Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

4.3: Tipos de novelas

  • Page ID
    102429
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Tipos de novelas

    Sátira

    Una sátira es un dispositivo literario sutil y audaz. Puede ser una herramienta llamativa para señalar y plantear críticas contra la práctica política u otras actividades oficiales.

    La sátira puede ser como tal un arma fuerte para los opositores que quieran revelar prácticas defectuosas, tontas o inmorales por parte de las autoridades. También es una manera de destacar procedimientos comunes que de hecho son cuestionables o incluso tontos. Pero escribir una buena sátira requiere cierta habilidad y uno tendrá que dar un paso a la ligera para no sobreexponer el objeto y regalar el punto demasiado pronto. Una sátira bien escrita desnudará astutamente cierta práctica y la hará salir como la locura que realmente es.

    Para escribir una sátira hay que dar un paso atrás y crear cierta distancia al fenómeno en el que quieres enfocarte, y describirlo de manera objetiva e imparcial. La narrativa debe ser ambientada en un contexto creíble. Es decir, la sátira sólo funcionará cuando la historia o trama llegue como una presentación sin pretensiones, y se cuente con un estilo natural y sin esfuerzo sin dar conferencias ni exagerar. Una técnica relevante es dejar que el narrador sea un observador algo ingenuo, por ejemplo, un visitante de un país extranjero o cultura diferente, o alguien a quien se le da la oportunidad de describir un fenómeno a un público inquisitivo. La pista no es regalar la actitud crítica, sino solo dar una cuenta objetiva y dejar el resto al lector. También es importante que el tema sea familiar y reconocible para el lector.

    El efecto óptimo de una sátira llega cuando el lector, después de entretenerse con la presentación, poco a poco o finalmente recibe el mensaje. La buena sátira es un paralelo tan cercano al fenómeno de la vida real que tomará alguna reflexión para comprender su naturaleza satírica. La sátira no debe confundirse con ironía o parodia que pueden ser utilizadas para el mismo propósito crítico, sino que son enfoques bastante diferentes al objeto.

    Tierra con letrero amarillo publicado que dice “¡Precaución!!! Gente corriendo libre”

    Imagen de Pixabay

    Humor: Ironía vs Sátira

    Los escritores famosos suelen utilizar el humor en sus obras, y lo hacen de manera bastante deliberada. Por ejemplo, Charles Dickens a menudo optó por resaltar los lados cómicos de los personajes que quería criticar. Ridicar a ciertos personajes o instituciones es una manera hábil de manipular a los lectores. En general, es liberador reírse de las autoridades, y de esa manera el humor puede ser una técnica literaria efectiva. Tanto la ironía como la sátira son ampliamente utilizadas por los escritores para hacer un punto y llevar a los lectores a sacar sus propias conclusiones. Jonathan Swift, autor de Los viajes de Gulliver, fue un clásico maestro de la sátira y el humor. Tenía muchos amigos, pero su escritura ciertamente lo convirtió en algunos enemigos también. El objetivo último de una sátira es presentar cierto fenómeno de una manera que haga reír a los lectores pero al mismo tiempo responder al grave problema detrás del texto. Pero para los escritores hay un escollo aquí, porque el humor puede distorsionar el mensaje temático en un texto y mover el enfoque de los lectores y la comprensión intelectual del texto. Por lo que un escritor con un mensaje debe escoger su método cuidadosamente y muchas veces tendrá que tomar una decisión —porque ser divertido y serio al mismo tiempo no es fácil.

    Crimen

    Es un dato interesante que la literatura criminal nunca logró el debido respeto o aclamación por parte de los estudiosos y críticos literarios. Se considera un género sencillo y trivial sin mucho mérito literario. Una razón puede ser que el universo de una historia criminal tradicional se despliega dentro de un marco bastante predecible. Cuando recoges una historia de crimen, tú, hasta cierto punto, sabes lo que obtendrás. Ciertos elementos son ingredientes obligatorios del género; el número uno es evidente —tiene que haber un delito cometido. El número dos —debe haber un delincuente, y el número tres— debe haber alguien que vaya tras él.

    Cinta amarilla estilo precaución que dice “Cibercrimen”

    Imagen de Pixabay

    Ciencia Ficción

    La literatura de ciencia ficción gira en torno a la ciencia y la tecnología que aún no existe y puede que nunca existan. Pero para mantener la atención de la mayoría de los lectores, tiene que ser plausible; por lo tanto, la ciencia y la tecnología descritas se basan en los principios de la ciencia. Estas historias se establecen con mayor frecuencia en el futuro. A veces se trata de la vida en una Tierra cambiada, pero también suelen tratar con extraterrestres, vida en otros planetas, mundos paralelos o incluso viajes en el tiempo.

