Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.6: Posmodernismo

  • Page ID
    101099
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    El posmodernismo es difícil de definir. Don DeLillo es reconocido como uno de los principales novelistas posmodernistas de Estados Unidos, sin embargo rechaza el término por completo. “Si tuviera que clasificarme”, explica en una entrevista de 2010 en el San Luis Beacon, “estaría en la larga fila de modernistas, desde James Joyce hasta William Faulkner y así sucesivamente. Ese siempre ha sido mi modelo”. Literalmente, el término posmodernismo se refiere a la cultura que viene después del Modernismo, refiriéndose específicamente a obras de arte creadas en las décadas posteriores a la década de 1950. La definición más precisa del término proviene de la arquitectura, donde se refiere a un estilo contemporáneo de construcción que rechaza la austeridad y el minimalismo de las cajas y torres de vidrio de la arquitectura modernista; los arquitectos posmodernistas conservan el núcleo funcionalista del edificio modernista pero luego decoran sus cajas y torres con colores, formas y adornos lúdicos que hacen referencia a épocas históricas dispares. En efecto, jugar con medios y materiales, y con formas, estilos y contenidos es una de las principales características del arte posmodernista.

    Mientras los arquitectos posmodernistas juegan con el material de sus edificios, los escritores posmodernistas juegan con el material del que están hechos sus poemas e historias, es decir, el lenguaje y el libro. Los escritores posmodernistas utilizan libremente todas las desafiantes técnicas literarias experimentales desarrolladas por los modernistas a principios del siglo XX, así como nuevas técnicas aún más experimentales de su propia invención. En la ficción, muchos autores posmodernistas adoptan el estilo autorreferencial de la “metaficción”, una historia que trata tanto del proceso de contar una historia como de describir personajes y eventos. El cuento posmodernista de Donald Barthelme, “La escuela”, contiene elementos metaficticios que comentan sobre el proceso de narración y creación de significados, como cuando el narrador describe cómo el “plan de lección exigía la entrada de peces tropicales” a pesar de que todos los estudiantes de la escuela sabían que los peces pronto lo harían morir. ¿Quién está contando esta historia? ¿Bartheleme? ¿El narrador anónimo? ¿El plan de lección? Las historias que conforman la propia historia suelen ser un patio de recreo para los autores posmodernistas, ya que toman material que se encuentran en los libros de historia y lo tejen en nuevos cuentos que revelan historias secretas y conspiraciones poco percibidas. El ensayo de David Foster Wallace, “Considera la langosta”, es un buen ejemplo del exceso narrativo que se encuentra en la literatura posmoderna. En este ensayo escrito para la revista Gourmet, Wallace utiliza su visita al Festival de la Langosta de Maine para contar una historia de la langosta desde el periodo Jurásico que eventualmente se vuelve contra los propios organizadores del festival, quienes pueden o no estar encubriendo la verdad sobre la cantidad de langostas sufren en sus ollas. La forma del ensayo ni siquiera puede contener las ideas de Wallace, que se derraman en veinte notas al pie de página excesivamente largas, muchas de las cuales son pequeños ensayos en sí mismas. Además de jugar con la forma de la literatura y la noción de autoría, los escritores posmodernistas también suelen jugar con subgéneros populares como la historia de detectives, el horror y la ciencia ficción. Por ejemplo, en su poema “Buceando en el naufragio”, Adrienne Rich evoca tanto la historia de detectives como la ciencia ficción mientras imagina a una buceadora futurista visitando un naufragio de aguas profundas para resolver el misterio de por qué la literatura y la historia han sido principalmente sobre hombres y no mujeres.

    No todas las obras de la literatura posmodernista son estilísticamente experimentales o lúdicas. Más bien, sus autores exploran el significado y el valor de la posmodernidad como condición cultural. Varios filósofos y críticos literarios muchos de cuyos nombres se han convertido en sinónimos del propio posmodernismo nos han ayudado a entender cuál puede ser la condición posmoderna. Filósofos “postestructuralistas” como Jacques Derrida y Jean Baudrillard han argumentado que las palabras y los textos no reflejan el mundo sino que existen como sus propios sistemas autorreferenciales, conteniendo e incluso creando el mundo que describen. Cuando percibimos el mundo, afirma la filosofía de Derrida de “deconstrucción”, no vemos cosas sino “signos” que sólo pueden entenderse a través de su relación con otros signos. “No hay fuera del texto”, afirmó Derrida en su libro De Grammatología (1967). De esta manera, las palabras y los libros y los textos son cosas poderosas, pues en ellas nuestro propio mundo se crea una visión que comparten muchos escritores creativos posmodernistas. Baudrillard, a su vez, argumenta en su libro, Simulacra and Simulation (1981), que el mundo real se ha llenado e incluso reemplazado por simulaciones que ahora tratamos como realidad: simulacra. Estas sensibilidades posmodernas se reflejan tanto en el poema de Allen Ginsberg, “Un supermercado en California”, como en nuestra selección de White Noise de DeLillo. En el poema de Ginsberg, la comida se ha convertido en “brillantes pilas de latas” cognoscibles solo por su similitud entre sí. El “supermercado de frutas de neón” ni siquiera es una simulación de una granja real sino que es un simulacra lleno de familias que probablemente nunca han visto una granja. En la novela de DeLillo, encontramos la idea de que las fotografías recopiladas de “el granero más fotografiado de América” son más reales que el granero físico que se está fotografiando. Nadie sabe por qué este granero en particular es el granero más fotografiado de América. El granero es famoso simplemente porque es un texto muy copiado, valorado más como un signo en relación con otros signos (todas esas fotos de la misma cosa) que como una cosa en sí misma con una historia específica y un uso particular. En su libro Postmodernismo (1991), el crítico izquierdista Frederic Jameson castiga al posmodernismo por ser la “lógica cultural del capitalismo tardío”, que para él es una cultura que borra los verdaderos significados y relaciones de cosas como el granero más fotografiado de América, sustituyendo la verdadera historia por simulacra nostálgico.

    La cultura del posmodernismo en general exhibe un escepticismo hacia las grandes afirmaciones de verdad y narrativas unificadoras que han organizado la cultura desde la época de la Ilustración. En la cultura posmoderna, la historia se convierte en un campo de historias competitivas y el yo se convierte en un ser híbrido con identidades múltiples y parciales. En su provocativo estudio, La condición posmoderna (1979), el filósofo Jean Francois Lyotard sostiene que lo que define la actual era histórica posmoderna es el colapso de “grandes narrativas” que explican toda experiencia, creencias y verdades, como las que se encuentran en la ciencia, la política y religión; en lugar de narrativas maestras que todo lo explican, ahora conocemos el mundo a través de micronarrativas más pequeñas que no encajan todas juntas en un todo más coherente. Estas ideas se exploran a fondo en la literatura estadounidense confesional, feminista y multicultural de esta época, cuyos autores escriben desde sus puntos de vista subjetivos en lugar de presumir que representan la suma total de todas las experiencias estadounidenses, y cuyas obras nos muestran que la historia estadounidense ha estado lejos de la misma experiencia para todos los estadounidenses. Por ejemplo, tanto Sylvia Plath como Theodore Roethke tienen poemas sobre sus padres, pero su apreciación por sus respectivos padres está determinada tanto por sus géneros como por sus propias historias personales. Roethke siente parentesco con su padre. Plath, sin embargo, ve a su padre como un enemigo. La autora nativa americana Leslie Marmon Silko cuenta su historia específicamente desde el punto de vista de un miembro de la tribu Laguna Pueblo, cuyos miembros utilizan viejas historias sobre la Mujer Amarilla y el espíritu ka'tsina para entender la relación de su tribu con el resto de América. En las obras de literatura afroamericana de esta sección, encontramos exploraciones similares de la identidad cultural. James Baldwin utiliza la música afroamericana del blues y el jazz para describir la relación entre los dos hermanos en su historia, “Sonny's Blues”. Ralph Ellison, en el primer capítulo de su novela Hombre invisible (1952), escribe sobre la experiencia de asistir a una escuela segregada que mantiene separados a los estadounidenses negros de los estadounidenses blancos. Toni Morrison y Alice Walker, en sus historias, exploran la naturaleza híbrida de la propia identidad afroamericana, mostrándonos las tensiones que surgen cuando la identidad de uno es a la vez estadounidense y negra.

    La literatura variada, lúdica y experimental del posmodernismo, el crítico Brian McHale observa amablemente en su libro Construyendo posmodernismo (1993), presenta a los lectores no muchas maneras de conocer nuestro único mundo sino muchos mundos conocibles creados dentro de muchas obras dispares en muchos diferentes maneras. Todos los autores modernistas se esforzaron por idear nuevas técnicas con las que representar con precisión el mundo, observa McHale. Los autores posmodernistas, sin embargo, ya no se preocupan por representar un mundo cognoscible sino en crear muchos mundos literarios que representan una diversidad de experiencias. Así, por mucho que la literatura americana de la época contemporánea nos presenta un registro de cómo la nación se ha conocido, cuestionado e incluso redefinido, también la literatura del posmodernismo nos presenta un registro de cómo los escritores han conocido, cuestionado, e incluso redefinido qué es la literatura.


    This page titled 6.6: Posmodernismo is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by Berke, Bleil, & Cofer (University of North Georgia Press) .