Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.3: Lectura de poesía

  • Page ID
    102327
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Lectura de Poesía

    una taza de té y algunas flores junto a un libro abierto de poesía

    Imagen de Pixabay

    Muriel Rukeyser dice en La vida de la poesía que para poder leer con éxito un poema, debemos darle a un poema “una respuesta total”. Esto significa darle toda nuestra atención, tomarla lentamente, leerla varias veces. Significa escuchar el poema abiertamente, sin juzgar, y sin proyectar sobre él nuestros propios significados asumidos, sino más bien como escribe Ruykeyser, llegando “a los significados emocionales en cada momento”. Según explica, “Esa es una razón de la alta concentración de la música, en la poesía”.

    Llegar a significados emocionales en cada momento significa ajustarse y reaccionar a la forma en que un poema toma forma con cada palabra, cada línea, cada oración, cada estrofa. Cada poema crea su propio universo a medida que se mueve de línea en línea. Es un universo que Ruykeyser describe como el “universo de la verdad emocional”. Entonces, ¿cómo se escucha exactamente con sus emociones?

    La lectura es una de las formas más íntimas de conexión que podemos tener con alguien. Tomamos sus palabras —su aliento— en nosotros mismos. Damos forma a las palabras con nuestro propio cuerpo y, también, les damos vida con nuestro propio aliento. Al leer poesía, respiramos lo que exhala un poeta. Compartimos aliento. Las palabras y sus significados se convierten en parte de nuestro cuerpo a medida que se mueven por nuestra mente, desencadenando sensaciones en nuestros cuerpos que conducen a pensamientos. Y a través de este proceso, tenemos experiencias que son nuevas y que nos cambian tanto como cualquier otra experiencia puede.

    La poesía es una forma de arte condensada que produce una experiencia en un lector a través de las palabras. Y aunque las palabras puedan aparecer visualmente como símbolos en la página, la experiencia que los poemas producen en nosotros es mucho más física y directa. Los elementos de la poesía permiten al poeta controlar muchos aspectos del lenguaje —tono, ritmo, ritmo, sonido— así como los efectos del lenguaje: imágenes, ideas, sensaciones. Estos elementos dan poder al poeta para dar forma a la experiencia física, emocional, intelectual y espiritual del lector del poema. Debido a que la forma y la función están tan estrechamente entrelazadas, es imposible parafrasear un poema. Cuando era licenciatura en SUNY Brockport, mi primer profesor de poesía Anthony Piccione solía decir: “Un poema es lo que hace un poema”. Es por ello que debemos leer poemas con plena concentración y enfoque más de una vez. Es por ello que debemos leerlos en voz alta. Es por ello que debemos estar atentos a cada aspecto del poema en ambos extremos: como escritor, y como lector.

    Los lectores llegan a la página con diferentes orígenes y una gama de experiencias diferentes con la poesía, pero es como leemos un poema lo que determina nuestra experiencia de la misma. Por “leer” no me refiero a entender o analizar, sino más bien, el proceso real de llegar al poema, ingerir sus líneas, y responder emocionalmente.

    Sé un buen oyente

    un conejo en un campo bajo un árbol sentado quieto con las orejas abiertas

    Imagen de Pixabay

    Estoy dispuesto a apostar que todos hemos escuchado a alguien descrito como “un buen oyente” en nuestras vidas. Bueno, ¿qué es lo que hace que alguien sea un buen oyente? Enumere las cualidades que asociamos con las buenas habilidades de escucha y comparte tus experiencias de personas que demuestran estas habilidades. En contraste, ¿qué hace que alguien sea un “mal oyente”? ¿Cómo podemos relacionar estos conceptos con la lectura de un poema?

    Ser un buen oyente requiere muchos de los mismos rasgos que ser un buen lector. Cuando escuchamos a alguien hablar, escuchamos sus emociones e ideas a través del significado y el tono, gestos corporales y palabras enfatizadas. Nosotros no juzgamos. No interrumpimos. Podemos tocar el brazo del orador para expresar cuidado. Ciertamente usamos expresiones y gestos faciales para que el orador sepa que estamos escuchando y entendiendo, que estamos avanzando emocionalmente junto a ellos con cada giro de la historia. Antes de ofrecer consejos, condolencias u otras reacciones, nosotros como oyentes tratamos de ver su perspectiva y sus complejidades de su lado. Sacamos nuestras identidades de la ecuación y colocamos sus preocupaciones en el centro de nuestra atención.

    Cada poema tiene un orador que busca la conexión con un oyente. Un poeta busca crear una experiencia emocional en el lector a través del proceso del poema, como si un amigo —o extraño— estuviera contando una historia intensa. A diferencia de una persona que habla, que puede usar todo el cuerpo para hacer gestos, la poesía sólo tiene una voz en la que confiar para hablar. Sin embargo, el poema busca hablarle a un lector como si tuviera un cuerpo. El poema usa ritmo, pausas, tensiones, inflexiones y diferentes velocidades para enganchar el cuerpo del oyente. Como lectores, es nuestro papel escuchar al hablante del poema y a em cuerpo las palabras que el hablante habla con nosotros mismos como si fuéramos nosotros los que hemos hablado. Nosotros como lectores nos identificamos con el hablante, con la voz del poema. Escuchamos con lo que John Keats llamó una “capacidad negativa”, lo que significa que somos capaces de borrar nuestra propia identidad y ego para imaginar lo que es enfrentarse a otro. Aunque Keats utilizó el término para aplicarse al lado de escritura de la poesía, también es útil considerar el concepto en términos del lado de lectura de la ecuación.

    Un gran error que cometen los lectores novatos de poesía es asumir que pueden obtener el significado de un poema leyéndolo solo una vez. Dado que un poema es lenguaje condensado, el significado se revela lentamente, desplegándose poco a poco después de múltiples lecturas.

    Al igual que los individuos, el orador de cada poema habla desde un lugar de perspectiva, un lugar que puede ser físico y/o psicológico. A medida que nosotros como lectores movemos palabra a palabra, línea a línea, debemos permitir que el universo del poema arraigue en nuestra imaginación como si fuera el único universo que existe. Cuando estamos abiertos a la música y significado de las palabras, el poema tiene el potencial de envolver todo nuestro ser y nuestro cuerpo.

    Nota

    La poeta Emily Dickinson expresa cómo puede saber si algo es poesía en una de sus cartas: “Si leo un libro [y] hace que todo mi cuerpo esté tan frío que ningún fuego pueda calentarme jamás, sé que es poesía. Si me siento físicamente como si me hubieran quitado la parte superior de la cabeza, sé que eso es poesía. Ésa es la única manera que conozco. ¿Hay alguna otra manera?”

    Un poema está estructurado de manera diferente a la prosa, ya que los poemas se estructuran principalmente alrededor de una línea en lugar de un párrafo (los poetas también pueden escribir poemas en prosa que usan párrafos). Lo que esto significa es que, como lector, haces una pausa breve después de leer una línea y pasar a la siguiente línea. A veces, los poetas pueden romper una frase a medio camino entre líneas. Esto se llama cesura y los poetas usan esto para enfatizar los significados de las palabras ya sea directamente antes del salto de línea o en la siguiente línea. Ver cómo se presenta visualmente un poema es tan importante como escucharlo leer, ya que los poetas contemporáneos podrían trabajar más con el espacio en blanco de la página para enfatizar el significado.

    Los poetas rompen líneas de un poema en estrofas, el equivalente de párrafos en prosa. A menudo, una estrofa tiene un significado distinto de otras estrofas. Entender por qué un poeta ha optado por agrupar líneas en estrofas es importante para determinar el significado del poema en general.

    Nota

    Un gran error que cometen los lectores novatos de poesía es asumir que pueden obtener el significado de un poema leyéndolo solo una vez. Dado que un poema es lenguaje condensado, el significado se revela lentamente, desplegándose poco a poco después de múltiples lecturas.

    Colaboradores y Atribuciones

    Adaptado de Naming the Unnameable: An Approach to Poetry for New Generations de Michelle Bonczek Evory, procedente de SUNY, CC-BY-NC-SA


    This page titled 6.3: Lectura de poesía is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Michelle Bonczek Evory (OpenSUNY) .