Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

7.16: Keats, John. Poemas seleccionados. (1819)

  • Page ID
    102292
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Oda a un ruiseñor

    Me duele el corazón, y un dolor adormecimiento somnoliento

    Mi sentido, como si de cicuta hubiera bebido,

    O vació algún opiáceo opaco a los desagües

    Un minuto después, y Lethe-wards se había hundido:

    'No es a través de la envidia de tu suerte feliz,

    Pero siendo demasiado feliz en tu felicidad,

    Que tú, Dríada de alas ligeras de los árboles

    En alguna trama melodiosa

    De verde beechen, y sombras innumerables,

    Cantante del verano a toda la garganta.

    ¡Oh, por un calado de vintage! que ha sido

    Enfriar una larga edad en la tierra profunda,

    Degustación de Flora y el verde del país,

    Danza, y canto provenzal, ¡y alegría quemada por el sol!

    O para un vaso lleno del cálido Sur,

    Lleno de lo verdadero, el hipocreno ruborizado,

    Con burbujas de cuentas guiñando un ojo en el borde,

    Y boca manchada de púrpura;

    Para que pueda beber, y dejar el mundo invisible,

    Y contigo se desvanece en el bosque oscuro:

    Se desvanecen lejos, se disuelven y se olvidan

    Lo que tú entre las hojas nunca has conocido,

    El cansancio, la fiebre y el traste

    Aquí, donde los hombres se sientan y se escuchan gemir unos a otros;

    Donde la parálisis sacude algunas, tristes, últimas canas,

    Donde la juventud se vuelve pálida y delgada como el espectro, y muere;

    Donde sino pensar es estar lleno de dolor

    Y las desesperaciones de ojos de plomo,

    Donde la Belleza no puede mantener sus ojos lustrosos,

    O nuevo amor pino en ellos más allá de mañana.

    ¡Lejos! ¡lejos! porque voy a volar a ti,

    No acarreado por Baco y sus padres,

    Pero en las alas sin vista de Poesy,

    Aunque el cerebro sordo perpleja y retarda:

    ¡Ya contigo! tierno es la noche,

    Y, sin embargo, la Reina-Luna está en su trono,

    Se agruparon por todas sus Fays estrelladas;

    Pero aquí no hay luz,

    Salva lo que del cielo es con la brisa soplada

    A través de verdurous brillos y sinuosas formas cubiertas de musgo.

    No puedo ver qué flores están a mis pies,

    Ni qué incienso suave cuelga de las ramas,

    Pero, en la oscuridad embalsamada, adivina cada dulce

    Con lo cual el mes de temporada dota

    La hierba, la matorral y el árbol frutal silvestres;

    Espino blanco, y la eglantina pastoral;

    Violetas que se desvanecen rápidamente se cubren en las hojas;

    Y el hijo mayor de mediados de mayo,

    La rosa almizclera que viene, llena de vino rocío,

    El murmurino refugio de las moscas en las vísperas de verano.

    Oscurecimiento escucho; y, por muchas veces

    He estado medio enamorada de la Muerte tranquila,

    Le llamaron nombres suaves en muchas rimas reflexionadas,

    Para tomar en el aire mi aliento tranquilo;

    Ahora más que nunca parece rico morir,

    Para cesar a la medianoche sin dolor,

    Mientras tú estás derramando tu alma en el extranjero

    ¡En tal éxtasis!

    Aún cantarías, y tengo oídos en vano...

    A tu alto réquiem conviértete en un sod.

    ¡No naciste para la muerte, pájaro inmortal!

    No hay generaciones hambrientas que te pisan;

    Se escuchó la voz que escucho esta noche que pasaba

    En la antigüedad por emperador y payaso:

    Quizás la misma canción que encontró un camino

    A través del triste corazón de Ruth, cuando, enferma de hogar,

    Ella se puso de pie llorando en medio del maíz alienígena;

    Lo mismo que a menudo tiene

    Casquillos mágicos Charm'd, que se abren en la espuma

    De mares peligrosos, en tierras de hadas desamparadas.

    ¡Desamparado! la misma palabra es como una campana

    ¡Para devolverme de ti a mi solo yo!

    ¡Adieu! la fantasía no puede engañar tan bien

    Como ella es fam que hacer, engañando a la elfa.

    ¡Adieu! ¡adieu! tu himno lastimoso se desvanece

    Pasado los prados cercanos, sobre el arroyo quieto,

    Por la ladera de la colina; y ahora está enterrado profundamente

    En los próximos valles claros:

    ¿Fue una visión, o un sueño despierto?

    Huido es esa música: —¿ Me despierto o duermo?

    Oda en una urna griega

    Tú todavía sin ravish novia de la quietud,

    Tú hijo adoptivo del silencio y del tiempo lento,

    Historiador Sylvan, que puede expresar así

    Un cuento florido más dulcemente que nuestra rima:

    Lo que la leyenda de la hoja-fring'd persigue sobre tu forma

    De deidades o mortales, o de ambos,

    ¿En Tempe o en los valles de Arcady?

