Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.9: Sun Tzu. El arte de la guerra (siglo V a.C.)

  • Page ID
    102461
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Traducido del chino
    Por LIONEL GILES, M.A. (1910)



    I. PLANES POR EL QUE

    1. Sun Tzu dijo: El arte de la guerra es de vital importancia para el Estado.

    2. Se trata de una cuestión de vida o muerte, un camino ya sea a la seguridad o a la ruina. De ahí que sea un tema de indagación que en ningún caso puede ser descuidado.

    3. El arte de la guerra, entonces, se rige por cinco factores constantes, a tomar en cuenta en las deliberaciones de uno, a la hora de buscar determinar las condiciones que se obtienen en el campo.

    4. Estos son: (1) La Ley Moral; (2) El Cielo; (3) La Tierra; (4) El Comandante; (5) Método y disciplina.

    5,6. La Ley Moral hace que el pueblo esté totalmente de acuerdo con su gobernante, para que lo sigan independientemente de su vida, sin consternarse por ningún peligro.

    7. El cielo significa noche y día, frío y calor, tiempos y estaciones.

    8. La Tierra comprende distancias, grandes y pequeñas; peligro y seguridad; terreno abierto y pasos estrechos; las posibilidades de vida y muerte.

    9. El Comandante representa las virtudes de la sabiduría, la sinceridad, la benevolencia, el coraje y la rigurosidad.

    10. Por método y disciplina se entiende el mariscal del ejército en sus propias subdivisiones, las graduaciones de rango entre los oficiales, el mantenimiento de caminos por los cuales los suministros pueden llegar al ejército, y el control del gasto militar.

    11. Estas cinco cabezas deberían ser familiares para todo general: el que las conozca saldrá victorioso; el que no las conozca fallará.

    12. Por lo tanto, en sus deliberaciones, al tratar de determinar las condiciones militares, que se hagan las bases de una comparación, en este sentido: —

    13. (1) ¿Cuál de los dos soberanos está imbuido de la Ley Moral?
    (2) ¿Cuál de los dos generales tiene más habilidad?
    (3) ¿Con quién yacen las ventajas derivadas del Cielo y la Tierra?
    (4) ¿De qué lado se aplica más rigurosamente la disciplina?
    (5) ¿Qué ejército es más fuerte?
    (6) ¿De qué lado están los oficiales y hombres más capacitados?
    (7) ¿En qué ejército hay mayor constancia tanto en recompensa como en castigo?

    14. Por medio de estas siete consideraciones puedo pronosticar la victoria o la derrota.

    15. El general que escuche mi consejo y actúe sobre ello, conquistará: ¡que se mantenga al mando a tal uno! El general que no escucha mi consejo ni actúa sobre ello, sufrirá la derrota: —¡ que se desestime a uno así!

    16. Al encabezar el beneficio de mi abogado, aproveche también cualquier circunstancia útil más allá de las reglas ordinarias.

    17. De acuerdo como las circunstancias son favorables, se deben modificar los planes propios.

    18. Toda guerra se basa en el engaño.

    19. De ahí que cuando podamos atacar, debemos parecer incapaces; al usar nuestras fuerzas, debemos parecer inactivos; cuando estamos cerca, debemos hacer creer al enemigo que estamos lejos; cuando estamos lejos, debemos hacerle creer que estamos cerca.

    20. Saca los cebos para tentar al enemigo. Fingan desorden, y lo aplastan.

    21. Si está seguro en todos los puntos, prepárese para él. Si está en fuerza superior, evadirlo.

    22. Si tu oponente es de temperamento colérico, busca irritarlo. Pretende ser débil, para que se vuelva arrogante.

    23. Si se está relajando, no le den descanso. Si sus fuerzas están unidas, separadlas.

    24. Atacarlo donde no esté preparado, aparece donde no se le espera.

    25. Estos artefactos militares, que conducen a la victoria, no deben divulgarse de antemano.

    26. Ahora el general que gana una batalla hace muchos cálculos en su templo antes de librarse la batalla. El general que pierde una batalla hace pocos cálculos de antemano. Así muchos cálculos conducen a la victoria, y pocos cálculos para derrotar: ¡cuánto más ningún cálculo en absoluto! Es por atención a este punto que puedo prever quién es probable que gane o pierda.



    II. LIBRANDO LA GUERRA

    1. Sun Tzu dijo: En las operaciones de guerra, donde hay en el campo mil carros veloces, tantos carros pesados, y cien mil soldados revestidos por correo, con provisiones suficientes para llevarles mil li, el gasto en casa y en el frente, incluyendo entretenimiento de invitados, pequeños artículos como pegamento y pintura, y las sumas gastadas en carros y armaduras, alcanzarán el total de mil onzas de plata por día. Tal es el costo de levantar un ejército de 100 mil hombres.

    2. Cuando te involucres en combates reales, si la victoria tardará en llegar, entonces las armas de los hombres se volverán opacas y su ardor quedará amortiguado. Si asedias un pueblo, agotarás tus fuerzas.

    3. Nuevamente, si la campaña es prolongada, los recursos del Estado no serán iguales a la tensión.

    4. Ahora, cuando tus armas estén apagadas, tu ardor se amortigua, tu fuerza agotada y tu tesoro gastado, surgirán otros caciques para aprovechar tu extremidad. Entonces ningún hombre, por sabio que sea, podrá evitar las consecuencias que deben derivarse.

    5. Así, aunque hemos oído hablar de estúpidas prisas en la guerra, la astucia nunca se ha visto asociada a largas demoras.

    6. No hay ningún caso de que un país se haya beneficiado de una guerra prolongada.

    7. Es sólo aquel que conoce a fondo los males de la guerra el que puede comprender a fondo la manera provechosa de llevarla a cabo.

    8. El hábil soldado no sube una segunda tasa, ni sus vagones de suministro se cargan más de dos veces.

    9. Trae contigo material de guerra desde casa, pero forraje al enemigo. Así el ejército tendrá alimentos suficientes para sus necesidades.

    10. La pobreza de la hacienda estatal provoca que se mantenga un ejército mediante aportaciones a distancia. Contribuir a mantener un ejército a distancia provoca que la gente se vea empobrecida.

    11. Por otra parte, la proximidad de un ejército hace que los precios suban; y los altos precios hacen que se drene la sustancia del pueblo.

    12. Cuando se drene su sustancia, el campesinado se verá afligido por fuertes exacciones.

    13,14. Con esta pérdida de sustancia y agotamiento de fuerzas, se desnudarán los hogares del pueblo y se disiparán las tres décimas partes de sus ingresos; mientras que los gastos de gobierno por carros rotos, caballos gastados, corazas y cascos, arcos y flechas, lanzas y escudos, mantos protectores, calado- bueyes y vagones pesados, ascenderán a cuatro décimas partes de sus ingresos totales.

    15. De ahí que un general sabio haga un punto de forrajear al enemigo. Un carretón de las provisiones del enemigo equivale a veinte de las propias, y de igual manera un solo picul de su provendedor equivale a veinte de la propia tienda.

    16. Ahora para matar al enemigo, nuestros hombres deben ser despertados a la ira; para que pueda haber ventaja al derrotar al enemigo, deben tener sus recompensas.

    17. Por lo tanto, en la lucha de carros, cuando se han tomado diez o más carros, se debe premiar a aquellos que se llevaron los primeros. Deberían sustituirse nuestras propias banderas por las del enemigo, y los carros se mezclaban y usaban conjuntamente con las nuestras. Los soldados capturados deben ser amablemente tratados y retenidos.

    18. A esto se le llama, usar al enemigo conquistado para aumentar la propia fuerza.

    19. En la guerra, entonces, deja que tu gran objeto sea la victoria, no largas campañas.

    20. Así se puede saber que el líder de los ejércitos es el árbitro de la suerte del pueblo, el hombre del que depende si la nación estará en paz o en peligro.



    III. ATAQUE POR ESTRATAGEMA

    1. Sun Tzu dijo: En el arte práctico de la guerra, lo mejor de todo es tomar el país enemigo entero e intacto; destrozarlo y destruirlo no es tan bueno. Entonces, también, es mejor recuperar un ejército entero que destruirlo, capturar un regimiento, un destacamento o una compañía entera que destruirlos.

    2. De ahí que luchar y conquistar en todas tus batallas no es excelencia suprema; la excelencia suprema consiste en romper la resistencia del enemigo sin luchar.

    3. Así, la forma más elevada de generalato es resistirse a los planes del enemigo; lo siguiente mejor es impedir el cruce de las fuerzas enemigas; la siguiente con el fin es atacar al ejército enemigo en el campo; y la peor política de todas es asediar ciudades amuralladas.

    4. La regla es, no asediar ciudades amuralladas si es posible evitarlo. La preparación de mantetes, refugios móviles, y diversos implementos de guerra, llevará tres meses enteros; y el amontonamiento de montículos sobre las murallas tomará tres meses más.

    5. El general, incapaz de controlar su irritación, lanzará a sus hombres al asalto como hormigas enjambradas, con el resultado de que un tercio de sus hombres son asesinados, mientras el pueblo sigue sin tomar. Tales son los efectos desastrosos de un asedio.

    6. Por lo tanto, el hábil líder somete a las tropas enemigas sin ningún combate; captura sus ciudades sin asediarlas; derroca su reino sin largas operaciones en el campo.

    7. Con sus fuerzas intactas disputará el dominio del Imperio, y así, sin perder a un hombre, su triunfo estará completo. Este es el método de atacar por estratagema.

    8. Es la regla en la guerra, si nuestras fuerzas son diez a la del enemigo, rodearlo; si cinco a uno, atacarlo; si el doble de numerosas, dividir nuestro ejército en dos.

    9. Si igualados por igual, podemos ofrecer batalla; si es ligeramente inferior en números, podemos evitar al enemigo; si es bastante desigual en todos los sentidos, podemos huir de él.

    10. De ahí que aunque una lucha obstinada pueda ser hecha por una fuerza pequeña, al final debe ser capturada por la fuerza mayor.

    11. Ahora el general es el baluarte del Estado; si el baluarte está completo en todos los puntos; el Estado será fuerte; si el baluarte es defectuoso, el Estado será débil.

    12. Hay tres formas en las que un gobernante puede traer desgracia a su ejército: —

    13. (1) Al mandar al ejército que avance o retroceda, ignorando el hecho de que no puede obedecer. Esto se llama cojear al ejército.

    14. 2) Al intentar gobernar un ejército de la misma manera que administra un reino, ignorando las condiciones que se obtienen en un ejército. Esto provoca inquietud en la mente del soldado.

    15. 3) Al emplear a los oficiales de su ejército sin discriminación alguna, por desconocimiento del principio militar de adaptación a las circunstancias. Esto sacude la confianza de los soldados.

    16. Pero cuando el ejército está inquieto y desconfiado, los problemas seguramente vendrán de los otros príncipes feudales. Esto es simplemente traer la anarquía al ejército, y arrojar la victoria.

    17. Así podremos saber que hay cinco imprescindibles para la victoria:
    (1) Ganará quién sabe cuándo pelear y cuándo no pelear.
    (2) Ganará quien sepa manejar tanto fuerzas superiores como inferiores.
    (3) Ganará cuyo ejército esté animado por el mismo espíritu en todas sus filas.
    (4) Ganará quien, preparado, espera para llevarse al enemigo desprevenido.
    (5) Ganará quien tenga capacidad militar y no sea interferido por el soberano.

    18. De ahí el dicho: Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, no necesitas temer el resultado de cien batallas. Si te conoces a ti mismo pero no al enemigo, por cada victoria ganada también sufrirás una derrota. Si no conoces ni al enemigo ni a ti mismo, sucumbirás en cada batalla.



    IV. DISPOSICIONES TÁCTICAS

    1. Sun Tzu dijo: Los buenos luchadores de antaño primero se pusieron más allá de la posibilidad de derrota, y luego esperaron una oportunidad de derrotar al enemigo.

    2. Asegurarnos contra la derrota está en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la brinda el propio enemigo.
    3. Así el buen luchador es capaz de asegurarse contra la derrota, pero no puede asegurarse de derrotar al enemigo.

    4. De ahí el dicho: Uno puede saber conquistar sin poder hacerlo.

    5. La seguridad contra la derrota implica tácticas defensivas; capacidad para derrotar al enemigo significa tomar la ofensiva.

    6. Pararse a la defensiva indica una fuerza insuficiente; atacar, una superabundancia de fuerza.

    7. El general hábil en defensa se esconde en los recesos más secretos de la tierra; el que es hábil en el ataque destella desde las alturas más altas del cielo. Así, por un lado tenemos la capacidad de protegernos; por el otro, una victoria que es completa.

    8. Ver la victoria sólo cuando está dentro del ken del rebaño común no es el acme de excelencia.

    9. Tampoco es el acme de excelencia si luchas y conquistas y todo el Imperio dice: “¡Bien hecho!”

    10. Levantar un cabello otoñal no es señal de gran fuerza; ver el sol y la luna no es señal de visión aguda; escuchar el ruido del trueno no es señal de un oído rápido.

    11. Lo que los antiguos llamaban un luchador inteligente es aquel que no sólo gana, sino que sobresale en ganar con facilidad.

    12. De ahí que sus victorias no le traigan ni reputación de sabiduría ni crédito por valor.

    13. Gana sus batallas sin equivocarse. No cometer errores es lo que establece la certeza de la victoria, pues significa conquistar a un enemigo que ya está derrotado.

    14. De ahí que el hábil luchador se ponga en una posición que hace imposible la derrota, y no pierda el momento para derrotar al enemigo.

    15. Es así que en la guerra el estratega victorioso solo busca la batalla después de que se haya ganado la victoria, mientras que el que está destinado a derrotar primeros combates y después busca la victoria.

    16. El líder consumado cultiva la ley moral, y se adhiere estrictamente al método y a la disciplina; así está en su poder controlar el éxito.

    17. En cuanto al método militar, tenemos, en primer lugar, Medición; en segundo lugar, Estimación de la cantidad; tercero, Cálculo; cuarto, Equilibrio de posibilidades; quinto, Victoria.

    18. La medición debe su existencia a la Tierra; Estimación de cantidad a Medida; Cálculo a Estimación de cantidad; Equilibrio de posibilidades a Cálculo; y Victoria a Balanceo de posibilidades.

    19. Un ejército victorioso opuesto a uno derrotado, es como peso de libra colocado en la báscula contra un solo grano.

    20. La avalancha de una fuerza conquistadora es como el estallido de aguas reprimidas en un abismo a mil brazas de profundidad.


    V. ENERGÍA

    1. Sun Tzu dijo: El control de una fuerza grande es el mismo principio que el control de unos pocos hombres: se trata simplemente de dividir sus números.

    2. Luchar con un gran ejército bajo tu mando no es nada diferente de pelear con uno pequeño: se trata simplemente de instituir señales y señales.

    3. Para asegurar que todo tu anfitrión pueda soportar la peor parte del ataque del enemigo y permanecer inquebrantable, esto se efectúa mediante maniobras directas e indirectas.

    4. Que el impacto de su ejército pueda ser como una muela salpicada contra un huevo, esto se ve efectuado por la ciencia de los puntos débiles y fuertes.

    5. En todos los combates, se puede utilizar el método directo para unirse a la batalla, pero se necesitarán métodos indirectos para asegurar la victoria.

    6. Las tácticas indirectas, aplicadas de manera eficiente, son inagotables como el Cielo y la Tierra, interminables como el flujo de ríos y arroyos; como el sol y la luna, terminan pero para comenzar de nuevo; como las cuatro estaciones, fallecen para regresar una vez más.

    7. No hay más de cinco notas musicales, sin embargo las combinaciones de estas cinco dan lugar a más melodías de las que nunca se pueden escuchar.

    8. No hay más de cinco colores primarios (azul, amarillo, rojo, blanco y negro), sin embargo, en combinación producen más tonalidades de las que se pueden ver.

    9. No hay más de cinco sabores cardinales (agrio, acre, salado, dulce, amargo), sin embargo, las combinaciones de ellos producen más sabores de los que nunca se pueden degustar.

    10. En batalla, no hay más de dos métodos de ataque: el directo y el indirecto; sin embargo, estos dos en combinación dan lugar a una serie interminable de maniobras.

