Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

12.7: Ensayo como argumento

  • Page ID
    102340
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Argumento

    ¿Qué es un argumento y por qué necesitas uno en tus ensayos sobre análisis literario?

    Los argumentos están en todas partes

    Quizás te sorprenda escuchar que la palabra “argumento” no tiene que escribirse en ninguna parte de tu tarea para que sea una parte importante de tu tarea. De hecho, hacer un argumento —expresar un punto de vista sobre un tema y apoyarlo con evidencia— suele ser el objetivo de la escritura académica. Tus instructores pueden suponer que tú lo sabes y por lo tanto puede que no expliquen la importancia de los argumentos en clase.

    La mayor parte del material que aprendes en la universidad es o ha sido debatido por alguien, en algún lugar, en algún momento. Incluso cuando el material que lees u oyes se presenta como un simple hecho, en realidad puede ser la interpretación de una persona de un conjunto de información. Los instructores pueden llamarlo a examinar esa interpretación y defenderla, refutarla u ofrecer alguna nueva visión propia. Al escribir tareas, casi siempre necesitarás hacer algo más que resumir la información que hayas recopilado o regurgitar hechos que han sido discutidos en clase. Deberá desarrollar un punto de vista o interpretación de ese material y proporcionar evidencia de su posición.

    Considera un ejemplo. Durante casi 2000 años, las personas educadas en muchas culturas occidentales creyeron que el derramamiento de sangre, que deliberadamente provocó que una persona enferma perdiera sangre, era el tratamiento más efectivo para una variedad de enfermedades. La afirmación de que el derramamiento de sangre es beneficioso para la salud humana no fue ampliamente cuestionada hasta el siglo XIX, y algunos médicos continuaron recomendando el derramamiento de sangre tan tarde como la década de 1920. Las prácticas médicas ahora han cambiado porque algunas personas comenzaron a dudar de la efectividad del derramamiento de sangre; estas personas argumentaron en contra de ello y proporcionaron pruebas convincentes. El conocimiento humano surge de tales diferencias de opinión, y académicos como tus instructores pasan sus vidas entablados en debates sobre qué afirmaciones pueden ser contadas como precisas en sus campos. En sus cursos, quieren que te involucres en tipos similares de pensamiento crítico y debate.

    Escribir sobre textos literarios no es diferente. Tomas una postura y haces un argumento en tu ensayo con el apoyo necesario para respaldar tus puntos.

    La argumentación no es solo lo que hacen tus instructores. Todos usamos la argumentación a diario, y probablemente ya tengas alguna habilidad para elaborar una discusión. Cuanto más mejore sus habilidades en esta área, mejor será para pensar críticamente, razonando, tomando decisiones y sopesando pruebas. Estas son habilidades de liderazgo que perfeccionan la mente y son habilidades muy buscadas, independientemente del campo que elijas ingresar.

    Hacer una reclamación

    ¿Qué es un argumento? En la escritura académica, un argumento suele ser una idea principal, a menudo llamada “reclamo” o “declaración de tesis”, respaldada con evidencia que sustenta la idea. En la mayoría de los trabajos universitarios, necesitará hacer algún tipo de reclamo y usar evidencia para respaldarlo, y su capacidad para hacerlo bien separará sus trabajos de los de los estudiantes que ven las tareas como meras acumulaciones de hechos y detalles. Es decir, se acabaron los días felices de que se le diera un “tema” sobre el que se puede escribir cualquier cosa. Es momento de poner en juego una posición y demostrar por qué es una buena posición para que una persona pensante la mantenga. Consulte nuestro folleto sobre declaraciones de tesis.

    Las afirmaciones pueden ser tan simples como, “Los protones están cargados positivamente y los electrones están cargados negativamente”, con pruebas como, “En este experimento, los protones y los electrones actuaron de tal y tal manera”. Las afirmaciones también pueden ser tan complejas como “El fin del sistema sudafricano de apartheid era inevitable”, utilizando razonamientos y pruebas como, “Toda revolución exitosa en la era moderna se ha producido después de que el gobierno en el poder haya dado y luego eliminado pequeñas concesiones al grupo levantador”. En cualquier caso, el resto de su trabajo detallará el razonamiento y las pruebas que le han llevado a creer que su posición es la mejor.