    La principal preocupación de muchos autores de ciencia ficción no son los propios desarrollos científicos y tecnológicos, sino cómo afectan a la humanidad. De hecho, algunas historias de ciencia ficción representan situaciones que surgen principalmente del cambio social o político resultante de estos desarrollos. Es decir, mucha ciencia ficción también puede verse como comentarios sobre temas sociales importantes.

    Fue el editor Hugo Gernsbach quien acuñó la expresión “ciencia ficción” en la década de 1920. No muy exitoso él mismo como autor, lanzó la primera revista de ciencia ficción en 1926, en la que publicó las obras de otros autores de ciencia ficción. Desde entonces, el género de ciencia ficción se ha vuelto cada vez más popular y se ha desarrollado en varios subgéneros. Estos subgéneros no están, sin embargo, rodeados de fronteras de género impermeables; la mayoría de las historias de ciencia ficción se cruzan a otros subgéneros —e incluso a otros géneros—.

    Los libros e historias del género de la ciencia ficción pueden enfocarse en la ciencia ficción dura (que gira en torno a la ciencia y la tecnología), mundos apocalípticos y posapocalípticos, sociedades distópicas, viajes en el tiempo y exploración espacial y primer contacto, entre otros temas.

    Literatura infantil

    La primera literatura inglesa destinada a niños apareció durante la época victoriana. Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll (1865) y Through the Looking Glass (1872) se han convertido en clásicos de la literatura de fantasía para niños. Los personajes que Alice encuentra en su aventura del inframundo se han vuelto inmortales, como el Conejo, el Sombrerero Loco y la Morsa, quien está detrás de la famosa cita, “Ha llegado el momento, dijo la Morsa, de hablar de muchas cosas”. Gran parte de la literatura producida para niños en su momento estaba destinada a ser educativa con un claro motivo cristiano moralista. A los niños se les veía como gente pequeña apta a una vida pecaminosa si no se les enseñaba las formas correctas. La educación moral puede ser buena, pero no es entretenida. Entonces, la literatura para niños tenía que ser más que eso. Hacia el cambio de siglo escritores como Oscar Wilde, Robert Louis Stevenson y Rudyard Kipling contribuyeron con libros para niños que todavía se leen y aprecian hoy en día. ¿Quién no ha leído o visto la versión cinematográfica animada de The Jungle Book de Kipling? La isla del tesoro de Stevenson y Secuestrados también han ganado sus posiciones como clásicos y se han adaptado con éxito al cine. Durante la primera mitad del siglo XX, la literatura infantil se consolidó poco a poco como un género literario genuino y plenamente reconocido; y ahora un célebre escritor de ficción tras otro se le ocurrió una literatura memorable y grandiosa para niños. Ejemplos incluyen la sustancial épica de J.R.R. Tolkien El Señor de los Anillos (1937-49), las maravillosas Crónicas de Narnia de C.S. Lewis (1950-56), Winnie the Pooh de A.A. Milne, el mundo mágico de Harry Potter creado por J.K. Rowling, y las historias populares de Roald Dahl y la sueca Astrid Lindgren. En la ficción actual se ve como signo de la versatilidad de un autor para poder escribir tanto para niños como para un público adulto.

    Ficción histórica

    La historia es un tema interesante y a la vez difícil. Los investigadores dedican su tiempo a estudiar material fuente, para luego sacar sus conclusiones después de haber presentado teorías y discutido con colegas. Nuestro conocimiento de la historia se basa en investigaciones extensas y colectivas de historiadores y arqueólogos. Por lo que un autor de ficción tiene que respetar lo que estos estudiosos han establecido como hechos históricos.

    Una forma para que el autor vaya es “rellenar” lo que la historia no nos dice, es decir, crear una historia sobre lo que “pudo haber sucedido”. Mientras el autor se mantenga alejado de hechos históricos establecidos esto podría funcionar, pero tan pronto como un personaje o un escenario pueda ser identificado como historia fáctica, no podrá manipularlo. Por ejemplo, cambiar el destino de Napoleón o Hitler, o introducir pistolas de mano en la Edad Media sería simplemente una falsificación, aunque se presente como ficción.

    Otro enfoque para los escritores de material histórico es utilizar un escenario fáctico y crear uno o más personajes que toman su lugar en una trama que se desarrolla en un contexto histórico. Esto le dará al autor un marco que será históricamente correcto mientras que su (s) personaje (s) es puramente ficticio; incluso pueden relacionarse y comunicarse con personajes históricos y fácticos. Esto lo ha hecho con éxito el escritor noruego Kjartan Fløgstad en Grense Jacobselv donde crea una trama sobre cómo los ex nazis se restablecieron tan suavemente como ciudadanos limpios y respetables después de la guerra. Otro excelente ejemplo de este enfoque es Los Miserables de Víctor Hugo, que es la historia de una insurrección fallida durante la Revolución Francesa.