    11. Lo directo y lo indirecto se llevan el uno al otro a su vez. Es como moverse en círculo, nunca llegas a su fin. ¿Quién puede agotar las posibilidades de su combinación?

    12. El inicio de las tropas es como la avalancha de un torrente que incluso rodará piedras a lo largo de su curso.

    13. La calidad de la decisión es como la sacudida oportunamente de un halcón que le permite golpear y destruir a su víctima.

    14. Por lo tanto el buen luchador será terrible en su inicio, y pronto en su decisión.

    15. La energía puede compararse con la flexión de una ballesta; la decisión, con la liberación de un gatillo.

    16. En medio de la agitación y el tumulto de la batalla, puede haber un desorden aparentemente y, sin embargo, ningún desorden real en absoluto; en medio de confusión y caos, su matriz puede estar sin cabeza ni cola, sin embargo, será prueba contra la derrota.

    17. El trastorno simulado postula la disciplina perfecta, el miedo simulado postula coraje; la debilidad simulada postula la fuerza.

    18. Ocultar el orden bajo el manto del desorden es simplemente una cuestión de subdivisión; ocultar el coraje bajo una muestra de timidez presupone un fondo de energía latente; enmascarar la fuerza con debilidad debe ser efectuado por disposiciones tácticas.

    19. Así quien es hábil para mantener al enemigo en movimiento mantiene apariencias engañosas, según las cuales el enemigo actuará. Sacrifica algo, para que el enemigo pueda arrebatarle.

    20. Al aguantar los cebos, lo mantiene en marcha; luego con un cuerpo de hombres escogidos le acecha.

    21. El inteligente combatiente mira al efecto de la energía combinada, y no requiere demasiado de los individuos. De ahí su capacidad para elegir a los hombres adecuados y utilizar energía combinada.

    22. Cuando utiliza energía combinada, sus luchadores se vuelven como si fueran para rodar troncos o piedras. Porque es la naturaleza de un tronco o piedra permanecer inmóvil en terreno llano, y moverse cuando está en una pendiente; si tiene cuatro esquinas, pararse, pero si tiene forma redonda, ir rodando hacia abajo.

    23. Así, la energía desarrollada por buenos luchadores es como el impulso de una piedra redonda rodó por una montaña a miles de pies de altura. Tanto en el tema de la energía.



    VI. PUNTOS DÉBILES Y FUERTES

    1. Sun Tzu dijo: Quien sea el primero en el campo y espere la llegada del enemigo, estará fresco para la pelea; quien sea el segundo en el campo y tenga que apresurarse a la batalla llegará agotado.

    2. Por lo tanto, el inteligente combatiente impone su voluntad al enemigo, pero no permite que se le imponga la voluntad del enemigo.

    3. Al tenerle ventajas, puede hacer que el enemigo se acerque por su propia voluntad; o, al infligirle daño, puede hacer imposible que el enemigo se acerque.

    4. Si el enemigo se está tranquilizando, puede acosarlo; si está bien abastecido de comida, puede matarlo de hambre; si acampa silenciosamente, puede obligarlo a moverse.

    5. Aparecer en puntos que el enemigo debe apresurarse a defender; marcha rápidamente hacia lugares donde no se le espera.

    6. Un ejército puede marchar grandes distancias sin angustia, si marcha por el país donde no está el enemigo.

    7. Puedes estar seguro de tener éxito en tus ataques si solo atacas lugares que no están defendidos.Puedes garantizar la seguridad de tu defensa si solo mantienes posiciones que no pueden ser atacadas.

    8. De ahí que ese general sea hábil en ataque cuyo oponente no sabe qué defender; y es hábil en defensa cuyo oponente no sabe qué atacar.

    9. ¡Oh arte divino de la sutileza y el secreto! A través de ti aprendemos a ser invisibles, a través de ti inaudible; y de ahí podemos tener en nuestras manos el destino del enemigo.

    10. Puedes avanzar y ser absolutamente irresistible, si logras los puntos débiles del enemigo; puedes retirarte y estar a salvo de persecución si tus movimientos son más rápidos que los del enemigo.

    11. Si queremos luchar, el enemigo puede verse obligado a un enfrentamiento aunque esté resguardado detrás de una muralla alta y una zanja profunda. Todo lo que necesitamos hacer es atacar algún otro lugar al que se vea obligado a relevar.

    12. Si no queremos luchar, podemos evitar que el enemigo nos ataque a pesar de que las líneas de nuestro campamento sean simplemente trazadas en el suelo. Todo lo que necesitamos hacer es lanzar algo extraño e irresponsable a su manera.

    13. Al descubrir las disposiciones del enemigo y permanecer invisibles nosotros mismos, podemos mantener nuestras fuerzas concentradas, mientras que las del enemigo deben dividirse.

    14. Podemos formar un solo cuerpo unido, mientras que el enemigo debe dividirse en fracciones. De ahí que habrá un todo enfrentado a partes separadas de un todo, lo que significa que seremos muchos a pocos del enemigo.

    15. Y si así somos capaces de atacar a una fuerza inferior con una superior, nuestros oponentes estarán en una situación desesperada.

    16. No se debe dar a conocer el spot donde pretendemos luchar; para entonces el enemigo tendrá que prepararse ante un posible ataque en varios puntos diferentes; y estando así repartidas sus fuerzas en muchas direcciones, los números que tendremos que enfrentar en cualquier momento dado serán proporcionalmente pocos.

    17. Porque si el enemigo fortalecería su camioneta, debilitará su retaguardia; en caso de que fortalezca su retaguardia, debilitará su camioneta; en caso de que fortalezca su izquierda, debilitará su derecha; en caso de que fortalezca su derecha, debilitará su izquierda. Si envía refuerzos a todas partes, en todas partes estará débil.

    18. La debilidad numérica viene de tener que prepararse ante posibles ataques; fuerza numérica, de obligar a nuestro adversario a hacer estos preparativos contra nosotros.

    19. Conociendo el lugar y la hora de la batalla venidera, podemos concentrarnos desde las mayores distancias para poder pelear.

    20. Pero si no se conoce ni tiempo ni lugar, entonces el ala izquierda será impotente para socorrer a la derecha, la derecha igualmente impotente para socorrer a la izquierda, la camioneta incapaz de aliviar la parte trasera, o la trasera para soportar la camioneta. ¡Cuánto más si las porciones más alejadas del ejército están algo por debajo de cien LI de diferencia, e incluso las más cercanas están separadas por varios LI!

    21. Aunque según mi estimación los soldados de Yueh superan a los nuestros en número, eso no les beneficiará nada en materia de victoria. Yo digo entonces que se puede lograr la victoria.

    22. Aunque el enemigo sea más fuerte en números, podemos evitar que luche. Esquema para descubrir sus planes y la probabilidad de su éxito.

    23. Despertarlo, y aprender el principio de su actividad o inactividad. Obligarlo a revelarse, para conocer sus puntos vulnerables.

    24. Compara cuidadosamente al ejército contrario con el tuyo, para que sepas dónde es superabundante la fuerza y dónde es deficiente.

    25. Al hacer disposiciones tácticas, el tono más alto que puedes alcanzar es ocultarlos; ocultar tus disposiciones, y estarás a salvo de las maniobras de los espías más sutiles, de las maquinaciones de los cerebros más sabios.

    26. Cómo se puede producir la victoria para ellos a partir de las tácticas propias del enemigo, eso es lo que la multitud no puede comprender.

    27. Todos los hombres pueden ver las tácticas por las que conquisto, pero lo que ninguno puede ver es la estrategia a partir de la cual se desarrolla la victoria.

    28. No repitas las tácticas que te han ganado una victoria, sino que tus métodos sean regulados por la infinita variedad de circunstancias.

    29. Las tácticas militares son como el agua; porque el agua en su curso natural huye de los lugares altos y se apresura hacia abajo.

    30. Entonces en la guerra, la manera es evitar lo que es fuerte y atacar a lo que es débil.

    31. El agua forma su curso según la naturaleza del suelo sobre el que fluye; el soldado resuelve su victoria en relación con el enemigo al que se enfrenta.

    32. Por lo tanto, así como el agua no conserva forma constante, así en la guerra no hay condiciones constantes.

    33. Aquel que pueda modificar sus tácticas en relación con su oponente y con ello lograr ganar, se le puede llamar capitán nacido en el cielo.

    34. Los cinco elementos (agua, fuego, madera, metal, tierra) no siempre son igualmente predominantes; las cuatro estaciones dan paso el uno al otro a su vez. Hay días cortos y largos; la luna tiene sus periodos de menguante y creciente.



    VII. MANIOBRAR

    1. Sun Tzu dijo: En la guerra, el general recibe sus órdenes del soberano.

    2. Habiendo reunido un ejército y concentrado sus fuerzas, debe mezclar y armonizar los diferentes elementos del mismo antes de lanzar su campamento.

    3. Después de eso, viene la maniobra táctica, que la que no hay nada más difícil. La dificultad de las maniobras tácticas consiste en convertir lo tortuoso en directo, y la desgracia en ganancia.

    4. Así, tomar una ruta larga y tortuosa, después de seducir al enemigo fuera del camino, y aunque comenzando después de él, idear para llegar a la meta ante él, muestra conocimiento del artificio de DESVIACIÓN.

    5. Maniobrar con un ejército es ventajoso; con una multitud indisciplinada, lo más peligroso.

    6. Si pones un ejército totalmente equipado en marcha para arrebatar una ventaja, lo más probable es que llegues demasiado tarde. Por otro lado, para desacoplar una columna voladora para el propósito implica el sacrificio de su equipaje y tiendas.

    7. Así, si ordenas a tus hombres enrollar sus bufones, y hacer marchas forzadas sin parar de día o de noche, cubriendo el doble de la distancia habitual a un tramo, haciendo cien LI para arrebatarle una ventaja, los líderes de todas tus tres divisiones caerán en manos del enemigo.

    8. Los hombres más fuertes estarán al frente, los cansados se quedarán atrás, y en este plan solo una décima parte de su ejército llegará a su destino.

    9. Si marchas cincuenta LI para superar al enemigo, perderás al líder de tu primera división, y sólo la mitad de tu fuerza llegará a la meta.

    10. Si marchas treinta LI con el mismo objeto, llegarán dos tercios de tu ejército.

    11. Podemos tomar entonces que se pierde un ejército sin su tren de equipaje; sin provisiones se pierde; sin bases de abasto se pierde.

    12. No podemos entrar en alianzas hasta que no conozcamos los diseños de nuestros vecinos.

    13. No estamos en condiciones de liderar un ejército en la marcha a menos que conozcamos la faz del país: sus montañas y bosques, sus escollos y precipicios, sus pantanos y pantanos.

    14. No podremos convertir ventaja natural en cuenta a menos que hagamos uso de guías locales.

    15. En la guerra, practica el disimulo, y tendrás éxito.

    16. Ya sea para concentrarse o dividir a sus tropas, debe decidirse por las circunstancias.

    17. Deja que tu rapidez sea la del viento, tu compacidad la del bosque.

    18. En asaltos y saqueos sean como fuego, en inmovibilidad como una montaña.

    19. Deja que tus planes sean oscuros e impenetrables como la noche, y cuando te muevas, caigas como un rayo.

    20. Cuando saqueas un campo, deja que los despojos se dividan entre tus hombres; cuando captures nuevo territorio, córtalo en asignaciones para beneficio de la soldado.

    21. Reflexiona y deliberar antes de hacer un movimiento.

    22. Conquistará a quien haya aprendido el artificio de la desviación. Tal es el arte de maniobrar.

    23. El Libro de Gestión del Ejército dice: En el campo de batalla, la palabra hablada no lleva lo suficientemente lejos: de ahí la institución de gongs y tambores. Tampoco se pueden ver con suficiente claridad los objetos ordinarios: de ahí la institución de pancartas y banderas.

    24. Los gongs y tambores, pancartas y banderas, son medios por los cuales los oídos y los ojos del anfitrión pueden enfocarse en un punto en particular.

    25. El anfitrión formando así un solo cuerpo unido, es imposible que los valientes avancen solos, o que los cobardes se retiren solos. Este es el arte de manejar grandes masas de hombres.

    26. En las luchas nocturnas, entonces, haz mucho uso de las señales de fuego y tambores, y en la lucha de día, de banderas y pancartas, como medio para influir en los oídos y ojos de tu ejército.

    27. Todo un ejército puede ser despojado de su espíritu; un comandante en jefe puede ser despojado de su presencia mental.

    28. Ahora el espíritu de un soldado es más agudo por la mañana; para el mediodía ya ha comenzado a abanderar; y por la tarde, su mente se inclina sólo en regresar al campamento.

    29. Un general astuto, por lo tanto, evita un ejército cuando su espíritu es agudo, pero lo ataca cuando es lento e inclinado a regresar. Este es el arte de estudiar estados de ánimo.

    30. Disciplinado y tranquilo, para esperar la aparición de desorden y alboroto entre el enemigo: —este es el arte de retener la autoposesión.

    31. Estar cerca de la meta mientras el enemigo aún está lejos de ella, esperar a gusto mientras el enemigo está trabajando y luchando, estar bien alimentado mientras el enemigo está hambriento: —este es el arte de ganarse la fuerza.

    32. Abstenerse de interceptar a un enemigo cuyas banderas están en perfecto orden, abstenerse de atacar a un ejército elaborado en conjunto tranquilo y confiado: —este es el arte de estudiar las circunstancias.

    33. Es un axioma militar no avanzar cuesta arriba contra el enemigo, ni oponerse a él cuando viene cuesta abajo.

    34. No persigas a un enemigo que simula el vuelo; no ataquen a los soldados cuyo temperamento sea agudo.

    35. No trague el cebo ofrecido por el enemigo. No interfieran con un ejército que está regresando a casa.

    36. Cuando rodees a un ejército, deja libre una toma de corriente. No presione demasiado a un enemigo desesperado.

    37. Tal es el arte de la guerra.



    VIII. VARIACIÓN EN TÁCTICAS

    1. Sun Tzu dijo: En la guerra, el general recibe sus órdenes del soberano, recoge su ejército y concentra sus fuerzas

    2. Cuando esté en un país difícil, no se encampen. En el país donde se cruzan carreteras altas, une las manos con tus aliados. No te quedes en posiciones peligrosamente aisladas. En situaciones de dobladillo, debes recurrir a la estratagema. En posición desesperada, debes pelear.

    3. Hay caminos que no deben seguirse, ejércitos que no deben ser atacados, pueblos que no deben ser asediados, posiciones que no deben ser impugnadas, mandos del soberano que no deben ser obedecidos.

    4. El general que entiende a fondo las ventajas que acompañan a la variación de tácticas sabe manejar a sus tropas.

    5. El general que no entiende estos, puede estar bien familiarizado con la configuración del país, sin embargo no podrá convertir sus conocimientos a la cuenta práctica.

    6. Entonces, el estudiante de guerra que no esté versado en el arte de la guerra de variar sus planes, aunque esté familiarizado con las Cinco Ventajas, no logrará aprovechar al máximo a sus hombres.

    7. De ahí que en los planes del líder sabio se mezclen las consideraciones de ventaja y de desventaja.

    8. Si nuestra expectativa de ventaja se atenúa de esta manera, podemos lograr lograr la parte esencial de nuestros esquemas.

    9. Si, por otro lado, en medio de las dificultades siempre estamos dispuestos a aprovechar una ventaja, podemos librarnos de la desgracia.

    10. Disminuir a los jefes hostiles infligiéndoles daño; y causarles problemas, y mantenerlos constantemente ocupados; aguantar atractivos engañosos y hacerlos precipitar a cualquier punto dado.

    11. El arte de la guerra nos enseña a confiar no en la probabilidad de que el enemigo no venga, sino en nuestra propia disposición para recibirlo; no en la posibilidad de que no ataque, sino en el hecho de que hemos hecho nuestra posición inexpugnable.

    12. Hay cinco fallas peligrosas que pueden afectar a un general:
    (1) La temeridad, que lleva a la destrucción;
    (2) la cobardía, que lleva a la captura;
    (3) un temperamento apresurado, que puede ser provocado por insultos;
    (4) una delicadeza de honor sensible a la vergüenza ;
    (5) sobresolicitud por sus hombres, lo que lo expone a preocupaciones y problemas.

