cannot and do not solicit contributions from states where we
    have not met the solicitation requirements, we know of no prohibition
    against accepting unsolicited donations from donors in such states who
    approach us with offers to donate.
    
    International donations are gratefully accepted, but we cannot make
    any statements concerning tax treatment of donations received from
    outside the United States.  U.S. laws alone swamp our small staff.
    
    Please check the Project Gutenberg Web pages for current donation
    methods and addresses.  Donations are accepted in a number of other
    ways including checks, online payments and credit card donations.
    To donate, please visit: http://pglaf.org/donate
    
    
    Section 5.  General Information About Project Gutenberg-tm electronic
    works.
    
    Professor Michael S. Hart is the originator of the Project Gutenberg-tm
    concept of a library of electronic works that could be freely shared
    with anyone.  For thirty years, he produced and distributed Project
    Gutenberg-tm eBooks with only a loose network of volunteer support.
    
    
    Project Gutenberg-tm eBooks are often created from several printed
    editions, all of which are confirmed as Public Domain in the U.S.
    unless a copyright notice is included.  Thus, we do not necessarily
    keep eBooks in compliance with any particular paper edition.
    
    
    Most people start at our Web site which has the main PG search facility:
    
         http://www.gutenberg.org
    
    This Web site includes information about Project Gutenberg-tm,
    including how to make donations to the Project Gutenberg Literary
    Archive Foundation, how to help produce our new eBooks, and how to
    subscribe to our email newsletter to hear about new eBooks.