Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10: La corrección como campo de carrera

  • Page ID
    153929
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Capítulo 10 - La corrección como campo de carrera

    Términos clave:

    Los funcionarios correccionales son los encargados de supervisar a las personas que hayan sido detenidas y estén en espera de juicio o que hayan sido sentenciadas a cumplir condena en prisión o prisión. Los alguaciles, también conocidos como alguaciles o oficiales de la corte, son agentes del orden que mantienen la seguridad y el orden en las salas de audiencias. Sus deberes, que varían según el tribunal, incluyen hacer cumplir las reglas de las salas, asistir a los jueces, proteger a los jurados, entregar documentos judiciales y brindar seguridad general a los juzgados.

    Imagen

    Figura 10.1 Tribunal Superior Condado de Kern por Tabitha Raber se utiliza bajo una licencia CC BY 4.0.

    ?

    Piénsalo.. Sirviendo de 9 a 5: El diario de un oficial correccional (NPR)

    “Para trabajar en un penal hay que ser un tipo especial de persona”

    El sargento Furman Camel pasó 27 años en una prisión de Carolina del Norte, son tantos años como Nelson Mandela pasó tras las rejas. Pero Camel cumplió su tiempo, como le gusta decir, en turnos de 8 horas.

    “Llevo este uniforme con orgullo. Todos los días que vengo aquí estoy arrugado. Mis zapatos están brillados. Y huelo bien. El uniforme es el 90% del trabajo. Mirando la parte”.

    Escucha la historia de Camel y más diarios de audio de oficiales que trabajan tras las rejas en la Polk Youth Institution en Carolina del Norte.

    Deberes

    Los oficiales correccionales suelen hacer lo siguiente:

    • Hacer cumplir las reglas y mantener el orden dentro de las cárceles o prisiones
    • Supervisar las actividades de los internos
    • Inspeccionar las instalaciones para asegurarse de que cumplen con los estándares de seguridad
    • Buscar artículos de contrabando en internos
    • Informe sobre conducta de internos
    • Escolta y transporte de internos

    Los alguaciles suelen hacer lo siguiente:

    • Garantizar la seguridad de la sala de audiencias
    • Hacer cumplir las reglas de la sala
    • Seguir los procedimientos judiciales
    • Escoltar a jueces, jurados, testigos y presos
    • Manejar pruebas y documentos judiciales

    Imagen

    Figura 10.2 Oficial de libertad condicional en la Corte por Tabitha Raber se utiliza bajo licencia CC BY 4.0.

    Al interior del penal o cárcel, los funcionarios penitenciarios hacen cumplir reglas y reglamentos. Mantienen la seguridad evitando disturbios, asaltos y escapes, e inspeccionando las instalaciones. Revisan celdas y otras áreas en busca de condiciones insalubres, contrabando, señales de una brecha de seguridad (como la manipulación de barras de ventanas y puertas) y otras violaciones a las reglas. Los oficiales también inspeccionan el correo y visitantes en busca de artículos prohibidos. Redactan informes y llenan registros diarios detallando el comportamiento de los internos y cualquier otra cosa de nota que ocurrió durante su turno.

    Los funcionarios penitenciarios pueden tener que sujetar a los internos con esposas y planchas para escoltarlos de manera segura hacia y desde las celdas y para ver a los visitantes autorizados. Los oficiales también escoltan a los presos a salas de audiencias, instalaciones médicas y otros destinos.

    Los deberes específicos de los alguaciles varían según el tribunal, pero su deber primordial es mantener el orden y la seguridad en los tribunales de justicia. Hacen cumplir procedimientos judiciales que protejan la integridad del proceso legal. Por ejemplo, aseguran que los abogados y testigos no influyan en los jurados fuera de la sala del tribunal, y también pueden aislar a los jurados del público en algunas circunstancias. Como parte neutral, pueden manejar pruebas durante las audiencias judiciales para garantizar que solo se muestren pruebas permitidas.

    Los alguaciles tuvieron alrededor de 18 mil 600 empleos en 2016. Los mayores empleadores de los agentes judiciales fueron los siguientes:

    71%

    29.00%

    Cuadro 10.1 Empleo de alguacil

    Funcionarios correccionales y carceleros ocuparon alrededor de 450 mil empleos en 2016. Los mayores empleadores de funcionarios penitenciarios y carceleros fueron los siguientes:

    54%

    37%

    5%

    4%

    Cuadro 10.2. Oficiales Correccionales

    Los oficiales correccionales pueden trabajar en interiores o exteriores, y los alguaciles generalmente trabajan en salas de audiencias. A ambos se les puede exigir que permanezcan de pie por largos periodos. Los oficiales correccionales suelen trabajar a tiempo completo en turnos rotativos. Debido a que la seguridad carcelaria y penitenciaria debe proporcionarse las 24 horas del día, los oficiales trabajan todas las horas del día y de la noche, incluidos los fines de semana Muchos oficiales están obligados a trabajar horas extras. El horario de los alguaciles está determinado por el momento en que el tribunal está en sesión

    Trabajar en una institución correccional puede ser estresante y peligroso. Los funcionarios correccionales pueden resultar lesionados en enfrentamientos con internos, y tienen uno de los índices más altos de lesiones y enfermedades de todas las ocupaciones. El trabajo exige que los oficiales estén alertas y listos para reaccionar a lo largo de todo su turno.

    Los oficiales correccionales y los alguaciles suelen asistir a una academia de capacitación. Aunque las calificaciones varían según el estado y la agencia, todas las agencias requieren un diploma de preparatoria. Las agencias federales también pueden requerir alguna educación universitaria o experiencia laboral previa. Muchas agencias establecen una edad mínima para los funcionarios penitenciarios, que suele ser entre 18 y 21 años de edad.

    Video de reclutamiento del Departamento Correccional de California

    Seleccione el enlace a continuación para lanzar el video

    https://youtu.be/04UNMqu1Ucc

    Educación

    Los oficiales correccionales y alguaciles deben tener al menos un diploma de preparatoria o equivalente.

    Para el empleo en prisiones federales, la Oficina Federal de Prisiones requiere que los oficiales correccionales de nivel de entrada tengan al menos una licenciatura o de 1 a 3 años de experiencia de tiempo completo en un campo brindando asesoría, asistencia o supervisión a individuos.

    Capacitación

    Oficiales correccionales y alguaciles completan la capacitación en una academia. El entrenamiento suele durar varios meses, pero esto varía según el estado. La Asociación Internacional de Directores de Normas y Capacitación para el Cumplimiento de la Ley mantiene vínculos con los programas de Estándares y Capacitación para Oficiales de Paz (POST) Los aprendices de la Academia reciben instrucción en varias materias, incluyendo autodefensa, políticas institucionales, regulaciones, operaciones y procedimientos de seguridad.

    Pin

    Pin It! Ejemplo de examen de ingreso a oficiales correccionales

    Haga clic aquí para ver un ejemplo de un examen de ingreso al empleo utilizado por el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California.

    Cualidades Importantes

    • Habilidades de toma de decisiones. Los oficiales correccionales y alguaciles deben utilizar tanto su formación como su sentido común para determinar rápidamente el mejor curso de acción y tomar las medidas necesarias para lograr el resultado deseado.
    • Orientado al detalle. Los oficiales correccionales y alguaciles siguen y hacen cumplir procedimientos estrictos en las instalaciones correccionales y los tribunales para garantizar la seguridad de todos.
    • Habilidades interpersonales. Los agentes penitenciarios y alguaciles deben poder interactuar y comunicarse eficazmente con los internos y otras personas para mantener el orden en las instalaciones correccionales y salas de audiencias.
    • Habilidades de negociación. Los oficiales correccionales deben ser capaces de ayudar a otros a resolver las diferencias para evitar conflictos.
    • Fuerza física. Los oficiales correccionales y alguaciles deben tener la fuerza para someter físicamente a los internos u otros.
    • Autodisciplina. Los funcionarios correccionales deben controlar sus emociones cuando se enfrentan a situaciones hostiles.

    Departamento de Corrección de California - Video de Prueba de Aptitud Física

    Seleccionar enlace para video

    https://youtu.be/hVRBfDfH6n0

    10.2 - Sector privado 37

    Dotación de Personal y Empleo Las instalaciones privadas reportaron un total de 13,344 funcionarios de apoyo regulares y no nóminas. El número de personal de tiempo completo, o regular, varió desde tan solo 19 en la institución más pequeña hasta 532 en la más grande. Los funcionarios penitenciarios representaron 63.2 por ciento de los empleados en instalaciones privadas en 2015; un porcentaje similar se empleó como personal de seguridad en las instalaciones penitenciarias públicas. El personal de tratamiento profesional representó el 12 por ciento de los empleados penitenciarios privados, seguido de los administrativos (7.9 por ciento), educativos (5.8 por ciento) y mantenimiento y servicio de alimentos (5.5 por ciento).

    Las cárceles estatales privadas tienen mayores proporciones de empleados minoritarios en comparación con las cárceles públicas. El cincuenta y tres por ciento del personal de las instalaciones privadas eran blancos (cuadro 11), mientras que 31.7 por ciento (cuadro 8) de la población reclusa era blanca. En las instalaciones públicas, las cifras correspondientes en 1995 fueron 71.3 por ciento (cuadro 11) y 35.5 por ciento (cuadro 8), respectivamente. La composición racial del personal a los internos fue similar para los negros en ambos tipos de instalaciones. Los negros comprenden 22.4 por ciento del personal y 43.9 por ciento de los internos en las cárceles estatales privadas frente al 20 por ciento del personal y 47.7 por ciento de los internos en instalaciones públicas. Los hispanos, en cambio, comprenden 14.4 por ciento de la población reclusa en instalaciones públicas federales y estatales pero sólo 6.3 por ciento del personal penitenciario. Entre las 65 instalaciones estatales privadas encuestadas, los hispanos conformaron 20.7 por ciento de la población reclusa y 18 por ciento del personal.

    Cuando las tres instalaciones ubicadas en Puerto Rico fueron excluidas del análisis, las instalaciones privadas aún tenían un mayor porcentaje de personal hispano (13 por ciento de personal y 17 por ciento de población reclusa) que los empleados en instalaciones públicas.

    De acuerdo con la Oficina del Trabajo de Estados Unidos, el salario inicial promedio para los oficiales correccionales en 2016 fue de 32.290 dólares. El número de funcionarios contratados y despedidos está impulsado en gran medida por el número de instalaciones en operación y el tamaño de las instalaciones: las instituciones grandes y medianas tienden a tener tasas de rotación de personal más altas. Solo una instalación privada en Estados Unidos está sindicalizada.

    Los funcionarios penitenciarios en centros penitenciarios privados están cada vez más disponibles a medida que el crecimiento de la industria penitenciaria privada continúa año con año. Independientemente de cómo se sienta acerca de que los intereses privados se involucren en la vivienda de los presos y en la construcción de centros de detención con fines de lucro, el hecho es que para quienes buscan empleo como funcionario penitenciario, esta es una forma sólida de ir.

    Un gráfico que detalla el alza de los precios de las acciones de las cárceles privadas en América de 2000 a 2012. En las cárceles privadas se han incrementado los ingresos sobre todo en las últimas décadas.

    Figura 10.3 Aumento de los precios de las acciones de Prisiones Privadas de 2002 a 2012. Creative Commons CC0 1.0 Dedicación Universal de Dominio Público.

    La industria carcelaria de propiedad privada representa aproximadamente el 10% de los 2.3 millones de presos que actualmente se encuentran en Estados Unidos a un costo de 55 millones de dólares anuales.

    Hay una serie de operadores de prisiones privadas en Estados Unidos pero las dos principales empresas son Corrections Corporation of America o (CCA) y The Geo Group, (GEO). El cuarenta por ciento de los ingresos que estas empresas reciben son del gobierno por la vivienda de los internos y la operación de sus instalaciones penitenciarias privadas. CCA es el mayor operador de prisiones privadas con alrededor de 67 instalaciones en Estados Unidos, mientras que The GEO Group cuenta con instalaciones tanto en Estados Unidos como a nivel internacional.

    10.3 - Oficial Correccional Seguridad y Bienestar (Instituto Nacional de Justicia)

    Responsabilidades del trabajo del oficial correccional

    Los oficiales correccionales (OC) desempeñan un papel fundamental dentro del sistema penitenciario más amplio, ya que se les asignan numerosas responsabilidades diseñadas para garantizar que sus respectivas instalaciones funcionen de manera eficiente. Como burócratas de primera línea de la institución penitenciaria (Lipsky, 2010), los OC están encargados de supervisar las actividades de los internos, hacer cumplir las reglas y regulaciones, brindar a los delincuentes acceso a los servicios sociales, y quizás lo más importante, mantener el orden (Crawley, 2004; Kauffmann, 1989). También tienen la tarea de dar respuesta a demandas administrativas; buscar en celdas drogas, armas y otro contrabando; e intervenir para resolver disputas potencialmente violentas entre internos (Bureau of Labor Statistics, 2013). Los OC desempeñan un papel tan fundamental en el funcionamiento de cualquier sistema penitenciario que Archambeault y Archambeault (1982) remarcaron que los oficiales “representan el único recurso más importante de que dispone cualquier organismo correccional” (p. 72).

    Imagen

    Figura 10.4 Ejemplo de contrabando penitenciario. Esto se conoce comúnmente en la prisión como un “shiv” y es un arma afilada que los reclusos hacen salir de los artículos comunes de la prisión. Estos son muy peligrosos, y los funcionarios penitenciarios hacen un esfuerzo significativo para buscar, encontrar y destruir estos artículos antes de que sean utilizados por los internos. Creative Commons CC0 1.0 Dedicación Universal de Dominio Público.

    Beca reciente ha sugerido que los OC trabajan en condiciones peligrosas que pueden amenazar su seguridad y bienestar general. Después de varias reformas legislativas que comenzaron en la década de 1970 e incluyeron políticas de “endurecerse con la delincuencia” como las sentencias mínimas obligatorias y las leyes de delincuentes habituales (Mackenzie, 2001), las instituciones correccionales experimentaron cambios dramáticos en la composición de la población reclusa. No sólo el número total de delincuentes encarcelados se disparó de aproximadamente 300,000 a más de 1.5 millones entre 1975 y 2013, sino que el porcentaje de delincuentes encarcelados por delitos violentos aumentó de alrededor del 40 por ciento en 1985 a más del 60 por ciento en 2013 (Walmsley, 2013). Aunque las tasas de encarcelamiento han disminuido en los últimos años, el CO de hoy en día todavía se requiere para interactuar y supervisar a las personas en un ambiente peligroso (Glaze & Kaeble, 2014).

    Además, los oficiales son responsables de mantener la seguridad en un entorno con un número significativo de pandilleros (Lombardo, 1989), delincuentes con enfermedades mentales (Kupers, 1999; Turner, 1975), drogadictos (Ross, 1981) e incluso terroristas (Crawley, 2004), todos los cuales plantean elevados riesgos de seguridad y salud para los OC. Para agravar aún más estos temas es que las cárceles se han descrito desde hace mucho tiempo como “instituciones totales”, definidas como lugares “donde un gran número de individuos similares, aislados de la sociedad en general por un período apreciable de tiempo, juntos llevan una... vida encerrada” (Goffman, 1961, p. xiii). Como resultado, se requiere que los oficiales interactúen y supervisen a los delincuentes potencialmente peligrosos en un entorno relativamente inseguro y aislado. Colectivamente, estas observaciones han llevado a académicos y practicantes correccionales a caracterizar las cárceles como entornos peligrosos que conllevan un mayor riesgo de daño a las personas que trabajan en ellas (Beck, Harrison, & Adams, 2007; Crawley, 2004; Hensley, Koscheski, & Tewksbury, 2005).

    Resultados de salud del oficial correccional

    La posición del CO conlleva el peligro intrínseco de lesiones físicas y estrés mental. En cuanto a la primera, cifras de Harrell (2011) revelaron que entre 2005 y 2009, la tasa de lesiones laborales no fatales sostenidas por cada mil OC fue de 33.0, que, entre 26 profesiones diferentes, ocuparon el tercer lugar sólo por policías y guardias de seguridad (77.8 y 65.0, respectivamente). Harrell (2011) encontró además que en 2011, los OC experimentaron 544 lesiones o enfermedades relacionadas con el trabajo que requirieron ausencias del trabajo por cada 10 mil oficiales de tiempo completo, la tercera tasa más alta de lesiones no fatales en el lugar de trabajo, nuevamente superada solo por policías y guardias de seguridad. Informes adicionales de Brower (2013) y la Oficina de Estadísticas Laborales (2013) señalaron que entre 1999 y 2008, un total de 113 OC estadounidenses perdieron la vida en el cumplimiento del deber —una tasa de letalidad de 2.7 por cada 100 mil empleados de tiempo completo— la 22 más alta entre 115 profesiones.

    En cuanto a la salud mental, hay evidencia de que los OC experimentan altos niveles de estrés, agotamiento y una variedad de otras consecuencias relacionadas con la salud mental como resultado de su empleo (Brower, 2013; Stack & Tsoudis, 1997). De acuerdo con la Corporación de Gestión y Capacitación (2011), entre 22 por ciento y 33 por ciento de CoS reportan altos niveles de estrés. Otros estudios (Lambert et al., 2005; Ferdik, Smith, & Applegate, 2014a) encontraron que más del 35 por ciento de los oficiales de la muestra registraron altos niveles de estrés. En conjunto, el impacto de los resultados negativos de salud física y mental para los OC puede tener efectos perjudiciales en la institución penitenciaria en general. La escasez de personal y las ausencias de oficiales en el trabajo pueden crear un ciclo en el que las bajas proporciones entre oficiales y reclusos y la alta rotación en la dotación de personal de oficiales amenazan la implementación efectiva de los mandatos de seguridad de una instalación correccional (Brower, 2013; Crawley, 2004; Ferdik, Smith y Applegate, 2014a).

    Estrategia de búsqueda de literatura

    Como se mencionó anteriormente, el propósito de este informe es ofrecer una síntesis integral de la literatura para resaltar cualquier limitación inherente y ofrecer recomendaciones para futuras investigaciones y políticas diseñadas para mejorar el bienestar general de los OC. Se recuperó y resumió información de artículos publicados y revisados por pares, informes del gobierno estatal y federal, informes universitarios y académicos de think tank y libros publicados comercialmente. Se hizo énfasis en la recolección de investigaciones realizadas desde el año 2000 para dar cuenta de las preocupaciones actuales de seguridad y bienestar que enfrentan los OC, aunque algunas investigaciones anteriores se refieren para proporcionar una comprensión básica de los diversos problemas relacionados con la seguridad y el bienestar de CO. La frase de búsqueda “oficial correccional” se cruzó con las palabras “seguridad”, “bienestar”, “riesgo”, “estrés”, “agotamiento”, “depresión”, “peligro”, “salud”, “bienestar”, “lesión” y “fatalidad” en los siguientes motores de búsqueda de literatura: JSTOR, Resúmenes de Servicios Sociales, Resúmenes Sociológicos, Penal Resúmenes de Justicia, EBSCOhost, Búsqueda Académica Completa, MEDLINE con texto completo, Índice y Resúmenes de Ciencias Sociales Aplicadas, Hein On-Line, Disertaciones y Tesis ProQuest, y Google Scholar.

    Esta búsqueda inicial condujo a los hallazgos duales de que (1) los OC están expuestos a peligros únicos en el lugar de trabajo que pueden poner en peligro su bienestar general y (2) explorar las percepciones de CO sobre la seguridad y el riesgo en el lugar de trabajo es un área de investigación importante y emergente. Usando los mismos motores de búsqueda, se realizó una búsqueda literaria especializada de peligros específicos a los que están expuestos los OC, así como juicios oficiales sobre seguridad y riesgo en el lugar de trabajo, al cruzar la frase de búsqueda “oficial correccional” con “pandilla”, “preso disruptivo”, “motín”, “preso mentalmente enfermo”,” contrabando”, “enfermedad”, “percepción de riesgo” y “percepción de seguridad”. Cada cita resultante fue revisada por ambos autores para determinar su elegibilidad para la síntesis de literatura. Se escanearon páginas de referencia de todos los reportes obtenidos para agotar toda la literatura pertinente relacionada con el tema de seguridad y bienestar de CO.

    Surgieron varios temas que forman la base de discusión para esta síntesis. Estos temas incluyen los peligros y riesgos que enfrentan los OC, las percepciones de CO sobre la seguridad y el bienestar en el lugar de trabajo, así como las consecuencias de su exposición al riesgo, las políticas diseñadas para mejorar el bienestar de los oficiales y, finalmente, consideraciones para futuras investigaciones. Este informe concluirá con una discusión sobre cómo los temas de seguridad y bienestar del personal policial se comparan con los de OC y una visión general de los hallazgos sobresalientes de esta síntesis bibliográfica y cómo pueden ser utilizados para informar las decisiones sobre el bienestar de CO.

    Peligros y riesgos que enfrentan los oficiales correccionales

    Antes de proceder a una discusión sobre los peligros y riesgos laborales únicos que enfrentan los OC, es importante señalar las diferencias conceptuales entre estos términos. Reichman (1986) distinguió los riesgos de los peligros de la siguiente manera: “El concepto de riesgo no debe confundirse con el de peligro; los peligros son las causas del riesgo” (p. 151). Reichman agregó que los riesgos conllevan la “incertidumbre de pérdida, o la probabilidad de que se produzca la pérdida”, y que “los peligros son aquellas condiciones que contribuyen a la probabilidad de pérdida” (p. 152). Esta es una distinción clave ya que este informe identifica los riesgos que enfrentan los OC y los peligros que contribuyen a ellos. Los OC están expuestos a una serie de riesgos relacionados con la seguridad y el bienestar. Los más notables son los riesgos de muerte o lesiones físicas, pero de igual preocupación son los riesgos relacionados con la salud mental como el estrés y el burnout (Dowden & Tellier, 2004; Lambert et al., 2005). Estos riesgos pueden acumularse y ejercer una presión significativa sobre una administración correccional, particularmente cuando un personal fatigado y altas tasas de rotación limitan el grado en que los agentes pueden efectivamente dedicarse a la vigilancia de los internos. Ampliando la tipología de Brower (2013), las categorías de peligros que contribuyen a la seguridad de los oficiales y los riesgos relacionados con el bienestar pueden describirse ampliamente como relacionados con el trabajo, relacionados con la institución y psicosociales. Mediante este esquema tripartito, este informe examina los peligros laborales más destacados que amenazan la seguridad y el bienestar de los CO y sus consecuencias. El Anexo 1 resume los peligros identificados en sus respectivas categorías y los múltiples riesgos relacionados con la salud mental y física relacionados con cada peligro identificados en la literatura existente.

    Peligros relacionados con el trabajo

    Los peligros relacionados con el trabajo están directamente relacionados con la seguridad y bienestar de los oficiales. Bajo la categoría laboral se encuentran los peligros de las enfermedades infecciosas y transmisibles (Macalino et al., 2004); la presencia de pandillas carcelarias, internos disruptivos y contrabando (Bouchard & Winnicki, 2000; Fleisher & Decker, 2001; García, 2008); trabajar junto a internos con enfermedades mentales (Adams & Ferrandino, 2008); y disturbios (Carrabine, 2005). Cada uno de estos peligros presenta un elevado riesgo de daño a los OC en términos de problemas de salud tanto física como mental. Estos peligros se examinan con mayor detalle a continuación.

    Imagen

    Figura 10.5 Los oficiales de corrección tienen muchas responsabilidades, como realizar un seguimiento de la ubicación de los reclusos, los medicamentos, los niveles de seguridad y programar actividades durante el día. Adicionalmente, deben estar al tanto del entorno debido a actos de violencia por parte de internos. Estas muchas responsabilidades pueden crear mayores niveles de estrés para los oficiales. La imagen está bajo licencia CC.by 2.0.

    Reclusos con enfermedades infecciosas

    Existe amplia evidencia de que los internos padecen desproporcionadamente enfermedades infecciosas y transmisibles (por ejemplo, Hepatitis B y C; Virus de Inmunodeficiencia Humana, o VIH; y tuberculosis) (Alaird & Marquart, 2009; Bick, 2007). Por ejemplo, Ruiz y sus colegas (2002) encontraron que en el año 2000, de los 5 mil 730 internos de una muestra aleatoria de prisiones de California que recibieron exámenes físicos de ingreso durante un periodo de dos meses, 1.4 por ciento dieron positivo para VIH, 3.5 por ciento dio positivo para Hepatitis B, 33 por ciento dio positivo por Hepatitis C, y 7 por ciento dio positivo para tuberculosis. Según un informe de la Organización Mundial de la Salud (2013), estas estimaciones superan con creces a las de la población en general. Por otra parte, Alaird y Marquart (2009) señalaron que, a partir de 2008, 1.7 por ciento de la población total de custodia de Estados Unidos estaba infectada con VIH y que entre 12 por ciento y 35 por ciento presentaba Hepatitis B o C. De igual manera, un informe de 2006 emitido por la Oficina de Estadísticas de Justicia encontró que la tasa de adquiridos confirmados Los casos de Síndrome de Inmunodeficiencia (SIDA) fueron entre tres y cinco veces mayores para los presos que para la población general, con 0.55 por ciento de los internos y 0.10 por ciento del público en general habiendo contraído la enfermedad. Esto representa un serio desafío para las operaciones diarias de los CoS.

    Los OC son susceptibles al riesgo de contraer enfermedades potencialmente mortales debido a mandatos ocupacionales que les exigen realizar rutinariamente registros y registros celulares, intervenir en altercados de delincuentes y responder a emergencias médicas, accidentes y otras “situaciones en las que puedan encontrarse con objetos, sangre y fluidos corporales” (Alaird & Marquart, 2009, p. 441). Las conductas de alto riesgo que realizan los internos, como las relaciones sexuales sin protección, el consumo de drogas intravenosas y los tatuajes, hacen que los oficiales sean particularmente vulnerables al riesgo. Si bien hay pocos datos empíricos sobre las tasas a las que los OC contraen alguna de las enfermedades señaladas anteriormente, los médicos y académicos consideran que las enfermedades infecciosas y transmisibles entre los internos son una amenaza significativa para la salud y la seguridad de los OC.

    Peligros relacionados con el trabajo

    Peligros relacionados con la institución

    Peligros Psicosociales

    Riesgos para la salud mental

    Riesgos para la salud física

    Disturbios

    Insuficiencia de personal

    Medios/Escrutinio político

    Burnout

    Muerte

    Cuadro 3. Resumen de Peligros y Riesgos que Enfrentan Oficiales Correccionales

    Pandillas de Prisión

    En todas las instituciones correccionales, los funcionarios deben interactuar con los internos incumplidores y potencialmente violentos de manera individual para garantizar el cumplimiento de las regulaciones institucionales. Cuando los internos se funden en grupos, como las pandillas carcelarias, la amenaza a la seguridad puede llegar a ser aún más severa. Fleisher y Decker (2001) opinaron que “las pandillas carcelarias son una... la mayor pesadilla del gerente penitenciario” (p. 2). Un informe del Centro Nacional de Inteligencia de Pandillas (2011) del FBI destacó además que las pandillas están aumentando en número en todas las instalaciones correccionales (particularmente las que se encuentran en el sureste de Estados Unidos), y que los afiliados a pandillas están aumentando en su nivel de violencia y sofisticación criminal. Lyman (1989) definió a una banda carcelaria como “una organización violenta que opera dentro del sistema penitenciario como una entidad autoperpetuante de orientación penal, constituida por un selecto grupo de internos que han establecido una cadena de mando organizada y se rigen por un código de conducta” (p. 48). Las bandas carcelarias comparten muchas similitudes con sus homólogos en el exterior, ya que una persona suele ser designada como líder, y esa persona supervisa a los demás miembros y sus operaciones delictivas. Las pandillas han sido descritas como violentas, secretas y acatar un credo, lema o constitución que dicta el comportamiento de los miembros, y además como organizaciones que adoptan símbolos únicos para definir el estatus de membresía (Fleisher & Decker, 2001). Varias pandillas importantes han sido identificadas como las más problemáticas o influyentes en el sistema penitenciario, entre ellas la Mafia Mexicana (La Eme), la Hermandad Aria, los grupos Pantera Negra (por ejemplo, el Ejército de Liberación Negra), el Ejército Simbionés de Liberación, la Organización Underground Weatherman, La Nuestra Familia, y el Sindicato de Texas (Skarbek, 2014). Estos grupos están motivados por el deseo de ganar dinero y explotar cárceles a menudo hacinadas y con poco personal, amenazando aún más la seguridad de los OC (Fleisher & Decker, 2001).

