Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

18.1: Derechos constitucionales del imputado

  • Page ID
    152699
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Los Enframadores de la Constitución tenían frescos recuerdos de un gobierno que acusaba a personas de delitos que no cometieron y luego los condenó en juicios injustos. En consecuencia, hicieron todo lo posible para asegurar que el nuevo gobierno que establecieron no se dedicaría a tales prácticas. Para ello, la Constitución y la Carta de Derechos garantizan una serie de importantes protecciones para las personas acusadas de cometer delitos en Estados Unidos.

    Dados los altos índices de delincuencia en esta nación, algunos han sugerido que se restrinjan los derechos de los acusados. De hecho, se han realizado diversos esfuerzos a nivel nacional y en los estados para promulgar leyes de “derechos de las víctimas”, limitar el número de recursos que pueden interponer los delincuentes condenados y hacer más severas las penas por delitos. En términos de equilibrar la libertad y el orden, estos esfuerzos están claramente orientados a promover más orden. La Constitución, sin embargo, mantiene los saldos inclinados decididamente a favor del imputado. En el sistema judicial penal de esta nación, el supuesto es que se cometerán errores. En lugar de errar del lado de castigar a los inocentes, sin embargo, es un sistema que es más probable que deje impune a un culpable.

    Búsqueda e incautación

    Los derechos de los acusados de un delito se detallan en cuatro de las diez reformas constitucionales que conforman la Carta de Derechos (Enmiendas Cuatro, Cinco, Seis y Ocho). En su mayor parte, estas modificaciones se han sostenido para aplicar tanto al gobierno federal como al estatal. La Cuarta Enmienda dice en parte que “no se violará el derecho de las personas a estar seguras en sus personas, casas, papeles y efectos, contra registros e incautaciones irrazonables”. Si bien existen numerosas y complicadas excepciones a la regla general, normalmente la policía no puede irrumpir en la casa de una persona ni confiscar sus papeles o detenerla a menos que cuente con una orden para hacerlo. Esto significa, por ejemplo, que un policía no puede simplemente detenerte en una esquina de calle y pedirte ver qué hay en tus bolsillos (un poder que disfruta la policía en muchos otros países), ni puede allanarse tu casa sin causa probable para creer que has cometido un delito. ¿Y si la policía busca o incauta injustificadamente?

    Los tribunales han ideado un recurso para el uso en juicio de los frutos de un allanamiento o decomiso ilícito. Quedan excluidas del juicio las pruebas que sean incautadas inconstitucionalmente. Se trata de la llamada regla excluyente, que se hizo aplicable por primera vez en los casos federales en 1914 y llevada a casa a los estados en 1961. La regla excluyente es altamente controvertida, y existen numerosas excepciones a la misma. Pero en general sigue siendo cierto que el fiscal no puede utilizar pruebas tomadas intencionadamente por la policía en violación de los derechos constitucionales en general, y la mayoría de las veces en la violación de los derechos de la Cuarta Enmienda. (También se excluyen los frutos de una confesión coaccionada).

    Doble Jeopardy

    La Quinta Enmienda prohíbe al gobierno perseguir dos veces a una persona por el mismo delito. En la modificación se dice que ninguna persona será “sujeta a que el mismo delito sea puesto en peligro dos veces la vida o la integridad física”. Si un acusado es absuelto, el gobierno no podrá apelar. Si un acusado es condenado y su condena se confirma en apelación, no podrá ser posteriormente reprocesado por el mismo delito.

    Autoincriminación

    La Quinta Enmienda es también fuente del derecho de una persona contra la autoincriminación (ninguna persona “será obligada en ningún caso penal a ser testigo en su contra”). El debate sobre los límites de este derecho ha dado lugar a una inmensa literatura. En la más amplia bosquejada, el derecho contra la autoincriminación significa que el fiscal no podrá llamar a un acusado al estrado de testigos durante el juicio y no podrá comentar al jurado sobre el hecho de que el acusado no haya tomado el estrado. Además, la confesión de un acusado debe ser excluida de las pruebas si no se hizo voluntariamente (por ejemplo, si la policía golpeaba a la persona para que diera una confesión). En Miranda v. Arizona, la Suprema Corte dictaminó que no es admisible ninguna confesión si la policía no ha informado primero a un sospechoso de sus derechos constitucionales, incluido el derecho a que un abogado esté presente para que lo asesore durante el interrogatorio. Miranda v. Arizona, 384 US 436 (1966). Estas llamadas advertencias Miranda han suscitado decenas de casos de seguimiento que han hecho especialmente compleja esta rama de la jurisprudencia.

    Juicio rápido

    La Sexta Enmienda dice al gobierno que debe juzgar rápidamente a los acusados. El tiempo que un retraso es demasiado largo depende de las circunstancias en cada caso. En 1975, el Congreso promulgó la Ley de Juicio Rápido para dar prioridad a las causas penales en los tribunales federales. Requiere que todos los procesos penales vayan a juicio dentro de los setenta y cinco días (aunque la ley enumera muchas razones permisibles de demora).

    Contrainterrogatorio

    En la Sexta Enmienda también se dice que el demandado tendrá derecho a confrontar testigos en su contra. No se permite que se muestre testimonio ante el jurado a menos que la persona que lo haga esté presente y sea objeto de contrainterrogatorio por parte del abogado del demandado.

    Asistencia de Asesoría

    La Sexta Enmienda garantiza a los acusados penales el derecho a contar con la asistencia de un abogado defensor. Durante el siglo XVIII y antes, los tribunales británicos frecuentemente se negaron a permitir que los acusados tuvieran abogados en la sala del tribunal durante el juicio. El derecho a un abogado es mucho más amplio en este país, como resultado de las decisiones de la Suprema Corte que requieren que el Estado pague por un abogado para los acusados indigentes en la mayoría de los casos penales.

    Castigo cruel e inusual

    El castigo bajo el common law era frecuentemente horroroso. La muerte era un castigo común por delitos relativamente menores. En muchos lugares del mundo aún persisten castigos que parecen crueles e insólitos, como la práctica de apedrear a alguien hasta la muerte. La guillotina, famosa en uso durante y después de la Revolución Francesa, ya no se usa, ni los acusados se ponen en existencias para su exhibición pública y humillación. En la América prerrevolucionaria, un acusado desafortunado que se encontró condenado podría enfrentar una brutal tortura antes de morir.

    La Octava Enmienda prohibió estas acciones con las palabras que “no se infligirán castigos crueles e inusuales”. Prácticamente todos esos castigos o nunca fueron promulgados o han sido eliminados de los libros de estatutos en Estados Unidos. Sin embargo, la Octava Enmienda se ha convertido en fuente de controversia, primero con la sentencia de la Suprema Corte de Justicia en 1976 de que la pena de muerte, como se aplicaba al azar en los diversos estados, equivalía a un castigo cruel e inusual. Posteriormente, los dictámenes de la Suprema Corte han facilitado que los estados administren la pena de muerte. A partir de 2010, había 3 300 acusados en el corredor de la muerte en Estados Unidos. Por supuesto, ninguna corporación está en el corredor de la muerte, y ningún estatuto de corporación ha sido revocado jamás por un estado estadounidense, a pesar de que algunas corporaciones han sido acusadas y condenadas repetidamente por delitos penales.

    Presunción de inocencia

    El derecho constitucional más importante en el sistema de justicia penal estadounidense es la presunción de inocencia. La Suprema Corte ha advertido reiteradamente a los tribunales inferiores de Estados Unidos que los jurados deben recibir la debida instrucción de que el acusado es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad. Este es el origen del estándar probatorio “más allá de toda duda razonable” y es una instrucción que se da a los jurados en cada causa penal. La Quinta Enmienda señala el derecho al “debido proceso” en los procesos federales, y la Enmienda Decimocuarta requiere que cada estado brinde “debido proceso” a los acusados.

    LLAVE PARA LLEVAR

    La Constitución de Estados Unidos brinda varias protecciones importantes para los acusados penales, incluida la prohibición del uso de pruebas que se hayan obtenido por medios inconstitucionales. Esto incluiría pruebas incautadas en violación a la Cuarta Enmienda y confesiones obtenidas en violación de la Quinta Enmienda.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 18.1: Derechos constitucionales del imputado is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Larry Alvarez via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.