Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9: Poblaciones especiales en un entorno correccional

  • Page ID
    154102
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Términos clave:

    9.1 - Poblaciones LGBTQ

    A lo largo de la historia, las cárceles han reflejado la sociedad que pretenden proteger, a veces los aspectos más preocupantes, a veces los aspectos más difíciles e intratables, y muchas veces las tensiones y conflictos que existen dentro de una sociedad. La actual crisis carcelaria de California no es diferente”. La crisis es producto de las decisiones políticas tomadas por la legislatura estatal y el pueblo -entre ellas la sentencia determinada, la abolición de la libertad condicional discrecional y la ley de tres huelgas- y la retórica popular de “duro contra el crimen” y la “guerra contra las drogas”. “, La crisis carcelaria es también un reflejo de las actitudes de la sociedad hacia los presos ya que el foco de los programas ha pasado de la rehabilitación a la disuasión y el castigo, y ya que muchos en prisión se quedan sin la salud mental o el tratamiento médico necesario. A las poblaciones especiales no les va diferente en el sistema penitenciario de California.

    Su tratamiento en el sistema de justicia penal generalmente refleja no sólo la visión de la sociedad hacia los presos, sino que también refleja las políticas gubernamentales con respecto a estos grupos y la discriminación o prejuicios que enfrentan estos grupos. Este reflejo ocurre a través de acciones deliberadas, como lo ejemplifica la cooperación entre las cárceles del condado y el Servicio de Control de Aduanas de Inmigración (“ICE”), o mediante la ignorancia deliberada, como lo ilustra la política prevalente de clasificar anatómicamente a los presos transgénero para fines de vivienda con el resultado siendo altas instancias de agresión sexual y violación entre esta población. El sistema de justicia penal no es sólo un reflejo de nuestra sociedad; el sistema y sus políticas dan forma a otras instituciones y a las actitudes de la sociedad.

    Dadas las limitaciones de tiempo, la conferencia limitó su panel sobre poblaciones especiales a tres grupos: transgénero, inmigrante y mujeres presas. Así, esta pieza está limitada en consecuencia. Al discutir estas poblaciones surgieron ciertos puntos en común. Se discutió la recepción de la atención médica adecuada, incluyendo preocupaciones sobre la atención médica inadecuada debido a dificultades de lenguaje y renuencia a brindar tratamiento hormonal a personas transgénero. Además, las asignaciones de vivienda y la colocación de instalaciones era una preocupación compartida. Ante la creciente colaboración entre el Departamento de Seguridad Nacional y los gobiernos locales y estatales, los inmigrantes enfrentan la posibilidad de colocación o deportación fuera del estado. Las mujeres y las personas transgénero son particularmente vulnerables a la violencia sexual en las instituciones correccionales, por lo que la asignación de vivienda es clave para prevenir estos sucesos. Si bien este tema ha sido abordado en gran medida para la población femenina no transgénero, la población transgénero sigue enfrentando altos riesgos de violencia, y ahora el estado está considerando legislación que ostensiblemente brindaría alguna protección. Por supuesto, existen diferencias específicas entre estas poblaciones especiales que también surgieron, como la intersección entre las políticas del gobierno federal y estatal respecto a la población inmigrante en prisión. Además, al examinar estas tres poblaciones, es importante señalar que hay algunos presos que pertenecen a más de una de estas comunidades y, por lo tanto, pueden enfrentar mayores peligros y dificultades en la cárcel.

    Imagen

    Figura 9.1 Un mitin en Washington, DC en apoyo a la igualdad de salud y medios de vida de las personas trans, que incluyó información básica sobre temas de salud trans e historias de atención negada/inapropiada, así como esperanza para el futuro. Tomado el 30 de marzo de 2013. La imagen está bajo licencia CC.by 2.0.

    Durante muchas décadas, el trato de las personas transgénero en prisión fue ignorado en gran medida en California. Sin embargo, en la última década, ha habido una creciente conciencia y enfoque en este tema como lo ilustran los estudios de investigación que destacan la alta incidencia de agresión sexual y violación contra presos transgénero, una serie de casos legales contra el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California (“CDCR”), y recientemente promulgó legislación sobre asignaciones de vivienda destinadas a proteger a los presos transgénero. Si bien no se ha registrado un recuento oficial del número de presos transgénero dentro del sistema correccional de California, Alexander Li-Hua Lee, fundador y ex director legal del Proyecto de Justicia Transgénero, Variante de Género e Intersex y panelista en la conferencia, ha estimado que hay probablemente doscientos presos transgénero y al menos otros mil que son variantes de género. La tasa de encarcelamiento entre las personas transgénero es desproporcionadamente alta. Un estudio del Departamento de Salud de San Francisco encontró que cerca de dos tercios de las personas transgénero de hombre a mujer en San Francisco habían sido encarceladas previamente.

    El alto índice de encarcelamiento se ha atribuido a la exclusión de esta población de la economía legal, lo que obliga a muchos de sus integrantes a recurrir a actividades ilegales y con ello aumenta en gran medida su riesgo de detención.

    La comunidad transgénero es particularmente vulnerable a la agresión sexual y la violación dentro de la prisión. El número de personas que han sido víctimas de violencia sexual en prisión es asombroso. Un estudio reciente del CDCR mostró que el sesenta y siete por ciento de los presos lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (“LGBT”) reportan haber sufrido agresión sexual, una tasa que es quince veces mayor que la tasa de la población en general.

    Un estudio de CDCR-UC Irvine reveló que el cincuenta y nueve por ciento de las mujeres transgénero fueron agredidas sexualmente mientras estaban en las instalaciones correccionales de California, lo que se traduce en el inquietante hecho de que las mujeres transgénero tienen trece veces más probabilidades de ser agredidas sexualmente mientras están en prisión. Si bien dos o tres por ciento de la población general en centros penitenciarios reportó violación, cuarenta y uno o cincuenta por ciento de las personas transgénero reportaron violación. A diferencia de los presos no transgénero, quienes reportaron conciencia general y capacidad de respuesta de los funcionarios penitenciarios cuando ocurrieron incidentes de agresión sexual, los presos transgénero informaron que los funcionarios generalmente desconocían los incidentes, y que la mayor parte del tiempo no se brindaba atención médica.

    La vulnerabilidad de la población transgénero a la agresión sexual y violación en prisión se debe en gran parte a la clasificación del sistema penitenciario de las personas transgénero y a las repercusiones de esa clasificación en sus colocaciones de vivienda. El sistema penitenciario se basa en gran medida en un medio de clasificación dicotómico basado en el sexo. Los presos son clasificados por sus atributos biológicos y no por su identificación de género. Según lo describió William (“Joe”) Sullivan, Secretario Asociado del CDCR en diciembre de 2008, “el proceso de clasificación es neutral de género... Realmente no distinguimos entre reclusos transgénero y no transgénero”. Así, los presos transexuales preoperatorios, de hombre a mujer, a menudo son colocados en instalaciones para hombres. Si bien el CDCR modificó recientemente su Manual de Operaciones Departamentales en abril de 2009, para exigir que se considere si el preso ha sido víctima de agresión sexual en asignaciones iniciales y posteriores a viviendas de doble celda, esta consideración no afecta la clasificación de los presos como hombres o mujeres para fines de asignación de instalaciones.

    La legislación reciente puede ayudar a abordar este tema. El asambleísta Tom Ammiano presentó AB 382 en la Asamblea de California en febrero de 2009. AB 382, titulada Ley de Reforma de Seguridad de Prisioneros LGBT, modificaría la Ley de Eliminación del Abuso Sexual en Detención de 2005 al agregar las preocupaciones de seguridad autodenunciadas relacionadas con la orientación sexual y la identidad de género” a una lista de factores a considerar para efectos de clasificación y asignación de vivienda de presos.

    ?

    Piénsalo. .T ransgender Presos

    En 2015 California se convirtió en el primer estado de la nación en aceptar pagar a los reclusos transgénero para recibir cirugía de reasignación sexual . Funcionarios penitenciarios dieron a conocer lineamientos específicos a raíz de varias demandas. Sigue el enlace anterior para entender por qué algunas personas sienten que este es un tema importante y por qué otros creen que es innecesario.

    9.2 - Poblaciones no ciudadanas

    Los no ciudadanos representan aproximadamente el diecisiete por ciento de la población penitenciaria adulta en California. Además de aquellos que son indocumentados (es decir, sin estatus legal en Estados Unidos), otros son no ciudadanos que se encuentran legalmente dentro de los Estados Unidos como residentes permanentes de largo plazo o con visas. Sorprendentemente, las tasas de institucionalización de estas poblaciones no ciudadanas son significativamente menores que las de su contraparte nacida en Estados Unidos. Sin embargo, dada la gran cantidad de no ciudadanos (inmigrantes) en California y las complejas intersecciones entre la ley federal de inmigración y el sistema de justicia penal, la experiencia inmigrante en las cárceles de California es verdaderamente distintiva. Además, las leyes y políticas discutidas en esta sección afectan no solo a los no ciudadanos (ya sean ilegales o legales) sino que en ocasiones pueden afectar a ciudadanos estadounidenses que son percibidos como no ciudadanos por su raza, apariencia, nombre o nacimiento en el extranjero.

    Imagen

    Figura 9.2 Manifestación de inmigración/deportación en San Francisco 4 de abril de 2014. La imagen está bajo licencia CC.by 2.0.

    ?

    Piénsalo.. Reclusos no ciudadanos

    “Alrededor de uno de cada cinco internos en prisión federal son nacidos en el extranjero, y más del 90 por ciento de ellos se encuentran ilegalmente en Estados Unidos, según un informe compilado por el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia en 2017. Algunos expertos en inmigración afirman que la administración Trump ha inflado estos números para justificar una postura más firme en los temas de inmigración. ¿Qué opinas? Consulte este artículo del NYT para obtener más información y fuentes y este tema.

    El debate en curso sobre la política migratoria -combinado con el temor del público sobre la participación de los inmigrantes en actividades delictivas y la actual crisis correccional en California han llevado a la mezcla de las políticas federales de inmigración y seguridad nacional con las políticas correccionales estatales y locales. El resultado es un conjunto único de políticas y procedimientos que se aplican a los no ciudadanos o no ciudadanos percibidos que ingresan al sistema de justicia penal. Los programas federales de aplicación de la ley migratoria como el Programa Penal Extranjero, Comunidades Seguras y los programas 287 (g) en la mayoría de los casos alientan y a menudo dependen de las autoridades locales para trabajar con ICE desde el momento de la detención a lo largo del proceso de justicia penal para identificar a todos los presuntos no ciudadanos que puedan ser removible de Estados Unidos. En California, el Programa de Extranjeros Criminales es el más empleado.

    El Programa Penal Extranjero se enfoca en identificar a “extranjeros criminales, que se encuentran detenidos en instalaciones federales, estatales y locales y buscan su remoción antes de su liberación de custodia penal. Este programa comienza con policías locales y cárceles que recogen información sobre el lugar de nacimiento de las personas arrestadas o al hacer la reservación en la cárcel. Esta información es compartida con la Operación de Detención y Extracción (“DRO”) del ICE, cuyos oficiales proyectan y entrevistan a los individuos identificados. Ante la sospecha inicial de que un individuo puede ser un no ciudadano, incluyendo un residente permanente legal que puede ser objeto de expulsión de los Estados Unidos, se coloca una “retención” o “retención” migratoria sobre el individuo, impidiendo su liberación hasta que se transfiera la custodia ICE. Una persona puede ser trasladada al ICE en cualquier momento del proceso penal, aunque no sea acusada o condenada por un delito. En California, las personas que son condenadas y sentenciadas y tienen una retención de ICE sobre él o ella son trasladadas a la custodia del ICE después de cumplir su sentencia en California. Al tomar la custodia, el ICE transporta al preso a un centro de detención en espera de un proceso migratorio o inmediatamente lo retira del país.

    Además de estos programas diseñados para identificar a “extranjeros criminales” con fines de deportación, los estados y condados reciben reembolsos federales por alojar a inmigrantes indocumentados a través del Programa Estatal de Asistencia al Extranjero Penal (“SCAAP”). El Estado de California es el mayor receptor de fondos del SCAAP, habiendo recibido más de 85 millones de dólares a través de este programa en los últimos años.

    Los defensores de los derechos civiles e inmigrantes han expresado múltiples preocupaciones con respecto a la mayor coordinación entre las agencias federales y las autoridades estatales y locales, argumentando que la combinación de la aplicación de la ley migratoria con el sistema de justicia penal es problemática y está plagada de errores. Desde el inicio, ha habido muchas críticas de que el proceso de identificación de posibles no ciudadanos está cargado de prejuicios raciales y étnicos, y que la apariencia y los apellidos se utilizan como apoderados de la ciudadanía para determinar a quién debe ser escrutado. Además, los críticos argumentan que dada la complejidad de la ley migratoria hay mucho margen de error en el proceso de identificación de posibles no ciudadanos, y que a muchos individuos que en realidad son ciudadanos estadounidenses se les han colocado retenciones del ICE. En un ejemplo conmovedor, Mark Lyttle, ciudadano estadounidense bipolar, fue deportado luego de firmar declaraciones de que era ciudadano mexicano, aunque contaba con un número válido del Seguro Social. En una escala más amplia, los defensores de los derechos civiles e inmigrantes sostienen que estas asociaciones federales y estatales han alimentado el sentimiento antiinmigrante y la criminalización de los inmigrantes en los medios de comunicación y el público en general.

    Los presos inmigrantes siguen estando a la vanguardia del debate político sobre la crisis correccional de California. Los políticos estatales y el CDCR han identificado específicamente a la población inmigrante como una forma de mejorar la crisis de hacinamiento que enfrentan las cárceles estatales. A raíz de la Proclamación del Estado de Emergencia del Gobernador sobre el hacinamiento penitenciario en 2006, el CDCR ha priorizado el traslado involuntario de no ciudadanos, incluidos los que son residentes legales, a instalaciones fuera del estado. Recientemente, el CDCR implementó una nueva política para liberar a los extranjeros criminales de la libertad condicional estatal una vez deportados, asegurando que en caso de reingresar al país, sean llevados a la custodia federal en lugar de estatal. A medida que el debate sobre la reforma migratoria continúa a nivel nacional y mientras California continúa lidiando con la crisis de hacinamiento en sus cárceles, queda por verse el destino de los presos inmigrantes en el sistema correccional de California.

    9.3 - Mujeres

    Hay más de 11 mil mujeres encarceladas en California, lo que constituye aproximadamente el siete por ciento de la población carcelaria general. A pesar de ser un porcentaje aparentemente pequeño, la población reclusa femenina ha ido creciendo más rápidamente que su contraparte masculina desde mediados de la década de 1980. Desde la década de 1970, la población reclusa femenina en California se ha multiplicado por más de diez. En 1977, las instituciones penales de California albergaban a 671 reclusas; en 1987, había 4 mil 152 mujeres encarceladas en las instalaciones del CDCR; en 2007, había 11 416. Al igual que con la población penitenciaria general, los expertos han atribuido el aumento en el número de mujeres encarceladas al alejamiento de California del régimen de sentencias indeterminadas en la década de 1970, diversas políticas “duras contra la delincuencia”, legislación promulgada como parte de la “guerra contra las drogas” y otros desarrollos en el derecho cumplimiento y libertad condicional en general, incluyendo un cambio de política de reforma y rehabilitación a castigo y disuasión.

    Macintosh HD:Usuarios:KathrynColeman:Escritorio:Captura de pantalla 2016-12-22 a las 2.29.18 PM.png

    Figura 9.3 Gráfica de Mujeres Detenidas vs Mujeres en la Fuerza de Trabajo. La imagen es de dominio público.

    La mayoría de las mujeres encarceladas han sido condenadas por delitos no violentos. En 2007, solo 32.1% de las reclusas fueron condenadas por delitos contra personas; el 67.9% restante fueron sentenciadas por delitos patrimoniales no violentos, delitos de drogas y otros delitos no violentos. En contraste, 53.5% de los hombres encarcelados en 2007 fueron condenados por delitos contra personas. Por la naturaleza de los delitos por los que son condenadas, las mujeres tienden a tener sentencias mucho más cortas que sus contrapartes masculinas. La mediana de la pena para las reclusas en instituciones del CDCR en 2007 fue de nueve meses. Similar a la población masculina, las mujeres anteriormente encarceladas tienen una alta tasa de reincidencia. Un estudio reciente del CDCR encontró que el cuarenta y seis por ciento de las mujeres liberadas en 2003 regresaron a prisión dentro de los tres años; otro estudio del CDCR indicó que entre el veintisiete y el treinta y tres por ciento de las mujeres en libertad condicional recidivan dentro de un año.

    Macintosh HD:Usuarios:KathrynColeman:Escritorio:Captura de pantalla 2016-12-22 a las 2.32.00 PM.png

    Figura 9.4 Gráfica de Mujeres detenidas (%) por delitos violentos vs. delitos contra la propiedad. La imagen es de dominio público.

    Aunque comparten algunas características con sus homólogos masculinos, ciertas diferencias en el perfil de las mujeres encarceladas revelan causas de género para su encarcelamiento y, como era de esperar, su encarcelamiento tiene ciertos efectos de género. Al igual que con la población carcelaria en general, la mayoría de las reclusas son mujeres de color; muchas provienen de barrios arraigados en la pobreza; y muchas tienen problemas de abuso de sustancias. Sin embargo, un porcentaje desproporcionadamente mayor de mujeres reclusas han sufrido abusos físicos y sexuales antes de ingresar a la prisión. También hay mayores niveles de problemas de salud física y mental entre las reclusas. Además, casi la mitad de las mujeres encarceladas son las Ãonicas cuidadoras de sus hijos. Así, el encarcelamiento tiene un efecto inmediato en los niños que a menudo terminan en hogares de acogida, así como un efecto fragmentador en sus familias en general y sus comunidades.

    Dadas las características relativamente singulares de esta población -incluyendo el carácter no violento de los delitos, las penas más cortas, los factores socioeconómicos y la maternidad-, los defensores, académicos y miembros de la comunidad han criticado enérgicamente la colocación y el trato de las mujeres encarceladas en el instituciones y programas y han instado enérgicamente a que se adopten enfoques que respondan a las cuestiones de género Estos sentimientos se hicieron eco de la Little Hoover Commission, una agencia estatal independiente de supervisión en 2004.

    Macintosh HD:Usuarios:KathrynColeman:Escritorio:Captura de pantalla 2016-12-22 a las 2.21.32 PM.png

    Figura 9.5 Gráfico circular de números y porcentajes de internos por género.

    Desde los hallazgos de la Comisión en 2004, California ha emprendido diversas medidas de reforma para abordar algunas de estas preocupaciones. En 2005, el CDCR estableció la oficina de Programas y Servicios para Delincuentes Femeninos dentro de la División de Instituciones para Adultos y creó la Comisión de Estrategias Sensibles al Género (“GRSC”) como comité asesor. Además, el CDCR desarrolló un plan escalonado de vivienda para trasladar a las reclusas de Nivel I y II a instalaciones comunitarias y, en general, ha iniciado un nuevo sistema de clasificación de mujeres con perspectiva de género. En 2007, la legislatura promulgó la sección 3430 del Código Penal de California que requería que el CDCR desarrollara un “Plan Maestro de Reforma de Delincuentes Femeninos” y que creara políticas, prácticas operativas y programas diseñados “para garantizar un entorno institucional seguro y productivo para las delincuentes femeninas, así como el género- programas de rehabilitación receptivos y evaluación de casos y riesgos basada en las necesidades.

    A pesar de estos esfuerzos, las cárceles de mujeres aún se mantienen en niveles de hacinamiento más del doscientos por ciento. Muchos de los programas de rehabilitación aún no se han implementado, y la construcción de muchas de las instalaciones comunitarias se ha retrasado.

    9.4 - Poblaciones de edad avanzada y ancianos

    En las últimas dos décadas, el número de presos estatales de 55 años o más condenados a más de 1 año aumentó de 26 mil 300 a 131 mil 500 presos. Esto representó un incremento de 3% de la población penitenciaria estatal en 1993 a 10% en 2013. Entre 1993 y 2013, la edad media de los reclusos aumentó de 30 a 36 años. La cambiante estructura de edad de la población carcelaria tiene implicaciones para la gestión y atención de los internos. Dos factores principales contribuyeron al envejecimiento de los presos estatales entre 1993 y 2013: una mayor proporción de presos mayores cumplían condenas más largas, predominantemente por delitos violentos, y el número de ingresos de personas mayores aumentó. Tanto la tasa de admisión como la tasa de encarcelamiento de fin de año para los presos estatales de 55 años o más aumentaron de 1993 a 2013, lo que indica que el envejecimiento de la población residente de Estados Unidos no fue el único responsable del crecimiento de los delincuentes mayores en prisión.

    La tasa de encarcelamiento para los presos de 55 años o más condenados a más de 1 año en prisión estatal aumentó de 49 por cada 100 mil residentes estadounidenses de la misma edad en 1993 a 154 por 100 mil en 2013. Cuarenta por ciento de los presos estatales que tenían 55 años o más al 31 de diciembre de 2013, habían sido ingresados en prisión cuando tenían al menos 55 años, y 60% cumplieron 55 años mientras cumplían condena en prisión. Adicionalmente, 40% de los presos estatales de 55 años o más al 31 de diciembre de 2013, habían estado encarcelados por lo menos por 10 años, en comparación con 9% en 1993.

    El crecimiento de las admisiones a prisiones estatales de 1993 a 2003 fue impulsado por personas de 40 a 54 años (más de 162%) y de 55 años o mayores (124% más). El ingreso a prisión de personas mayores de 55 años aumentó 82% entre 2003 y 2013. Durante el mismo periodo, las admisiones a prisiones estatales disminuyeron 12% para las personas de 39 años o menores y 11% para las de 40 a 54 años. Las personas de 55 años o más representaron 1% de las admisiones a prisiones estatales en 1993, 2% en 2003 y 4% en 2013. La edad media al ingreso también aumentó, pasando de 30 años en 1993 a casi 34 años en 2013.

    Los presos de 55 años o más tenían duraciones medias de sentencia consistentemente más altas, aumentando de 76 meses en 1993 a 82 meses en 2013 en todos los delitos. En comparación, los presos de 18 a 39 años fueron condenados a una media de 64 meses en 1993 y 69 meses en 2013. La duración media de la sentencia para los nuevos internos de 40 a 54 años aumentó de 65 meses en 1993 a 71 meses en 2013. En todos los grupos de edad y tipos de delitos, el tiempo medio que se espera que los presos sirvan en un nuevo compromiso judicial al ingresar a la prisión estatal aumentó de 29 meses en 1993 a 39 meses en 2013. Los presos de 55 años o más condenados por nuevos delitos violentos recibieron sentencias más largas y podría esperarse que cumplieran una proporción mayor de sus condenas que los delincuentes más jóvenes. Los presos ingresados en 2013 cuando tenían 55 años o más podrían esperar cumplir un promedio de más de 182 meses (15 años) por nuevos delitos violentos, en comparación con 116 meses (10 años) para los ingresados a edades de 40 a 54 y 55 meses (casi en 5 años) para aquellos de 18 a 39 años.

    Dos internos adultos mayores con bastones caminan por un pasillo.

    Figura 9.6 Dos presos adultos mayores y discapacitados caminando por el ala 'A' del HMP & Young Offensores Institute 'Littlehey'. La imagen se utiliza bajo una licencia Creative Commons Reconocimiento-Compartir Igual 4.0 Internacional.

    Muchos presos mayores en las últimas dos décadas cumplían largas condenas por delitos violentos. Más del 65% de los presos estatales mayores de 55 años cumplieron condena por delitos violentos entre 1993 y 2013, en comparación con un máximo de 58% de otros grupos de edad. En 2013, 48% de los presos estatales de 55 años o más cumplían condenas por homicidio o homicidio no negligente o agresión sexual, en comparación con 31% de los de 45 a 54 años y 27% de esos 35 a 44 años.

    Aunque el rápido aumento de la población carcelaria envejecida a menudo se atribuye al aumento general de la población que envejece en Estados Unidos, los investigadores atribuyen varios factores al crecimiento reciente. La Oficina de Estadísticas de Justicia cita dos razones primarias en el Informe Envejecimiento de la Población Penitenciaria Estatal 1993—2013. En primer lugar, los datos indican que ha habido un incremento en el número de adultos mayores que cometen delitos e ingresan al sistema penitenciario a una edad mayor. Si bien hubo 2 millones menos de detenciones en 2012 que en 1993, las detenciones de personas de 55 años o más aumentaron 77 por ciento en el mismo periodo de tiempo. Otro factor que contribuye al crecimiento de la población carcelaria de mayor edad son las penas de prisión más largas. El número de presos de 55 años o más que fueron condenados a más de un año de prisión aumentó de 26 mil 300 en 1993 a 131 mil 500 en 2013, lo que representa un incremento de 400 por ciento. Las personas mayores pueden tener antecedentes penales más largos y, por lo tanto, es más probable que se vean afectadas por múltiples leyes de huelga. Adicionalmente, los individuos que ingresaron al sistema en la edad temprana o mediana están envejeciendo en el lugar en el entorno penitenciario. Por ejemplo, entre 1993 y 2003, los presos de 45 a 49 años fueron el tramo de edad de más rápido crecimiento en la población carcelaria. Así, para 2013, muchos habían envejecido en la categoría de prisionero mayor.

    El envejecimiento de la población carcelaria tiene implicaciones para la calidad y tipo de servicios que reciben en el sistema penitenciario, así como para los servicios de reingreso ya que la gran mayoría de los internos regresan a la comunidad en algún momento. En cuanto a la atención a los presos mayores dentro de los sistemas correccionales, las consideraciones incluyen la necesidad de una infraestructura física dentro del centro penitenciario que apoye a las personas a medida que envejecen (celdas accesibles, barras de agarre, alternativas a literas), programación orientada a internos mayores (empleo, habilidades capacitación, recreación), necesidades de salud (atención a condiciones de salud física y mental, manejo de medicamentos), necesidades de fuerza laboral penitenciaria (puede ser necesario personal adicional para brindar asistencia de cuidado personal para bañarse, vestirse y moverse por la institución). También se necesita apoyo cuando los internos mayores son puestos en libertad condicional o se preparan para regresar a la comunidad para asegurar un reingreso exitoso a la sociedad y prevenir la reincidencia. El acceso a servicios como el transporte y la vivienda, la asistencia para encontrar empleo, la conexión con un sistema de apoyo social, el acceso a la atención de salud física y mental y la ayuda para inscribirse en beneficios son factores importantes para un reingreso exitoso.

    Con los cambios de la Oficina de Prisiones al programa de liberación compasiva en 2013, los sistemas penitenciarios han prestado mayor atención a los programas de liberación compasiva. El concepto detrás de la liberación compasiva es que brinda una opción basada en la comunidad para los presos que tienen una razón “extraordinaria o imperiosa” de liberación, como una enfermedad terminal, enfermedad progresiva o lesión debilitante de la que no se recuperarán. La liberación compasiva también puede ser un factor para ayudar a abordar el hacinamiento en las cárceles, particularmente porque los presos mayores tienen menos probabilidades de volver a comprometerse con los delitos. Sin embargo, las opciones de liberación compasiva no siempre se utilizan bien debido a las limitaciones de elegibilidad, la burocracia de navegar por el proceso de liberación compasiva y la falta de apoyo público para estos programas. Cuando se utiliza la liberación compasiva, puede presentar diferentes desafíos. Por ejemplo, encontrar una ubicación adecuada para las personas con enfermedades terminales y establecer los beneficios adecuados por adelantado para garantizar que la persona liberada tenga recursos para pagar la atención puede ser un desafío. En consecuencia, los hogares de ancianos han reportado situaciones en las que los presos mayores han sido “arrojados” en sus instalaciones con pocos o ningún recurso o servicios para que la persona viva con éxito. La falta de aceptación social y el miedo a que esta población regrese a la comunidad o ingrese a un entorno de atención a largo plazo basado en la comunidad es un desafío continuo.


    This page titled 9: Poblaciones especiales en un entorno correccional is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Dave Wymore & Tabitha Raber.