    13. Estos son los cinco pecados acosadores de un general, ruinoso para la conducción de la guerra.

    14. Cuando un ejército es derrocado y su líder asesinado, seguramente la causa se encontrará entre estas cinco fallas peligrosas. Que sean un tema de meditación.


    IX. EL EJÉRCITO EN MARCHA

    1. Sun Tzu dijo: Llegamos ahora a la cuestión de acampar al ejército, y observar señales del enemigo. Pasar rápidamente por encima de las montañas, y mantenerse en el barrio de los valles.

    2. Acampar en lugares altos, frente al sol. No subas alturas para poder pelear. Tanto para la guerra de montaña.

    3. Después de cruzar un río, debes alejarte de él.

    4. Cuando una fuerza invasora cruza un río en su marcha posterior, no avancen para encontrarse con él a mitad de arroyo. Lo mejor será dejar que la mitad del ejército cruce, y luego entregar tu ataque.

    5. Si estás ansioso por pelear, no debes ir a encontrarte con el invasor cerca de un río que tiene que cruzar.

    6. Amarra tu nave más arriba que el enemigo, y de cara al sol. No te muevas río arriba para encontrarte con el enemigo. Tanto para la guerra fluvial.

    7. Al cruzar marismas, tu única preocupación debe ser superarlos rápidamente, sin demora alguna.

    8. Si se ve obligado a pelear en una marisma salada, deberías tener agua y pasto cerca de ti, y dar la espalda a un grupo de árboles. Tanto para operaciones en marchas de sal.

    9. En país seco y nivelado, tome una posición de fácil acceso con terreno levantado a su derecha y en su parte trasera, para que el peligro pueda estar al frente, y la seguridad quede detrás. Tanto por hacer campaña en el país plano.

    10. Estas son las cuatro ramas útiles del conocimiento militar que permitieron al Emperador Amarillo vencer a cuatro varios soberanos.

    11. Todos los ejércitos prefieren terrenos altos a lugares bajos y soleados a oscuros.

    12. Si tienes cuidado con tus hombres, y acampas en tierra dura, el ejército estará libre de enfermedades de todo tipo, y esto significará la victoria.

    13. Cuando se llega a una colina o a una orilla, ocupe el lado soleado, con la pendiente en su parte trasera derecha. Así actuarás de inmediato en beneficio de tus soldados y utilizarás las ventajas naturales del suelo.

    14. Cuando, como consecuencia de las fuertes lluvias en el campo, un río que deseas vadear está hinchado y moteado de espuma, debes esperar hasta que desaparezca.

    15. País en el que hay acantilados precipitados con torrentes entre ellos, profundos huecos naturales, lugares confinados, matorrales enredados, cuagmires y grietas, debe dejarse con toda la velocidad posible y no acercarse.

    16. Si bien nos mantenemos alejados de esos lugares, debemos conseguir que el enemigo se acerque a ellos; mientras los enfrentamos, debemos dejar que el enemigo los tenga en su retaguardia.

    17. Si en el barrio de tu campamento debe haber algún país montañoso, estanques rodeados de pasto acuático, cuencas huecas llenas de juncos, o bosques con espeso sotobosque, deben ser cuidadosamente enrutados y buscados; porque estos son lugares donde es probable que estén acechando hombres en emboscada o espías insidiosos.

    18. Cuando el enemigo está al alcance de la mano y permanece callado, está confiando en la fuerza natural de su posición.

    19. Cuando se mantiene distante e intenta provocar una batalla, está ansioso de que el otro bando avance.

    20. Si su lugar de campamento es de fácil acceso, está licitando un cebo.

    21. El movimiento entre los árboles de un bosque muestra que el enemigo avanza. La aparición de una serie de pantallas en medio de espesa hierba significa que el enemigo quiere hacernos sospechar.

    22. El levantamiento de aves en su vuelo es señal de una emboscada. Bestias sobresaltadas indican que viene un ataque repentino.

    23. Cuando hay polvo subiendo en una columna alta, es señal de que los carros avanzan; cuando el polvo es bajo, pero extendido por una amplia zona, se pone en entredicho el acercamiento de la infantería. Cuando se ramifica en diferentes direcciones, demuestra que se han enviado fiestas para recoger leña. Unas cuantas nubes de polvo moviéndose de un lado a otro significan que el ejército está acampando.

    24. Palabras humildes y mayores preparativos son señales de que el enemigo está a punto de avanzar. El lenguaje violento y el avance como si se tratara del ataque son señales de que se retirará.

    25. Cuando los carros ligeros salen primero y toman una posición sobre las alas, es una señal de que el enemigo se está formando para la batalla.

    26. Las propuestas de paz no acompañadas de un pacto jurado indican una trama.

    27. Cuando se corre mucho y los soldados caen en rango, significa que ha llegado el momento crítico.

    28. Cuando se ve a algunos avanzando y a algunos retrocediendo, es un señuelo.

    29. Cuando los soldados se paran apoyados en sus lanzas, se desmayan por falta de comida.

    30. Si los que son enviados a sacar agua empiezan por beber ellos mismos, el ejército está sufriendo de sed.

    31. Si el enemigo ve una ventaja que ganar y no hace ningún esfuerzo para asegurarla, los soldados están agotados.

    32. Si las aves se reúnen en algún lugar, está desocupada. El clamor de noche entre nerviosismo.

    33. Si hay disturbios en el campamento, la autoridad del general es débil. Si se desplazan las pancartas y banderas, la sedición está en marcha. Si los oficiales están enojados, significa que los hombres están cansados.

    34. Cuando un ejército alimenta a sus caballos con grano y mata a su ganado como alimento, y cuando los hombres no cuelgan sus ollas sobre las hogueras, demostrando que no volverán a sus carpas, tal vez sepas que están decididos a pelear a muerte.

    35. La visión de hombres susurrando juntos en pequeños nudos o hablando en tonos tenues apunta a la desafección entre las filas.

    36. Recompensas demasiado frecuentes significan que el enemigo está al final de sus recursos; demasiados castigos traicionan una condición de extrema angustia.

    37. Para comenzar por bravuconería, pero después asustar a los números del enemigo, muestra una suprema falta de inteligencia.

    38. Cuando los enviados son enviados con cumplidos en la boca, es una señal de que el enemigo desea una tregua.

    39. Si las tropas del enemigo marchan con enojo y siguen enfrentando a las nuestras por mucho tiempo sin unirse a la batalla ni volver a despegarse, la situación es aquella que exige gran vigilancia y circunspección.

    40. Si nuestras tropas no son más en número que el enemigo, eso es ampliamente suficiente; sólo significa que no se puede realizar ningún ataque directo. Lo que podemos hacer es simplemente concentrar toda nuestra fuerza disponible, vigilar de cerca al enemigo y obtener refuerzos.

    41. El que no ejerce ninguna previsión pero que desvela a sus oponentes seguramente será capturado por ellos.

    42. Si los soldados son castigados antes de que se hayan apegado a ti, no resultarán sumisos; y, a menos que sean sumisos, entonces serán prácticamente inútiles. Si, cuando los soldados se hayan apegado a ti, los castigos no se hacen cumplir, seguirán siendo inútiles.

    43. Por lo tanto, los soldados deben ser tratados en primera instancia con humanidad, pero mantenidos bajo control por medio de férrea disciplina. Este es un cierto camino hacia la victoria.

    44. Si en el entrenamiento de los soldados se hacen cumplir habitualmente los comandos, el ejército será bien disciplinado; si no, su disciplina será mala.

    45. Si un general muestra confianza en sus hombres pero siempre insiste en que sus órdenes sean obedecidas, la ganancia será mutua.


    X. TERRENO

    1. Sun Tzu dijo: Podemos distinguir seis tipos de terreno, a saber: (1) Terreno accesible; (2) terreno enredado; (3) terreno temporizante; (4) pasos estrechos; (5) alturas precipitadas; (6) posiciones a gran distancia del enemigo.

    2. El suelo que puede ser atravesado libremente por ambos lados se llama accesible.

    3. Con respecto a terrenos de esta naturaleza, estar ante el enemigo en ocupar los puntos elevados y soleados, y custodiar cuidadosamente su línea de suministros. Entonces podrás pelear con ventaja.

