Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

1.4: Reducción de la Emisión de Gases de Efecto Invernadero

  • Page ID
    84453
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    1.4 Reducción de la Emisión de Gases de Efecto Invernadero

    Existe un consenso científico de que la producción de gases de efecto invernadero (GEI) va en aumento, lo que ha provocado el cambio climático y varias otras preocupaciones ambientales. Por mucho que las petroleras y los think tanks conservadores no quieran que esto sea cierto, lo es, y gran parte del clima severo que ha estado ocurriendo en todo el mundo se debe a problemas de cambio climático. Existe una cantidad significativa de evidencia para fundamentar la existencia del cambio climático y el calentamiento general de la tierra. El cambio climático se debe al Efecto Invernadero; es un efecto natural, causado por el CO 2 y el vapor de agua presentes de forma natural en la atmósfera. El foco de debate (científico y político) se ha centrado en si también existe un efecto invernadero antropogénico que provoque un mayor cambio climático. El dióxido de carbono (CO 2) no es el único gas de efecto invernadero (metano, CH 4 es otro GEI potente; se discutirá más en próximas secciones), sino que la mayor parte del debate se centra en él. Y se piensa que el dramático incremento del CO 2 en la atmósfera se debe a la quema de combustibles fósiles.

    El mundo depende en gran medida de los combustibles fósiles; Estados Unidos también depende en gran medida de los combustibles fósiles. Como vimos en la Figura 1.9, en 2011, solo 17% del combustible consumido estaba basado en combustibles no fósiles, y se proyecta que ese consumo sea de 21% en 2040. Y cerca de la mitad de eso son renovables.

    Hay una montaña de evidencias que indican que el planeta se está calentando. La Figura 1.10 muestra un gráfico que representa los niveles de CO 2 trazados con el cambio en las temperaturas globales promedio entre 1880-2010. El cambio ha sido más dramático en los últimos 30 años.

    Gráfica de temperatura global y concentración de CO2. Descrito en el texto anterior y en pie de foto
    Figura 1.10: Gráfica de temperatura global y concentración de CO 2 de 1880-2010. La gráfica muestra la temperatura global (56.9-58.4 °F) y el aumento de la concentración de CO 2 (260-400 ppm) de 1880 a 2010. El dramático incremento en ambos ocurrió desde 1940 hasta ahora, periodo de tiempo en el que un gran crecimiento económico significó incrementar el uso de combustibles fósiles.

    Crédito: NOAA/ Indicadores de Cambio Climático Global

    En las regiones ártica y antártica, la capa de hielo y los glaciares se están derritiendo, y a un ritmo aún más rápido de lo previsto originalmente. Los científicos han encontrado que el aumento de las temperaturas atmosféricas no es la única causa de esto; el derretimiento está provocando que las corrientes de agua se desplacen y muevan el agua más cálida alrededor de los polos, por lo que el derretimiento está ocur La Figura 1.11a muestra el cambio en la capa de hielo de 1984 a 2012 para el Ártico, mientras que la Figura 1.11b muestra los cambios en el nivel del mar, a nivel global, de 1993-2012.

    Prueba esto

    Visita Observatorio de la Tierra (el enlace es externo) para probar una herramienta interactiva que te permita manipular imágenes para mostrar cambios dramáticos en la capa de hielo.

    Cambios en la capa de hielo polar alrededor de Groenlandia entre 1984 y 2012. En 1984 el hielo era más del doble y tocó Alaska y Canadá. En 2012 no
    Figura 1.11a: Cambios en la capa de hielo polar de 1984 a 2012, por favor la reducción significativa de hielo en 2012

    Crédito: Observatorio de la Tierra de la NASA

    Aumento del nivel del mar a nivel global. No hay cambio a leve menor en la costa del Pacífico de las Américas. En todas partes se levantó. Gran ascenso en el Pacífico Sur.
    Figura 1.11b: Globales Aumento del nivel del mar entre enero de 1993 y diciembre de 2012.

    Crédito: NOAA/NESDIS/STAR

    Otro problema podría derivarse del aumento de la producción de gas natural. El gas natural consiste principalmente en metano. Las fuentes incluyen sistemas de producción de petróleo y gas natural, rellenos sanitarios, minería de carbón, estiércol animal y fermentación de sistemas naturales. El metano tiene 25 veces el potencial de calentamiento global del CO2. En la Figura 1.12 se muestran los porcentajes totales de GEI de diversas fuentes. Sin embargo, la Figura 1.13 muestra las emisiones de diversas emisiones de GEI de 1990-2014. La EPA señala que las emisiones globales de CH4 se han reducido 11% desde 1990-2012. Sin embargo, un artículo publicado en Nature (Yvon-Durocher, marzo de 2014) sugiere que puede haber una consecuencia inesperada del calentamiento de las temperaturas; el calentamiento global puede aumentar la cantidad de metano evolucionado de los ecosistemas naturales. Entonces, queda por ver qué impactos pueden ocurrir que no han sido incluidos en los modelos de cambio climático.

    Gráfico circular de emisión 2014: Electricidad 30%, Transporte 26%, Industria 21%, Comercial y Residencial 12%, Agricultura 9%.
    Figura 1.12: Todas las estimaciones de emisiones del Inventario de Emisiones y Sumideros de Gases de Efecto Invernadero de EE.UU.: 1990-2014

    Crédito: EPA

    (1990-2014) Emisiones en toneladas métricas de equivalentes de CO2. CO2 = ~7.000, Metano = 1,200, Nitrógeno = 500, Gases fluorados = 200
    Figura 1.13: Niveles de diversas emisiones de gases de efecto invernadero desde 1990 hasta 2014. Las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y metano (CH4) en Estados Unidos dominan los gases emitidos, pero tenga en cuenta que el mayor efecto del metano, el óxido nitroso y los gases fluorados tienen un efecto mucho mayor por tonelada que el dióxido de carbono. Entre 1990 y 2014, las emisiones aumentaron de fuentes asociadas a actividades agrícolas, mientras que las emisiones disminuyeron de fuentes asociadas a la exploración y producción de gas natural y productos derivados del petróleo.

    Crédito: EPA

    Existen varias respuestas posibles para disminuir el CO2 y el CH4:1) no hacer nada; 2) reducir el CO2 y el CH4 con prudencia; 3) reducir drásticamente el uso de energía; y 4) pasar a una sociedad libre de carbono. Lo más fácil, pero posiblemente el más dañino a largo plazo, es no hacer nada -actualmente, hay algunas naciones que están presionando para al menos aumentar la conservación. El uso de híbridos en realidad ha disminuido nuestro uso de gasolina, ya que el incremento en los estándares de Economía Promedio de Combustible Corporativo (CAFE) ha tenido un impacto. No obstante, lo más probable es que las medidas prudentes para reducir los GEI no sean suficientes para tener un impacto enorme. Por lo tanto, el uso de biocombustibles podría tener un gran potencial para reducir el impacto del CO2 y el CH4, si se hace bien. No obstante, algunas acciones en Sudamérica han demostrado que si el cambio al crecimiento de biocombustibles no se maneja bien, se puede crear un problema mayor. Algunas áreas de selva tropical fueron retiradas de Sudamérica para despejar tierras para producir biocombustibles, pero las selvas que fueron removidas fueron quemadas, poniendo una cantidad excesiva de CO2 en la atmósfera. Las selvas tropicales han crecido durante largos períodos de tiempo, por lo que había mucho carbono almacenado en ellas; también eran lugares donde vivían animales exóticos, plantas e insectos, por lo que la quema ponía en peligro las especies de vida silvestre en las selvas tropicales. Una cosa a tener siempre presente: cada vez que se realiza una acción en nuestra atmósfera, existe la posibilidad de una consecuencia negativa que no se puede prever.


    This page titled 1.4: Reducción de la Emisión de Gases de Efecto Invernadero is shared under a CC BY-NC-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Hilal Ezgi Toraman (John A. Dutton: e-Education Institute) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.