    Al comenzar a escribir un artículo, pregúntate: “¿Cuál es mi punto?” Por ejemplo, el objetivo de este folleto es ayudarte a convertirte en un mejor escritor, y estamos argumentando que un paso importante en el proceso de escribir argumentos efectivos es entender el concepto de argumentación. Si tus papeles no tienen un punto principal, no pueden estar argumentando por nada. Preguntarse cuál es su punto puede ayudar a evitar un mero “volcado de información”. Considera esto: tus instructores probablemente sepan mucho más que tú sobre tu tema. ¿Por qué, entonces, querrías proporcionarles material que ya conocen? Los instructores suelen buscar dos cosas:

    1. Prueba de que entiendes el material
    2. Una demostración de su capacidad para usar o aplicar materiales de maneras que van más allá de lo que ha leído o escuchado

    Esta segunda parte se puede hacer de muchas maneras: puedes criticar el material, aplicarlo a otra cosa, o incluso simplemente explicarlo de una manera diferente. Para tener éxito en este segundo paso, sin embargo, debes tener un punto particular que argumentar.

    Los argumentos en la escritura académica suelen ser complejos y tardan en desarrollarse. Su argumento tendrá que ser más que una declaración simple u obvia, como “Frank Lloyd Wright fue un gran arquitecto”. Tal afirmación podría capturar tus impresiones iniciales de Wright ya que lo has estudiado en clase; sin embargo, necesitas mirar más profundo y expresar específicamente qué causó esa “grandeza”. Su instructor probablemente esperará algo más complicado, como “La arquitectura de Frank Lloyd Wright combina elementos del modernismo europeo, la forma estética asiática y los materiales encontrados localmente para crear un nuevo estilo único”, o “Hay muchas similitudes fuertes entre los diseños de edificios de Wright y esos de su madre, lo que sugiere que pudo haber tomado prestadas algunas de sus ideas”. Para desarrollar tu argumento, entonces definirías tus términos y probarías tu afirmación con pruebas de los dibujos y edificios de Wright y los de los otros arquitectos que mencionas.

    Evidencia

    No dejes de tener un punto. Tienes que respaldar tu punto con pruebas. La fuerza de tu evidencia, y tu uso de ella, puede hacer o deshacer tu argumento. Consulte nuestro folleto sobre pruebas. Ya tienes la inclinación natural por este tipo de pensamiento, si no en un ámbito académico. Piensa en cómo convenciste a tus padres para que te dejaran prestado el auto familiar. ¿Les presentaste muchas instancias de tu confiabilidad pasada? ¿Los hiciste sentir culpables porque los padres de tus amigos los dejaron conducir? ¿Te quejaste hasta que solo querían que te callaras? ¿Buscó estadísticas sobre la conducción de adolescentes y las usó para mostrar cómo no encajaba en el perfil de conductor peligroso? Se trata de todo tipo de argumentación, y existen en la academia en formas similares.

    Cada campo tiene requisitos ligeramente diferentes para evidencia aceptable, así que familiarícese con algunos argumentos dentro de ese campo en lugar de simplemente aplicar cualquier evidencia que más le guste. Presta atención a tus libros de texto y a las conferencias de tu instructor. ¿Qué tipos de argumentos y pruebas están utilizando? El tipo de evidencia que mueve a un instructor de inglés puede no funcionar para convencer a un instructor de sociología. Entérate lo que cuenta como prueba de que algo es cierto en ese campo. ¿Es estadística, un desarrollo lógico de puntos, algo del objeto que se discute (obra de arte, texto, cultura o átomo), la forma en que funciona algo, o alguna combinación de más de una de estas cosas?

    Sea consistente con sus pruebas. A diferencia de negociar por el uso del auto de tus padres, un periódico universitario no es el lugar para un bombardeo total de todo tipo de argumento. A menudo puede usar más de un tipo de evidencia dentro de un artículo, pero asegúrese de que dentro de cada sección, esté proporcionando al lector evidencia apropiada para cada reclamo. Entonces, si comienzas un párrafo o sección con una declaración como, “Acercar la zona de asientos de los estudiantes a la cancha de básquetbol elevará el rendimiento de los jugadores”, no sigas con tus pruebas sobre cuánto más dinero podría recaudar la universidad al dejar que más estudiantes asistan a juegos gratis. La información sobre cómo el apoyo de los fans eleva la moral de los jugadores, lo que luego resulta en una mejor jugada, sería un mejor seguimiento. Tu siguiente sección podría ofrecer razones claras por las que los estudiantes universitarios tienen tanto o más derecho a asistir a un evento de pregrado como un alumno adinerado, pero esta información no iría en la misma sección que las cosas de apoyo a los fanáticos. No se puede convencer a una persona confundida, así que mantén las cosas ordenadas y ordenadas.

    Contraargumento

    Una forma de fortalecer tu argumento y demostrar que tienes una comprensión profunda del tema que estás discutiendo es anticipar y abordar los contraargumentos u objeciones. Al considerar lo que alguien que no está de acuerdo con tu posición podría tener que decir sobre tu argumento, demuestras que has pensado bien las cosas y te deshaces de algunas de las razones que tu audiencia podría tener para no aceptar tu argumento. Recordemos nuestra discusión sobre los asientos de los estudiantes en el Dean Dome. Para hacer posible el argumento más efectivo, debes considerar no solo lo que dirían los estudiantes sobre los asientos sino también lo que podrían decir los ex alumnos que han pagado mucho para obtener buenos asientos.

    Puedes generar contraargumentos preguntándote cómo alguien que no está de acuerdo contigo podría responder a cada uno de los puntos que has hecho o a tu posición en su conjunto. Si no puedes imaginar de inmediato otra posición, aquí tienes algunas estrategias para probar:

    • Investigar un poco. Te puede parecer que nadie podría estar en desacuerdo con la posición que estás discutiendo, pero probablemente alguien tenga. Por ejemplo, algunas personas argumentan que la Guerra Civil Americana nunca terminó. Si está haciendo un argumento sobre, por ejemplo, los resultados de la Guerra Civil, tal vez desee ver lo que algunas de estas personas tienen que decir.
    • Habla con un amigo o con tu profesor. Otra persona puede imaginarse contraargumentos que no se te han ocurrido.
    • Considera tu conclusión o reclamo y las premisas de tu argumento e imagina a alguien que niega cada una de ellas. Por ejemplo, si argumentaste, “Los gatos hacen las mejores mascotas. Esto se debe a que son limpios e independientes”, podrías imaginar a alguien diciendo: “Los gatos no hacen las mejores mascotas. Están sucios y necesitados”.

    Una vez que hayas pensado algunos contraargumentos, considera cómo responderás a ellos, ¿reconocerás que tu oponente tiene un punto pero explica por qué tu audiencia debería aceptar tu argumento? ¿Rechazarás el contraargumento y explicarás por qué se equivoca? De cualquier manera, querrás dejar a tu lector con la sensación de que tu argumento es más fuerte que los argumentos opuestos.

    Cuando estés resumiendo argumentos opuestos, sé caritativo. Presentar cada argumento de manera justa y objetiva, en lugar de intentar que se vea tonto. Quieres demostrar que has considerado los muchos lados del tema. Si simplemente atacas o caricaturas a tu oponente (también conocido como presentar a un “hombre de paja”), sugieres que tu argumento sólo es capaz de derrotar a un adversario extremadamente débil, lo que puede socavar tu argumento en lugar de potenciarlo.

    Por lo general, es mejor considerar uno o dos contraargumentos serios con cierta profundidad, en lugar de dar una lista larga pero superficial de muchos contraargumentos y respuestas diferentes.

    Asegúrese de que su respuesta sea consistente con su argumento original. Si considerar un contraargumento cambia tu posición, tendrás que volver atrás y revisar tu argumento original en consecuencia.

