Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.10: Samuel Taylor Coleridge, Reseña de El monje

  • Page ID
    102106
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Samuel Taylor Coleridge, Reseña de El monje

    Jeanette A. Laredo

    Un boceto de Samuel Taylor Coleridge.
    Un boceto de Samuel Taylor Coleridge.

    Lo horrible y lo preternatural suelen apoderarse del gusto popular, en el auge y declive de la literatura. Estimulantes más poderosos, nunca podrán ser requeridos salvo por el letargo de un apetito no despertado, o la languidez de un agotado, apetito. El mismo fenomenon, pues, que saludamos como un augurio favorable en las belles lettres de Alemania, impresiona un grado de penumbra en las composiciones de nuestros paisanos. Confiamos, sin embargo, en que la saciedad desterrará lo que el buen sentido debió evitar; y que, cansado de demonios, personajes incomprensibles, con gritos, asesinatos, y mazmorras subterráneas, el público aprenderá, por la multitud de fabricantes, con lo poco gasto de pensamiento o imaginación esto especie de composición se fabrica. Pero, a bajo precio como estimamos los romances en general, reconocemos, en la obra que tenemos ante nosotros, la descendencia de ningún genio común. El cuento es similar al de “Santon Barsista” en The Guardian. Ambrosio, un monje, de apellido Hombre de Santidad, orgulloso de su propia rectitud indesviada, y severo ante las faltas ajenas, es asaltado con éxito por el tentador de la humanidad, y seducido a la perpetración de violación y asesinato, y finalmente precipitado en un contrato en el que entrega su alma a eterna perdición.

    La mayor parte de los tres volúmenes está ocupada por la trama inferior, que, sin embargo, está hábil y estrechamente relacionada con la historia principal, y está subordinada a su desarrollo. La historia de la monja sangrante es realmente fabulosa; y no podríamos recordar fácilmente una concepción más audaz o más feliz que la de la cruz ardiente en la frente del judío errante (un personaje misterioso, que, aunque copiado en cuanto a sus rasgos más prominentes del incomprensible armenio de Schiller, hace, sin embargo, muestran gran vigor de fantasía). Pero el personaje de Matilda, el agente principal en la seducción de Antonio [sic Ambrosio], nos parece ser la obra maestra del autor. Es, en efecto, exquisitamente imaginado, y tan exquisitamente apoyado. Toda la obra se distingue por la variedad e impresividad de sus incidentes; y el autor descubre en todas partes una imaginación rica, poderosa y ferviente. Tales son las excelencias; —los errores y defectos son más numerosos, y (lamentamos agregar) de mayor importancia.

    Todos los eventos se nivelan en una sola masa común, y se vuelven casi igualmente probables, donde el orden de la naturaleza puede ser cambiado dondequiera que los propósitos del autor lo requieran. No se requiere dirección para la realización de ningún diseño; y por lo tanto no se puede recibir ningún placer de la percepción de “dificultad superada”. El escritor puede hacernos preguntarnos, pero no puede sorprendernos. Por las mismas razones un romance es incapaz de ejemplificar una verdad moral. Ningún hombre orgulloso, por ejemplo, se hará menos orgulloso al decirle que Lucifer alguna vez sedujo a un monje presuntuoso. Incrédulo odit. O incluso si, creyendo la historia, considerara que su virtud era menos segura, aún no adquiriría lecciones de prudencia, ni sentimientos de humildad. La prudencia humana no puede oponerse a ningún escudo suficiente al poder y la astucia de los seres sobrenaturales; y el privilegio de estar orgulloso podría ser concedido justamente a aquel que podría elevarse superior a todas las tentaciones terrenales, y a quien la fuerza del mundo espiritual por sí sola sería suficiente para abrumar. Entonces, al caer, caería de gloria, y podría acoger razonablemente su derrota con las emociones altivas de un conquistador. Por lo tanto, en lo que respecta a la historia, la alabanza que un romance puede reclamar, es simplemente la de haber dado placer durante su lectura; y tantas son las calamidades de la vida, que el que lo ha hecho, no ha escrito inútilmente. Se lo agradecerán los hijos de la enfermedad y de la soledad. A este elogio, sin embargo, nuestro autor no se ha dado derecho a sí mismo.