    Comportamiento Disruptivo de Reclusos

    El comportamiento disruptivo de los reclusos se considera una conducta violenta contra el personal u otros internos (Rocheleau, 2014). Ejemplos de este tipo de comportamiento incluyen, pero no se limitan a, agresión física y sexual exitosa o tentativa, asesinato, suicidio e incluso violación (Byrne, Hummer, & Taxman, 2008). Se ha demostrado que el comportamiento disruptivo de los reclusos aumenta la tasa de rotación de CO (Patenaude, 2001), la tasa de lesiones y muertes sufridas por los OC (Crawley, 2004) y la prevalencia de conductas autodestructivas, como los oficiales que recurren a las drogas y al alcohol como mecanismos de afrontamiento (Crawley, 2004).

    Si bien Byrne y sus colegas (2008) notaron una disminución en la tasa nacional de muertes entre reclusos de 3.2 a 2.4 por cada mil delincuentes entre 1995 y 2000, señalaron que estas tasas de muerte violenta siguieron siendo una preocupación importante para las instituciones correccionales. Entre 1995 y 2000, estos investigadores notaron un incremento de 27.0 a 28.0 en la tasa nacional de agresiones entre reclusos por cada mil delincuentes encarcelados. Las tasas de asalto a reclusos contra OC también aumentaron durante este periodo, de 14.1 a 15.6 por cada 1,000 oficiales (Byrne, Hummer, & Taxman, 2008). Cifras más recientes de Wolff y sus colegas (2007) mostraron que en una muestra representativa a nivel nacional de prisiones de Estados Unidos, la tasa de agresiones entre reclusos osciló entre 129 y 346 por cada mil delincuentes, y la agresión entre reclusos y oficiales osciló entre 83 y 321 por cada mil OC. La variabilidad en estas tasas se atribuyó en gran medida a la variación en las características institucionales (es decir, algunas cárceles albergaban a más delincuentes violentos que otras) y a las diferencias en los sistemas de denuncia entre los centros penitenciarios

    La agresión sexual en prisión ha sido un tema de considerable importancia para los administradores e investigadores correccionales en las últimas décadas. En su estudio de una prisión de máxima seguridad en el sur de Estados Unidos, Hensley, Koscheski, & Tewksbury (2005) encontraron que 18 por ciento de los internos reportaron amenazas sexuales entre reclusos y 8.5 por ciento informó que habían sido agredidos sexualmente por otro recluso mientras estaban encarcelados. Además, Beck y sus colegas (2007) documentaron 3.75 presuntas agresiones sexuales entre reclusos por cada mil internos en cárceles estatales. Los reclusos más jóvenes y los delincuentes que cumplen condenas más largas iniciaron la mayoría de estos asaltos (Beck, Harrison y Adams, 2007).

    El papel del lugar también es importante para el comportamiento de los internos, lo que sugiere que existen diferencias importantes tanto entre las cárceles como dentro de ellas. García (2008) señaló que las instalaciones de máxima seguridad y las instalaciones pobladas por un mayor porcentaje de delincuentes más jóvenes tienen más probabilidades de reportar tasas más altas de comportamiento disruptivo de los internos. Hensley y sus colegas (2005) se hicieron eco de algunos de estos hallazgos al revelar que las instalaciones de máxima seguridad son estadísticamente más propensas a reportar niveles más altos de agresión sexual a reclusos que las agencias de menor seguridad. Dado que los OC son los encargados de controlar cualquier tipo de conducta disruptiva de los internos y de garantizar que todos los individuos dentro de la prisión estén protegidos, éstos se vuelven más susceptibles a la violencia en estas instalaciones, elevando así su riesgo de daño físico y mental. También deben intervenir en incidentes que involucren conducta disruptiva de internos, incumplimiento, violencia física y sexual, y agresión. Combinados, estos temas comprometen aún más la seguridad y el bienestar de los OC y aumentan su riesgo de victimización.

    Presencia de contrabando

    Si bien los administradores penitenciarios intentan eliminar o reducir la presencia de contrabando, se ha desarrollado un sistema de circulación de contrabando ilícito en muchas instalaciones institucionales, lo que ha generado una mayor preocupación entre los practicantes correccionales por el potencial de daño asociado a esta empresa ilegal . El contrabando puede incluir armas, bebidas alcohólicas fermentadas, drogas, narcóticos, medicamentos restringidos y equipo estatal, herramientas y otros suministros (Burke y Owen, 2010). Los teléfonos celulares, una forma más moderna de contrabando en las cárceles de Estados Unidos, también han planteado preocupaciones de seguridad para los oficiales y practicantes correccionales (Fitzgerald, 2010). En los últimos años, los internos incluso han coordinado el uso de drones para importar contrabando a las cárceles (Fitzgerald, 2010). Algo sorprendente, especialmente considerando el potencial de daño asociado con el contrabando, se ha encontrado que algunos OC importan artículos de contrabando a la prisión en forma de cigarrillos, drogas y armas (Jurik, 1985; Tracy, 2004). De acuerdo con datos representativos a nivel nacional de 101 prisiones de Estados Unidos, la distribución de contrabando estuvo relacionada con más de 200 lesiones de reclusos y 30 lesiones por CO (Biermann, 2007), reforzando aún más el punto de que la circulación de contrabando representa un riesgo considerable para la salud de los OC.

    Reclusos con Enfermedades Mentales

    Un aumento notable en la tasa de encarcelamiento de personas con enfermedades mentales se ha observado en todo Estados Unidos en las últimas décadas. Ya en 1972, Abramson acuñó la frase “criminalización de los enfermos mentales” (p. 101) para describir el creciente número de personas con enfermedades mentales que cumplen condena en custodia. McLearen y Ryba (2003) atribuyeron gran parte de ese incremento al movimiento de desinstitucionalización de la década de 1970, que vio un gran número de pacientes liberados de instalaciones psiquiátricas. Al ser liberados de nuevo en la comunidad, muchos ex pacientes se encontraron bajo el control del sistema de justicia penal. Estos autores comentaron que esto ocurrió porque los individuos que padecen enfermedades mentales como el trastorno bipolar o la esquizofrenia suelen sufrir una incapacidad para frenar sus comportamientos y practicar el autocontrol. En ocasiones, sin saberlo, perpetran actos como asaltos que se clasifican como transgresiones legales, con lo que los colocan bajo la supervisión del sistema de justicia penal. Combinado con cierres generalizados de instituciones de salud mental y servicios inadecuados para atender las necesidades de esta población en particular, esto ha contribuido a una explosión drástica del número de individuos con enfermedades mentales bajo control de custodia (McLearen & Ryba, 2003; Robertson, 2013). El crecimiento significativo de la población de internos con enfermedades mentales convirtió a la Cárcel del Condado de Los Ángeles (15,000/23,000), la Isla Rikers de Nueva York (5,500/10,000) y la Cárcel del Condado de Cook en Chicago (5,000/10,000) en las “tres instituciones psiquiátricas más grandes del país” en 2007 (Adams & Ferrandino, 2008, p. 913). Las cifras entre paréntesis reflejan el promedio diario de reclusos diagnosticados con enfermedades mentales por la población promedio total diaria de reclusos de las tres instalaciones penitenciarias. James y Glaze (2006) señalaron además que en 2005, 56 por ciento de los presos estatales, 45 por ciento de los federales, y 64 por ciento de los encarcelados reportaron síntomas de al menos un problema de salud mental.

    Los OC suelen estar mal preparados para abordar la compleja sintomología que presentan los internos con enfermedad mental. Estos internos vulnerables requieren costosos servicios médicos como terapia, desintoxicación y medicación. Tienen más probabilidades que otros internos de tener antecedentes de dependencia de drogas y alcohol y padecer una condición crónica de salud física. La investigación ha encontrado que los internos que padecen enfermedades mentales son más susceptibles a la agresión física y sexual (Robertson, 2013), presentan una mayor amenaza física para sí mismos y para los demás (McLearen & Ryba, 2003), y tienen más probabilidades de recidivar que los internos que no experimentan enfermedades mentales ( Robertson, 2013).

    Los administradores y el personal penitenciario están severamente limitados en su capacidad para satisfacer las necesidades de estos internos debido a limitaciones presupuestarias y recursos insuficientes (McLearen & Ryba, 2003). Los OC suelen asistir a los internos con enfermedades mentales cuando sea posible; sin embargo, los oficiales rara vez reciben capacitación específica en esta área. Estos internos pueden ser considerados un desafío a la seguridad y bienestar de los oficiales por la multiplicidad y complejidad de sus necesidades.

    Disturbios

    Un motín carcelario es la amenaza más grave para la seguridad y el bienestar de los OC. Afortunadamente, son ocurrencias relativamente raras. De 1774 a 1990, Estados Unidos fue testigo de 300 disturbios carcelarios, 90 por ciento de los cuales tuvieron lugar entre mediados y finales del siglo XX (Martin & Zimmerman, 1990). Dos de los ejemplos más notorios de disturbios internos en Estados Unidos son los disturbios carcelarios de 1971 en Attica (Nueva York) y 1980 en Nuevo México (Carrabine, 2005). En conjunto, esos disturbios resultaron en más de 100 bajas de oficiales y reclusos, numerosas lesiones físicas reportadas y una ruptura completa del control estatal. Los disturbios también resultaron en más de 30 millones de dólares en daños estructurales a las propias cárceles (Carrabine, 2005).

    Imagen

    Figura 10.6 Los oficiales correccionales pueden tener que tratar con delincuentes de alto riesgo. Los centros penitenciarios cuentan con oficiales especialmente capacitados para atender estas situaciones. La imagen está bajo licencia CC.by 2.0.

    Adams (1992) calificó un motín carcelario como “parte de un continuo de prácticas... que implica actividades disidentes y/o protestar por parte de individuos o grupos de presos que interrumpen su encarcelamiento por medio de los cuales se hacen cargo de la totalidad o parte de los recursos penitenciarios y expresan uno o más agravios o una demanda de cambio, o ambas” (pp. 13-14). Los análisis post-hoc de los disturbios carcelarios suelen encontrar causas similares, como las represalias contra condiciones inhumanas, el hacinamiento en las cárceles, los factores económicos, las tensiones raciales, la presencia desproporcionada de jóvenes, delincuentes violentos y el mal diseño de edificios (Carrabine, 2005). Aunque los disturbios carcelarios son raros, pueden llegar a ser rápidamente muy consecuentes y producir numerosos problemas de salud física y mental para los OC.

    Peligros relacionados con la institución

    Los peligros relacionados con las instituciones plantean mayores riesgos relacionados con la salud mental que los riesgos físicos. Muchos de los peligros relacionados con la institución discutidos aquí se han relacionado con aumentos en el estrés oficial y el agotamiento, con el primero conceptualizado como “una relación particular entre una persona y un ambiente que es valorado por el individuo como gravante... y... poniendo en peligro su bienestar” (Lazarus & Folkman, 1984, p. 19). El agotamiento laboral se ha definido como una “pérdida gradual de agotamiento afectivo o afectivo sobre un trabajo, compañeros de trabajo o clientes” (Thompson & Prottas, 2006, p. 100). En la lista de peligros relacionados con la institución se incluyen el conflicto de roles y la ambigüedad de roles (Lambert et al., 2005); cargas de trabajo exigentes, falta de liderazgo administrativo y aporte de oficiales en la toma de decisiones institucionales, y beneficios y recursos inadecuados (Brower, 2013; Finney et al., 2013); trabajo prolongado horas, falta de personal y mala contratación, selección y capacitación de oficiales (Hessl, 2001; Lambert, Hogan, & Allen, 2006); y finalmente conflicto de compañeros de trabajo (Morgan, 2009; Morse et al., 2011; Swenson, 2008).

    Conflicto de roles y ambigüedad de roles

    Lambert y sus colegas (2005) definieron el estrés de rol como “el grado de incongruencia de las expectativas asociadas con el rol del empleado y los resultados de los roles laborales” (p. 35). Dos variaciones del estrés por CO analizadas en este informe son el conflicto de roles y la ambigüedad de roles. Lambert y sus colegas (2005) explican el conflicto de roles como una situación en la que “el cumplimiento de un conjunto de presiones dificulta el cumplimiento de otro conjunto” y definen la ambigüedad de roles como “incertidumbre o falta de información en el desempeño de los deberes y responsabilidades de un puesto dado” (p. 35). Durante varias décadas, las cárceles de Estados Unidos han cambiado entre filosofías correccionales, incluyendo tratamiento/rehabilitación, retribución, disuasión e incapacidad (Lambert et al., 2005).

    ImagenImagen

    Figura 10.7 Los funcionarios penitenciarios a menudo se enfrentan a roles contradictorios en sus trabajos. En una capacidad, se encargan de la seguridad y protección de la institución, internos y compañeros de trabajo. Y también se les encomienda brindar tratamiento y rehabilitación a los internos. La naturaleza conflictiva de esta profesión puede ocasionar estrés y conflicto. La imagen está bajo licencia CC.by 2.0.

    Se ha demostrado que las fluctuaciones en las ideologías de castigo impactan negativamente a los OC, ya que frecuentemente se dejan cuestionando su papel ocupacional. La literatura ha demostrado que el conflicto de roles y la ambigüedad impactan significativamente varios resultados. Lambert y sus colegas (2013) encontraron que los niveles más altos de conflicto de roles afectan de manera significativa y negativa el compromiso laboral del personal correccional, lo que a su vez aumenta el estrés de los oficiales. Las medidas de estrés ocupacional y general se incrementaron significativamente por niveles más altos de conflicto de roles y ambigüedad en el estudio de Castle and Martin (2006). Los investigadores han vinculado el aumento del estrés como resultado del conflicto de roles y la ambigüedad con el aumento de la rotación de oficiales (Leip & Stinchcomb, 2013; Matz et al., 2013; Minor et al., 2010). Los niveles aumentados de estrés de los oficiales, así como las elevadas tasas de rotación, a su vez, pueden poner en peligro la seguridad de las instalaciones correccionales al resultar en mayores proporciones de reclusos a oficiales y una menor sensación de seguridad para los CoS (Leip & Stinchcomb, 2013).

    Otros Peligros Laborales

    Un estudio del Instituto Nacional de Justicia (NIJ) (Finn y Kuck, 2005) informó que el elevado número de casos, combinado con la exigencia de trámites y plazos, constituían los mayores peligros relacionados con la institución que afectaban los niveles de estrés por CO. Los académicos han descubierto que exigir trabajo por turnos, horarios de trabajo extendidos, salarios y beneficios deficientes, percepciones elevadas de peligro y riesgo en el lugar de trabajo, y personal y recursos insuficientes contribuyeron cada uno a aumentar los niveles de estrés (Armstrong & Griffin, 2004; García, 2008; Keinan & Malach-Pines, 2007; Lambert, Hogan, & Barton, 2002; Morgan, 2009; Morse et al., 2011; Swenson, 2008). A muchos oficiales se les pide que realicen tareas adicionales con recursos limitados, principalmente debido a las restricciones presupuestarias generalizadas que han esposado financieramente a funcionarios administrativos correccionales. Según lo informado por Summerlin y sus colegas (2010) y Brower (2013), las congelaciones de contratación y las terminaciones han obligado a muchos OC a trabajar con equipos anticuados y capacitación limitada.

    Estos problemas han contribuido posteriormente a aumentar el estrés de los oficiales y los niveles de agotamiento, así como a una baja moral. Según Brower (2013), los problemas presupuestarios también pueden conducir a relaciones tensas entre los OC y los administradores correccionales. Además de estos temas, Paoline y sus colegas (2006) encontraron que los oficiales que percibían las directivas de la Asociación Correccional Estadounidense (ACA) como confusas, y aquellos que creían que los reclusos recibían más servicios sociales que los OC, tenían significativamente más probabilidades de reportar niveles más altos de estrés relacionado con el trabajo. Las percepciones negativas de CO sobre las prácticas gerenciales de toma de decisiones pueden crear fricción entre ambas partes y contribuir a mayores niveles de estrés por CO y burnout (Finney et al., 2013; Lambert, Hogan, & Allen, 2006). Lambert y sus colegas (2012) encontraron que el estrés de los oficiales y el agotamiento podrían predecirse por su desconfianza hacia la administración penitenciaria.

    Otros peligros relacionados con las instituciones incluyen la falta de liderazgo administrativo y la ausencia de aportes oficiales en la toma de decisiones (Lambert, Cluse-Tolar, & Hogan, 2007; Tewksbury & Higgins, 2006a, 2006b). Brower (2013) explicó que la desconfianza puede tener efectos nocivos en el sistema penitenciario más amplio, ya que los oficiales pueden desengancharse más de sus trabajos, lo que puede, a su vez, incrementar los niveles de violencia de los reclusos así como el nivel general de peligro en una instalación. Si los funcionarios administrativos desean mantener la armonía con el personal penitenciario, es imperativo, según Brower (2013), que forjen asociaciones de confianza y duraderas con sus subordinados.

    Un último peligro relacionado con la institución que puede contribuir al estrés por CO involucra las relaciones que forjan con sus compañeros de trabajo. Paoline y sus colegas (2006) encontraron que las relaciones positivas con los compañeros de trabajo redujeron significativamente el estrés de los oficiales y mejoraron las evaluaciones de la satisfacción laboral de El metanálisis de Dowden y Tellier (2004) del estrés por CO encontró que las relaciones tensas de los compañeros de trabajo predicen un aumento del estrés, y sus hallazgos agregados respaldan muchos de los resultados reportados en esta sección.

    Peligros psicosociales

    Los peligros psicosociales son problemas y desafíos que los OC encuentran a medida que se mueven entre el trabajo y el entorno comunitario, incluidos sus entornos domésticos. Estos peligros incluyen conflictos entre el trabajo y la familia, las percepciones erróneas del público y el escrutinio político de individuos que poseen un conocimiento limitado de los desafíos diarios que enfrentan los oficiales.

    Conflicto Trabajo-Familia

    El tema más apremiante relacionado con el conflicto laboral familiar para los OC es el hecho de que deben equilibrar lo que se denomina “conflicto de doble rol” (Brower, 2013, p. 13). En su vida profesional, los OC están rodeados y obligados a supervisar a individuos potencialmente violentos, así como a personas con necesidades especiales (por ejemplo, atención de salud mental y física y rehabilitación de drogas). Pocos otros profesionales trabajan en condiciones tan exigentes. Las tareas diarias de los oficiales incluyen el uso de estrategias de comunicación únicas diseñadas para reforzar los límites de conducta y el cumplimiento al interactuar con los internos. El estilo de comunicación requerido por el entorno penitenciario puede calificarse de asertivo, directo y poco emocional. Sin embargo, este estilo de comunicación puede no tener ningún efecto o un efecto negativo en los miembros de la familia en el hogar. Lo que funciona para comunicarse en prisión puede no funcionar en casa.

    Cuando los OC experimentan disonancia entre entornos laborales y familiares, su nivel de bienestar disminuye drásticamente (Brower, 2013). Esto puede manifestarse en forma de “fatiga crónica, cinismo, pesimismo, sarcasmo, respuesta dramática/estrés aplanada y exposición a traumas y otras conductas perturbadoras” (Brower, 2013, p. 8). Finn (1998) sugirió que este patrón puede ser cíclico, ya que los OC en riesgo pueden dirigir sus frustraciones hacia los miembros de la familia que, a su vez, redirigen más frustración hacia el CO. Obidoa y colegas (2011) agregan que el conflicto trabajo-familia también puede manifestarse como síntomas depresivos.

    Imagen

    Figura 10.8 Oficiales que realizan una simulación de tirador activo. Los funcionarios correccionales, como muchos agentes del orden, están siempre en un estado de mayor conciencia basado en la naturaleza de su trabajo. Esto lleva a muchos temas como el estrés, el cinismo y el pesimismo. Esto puede afectar a las personas con las que vive el oficial y su vida hogareña. Creative Commons CC0 1.0 Dedicación Universal de Dominio Público.

    Por supuesto, el reto para los OC es equilibrar las demandas familiares con los factores estresantes de trabajar en un centro correccional. Esto requiere la adaptación a dos ambientes a menudo incompatibles: el contexto carcelario versus la familia. Una de las reacciones más comunes de las COs ante esta incompatibilidad es retirarse y aislarse (Brower, 2013). Los OC pueden experimentar dificultades para discutir eventos de trabajo diario con cónyuges y seres queridos (Crawley, 2004). Desprovistos de medios para expresar sus frustraciones e inquietudes relacionadas con el trabajo, los OC pueden experimentar niveles elevados de estrés emocional y agotamiento (Brower, 2013; Crawley, 2004). Estos temas pueden contribuir a días perdidos en el trabajo, apatía relacionada con el trabajo y mayores riesgos de seguridad en sus entornos laborales (Crawley, 2004; Lambert et al., 2005).

    Percepciones erróneas públicas y escrutinio político

    Además de la incapacidad de discutir experiencias laborales con sus seres queridos, los OC también suelen ser reacios a discutir su trabajo con el público en general debido a conceptos erróneos sobre su profesión. Los conceptos erróneos suelen estar arraigados en las caracterizaciones frecuentemente negativas de los OC por los medios de comunicación (Crawley, 2004; Moon & Maxwell, 2004), que a menudo involucran eventos negativos como escapadas de reclusos, relaciones inapropiadas entre el personal y los reclusos y violaciones de los derechos de los reclusos. Las representaciones de los OC en otras formas de medios, como las películas y la música, pueden ser aún más dañinas. Los OC a menudo se representan como brutales, crueles, racistas y deficientes educacionales. Además, debido a que el público en general tiene muy poca experiencia con los correccionales y los empleados penitenciarios, es apto para creer estos estereotipos (Schaufeli & Peeters, 2000). Estas caracterizaciones equivocadas de OC pueden influir en figuras políticas responsables ante el público y sus preocupaciones. Si el público encasillara a los OC de manera estereotípicamente negativa, las mismas figuras políticas que se encargan de garantizar que los oficiales se comporten adecuadamente pueden expresar poco o ningún apoyo a esos oficiales (Brower, 2013). Sin apoyo público o político, los OC pueden experimentar una falta de respeto y aprecio por su importante trabajo, lo que resulta en mayores niveles de estrés, aislamiento y disminución de la autoestima (Brower, 2013). La naturaleza aislada de las cárceles y cárceles puede exacerbar esta situación negativa al reforzar los estereotipos y amplificar aún más las consecuencias relacionadas con la salud mental para los OC.

    Percepciones de los oficiales correccionales sobre seguridad y bienestar en el lugar

    Dados los daños a los que están expuestos los OC, es sorprendente que se hayan realizado pocas investigaciones sobre sus percepciones sobre la seguridad y el bienestar en el lugar de trabajo. Los estudiosos han descubierto que las percepciones de los empleados sobre el entorno laboral pueden dar forma fundamental a resultados como el desempeño laboral, el trato del compañero de trabajo y el supervisor, y la intención de renunciar voluntariamente (Ferdik, Smith, & Applegate, 2014a; Konovsky & Pugh, 1994; Schein, 1990). Dado que los OC desempeñan un papel tan crucial en el establecimiento y mantenimiento del orden en sus instituciones, es vital comprender cómo perciben la seguridad. Una búsqueda bibliográfica produjo ocho estudios sobre este tema. A continuación se presenta una discusión detallada de cada estudio, con el cuadro adjunto en el apéndice que proporciona un desglose exhaustivo de la metodología y los hallazgos de cada estudio.

    Se encuestaron OC sobre una variedad de temas relacionados con la seguridad, incluyendo sus percepciones generales de peligro (García, 2008), el riesgo de contraer una enfermedad infecciosa (Alaird & Marquart, 2009; Dillon & Allwright, 2005; Hartley et al., 2012), su riesgo de lesiones por peligros específicos basados en prisiones (Ferdik, 2014), y su miedo y riesgo de victimización tanto por parte de internos como de compañeros de trabajo (Gordon, Moriarty, & Grant, 2003; Gordon, Proulx, & Grant, 2013; Lai, Wang, & Kellar, 2012). Los oficiales encuestados trabajaron en una variedad de instituciones correccionales, incluyendo centros de detención juvenil y cárceles para adultos de mínima, media y máxima seguridad. En los estudios que encuestaron las percepciones de los oficiales sobre su riesgo de contraer una enfermedad infecciosa, los encuestados percibieron esos riesgos como moderados a altos. Específicamente, Alaird y Marquart (2009) informaron que 54 por ciento de los encuestados creían que estaban en riesgo de contraer VIH/SIDA, y Dillon y Allwright (2005) encontraron que un abrumador 92.2 por ciento a 95.2 por ciento de su muestra creía que estaban en riesgo de contraer Hepatitis B o C, o VIH/SIDA. Otro estudio encontró que la mayoría de los OC juzgaron que todo su entorno laboral era peligroso, y muchos oficiales informaron que se sentían amenazados físicamente tanto por internos como por compañeros de trabajo (Hartley et al., 2012). Hartley y sus colegas (2012) también encontraron que más de la mitad de sus encuestados percibieron un riesgo elevado de contraer una enfermedad infecciosa mientras estaban en el trabajo. Varias covariables estadísticamente significativas de las percepciones de riesgo de oficiales surgieron entre los estudios, incluyendo hallazgos de que mayores niveles de conocimiento sobre el VIH/SIDA y años adicionales de educación formal redujeron el riesgo percibido (Alarid & Marquart, 2009), y oficiales mayores y hombres percibieron estadísticamente aumento significativo de los niveles de riesgo en comparación con sus contrapartes (Dillon & Allwright, 2005).

    Otros estudios examinaron las percepciones de CO sobre el miedo o el riesgo de victimización por parte de internos y compañeros de trabajo, pero encontraron niveles más bajos de riesgo percibido en comparación con las investigaciones antes mencionadas. Por ejemplo, Gordon y sus colegas (2003) y Lai y colegas (2012) encontraron que menos de la mitad de los oficiales muestreados temían ser victimizados por parte de internos o compañeros de trabajo. Además, solo unos pocos oficiales en el estudio de Gordon y colegas (2003) percibieron un riesgo de tal victimización. Los autores de ambos estudios atribuyeron estas tasas comparativamente menores de riesgo percibido y miedo a los tipos de internos que los oficiales se encargaron de supervisar. Por ejemplo, mientras que los oficiales de los exámenes de Alaird y Marquart (2009) y Dillon y Allwright (2005) estaban empleados en instalaciones de mayor seguridad, los OC en estos últimos estudios trabajaban en detención juvenil y mínima seguridad, prisiones para adultos. Esos oficiales trabajaban entre los internos que planteaban amenazas reducidas a la salud y la seguridad en contraposición a los oficiales empleados en instalaciones de mayor seguridad pobladas por delincuentes más peligrosos. Aun considerando este punto, sin embargo, Gordon y sus colegas (2003) y Lai y colegas (2012) argumentaron que a pesar de estar empleados en instalaciones de menor seguridad, los oficiales seguían siendo conscientes de que los riesgos para la salud formaban parte de su trabajo.

    En la investigación de Gordon y sus colegas (2013), para la cual se encuestaron los OC empleados en instalaciones predominantemente de mediana y máxima seguridad, entre 57 y 73 por ciento de los encuestados expresaron grados moderados a altos de riesgo de victimización por parte de los internos. Gordon y sus colegas (2003, 2013) y Lai y sus colegas (2012) encontraron que los predictores estadísticamente significativos de las percepciones de riesgo de los oficiales se mantienen en todos los niveles de género, raza y educación. Las mujeres percibieron un riesgo adicional, al igual que las OC no blancas y las que tenían una educación más formal.

    Dos estudios finales examinaron las percepciones de CO sobre el peligro y el riesgo relacionados con el trabajo (García, 2008; Ferdik, 2014). García (2008) utilizó técnicas de modelado multinivel y datos secundarios de la Encuesta de Clima Social Penitenciario para evaluar los niveles de peligro percibidos por las COs federales utilizando una medida de inventario de este resultado. Aproximadamente la mitad de todos los oficiales de la muestra de García expresaron algún peligro percibido relacionado con el trabajo. Los predictores estadísticamente significativos de este resultado, tanto a nivel individual como institucional, incluyeron raza, género y nivel de seguridad, con no blancos, mujeres y oficiales empleados en instalaciones de mayor seguridad percibiendo mayores niveles de peligro que sus contrapartes.

    Ferdik (2014) pidió a una población estatal de OC en instalaciones de máxima seguridad que calificaran su riesgo de lesiones a partir de seis peligros específicos en el lugar de trabajo, que incluían la presencia de pandillas y contrabando. No solo la mayoría de la muestra percibió un alto grado de riesgo de lesiones por cada peligro, sino que años adicionales de empleo relacionado con el trabajo predijeron positivamente el riesgo percibido de lesiones por parte de los oficiales.

    Las evaluaciones de los OC y sus percepciones generales sobre la seguridad y el riesgo en el trabajo conllevan una serie de consideraciones importantes. Cuando los OC perciben altos niveles de cualquier tipo de riesgo en sus entornos laborales, esta percepción puede influir negativamente en su desempeño laboral e incluso contribuir a altos niveles de rotación y una instalación penitenciaria mal administrada (Ferdik, Smith, & Applegate, 2014a). Las percepciones de riesgo aumentadas de las CO también pueden elevar sus niveles de estrés e insatisfacción laboral (García, 2008), lo que a su vez puede generar interacciones hostiles entre oficiales y delincuentes, lo que lleva a un mal manejo de la población reclusa (Gordon, Moriarty, & Grant, 2003; Gordon, Proulx, & Grant, 2013). Dado que los OC desempeñan quizás el papel más importante en la gestión penitenciaria exitosa, recopilar información sobre sus niveles de riesgo percibido en el lugar de trabajo puede ayudar a las audiencias interesadas a comprender mejor las amenazas específicas a la seguridad y el bienestar de los oficiales que, a su vez, pueden conducir a políticas y programas directamente relacionados con la mejora del bienestar general de los OC.

    Consecuencias de los riesgos para la seguridad y bienestar del oficial correccional

    Numerosas consecuencias se han relacionado con los riesgos de seguridad y bienestar que enfrentan los OC. Por ejemplo, las relaciones polémicas entre oficiales y sus compañeros de trabajo y supervisores como resultado del aumento de los niveles de estrés se revelaron en diversos estudios (Finney et al., 2013; Lambert, 2004). Esto, a su vez, llevó a que muchos OC informaran disminución del desempeño laboral e incluso se distraían mientras estaban en el trabajo (Brower, 2013; Finn, 2000). Griffin y sus colegas (2009) encontraron que los niveles más altos de estrés fueron predictores significativos de tres variaciones del burnout oficial: despersonalización, agotamiento emocional e ineficacia laboral. Lambert y sus colegas (2002) y Hogan y colegas (2006) encontraron que el estrés de manera adversa e impactó significativamente el nivel de compromiso de los oficiales con su trabajo. En un raro estudio que evaluó la influencia de los niveles de estrés en el peligro percibido, García (2008) encontró que mayores niveles de estrés individual e institucional incrementaron significativamente las percepciones de peligro en una muestra de CO federales.

    Muchos estudios han encontrado que los riesgos de seguridad y bienestar dentro del entorno correccional influyen significativamente en el deseo de los oficiales de usar la licencia administrativa por enfermedad (Lambert et al., 2005; Lambert, Hogan, & Altheimer, 2010), así como su deseo de renunciar (Ferdik, Smith, & Applegate, 2014b; Patenaude, 2001; Udochukwu et al., 2007). The Management and Training Corporation (2011) estimó que entre 2000 y 2008, 16.2 por ciento de todos los CoS estadounidenses renunciaron a sus puestos después de sólo tres años en el puesto. Se reportaron cifras más preocupantes en los departamentos penitenciarios individuales, más notablemente los de Vermont y Carolina del Sur, donde cada uno informó respectivamente que 35 por ciento de sus OC renunciaron voluntariamente solo en 2009 (Departamento de Correcciones de Carolina del Sur (SCDC), 2013; Departamento de Correcciones de Vermont ( VDC), 2013). Los problemas fiscales han sido registrados por diversos funcionarios administrativos correccionales como consecuencia de la pérdida de tantos oficiales, con la SCDC operando en un déficit de 45,5 millones de dólares en 2009. Posteriormente, las limitaciones presupuestarias obligaron a los oficiales restantes a trabajar con armas inoperables, radios y otro equipo necesario (SCDC, 2013). Privados de los recursos más esenciales con los que desempeñar con éxito sus trabajos, los OC suelen encontrar que su salud y seguridad están bajo una amenaza adicional. Las elevadas tasas de rotación de oficiales y ausentismo pueden conducir a mayores proporciones de preso a oficial y a un mayor número de asaltos de preso a interno y recluso contra personal (Lambert, 2004; Steiner, 2008).

    Los investigadores también han encontrado que los OC experimentan tasas desproporcionadamente más altas de problemas de salud física, como lesiones crónicas de cuello, espalda y rodilla, enfermedades cardíacas, diabetes, colesterol alto e hipertensión, en comparación con otros profesionales como consejeros de crisis, maestros y fuerzas del orden personal (Dowden & Tellier, 2004; Morgan, 2009). Gran parte de esto se puede atribuir a la naturaleza exigente de esta línea de trabajo, incluidas las horas de trabajo prolongadas, los patrones irregulares de sueño debido a las asignaciones de turnos en constante cambio y la tarea de tareas adicionales que van más allá de sus responsabilidades tradicionales (Brower, 2013). Los peligros anteriormente referenciados como el conflicto de roles y la ambigüedad, los conceptos erróneos públicos sobre el trabajo del CO y el conflicto trabajo-familia también exacerban los problemas de salud física para los OC (Morgan, 2009; Swenson, 2008). Incluso las tasas de esperanza de vida son menores para los oficiales. Un estudio seminal (Cheek, 1984) señaló que la esperanza de vida promedio de los individuos en esta línea de trabajo fue de 59 años, unos 16 años por debajo del promedio nacional de 75. Un estudio más reciente del New Jersey Police Suicide Task Force (2009) también encontró una vida útil promedio de 59 años entre los OC.

    Imagen

    Figura 10.9 Los agentes correccionales pueden sufrir de Trastorno de Estrés Postraumático luego de ser colocados en situación peligrosa y estresante en su línea de trabajo. Los funcionarios correccionales sufren de TEPT a un ritmo mayor que el público en general. Licencia Pixaby Gratis para uso comercial No se requiere atribución

    Crawley (2004) y Swenson (2008) ampliaron los hallazgos anteriores, señalando que las demandas físicas de esta profesión pueden alterar los relojes biológicos y los patrones de sueño de los oficiales; perjudicar sus funciones cognitivas, emocionales y motoras; y comprometer sus hábitos alimenticios. Estos problemas pueden manifestarse como múltiples trastornos psicológicos y emocionales. Por ejemplo, Morse y sus colegas (2011) encontraron que el 31 por ciento de los OC reportaron angustia psicológica grave, el doble de la tasa del público en general. Spinaris y colegas (2012) encontraron en un estudio de más de 3 mil profesionales correccionales que 27 por ciento de los oficiales reportaron síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT), lo que superó las tasas de TEPT que experimentan los veteranos de combate, quienes reportaron apenas el 14 por ciento. Los síntomas de TEPT entre los OC se han relacionado además con deterioro de la memoria, depresión, obesidad y una mayor prevalencia de abuso de sustancias (Spinaris, Denhof, & Kellaway, 2012).

    Entrevistas intensivas con CoS realizadas por Crawley (2004) revelaron que los altos niveles de estrés llevaron a más de la mitad de los entrevistados a recurrir a comportamientos autodestructivos como el consumo de alcohol y drogas para hacer frente a sus trabajos. Los efectos se extendieron a las familias, ya que muchos oficiales trajeron a casa problemas relacionados con el trabajo. Esto provocó un aumento de los niveles de tensión entre las parejas de hecho y, en algunos casos, el suicidio de oficiales. Stack y Tsoudis (1997) encontraron que la tasa de suicidios para los OC era 39 por ciento mayor que la de la población en edad laboral general. Este hallazgo fue respaldado por una investigación del New Jersey Police Suicide Task Force (2009), que encontró que la tasa de suicidios para los OC era el doble que la de los policías y la población en general.

    Las preocupaciones de salud y seguridad, como lo demuestra la literatura empírica referenciada hasta ahora, parecen ser consecuencias asociadas del empleo como CO. Los oficiales tienen la tarea de exigir y a menudo contradictorias responsabilidades laborales que aumentan su riesgo de problemas de salud física y mental como lesiones, estrés e incluso la muerte. Los oficiales deben interactuar y supervisar a individuos potencialmente peligrosos como pandilleros, internos con enfermedades mentales y aquellos con enfermedades transmisibles, lo que complica aún más los problemas de salud de los oficiales. De acuerdo con la investigación antes citada, los oficiales, independientemente de la asignación de seguridad, reconocen el peligro al que están sujetos como consecuencia de su profesión. Muchos estudiosos concluyen que el empleo como CO se encuentra entre las más peligrosas y potencialmente mortales de todas las profesiones, incluida la aplicación de la ley. Dado que se confía en gran medida en los OC para supervisar el comportamiento de los reclusos, establecer el orden en sus instalaciones y mantener una seguridad institucional más amplia, es primordial que los practicantes correccionales, investigadores, funcionarios administrativos y otras partes interesadas comiencen a desarrollarse de manera más efectiva y ampliamente utilizó estrategias para mejorar el bienestar general de esta fuerza laboral de importancia crítica.

    Afortunadamente, los cambios han comenzado. Se han implementado políticas que incluyen programas de asistencia a empleados y apoyo entre pares en algunos sistemas penitenciarios. A pesar de los propósitos bien intencionados de estos programas, pocos han sido objeto de escrutinio científico, lo que significa que existe poca evidencia que acredite su efectividad. Estos programas son pocos y distantes entre sí, implementados sólo en unos pocos centros penitenciarios. Aunque durante varios años los investigadores han documentado ampliamente los numerosos peligros y riesgos para la salud asociados con el empleo de CO, se sabe relativamente poco sobre la mejor manera de abordar estos problemas. Además, con la excepción de un puñado de estudios, también se sabe poco sobre cómo los OC juzgan la peligrosidad de sus trabajos y los pasos que dan para protegerse de los peligros y riesgos laborales.

    En la siguiente sección de este informe se describen las políticas y programas diseñados para asistir a los oficiales desde el punto de vista del bienestar, la literatura empírica (o la falta de ella) relacionada con su efectividad y un argumento de por qué se necesita más investigación sobre la seguridad y el bienestar de las CO. Si bien se sabe mucho sobre por qué y cómo el trabajo del OC es peligroso, todavía no tenemos una comprensión fundamental de lo que se puede hacer para mejorar su seguridad, un área crítica de investigación, dado el papel esencial que desempeñan los oficiales en el funcionamiento de cualquier sistema penitenciario.

    Políticas y consideraciones de bienestar para oficiales correccionales para futuras investigaciones

    Políticas que apoyan la seguridad y el bienestar de los oficiales correccionales

    Debido a que los OC están expuestos a muchos peligros ocupacionales, los profesionales correccionales, los investigadores y los funcionarios administrativos deben desarrollar métodos para mejorar el bienestar de los oficiales. Tales esfuerzos han sido lentos en desarrollarse (Armstrong & Griffin, 2004; Brower, 2013). Aunque algunas instalaciones penitenciarias han comenzado a instituir consejería de salud mental y otras medidas diseñadas para mejorar el bienestar general de los OC, muchos de estos programas están en su infancia, no han sido evaluados utilizando métodos científicos, y existen solo en un puñado de centros correccionales (Armstrong & Griffin, 2004; Brower, 2013; Morse et al., 2011). Muchos expertos han comentado que para abordar mejor las amenazas de seguridad y bienestar a los OC, tal vez sea mejor examinar la profesión policial más amplia y lo que está haciendo para garantizar el bienestar de los oficiales de policía (Armstrong & Griffin, 2004; Brower, 2013; Delprino, 2001; Finn, 1998, 2000; Roland, 2011).

    Imagen

    Figura 10.10 El Departamento de Corrección de California tiene un portal de empleados disponible para empleados y familiares para ver los programas de salud y bienestar que ofrece el departamento. Creative Commons CC0 1.0 Dedicación Universal de Dominio Público.

    Algunos estudiosos han desanimado aplicar la investigación y las políticas policiales al contexto correccional porque los policías y los OC están empleados en condiciones de trabajo dramáticamente diferentes (Brower, 2013). Por ejemplo, aunque los policías están expuestos a muchos peligros ocupacionales como pandillas y represalias físicas por parte de miembros de la comunidad (Anson, Johnson & Anson, 1997; Jones & Newburn, 2002), cuando se comparan con los peligros que enfrentan los OC, existen marcados contrastes. Brower (2013) sugiere que los peligros y presiones cotidianas “que enfrentan los OC superan con creces a los que experimentan los policías” (p. 5). Mientras que los peligros que enfrentan los agentes del orden son periódicos, los que enfrentan los OC son constantes. De hecho, los OC experimentan una exposición continua a delincuentes violentos y peligrosos a lo largo de la totalidad de sus turnos de trabajo. Además, aunque los policías deben interactuar con ciudadanos impredecibles que pueden representar un riesgo de daño, también tienen múltiples oportunidades para forjar asociaciones con miembros de la comunidad prosocial que pueden ayudar a las fuerzas del orden a mantener la armonía comunitaria (Brower, 2013). Para los OC, estas oportunidades están en gran parte ausentes ya que son responsables de supervisar a los delincuentes que pueden sentirse frustrados con sus condiciones actuales y pueden expresar esos agravios en contra de los mismos individuos encargados de monitorear su comportamiento.

    También existen otras diferencias. A los policías se les permite portar dispositivos letales y menos letales para su protección, mientras que los OC no lo son (Farkas & Manning, 1997). Además, aunque hay representaciones negativas de la policía en los principales medios de comunicación, a menudo se ven contrarrestadas por imágenes positivas de agentes del orden que participan en actos heroicos (Chermak & Weiss, 2005). No se puede decir lo mismo de los OC, con muchas representaciones mediáticas que los estereotipan como figuras inhumanas que tienen un desprecio fundamental por el sufrimiento humano (Crawley, 2004). Todos estos temas pueden predisponer a los funcionarios penitenciarios a mayores niveles de estrés, lesiones e incluso fatalidad en comparación con las fuerzas del orden (Garland, 2002).

    Dejando a un lado las diferencias ocupacionales específicas, se reconoce ampliamente que tanto los policías como los OC están expuestos a diversos peligros que pueden amenazar su bienestar, y algunos expertos han señalado los beneficios potenciales para las agencias penitenciarias de aprender más sobre las estrategias de aplicación de la ley para proteger a sus oficiales (Brower, 2013). Los departamentos de policía suelen contar con psiquiatras y otros profesionales de la salud mental capacitados para ayudar al personal de las fuerzas del orden. Además, el campo de la salud mental reconoce ahora a la psicología policial como un área discreta de estudio académico. La Asociación Americana de Psicología (APA), por ejemplo, ahora emite certificación de junta a individuos especializados en este campo (Brower, 2013). Una variedad de políticas especialmente diseñadas para proteger a los oficiales de amenazas físicas y mentales, como programas de apoyo entre pares, también se han implementado a gran escala en todas las agencias policiales (Brower, 2013; Chermak & Weiss, 2005). Al parecer, la profesión policial más amplia ha recibido la atención requerida por parte de consejeros y otros profesionales de la salud mental que han sido capacitados y certificados para ayudar a los policías a hacer frente a los peligros inherentes al trabajo. Desafortunadamente, no se puede decir lo mismo del campo de correcciones.

    Actualmente, no existe ninguna disciplina psicológica enfocada a las correcciones. Muchas instituciones penitenciarias carecen de los recursos (ya sean monetarios o de otro tipo) que puedan utilizarse para introducir consejería de salud mental para los OC, y ninguna organización profesional establecida aborda las necesidades psicológicas y físicas únicas de los OC (Brower, 2013; Delprino, 2001; Roland, 2011). Gran parte de este déficit se puede atribuir a dificultades para localizar proveedores de tratamiento adecuadamente capacitados que conozcan las mejores prácticas relacionadas con la psicología correccional. Los impedimentos adicionales incluyen la falta de conciencia de los proveedores de tratamiento de salud mental sobre las estrategias de selección psicológica y las leyes específicas de las correcciones, el tratamiento del TEPT para los OC y cómo los asuntos familiares interactúan con los problemas laborales de los OC (Brower, 2013; Finn, 1998; Roland, 2011). Como señala este libro blanco, las correcciones no solo son un campo de trabajo peligroso, sino que algunos estudios han encontrado que los OC experimentan niveles desproporcionadamente más altos de lesiones y estrés en comparación con otros trabajadores como los agentes del orden público (Brower, 2013; Harrell, 2011). Los programas y políticas diseñados para abordar estos temas son críticos para mejorar las condiciones de salud de los OC, y tal vez las lecciones se puedan tomar prestadas de las fuerzas del orden.

    A pesar de las diferencias profesionales entre policías y OC señaladas anteriormente, las lecciones para el campo correccional se pueden aprender de la literatura sobre el bienestar de los policías (Brower, 2013). Al igual que los OC, el personal de las fuerzas del orden está expuesto a condiciones de trabajo físicamente exigentes, turnos de trabajo constantemente rotativos, patrones de sueño inconsistentes, traumas y una serie de otros peligros (Anson, Johnson, & Anson, 1997; Jones & Newburn, 2002). Estos problemas pueden contribuir a aumentar los niveles de estrés, problemas físicos como enfermedades cardíacas y diabetes, e incluso el riesgo de suicidio (Stack & Tsoudis, 1997). Debido a que las correcciones y los policías experimentan problemas similares, se puede argumentar que el campo correccional necesita comenzar a tomar prestadas ideas de la disciplina policial. Brower (2013) remarcó que la literatura policial potencialmente tiene mucho que ofrecer en términos de mejorar las condiciones de salud de los OC, y que los sistemas penitenciarios no necesariamente necesitan “reinventar la rueda para hacer esto” (p. 13). Este informe describe algunas estrategias específicas, en gran parte tomadas de la policía, que las agencias correccionales pueden implementar para mejorar la seguridad y el bienestar de los oficiales. También se hace referencia a las recomendaciones de mejora de la salud proporcionadas por académicos correccionales, con una visión crítica sobre si las políticas son efectivas y deben ser adoptadas.

    Algunos departamentos penitenciarios han comenzado a instituir programas de asistencia al empleado (EAP) que se toman prestados directamente de la policía (Sauter, 2001). Los EAP están diseñados para ofrecer servicios especializados para ayudar a las organizaciones a abordar la productividad de los trabajadores de primera línea y a identificar y resolver las preocupaciones y problemas personales de los subordinados. Según Brower (2013), los componentes esenciales de los EAP incluyen brindar consultas a líderes organizacionales para ayudar a administrar empleados problemáticos, promoción activa de servicios de asistencia, provisión confidencial y oportuna de servicios, y derivación de empleados a proveedores de tratamiento. Un número significativo de agencias de aplicación de la ley en todo Estados Unidos han implementado EAP para oficiales con problemas, pero esto no se ha observado en los departamentos penitenciarios. Un informe de 2013 emitido por la ACA señaló que de las más de 4 mil cárceles en operación en Estados Unidos, menos de 100 tenían algún tipo de PEA. Además, muy pocos de estos programas han sido evaluados científicamente para determinar su efectividad en la mejora del bienestar de CO.

    Finn (2000) identificó otra estrategia que podría ser utilizada para mejorar el estrés de los oficiales y señaló que una serie de agencias correccionales a nivel nacional han adoptado esta técnica, que incluye el establecimiento de programas de apoyo entre pares. Los programas de apoyo entre pares reclutan compañeros de trabajo que pueden ofrecer apoyo emocional y social a quienes pueden haber sufrido experiencias traumáticas mientras estaban en el trabajo. Los compañeros ofrecen asesoramiento y recomendaciones a sus compañeros para ayudarlos a sobrellevar las consecuencias de sus experiencias laborales. La implementación exitosa de programas de apoyo entre pares implica la provisión de apoyo social a través de colegas, conocimiento experiencial, confianza, confidencialidad y fácil acceso (Roland, 2011). Ejemplos de estos programas se pueden encontrar en Pensilvania, que instituyó el Programa de Manejo del Estrés por Incidentes Críticos, y Massachusetts, que estableció el Programa de Unidad de Estrés por Pares (Finn, 2000). Las organizaciones militares y policiales que han adoptado esta estrategia reportaron altos niveles de éxito. Aunque algunas instituciones correccionales han incorporado recientemente programas de apoyo entre pares, esos programas aún no se han sometido a evaluación científica. Al igual que los EAP, poco se sabe sobre si los programas de apoyo entre pares funcionan en el contexto correccional (Finn, 2000).

    Otras recomendaciones para mejorar la salud del CO han sido evaluadas científicamente. Dos de esas evaluaciones provienen de McCraty y colegas (2009) y Farbstein y colegas (2010), quienes evaluaron cada uno programas de tratamiento de salud mental para oficiales en cuatro instituciones correccionales. El primer estudio aleatorizó a 88 oficiales de tres prisiones en un programa experimental de reducción de estrés (HeartMath's Power to Change Performance Program) o un grupo de control de lista de espera. Después de la intervención del programa, los receptores del tratamiento experimentaron reducciones estadísticamente significativas en los niveles de estrés, colesterol, frecuencia cardíaca y presión arterial en comparación con un grupo de control similar. En el segundo estudio, luego de que una prisión instalara un mural que representaba una escena de la naturaleza, se observaron reducciones significativas en el estrés por CO y en los niveles de frecuencia cardíaca en comparación con el periodo anterior a la instalación del mural. Con solo dos estudios de este tipo que han evaluado empíricamente este tipo de programas de reducción de estrés, se necesita investigación confirmatoria adicional.

    Aunque de alcance limitado, los estudios de Finn (1998, 2000) señalaron que algunas prisiones y cárceles de Estados Unidos han incorporado unidades de reducción de estrés por incidentes críticos que abordan específicamente las necesidades de los oficiales que han experimentado eventos traumáticos mientras estaban en el trabajo, incluyendo tomas de rehenes, disturbios o asesinato de compañeros oficiales e internos. Dichas unidades ofrecen interrogatorios y asesoramiento a oficiales que puedan tener consecuencias para la salud mental por estas experiencias. Sin embargo, informes de NIJ (Finn y Kuck, 2005) y Finn (1998, 2000) señalaron que estos programas no se ven a escala masiva en todas las instalaciones penitenciarias, en gran parte debido a que los administradores penitenciarios no reconocen las preocupaciones de salud de los funcionarios, así como la insuficiencia de fondos para apoyar a estos programas.

    Elliot y sus colegas (2015), señalando altos niveles de estrés presentes dentro de las correcciones, recomiendan las siguientes estrategias a los oficiales para mejorar su bienestar: mantener un peso corporal saludable, hacer ejercicio durante al menos 30 minutos al día, consumir cinco porciones de frutas y verduras diariamente, y visitar a los médicos dos veces anualmente. Por supuesto, los funcionarios administrativos correccionales no pueden supervisar y regular la ingesta dietética y los regímenes de ejercicio de sus oficiales, pero pueden recomendar que los oficiales adopten estos hábitos de estilo de vida para promover la salud. Una investigación de Triplett y Mullings (1996) que cuestionó directamente a los oficiales sobre las medidas que toman para mejorar su salud reveló cierta información interesante: Los OC suelen utilizar una variedad de mecanismos de afrontamiento en respuesta al estrés, entre ellos buscar apoyo social de otros e ignorar selectivamente estímulos inductores de estrés. Además, el estudio encontró que los oficiales que utilizaron estas estrategias de afrontamiento reportaron disminución del estrés en comparación con sus contrapartes. Según la ACA y Keinan y Malach-Pines (2007), los funcionarios administrativos penitenciarios pueden seguir ciertas recomendaciones para aumentar el bienestar de los oficiales. El estudio sugirió que los funcionarios administrativos promueven un mayor trabajo en equipo entre el personal de línea, reducen la ambigüedad de roles, mejoran la satisfacción laboral de los oficiales rotando sus turnos para hacerlos menos gravantes físicamente, seleccionar a los solicitantes de oficiales entrantes para determinar su susceptibilidad al estrés, aumentar el salario de los oficiales y beneficios, preparar mejor a los oficiales para enfrentar los peligros de la fuerza laboral y ofrecer un refuerzo positivo al personal de línea productiva.

    Resumen de Políticas sobre Seguridad y Bienestar del Oficial Correccional

    Los investigadores correccionales, los funcionarios administrativos y los sistemas penitenciarios en general han descuidado en gran medida las preocupaciones de salud y seguridad de los OC, lo cual es un área crucial de enfoque dado el importante papel que desempeñan los oficiales en el mantenimiento del orden en los establecimientos penitenciarios. Recientemente, algunos programas diseñados para mejorar la salud de CO, tomados en gran parte de la disciplina policial más amplia, se han instituido en algunas instalaciones penitenciarias, pero pocos han sido evaluados sistemáticamente utilizando métodos de investigación en ciencias sociales. Se deben realizar esfuerzos más concertados en todo el ámbito penitenciario para mejorar la salud y la seguridad de las OC, como resultado.

    Un primer paso importante es reconocer que este campo de empleo es peligroso y está acompañado de muchas amenazas para la salud del CO. Brower (2013) remarcó que en muchas instalaciones penitenciarias no se han instituido políticas y programas diseñados para mejorar la salud de los oficiales porque los funcionarios administrativos no reconocen los peligros asociados al trabajo. La mejora de la salud de CO comienza cambiando esta mentalidad no solo entre los funcionarios administrativos sino también otros actores relevantes en el campo correccional. Keinan y Malach-Pines (2007) identificaron un impedimento adicional para la implementación exitosa de programas de seguridad y bienestar: la actitud generalizada conocida como “machismo” entre los OC. El machismo impide que los oficiales soliciten cualquier tipo de asistencia porque perciben tales solicitudes como una señal de debilidad inherente. Es imperativo que comencemos a cambiar la mentalidad cultural en las correcciones y reconozcamos que este es un campo peligroso en el que a veces se requieren fuentes externas de asistencia para mejorar el bienestar de los oficiales.

    Psiquiatras, consejeros y otros profesionales de la salud mental han logrado avances considerables en la mejora de la salud de los policías, pero no se han observado esfuerzos similares para los OC. Se debe profundizar en el estudio de las fuentes y consecuencias del estrés por CO y otros daños a los que está expuesto este personal penitenciario de primera línea. El conocimiento de estas áreas temáticas puede ayudar a mejorar nuestra comprensión de la salud de CO e informar políticas diseñadas para mejorar su bienestar general. Sobre este punto, Brower (2013) señaló que el American Board of Professional Psychology ha comenzado a considerar la idea de crear una subespecialidad en psicología correccional. Dicha subespecialidad podría contribuir significativamente al desarrollo de programas educativos y de capacitación específicamente diseñados para atender las necesidades de salud física y mental de los CO.

    Las agencias policiales han incorporado una serie de programas enfocados en mejorar la salud de los oficiales, incluidos programas de apoyo entre pares y EAP. Estos programas no se ven en todas las instalaciones correccionales, y los pocos que existen no han sido evaluados para determinar su efectividad, por lo que se pueden sacar pocas conclusiones definitivas sobre si estos programas son aplicables al contexto correccional. Se recomienda encarecidamente a los investigadores que apliquen metodologías rigurosas de investigación en ciencias sociales para examinar si estos programas son efectivos, lo que a su vez ayudará a determinar si deben ser adoptados a una escala más amplia.

    Si bien se ha escrito mucho sobre los riesgos para la salud mental asociados con el empleo como CO y se han diseñado algunas políticas para abordar estas preocupaciones, existe muy poca literatura, si la hay, sobre políticas adaptadas para atender las preocupaciones de las OC sobre la salud física. Los investigadores han señalado que peligros como las pandillas carcelarias, la presencia de contrabando, y los internos con enfermedades mentales, entre otros, plantean amenazas considerables para la salud física de los funcionarios penitenciarios (Burke & Owen, 2010; Fleisher & Decker, 2001; McLearen & Ryba, 2003). Por lo tanto, se alienta a los funcionarios administrativos del sistema correccional a considerar intervenciones de política diseñadas para minimizar los riesgos lesivos relacionados con dichos peligros. Si estos son los mismos peligros con más probabilidades de infligir daño a los funcionarios penitenciarios, entonces las estrategias destinadas a mediar sus amenazas deben implementarse a escala masiva en todos los centros penitenciarios. Las políticas podrían incluir procedimientos de ingreso intensificados para identificar internos problemáticos, mejorar los canales de comunicación entre el personal de la línea correccional para que puedan discutir a los delincuentes potencialmente amenazantes y qué se puede hacer para manejarlos, separación de pandilleros para limitar su capacidad de correspondencia con uno otro, asegurar que los oficiales siempre tengan apoyo de respaldo cuando se trata de delincuentes problemáticos, instrucción/capacitación para oficiales sobre tácticas de mediación que reducen la escalada de situaciones volátiles, y provisión de servicios terapéuticos adicionales, cuando sea posible, para delincuentes afectados por trastornos mentales (Burke y Owen, 2010; Fleisher & Decker, 2001; McLearen & Ryba, 2003). La implementación de tales políticas dirigidas a disminuir y abordar los peligros basados en la corrección podría tener el doble beneficio de mejorar el bienestar de los oficiales y establecer un orden institucional más amplio. Con toda esta información en mente, lo que sigue es una discusión sobre lo que los académicos e investigadores pueden hacer en términos de futuras investigaciones sobre el amplio tema de la seguridad y el bienestar de CO.

    Consideraciones para futuras investigaciones

    Un considerable cuerpo de investigación sobre la seguridad y el bienestar del CO se ha acumulado en las últimas décadas. Los hallazgos han proporcionado información importante sobre las condiciones de trabajo de los oficiales y lo que se puede hacer para mejorar su bienestar general. Aunque esta investigación es informativa, una serie de limitaciones restringen nuestra capacidad para sacar conclusiones definitivas sobre la seguridad y el bienestar de los oficiales. Esta sección identifica las debilidades inherentes a esta literatura y recomienda direcciones para futuras investigaciones.

    Diversas fuentes han demostrado que los OC frecuentemente son víctimas de lesiones laborales e incluso muertes (Finn, 1998; Konda et al., 2013). Sin embargo, en gran parte se desconocen los factores contextuales que influyen en estos fenómenos o los tipos específicos de lesiones que acarrean a los oficiales. Laceraciones, cortes, moretones y traumatismos craneales son algunos de los muchos tipos de daño que los OC pueden experimentar mientras están en el trabajo, sin embargo, los investigadores no han explorado específicamente este tema.

    Además, los agentes del sistema penitenciario se ven obligados a trabajar junto a delincuentes peligrosos como pandilleros y internos que crean y distribuyen contrabando. Algunos oficiales son asignados a unidades más peligrosas de la prisión (por ejemplo, segregación administrativa), lo que puede aumentar su riesgo de problemas de salud física y mental (Crawley, 2004). Por lo tanto, se anima a los investigadores a hacer las siguientes preguntas: ¿Cuáles son los factores específicos que contribuyen a las lesiones laborales fatales y no fatales que experimentan los OC? ¿Existen diferencias individuales e institucionales en las tasas de lesiones y muertes que experimentan los OC? ¿Los oficiales empleados en cárceles más hacinadas tienen más probabilidades de sufrir lesiones y muertes? ¿Los oficiales que trabajan junto a los internos que tienen enfermedades infecciosas y transmisibles, así como aquellos con trastornos mentales, son más propensos a ser víctimas de daño físico? Desde un punto de vista institucional más amplio, ¿cuáles son las consecuencias de que los oficiales sufran lesiones y muertes mientras están en el trabajo? ¿Qué tipos específicos de políticas, regímenes de entrenamiento o programas pueden abordar estos peligros? Sabemos por los estudios existentes sobre seguridad y bienestar de CO que peligros como la presencia de contrabando representan amenazas físicas para los oficiales, pero necesitamos entender mejor cómo abordarlos. Los peligros psicosociales inherentes al empleo como CO no han sido adecuadamente estudiados. Esta categoría incluye problemas como el conflicto trabajo-familia y las percepciones erróneas del público sobre el trabajo del CO (Crawley, 2004). Los investigadores deben considerar las siguientes preguntas: ¿Es este peligro una amenaza real para el bienestar de los oficiales? ¿Cuáles son las posibles consecuencias de la exposición a peligros psicosociales? Si se determina que esto es de gran preocupación, ¿qué se puede hacer para abordar las consecuencias de la exposición a peligros psicosociales?

    La investigación ha señalado que los OC experimentan altas tasas de estrés y otros problemas de salud mental debido a conflictos de roles y ambigüedad, conflicto trabajo-familia, malas relaciones de compañeros de trabajo y otros factores (Ferdik, 2014; Lambert et al., 2005). Menos conocidas son las estrategias que las agencias correccionales pueden implementar para abordar estos problemas de salud mental. Los futuros académicos deberían considerar hacer las siguientes preguntas: ¿Qué políticas y programas funcionan mejor para abordar las consecuencias para la salud mental asociadas con el empleo de CO? Si bien existe cierta información respecto a los correlatos del estrés oficial, no se ha investigado lo suficiente sobre lo que se puede hacer para resolver este problema. Aplicar lo que se sabe sobre los correlatos del estrés puede ayudar a responder esta pregunta.

    Los investigadores han señalado que los OC experimentan tasas significativamente más altas de suicidio que tanto los policías como el público en general (Morgan, 2009). Brower (2013) remarcó que “se necesita mucha más investigación para desarrollar una mejor comprensión de la prevalencia y las causas del suicidio entre los funcionarios penitenciarios” (p. 11). Los futuros investigadores deberían preguntarse: ¿Qué factores llevan al aumento de las tasas de suicidio entre los OC? ¿Qué se puede hacer para evitar el suicidio de oficiales? ¿Qué impacto tiene el suicidio de oficiales en el centro correccional más amplio?

    Diversos programas y políticas diseñados para mejorar el bienestar de los oficiales han sido introducidos por los sistemas correccionales, pero pocos han sido evaluados empíricamente (Brower, 2013). Algunas cárceles ofrecen programas de apoyo entre pares, EAP y, en algunos casos, profesionales capacitados en salud mental, pero la mayor comunidad científica aún carece de una comprensión clara de si estos programas valen la pena. Se deben utilizar métodos rigurosos de investigación en ciencias sociales (p. ej., diseños experimentales y cuasiexperimentales) para comprender mejor la eficacia de estos programas. Las preguntas futuras de investigación podrían incluir: ¿Los programas de apoyo entre pares y los EAP ayudan a mejorar el bienestar del CO? ¿Qué otros programas, políticas y medidas preventivas más amplias que puedan abordar de manera efectiva las preocupaciones de salud más amplias de los OC deberían implementarse?

    Otras áreas de investigación que deben explorarse incluyen los efectos fisiológicos de esta línea de trabajo. Algunos estudiosos han señalado que el trabajo de CO puede conducir a problemas de salud física como diabetes, enfermedades cardíacas y lesiones crónicas de cuello, espalda y rodilla (Dowden & Tellier, 2004; Morgan, 2009). Solo un puñado de estudios han investigado este tema, y se recomienda realizar más investigaciones en esta área. Debido a que los OC experimentan altas tasas de estrés y otros problemas de salud mental, los investigadores también deben preguntarse si los oficiales tienen perspectivas negativas sobre la vida y la humanidad en comparación con los individuos no empleados en este campo. Estas perspectivas negativas podrían tener efectos nocivos en las relaciones sociales, y se necesita más investigación en esta área.

    Aunque los académicos han dedicado un esfuerzo considerable a explorar los efectos nocivos del empleo correccional en los oficiales (Crawley, 2004; Finn, 1998; Moon & Maxwell, 2004; Obidoa et al., 2011), poco se sabe sobre los efectos nocivos que esta línea de trabajo puede tener en el entorno familiar. Las reacciones de las parejas domésticas al empleo de sus cónyuges en la industria penitenciaria y los efectos que dicho empleo puede tener en la cohesión familiar son solo algunas de las muchas preguntas de investigación que los futuros académicos podrían explorar a medida que intentamos comprender mejor la intersección entre el empleo correccional y el ambiente hogareño.

    Otra área que requiere becas adicionales son las percepciones de CO sobre la seguridad y el bienestar en el trabajo. A la fecha, sólo ocho estudios han cuestionado a los oficiales sobre sus percepciones sobre el ambiente de trabajo correccional; es evidente que se necesita mucha más investigación en esta materia. Por ejemplo, no tenemos una comprensión fundamental de los factores que contribuyen a los dispares niveles de miedo y riesgo reportados por los oficiales. También está ausente de la literatura correccional una sólida comprensión de las variables que podrían influir en las percepciones de riesgo de los oficiales, como la intención de renunciar voluntariamente, los niveles de estrés y las relaciones con los internos. Se ha demostrado que las percepciones sobre el lugar de trabajo influyen en una variedad de resultados (Powell & Ansic, 1997); sin embargo, gran parte de esta investigación se ha restringido a entornos no correccionales. Se anima a los académicos interesados en estos temas a que pregunten: ¿Cuáles son los juicios oficiales con respecto a la seguridad y el bienestar ¿Qué factores influyen en las percepciones de los oficiales sobre sus empleos? ¿Qué variables influyen en las percepciones de los funcionarios sobre el lugar de trabajo? Con la excepción de un estudio identificado (Triplett & Mullings, 1996), ningún investigador ha pedido a los funcionarios penitenciarios sus aportes sobre estrategias diseñadas para mejorar su bienestar. Triplett y Mullings (1996) descubrieron que los OC utilizan estrategias de afrontamiento, y estas estrategias son bastante efectivas para reducir los niveles de estrés. Los futuros investigadores podrían emplear metodologías mixtas de recolección de datos en forma de encuestas y entrevistas estructuradas para ampliar nuestra comprensión sobre los esfuerzos de reducción del estrés de CO.

    Además de solicitar la opinión de los COs sobre sus trabajos, también sería beneficioso entender lo que los funcionarios administrativos correccionales creen que se debe hacer para abordar la seguridad y el bienestar de los oficiales. Algunos estudiosos han señalado que los funcionarios administrativos han descuidado en gran medida los temas de seguridad de sus oficiales (Brower, 2013). Se alienta a los futuros investigadores a recopilar más información sobre los puntos de vista de los funcionarios administrativos sobre la salud de CO. Las preguntas podrían incluir: ¿Cómo perciben los funcionarios administrativos correccionales la peligrosidad del trabajo del OC? ¿Los funcionarios creen que es necesario instituir medidas para abordar la seguridad y bienestar de los oficiales? Si es así, ¿qué estrategias recomiendan para mejorar la salud del CO?

    Se han realizado innumerables estudios individuales sobre los correlatos del estrés de CO, pero solo se ha realizado una síntesis metaanalítica de esta investigación, e incluso eso está algo anticuado (Dowden & Tellier, 2004). Han transcurrido aproximadamente 13 años desde la publicación de dicho estudio; por lo tanto, otra síntesis cuantitativa de esta literatura sería una adición bienvenida a la beca sobre seguridad y bienestar de CO.

    Conclusión

    Síntesis del Informe sobre Seguridad y Bienestar del Oficial Correccional

    Los OC se emplean en condiciones estresantes y peligrosas distintas de otros ambientes ocupacionales (Ferdik, 2014). Estar empleado junto a internos que pueden ser violentos, manipuladores o enfermos mentales y físicos requiere un fuerte enfoque en la seguridad institucional (Crawley, 2004). Sin embargo, con el tiempo, se ha demostrado que el empleo correccional tiene efectos negativos en la seguridad y el bienestar de los oficiales. Para que las instalaciones penitenciarias operen de manera eficiente, es importante que cuenten con oficiales que sean física y mentalmente sanos y capaces de responder a los numerosos retos que presenta esta línea de trabajo. Este reporte destacó los altos índices de lesiones y muertes que son inherentes al trabajo de CO y algunas estrategias diseñadas para mejorar su bienestar. El informe concluye resumiendo sus principales hallazgos y ofreciendo sugerencias adicionales sobre cómo estos resultados pueden ser utilizados para mejorar el bienestar de los oficiales. Esta síntesis de la literatura sobre seguridad y bienestar de CO reveló tres peligros distintos a los que se enfrentan los oficiales: relacionados con el trabajo, relacionados con las instituciones y psicosociales. Hasta la fecha, los peligros relacionados con el trabajo han recibido la mayor atención en la literatura de investigación porque estos temas son intrínsecos al contexto correccional. Estos peligros incluyen la exposición a enfermedades infecciosas y transmisibles, pandillas carcelarias, conductas disruptivas de los reclusos, la presencia de contrabando, internos con enfermedades mentales y disturbios.

    La segunda categoría de peligros relacionados con la seguridad y el bienestar de los CO abarca los peligros relacionados con las instituciones, que están influenciados en gran medida por la administración penitenciaria. Los ejemplos incluyen conflictos de roles y ambigüedad, así como bajos salarios, horarios de trabajo extendidos y dotación de personal y recursos insuficientes. En los entornos correccionales actuales, como lo documenta la investigación sobre peligros relacionados con las instituciones, se les pide a los oficiales que logren más con menos recursos, lo que eleva sus riesgos para la salud mental.

