Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

13.2: El Estatuto de Fraudes

  • Page ID
    66188
    • Anonymous
    • LibreTexts

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Panorama del Estatuto de Fraudes

    La regla general es la siguiente: no es necesario que un contrato sea por escrito para ser ejecutorio. Un acuerdo oral para pagar 2 millones de dólares a una modelo de alta costura para posar para fotografías es tan vinculante como si el lenguaje del trato estuviera impreso en vitela y firmado en presencia de veinte obispos. Durante tres siglos, sin embargo, una gran excepción creció alrededor del Estatuto de Fraudes, promulgado por primera vez en Inglaterra en 1677 bajo el nombre formal de “Una Ley para la Prevención de Fraudes y Perjuries”. El Estatuto de Fraudes exige que algunos contratos sean evidenciados por escrito, firmado por la parte a encuadernar. Las dos secciones del estatuto inglés que se refieren a los contratos dicen lo siguiente:

    [Secc. 4]... no se interpondrá acción alguna

    1. por el cual acusar a cualquier albacea o administrador sobre cualquier promesa especial, para responder por daños y perjuicios de su propio patrimonio;
    2. o mediante el cual cobrar al demandado sobre cualquier promesa especial de responder por la deuda, incumplimiento o abortos involuntarios de otra persona;
    3. o cobrar a cualquier persona a cualquier acuerdo realizado a la consideración del matrimonio;
    4. o sobre cualquier contrato o venta de tierras, viviendas o herencias, o cualquier interés en ellos o que les conciernan;
    5. o sobre cualquier acuerdo que no deba realizarse dentro del plazo de un año a partir de la realización del mismo;

    salvo que el acuerdo por el que se interponga dicha acción, o algún memorándum o nota del mismo, sea por escrito, y firmado por la parte que se le impute, o alguna otra persona al respecto por él legalmente autorizada.

    [Secc. 17]... no se permitirá que sea bueno ningún contrato para la venta de bienes, mercancías y mercaderías, por el precio de diez libras esterlinas o superiores, salvo que el comprador aceptará parte de las mercancías así vendidas, y efectivamente recibirá la misma, o dará algo en serio para obligar la ganga o en parte del pago, o que alguna nota o memorándum por escrito de dicho trato sea hecho y firmado por las partes a cobrar por dicho contrato, o sus agentes al respecto legalmente autorizados.

    Como puede ser evidente por el título del acto y su lenguaje, el propósito general de la ley es aportar pruebas, en áreas de cierta complejidad e importancia, de que efectivamente se realizó un contrato. En menor grado, la ley sirve para advertir a quienes están a punto de entrar en un contrato y “para crear un clima en el que las partes a menudo consideren sus acuerdos como tentativos hasta que haya un escrito firmado”. [1] Observe, por supuesto, que se trata de un estatuto; es una intrusión legislativa en el common law de los contratos. El nombre del acto es algo desafortunado: en la medida en que trata del fraude en absoluto, no trata el fraude como normalmente lo pensamos. Se trata de evitar el fraude que ocurre cuando una persona intenta imponerle a otra un contrato que nunca se acordó.

    El Estatuto de Fraudes se ha promulgado en forma similar a la ley del siglo XVII en todos los estados excepto Maryland y Nuevo México, donde las decisiones judiciales le han dado efecto legal, y Luisiana. Con excepciones menores en Minnesota, Wisconsin, Carolina del Norte y Pensilvania, todas las leyes abarcan las mismas categorías de contratos que se requieren por escrito. A principios del siglo XX, la Sección 17 fue sustituida por una sección de la Ley Uniforme de Ventas, y esta a su vez ahora ha sido sustituida por disposiciones del Código Uniforme de Comercio (UCC).

    Figura 13.1 Contratos requeridos para estar por escrito

    Captura de pantalla (410) .png

    Por muy antiguo que sea, el Estatuto de Fraudes está vivo y coleando en Estados Unidos. Hoy en día se utiliza como defensa técnica en muchas acciones contractuales, a menudo con resultados injustos: puede ser utilizada por una persona para escabullirse de un contrato oral por lo demás perfectamente fino (se dice entonces que se usa “como espada en lugar de escudo”). En consecuencia, los tribunales interpretan la ley de manera estricta y a lo largo de los años han enunciado una serie de excepciones, haciendo lo que parece ser simple bastante complejo. En efecto, después de más de medio siglo de serias críticas académicas, el Parlamento británico derogó la mayor parte del estatuto en 1954. Ya en 1885, un juez británico señaló que “en la gran mayoría de los casos [el estatuto] la operación es simplemente permitir que un hombre rompa una promesa con impunidad porque no la anotó con suficiente formalidad”. Un proponente de la derogación dijo en el piso de la Cámara de los Comunes que “los futuros estudiantes de derecho, espero, se aligerarán sus labores con la aprobación de esta medida”. En Estados Unidos, los estudiantes no tienen tal respiro del Estatuto de Fraudes, al que ahora recurrimos para su examen.

    Tipos de Contratos Requeridos por Redacción y las Excepciones

    Promesas de Pagar la Deuda de Otro

    La regla: una promesa de pagar la deuda de otra persona debe ser evidenciada por algún escrito si se trata de una “promesa colateral de caución (o 'garantía')”. Una promesa colateral es una secundaria o auxiliar a alguna otra promesa. Asurety o garante (los términos son esencialmente sinónimos) es aquel que promete cumplir ante el incumplimiento de otro. Considera esto:

    A y B acuerdan pagar a C.

    Aquí, tanto A como B están haciendo una promesa directa de pagar C. Aunque A aparece primero, ambos prometen pagar C. Ahora considere esto:

    B acepta pagar C si A no lo hace.

    Aquí queda claro que debe haber otro acuerdo en alguna parte para que A pague a C, pero eso no está contenido en esta promesa. Más bien, B está haciendo un acuerdo con C que es colateral —de lado— a la promesa que A le está haciendo a C. A veces el otro acuerdo en algún lugar para que A pague a C está en realidad en el mismo documento que la promesa de B de pagar C si A no lo hace. Eso no hace que la promesa de B sea una promesa directa en lugar de una colateral.

    Supongamos que Lydia desea comprar a crédito un abrigo en Miss Juliette's Fine Furs. Juliette piensa que la solvencia de Lydia es algo inconsistente. Entonces, la amiga de Lydia, Jessica, promete a la señorita Juliette que si la tienda extenderá el crédito de Lydia, Jessica pagará cualquier saldo adeudado en caso de que Lydia falte. Jessica es una garantía para Lydia, y el acuerdo está sujeto al Estatuto de Fraudes; una promesa oral no será ejecutoria. [2] Supongamos que Jessica quiere mucho que Lydia tenga el abrigo, entonces llama a la tienda y dice: “Envía a Lydia el pelaje, y yo lo pagaré”. Este acuerdo no crea una caución, porque Jessica es la principal responsable: está haciendo una promesa directa de pagar. Para quedar dentro del Estatuto de Fraudes, el fiador deberá respaldar la deuda de otra persona con un tercero prometido (también conocido como acreedor del deudor principal). La “deuda”, por cierto, no tiene por qué ser una obligación monetaria; puede ser cualquier deber contractual. Si Lydia hubiera prometido trabajar como cajera los sábados en Miss Juliette's a cambio del abrigo, Jessica podría llegar a ser una garantía de esa obligación al aceptar trabajar en el lugar de Lydia si no se presentaba. Tal promesa tendría que ser por escrito para ser ejecutoria.

    La excepción: la doctrina del propósito principal. La doctrina de propósito principal es una excepción importante a la disposición de fianzas del Estatuto de Fraudes. Sostiene que si la razón principal del promisor para actuar como fiador es asegurar su propia ventaja económica, entonces el acuerdo no está obligado por el requisito de escritura del Estatuto de Fraudes. Supongamos, en el ejemplo anterior, que Jessica es realmente la que quiere el abrigo de piel pero no puede, por razones de prudencia, que se sepa que ha comprado uno. Por lo que propone que Lydia la “compre” para ella y que le garantice los pagos de Lydia. Dado que el propósito principal de la promesa de Jessica es promover sus propios intereses, un acuerdo oral es vinculante. Normalmente, la regla del propósito principal entra en juego cuando la fiadora desea una ventaja económica para sí misma que no puede ocurrir a menos que brinde alguna seguridad. Por ejemplo, el presidente de la junta directiva de una pequeña empresa, que también posee todas las acciones con derecho a voto, podría garantizar a una impresora que si su empresa incumpliera en pagar la factura de catálogos desesperadamente necesarios, personalmente pagaría la factura. Si su propósito principal al dar la garantía era imprimir los catálogos para evitar la quiebra, y así preservar su propio interés en la empresa, estaría obligado por un acuerdo oral. [3] El mismo principio puede utilizarse para obligar a otros acreedores a acuerdos orales, como descubrió el banco en Sección 13.4.1 “La doctrina del propósito principal del Estatuto de los Fraudes” (Pisos Wilson).

    Acuerdos de Ejecutor o Administrador

    La regla: la promesa de un albacea o administrador de un patrimonio de responder personalmente por la deuda u otro deber del difunto es análoga a la disposición de fianzas —debe evidenciarse por algún escrito si se va a hacer cumplir sobre una objeción por parte del aspirante a obligado. Para que un acuerdo esté amparado por el estatuto, debe haber existido una obligación antes de la muerte del fallecido. Por lo tanto, si el albacea arregla para un funeral y garantiza el pago en caso de que el patrimonio no pague la tasa, un contrato oral es vinculante, porque no había obligación preexistente. Sin embargo, si el difunto ha hecho sus propios arreglos y ha firmado una nota que obliga a pagar su patrimonio, la promesa del albacea de garantizar el pago sería vinculante sólo si está escrita.

    La excepción: la excepción de propósito principal a la disposición de fianzas se aplica a esta fracción del Estatuto de Fraudes así como a las “promesas de pagar las deudas de otra” sección, señalada anteriormente.

    La Disposición Matrimonial

    La regla: si alguna parte del matrimonio o la promesa de casarse consiste también en una promesa de intercambiar alguna consideración, el Estatuto de Fraudes exige que esa parte sea evidenciada por algún escrito. [4] Las promesas mutuas de casarse no están dentro de la regla. John y Sally intercambian promesas de casarse; la promesa no sería inexigible por no ser evidenciada por alguna escritura. (Por supuesto que es muy poco probable que los tribunales obliguen a alguien a cumplir una promesa de casarse; el caso es que no se aplica el Estatuto de Fraudes). Pero si Sally entiende que John diga: “Si te casas conmigo, te escribo mi propiedad en las montañas Catskill”, la parte sobre la propiedad tendría que ser evidenciada por algún escrito para ser aplicada sobre la negación de John. El Estatuto de Fraudes rige tales promesas independientemente de quién las haga. Supongamos que el padre de John hubiera dicho: “Si te casas con Sally y te estableces, te daré un millón de dólares”, y John está de acuerdo y se casa con Sally. La promesa del padre no es ejecutoria a menos que esté escrita, si la niega.

    A veces, las parejas, especialmente a los ricos como las estrellas de cine, ejecutan acuerdos escritos de liquidación de propiedad para satisfacer el estatuto, estipulando cómo se tratarán sus bienes al casarse o al divorciarse o morir. Si se hacen antes del matrimonio, se les llama acuerdos prenupciales (prematrimoniales); si después del matrimonio, acuerdos posnupciales (después del matrimonio) (“prenuptos” y “postnupciales” en la jerga del abogado).

    La excepción: aquí no hay excepción “nombrada”, pero los tribunales son libres de hacer ajustes equitativos de bienes del matrimonio para evitar una injusticia.

    Los factores a considerar en la división de los bienes conyugales se exponen en [Citación], que establece, entre otras cosas [entre otras cosas], que el tribunal repartirá definitiva y equitativamente los bienes de las partes, sin embargo y siempre que sean adquiridos. El estatuto otorga amplia discreción en el juzgado de distrito. [Cita]. El tribunal es libre de adoptar cualquier valoración razonable de los bienes conyugales que se sustente en el expediente. [5]

    Contratos que afectan un interés en bienes raíces

    La regla: casi todos los contratos que involucran un interés en bienes raíces están sujetos al Estatuto de Fraudes. “Un interés en la tierra” es una descripción amplia, que incluye la venta, hipoteca y arrendamiento de bienes inmuebles (incluyendo viviendas y edificios); las ganancias del terreno; la creación de servidumbres; y el establecimiento de otros intereses a través de convenios y acuerdos restrictivos sobre el uso. Los arrendamientos a corto plazo, generalmente por un término de un año o menos, están exentos de la disposición.

    La excepción: la doctrina del desempeño de la pieza. El nombre aquí es un nombre inapropiado, porque es una doctrina de confianza, y los actos tomados en dependencia del contrato no son necesariamente actuaciones parciales bajo él. Al igual que en todos esos casos, la razón es que es injusto no dar cumplimiento específico al prometiente si actuó con confianza razonable en el contrato y el promisor ha seguido manifestando asentimiento a sus términos. Un contrato oral para vender terrenos no es vinculante simplemente porque el comprador haya pagado el precio de compra; el pago no es por sí mismo dependencia, y si el vendedor se niega a transferir el título, el comprador podrá recuperar el precio de compra. No obstante, si el comprador ha tomado posesión y ha realizado mejoras en la propiedad, los tribunales suelen decir que el caso está fuera del estatuto, y la parte que reclama un contrato oral puede intentar probar la existencia del contrato oral.

    La regla de un año

    La regla: todo acuerdo que no pueda realizarse dentro del plazo de un año a partir de su elaboración debe ser evidenciado por algún escrito para ser ejecutorio. El propósito de esta parte es quizás más obvio que la mayoría de las disposiciones del estatuto: los recuerdos se desvanecen con respecto a los términos de los contratos orales realizados hace mucho tiempo; la gente muere; las disputas no son infrecuentes. Observe que el marco de tiempo crítico no es cuánto tiempo llevará realizar el contrato, sino cuánto tiempo desde el momento en que se realiza hasta que se completa el desempeño. Si se realiza un contrato el 1 de enero para que una casa se construya a partir del 1 de junio y se concluya el 1 de febrero del próximo año, la ejecución se concluirá en ocho meses desde el momento en que se inició, pero trece meses a partir del momento en que se realizó el contrato. Se encuentra dentro del estatuto.

    La excepción: la prueba de posibilidad. La norma de un año del estatuto ha sido interpretada universalmente en el sentido de que significa un contrato que es imposible cumplirse plenamente en el plazo de un año; si existe la más mínima posibilidad de llevar a cabo el convenio por completo dentro del año, es exigible un contrato oral. Por lo tanto, un acuerdo oral para pagar una suma de dinero en una fecha trece meses de ahí que esté dentro del estatuto y no sea ejecutorio, pero sería ejecutorio uno que llame al pago “dentro de los trece meses”, ya que es posible bajo este último contrato pagar en menos de un año. Debido a que en muchos casos la aplicación estricta del estatuto dictaría resultados duros, los tribunales a menudo se esfuerzan por una interpretación que considere posible realizar el acuerdo dentro del año. Los tribunales incluso sostendrán que debido a que cualquier persona puede morir dentro del año, un contrato sin plazo fijo puede cumplirse plenamente en menos de un año y, por lo tanto, no entra dentro del estatuto.

    Bajo la UCC

    La regla: los contratos para la venta de bienes por un monto mayor a $500 deben ser evidenciados por algún escrito para ser ejecutables. La sección 2-201 de la UCC requiere que todos los contratos de venta de bienes por el precio de $500 o más sean por escrito, pero los acuerdos orales para la venta de bienes valorados en menos de $500 son plenamente ejecutables sin excepción.

    Otros requisitos de escritura

    Además de estos requisitos, la UCC establece que los acuerdos para la venta de valores (por ejemplo, la mayoría de acciones y bonos) generalmente necesitan ser evidenciados por escrito, y los acuerdos para bienes no incluidos en las ventas o artículos de valores de la UCC que excedan de $5,000 en valor deben ser así evidenciados. [6] Aquí se incluirían los bienes intangibles como los derechos a regalías y al pago de hipotecas, y otros derechos creados por contrato. Y en muchos estados, otros estatutos requieren una escritura para varios tipos diferentes de contratos. Estos incluyen acuerdos para pagar comisiones a corredores de bienes raíces, para hacer un testamento, para pagar deudas ya descargadas en quiebra, para arbitrar en lugar de litigar, para hacer préstamos, y para hacer contratos a plazos.

    Excepciones bajo la UCC

    Hay cuatro excepciones al requisito del Estatuto de Fraudes de la UCC que son relevantes aquí.

    Doctrina de respuesta de los diez días

    Esto establece que, como entre comerciantes, si se llega a un acuerdo oral y una parte envía a la otra una declaración escrita confirmarlo, la otra parte tiene diez días para oponerse por escrito o el acuerdo es ejecutorio. [7]

    “Mercancías especialmente fabricadas”

    Esta excepción establece que un vendedor que haya fabricado bienes según las especificaciones del comprador o que haya hecho “ya sea un comienzo sustancial de su fabricación o compromisos para su adquisición” no se quedará atascado si el comprador repudia, asumiendo que los bienes no son aptos para su venta a otros. [8]

    La excepción de “admisión”

    Esta excepción surge —suficientemente razonablemente— cuando la parte contra la que se solicita la ejecución admite en testimonio o documentos legales que efectivamente se hizo un contrato. [9] Sin embargo, la admisión no permitirá la ejecución de todos los términos reclamados del contrato; la ejecución se limita a la cantidad de bienes admitidos.

    La excepción de “Pago o Entrega y Aceptación”

    El UCC establece que se mantendrá un contrato oral para bienes superiores a $500 si el pago ya se ha realizado y aceptado, o si los bienes han sido recibidos y aceptados. [10]

    Suficiencia de la Escritura Requerida

    En Common Law

    Hemos tenido cuidado de no decir “el contrato tiene que ser por escrito”. Nosotros hemos dicho, “una intención contractual debe ser evidenciada por algún escrito, firmado por la parte a encuadernar”. No se requiere un contrato firmado. Lo que se requiere en la mayoría de los estados, siguiendo la redacción del estatuto original, es que haya al menos algún memorándum o nota relativa al acuerdo, una consecuencia lógica de la finalidad del estatuto para acreditar la realización del contrato. Las palabras no necesitan aparecer en un documento formal; son suficientes en cualquier forma en un testamento, o en un cheque o recibo, o en longhand en el dorso de un sobre, siempre y cuando el documento sea firmado por la parte a cobrar (es decir, la parte demandada en el contrato).

    Si bien la escritura no necesita contener todos los términos, debe recitar el objeto del contrato. No necesita hacerlo, sin embargo, en términos comprensibles para quienes no fueron parte en las negociaciones; basta si es comprensible en contexto. Un acuerdo escrito para comprar una parcela de tierra suele ser suficientemente definitivo si se refiere a la parcela de tal manera que no pueda confundirse con ninguna otra, por ejemplo, “terrenos del vendedor en Tuscaloosa”, suponiendo que el vendedor poseyera solo una parcela allí. Más allá del tema, deben escribirse los términos esenciales de las promesas a cumplir; no es necesario que todos los detalles sean. Si falta un término esencial, no se puede hacer cumplir, a menos que pueda inferirse o imponerse por estado de derecho. Es suficiente un contrato escrito para la venta de terrenos que contenga todos los plazos excepto el tiempo de pago, que las partes acordaron oralmente sería a la entrega de la escritura. (Un contrato que omitiera el precio de venta no lo sería.)

    Las partes deberán ser nombradas por escrito de manera suficiente para identificarlas. No es necesario dar sus nombres completos si las iniciales o alguna otra referencia hacen ineludible que la escritura sí concierne a las partes propiamente dichas. La referencia al agente de una parte identifica a la parte. La posesión de la escritura puede incluso ser suficiente: si un vendedor entrega un memorándum de acuerdo oral para la venta de sus tierras, declarando todos los términos, al comprador, este último puede buscar cumplimiento específico aunque la escritura omita nombrarlo o describirlo a él o a su agente [11].

    En algunos estados, la consideración de la promesa debe expresarse por escrito, aunque ya se haya dado la consideración. En consecuencia, los contratos escritos frecuentemente contienen lenguaje como “por el valor recibido”. Pero en la mayoría de los estados, no hacer referencia a la consideración ya dada es innecesario: “la opinión predominante es que el error u omisión en el considerando de hechos pasados no afecta la suficiencia de un memorándum” [12] La situación es diferente, sin embargo, cuando la contraprestación es una promesa de retorno aún por ser realizado. Por lo general, la promesa de retorno es un término esencial del acuerdo, y el no declararlo viciará la escritura.

    Bajo la UCC

    En los contratos de compraventa de bienes, la escritura debe ser firmada por la parte a cobrar, y las partes deben estar suficientemente identificadas. [13] Pero no es necesario establecer contraprestación, incluido el precio de venta, para que el memorándum cumpla con los requisitos de la UCC (“un escrito no es insuficiente porque omite o afirma incorrectamente un término pactado”), aunque obviamente tiene sentido hacerlo siempre que sea posible. Por el contrario, las Secciones 1-206 y 3-319 de la UCC relativas a bienes personales intangibles y valores de inversión requieren “un precio definido o declarado”.

    Comunicaciones Electrónicas

    Uno de los propósitos primordiales de la Ley de Firmas Electrónicas en el Comercio Global y Nacional, S. 761, popularmente conocida como eSign, es derogar los requisitos de la ley estatal para los instrumentos escritos en la medida en que se aplican a los acuerdos electrónicos y hacer que casi cualquier cosa razonablemente indicativa de una firma sea suficientemente buena electrónicamente. [14] Proporciona lo siguiente:

    Sin perjuicio de cualquier estatuto, reglamento u otra norma de derecho [que no sean partes subsiguientes de este mismo estatuto], con respecto a cualquier transacción en el comercio interestatal o extranjero o que afecte, o que afecte,

    1. una firma, contrato u otro registro relativo a dicha transacción no podrá ser denegado efecto legal, validez o ejecutoriedad únicamente por ser en forma electrónica; y

    2. a un contrato relativo a dicha transacción no se le podrá negar efecto jurídico, validez o ejecutoriedad únicamente porque en su formación se utilizó una firma electrónica o registro electrónico. ...

    El término “transacción” significa una acción o conjunto de acciones relacionadas con el desarrollo de un negocio, consumidor o asuntos comerciales entre dos o más personas, incluyendo cualquiera de los siguientes tipos de conducta:

    1. la venta, arrendamiento, canje u otra disposición de [bienes personales e intangibles]
    2. la venta, arrendamiento, canje u otra disposición de cualquier interés en bienes inmuebles, o cualquier combinación de los mismos.

    El término “firma electrónica” significa un sonido, símbolo o proceso electrónico, adjunto o lógicamente asociado a un contrato u otro registro y ejecutado o adoptado por una persona con la intención de firmar el registro.

    Efecto del incumplimiento y excepciones; rescisión oral

    La regla básica es que los contratos regidos por el Estatuto de Fraudes son inejecutables si no están suficientemente escritos. Si el acuerdo contiene varias promesas, la inexigibilidad de una generalmente hará que las otras también sean inejecutables.

    El Estatuto de Fraudes puede obrar injusticias. Además de las excepciones ya señaladas, existen algunas excepciones generales.

    Rendimiento completo

    En primer lugar, ciertamente, si el contrato ha sido cumplido plenamente por ambas partes, su inexigibilidad bajo el estatuto es cuestionable. Habiendo cumplido con su función (ninguna de las partes habiendo repudiado el contrato), el acuerdo no puede ser rescindido en razón de que debería haber sido, pero no estaba, reducido a la escritura.

    Fideicomiso perjudicial

    Segundo, se puede otorgar algún alivio a quien se haya basado en un contrato oral en su detrimento (similar a la doctrina de desempeño parcial ya mencionada). Para un contrato parcialmente ejecutado inexigible en virtud del Estatuto de Fraudes, podrá disponerse de restitución. Supongamos que George acepta oralmente apaisar los quince acres de Arthur, a cambio de lo cual George va a recibir el título de un acre en el otro extremo del lote. George no tiene derecho al acre si Arthur incumple, pero puede recuperarse por el valor razonable de los servicios que ha realizado hasta el momento del repudio. Algo relacionado, si una de las partes se ha basado razonable y previsiblemente en una promesa de tal manera que la injusticia solo puede evitarse ejecutándola, algunos tribunales utilizarán el estoppel promisorio para excluir la necesidad de un escrito, pero la conexión entre el supuesto contrato oral y la confianza perjudicial debe ser convincente.

    Rescisión oral

    Tercero, la mayoría de los contratos requeridos para ser por escrito pueden ser rescindidos oralmente. El nuevo acuerdo se trata en efecto como una modificación del antiguo, y dado que una rescisión completa no suele desencadenar ninguna acción que el estatuto requiera ser por escrito, la rescisión se hace efectiva en ausencia de algún memorando firmado.

    Algunos acuerdos, sin embargo, pueden no ser rescindidos oralmente. Aquellos que por sus términos imposibilitan la rescisión oral son una clase obvia. Bajo la UCC, ciertos acuerdos para la venta de bienes no pueden ser rescindidos oralmente, dependiendo de las circunstancias. Por ejemplo, si el título ya pasó al comprador bajo un acuerdo escrito que satisfaga el estatuto, el contrato sólo podrá ser rescindido por escrito. Los contratos para la venta de terrenos son otra clase de acuerdos que generalmente no pueden ser rescindidos oralmente. Si el título ya ha sido transferido, o si se ha producido un cambio material de posición en dependencia del contrato, los acuerdos orales para rescindir son inejecutables. Pero un contrato que sigue siendo totalmente ejecutorio, aunque exigible porque por escrito, puede ser rescindido oralmente en la mayoría de los estados.

    Modificación de Contrato

    Cuarto, los contratos regidos por el Estatuto de Fraudes podrán ser modificados oralmente si el contrato resultante, tomado en su conjunto, queda fuera del estatuto. La misma regla se aplica bajo la UCC. [15] Así, un contrato escrito para la venta de una bicicleta nueva por valor de 1.200 dólares puede ser modificado oralmente sustituyendo la venta de una bicicleta usada por valor de 450 dólares, pero no sustituyendo la venta de una bicicleta usada por valor de 600 dólares. El contrato modificado rescinde efectivamente el contrato original.

    Llave para llevar

    El Estatuto de Fraudes, una antigua intrusión legislativa en los contratos de hecho, exige que ciertos contratos sean evidenciados por alguna escritura, firmada por la parte que va a obligarse, para que sean ejecutables. Entre los afectados por el estatuto se encuentran los contratos por un interés en bienes raíces, los contratos que por sus términos no pueden cumplirse en el plazo de un año, los contratos por los que una persona acepta pagar la deuda de otra, los contratos que implican el intercambio de contraprestaciones a la promesa de contraer matrimonio (salvo promesas mutuas de casarse), y, en virtud de la UCC, los contratos por un monto superior a $500. Por cada contrato afectado por el estatuto, existen diversas excepciones destinadas a impedir que el estatuto se utilice para evitar los contratos orales cuando es muy probable que de hecho se hicieran tales.

    El escrito no tiene por qué ser un contrato; cualquier cosa por escrito, firmada por la persona a vincular, que demuestre una intención contractual adecuada sacará el asunto del estatuto y permitirá que una parte intente demostrar la existencia del contrato oral.

    Puede haber alivio bajo restitución o estoppel promisorio. Los contratos afectados por el estatuto suelen ser rescindidos oralmente. Cualquier contrato puede ser modificado o rescindido; si el nuevo contrato oral como modificado no entra dentro del estatuto, el estatuto no se aplica.

    Ejercicios

    1. ¿Cuál es el propósito del Estatuto de Fraudes?
    2. ¿Qué contratos de derecho común se ven afectados por ella y cuáles son las excepciones?
    3. ¿Cómo trata la UCC el Estatuto de Fraudes?
    4. ¿Cómo se satisface el requisito del estatuto?
    5. Los contratos siempre se pueden modificar. ¿Cómo juega el Estatuto de Fraudes con la modificación de contrato?

    [1] Reformulación (Segunda) de Contratos, Capítulo 5, nota estatutaria.
    [2] Por supuesto, si Jessica realmente le prometió oralmente a la señorita Juliette pagar en caso de que Lydia no lo hiciera, sería de mala fe mentir al respecto. El curso adecuado para Jessica no es decir: “Ja, ja, ja, lo prometí, pero solo fue oral, así que no estoy atado”. Jessica debería decir: “Yo planteo el Estatuto de Fraudes como defensa”.
    [3] Stuart Studio, Inc. v. Escuela Nacional de Equipo Pesado, Inc., 214 S.e.2d 192 (N.C. 1975).
    [4] Reformulación (Segunda) de Contratos, Sección 125.
    [5] In re Matrimonio de Rada, 402, 869 P.2d 254 (Mont. 1994).

    [6] Código Uniforme de Comercio, Secciones 8-319 y 1-206.
    [7] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-201 (2).
    [8] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-201 (3) (a).
    [9] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-201 (3) (b).
    [10] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-20l (3) (c).
    [11] Reformulación (Segunda) de Contratos, Sección 207, inciso f).
    [12] Reformulación (Segunda) de Contratos, Sección 207 (h).
    [13] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-210 (1).
    [14] Ley de Firmas Electrónicas en Comercio Global y Nacional, 15 U.S.C. § 96, 106º Congreso (2000).
    [15] Código Uniforme de Comercio, Sección 2-209 (3).


    This page titled 13.2: El Estatuto de Fraudes is shared under a CC BY-NC-SA license and was authored, remixed, and/or curated by Anonymous.