    4. Terreno que puede ser abandonado pero que es difícil de reocupar se llama enredo.

    5. Desde una posición de este tipo, si el enemigo no está preparado, puedes salirte adelante y derrotarlo. Pero si el enemigo está preparado para tu venida, y no logras derrotarlo, entonces, el regreso siendo imposible, se producirá el desastre.

    6. Cuando la posición es tal que ninguno de los lados ganará al hacer el primer movimiento, se llama terreno temporizante.

    7. En una posición de este tipo, a pesar de que el enemigo debería ofrecernos un cebo atractivo, será aconsejable no agitar, sino que retrocedamos, atrayendo así al enemigo en su turno; entonces, cuando parte de su ejército haya salido, podremos entregar nuestro ataque con ventaja.

    8. En cuanto a los pasos estrechos, si puedes ocuparlos primero, deja que se guarden fuertemente y aguarden la llegada del enemigo.

    9. En caso de que el ejército te impida ocupar un pase, no vayas tras él si el pase está totalmente guarnecido, sino sólo si está débilmente guarnición.

    10. En cuanto a las alturas precipitadas, si estás de antemano con tu adversario, debes ocupar los puntos elevados y soleados, y ahí esperar a que él suba.

    11. Si el enemigo los ha ocupado antes que tú, no lo sigas, sino retírate y trata de alejarlo.

    12. Si estás situado a una gran distancia del enemigo, y la fuerza de los dos ejércitos es igual, no es fácil provocar una batalla, y luchar será en tu desventaja.

    13. Estos seis son los principios conectados con la Tierra. El general que haya alcanzado un cargo responsable debe tener cuidado de estudiarlos.

    14. Ahora un ejército está expuesto a seis calamidades varias, no derivadas de causas naturales, sino de faltas de las que es responsable el general. Estos son: (1) Vuelo; (2) insubordinación; (3) colapso; (4) ruina; (5) desorganización; (6) derrota.

    15. Siendo iguales otras condiciones, si una fuerza es arrojada contra otra diez veces su tamaño, el resultado será el vuelo de la primera.

    16. Cuando los soldados comunes son demasiado fuertes y sus oficiales demasiado débiles, el resultado es la insubordinación. Cuando los oficiales son demasiado fuertes y los soldados comunes demasiado débiles, el resultado es el colapso.

    17. Cuando los oficiales superiores están enojados e insubordinados, y al encontrarse con el enemigo dan batalla por cuenta propia a partir de un sentimiento de resentimiento, antes de que el comandante en jefe pueda decir si está o no en condiciones de pelear, el resultado es la ruina.

    18. Cuando el general es débil y sin autoridad; cuando sus órdenes no son claras y distintas; cuando no hay fijos deberes asignados a oficiales y hombres, y las filas se forman de manera desaliñada y desordenada, el resultado es una total desorganización.

    19. Cuando un general, incapaz de estimar la fuerza del enemigo, permite que una fuerza inferior se enfrente a una mayor, o lanza un destacamento débil contra uno poderoso, y descuida colocar a los soldados escogidos en el rango delantero, el resultado debe ser derrotado.

    20. Se trata de seis formas de cortejar la derrota, que debe ser cuidadosamente señalada por el general que haya alcanzado un cargo responsable.

    21. La formación natural del país es el mejor aliado del soldado; pero un poder de estimar al adversario, de controlar las fuerzas de la victoria, y de calcular astutamente dificultades, peligros y distancias, constituye la prueba de un gran general.

    22. El que conozca estas cosas, y en la lucha ponga en práctica sus conocimientos, ganará sus batallas. El que no los conozca, ni los practique, seguramente será derrotado.

    23. Si la lucha seguramente resultará en victoria, entonces debes luchar, aunque el gobernante lo prohíba; si pelear no va a resultar en victoria, entonces no debes pelear ni siquiera a voluntad del gobernante.

    24. El general que avanza sin codiciar fama y se retira sin temer la desgracia, cuyo único pensamiento es proteger a su país y hacer un buen servicio a su soberano, es la joya del reino.

    25. Considera a tus soldados como hijos tuyos, y ellos te seguirán hasta los valles más profundos; míralos como tus propios hijos amados, y ellos estarán a tu lado hasta la muerte.

    26. Sin embargo, si eres indulgente, pero incapaz de hacer sentir tu autoridad; bondadoso, pero incapaz de hacer cumplir tus mandamientos; e incapaz, además, de sofocar el desorden: entonces tus soldados deben ser comparados con niños mimados; son inútiles para cualquier propósito práctico.

    27. Si sabemos que nuestros propios hombres están en condiciones de atacar, pero no somos conscientes de que el enemigo no está abierto a atacar, sólo hemos ido a mitad de camino hacia la victoria.

    28. Si sabemos que el enemigo está abierto a atacar, pero no somos conscientes de que nuestros propios hombres no están en condiciones de atacar, sólo hemos ido a mitad de camino hacia la victoria.

    29. Si sabemos que el enemigo está abierto a atacar, y también sabemos que nuestros hombres están en condiciones de atacar, pero no son conscientes de que la naturaleza del suelo hace que la lucha sea impracticable, todavía hemos ido sólo a mitad de camino hacia la victoria.

    30. De ahí que el soldado experimentado, una vez en movimiento, nunca se desconcierta; una vez que ha roto el campamento, nunca se encuentra perdido.

    31. De ahí el dicho: Si conoces al enemigo y te conoces a ti mismo, tu victoria no quedará en duda; si conoces el Cielo y conoces la Tierra, puedes completar tu victoria.


    XI. LAS NUEVE SITUACIONES

    1. Sun Tzu dijo: El arte de la guerra reconoce nueve variedades de terreno: (1) terreno dispersivo; (2) terreno fácil; (3) terreno polémico; (4) terreno abierto; (5) terreno de carreteras que se cruzan; (6) terreno serio; (7) terreno difícil; (8) terreno ceñido; (9) terreno desesperado.

    2. Cuando un cacique está luchando en su propio territorio, es terreno dispersivo.

    3. Cuando ha penetrado en territorio hostil, pero a ninguna gran distancia, es suelo fácil.

    4. Terreno cuya posesión importa gran ventaja a cualquiera de las partes, es motivo polémico.

    5. El terreno en el que cada lado tiene libertad de movimiento es terreno abierto.

    6. Terreno que forma la clave de tres estados contiguos, de manera que el que lo ocupa primero tiene a su mando la mayor parte del Imperio, es un terreno de carreteras que se cruzan.

    7. Cuando un ejército ha penetrado en el corazón de un país hostil, dejando en su retaguardia una serie de ciudades fortificadas, es terreno serio.

    8. Bosques de montaña, escarpadas empinadas, marismas y cercas, todo país que es difícil de atravesar: este es un terreno difícil.

    9. Terreno al que se llega a través de estrechas gargantas, y del que sólo podemos retirarnos por caminos tortuosos, de modo que bastaría con un pequeño número del enemigo para aplastar un gran cuerpo de nuestros hombres: éste está cercado en el suelo.

    10. Terreno en el que sólo podemos salvarnos de la destrucción luchando sin demora, es terreno desesperado.

    11. En terreno dispersivo, por lo tanto, luchar no. En terreno facil, no detengan. En terreno polémico, no ataquen.

    12. En campo abierto, no trates de bloquear el camino del enemigo. En el terreno de autopistas que se cruzan, unan las manos con tus aliados.

    13. En terreno serio, se reúnen en saqueo. En terreno difícil, mantente de manera constante en la marcha.

    14. En terreno dobladillo, recurre a la estratagema. En terreno desesperado, pelea.

    15. Los que se llamaban hábiles líderes de antaño sabían cómo clavar una cuña entre el frente y la retaguardia del enemigo; impedir la cooperación entre sus divisiones grandes y pequeñas; impedir que las tropas buenas rescataran a los malos, los oficiales reunieran a sus hombres.

    16. Cuando los hombres del enemigo se unieron, lograron mantenerlos en desorden.

    17. Cuando les fue a su favor, hicieron un avance; cuando de otra manera, se detuvieron quietos.

    18. Si se le pregunta cómo hacer frente a una gran hueste del enemigo en orden ordenado y a punto de marchar al ataque, debería decir: “Comienza por apoderarse de algo que tu oponente aprecia; entonces estará atento a tu voluntad”.

