Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

5.7: T. S. Eliot (1888 - 1965)

  • Page ID
    101005
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Screen Shot 2019-10-24 en 2.02.34 AM.png

    Thomas Stearns Eliot nació en St. Louis, Missouri. El padre de Eliot, Henry Eliot, fue un exitoso empresario, mientras que su madre, Charlotte Stearns, escribió poesía y estuvo involucrada en la escena cultural de San Luis. Eliot vivió en San Luis hasta 1906, cuando se matriculó en la Universidad de Harvard donde estudió hasta 1910. Posteriormente ese año, Eliot se fue a estudiar en la Sorbona de París durante un año, antes de regresar a Harvard para comenzar a trabajar en un doctorado. En 1914, Eliot dejó los Estados Unidos y aceptó una beca en la Universidad de Oxford, donde permaneció un año. A pesar de que no terminó sus estudios en Oxford, Eliot permaneció en Inglaterra, completando su tesis para la Universidad de Harvard, ya que la Primera Guerra Mundial impidió que Eliot regresara a Estados Unidos, en cambio Eliot se quedó en Londres, renunciando posteriormente a su ciudadanía estadounidense a favor de la ciudadanía británica (1927). A pesar de ser un escritor exitoso, Eliot también trabajó para ganarse la vida, primero como maestro, luego como banquero, antes de aceptar un puesto en Faber y Faber Publishing House. Eliot se convertiría en un creador de tendencias de la época modernista, descubriendo y publicando muchos escritores modernistas y eventualmente sirviendo como director de Faber y Faber. A pesar de que Eliot nunca regresó a Estados Unidos, regresó con bastante frecuencia para visitar así como para dar conferencias y lecturas.

    Eliot comenzó a escribir poesía en la universidad, pero fue después de que se mudó a Inglaterra (1914) que comenzó a escribir en serio. Una vez que comenzó a publicar, la reputación de Eliot creció hasta convertirse en una de las figuras centrales del movimiento modernista. Su ensayo, “La tradición y el talento individual”, ofreció un enfoque muy influyente para la lectura e interpretación de la literatura. No obstante, el poema de Eliot, The Waste Land (1922), fue posiblemente la obra más famosa de la época modernista, una que se considera una obra maestra y elevó significativamente el perfil de Eliot. Escrito con orientación editorial del también poeta modernista Ezra Pound, The Waste Land buscó expresar la desilusión de la era modernista post WWI. Se trata de un poema que muchos otros escritores modernistas utilizaron en su propia escritura. A lo largo de su carrera, Eliot produjo varias obras importantes que abarcan múltiples géneros, entre ellos sus poemas, “La canción de amor de J. Alfred Prufrock”, The Waste Land, “The Hollow Men”, “El miércoles de ceniza” y Los cuatro cuartetos, así como el famoso ensayo, “La tradición y el talento individual” y la obra, Asesinato en la Catedral (1935). Los temas comunes en su obra incluyen el aislamiento, las inseguridades religiosas y la frustración.

    El poema de Eliot, “La canción de amor de J. Alfred Prufrock”, que comienza con un epígrafe del Inferno de Dante, es innovador en su forma porque está formateado como un monólogo dramático sin una audiencia claramente identificada. Rápidamente se hace evidente para el lector que este poema desafía las convenciones de una carta de amor tradicional; más bien, se lee como un confesionario, con Prufrock confesando sus sentimientos al lector. El lector está al tanto de las propias inseguridades y dudas de Prufrock que no pueden ser atendidas por Dios/religión, su miedo al rechazo, y su miedo a morir solo.

    5.8.1 “La canción de amor de J. Alfred Prufrock”

    S'io credesse che mia risposta fosse
    A persona che mai tornasse al mondo,
    Questa fiamma staria senza piu scosse.
    Ma percioche giammai di questo fondo
    Non torno vivo alcun, s'i'odo il vero,
    Senza tema d'infamia ti rispondo.

    Vamos entonces, tú y yo,
    Cuando la tarde se extiende contra el cielo
    Como un paciente eterizado sobre una mesa;
    vayamos, por ciertas calles medio desiertas,
    Los murmullos retiros De noches inquietas en hoteles baratos
    de una noche
    Y restaurantes de aserrín con conchas de ostras:
    Calles que siguen como un tedioso argumento
    De insidiosa intención
    Para llevarte a una pregunta abrumadora.

    Oh, no preguntes: “¿Qué es?”
    Déjanos ir y hacer nuestra visita.

    En la habitación las mujeres van y vienen
    Hablando de Miguel Ángel.

    La niebla amarilla que frota su espalda sobre los cristales de las ventanas,
    El humo amarillo que frota su hocico en los cristales de las ventanas,
    Lamió su lengua en las esquinas de la tarde, Se
    demoró sobre las pozas que se encuentran en los desagües,
    Dejó caer sobre su espalda el hollín que cae de chimeneas, Se
    deslizó por la terraza, dio un salto repentino,
    Y al ver que era una suave noche de octubre, Se
    acurrucó una vez por la casa, y se quedó dormido.

    Y efectivamente habrá tiempo
    Para el humo amarillo que se desliza por la calle,
    Frotándose la espalda sobre los cristales de las ventanas;
    Habrá tiempo, habrá tiempo
    Para preparar un rostro para encontrarse con los rostros que conozcas;
    Habrá tiempo de asesinar y crear,
    Y tiempo para todas las obras y días de manos
    Que levantan y dejan caer una pregunta en tu plato;
    Tiempo para ti y tiempo para mí,
    Y tiempo aún para cien indecisiones,
    Y para cien visiones y revisiones,
    Antes la toma de un brindis y té.

    En la habitación las mujeres van y vienen Hablando de Miguel Ángel.

    Y de hecho habrá tiempo
    Para preguntarse: “¿Me atrevo?” y, “¿Me atrevo?”
    Tiempo de dar la vuelta y bajar la escalera,
    Con una calva en medio de mi cabello
    (Dirán: “¡Cómo le va adelgazando el pelo!”)
    Mi abrigo matutino, mi cuello montado firmemente a la barbilla,
    Mi corbata rica y modesta, pero aseverada por un simple alfiler
    (Dirán: “¡Pero cómo son delgados sus brazos y piernas!”)
    ¿Me atrevo a
    molestar al universo?
    En un minuto hay tiempo
    Para decisiones y revisiones que un minuto revertirá.

    Porque ya los conozco a todos, los conozco a todos:
    Haber conocido las tardes, mañanas, tardes,
    he medido mi vida con cucharas de café;
    conozco las voces muriendo con una caída moribunda
    Debajo de la música de una habitación más lejana.
    Entonces, ¿cómo debo presumir?

    Y ya he conocido los ojos, los conozco todos
    Los ojos que te fijan en una frase formulada,
    Y cuando estoy formulado, extendiéndome en un alfiler,
    Cuando estoy clavado y retorciéndome en la pared,
    Entonces como debo
    empezar A escupir todo el trasero- fin de mis días y formas?
    ¿Y cómo debo presumir?

    Y ya he conocido los brazos, los conozco a todos
    Brazos que están pulserados y blancos y desnudos
    (¡Pero a la luz de la lámpara, caídos de pelo castaño claro!)
    ¿Es perfume de un vestido que me hace tan divagante?
    Brazos que se encuentran a lo largo de una mesa, o envuelven alrededor de un chal.
    ¿Y entonces debo presumir? ¿Y cómo debo comenzar?

    Debo decir, he ido al anochecer por calles estrechas
    Y vi el humo que se levanta de las pipas
    ¿De hombres solitarios con mangas de camisa, inclinados por las ventanas? ..

    Debí haber sido un par de garras andrajosas que se
    escabullen por los pisos de mares silenciosos.

    Y la tarde, la noche, ¡duerme tan tranquilamente!
    Alisado por dedos largos,
    Dormido... cansado... o malingers,
    Estirado en el suelo, aquí a tu lado y a mí.
    ¿Debo, después del té y pasteles y helados,

    ¿Tienes la fuerza para forzar el momento a su crisis?
    Pero aunque he llorado y ayunado, llorado y orado,
    Aunque he visto mi cabeza (un poco calva) traída en bandeja, no
    soy profeta y aquí no hay gran cosa;
    he visto parpadear el momento de mi grandeza,
    Y he visto el lacayo eterno sostiene mi abrigo, y se
    ríe, Y en fin, tenía miedo.

    Y habría valido la pena, después de todo,
    Después de las tazas, la mermelada, el té,
    Entre la porcelana, entre algunas charlas de ti y de mí,
    Hubiera valido la pena,
    Haber mordido el asunto con una sonrisa,
    Haber exprimido el universo en una bola
    Para rodar hacia alguna pregunta abrumadora,
    Decir: “Yo soy Lázaro, ven de entre los muertos,
    Vuelve a contártelo todo, te lo diré a todos”
    Si uno, acomodando una almohada por su cabeza Debería decir:
    “Eso no es lo que quise decir en todos; eso no es, en absoluto”.

    Y habría valido la pena, después de todo,
    Hubiera valido la pena,
    Después de los atardeceres y los patios de puertas y las calles rociadas,
    Después de las novelas, después de las tazas de té, después de las faldas que se arrastran por el piso
    Y esto, y mucho más?
    ¡Es imposible decir exactamente a lo que me refiero!
    Pero como si una linterna mágica
    arrojara los nervios en patrones en una pantalla: Hubiera valido la pena
    si uno, acomodando una almohada o arrojándose un chal,
    Y volviéndose hacia la ventana, debería decir:
    “Eso no es para nada,
    Eso no es lo que quise decir, en absoluto”.

    ¡No! Yo no soy el príncipe Hamlet, ni estaba destinado a serlo;
    Soy un señor asistente, uno que va
    a hacer Para hinchar un progreso, iniciar una escena o dos,
    Aconsejar al príncipe; sin duda, una herramienta fácil, Deferencial, contento de ser de utilidad,
    Político, cauteloso, y meticuloso;
    Llena de frase alta, pero un poco obtusa;
    A veces, efectivamente, casi ridículo Casi, a veces, el tonto.

    Yo envejece.. Yo envejece..
    Me pondré los fondos de mis pantalones enrollados.

    ¿Me separaré el pelo por detrás? ¿Me atrevo a comer un durazno?
    Me pondré pantalón blanco de franela, y caminaré por la playa.
    He escuchado cantar a las sirenas, cada una a cada una.
    No creo que me van a cantar.

    Los he visto cabalgando hacia el mar sobre las olas
    Peinando el pelo blanco de las olas voladas hacia atrás
    Cuando el viento sopla el agua blanca y negra.
    Nos hemos demorado en las cámaras del mar
    Por niñas de mar envueltas con algas rojas y marrones
    Hasta que las voces humanas nos despierten, y nos ahogamos.

    5.8.2 Preguntas de lectura y revisión

    1. El poema se titula “La canción de amor de J. Alfred Prufrock”. ¿En qué se diferencia este poema de lo que solemos considerar los temas típicos de una canción de amor? ¿Hay alguna similitud con una canción de amor?
    2. La famosa línea de Eliot, “Do I Dare Disturb the Universe”, ha sido vista como la línea central de este poema. ¿A qué se refiere Prufrock en esta línea? ¿Cómo podría perturbar el universo?

    This page titled 5.7: T. S. Eliot (1888 - 1965) is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Berke, Bleil, & Cofer (University of North Georgia Press) .