    ¿Qué hombres o dioses son estos? ¿Qué doncellas loth?

    ¿Qué persecución loca? ¿Qué lucha por escapar?

    ¿Qué pipas y timbreles? ¿Qué éxtasis salvaje?

    Las melodías escuchadas son dulces, pero esas inauditas

    Son más dulces; por lo tanto, ¡pipas blandas, jueguen!

    No al oído sensual, pero, más enquerido'd,

    Pipa a las cancioncillas del espíritu de ningún tono:

    Justa juventud, debajo de los árboles, no puedes irte

    Tu canto, ni jamás podrán desnudarse esos árboles;

    Atrevido Amante, nunca, nunca puedes besar,

    Aunque ganar cerca de la meta todavía, no te aflijas;

    Ella no puede desvanecerse, aunque no tengas tu bienaventuranza,

    ¡Para siempre amarás, y ella será justa!

    ¡Ah, felices, felices ramitas! que no puede arrojar

    Tus hojas, ni jamás despedir a la Primavera;

    Y, feliz melodista, sin cansancio,

    Para siempre canciones de tubería para siempre nuevo;

    ¡Más amor feliz! más feliz, feliz amor!

    Para siempre cálido y todavía para ser disfrutar'd,

    Para siempre jadeando, y para siempre joven;

    Todo respirando pasión humana muy por encima,

    Eso deja un corazón muy triste y cloy'd,

    Una frente ardiente y una lengua reseca.

    ¿Quiénes son estos que vienen al sacrificio?

    A qué altar verde, ¡Oh, misterioso sacerdote!

    Lead'st tú esa novilla que baja en los cielos,

    Y todos sus flancos sedosos con guirnaldas drest?

    Qué pequeño pueblo por río o orilla del mar,

    O construido en la montaña con ciudadela pacífica,

    ¿Se vacía de esta gente, esta piadosa mañana?

    Y, pequeño pueblo, tus calles para siempre

    Será silencio; y no un alma para contar

    Por qué estás desolado, ¿puedes volver e'er?

    O Forma de ático! ¡Actitud justa! con brede

    De hombres de mármol y doncellas sobreforjadas,

    Con ramas de bosque y la maleza pisada;

    Tú, forma silenciosa, nos burlas del pensamiento

    Como la eternidad: ¡Pastoral Fría!

    Cuando la vejez se desperdicie esta generación,

    Permanecerás, en medio de otra aflicción

    Que el nuestro, amigo del hombre, a quien le dices,

    “La belleza es verdad, verdad belleza, —eso es todo

    Sabéis en la tierra, y todo lo que necesitáis saber”.

    Hasta el otoño

    Temporada de nieblas y fecundidad suave,

    Pecho cercano amigo del sol madurando;

    Conspirando con él cómo cargar y bendecir

    Con fruto corren las vides que alrededor de las vísperas de paja;

    Para doblar con manzanas los árboles de cabaña musgos,

    Y llenar toda la fruta con madurez hasta el núcleo;

    Para hinchar la calabaza, y rellenar las conchas de avellana

    Con un grano dulce; para establecer la brotación más,

    Y aún más, más tarde flores para las abejas,

    Hasta que piensen que los días cálidos nunca cesarán,

    Para el verano tiene o'er-brimm'd sus celdas húmedas.

    ¿Quién no te ha visto a menudo en medio de tu tienda?

    A veces quien busca en el extranjero puede encontrar

    Te sentado descuidado en el suelo de un granero,

    Tu cabello suave levantado por el viento ventoso;

    O en un surco de medio cosechar sonido dormido,

    Se ahoga con el humo de las amapolas, mientras que tu gancho

    Ahorra la siguiente hilera y todas sus flores entrelazadas:

    Y a veces como un espigador te guardas

    Fija tu cabeza cargada a través de un arroyo;

    O por un cider-press, con mirada paciente,

    Tú vigilas los últimos oozings horas por horas.

    ¿Dónde están los cantos de la primavera? Ay, ¿dónde están?

    No pienses en ellos, tú también tienes tu música, —

    Mientras las nubes barradas florecen el día de la muerte suave,

    Y tocar las llanuras de rastrojo con tonalidad rosada;

    Luego en un coro lamentable los pequeños jejenes lloran

    Entre los sallows de río, llevado en alto

    O hundirse mientras el viento ligero vive o muere;

    Y los corderos adultos gritan fuerte de bourn montañoso;

    Los grillos de cobertura cantan; y ahora con agudos suaves

    El pecho rojo silba de un huerto;

    Y recogiendo golondrinas twitter en los cielos.


    This page titled 7.16: Keats, John. Poemas seleccionados. (1819) is shared under a CC BY-NC license and was authored, remixed, and/or curated by Heather Ringo & Athena Kashyap (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .