Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

2.3: Mediación

  • Page ID
    62377
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Mediación conectada a tribunales o agencias

    La mediación es un método de resolución de disputas que se basa en un tercero imparcial que toma decisiones, conocido como mediador, para resolver una disputa. Si bien los requisitos varían según el estado, un mediador es alguien que ha sido entrenado en la resolución de conflictos, aunque a menudo, no tiene ninguna experiencia en el tema que se está disputando. La mediación es otra forma de solución alternativa de controversias. A menudo se usa en intentos de resolver una disputa porque puede ayudar a las partes en desacuerdo a evitar los costosos y costosos procedimientos involucrados en los litigios judiciales. Los tribunales suelen recomendar que un demandante, o la parte que inicia una demanda, y un demandado, o la parte acusada de delito, intenten la mediación antes de proceder al juicio. Esta recomendación es especialmente cierta para asuntos que se presentan en los tribunales de reclamos menores, donde los jueces intentan agilizar la resolución de controversias. No todos los mediadores están asociados con sistemas judiciales públicos. Hay muchos servicios de mediación privados y conectados a la agencia que las partes contendientes pueden contratar para ayudarles a resolver potencialmente su disputa. La American Bar Association sugiere que, además de los cursos de capacitación, una de las mejores formas de iniciar un negocio de mediación privada es ser voluntario como mediador. La investigación ha demostrado que la experiencia es un factor importante para los mediadores que buscan cultivar la sensibilidad y perfeccionar sus habilidades de resolución de conflictos.

    Para las empresas, los ahorros asociados a la mediación pueden ser sustanciales. Por ejemplo, la corporación energética Chevron implementó un programa de mediación interna. En una instancia, costó 25 mil dólares resolver una disputa utilizando este programa de mediación interna, mucho menos de los 700 mil dólares estimados en los que habría incurrido mediante el uso de servicios legales externos. Aún más impresionante es la cantidad que ahorró al no acudir a los tribunales, lo que habría costado un estimado de 2.5 millones de dólares.

    La mediación se distingue por su enfoque en las soluciones. En lugar de centrarse en descubrimientos, testimonios y testigos expertos para evaluar lo que ha sucedido en el pasado, está orientado al futuro. Los mediadores se enfocan en descubrir formas de resolver la disputa de una manera que apacigue a ambas partes.

    Otros beneficios de la mediación

    • Confidencialidad. Dado que los procedimientos judiciales se convierten en un asunto de registro público, puede resultar ventajoso utilizar la mediación para preservar el anonimato. Este aspecto puede ser especialmente importante a la hora de tratar asuntos delicados, donde una o ambas partes sienten que lo mejor es mantener la situación privada.
    • Creatividad. Los mediadores están capacitados para encontrar formas de resolver disputas y pueden aplicar un pensamiento fuera de la caja para sugerir una resolución que las partes no habían considerado. Dado que las partes en desacuerdo pueden sentirse emocionalmente polémicas entre sí, es posible que no puedan considerar otras soluciones. Además, un mediador experto puede ser capaz de reconocer las diferencias culturales entre las partes que están influyendo en la capacidad de las partes para llegar a un compromiso, y así aprovechar esta conciencia para crear una solución novedosa.
    • Control. Cuando un caso va a juicio, ambas partes renuncian a cierto grado de control sobre el resultado. Un juez podrá llegar a una solución a la que ninguna de las partes esté a favor. En contraste, la mediación brinda a las partes contendientes oportunidades de encontrar puntos en común en sus propios términos, antes de renunciar al control a fuerzas externas.

    Papel del Mediador

    Los mediadores exitosos trabajan para establecer de inmediato una relación personal con las partes contendientes. A menudo tienen un corto periodo de tiempo para interactuar con las partes y trabajar para posicionarse como un asesor de confianza. El Programa de Negociación de la Facultad de Derecho de Harvard reporta un estudio del mediador Peter Adler en el que los participantes de la mediación recordaron a los mediadores como “abrir la sala, preparar café y presentar a todos”. Esta cita subraya la necesidad de que los mediadores desempeñen un papel más allá de las meras funciones administrativas. Las habilidades de resolución de conflictos del mediador son fundamentales para guiar a las partes hacia una resolución.

    Pasos de Mediación

    Según explica nolo.com, la mediación, si bien no es tan formal como un juicio judicial, implica los siguientes seis pasos:

    • Declaración de apertura del mediador: Durante el discurso de apertura, el mediador se presenta y explica los objetivos de la mediación.
    • Declaraciones de Apertura del Demandante y del Demandado: Se da a ambas partes la oportunidad de intervenir, sin interrupción. Durante esta declaración inaugural, ambas partes tienen la oportunidad de describir la naturaleza de la controversia y su solución deseada.
    • Discusión Conjunta: El mediador intentará que las dos partes en desacuerdo hablen entre sí y guiará la discusión hacia una solución mutuamente amistosa. Esta parte del proceso de mediación suele identificar qué temas deben resolverse y explora formas de abordarlos.
    • Caucus privado: Durante esta etapa, cada partido tiene la capacidad de reunirse y hablar en privado con el mediador. Por lo general, el mediador utilizará este tiempo para conocer más sobre lo que es más importante para cada parte y para hacer una lluvia de ideas sobre formas de encontrar una resolución. El mediador podrá pedir a las partes que traten de dejar de lado sus respuestas emocionales y resentimientos para trabajar hacia un acuerdo.
    • Negociación conjunta: Después de las asambleas privadas, las partes se vuelven a unir en la misma sala, y el mediador presenta cualquier perspicacia recién descubierta para guiarlas hacia un acuerdo.
    • Cierre: Durante esta etapa final, se llega a un acuerdo, o se determina que las partes no pueden ponerse de acuerdo. De cualquier manera, el mediador revisará las posiciones de cada parte y les preguntará si les gustaría volver a reunirse o explorar opciones escalables, como trasladar la disputa a los tribunales.

    Cuestiones Éticas

    Tanto los propios contendientes, como aquellos que intentan facilitar la resolución de disputas, es decir, mediadores y abogados, deben navegar por una miríada de cuestiones éticas, como decidir si deben decir toda la verdad, o solo ofrecer una divulgación parcial. Este conflicto tiene largas raíces en la historia y a menudo ha sido considerado en términos de teorías éticas consecuencialistas y deontológicas. La ética consecuencialista, a veces conocida como ética situacional, es una forma de ver las decisiones difíciles considerando sus implicaciones. Alguien que siga la ética consecuencialista en la mediación o el arbitraje consideraría el impacto de su decisión en las partes a la luz de sus circunstancias únicas. En contraste, la ética deontóloga basa su decisión en si la acción misma es correcta o incorrecta, independientemente de sus consecuencias.

    Imagínese una situación en la que un contador profesional tenga un punto de vista ético consecuencialista y considere que existen ciertos escenarios en los que la divulgación de sólo una parte de la verdad es un curso de acción encomiable. Por ejemplo, si se entrevista a un contador respecto a cómo la empresa manejó una determinada transacción en su cuenta de retiro, podría optar por retener cierta información porque teme que perjudique la capacidad de los jubilados para retener todos los beneficios de sus pensiones. En este caso, el contador está utilizando la lógica de “los fines justifican los medios” porque siente que la omisión de la verdad resultará en más beneficio que su revelación. Un mediador o árbitro que también siga un punto de vista consecuencialista consideraría la motivación del contador y las circunstancias, además de sus acciones.

    Situaciones éticas como estas no solo forman parte de la mediación de disputas en escenarios de derecho empresarial, sino que también suceden en la vida cotidiana. Considera el caso de un padre de familia que está de camino a casa del trabajo cuando recibe una llamada de la niñera, diciéndole que la frente de su hijo se siente caliente y que ella se queja de no sentirse bien. Sentado en el tránsito, el padre recuerda que desconoce el paradero del termómetro digital, por lo que decide detenerse y comprar uno. El estacionamiento en la tienda está extremadamente ocupado, por lo que el padre decide estacionar en un lugar para discapacitados, a pesar de que no tiene ningún desafío de movilidad. Este tipo de situaciones han sido abordadas por filósofos como Immanuel Kant, quien habló del imperativo categórico, que definió como, “Actúa solo de acuerdo a esa máxima por la que se puede, al mismo tiempo, querer que se convierta en una ley universal”. En otras palabras, la acción de uno debe considerarse a la luz de lo que sucedería si todos se dedicaran a la misma acción. Si bien podría no parecer una infracción dañina, si todos lo hicieran, entonces causaría un verdadero inconveniente y posible sufrimiento a las personas con discapacidad de movilidad, para quienes se designaban esos espacios. Un punto de vista ético deontológico determinaría que siempre es incorrecto estacionarse en el espacio para discapacitados, independientemente de la situación. En la vida real, es muy difícil adoptar un punto de vista 100% deontológico para la resolución de disputas. A menudo, la razón por la que la disputa ha surgido en primer lugar es por alguna ambigüedad inherente a la situación. En estos casos, los mediadores deben aplicar su mejor juicio para ayudar a las partes en desacuerdo a ver los puntos de vista de los demás y guiarlos hacia una solución mutuamente amistosa.

    higo 2.2.1.jpg
    Figura\(\PageIndex{1}\): A veces las cuestiones éticas no tienen respuestas claras y los mediadores deben confiar en su mejor juicio. (Crédito: George Becker/ pexels/ Licencia: CC0)

    Direcciones Futuras en Mediación

    A medida que la tecnología continúa cambiando las formas en que interactuamos entre nosotros, es probable que veamos avances en las técnicas de mediación. Por ejemplo, hay empresas que ofrecen servicios de mediación en línea, conocidos como e-mediación. La mediación electrónica puede ser útil en situaciones en las que las partes están geográficamente alejadas, o la transacción en disputa se realizó en línea. Ebay utiliza la mediación electrónica para manejar el gran volumen de malentendidos entre las partes. La investigación ha demostrado que uno de los beneficios de la e-mediación es que permite a las personas el tiempo necesario para “enfriarse” cuando tienen que explicar sus sentimientos en un correo electrónico, en lugar de hablar con otros en persona.

    Además de los avances tecnológicos, nuevos hallazgos en psicología están influyendo en cómo se resuelven las disputas, como el creciente interés en la mediación asistida por caninos (CAM), en la que se postula que la presencia de perros tiene un impacto en la salud emocional humana. Dado que la presencia de perros tiene un impacto positivo en muchos de los marcadores de estrés neurofisiológico en humanos, los investigadores están comenzando a explorar el uso de animales de terapia para ayudar en la resolución de disputas.

    higo 2.2.2.jpg
    Figura\(\PageIndex{2}\): Los expertos en mediación están considerando los beneficios de los perros de terapia para la mediación asistida por caninos. (Crédito: Garfield Besa/ pexels/ Licencia: CC0)

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 2.3: Mediación is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax.