Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.11: Percy Bysshe Shelley (1792—1822)

  • Page ID
    104252
    • Anonymous
    • LibreTexts
    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    “La vida, como una cúpula de muchos vidrios de colores/Manchas el resplandor blanco de la eternidad”.

    desde Adonais

    Objetivos de aprendizaje
    • Identificar en “Mont Blanc” y “A una alondra” el patrón típico que se encuentra en la poesía romántica: la observación de la naturaleza que conduce a una meditación.
    • Compara el misticismo romántico en la poesía de Shelley con el misticismo en las obras de otros escritores románticos.
    • Analizar el papel de la naturaleza en la poesía de Shelley.
    • Reconocer y explicar el uso de otras características del Romanticismo en la poesía de Shelley.
    • Rastrea los acontecimientos políticos que llevaron a Shelley a escribir “Canción a los hombres de Inglaterra”.

    Biografía

    Percy Bysshe Shelley, hijo de un diputado, disfrutó de una infancia feliz en el campo del sur de Inglaterra. El resto de su vida, sin embargo, demostró ser menos feliz.

    a5696cb55ceca95ace94d800a6003758.jpg

    Retrato de Percy Bysshe Shelley de Curran, 1819.

    Mientras estudiaba en Oxford, Shelley publicó su primera poesía. También publicó un panfleto titulado “La necesidad del ateísmo “que resultó en su expulsión de la Universidad de Oxford. La negativa de Shelley a retractarse de sus objetables puntos de vista religiosos, condición para su reingreso a Oxford, causó una ruptura con su familia.

    Por su cuenta sin ingresos y sin empleo, Shelley se casó con Harriet Westbrooke, de 16 años, quien se suicidaría solo cinco años después de que Shelley la abandonara a ella y a sus hijos. Shelley y Westbrooke vivieron poco tiempo en el Distrito de los Lagos donde Shelley se conoció y fue influenciado por Wordsworth. Shelley pronto se enamoró de Mary Wollstonecraft Godwin, la hija de William Godwin y Mary Wollstonecraft, y se mudó a Suiza con ella y su hermanastra Claire Clairmont (quien más tarde tendría un hijo con Byron). Shelley invitó a su esposa Harriet a convivir con el trío en el papel de una hermana, invitación que ella rechazó. Al recibir la noticia de que Harriet, abandonada y embarazada de otro hombre, se había ahogado en la Serpentina en Hyde Park, Shelley se casó con Mary Godwin. Durante este periodo turbulento de su vida, Shelley era pobre y endeudada. No obstante, continuó escribiendo, alentado por su encuentro y desarrollando amistades con Byron y John Keats. Una de las principales obras de Shelly, Adonais, es una elegía para Keats.

    La situación financiera de Shelley finalmente mejoró al recibir una herencia de su abuelo; su vida personal, en contraste, empeoró. Perdió la custodia de sus hijos con Harriet por su estilo de vida inmoral y su ateísmo. Él, Mary y Claire Clairmont se mudaron luego a Italia donde murieron sus dos hijos pequeños con Mary Shelley. La pareja tuvo un tercer hijo que sobrevivió a su padre. Mientras navegaba frente a las costas de Italia, Shelley quedó atrapada en una tormenta repentina y se ahogó. Aún no tenía treinta años. Su cuerpo fue incinerado en la playa después de lavarse en la orilla y sus cenizas enterradas en el cementerio protestante de Roma. Una historia afirma que Edward Trelawny, amigo tanto de Shelley como de Byron presentes cuando el cuerpo fue incinerado, metió la mano en el fuego para preservar el corazón de Shelley.

    450941c30c277aef6ca6b10e3f0b75c4.jpg

    Las cenizas de Shelley están enterradas en el Cementerio Protestante de Roma. Su lápida lleva la inscripción “Cor Cordium”, que significa “corazón de corazones”. Se dice que Mary Shelley se quedó con el corazón de Shelley, tirado de las llamas de cremación por Trelawny, y que finalmente fue enterrado con su único hijo sobreviviente.

    Después de la muerte de Shelley, su amigo Edward Trelawny regresó a Inglaterra y vivió hasta los 88 años. A medida que la obra de Shelley se hizo más popular a finales del siglo XIX, Trelawny fue considerado un experto en Shelley. Al morir, fue enterrado junto a Shelley en Roma.

    Aunque la poesía de Shelley no fue bien recibida ni ampliamente leída durante su vida (sus opiniones radicales, particularmente su ateísmo profesado, y su estilo de vida poco convencional fueron de mal gusto para muchos lectores de principios del siglo XIX), se convirtió en una influencia importante para los escritores posteriores del siglo XIX y principios del XX.

    Texto

    “Mont Blanc”

    Aunque más abstracto en su construcción, el “Mont Blanc” de Shelley sigue el típico patrón romántico de una observación de la naturaleza que conduce a una meditación. Al observar el Mont Blanc, la montaña más alta de los Alpes, Shelley considera la relación entre el universo físico —el mundo de la naturaleza— y la mente individual. Esta relación es la expresión de Shelley del misticismo romántico.

    I

    El universo eterno de las cosas

    Fluye a través de la mente, y rueda sus ondas rápidas,

    Ahora oscuro, ahora brillando, ahora reflejando penumbra.

    Ahora dando esplendor, donde de manantiales secretos

    La fuente del pensamiento humano que trae su tributo

    De aguas—con un sonido pero la mitad suyo,

    Como un débil arroyo a menudo asumirá,

    En los bosques salvajes, entre las montañas solitarias,

    Donde las cascadas a su alrededor saltan para siempre,

    Donde los bosques y los vientos compiten, y un vasto río

    Sobre sus rocas estalla incesantemente y raves.

    Sección 1: En la poesía de Wordsworth y Coleridge, el misticismo es la percepción de una presencia espiritual en la naturaleza. Shelley, quien profesaba ser atea, imagina la presencia “espiritual” no como una presencia divina, sino como un poder intelectual. Obsérvese las dos primeras líneas de “Mont Blanc”: “El universo eterno de las cosas/Fluye a través de la mente...” Es el poder de la mente —el intelecto— que es la fuerza evidente en la naturaleza.

    II

    Así tú, Barranco de Arve —Barranco oscuro y profundo—

    Tú de muchos colores, vale de muchas voces,

    Sobre cuyos pinos, riscos y cavernas navegan

    Rápidas sombras de nubes y rayos de sol: escena horrible,

    Donde el Poder a semejanza del Arve desciende

    De los golfos de hielo que ciñen su trono secreto,

    Estallando a través de estas montañas oscuras como la llama

    Del relámpago a través de la tempestad; —Tú mientes,

    Tu gigante prole de pinos a tu alrededor aferrándose,

    Hijos de la tercera edad, en cuya devoción

    Los vientos sin cadenas siguen llegando y nunca llegaron

    Para beber sus olores, y su poderoso balanceo

    Oir—una vieja y solemne armonía;

    Sus arcoíris terrenales se extienden a través de la barrida

    De la cascada etérea, cuyo velo

    Bata alguna imagen unsculptur'd; el extraño sueño

    Que cuando fallan las voces del desierto

    Envuelve todo en su propia eternidad profunda;

    Tus cavernas haciéndose eco a la conmoción de los Arve,

    Un sonido fuerte y solitario que ningún otro sonido puede domar;

    Tú estás invadido de ese movimiento incesante,

    Tú eres el camino de ese sonido inquebrantable...

    ¡Barranco Mareado! y cuando te miro

    Parezco como en un trance sublime y extraño

    Para reflexionar sobre mi propia fantasía separada,

    Mía propia, mi mente humana, que pasivamente

    Ahora rinde y recibe influencias rápidas,

    Celebración de un intercambio incesante

    Con el claro universo de las cosas alrededor;

    Una legión de pensamientos salvajes, cuyas alas errantes

    Ahora flota por encima de tu oscuridad, y ahora descansa

    Donde ese o tú no eres invitado no invitado,

    En la cueva quieta de la bruja Poesy,

    Buscando entre las sombras que pasan

    Fantasmas de todas las cosas que son, alguna sombra de ti,

    Algún fantasma, alguna imagen tenue; hasta el pecho

    De donde huyeron los recuerda, ¡ahí estás tú!

    Sección 2: Shelley compara esta fuerza intelectual con el río Arve que fluye por la montaña. En las líneas 15 a 16, el orador dice que, al igual que la fuente del Arve, el “Poder” —la presencia en la naturaleza— es “secreto”, desconocido para los humanos. No podemos ver la fuente del río, pero eso ciertamente no significa que dudemos de la existencia del río; así mismo, no conocemos la fuente, pero no debemos dudar de la existencia del poder intelectual en la naturaleza. Cuando mira el barranco, se siente obligado a “musa” sobre su propia mente humana que recibe pasivamente la información que proporcionan los sentidos y se comunica con el “universo claro de las cosas a su alrededor”.

    III

    Algunos dicen que destellos de un mundo más remoto

    Visita el alma en el sueño, que la muerte es sueño,

    Y que sus formas los pensamientos ocupados superan en número

    De los que despiertan y viven. —Me veo en lo alto;

    Tiene alguna omnipotencia desconocida desplegada

    ¿El velo de la vida y la muerte? o mentir

    En el sueño, y hace el mundo más poderoso del sueño

    Difundir lejos e inaccesiblemente

    ¿Sus círculos? Porque el espíritu mismo falla,

    Conducido como una nube sin hogar de empinada a empinada

    ¡Eso se desvanece entre las tormentas sin vista!

    Lejos, muy por encima, perforando el cielo infinito,

    El Mont Blanc aparece, quieto, nevado y sereno;

    Su sujeto montañas sus formas no terrenales

    Apilarse alrededor de él, hielo y roca; vales anchos entre

    De inundaciones congeladas, profundidades insondables,

    Azul como el cielo que sobresale, que se extendió

    Y viento entre las empinadas acumuladas;

    Un desierto habitado solo por las tormentas,

    Guardar cuando el águila trae algún hueso de cazador,

    Y el lobo la rastrea allí, qué espantoso

    ¡Sus formas son amontonadas alrededor! grosero, desnudo y alto,

    Espantoso, y scarr'd, y riven. —Es esta la escena

    Donde el viejo terremoto-daemon le enseñó a su joven

    ¿La ruina? ¿Estos eran sus juguetes? o hizo un mar

    De fuego envuelven una vez esta nieve silenciosa?

    Nadie puede responder—todo parece eterno ahora.

    El desierto tiene una lengua misteriosa

    Lo que enseña la duda horrible, o la fe tan suave,

    Tan solemne, tan sereno, que el hombre pueda ser,

    Pero para tal fe, con la Naturaleza reconcil'd;

    Tienes voz, gran Montaña, para derogar

    Grandes códigos de fraude y aflicción; no entendidos

    Por todos, pero que el sabio, y grande, y bueno

    Interpretar, o hacer sentir, o sentir profundamente.

    Sección 3: Shelley afirma que el “desierto” [la naturaleza] puede enseñar a uno ya sea “duda” o “fe”. La percepción del Poder puede resultar en la fe (como la de Wordsworth y Coleridge) que proviene de la aceptación pacífica de la presencia de Dios en la naturaleza. Una reacción igualmente posible es desarrollar “dudas” de cualquier punto de vista religioso ortodoxo que vea la naturaleza como obra de Dios. La montaña, sin embargo, tiene voz para “derogar/Grandes códigos de fraude y aflicción”. No todos, sin embargo, pueden entender esa voz. En una idea que recuerda a la afirmación de Wordsworth de que un poeta es un “hombre que habla a los hombres” pero un hombre de mayor sensibilidad, Shelley señala que el “sabio, y grande, y bueno” puede interpretar la voz de la montaña.

    IV

    Los campos, los lagos, los bosques y los arroyos,

    Océano, y todos los seres vivos que habitan

    Dentro de la tierra daedal*; relámpagos, y lluvia,

    Terremoto, e inundaciones ardientes, y huracanes,

    El letargo del año en que sueña débil

    Visita los capullos ocultos, o el sueño sin sueños

    Sostiene todas las hojas y flores futuras; el encuadernado

    Con que de ese detestado trance saltan;

    Las obras y los caminos del hombre, su muerte y nacimiento,

    Y la de él y de todo lo que su pueda ser;

    Todas las cosas que se mueven y respiran con trabajo y sonido

    Nacen y mueren; giran, bajan y se hinchan.

    El poder habita aparte en su tranquilidad,

    Remoto, sereno e inaccesible:

    Y esto, el semblante desnudo de la tierra,

    En el que miro, incluso estas montañas primitivas

    Enséñele a la mente del anuncio. Los glaciares se arrastran

    Como serpientes que vigilan a sus presas, desde sus fuentes lejanas,

    Lento rodando; ahí, muchos precipicio

    Frost y el Sol en el desprecio del poder mortal

    Tener pil 'd: cúpula, pirámide y pináculo,

    Una ciudad de la muerte, distinta con muchas torres

    Y pared inexpugnable de hielo vigorizante.

    Sin embargo, no es una ciudad, sino una avalancha de ruina

    ¿Hay, que desde los límites del cielo

    Rollos su arroyo perpetuo; vastos pinos están esparciendo

    Su camino destin, o en el suelo destrozado

    Sin ramas y shatter'd pie; las rocas, dibujado hacia abajo

    De yon los residuos más remotos, han derrocado

    Los límites del mundo muerto y vivo,

    Nunca ser reclamado La morada

    De insectos, bestias y aves, se convierte en su botín;

    Su comida y su retiro para siempre se han ido,

    Se pierde gran parte de la vida y la alegría. La carrera

    De hombre vuela lejos en pavor; su obra y morada

    Desaparecen, como humo ante la corriente de la tempestad,

    Y no se conoce su lugar. Abajo, vastas cuevas

    Brilla en el destello inquieto de las torrentes,

    Que de esos abismos secretos en el tumulto que brota

    Reúnase en el valle, y un majestuoso río,

    El aliento y la sangre de tierras lejanas, para siempre

    Rollos sus fuertes aguas a las olas del océano,

    Respira sus veloces vapores al aire circulante.

    *laberíntico; complejo

    Sección 4: Si bien algunas personas (tal vez como Wordsworth y Coleridge) creen que la presencia espiritual en la naturaleza interactúa con la humanidad, Shelley sugiere que el Poder de la naturaleza está alejado de los asuntos humanos. Existe pero es inaccesible para nosotros. “El poder habita aparte en su tranquilidad,/Remoto, sereno e inaccesible”. Este “Poder” puede ser destructivo así como beneficioso.

    V

    El Mont Blanc aún brilla en lo alto: —el poder está ahí,

    El poder quieto y solemne de muchos lugares de interés,

    Y muchos sonidos, y gran parte de la vida y la muerte.

    En la tranquila oscuridad de las noches sin luna,

    En el resplandor solitario del día, las nieves descienden

    Sobre esa montaña; nadie los contempla allí,

    Ni cuando los copos arden en el sol que se hunde,

    O los rayos estelares los atraviesan. Vientos contenden

    En silencio ahí, y amontonar la nieve con aliento

    Rápido y fuerte, ¡pero silenciosamente! Su hogar

    El relámpago sordo en estas soledades

    Mantiene inocentemente, y como crías de vapor

    Sobre la nieve. La fuerza secreta de las cosas

    Que gobierna el pensamiento, y a la cúpula infinita

    Del Cielo es como ley, ¡te habita!

    Y lo que eras tú, y la tierra, y las estrellas, y el mar,

    Si a las imaginaciones de la mente humana

    ¿El silencio y la soledad fueron vacantes?

    Sección 5: El poema concluye con la aseveración de que el Poder está ahí, como el Mont Blanc, remoto e inaccesible.

    “A una alondra”

    La alondra europea se destaca por cantar mientras se cierne en el aire, a veces a grandes alturas. Shelley escribe, entonces, de un pájaro cuyo canto puede escuchar aunque el ave en sí no es visible.

    Extractos de “A una alondra”

    ¡Salve a ti, bendito Espíritu!

    Pájaro nunca lo fuiste,

    Que desde el cielo, o cerca de él,

    Pourest tu corazón lleno

    En cepas profusas de arte no premeditado.

    Mayor aún y más alto

    De la tierra brotas

    Como una nube de fuego;

    El azul profundo tú alas,

    Y el canto todavía se disparan, y altísimos siempre cantan.

    En el relámpago dorado

    Del sol hundido,

    O'er qué nubes están brillando,

    Tú flotas y corres,

    Como una alegría sin cuerpo cuya carrera acaba de comenzar.

    El púrpura pálido incluso

    Se derrite alrededor de tu vuelo;

    Como una estrella del cielo

    A plena luz del día

    No eres visto, pero sin embargo oigo tu estridente deleite,

    *****

    El hablante saluda al ave, refiriéndose a ella como un espíritu, no un pájaro, ya intimando el misticismo romántico. En un ejemplo de antropomorfismo, atribuyendo características humanas a animales u objetos inanimados, el hablante representa al ave con un corazón tan lleno de emoción que se derrama en canto, en “arte no premeditado”, una descripción que evoca la definición de poesía de Wordsworth como una “espontánea desbordamiento de sentimiento poderoso”. Como no podemos ver las estrellas a la luz del día pero sabemos que están ahí, el hablante no puede ver al pájaro sino que es consciente, a través de su canto, de su presencia. Esta explicación establece una serie de comparaciones en respuesta a la pregunta “¿qué se parece más al ave?”

    *****

    Como un poeta escondido

    A la luz del pensamiento,

    Cantando himnos no acordados,

    Hasta que el mundo esté forjado

    A la simpatía con esperanzas y temores no hizo caso:

    Como una doncella de alto nacimiento

    En una torre de palacio,

    Calmante su amor cargado

    Alma en hora secreta

    Con música dulce como el amor, que desborda su bower:

    Como un gusano brillante dorado

    En un dell de rocío,

    Dispersión sin holden

    Su tonalidad aérea

    Entre las flores y el pasto, que lo proyectan desde la vista:

    Como una rosa embowered

    En sus propias hojas verdes,

    Por vientos cálidos desflorados,

    Hasta que el aroma que da

    Hace desmayarse con demasiado dulce estos ladrones de alas pesadas:

    *****

    En una serie de cuatro estrofas paralelas en estructura, el orador presenta cuatro comparaciones con la alondra, dos humanas, dos de la naturaleza.

    *****

    Miramos antes y después,

    Y pino para lo que no es:

    Nuestra risa más sincera

    Con algo de dolor está cargado;

    Nuestras canciones más dulces son las que hablan del pensamiento más triste.

    Sin embargo, si pudiéramos despreciar

    Odio, y orgullo, y miedo;

    Si fuéramos cosas nacidas

    No derramar una lágrima,

    No sé cómo tu alegría debemos acercarnos alguna vez.

    En estas estrofas, el orador señala una razón por la que los humanos no pueden producir la belleza que la alondra crea en su canción. Sin embargo, las lágrimas son necesarias para conocer la alegría

    Mejor que todas las medidas

    De sonido delicioso,

    Mejor que todos los tesoros

    Que en los libros se encuentran,

    Tu habilidad para poeta era, ¡escórneo de la tierra!

    Enséñame la mitad de la alegría

    Que tu cerebro debe saber,

    Una locura tan armoniosa

    De mis labios fluiría

    El mundo debería escuchar entonces, ¡como yo estoy escuchando ahora!

    En las dos últimas estrofas, el orador reconoce que, si la alondra pudiera enseñarle “la mitad de la alegría” que conoce, podría escribir poesía que haría que el mundo le escuchara mientras está escuchando a la alondra.

    “Canción—A los hombres de Inglaterra”

    Tras la participación de Inglaterra en las guerras napoleónicas, desde la época de la Revolución Francesa hasta aproximadamente 1815, Inglaterra sufrió una depresión económica. La Revolución Industrial obligó a muchas personas, como Michael el pastor de Wordsworth, a salir de su sustento tradicional y a entrar en las ciudades a buscar trabajo en las fábricas. Los terratenientes adinerados pudieron comprar tierras abandonadas de granjas y pastos. Uno de los resultados fue un desplazamiento poblacional. Grandes extensiones de tierra ahora en gran parte despobladas todavía tenían la misma representación en el Parlamento, mientras que las ciudades que habían crecido exponencialmente en población tenían poca representación. Inglaterra estaba en extrema necesidad de lo que ahora llamamos redistribución de distritos. Los pocos terratenientes ricos, sin embargo, estaban bastante contentos con su control del gobierno.

    Además del descontento causado por la falta de representación, los precios de los alimentos se dispararon como resultado de las Leyes del Maíz, una serie de leyes que colocaban aranceles de importación a los granos (en ese momento en Inglaterra se usaba el término maíz como término general para el trigo y otros granos).

    La falta de empleos, la falta de alimentos y la falta de diputados para representar sus intereses llevaron a la clase obrera a protestas y manifestaciones. La masacre de Peterloo ocurrió cuando las tropas montadas, con sables dibujados, bajaron a manifestantes, entre ellos mujeres y niños.

    Ya un firme defensor de la reforma, Shelley escribió “La mascarilla de la anarquía” y “Canción a los hombres de Inglaterra” para protestar por la violenta reacción gubernamental contra los manifestantes y alentar a la clase obrera a rebelión contra condiciones intolerables. Shelley contrasta la vida de la clase obrera y la vida de la nobleza.

    I

    Hombres de Inglaterra, por lo que arar

    ¿Por los señores que os bajan?

    Por lo tanto tejer con trabajo y cuidado

    ¿Las ricas túnica que llevan tus tiranos?

    II

    Por tanto, alimentar, vestir, y guardar,

    De la cuna a la tumba,

    Esos drones ingratos que

    Escurrir el sudo—no, ¿beber su sangre?

    III

    Por lo tanto, Abejas de Inglaterra, forja

    Muchas armas, cadenas y azotes,

    Que estos drones sin aguijón puedan echar a perder

    ¿El producto forzado de tu trabajo?

    IV

    Que tengas ocio, comodidad, calma,

    ¿Refugio, comida, bálsamo suave del amor?

    O qué es lo que compráis tan querido

    ¿Con tu dolor y con tu miedo?

    V

    La semilla que siembras, otra cosecha;

    La riqueza que halláis, otra guarda;

    Las túnica que tejéis, otra viste;

    Los brazos que forjáis, otro oso.

    VI

    Siembre semilla, —pero que ningún tirano segue;

    Encontrar riqueza, —que ningún impostor amontone;

    Túnica de tejido, —no deje que el desgaste ocioso;

    Forjar armas, —en tu defensa para llevar.

    VII

    Encogerse a sus bodegas, agujeros y celdas;

    En los pasillos ye cubierta habita otro.

    ¿Por qué sacudir las cadenas que forjaste? Ya ves

    El acero ye templó la mirada sobre vosotros.

    VIII

    Con arado y pala, y azada y telar,

    Rastrea tu tumba, y construye tu tumba,

    Y teje su sábana para enrollar, hasta que quede justo

    Inglaterra sea tu sepulcro.

    Claves para llevar

    • Shelley utiliza la típica estructura romántica de una observación de la naturaleza que conduce a una meditación.
    • En “Mont Blanc” Shelley identifica el poder místico en la naturaleza como un poder intelectual.
    • La poesía de Shelley revela las características del Romanticismo.
    • Shelley responde a la situación política y a la Revolución Industrial en su poesía.

    Ejercicios

    1. Compara “Mont Blanc” con la sección Byron's Lake Leman de “La peregrinación de Childe Harold”.
    2. ¿Cuáles son los cuatro elementos con los que Shelley compara a la alondra? ¿Qué tienen en común estas cosas? ¿Qué tienen en común con la alondra? ¿Qué punto hace Shelley con estas comparaciones? ¿Qué principios del Romanticismo son evidentes en este pasaje de “A una alondra”?
    3. En “A una alondra”, cuando Shelley escribe: “Nosotros cuidamos antes y después,/Y pino por lo que no lo es”, ¿qué característica humana está describiendo? Compara este comentario sobre la condición humana con la idea similar de Burns en “To a Mouse”.
    4. El orador de “To a Skylark” reflexiona sobre cómo sería si la gente pudiera vivir sin “odio, orgullo y miedo”. ¿Cuál es su conclusión?
    5. En las dos últimas estrofas de “A una alondra”, el orador reconoce que, si la alondra pudiera enseñarle “la mitad de la alegría” que conoce, la “locura armoniosa” que podría producir haría que el mundo le escuchara mientras escucha a la alondra. ¿Por qué Shelley usa el término “locura armoniosa” para describir lo que presumiblemente es poesía?
    6. ¿Qué dice “A una alondra” sobre la creatividad? ¿Cómo se relaciona este poema con la idea de Coleridge de la Imaginación?
    7. ¿Qué trabajo específico atribuye Shelley a las clases trabajadoras en “Canción a los hombres de Inglaterra”? ¿Qué beneficios deriva la clase alta de este trabajo?
    8. ¿Qué insta Shelley a hacer a los trabajadores de Inglaterra?
    9. En las dos últimas estrofas de “Canción a los hombres de Inglaterra”, el tono parece acusatorio hacia los trabajadores. ¿Qué predice el orador que les va a pasar?

    Recursos

    Información General

    Biografía

    Texto

    Audio

    Imágenes

    • Percy Bysshe Shelley (1792—1822).” El fantasma de Shelley: remodelar la imagen de una familia literaria. Bibliotecas Bodleian. Exposición de la Universidad de Oxford en asociación con la Biblioteca Pública de Nueva York. incluye imágenes de manuscritos, primeras ediciones, retratos
    • Shelley Sitios/Lugares de interés. Círculos Románticos. Ed. Darby Lewes y Bob Stikius.

    Concordancia


    This page titled 6.11: Percy Bysshe Shelley (1792—1822) is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.