    Leer historias ambientadas en la historia nos da un sentimiento de verdad y autenticidad. Tales libros (y películas) también pueden traer consigo una sensación de unificación con el pasado y un arraigo en nuestra identidad nacional. Es por ello que las novelas históricas fueron tan populares durante el Periodo Romántico. Historias sobre héroes nacionales, caballerosidad y valentía despertarían el sentimiento de orgullo nacional y el impulso de independencia. Buenos ejemplos son las obras históricas del dramaturgo alemán Friedrich Schiller y las historias del escocés Sir Walter Scott sobre Rob Roy e Ivanhoe.

    Mujer sosteniendo largo rojo capa tipo pieza de tela se encuentra sola en un anfiteatro de piedra

    Imagen de Pixabay

    Literatura Masiva o Ligera

    En uno de sus ensayos, el autor George Orwell planteó la cuestión de si la literatura “mala” todavía puede ser legible. El tema puede parecer descabellado e indicar una actitud bastante descarada hacia la literatura, pero ¿quién debería ser el juez de lo que es la literatura buena y mala, el erudito literario o el lector? Los críticos podrían clasificar los libros “malos” como escritura por debajo de la norma que no apela al intelecto. Probablemente afirmarían que el sabor y la popularidad no son lo mismo que la calidad. Pueden tener un punto, pero parece un poco pretencioso descartar la preferencia literaria de millones de lectores.

    Algunos de los subgéneros más populares de lo que es la lectura básica para las masas están disponibles en un quiosco o en el supermercado en lugar de en una librería. Y este tipo de literatura ha sido y sigue siendo disfrutada por millones que solo buscan el puro entretenimiento de una experiencia de lectura. Ejemplos de dicha literatura son la occidental, el romance hospitalario, la crónica familiar, la ciencia ficción y el crimen, entre otros.

    Ejercicio 4.3.1

    ¿Cómo categorizarías estos extractos, todos los cuales están tomados de novelas? Piensa en tus razones para sugerir una categoría en particular.

    Responder

    ¿Cómo te fue? El primer extracto es de una novela histórica (Dunnett, 1993, p. 11). Podemos adivinar que está ambientado en el pasado porque la descripción detallada de Edimburgo no suena como una ciudad moderna. Sabemos que es de una novela ya que, en el último párrafo del extracto, se nos permite compartir una pieza de información que se le ha dado a uno de los personajes: 'The King's Wark, Anselm Adorne había sido contado'. Anselmo Adorne sí existía —era comerciante y magistrado en Brujas en la segunda mitad del siglo XV— pero Edimburgo se describe como él lo ve, y esto sabemos que sólo puede ser una reconstrucción ficticia. Este es un buen ejemplo de lo que pueden hacer las novelas históricas: pueden recrear imaginativamente el pasado, poblándolo tanto con personajes que realmente existieron como con personajes que son completamente ficticios.

    El segundo extracto es de un romance popular (Mortimer, 1980, pp. 12-13). Esto lo sabemos, creo, por el énfasis en la ardiente sexualidad del personaje masculino y la admiradora respuesta del personaje femenino hacia él. Son estereotipos, colocados en una situación estereotipada, aunque quizás valga la pena señalar que la figura masculina tiene antecedentes literarios sólidos en la forma de Heathcliff y Mr. Rochester, de Wuthering Heights de Emily Brontë y Jane de Charlotte Brontë Eyre respectivamente.

    El tercer extracto es la ciencia ficción (mayo de 1982, p. 11). Esto podríamos deducir de la situación desconocida, el uso de palabras extrañas como 'superficies' y 'espacio normal' y el hecho de que la Nave es una nave espacial, rodeada de estrellas.

    Espero que pudieras clasificar estos extractos sin demasiada dificultad, porque pudiste dibujar en conceptos de diversos tipos de escritura ficticia, a partir de tus conocimientos y experiencia de lectura. Este es el tipo de clasificación que Dennis Walder resume en la página 9 de La novela realista, aunque también señala que estas clasificaciones no son fijas ni rígidas.

    Colaboradores y Atribuciones

    • Adaptado del curso Acercarse a la ficción en prosa de OpenLearn licenciado bajo CC-BY-NC-SA
    • Adaptado del Análisis Literario de autor de Jan-Louis Nagel (CC BY-SA) a excepción de Ciencia Ficción que fue de autor Karin Dwyer Løken, proporcionado NDLA, bajo la licencia: CC BY-NC-SA

    4.3: Tipos de novelas is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.