    Los sufrimientos que describe son tan espantosos e intolerables, que rompemos con brusquedad de la ilusión, y sospechamos indignadamente al hombre de una especie de brutalidad, que podría encontrar un placer imaginarlos sin sentido; y las abominaciones que vierte sin lápiz apresurado, son como las observación del carácter de ninguna manera exigida, como 'ninguna observación del carácter puede justificar, porque ningún hombre bueno los sufriría voluntariamente para que pasaran, aunque transitoriamente, por su propia mente'. El mérito de un novellista es proporcional (no solo al efecto, sino) al efecto “placentero” que produce. Situaciones de tormento, e imágenes de horror desnudo, son fácilmente concebidas; y un escritor en cuyas obras abundan, merece nuestra gratitud casi por igual con él que debería arrastrarnos a través del deporte a través de un hospital militar, o obligarnos a sentarnos en la mesa de disección de un filósofo natural. Para trazar las lindas fronteras, más allá de las cuales el terror y la simpatía son abandonados por las emociones placenteras, —para llegar a esos límites, pero nunca pasarlos, “hic labor, hic opus come”. Figuras que conmocionan la imaginación, y narrativas que destrozan los sentimientos, rara vez descubren el “genio”, y siempre traicionan un “gusto” bajo y vulgar. Tampoco nuestro autor ha indicado menos desconocimiento del corazón humano en el manejo del personaje principal.

    La sabiduría y bondad de la providencia han ordenado que la tendencia de las acciones viciosas a depravar el corazón del perpetrador, disminuya en proporción a la grandeza de sus tentaciones. Ahora, además de la calidez constitucional y la oportunidad irresistible, el monje es impulsado a la incontinencia por la amistad, por la compasión, por la gratitud, por todo lo amable, y todo lo que es estimable; sin embargo, en pocas semanas después de su primera fragilidad, el hombre que había sido descrito como poseedor de mucha humanidad general , una comprensión aguda y vigorosa, con hábitos de la más exaltada piedad, degenera en un vil más feo de lo que la sombría imaginación de Dante se habría aventurado a imaginar. Nuevamente, se describe al monje como sentir y actuar bajo la influencia de un apetito que no pudo coexistir con sus otras emociones. El escritor romántico posee un poder ilimitado sobre las situaciones; pero debe hacer escrupulosamente que sus personajes actúen en congruencia con ellos. Que haga sólo maravillas “físicas”, y nos contentaremos con “soñar” con él por un tiempo; pero el primer milagro “moral” que intenta, nos disgusta y nos despierta. Así nuestro juicio permanece sin ofender, cuando, anunciado por truenos y sismos, el espíritu se le aparece a Ambrosio involucrado en fuegos azules que aumentan el frío de la caverna; y aceptamos el poder del mirto plateado que hizo que las puertas y las puertas se abrieran al tacto, y encantaba a todos los ojos para que durmieran.

    Pero cuando un mortal, fresco de la impresión de esa terrible apariencia, y en el acto de evidenciar por primera vez la fuerza bruja de este mirto, se representa como siendo al mismo momento agitado por un apetito tan fugaz como el de la lujuria, nuestros propios sentimientos nos convencen de que esto no es improbable, sino imposible; no preternatural, sino contrario a la naturaleza. El alcance de los poderes que puedan existir, nunca podremos determinar; y por lo tanto no sentimos gran dificultad para ceder una creencia temporal a ninguna, la más extraña, situación de “cosas”. Pero esa situación una vez concebida, cómo seres como nosotros mismos se sentirían y actuarían en ella, nuestros propios sentimientos nos instruyen suficientemente; y al instante rechazamos la torpe ficción que no armoniza con ellos. Estos son los dos errores “principales” en el “juicio”, en los que ha caído el autor; pero no podemos pasar por alto del todo la frecuente incongruencia de su estilo con sus súbditos. Es llamativo donde debería haber sido severamente simple; y con demasiada frecuencia la mente se ofende con frases las más trilladas y coloquiales, donde exige y había esperado una severidad y solemnidad de dicción.

    Queda una falta más grave, una falta por la que ninguna excelencia literaria puede expiar, una falta que toda otra excelencia hace sino agravar, como agregar sutileza a un veneno por la elegancia de su preparación. La dulzura de la censura estaría aquí penalmente fuera de lugar, y el silencio nos haría cómplices. No sin renuencia entonces, sino con plena convicción de que estamos cumpliendo un deber, declaramos que es nuestra opinión, que el Monje es un romance, que si un padre vio en manos de un hijo o hija, razonablemente podría palidecer. Las tentaciones de Ambrosio se describen con una minuciosidad libidinosa, que, esperamos sinceramente, recibirá su mejor y única censura adecuada de la conciencia ofendida del propio autor. La desvergonzada harlotry de Matilda, y la temblorosa inocencia de Antonia, son capturados con igual avidez, como vehículos de las imágenes más voluptuosas; y aunque el cuento es efectivamente un cuento de horror, sin embargo, la impresión más dolorosa que la obra dejó en nuestras mentes fue la de grandes adquisiciones y espléndido genio empleado para proporcionar un “mormo” para los niños, un veneno para los jóvenes y un provocador para el libertinaje. Los cuentos de encantamientos y brujería nunca pueden ser “útiles”: nuestro autor se ha ingeniado para hacerlos “perniciosos”, mezclando, con una negligencia irreverente, todo lo que es más terriblemente cierto en la religión con todo lo que es ridículamente absurdo en la superstición. Se aprovecha con frecuencia, de hecho, para manifestar su desprecio soberano hacia este último, tanto en su propia persona, como (lo más incongruentemente) en el de sus personajes principales; y que su respeto por el “primero” no es excesivo, nos vemos obligados a concluir del trato que reciben sus escritos inspirados de él. Ambrosio descubre a Antonia leyendo...

    'Examinó el libro que ella había estado leyendo, y ahora había puesto sobre la mesa. Era la Biblia.

    “¡Cómo!” se dijo el fraile”, Antonia lee la Biblia, ¿y sigue siendo tan ignorante?”

    'Pero, tras una nueva inspección, encontró que Elvira había hecho exactamente la misma observación. Esa madre prudente, mientras admiraba las bellezas de los sagrados escritos, estaba convencida de que, sin restricciones, no se podía permitir una lectura más impropia a una joven. Muchas de las narrativas sólo pueden tender a excitar ideas lo peor calculadas para un pecho femenino: cada cosa se llama clara y rotundamente por su nombre; y los “anales de un burdel apenas proporcionarían una mayor elección de expresiones indecentes”. Sin embargo, este es el libro que se recomienda estudiar a las jóvenes, que se pone en manos de los niños, capaz de comprender poco más que aquellos pasajes de los que mejor tenían que permanecer ignorantes, y que pero con demasiada frecuencia inculca los primeros rudimentos del vicio, y da la primera alarma al alambique pasiones durmientes. De esto estaba Elvira tan plenamente convencida, que habría preferido poner en manos de su hija “Amadis de Galia”, o “El Valiente Campeón, Tirante el Blanco”; y “antes la habría autorizado a estudiar las hazañas lascivas de don Galaor, o los chistes lascivos de la Damisela Plazer di mi vida”. '
    Vol. II, p. 247.

    La impiedad de esta falsedad puede ser igual liderada sólo por su descaro. Esto es efectivamente como si una ramera corintia, vestida de pies a cabeza con la delgadez transparente del chaleco Coan, afectara para ver con horror mojigato ¡la rodilla desnuda de una matrona espartana! Si es posible que el autor de estas blasfemias sea cristiano, ¿no debería haber reflexionado que el único pasaje de las escrituras [“Ezequiel” XXIII], que podría dar una “sombra” de plausibilidad al “más débil” de estas expresiones, es representado como dicho por el propio Todopoderoso? Pero si es un infiel, ha actuado lo suficientemente consistente con ese personaje, en sus esfuerzos primero por influir en los apetitos carnales, y después por despreciar el único libro que sería adecuado para la tarea de recalmarlos. Creemos que no es absolutamente imposible que una mente esté tan profundamente depravada por el hábito de leer cuentos lascivos y voluptuosos, como para usar incluso la Biblia para evocar el espíritu de inmundicia. Las expresiones más inocentes podrían convertirse en el primer eslabón de la cadena de asociación, cuando el alma de un hombre había sido tan envenenada; y creemos que no es absolutamente imposible que extraiga la contaminación de la palabra de pureza, y, en un sentido literal, “convierta la gracia de Dios en barbarie”.

    Hemos sido inducidos a prestar especial atención a este trabajo, a partir del inusual éxito que ha experimentado. Sin duda posee mucho mérito real además de sus meretrices atractivos. Tampoco hay que olvidar que el autor es un hombre de rango y fortuna. ¡Sí! ¡el autor del Monje se firma un LEGISLADOR! Miramos y temblamos.

    La poesía intercalada a través de los volúmenes está, en general, muy por encima de la mediocridad. Presentaremos a nuestros lectores la siguiente elegía exquisitamente tierna, que, podemos aventurarnos a profetizar, se derretirá y deleitará el corazón, cuando los fantasmas y los hobgoblins sólo se encuentren en el leño-buhardilla de una biblioteca circulante.

    El exilio

    '¡Adiós, oh, la España nativa! ¡Adiós para siempre!
    Estos ojos desterrados no verán más tus costas:
    Un presagio triste me dice a mi corazón, que nunca más los pasos de
    Gonzalvo presionarán tu orilla.

    En silencio están los vientos; mientras suave la embarcación navega
    Con suave movimiento ara la principal sin alboroto,
    siento el coraje presumido de mi seno fallando,
    Y maldiciendo las olas que me llevan lejos de España.

    ¡Ya lo veo! Debajo de yon cielo claro azul
    Aún aparecen las espiras, tan queridas, tan queridas.
    Desde ese punto escarpado el vendaval de incluso
    Still wafts mis acentos nativos a mi oreja.

    Apoyado en alguna roca coronada de musgo, y cantando alegremente,
    Allí al sol sus redes se seca el pescador;
    Ot he escuchado la balada quejumbrosa, trayendo
    Escenas de alegrías pasadas ante mis ojos tristes.

    ¡AHD! ¡feliz swain! él espera la hora acostumbrada,
    Cuando twilight-peumbre oscurece el cielo que cierra;
    Entonces con mucho gusto busca a su amada glorieta paterna,
    Y comparte la fiesta que abastecen sus campos nativos.

    Amistad y Amor, sus huéspedes de cabaña, lo reciben
    Con honesta bienvenida y con sonrisa sincera:
    No hay aflicciones amenazantes de alegrías presentes le despiertan;
    Sin suspirar su seno posee, su mejilla ni lágrima.

    ¡Ah! ¡feliz swain! tanta dicha a mí negando,
    Fortuna tu suerte con envidia me pide ver;
    Yo, que, desde casa y España un exilio volando,
    Oferta todo lo que valoro, todo lo que amo, adiós.

    No más mi oído enumerará a la conocida cancioncilla
    Cantada por alguna montañesa, que atiende sus cabras,
    Algún pueblo-swain implorando piedad amorosa,
    O pastor cantando salvaje sus notas rústicas.

    No más mis brazos abraza el cariño de un padre,
    No más mi corazón la calma doméstica debe saber;
    Lejos de estas alegrías, con suspiros que la memoria traza,
    A cielos bochornosos y climas distantes voy.

    Donde los soles indios engendran nuevas enfermedades,
    Donde se reproducen serpientes y tigres, me inclino en mi camino,
    Para desafiar la sed febril ningún arte apacigua,
    La peste amarilla, y enloquecedor resplandor del día.

    Pero no sentir dolores lentos consumir mi hígado, Morir
    a pedazos de comida en el florecimiento de la edad,
    Mi sangre hirviendo bebió por fiebre insaciada,
    Y cerebro delirando con la rabia de la estrella del día,

    Puede hacerme conocer tal pena, como así cortar
    Con muchos un suspiro amargo, querida tierra! de ti;
    Para sentir este corazón debe adorarte para siempre,
    Y sentir que todas tus alegrías son arrancadas de mí!

    ¡Ah, yo! cuan a menudo va a fantase's spelis, en sueño, ¡
    Recuérdame a mi mente mi país natal!
    Cuán a menudo arrepentimiento me puja tristemente número
    Cada delicia perdida, y querido amigo dejado atrás!

    Vales salvajes de Murcia y amados bowers románticos,
    El río en cuyas orillas jugué un niño, Los salones antient de
    mi castillo, sus torres con el ceño fruncido,
    Cada madera muy lamentada, y claro conocido;

    Sueños de la tierra donde se concentran todos mis deseos,
    Tus escenas, que ya no estoy condenada a saber,
    Llena a menudo rastreará la memoria, el atormentador de mi alma,
    Y convertir cada placer pasado en aflicción presente.

    Pero, ¡lo! el sol bajo las olas se retira; ¡Las velocidades
    nocturnas aceleran su imperio para restaurar!
    Nubes de mi vista oscurecen las agujas del pueblo,
    Ahora visto pero débilmente, y ahora no visto más.

    ¡Oh, no respires, vientos! ¡Sigue siendo el movimiento del agua!
    ¡Duerme, dormir, mi ladrido, en silencio sobre la principal!
    Entonces, cuando la luz de mañana dorará el océano,
    Una vez más mis ojos verán la costa de España.

    ¡Vano es el deseo! Mi última petición despreciando
    Fresco sopla el vendaval, y alto se hinchan las olas:
    Lejos estaremos antes del descanso de la mañana: ¡
    Oh! entonces, para siempre, la España nativa, ¡adiós! '


    This page titled 1.10: Samuel Taylor Coleridge, Reseña de El monje is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Jeanette A Laredo.