    19. La rapidez es la esencia de la guerra: aprovecha la falta de preparación del enemigo, hazte paso por rutas inesperadas y ataca lugares desprotegidos.

    20. A continuación se presentan los principios que debe observar una fuerza invasora: Cuanto más penetre en un país, mayor será la solidaridad de sus tropas, y así los defensores no prevalecerán en su contra.

    21. Realiza incursiones en país fértil para abastecer de alimentos a tu ejército.

    22. Estudia cuidadosamente el bienestar de tus hombres, y no los sobrecargues. Concentra tu energía y acumula tu fuerza. Mantenga su ejército continuamente en movimiento e idee planes insondables.

    23. Lanza a tus soldados a posiciones donde no haya escapatoria, y preferirán la muerte a volar. Si van a enfrentar la muerte, no hay nada que no puedan lograr. Oficiales y hombres por igual pondrán su máxima fuerza.

    24. Los soldados cuando están en situación desesperada pierden el sentido del miedo. Si no hay lugar de refugio, se mantendrán firmes. Si están en país hostil, mostrarán un frente terco. Si no hay ayuda para ello, van a luchar duro.

    25. Así, sin esperar a ser mariscales, los soldados estarán constantemente en el qui vive; sin esperar a que se les pida, harán su voluntad; sin restricciones, serán fieles; sin dar órdenes, se puede confiar en ellos.

    26. Prohibir la toma de augurios, y acabar con las dudas supersticiosas. Entonces, hasta que llegue la muerte misma, no es necesario temer ninguna calamidad.

    27. Si nuestros soldados no están sobrecargados de dinero, no es porque tengan un disgusto por las riquezas; si sus vidas no son excesivamente largas, no es porque no estén inclinados a la longevidad.

    28. El día que se les ordena salir a la batalla, tus soldados pueden llorar, los que se sientan adornando sus ropas, y los que están acostados dejando correr las lágrimas por sus mejillas. Pero que una vez los lleven a la bahía, y mostrarán el coraje de un Chu o un Kuei.

    29. El hábil táctico puede compararse con el shuai-jan. Ahora el shuai-jan es una serpiente que se encuentra en las montañas Chung. Golpee en su cabeza, y serás atacado por su cola; golpea en su cola, y serás atacado por su cabeza; golpea en su centro, y serás atacado por la cabeza y la cola ambos.

    30. Preguntado si se puede hacer un ejército para imitar al shuai-jan, debería responder, Sí. Porque los hombres de Wu y los hombres de Yueh son enemigos; sin embargo, si están cruzando un río en la misma barca y son atrapados por una tormenta, acudirán en auxilio del otro así como la mano izquierda ayuda a la derecha.

    31. De ahí que no sea suficiente poner la confianza de uno en la atadura de caballos, y en el enterramiento de ruedas de carro en el suelo.

    32. El principio sobre el que dirigir un ejército es establecer un estándar de valentía que todos deben alcanzar.

    33. Cómo sacar el máximo partido tanto a los fuertes como a los débiles, esa es una cuestión que implica el uso adecuado del suelo.

    34. Así, el hábil general dirige su ejército como si estuviera dirigiendo a un solo hombre, de la mano, de la mano.

    35. Es asunto de un general estar callado y así asegurar el secreto; erguido y justo, y así mantener el orden.

    36. Debe poder desconcertar a sus oficiales y hombres mediante falsas denuncias y apariciones, y así mantenerlos en total ignorancia.

    37. Al alterar sus arreglos y cambiar sus planes, mantiene al enemigo sin un conocimiento definido. Al desplazar su campamento y tomar rutas tortuosas, impide que el enemigo se anticipe a su propósito.

    38. En el momento crítico, el líder de un ejército actúa como alguien que ha subido una altura y luego patea la escalera detrás de él. Lleva a sus hombres a lo profundo de territorio hostil antes de mostrar su mano.

    39. Quema sus botes y rompe sus ollas; como un pastor que conduce un rebaño de ovejas, conduce a sus hombres de esta manera y a aquello, y nada sabe a dónde va.

    40. Para reunir a su anfitrión y ponerlo en peligro: —esto puede denominarse asunto del general.

    41. Las diferentes medidas adecuadas a las nueve variedades de terreno; la conveniencia de las tácticas agresivas o defensivas; y las leyes fundamentales de la naturaleza humana: son cosas que sin duda hay que estudiar.

    42. Al invadir territorio hostil, el principio general es, que penetrar profundamente aporta cohesión; penetrar pero un camino corto significa dispersión.

    43. Cuando dejas atrás tu propio país y llevas a tu ejército a través del territorio vecinal, te encuentras en terreno crítico. Cuando hay medios de comunicación en los cuatro lados, el suelo es una de las carreteras que se cruzan.

    44. Cuando se penetra profundamente en un país, es terreno serio. Cuando se penetra pero un poco de manera, es suelo fácil.

    45. Cuando tienes las fortalezas del enemigo en tu retaguardia, y pases estrechos al frente, es tierra doblada en el suelo. Cuando no hay lugar de refugio en absoluto, es terreno desesperado.

    46. Por lo tanto, sobre terreno dispersivo, inspiraría a mis hombres con unidad de propósito. En terreno fácil, vería que existe una estrecha conexión entre todas las partes de mi ejército.

    47. En terreno polémico, me daría prisa por la retaguardia.

    48. En campo abierto, vigilaría mis defensas. En terreno de autopistas que se cruzan, consolidaría mis alianzas.

    49. En terreno serio, trataría de asegurar un flujo continuo de suministros. En terrenos difíciles, seguiría empujando por el camino.

    50. En tierra doblada, bloquearía cualquier forma de retirada. En terreno desesperado, proclamaría a mis soldados la desesperanza de salvarles la vida.

    51. Porque es la disposición del soldado de ofrecer una obstinada resistencia cuando está rodeado, de luchar duro cuando no puede evitarlo, y de obedecer puntualmente cuando ha caído en peligro.

    52. No podemos entrar en alianza con príncipes vecinos hasta que no conozcamos sus designios. No estamos en condiciones de liderar un ejército en la marcha a menos que conozcamos la faz del país: sus montañas y bosques, sus escollos y precipicios, sus pantanos y pantanos. No podremos dar cuenta a las ventajas naturales a menos que hagamos uso de guías locales.

    53. Ser ignorado de alguno de los siguientes cuatro o cinco principios no le corresponde a un príncipe bélico.

    54. Cuando un príncipe bélico ataca a un estado poderoso, su generalato se muestra impidiendo la concentración de las fuerzas enemigas. Él sobreavisa a sus oponentes, y se impide que sus aliados se unan en su contra.

    55. De ahí que no se esfuerce por aliarse con todos y cada uno, ni fomenta el poder de otros estados. Lleva a cabo sus propios designios secretos, manteniendo a sus antagonistas asombrados. De esta manera es capaz de capturar sus ciudades y derrocar sus reinos.

    56. Otorga recompensas sin importar gobernar, emitir órdenes sin tener en cuenta los arreglos previos; y podrás manejar a todo un ejército como si tuvieras que ver con un solo hombre.

    57. Enfréntate a tus soldados con la escritura misma; nunca les dejes saber tu diseño. Cuando el panorama sea brillante, tráelo ante sus ojos; pero no les diga nada cuando la situación sea sombría.

    58. Pon a tu ejército en peligro mortal, y sobrevivirá; sumérgelo en estrechos desesperados, y saldrá a salvo.

    59. Porque es precisamente cuando una fuerza ha caído en el camino del daño que es capaz de dar un golpe para la victoria.

    60. El éxito en la guerra se obtiene acomodándonos cuidadosamente al propósito del enemigo.

    61. Al colgarnos persistentemente en el flanco del enemigo, lograremos a la larga matar al comandante en jefe.

    62. Esto se llama habilidad para lograr una cosa por pura astucia.

    63. El día que asumas tu mando, bloqueas los pasos fronterizos, destruyas las cuentas oficiales, y detengas el paso de todos los emisarios.

    64. Sé severo en el consejo-cámara, para que puedas controlar la situación.

    65. Si el enemigo deja una puerta abierta, debes apresurarte a entrar.

    66. Evita a tu oponente apoderándose de lo que le gusta, y sutilmente idear para cronometrar su llegada al suelo.

    67. Camina por el camino definido por la regla, y acomódete ante el enemigo hasta que puedas librar una batalla decisiva.

    68. Al principio, luego, exhibir la timidez de una doncella, hasta que el enemigo te dé una apertura; después emula la rapidez de una liebre corriendo, y ya será demasiado tarde para que el enemigo se oponga a ti.



    XII. EL ATAQUE POR FUEGO

    1. Sun Tzu dijo: Hay cinco formas de atacar con fuego. El primero es quemar soldados en su campamento; el segundo es quemar tiendas; el tercero es quemar trenes de equipaje; el cuarto es quemar arsenales y revistas; el quinto es lanzar fuego entre el enemigo.

    2. Para poder llevar a cabo un ataque, debemos contar con medios disponibles. El material para encender fuego siempre debe mantenerse listo.

    3. Hay una temporada adecuada para hacer ataques con fuego, y días especiales para iniciar una conflagración.

    4. La estación adecuada es cuando el clima es muy seco; los días especiales son aquellos en los que la luna está en las constelaciones del Tamiz, el Muro, el Ala o la Barra Cruzada; para estos cuatro son todos días de viento ascendente.

    5. Al atacar con fuego, uno debe estar preparado para enfrentar cinco posibles desarrollos:

    6. (1) Cuando estalle fuego dentro del campamento enemigo, responda de inmediato con un ataque desde fuera.

    7. (2) Si hay un brote de fuego, pero los soldados del enemigo permanecen callados, aguarde su tiempo y no ataquen.

    8. (3) Cuando la fuerza de las llamas haya alcanzado su altura, síguela con un ataque, si eso es practicable; si no, quédate donde estés.

    9. (4) Si es posible hacer un asalto con fuego desde fuera, no espere a que estalle dentro, sino entregue su ataque en un momento favorable.

    10. (5) Cuando inicies un incendio, sé a barlovento de él. No ataquen desde el sotavento.

    11. Un viento que se levanta durante el día dura mucho, pero pronto cae una brisa nocturna.

    12. En cada ejército hay que conocer los cinco desarrollos relacionados con el fuego, calcular los movimientos de las estrellas y mantener una vigilancia durante los días adecuados.

    13. De ahí que quienes usan el fuego como ayuda al ataque muestren inteligencia; quienes usan el agua como ayuda al ataque obtienen una adhesión de fuerza.

    14. Por medio del agua, un enemigo puede ser interceptado, pero no despojado de todas sus pertenencias.

    15. Infeliz es el destino de quien intenta ganar sus batallas y triunfar en sus ataques sin cultivar el espíritu de empresa; porque el resultado es la pérdida de tiempo y el estancamiento general.

    16. De ahí el dicho: El gobernante iluminado pone sus planes muy por delante; el buen general cultiva sus recursos.

    17. No te muevas a menos que veas una ventaja; no uses a tus tropas a menos que haya algo que ganar; no luches a menos que la posición sea crítica.

    18. Ningún gobernante debe poner tropas en el campo simplemente para gratificar su propio bazo; ningún general debe librar una batalla simplemente por piqué.

    19. Si es a tu favor, haz un movimiento hacia adelante; si no, quédate donde estás.

    20. La ira puede con el tiempo cambiar a alegría; la aflicción puede ser sucedida por el contenido.

    21. Pero un reino que una vez fue destruido nunca podrá volver a existir; ni jamás se podrá volver a la vida a los muertos.

    22. De ahí que el gobernante iluminado esté atento, y el buen general lleno de cautela. Esta es la manera de mantener intactos a un país en paz y a un ejército.



    XIII. EL USO DE ESPÍAS

    1. Sun Tzu dijo: Criar a una multitud de cien mil hombres y marcharlos grandes distancias conlleva grandes pérdidas en la gente y un drenaje en los recursos del Estado. El gasto diario ascenderá a mil onzas de plata. Habrá conmoción en casa y en el extranjero, y los hombres caerán agotados en las carreteras. Hasta setecientas mil familias se verán obstaculizadas en su trabajo.

    2. Ejércitos hostiles pueden enfrentarse durante años, luchando por la victoria que se decide en un solo día. Siendo así, permanecer en la ignorancia de la condición del enemigo simplemente porque se le da rencor al desembolso de cien onzas de plata en honores y emolumentos, es el colmo de la inhumanidad.

    3. Aquel que actúa así no es líder de hombres, ni ayuda presente a su soberano, ni amo de la victoria.

    4. Así, lo que permite al soberano sabio y al buen general golpear y conquistar, y lograr cosas fuera del alcance de los hombres comunes, es el conocimiento previo.

    5. Ahora bien, esta presciencia no puede ser sacada de los espíritus; no se puede obtener inductivamente de la experiencia, ni por ningún cálculo deductivo.

    6. El conocimiento de las disposiciones del enemigo sólo se puede obtener de otros hombres.

    7. De ahí el uso de espías, de los cuales hay cinco clases: (1) Espías locales; (2) espías hacia adentro; (3) espías convertidos; (4) espías condenados; (5) espías sobrevivientes.

    8. Cuando estos cinco tipos de espías están todos en el trabajo, ninguno puede descubrir el sistema secreto. Esto se llama “manipulación divina de los hilos”. Es la facultad más preciada del soberano.

    9. Tener espías locales significa emplear los servicios de los habitantes de un distrito.

    10. Tener espías hacia adentro, haciendo uso de funcionarios del enemigo.

    11. Haber convertido espías, apoderarse de los espías del enemigo y utilizarlos para nuestros propios fines.

    12. Tener espías condenados, hacer ciertas cosas abiertamente con fines de engaño, y permitir que nuestros espías los conozcan y denuncien al enemigo.

    13. Los espías sobrevivientes, finalmente, son los que traen de vuelta noticias del campamento enemigo.

    14. De ahí que sea aquello que ninguno en todo el ejército son relaciones más íntimas por mantener que con los espías. Ninguno debería ser recompensado más generosamente. En ningún otro negocio se debe preservar mayor secreto.

    15. Los espías no pueden emplearse de manera útil sin una cierta sagacidad intuitiva.

    16. No pueden ser manejados adecuadamente sin benevolencia y franqueza.

    17. Sin sutil ingenio mental, no se puede cerciorarse de la verdad de sus informes.

    18. ¡Sé sutil! ¡sé sutil! y usa a tus espías para todo tipo de negocios.

    19. Si una noticia secreta es divulgada por un espía antes de que llegue el momento, hay que matarlo junto con el hombre al que se le dijo el secreto.

    20. Ya sea que el objeto sea aplastar a un ejército, asaltar una ciudad, o asesinar a un individuo, siempre es necesario comenzar por averiguar los nombres de los asistentes, los ayudantes de campamento, y los guardianes de puertas y centinelas del general al mando. Nuestros espías deben ser comisionados para cerciorarlos.

    21. Los espías del enemigo que han venido a espiarnos deben ser buscados, tentados con sobornos, llevados y alojados cómodamente. Así se convertirán en espías convertidos y disponibles para nuestro servicio.

    22. Es a través de la información aportada por el espía convertido que podemos adquirir y emplear espías locales e internos.

    23. Es por su información, de nuevo, que podemos hacer que el espía condenado lleve noticias falsas al enemigo.

    24. Por último, es por su información que el espía sobreviviente puede ser utilizado en las ocasiones señaladas.

    25. El fin y objetivo del espionaje en todas sus cinco variedades es el conocimiento del enemigo; y este conocimiento sólo puede derivarse, en primera instancia, del espía convertido. De ahí que sea esencial que el espía convertido sea tratado con la mayor liberalidad.

    26. De antaño, el ascenso de la dinastía Yin se debió a I Chih que había servido bajo la Hsia. De igual manera, el ascenso de la dinastía Chou se debió a Lu Ya que había servido bajo el Yin.

    27. De ahí que sólo sea el gobernante iluminado y el sabio general quienes utilizarán la máxima inteligencia del ejército para fines de espionaje y con ello logren grandes resultados. Los espías son un elemento muy importante en el agua, porque de ellos depende la capacidad de movimiento de un ejército.


    This page titled 3.9: Sun Tzu. El arte de la guerra (siglo V a.C.) is shared under a Public Domain license and was authored, remixed, and/or curated by Heather Ringo & Athena Kashyap (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .