Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

17.1: Corte Suprema de Estados Unidos ILLINOIS v. PERKINS, (1990) No. 88-1972

  • Page ID
    152769
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Argumentado: 20 de febrero de 1990/Decidido: 4 de junio de 1990

    La policía colocó al agente encubierto Parisi en un bloque de celdas de la cárcel con el demandado Perkins, quien fue encarcelado por cargos no relacionados con el asesinato que Parisi estaba investigando. Cuando Parisi le preguntó si alguna vez había matado a alguien, Perkins hizo declaraciones implicándose en el asesinato. Posteriormente fue acusado del asesinato. El tribunal de primera instancia concedió la moción del demandado para suprimir sus declaraciones alegando que Parisi no le había dado las advertencias requeridas por Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436, antes de sus conversaciones. El Tribunal de Apelaciones de Illinois afirmó, sosteniendo que Miranda prohíbe todos los contactos encubiertos con sospechosos encarcelados que tengan una probabilidad razonable de obtener una respuesta incriminatoria.

    Celebrada:

    Un agente de la ley encubierto que se hace pasar por un compañero interno no necesita dar advertencias a Miranda a un sospechoso encarcelado antes de hacer preguntas que puedan provocar una respuesta incriminatoria. Se debe hacer cumplir estrictamente la doctrina Miranda, pero sólo en situaciones en las que estén presentes las preocupaciones que subyacen a esa decisión. Esas preocupaciones no están aquí implicadas, ya que faltan los ingredientes esenciales de una “atmósfera dominada por la policía” y la compulsión. Es la premisa de Miranda que el peligro de coerción resulta de la interacción entre la custodia y el interrogatorio oficial, por lo que el sospechoso puede sentirse obligado a hablar por temor a represalias por permanecer callado o con la esperanza de un trato más indulgente en caso de que confiese. Esa atmósfera coercitiva no está presente cuando una persona encarcelada habla libremente con alguien a quien cree que es un compañero de prisión y que asume que no es un oficial que tiene poder oficial sobre él. En tales circunstancias, Miranda no prohíbe el mero engaño estratégico aprovechando la confianza extraviada de un sospechoso. La única diferencia entre este caso y Hoffa v. Estados Unidos, 385 U.S. 293 que confirmó la colocación de un agente encubierto cerca de un sospechoso para recabar información incriminatoria es que Perkins fue encarcelado. La detención, sin embargo, sea o no por el delito en cuestión, no justifica la presunción de que tal uso de un agente encubierto hace involuntaria la confesión resultante del sospechoso encarcelado. Mathis v. Estados Unidos, 391 U.S. 1 que sostuvo que las declaraciones de un recluso a un agente conocido eran inadmisibles porque no se dieron advertencias Miranda es distinguible. Donde el sospechoso no sabe [496 U.S. 292, 293] que está hablando con un agente del gobierno, no hay razón para asumir la posibilidad de coerción. Massiah v. Estados Unidos, 377 U.S. 201, y casos similares que sostenían que el gobierno no puede utilizar un agente encubierto para eludir el derecho de la Sexta Enmienda a un abogado una vez que se ha acusado a un sospechoso son inaplicables, ya que, en este caso, no se habían presentado cargos de asesinato en el momento de la interrogatorio. También es inservible el argumento de Perkins de que es deseable una regla de línea clara para la aplicación de Miranda, ya que los agentes del orden tendrán pocas dificultades para aplicar la tenencia de este caso. Pág. 296-300.

    176 Enfermo. App. 3d 443, 531 N. E. 2d 141, revertida y remitida.

    KENNEDY, J., pronunció el dictamen de la Corte, en el que se sumaron REHNQUIST, C. J., y WHITE, BLACKMUN, STEVENS, O'CONNOR, y SCALIA, JJ. BRENNAN, J., presentó dictamen concurrente en la sentencia, post, p. 300. MARSHALL, J., presentó dictamen inconforme, post, p. 303.

    Marcia L. Friedl, Subprocuradora General de Illinois, argumentó la causa del peticionario. Con ella en los escritos estuvieron Neil F. Hartigan, Fiscal General, Robert J. Ruiz, Procurador General, y

    Terence M. Madsen y Jack Donatelli, Subprocuradores Generales.

    Paul J. Larkin, Jr., argumentó la causa de Estados Unidos como amicus curiae instando a la reversión. Con él en el escrito estuvieron el Procurador General Starr, el Subprocurador General Dennis y el Procurador General Adjunto Bryson.

    Dan W. Evers, mediante designación de la Corte, 493 U.S. 930 , argumentó la causa del demandado. Con él en el escrito estuvo Daniel M. Kirwan. *

    [Nota al pie de página *] Se presentaron escritos de amici curiae instando a la reversión para Americans for Effective Law Enforcement, Inc., et al. por Gregory U. Evans, Daniel B. Hales, George D. Webster, Jack E. Yelverton, Fred E. Inbau, Wayne W. Schmidt, Bernard J. Farber y James P. Manak; y para el Lincoln Legal Fundación et al. por Joseph A. Morris, Donald D. Bernardi, Fred L. Foreman, Daniel M. Harrod y Jack E. Yelverton.

    John A. Powell, William B. Rubenstein y Harvey Grossman presentaron un escrito para la American Civil Liberties Union et al. como amici curiae instando a la afirmación. [496 U.S. 292, 294]

    EL JUSTICIA KENNEDY pronunció el dictamen

    Un agente encubierto del gobierno fue colocado en la celda del demandado Perkins, quien fue encarcelado por cargos no relacionados con el tema de la investigación del agente. El demandado hizo declaraciones que lo implicaban en el delito que el agente buscaba resolver. Demandado afirma que las declaraciones deben ser inadmisibles porque no le habían dado advertencias Miranda por parte del agente. Sostenemos que las declaraciones son admisibles. No se requieren advertencias Miranda cuando el sospechoso desconoce que está hablando con un agente de la ley y da una declaración voluntaria.

    I

    En noviembre de 1984, Richard Stephenson fue asesinado en un suburbio de East St. Louis, Illinois. El asesinato permaneció sin resolver hasta marzo de 1986, cuando un Donald Charlton dijo a la policía que se había enterado de un homicidio de un compañero de prisión en el Centro Correccional Graham, donde Charlton había estado cumpliendo una sentencia por robo. El compañero interno era Lloyd Perkins, quien es el encuestado aquí. Charlton dijo a la policía que, mientras estaba en Graham, se había hecho amigo del demandado, quien le contó en detalle sobre un asesinato que el demandado había cometido en East St. Louis. Al escuchar la cuenta de Charlton, la policía reconoció detalles del asesinato de Stephenson que no eran muy conocidos, por lo que trataron la historia de Charlton como creíble.

    Para cuando la policía escuchó la cuenta de Charlton, el demandado había sido liberado de Graham, pero la policía lo rastreó hasta una cárcel en el condado de Montgomery, Illinois, donde estaba detenido en espera de juicio por un cargo de agresión agravada, sin relación con el asesinato de Stephenson. La policía quería investigar más la conexión del demandado con el asesinato de Stephenson, pero temía que el uso de un dispositivo de espionaje resultara impracticable e inseguro. Decidieron en su lugar colocar un

    agente encubierto en el bloque de celdas con encuestado y Charlton. El plan era que Charlton y el agente encubierto [496 U.S. 292, 295] John Parisi se hicieran pasar por fugitivos de un programa de liberación laboral que habían sido detenidos en el curso de un robo. Parisi y Charlton recibieron instrucciones de involucrar al encuestado en una conversación casual y reportar cualquier cosa que dijera sobre el asesinato de Stephenson.

    Parisi, usando el alias “Vito Bianco”, y Charlton, ambos vestidos con atuendos de cárcel, fueron colocados en el bloque de celdas con demandado en la cárcel del condado de Montgomery. El bloque de celdas constaba de 12 celdas separadas que se abrieron a una sala común. El demandado saludó a Charlton quien, tras una breve conversación con el demandado, presentó a Parisi por su alias. Parisi le dijo al encuestado que “no iba a hacer más tiempo” y sugirió que los tres se fugaran. El demandado respondió que la cárcel del condado de Montgomery era “rinky-dink” y que podían “estallar”. El trío se reunió en la celda del encuestado más tarde esa noche, luego de que los otros internos se quedaran dormidos, para afinar su plan. El demandado dijo que su novia podría meter una pistola de contrabando. Charlton dijo: “Oye, no soy un asesino, soy un ladrón. Esa es la profesión de tus chicos”. Después de decirle a Charlton que sería responsable de cualquier asesinato ocurrido, Parisi le preguntó al demandado si alguna vez había “hecho” a alguien. El demandado dijo que tenía y procedió a describir extensamente los hechos del asesinato de Stephenson. Parisi y el encuestado luego entablaron alguna conversación casual antes de que el encuestado se durmiera. Parisi no dio advertencias a la demandada Miranda antes de las conversaciones.

    El demandado fue acusado del asesinato de Stephenson. Antes del juicio, se movió para suprimir las declaraciones hechas a Parisi en la cárcel. El tribunal de primera instancia concedió la moción de supresión, y el Estado recurrió. Afirmó el Tribunal de Apelaciones de Illinois, 176 Ill. App. 3d 443, 531 N. E. 2d 141 (1988), sosteniendo que Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436 (1966), prohíbe todos los contactos encubiertos con sospechosos encarcelados que tengan una probabilidad razonable de provocar una respuesta incriminatoria.

    Otorgamos certiorari, 493 U.S. 808 (1989), para decidir si un agente encubierto de la ley debe dar [496 U.S. 292, 296] advertencias Miranda a un sospechoso encarcelado antes de hacerle preguntas que puedan provocar una respuesta incriminatoria. Ahora invertimos.

    II

    En Miranda v. Arizona, supra, la Corte sostuvo que el privilegio de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación prohíbe admitir declaraciones dadas por un sospechoso durante el “interrogatorio de custodia” sin previo aviso. Por interrogatorio privativo se entiende “interrogatorio iniciado por agentes del orden público después de que una persona haya sido detenida”. Id., al 444. La advertencia mandada por Miranda tenía por objeto preservar el privilegio durante el “interrogatorio incomunicado de individuos en un ambiente dominado por la policía”. Id., al 445. Se dice que esa atmósfera genera “presiones inherentemente apremiantes que trabajan para socavar la voluntad del individuo de resistir y obligarlo a hablar donde de otra manera no lo haría libremente”. Id., al 467. “La fidelidad a la doctrina anunciada en Miranda requiere que se aplique estrictamente, pero sólo en ese tipo de situaciones en las que estén implicadas las preocupaciones que impulsaron la decisión”. Berkemer v. McCarty, 468 U.S. 420, 437 (1984).

    Las conversaciones entre sospechosos y agentes encubiertos no implican las preocupaciones que subyacen a Miranda. Los ingredientes esenciales de una “atmósfera dominada por la policía” y la compulsión no están presentes cuando una persona encarcelada habla libremente con alguien a quien cree que es un compañero de prisión. La coerción se determina desde la perspectiva del sospechoso. Rhode Island contra Innis, 446

    U.S. 291, 301 (1980); Berkemer v. McCarty, supra, en 442. Cuando un sospechoso se considera en compañía de compañeros de celda y no de oficiales, falta el ambiente coercitivo. Miranda, 384 Estados Unidos, al 449 (“[T] el `principal psicológicol factor que contribuye a un interrogatorio exitoso es la privacidad estar a solas con la persona bajo interrogación'”); id., al 445. No hay base empírica para suponer que un sospechoso que hable con aquellos a quienes asume que no son oficiales se sentirá obligado a hablar por el miedo [496 U.S. 292, 297] de represalias por permanecer en silencio o con la esperanza de un trato más indulgente en caso de que confiese.

    Es la premisa de Miranda que el peligro de coerción resulta de la interacción de custodia e interrogatorio oficial. Rechazamos el argumento de que se requieren advertencias Miranda cada vez que un sospechoso se encuentra bajo custodia en un sentido técnico y conversa con alguien que resulta ser un agente del gobierno. El cuestionamiento por parte de captores, que parecen controlar la suerte del sospechoso, puede crear presiones que se refuercen mutuamente que la Corte ha asumido debilitarán la voluntad del sospechoso, pero donde un sospechoso no sabe que está conversando con un agente gubernamental, estas presiones no existen. El tribunal estatal aquí asumió erróneamente que debido a que el sospechoso estaba bajo custodia, no podía realizarse ningún interrogatorio encubierto. Cuando el sospechoso no tiene motivos para pensar que los oyentes tienen poder oficial sobre él, no se debe suponer que sus palabras están motivadas por la reacción que espera de sus oyentes. “Cuando el agente no lleva placa ni arma y no viste `azul policía', sino el mismo gris penal” que el sospechoso, no hay “interacción entre el interrogatorio policial y la custodia policial”. Kamisar, Brewer v. Williams, Massiah y Miranda: ¿Qué es “Interrogatorio”? ¿Cuándo Importa? , 67 Geo. L. J. 1, 67, 63 (1978).

    Miranda prohíbe la coerción, no el mero engaño estratégico al aprovechar la confianza extraviada de un sospechoso en uno que supone ser un compañero de prisión. Como reconocimos en Miranda: “Las confesiones siguen siendo un elemento propio en la aplicación de la ley. Toda declaración dada libre y voluntariamente sin ninguna influencia convincente es, por supuesto, admisible como prueba”. 384 U.S., en 478. Las estratagemas para engañar a un sospechoso o arrullarlo en una falsa sensación de seguridad que no suban al nivel de compulsión o coerción para hablar no están dentro de las preocupaciones de Miranda. Cf. Oregon v. Mathiason, 429 U.S. 492, 495 -496 (1977) (per curiam); Moran v. Burbine, 475 U.S. 412 (1986) (donde la policía no informa al sospechoso de los esfuerzos del abogado para llegar a él, [496 U.S. 292, 298] ni Miranda ni la Quinta Enmienda requieren supresión de la confesión previa a la comparecencia después de la renuncia voluntaria).

    Miranda no estaba destinada a proteger a los sospechosos de presumir de sus actividades delictivas frente a personas a las que creen que son sus compañeros de celda. Este caso es ilustrativo. El demandado no tenía razón para sentir que el agente encubierto Parisi tuviera autoridad legal para obligarlo a responder preguntas o que Parisi pudiera afectar el tratamiento futuro del demandado. El encuestado consideró al agente de celda como un igual y no mostró indicio de ser intimidado por el ambiente de la cárcel. Al relatar los detalles del asesinato de Stephenson, el demandado estuvo motivado únicamente por el deseo de impresionar a sus compañeros internos. Habló bajo su propio riesgo.

    La táctica empleada aquí para obtener una confesión voluntaria de un sospechoso no viola la Cláusula de Autoincriminación. Nosotros sostuvimos en Hoffa v. Estados Unidos, 385 U.S. 293 (1966), que colocar a un agente encubierto cerca de un sospechoso para recabar información incriminatoria estaba permitido bajo la Quinta Enmienda. En Hoffa, mientras el peticionario Hoffa estaba en proceso, a menudo se reunía con un Partin, quien, sin que Hoffa lo supiera, estaba cooperando con los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley. Partin informó a los funcionarios que Hoffa había divulgado sus intentos de sobornar a miembros del jurado. Aprobamos usar las declaraciones de Hoffa en su juicio posterior para la manipulación del jurado, sobre la base de que “ninguna afirmación ha [d] sido o podría [haberse] hecho de que las declaraciones incriminatorias [de Hoffa] fueran producto de cualquier tipo de coerción, legal o fáctica”. Id., al 304. Además, encontramos que el hecho de que el Partin hubiera engañado a Hoffa haciéndole pensar que Partin era un colega comprensivo no afectó la voluntariedad de las declaraciones. Ibíd. Cf. Oregon v. Mathiason, supra, al 495-496 (el sospechoso falsamente revelador del agente que las huellas dactilares del sospechoso habían sido encontradas en la escena del crimen no hizo que la entrevista fuera “custodial” bajo Miranda); Frazier v. Cupp, 394 U.S. 731, 739 (1969); Procunier v. Atchley, 400 U.S. 446, 453 -454 (1971). La única diferencia entre este caso y Hoffa es que el sospechoso aquí fue encarcelado, pero [496 U.S. 292, 299] la detención, sea o no por el delito en cuestión, no justifica la presunción de que el uso de un agente encubierto para hablar con un sospechoso encarcelado hace alguna confesión así obtenida involuntario.

    Nuestra decisión en Mathis v. Estados Unidos, 391 U.S. 1 (1968), es distinguible. En Mathis, un recluso de una prisión estatal fue entrevistado por un agente del Servicio de Impuestos Internos sobre posibles violaciones fiscales. No se dio ninguna advertencia Miranda antes del interrogatorio. El Tribunal sostuvo que las declaraciones incriminatorias del sospechoso no eran admisibles en su juicio posterior por cargos de fraude fiscal. El sospechoso en Mathis tenía conocimiento de que el agente era funcionario del Gobierno, investigando la posibilidad de incumplimiento de las leyes fiscales. El caso que tenemos ante nosotros ahora es diferente. Donde el sospechoso no sabe que está hablando con un agente del gobierno no hay razón para asumir la posibilidad de que el sospechoso pueda sentirse coaccionado. (El simple hecho de la custodia puede no requerir en todos los casos una advertencia incluso cuando el sospechoso tenga conocimiento de que está hablando con un funcionario, pero aquí no tenemos ocasión de explorar ese tema).

    Las decisiones de la Sexta Enmienda de esta Corte en Massiah v. United States, 377 U.S. 201 (1964), United States v. Henry, 447 U.S. 264 (1980), y Maine v. Moulton, 474 U.S. 159 (1985), tampoco hacen uso del demandado. Sosteníamos en esos casos que el gobierno no puede utilizar un agente encubierto para eludir el derecho de la Sexta Enmienda a asesorar una vez que un sospechoso ha sido acusado del delito. Después de que se hayan presentado los cargos, la Sexta Enmienda impide que el gobierno interfiera con el derecho del imputado a ser letrado. Moulton, supra, al 176. En el presente caso no se habían presentado cargos sobre el tema del interrogatorio, y nuestros precedentes de la Sexta Enmienda no son aplicables.

    El demandado no puede buscar ayuda de su argumento de que es deseable una regla de línea clara para la aplicación de Miranda. Los agentes del orden tendrán pocas dificultades para poner en práctica nuestra afirmación de que los agentes encubiertos no necesitan [496 U.S. 292, 300] dar advertencias Miranda a sospechosos encarcelados. El uso de agentes encubiertos es una técnica reconocida de aplicación de la ley, empleada a menudo en el contexto penitenciario para detectar violencia contra funcionarios correccionales o internos, así como para los fines aquí atendidos. Los intereses protegidos por Miranda no están implicados en estos casos, y no se requieren las advertencias para salvaguardar los derechos constitucionales de los internos que hacen declaraciones voluntarias a agentes encubiertos.

    Sostenemos que un agente de la ley encubierto que se hace pasar por un compañero interno no necesita dar advertencias a Miranda a un sospechoso encarcelado antes de hacer preguntas que puedan provocar una respuesta incriminatoria. Las declaraciones controvertidas en este caso fueron voluntarias, y no existe ningún obstáculo federal para su admisibilidad en el juicio. Ahora revertimos y prevenimos por procedimientos que no son incompatibles con nuestra opinión

    JUSTICIA BRENNAN, concurrente en la sentencia.

    El Tribunal sostiene que Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436 (1966), no requiere la supresión de una declaración hecha por un sospechoso encarcelado a un agente encubierto. A pesar de que no suscribo la caracterización mayoritaria de Miranda en su totalidad, sí estoy de acuerdo en que cuando un sospechoso no sabe que su interrogador es un agente policial, dicho cuestionamiento no equivale a “interrogatorio” en un ambiente “inherentemente coercitivo” para exigir la aplicación de Miranda. Dado que el único tema planteado en esta etapa del litigio es la aplicabilidad de Miranda, * coincido en la sentencia de la Corte. [496 U.S. 292, 301]

    Esto no quiere decir que yo crea que la Constitución condona el método por el cual la policía extrajo la confesión en este caso. Por el contrario, el engaño y manipulación practicados sobre el demandado plantean una alegación sustancial de que la confesión se obtuvo en violación de la Cláusula de Debido Proceso. Como dijimos recientemente en Miller v. Fenton, 474 U.S. 104, 109 -110 (1985):

    “Esta Corte ha sostenido desde hace tiempo que ciertas técnicas de interrogatorio, ya sea de manera aislada o aplicada a las características únicas de un sospechoso en particular, son tan ofensivas para un sistema civilizado de justicia que deben ser condenadas bajo la Cláusula de Debido Proceso de la Enmienda XIV.

    Si bien estas decisiones enmarcaron la indagación jurídica de diversas maneras, generalmente a través de la “cómoda taquigrafía” de preguntar si la confesión era “involuntaria”, Blackburn v. Alabama, 361 U.S. 199, 207 (1960), el análisis de la Corte siempre ha sido animado por la consideran que `el nuestro es un sistema acusatorio y no inquisitorio', Rogers v. Richmond, 365 U.S. 534, 541 (1961), y que, en consecuencia, las tácticas para obtener declaraciones inculpatorias deben estar dentro de los amplios límites constitucionales impuestos por la Decimocuarta Enmienda garantía de equidad fundamental.” [496 U.S. 292, 302]

    Que el derecho se derive de la Cláusula de Debido Proceso “es significativo porque refleja la opinión reiterada de la Corte de que la admisibilidad de una confesión gira tanto sobre si las técnicas de extracción de las declaraciones, tal como se aplican a este sospechoso, son compatibles con un sistema que presume inocencia y asegura que no se garantizará una condena por medios inquisitivos en cuanto a si la voluntad del demandado fue efectivamente sobrepasada.” Id., al 116. Ver Spano v. New York, 360 U.S. 315, 320 -321 (1959) (“El aborrecimiento de la sociedad ante el uso de confesiones involuntarias no gira solo en su falta de confianza inherente. También se enciende la profunda sensación de que la policía debe obedecer la ley mientras hace cumplir la ley; que al final la vida y la libertad pueden estar tan amenazadas por métodos ilegales utilizados para condenar a aquellos que se consideran delincuentes como de los propios delincuentes”); véase también Degraffenreid v. McKellar , 494 U.S.1071, 1072 -1074 (1990) (MARSHALL, J., a la que se unió BRENNAN, J., inconforme de denegación de certiorari).

    El método utilizado para obtener la confesión en este caso merece un escrutinio minucioso. El policía ideó una artimaña para atraer al demandado a incriminarse a sí mismo cuando estaba en la cárcel por un cargo no relacionado. Un agente policial, haciéndose pasar por un compañero interno y proponiendo un simulado complot de fuga, engañó al demandado para que confesara que alguna vez había cometido un asesinato, como una forma de demostrar que estaría dispuesto a hacerlo de nuevo en caso de que surgiera la necesidad durante la fuga. El testimonio del agente encubierto y de un informante policial en la audiencia de supresión revelan la manera deliberada en que ambos provocaron declaraciones incriminatorias del demandado. Ver App. 43-53 y 66-73. Hemos reconocido que “el mero hecho de la custodia impone presiones al acusado; el confinamiento puede poner en juego influencias sutiles que lo harán particularmente susceptible a las estratagemas de agentes encubiertos del Gobierno”. Estados Unidos v. Henry, 447 U.S. 264, 274 (1980). Como señala el JUSTICIA MARSHALL, las presiones de la custodia hacen que un sospechoso sea más propenso a confiar en otros y a involucrarse [496 U.S. 292, 303] en “bravuconería en la cárcel”. Ver puesto, al número 307-308. El Estado se encuentra en una posición única para explotar esta vulnerabilidad porque tiene un control prácticamente completo sobre el entorno del sospechoso. De esta manera, el Estado puede garantizar que un sospechoso sea asaltado con preguntas de un agente encubierto hasta que el sospechoso confiese. Cf. Mincey v. Arizona, 437 U.S. 385, 399 (1978); Ashcraft v. Tennessee, 322 U.S. 143, 153 -155 (1944). El testimonio en este caso sugiere que el Estado hizo precisamente eso.

    El uso deliberado del engaño y la manipulación por parte de la policía parece ser incompatible “con un sistema que presume inocencia y asegura que una condena no será asegurada por medios inquisitoriales”, Miller, supra, en 116, y plantea serias preocupaciones de que la voluntad del demandado estuviera sobrepasada. Está abierto al tribunal inferior en prisión preventiva para determinar si, en la totalidad de las circunstancias, se obtuvo la confesión del demandado de manera que violó la Cláusula de Debido Proceso. Que la confesión no se haya obtenido por medio de tortura física, véase Brown v. Mississippi, 297 U.S. 278 (1936) o presión psicológica manifiesta, véase Payne v. Arkansas, 356 U.S.560, 566 (1958), no termina la indagación. “[A] los agentes del orden se vuelven más responsables, y los métodos utilizados para extraer confesiones son más sofisticados, el deber [de un tribunal] de hacer cumplir las protecciones constitucionales federales no cesa. Sólo se vuelve más difícil por los juicios más delicados que hay que hacer”. Spano, supra, al 321.

    [Nota al pie de página *] A medida que nos llega el caso, solo involucra la cuestión de si Miranda aplica al interrogatorio de un sospechoso encarcelado por un agente encubierto. Nada en opinión de la Corte sugiere que, si el demandado hubiera invocado previamente su derecho a abogado o derecho a silenciar la Quinta Enmienda, sus declaraciones serían admisibles. Si el demandado hubiera invocado cualquiera de los derechos, la indagación se centraría en si posteriormente renunció al derecho particular. Véase Edwards v. Arizona, 451 U.S. 477 (1981): Michigan v. Mosley 423 U.S. 96, 104 (1975). Como dejó claro la Corte en Moran v. Burbine, [496 U.S. 292, 301] 475 U.S. 412, 421 (1986), la renuncia a los derechos Miranda “debe [ser] voluntaria en el sentido de que [debe ser] producto de una elección libre y deliberada más que de intimidación, coacción o engaño”. (Énfasis agregado.) Dado que el demandado se encontraba bajo custodia por un cargo no relacionado cuando fue interrogado, podrá impugnar la admisión de estas declaraciones si anteriormente había invocado sus derechos Miranda respecto de ese cargo. Véase Arizona v. Roberson, 486 U.S. 675 (1988); Mosley, supra, en el punto 104. De igual manera, si el demandado hubiera sido formalmente imputado por el cargo no relacionado y hubiera invocado su derecho de abogado de la Sexta Enmienda, podrá tener una impugnación de la Sexta Enmienda a la admisibilidad de estas declaraciones. Véase Michigan v. Jackson, 475 U.S. 625, 629 -636 (1986). Cf. Roberson, supra, págs. 683-685.

    JUSTICIA MARSHALL, Inconforme.

    Esta Corte declaró clara y sencillamente su afirmación en Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436 (1966): “[L] a fiscalía no podrá utilizar declaraciones, ya sean exculpatorias o inculpatorias, derivadas del interrogatorio con custodia del acusado a menos que demuestre el uso de salvaguardas procesales eficaces para asegurar el privilegio contra la autoincriminación”. Id., al 444. En este caso [496 U.S. 292, 304] estuvieron presentes las condiciones que obligan a la policía a informar a un acusado de sus derechos constitucionales interrogatorio privativo realizado por un agente de la policía. Debido a que Lloyd Perkins no recibió advertencias Miranda antes de ser sometido a interrogatorio privativo de libertad, su confesión no fue admisible.

    El Tribunal llega a la conclusión contraria configurando una excepción a la regla Miranda que se aplica siempre que “un agente encubierto de la ley se haga pasar por un compañero de prisión.. hacer preguntas que puedan suscitar una respuesta incriminatoria” de un sospechoso encarcelado. Ante, a los 300. Esta excepción es inconsistente con la justificación que sustenta a Miranda y permite a los policías aprovecharse intencionalmente de sospechosos desconocedores de sus derechos constitucionales. Yo, pues, disentimiento.

    El Tribunal no discute que el policía de aquí realizó un interrogatorio de custodia de un sospechoso criminal. Perkins fue encarcelado en la cárcel del condado durante el interrogatorio que aquí se trata; en estas circunstancias, estuvo detenido como ese término se define en Miranda. 384 U.S., al 444; Mathis v. Estados Unidos, 391 U.S. 1, 4 -5 (1968) (sosteniendo que el acusado encarcelado por cargos distintos al delito sobre el que es interrogado estaba bajo custodia para efectos de Miranda). Estados Unidos sostiene que Perkins no estuvo bajo custodia para propósito de Miranda porque estaba familiarizado con el entorno de custodia como consecuencia de estar en prisión por dos días y anteriormente pasar tiempo en prisión. Breve para Estados Unidos como Amicus Curiae 11. La familiaridad de Perkins con el confinamiento, sin embargo, no transforma su encarcelamiento en algún tipo de arreglo no privativo de libertad. Cf. Orozco v. Texas, 394 U.S. 324 (1969) (sosteniendo a ese sospechoso que había sido detenido en su domicilio y luego interrogado en su habitación estaba bajo custodia, a pesar de su familiaridad con el entorno).

    Mientras Perkins estaba confinado, un policía encubierto. con la ayuda de un informante policial, lo interrogó sobre un delito grave. Si bien la Corte no cuestiona que Perkins fue interrogado, resta importancia a la naturaleza del cuestionamiento de 35 minutos al referirse falsamente a él como una [496 U.S. 292, 305] “conversatio [n]”. Ante, al 295, 296. La narración del oficial de la “conversación” en la audiencia de supresión de Perkins, sin embargo, revela que claramente fue un interrogatorio.

    “[Agente:] ¿Alguna vez le has hecho a alguien?

    “[Perkins:] Sí, una vez en East St. Louis, en un rico barrio blanco.

    “Informante: No sabía que tenían barrios blancos ricos en East St. Louis. “Perkins: No fue en East St. Louis, fue por una pista de carreras en Fairview Heights.. “[Agente]: ¿Lo hiciste con un tipo en Fairview Heights?

    “Perkins: Sí en una rica sección blanca donde la mayoría de las casas se ven igual. “[Informante]: Si todas las casas se ven igual, ¿cómo sabías que tenías la casa adecuada?

    “Perkins: Dos tipos y yo estuvimos en la casa durante aproximadamente una semana. Sabía exactamente qué casa, la segunda casa a la izquierda desde la esquina.

    “[Agente]: ¿Cuánto tiempo hace que sucedió esto?

    “Perkins: Hace aproximadamente dos años. Me pagaron 5.000 dólares por ese trabajo. “[Agente]: ¿Cómo bajó?

    “Perkins: Caminé [a] la casa de este tipo con una recortada debajo de mi gabardina. “[Agente]: ¿Qué tipo de arma [?]

    “Perkins: Calibre A .12 Remmington [sic] Automático Modelo 1100 recortado.” App. 49-50.

    El policía continuó con la indagatoria, formulando una serie de preguntas diseñadas para obtener información específica sobre la víctima, la escena del crimen, el arma, el motivo de Perkins y sus acciones durante y después del tiroteo. Id., al 50-52. Esta interacción no fue una “conversación”; Perkins, el oficial y el informante no fueron participantes iguales en una discusión libre, con cada hombre ofreciendo sus puntos de vista sobre diferentes temas. Más bien, fue un interrogatorio: Perkins fue sometido a cuestionamientos expresos que probablemente evocarían una respuesta incriminatoria. [496 U.S. 292, 306] Rhode Island v. Innis, 446 U.S. 291, 300 -301 (1980).

    Debido a que Perkins fue interrogado por la policía mientras estaba detenido, Miranda requirió que el oficial le informara de sus derechos. Al rechazar esa conclusión, la Corte determina que las “conversaciones” entre agentes encubiertos y sospechosos carecen de la coerción inherente a los interrogatorios de comisarios realizados por agentes del orden público que representan abiertamente al Estado. Ante, al 296. Miranda no estaba, sin embargo, preocupada únicamente por la coerción policial. Se trataba de cualquier táctica policial que pudiera operar para obligar a un sospechoso detenido a hacer declaraciones incriminatorias sin pleno conocimiento de sus derechos constitucionales. Véase Miranda, supra, en 468 (refiriéndose a “presiones inherentes a la atmósfera de interrogatorio”); Estelle v. Smith, 451 U.S. 454, 467 (1981) (“El propósito de [las Miranda] amonestaciones es combatir lo que la Corte consideró como `presiones inherentemente apremiantes' en el trabajo sobre la persona y proporcionar él con conciencia del privilegio de la Quinta Enmienda y las consecuencias de renunciarlo”) (citando a Miranda, 384 Estados Unidos, en 467). Así, cuando un agente de la ley estructura un interrogatorio de custodia para que un sospechoso se sienta obligado a revelar información incriminatoria, debe informar al sospechoso de sus derechos constitucionales y darle la oportunidad de decidir si hablar o no.

    La compulsión proscrita por Miranda incluye el engaño por parte de la policía. Véase Miranda, supra, en 453 (acusar tácticas policiales “para inducir una confesión por engaño”, como el uso de testigos ficticios o acusaciones falsas); Berkemer v. McCarty, 468 U.S. 420, 433 (1984) (“Los propósitos de las salvaguardias prescritas por Miranda son garantizar que la policía haga no coaccionar ni engañar a sospechosos cautivos para que confesen”) (énfasis eliminado y agregado). Cf. Moran v. Burbine, 475 U.S. 412, 421 (1986) (“[E] l renuncia al derecho [amparado por las advertencias Miranda] debe haber sido voluntaria en el sentido de que fue producto de una elección libre y deliberada más que de intimidación, coacción o engaño”) ( énfasis [496 U.S. 292, 307] added). Si bien la Corte no consideró que el engaño por sí solo fuera suficiente para constituir coacción en Hoffa v. Estados Unidos, 385 U.S. 293 (1966), el demandado en ese caso no estaba detenido. Perkins, sin embargo, fue interrogado mientras estaba encarcelado. Como ha reconocido la Corte en el contexto de la Sexta Enmienda: “[L] el mero hecho de la custodia impone presiones al acusado; el confinamiento puede poner en juego influencias sutiles que lo harán particularmente susceptible a las estratagemas de agentes encubiertos del Gobierno”. Estados Unidos contra Henry, 447 U.S. 264, 274 (1980). Véase también Massiah v. Estados Unidos, 377 U.S. 201, 206 (1964) (sosteniendo, en el contexto de la Sexta Enmienda, que el privilegio constitucional del acusado contra la autoincriminación se le impuso “más seriamente... porque ni siquiera sabía que estaba siendo interrogado por un agente gubernamental”) (se omiten citas y comillas internas).

    La custodia trabaja en beneficio del Estado en la obtención de información incriminatoria. Las presiones psicológicas inherentes al confinamiento aumentan la ansiedad del sospechoso, haciéndole probable que busque alivio platicando con otros. Dix, Investigaciones encubierta y reglamentación policial, 53 Texas L. Rev. 203, 230 (1975). Véase también Gibbs, El primer corte es lo más profundo: Desglose psicológico y supervivencia en el entorno de detención, en Los dolores del encarcelamiento 97, 107 (R. Johnson & H. Toch eds. 1982); Hagel-Seymour, Environmenta l Santuarios para presos susceptibles, en Los dolores del encarcelamiento, supra, en 267, 279; Chicago Tribune, 15 de abr de 1990, p. D3 (los fiscales han encontrado que los presos suelen hablar libremente con otros internos).

    El recluso es así más susceptible a los esfuerzos de agentes encubiertos para obtener información de él. De igual manera, cuando el sospechoso es encarcelado, la constante amenaza de peligro físico propio del entorno carcelario puede hacer que demuestre su dureza ante otros internos al relatar o inventar hechos violentos pasados. “Debido a que la capacidad del sospechoso para seleccionar a las personas con las que pueda confiar está completamente bajo su control, la policía tiene una oportunidad única [496 U.S. 292, 308] de explotar la vulnerabilidad del sospechoso. En definitiva, la policía puede asegurar que si las presiones del confinamiento llevan al sospechoso a confiar en alguien, será un agente policial”. (Se omite la nota al pie.) Blanco, Truco Policial en Inducir Confesiones, 127 U. Pa. L. Rev. 581, 605 (1979). En este caso, la policía aprovechó engañosamente la vulnerabilidad psicológica l de Perkins al incluirlo en un simulado complot de fuga, situación en la que se sentiría obligado a demostrar su disposición a disparar a un guardia de prisión revelando su participación pasada en un asesinato. Ver App. 49 (agente destacó que un asesinato podría ser necesario en la fuga y luego le preguntó a Perkins si alguna vez había asesinado a alguien).

    Así, las presiones exclusivas de la custodia permiten que la policía utilice tácticas engañosas de interrogatorio para obligar a un sospechoso a hacer una declaración incriminatoria. La compulsión no es eliminada por el desconocimiento del sospechoso de la verdadera identidad de su interrogador. Por lo tanto, el Tribunal no necesita indagar más allá de los hechos básicos de custodia e interrogatorio para determinar si se requieren advertencias Miranda.

    La adopción por parte de la Corte de una excepción a la doctrina Miranda es incompatible con el principio, aplicado sistemáticamente por esta Corte, de que la doctrina debe seguir siendo simple y clara. Véase, e. g., Miranda, supra, en el número 441-442 (señalando que una de las razones por las que se otorgó certiorari fue “dar lineamientos constitucionales concretos para que los organismos encargados de hacer cumplir la ley y los tribunales siguieran”); McCarty, supra, en 430 (señalando que una de “las principales ventajas de la doctrina [Miranda]. es la claridad de esa. regla”); Arizona v. Roberson, 486 U.S. 675, 680 (1988) (mismo). Véase también New York v. Quarles, 467 U.S. 649, 657 -658 (1984) (reconociendo la necesidad de claridad en la doctrina Miranda y encontrando que la estrecha excepción de “seguridad pública” no disminuiría significativamente la claridad y sería fácil de aplicar para la policía). Explicamos los beneficios de una regla de línea clara en Fare v. Michael C., 442 U.S. 707 (1979): “La tenencia de Miranda tiene la virtud de informar a policías y fiscales con especificidad sobre lo que pueden hacer al realizar interrogatorios con custodia [496 U.S. 292, 309] y de informar a los tribunales en qué circunstancias no son admisibles las declaraciones obtenidas durante dicho interrogatorio.” Id., al 718.

    La celebración de hoy de la Corte complica una doctrina previamente clara y directa. El Tribunal opina que “[l] aw los agentes del orden tendrán pocas dificultades para poner en práctica nuestra afirmación de que los agentes encubiertos no necesitan dar advertencias Miranda a sospechosos encarcelados”. Ante, al 299-300. Quizás esta predicción sea cierta con respecto a patrones de hechos prácticamente idénticos a los que hoy se encuentra ante la Corte. Pero los límites exteriores de la excepción creada por la Corte no están en modo alguno claros. ¿Se violaría a Miranda, por ejemplo, si un policía encubierto golpeara una confesión a un sospechoso, pero el sospechoso pensó que el oficial era otro preso que quería la información para sus propios fines?

    Aunque Miranda, tal como la interpretó la Corte, no permitiera tales confesiones obviamente obligadas, las ramificaciones de la opinión de hoy siguen siendo inquietantes. La excepción labrada hoy en día en la doctrina Miranda bien puede resultar en una proliferación de políticas departamentales para alentar a los policías a realizar interrogatorios a sospechosos confinados a través de agentes encubiertos, eludiendo así la necesidad de administrar las advertencias Miranda. En efecto, si Miranda ahora requiere que un policía emita advertencias solo en aquellas situaciones en las que el sospechoso pueda sentirse obligado “a hablar por miedo a represalias por permanecer en silencio o con la esperanza de un trato más indulgente si confesara”, ante, al 296-297, presumiblemente permite el interrogatorio de custodia por un oficial encubierto que se hace pasar por miembro del clero o el abogado defensor de un sospechoso. Aunque tales trucos aborrecibles jugarían con la necesidad de un sospechoso de confiar en un asesor de confianza, ninguno haría que el sospechoso “piense que los oyentes tienen poder oficial sobre él”, ante, en 297. La adopción por parte de la Corte de la excepción del “agente encubierto” a la regla Miranda, por lo tanto, es necesariamente también la adopción de una laguna sustancial en nuestra jurisprudencia que protege los derechos de los sospechosos de la Quinta Enmienda.

    Disidente. [496 U.S. 292, 310]

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 17.1: Corte Suprema de Estados Unidos ILLINOIS v. PERKINS, (1990) No. 88-1972 is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Larry Alvarez via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.