    Audiencia

    La audiencia es una consideración muy importante en el argumento. Echa un vistazo a nuestro folleto sobre audiencia. Toda una vida de trato con los miembros de tu familia te ha ayudado a determinar qué argumentos funcionan mejor para persuadir a cada uno de ellos. A lo mejor lloriquear funciona con uno de los padres, pero el otro solo aceptará estadísticas frías y duras. Tu hermanito puede escuchar sólo el sonido del dinero en la palma de su mano. Por lo general, es prudente pensar en tu audiencia en un entorno académico como alguien que es perfectamente inteligente pero que no necesariamente está de acuerdo contigo. No solo estás expresando tu opinión en un argumento (“Es cierto porque lo dije”), y en la mayoría de los casos, tu audiencia sabrá algo sobre el tema que nos ocupa, así que necesitarás pruebas sólidas. Al mismo tiempo, no pienses en tu audiencia como capaz de leer tu mente. Tienes que salir y exponer claramente tanto tu reclamo como tus pruebas. No asuma que debido a que el instructor conoce el material, él o ella entiende qué parte del mismo estás usando, qué piensas al respecto y por qué has tomado la posición que has elegido.

    Lectura crítica

    La lectura crítica es una gran parte del argumento de comprensión. Si bien parte del material que lees será muy persuasivo, no caigas bajo el hechizo de la palabra impresa como autoridad. Muy pocos de tus instructores piensan en los textos que asignan como última palabra sobre el tema. Recuerda que el autor de cada texto tiene una agenda, algo que él o ella quiere que creas. Esto está bien —todo está escrito desde la perspectiva de alguien— pero es bueno tener en cuenta. Para obtener más información sobre objetividad y sesgo y sobre la lectura cuidadosa de las fuentes, lea nuestros folletos sobre evaluación de fuentes impresas y lectura para escribir.

    Toma notas ya sea en los márgenes de tu fuente (si estás usando una fotocopia o tu propio libro) o en una hoja separada mientras lees. ¡Guárdate ese resaltador! Simplemente resaltar un texto es bueno para memorizar las ideas principales de ese texto, no fomenta la lectura crítica. Parte de tu objetivo como lector debe ser poner las ideas del autor en tus propias palabras. Entonces puedes dejar de pensar en estas ideas como hechos y empezar a pensarlas como argumentos.

    Cuando leas, hazte preguntas como: “¿Qué intenta probar el autor?” y, “¿Con qué está asumiendo el autor que voy a estar de acuerdo?” ¿Estás de acuerdo con el autor? ¿La autora defiende adecuadamente su argumento? ¿Qué tipo de prueba usa? ¿Hay algo que ella deje fuera que tú pondrías? ¿Ponerlo en le duele su argumento? A medida que te acostumbras a leer críticamente, comenzarás a ver las agendas a veces ocultas de otros escritores, y podrás usar esta habilidad para mejorar tu propia capacidad para elaborar argumentos efectivos.

    Trabajos consultados

    Consultamos estos trabajos mientras escribíamos este folleto. Esta no es una lista completa de recursos sobre el tema del folleto, y te animamos a que hagas tu propia investigación para encontrar las últimas publicaciones sobre este tema. Por favor, no utilice esta lista como modelo para el formato de su propia lista de referencias, ya que puede que no coincida con el estilo de cita que está utilizando. Para obtener orientación sobre el formato de citas, consulte el tutorial de citas de bibliotecas UNC. Revisamos estos consejos periódicamente y damos la bienvenida a los comentarios.

    Anson, Chris M. y Robert A. Schwegler. El Manual Longman para Escritores y Lectores. 6ª ed. Nueva York: Longman, 2010.

    Booth, Wayne C., Gregory G. Colomb, Joseph M. Williams, Joseph Bizup y William T. FitzGerald. El oficio de la investigación. 4ª ed. Chicago: Prensa de la Universidad de Chicago, 2016.

    Ede, Lisa. Trabajo en Progreso. Nueva York: St. Martin's Press, 1989.

    Gage, John T. La forma de la razón: la escritura argumentativa en la universidad. 4ª ed. Nueva York: Longman, 2005.

    Lunsford, Andrea y John Ruszkiewicz. Todo es un argumento. 7ª ed. Boston: Bedford/St. Martin's, 2016.

    Rosen, Leonard J., y Laurence Behrens. El manual de Allyn & Bacon. 5ª ed. Nueva York: Longman, 2003.


    Licencia Creative CommonsEsta obra está bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinDerivadas 4.0.
    Puedes reproducirlo para uso no comercial si utilizas el folleto completo y atribuyes la fuente: The Writing Center, Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill


    This page titled 12.7: Ensayo como argumento is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Heather Ringo & Athena Kashyap (ASCCC Open Educational Resources Initiative) .