    Una categoría final de peligros relacionados con el trabajo que amenazan el bienestar de los oficiales comprende los peligros psicosociales, que posiblemente son los aspectos más subestudiados y subestimados del trabajo correccional. Los investigadores saben relativamente poco sobre el impacto del conflicto laboral y familiar en los OC. Algunos estudios han explorado este fenómeno (Crawley, 2004), pero se necesita una mayor atención académica en esta área.

    Otro objetivo de esta síntesis de literatura fue identificar estudios que han cuestionado a los OC específicamente sobre sus percepciones sobre la seguridad y el bienestar en el lugar de trabajo. Una revisión produjo ocho investigaciones empíricas, lo que sugiere que se necesita más investigación en esta área. En general, esta investigación indica que los funcionarios del sistema penitenciario son conscientes de los peligros que acompañan a esta línea de trabajo, ya que incluso los funcionarios de bajo nivel de seguridad y detención juvenil expresaron cierto grado de preocupación por su seguridad y bienestar general. Dado que el aumento de las percepciones de daño puede elevar los niveles de estrés y agotamiento de los oficiales (Armstrong & Griffin, 2004; Dowden & Tellier, 2004; Ferdik, Smith, & Applegate, 2014a), es vital que los futuros investigadores continúen expandiendo este cuerpo de trabajo para contribuir a una comprensión más refinada de cómo los oficiales juzgan la peligrosidad de su profesión.

    Dos objetivos finales de este informe fueron evaluar la literatura sobre programas de bienestar de CO e identificar brechas en el cuerpo general de conocimiento sobre el bienestar de los oficiales. Si bien se han introducido algunas políticas para mejorar la seguridad de los oficiales, pocas han sido objeto de escrutinio empírico. Se recomienda encarecidamente que los investigadores comiencen a explorar esta área a través de la aplicación de métodos de investigación rigurosos.

    Las prisiones funcionan de manera eficiente cuando cuentan con funcionarios sanos y comprender formas de mejorar el bienestar general de los oficiales puede contribuir a que las instalaciones correccionales sean más seguras y ordenadas. Dadas las brechas en la beca más amplia sobre seguridad y bienestar de CO, quedan varias preguntas sin resolver. Se alienta a los investigadores interesados en ampliar la base de conocimientos sobre seguridad y bienestar de CO a explorar algunas de las áreas de enfoque identificadas en este informe. La disciplina policial y la investigación sobre el bienestar de los agentes del orden pueden proporcionar un punto de partida para las agencias correccionales. Si bien la policía y los OC son empleados bajo diferentes condiciones ocupacionales, ambos están expuestos a peligros que pueden amenazar su bienestar. Los departamentos de policía han dado pasos importantes para mejorar el bienestar de los oficiales. Aunque estas iniciativas (por ejemplo, programas de apoyo entre pares y EAP) aún no han sido evaluadas exhaustivamente dentro del contexto de las correcciones, ofrecen un trampón para comprender mejor cómo abordar los problemas que amenazan la seguridad y el bienestar de las CO (Brower, 2013).

    Solo en los últimos años se ha dirigido la atención a examinar temas de seguridad y bienestar de CO. Este informe proporciona una síntesis integral de los estudios más recientes y sobresalientes que exploran este tema. Si bien esta revisión no constituye la última palabra sobre todos los temas relacionados con el bienestar de los oficiales, sí ofrece una perspectiva general de las amenazas que enfrentan los oficiales y las estrategias necesarias para mejorar su seguridad. Se alienta a los académicos y profesionales que leen este informe a aprender de la investigación de otros, instituir mejores prácticas diseñadas para mejorar el bienestar de los oficiales y estudiar más a fondo los principales problemas relacionados con la seguridad y el bienestar de CO. 38

    10.4 - Personal Especializado 39

    California Prison Industry Authority (CPIA) tiene oportunidades en varios lugares en todo el estado para emplear a muchas personas con experiencia y experiencia en oficios especializados.

    CPIA cuenta con más de 150 clasificaciones de empleos diferentes, que van desde profesionales de marketing, un departamento de contabilidad de costos completos, Recursos Humanos, soporte de TI, diseñadores web y gráficos, servicios legales, analistas de contratos y adquisiciones, y 84 empresas específicas operativas.

    Imagen

    Figura 2. Trabajadores de CPIA Sustitución de marcadores ofensivos de fosas en el cementerio de reubicación de La imagen es de dominio público: (Foto del Ejército de Estados Unidos/Chris Gray-García)

    Pin

    Pin It! CPIA en Acción

    En la imagen de arriba Reclusos de Folsom trabajan bajo la Autoridad de la Industria Penitenciaria de California colocan nuevos marcadores de tumbas en el cementerio de reubicación de Mormon Island en El Dorado Hills, California, 19 de octubre de 2011, en sustitución de marcadores originales que contenían un epíteto racial ofensivo. El Distrito de Sacramento del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos trasladó las 36 tumbas del cementerio original de Negro Hill al cementerio de reubicación durante la construcción de la presa Folsom en 1954, y creó los marcadores ofensivos. El Condado de El Dorado, que administra el cementerio, y la Autoridad de la Industria Penitenciaria de California colaboraron en el proyecto para reemplazar los marcadores. Visita el sitio web oficial de CALPIA para descubrir su misión.

    CALPIA contrata de acuerdo a las reglas del sistema de servicio civil que requieren que las vacantes se llenen utilizando listas de elegibilidad creadas como resultado de exámenes de la función pública. Todos los empleados actuales y no estatales deben competir en un examen y alcanzar la elegibilidad de la lista para ser considerados para puestos vacantes.

    Distribución y Entrega

    Esta empresa incluye la recepción, almacenamiento, emisión y envío de productos terminados, insumos alimenticios, materias primas, partes componentes, etc. en un Almacén CALPIA. Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Mecánico de Equipo Pesado (Instalación Correccional)
    • Conductor de camión pesado (instalación correccional)
    • Gerente de Almacén Industrial y Distribución, Industrias Penitenciarias
    • Especialista en Almacenes Industriales y Distribución, Industrias Penitenciarias
    • Supervisor de Almacén y Distribución Industrial, Industrias Penitenciarias
    • Obrero Calificado
    • Trabajador de almacén (instalación correccional)

    Servicios de Construcción

    Esta empresa es responsable de la supervisión directa de una amplia variedad de proyectos de construcción de jornales/delincuentes o trabajos de barrio en las instalaciones penitenciarias estatales asignadas. Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Supervisor de Construcción I (Instalación Correccional)
    • Supervisor de Construcción II (Centro Correccional)
    • Supervisor de Construcción III (Instalación Correccional)

    Mantenimiento de Instalaciones

    Este es un servicio de custodia con todo incluido diseñado para satisfacer las necesidades del Servicio Correccional de Salud de California (CCHCS) en todo el estado. El programa capacitará a los infractores con los conocimientos y habilidades necesarios para cumplir con los más altos estándares posibles para los estándares ambientales de salud. Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Custodio (Centro Correccional)
    • Custodio principal (centro correccional)
    • Supervisor Custodio II (Centro Correccional)
    • Supervisor Custodio III (Centro Correccional)

    Mantenimiento y Reparación

    Esta empresa implica el mantenimiento y reparación preventiva segura y adecuada de todos los sistemas industriales, equipos e instalaciones para garantizar la operación exitosa y continua de cada industria. La empresa de mantenimiento y reparación incluye las áreas de soldadura, hidráulica, neumática, plomería, mantenimiento de calderas, eléctrica, solución de problemas eléctricos y otros. Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Supervisor de mantenimiento de equipos
    • Mecánico de Equipo Pesado
    • Supervisor Industrial, Industrias Penitenciarias (Mantenimiento y Reparación)
    • Superintendente de Industrias Penitenciarias I (Mantenimiento y Reparación)
    • Superintendente de Industrias Penitenciarias II (Mantenimiento y Reparación)
    • Obrero Calificado

    Productos de tela

    Esta empresa involucra la fabricación de prendas de vestir en una gran variedad de productos cosidos, tales como: overoles, ropa institucional, equipo de protección contra incendios, chalecos y más.

    Molino de Tejer

    Esta empresa implica la fabricación y acabado de materiales de punto circulares y tubulares en artículos como camisetas, calcetería y ropa interior.

    Fabricación General

    Esta empresa fabrica varias líneas de muebles convencionales independientes y muebles de sistema modular (MSF), que se compone de varios cientos de componentes que se pueden combinar para crear diversas configuraciones de espacio de oficina.

    Fabricación/Productos Metálicos

    Esta empresa implica la fabricación de una variedad de productos metálicos, incluyendo pero no limitado a, placas de matrícula, letreros, camas, sillas, mesas, taquillas, archivadores, escritorios, estantes y taburetes.

    Colchón y ropa de cama

    Esta empresa implica la fabricación de colchones, almohadas y otros tipos de ropa de cama.

    Fabricación de calzado

    Esta empresa involucra el proceso de fabricación de calzado, especializándose en corte, costura, durabilidad, moldeo por inyección, acabado y empaque.

    Herramienta y troquel

    Esta empresa involucra el manejo de materiales y equipos de serigrafía como Impresora de Chorro de Tinta, Impresora Térmica, Serigrafía Semiautomática, carrusel de impresión, equipo de secado de pantalla y unidad de exposición.

    Tapicería

    Esta empresa implica la fabricación de productos de tapicería, como sillas y salones

    Productos de Madera

    Esta empresa implica la fabricación de una gran variedad de muebles de madera para dormitorios, bibliotecas, oficinas, áreas recreativas y otros productos especiales de madera fina.

    Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Supervisor Industrial, Industrias Penitenciarias
    • Superintendente Industrias Penitenciarias I
    • Superintendente Industrias Penitenciarias II

    Empresas:

    Encuadernación

    Esta empresa fabrica carpetas termoselladas, carpetas de bordes torneados, aglutinantes de polietileno, letreros de malla y chalecos con letras termoselladas, archivos de cartón de prensa, cubiertas para diplomas y varios otros artículos especiales impresos en serigrafía.

    Laboratorio Dental

    Esta empresa brinda servicios dentales al Departamento de Correcciones de California. El laboratorio mantiene una selección completa de prótesis dentales que van desde bandejas personalizadas, bloques de mordida, pruebas, protectores nocturnos, dentaduras parciales y completas y armazón de metal fundido.

    Planta Detergente

    Esta empresa implica trabajar en una fábrica de control de calidad en un papel de liderazgo para una organización de fabricación de productos de detergente/limpieza, que produce una amplia gama de productos detergentes, incluidos los productos de limpieza California Green.

    Servicios Digitales

    Esta empresa implica la producción de datos de mapeo digital utilizados en Sistemas de Información Geográfica (SIG); servicios de subtitulado; impresión táctil para personas con discapacidad visual; servicios de transcripción y más

    Lavandería

    Esta empresa implica la prestación de servicios de lavandería para entidades gubernamentales estatales, locales, organismos públicos.

    Productos Ópticos

    Esta empresa de alto volumen implica la fabricación y montaje de lentes de plástico y policarbonato utilizados en la seguridad y el uso oftálmico de los ojos.

    Imprenta

    Esta empresa implica la impresión de calcomanías, pegatinas, etiquetas, formularios, sobres, tarjetas de visita y otros artículos especiales de impresión utilizando copia digital, tipografía, banda offset y equipos de impresión alimentados con hojas.

    Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:
    • Supervisor Industrial, Industrias Penitenciarias
    • Superintendente Industrias Penitenciarias I
    • Superintendente Industrias Penitenciarias II

    Empresas:

    Agricultura/Cultivos Granja

    Esta empresa implica el cultivo, producción y cosecha de una gran variedad de cultivos, incluyendo maíz, alfalfa, avena, Sudán, granos pequeños y almendras, para ser utilizados para el consumo ganadero o humano en instituciones estatales o venta pública.

    Panadería

    Esta empresa implica la producción masiva de panes blancos y de trigo.

    Tostar y Molir Café

    Esta empresa consiste en asar y moler granos de café verde para su venta a agencias estatales y locales.

    Lácteos

    Esta empresa involucra múltiples aspectos de la industria láctea, incluidas las prácticas de cría de lácteos, como la alimentación, el ordeño, la medicación, la cría y las operaciones diarias de una lechería. Además, implica el procesamiento de la leche incluyendo la estandarización, pasteurización, envasado y preparación de envíos de leche fluida para su entrega.

    Producción de Huevo

    Esta empresa implica la cría de pollitos y el manejo de gallinas ponedoras maduras para la producción de huevos con cáscara; la producción de huevos con cáscara se compone de clasificación, trasluz, envío y almacenamiento de huevos con cáscara; esta empresa también recibe y envía productos de huevo frescos y congelados.

    Envasado de Alimentos y Bebidas

    Esta empresa, dependiendo de la fábrica, implica el envasado de pan, galletas, mantequilla de maní y jalea; y/o productos de bebidas en cajas a dos aguas para porciones individuales. También implica coordinar entregas a granel de diversos tipos de productos alimenticios y bebidas a los clientes.

    Corte/Procesamiento de Carne

    Esta empresa involucra las funciones operativas diarias de una planta procesadora de carne que involucra el procesamiento de cortes primarios y carne de caja, que incluye el corte, deshuesado, la elaboración de diversos productos de salchicha, y el empaque y envío; e inspecciona el producto para cumplir con el control de calidad bajo Estados Unidos Trámites del Departamento de Agricultura.

    Procesamiento de aves de corral

    Esta posición implica el procesamiento de productos avícolas.

    Elaboración de Salchicha/Carnes Curadas

    Este emprendimiento involucra las mezclas/mezclas de carnes molidas y condimentos para elaborar diversos productos de embutidos cocinados/ahumados

    Las oportunidades de empleo incluyen los siguientes empleos:

    • Supervisor Industrial, Industrias Penitenciarias
    • Superintendente Industrias Penitenciarias I
    • Superintendente Industrias Penitenciarias II

    Pin

    Pin It! CALPIA Oportunidades de Empleo

    Hay muchos tipos diferentes de oportunidades de empleo disponibles. Para obtener información sobre cómo solicitar trabajos correccionales dentro de los sistemas correccionales federales estatales haga clic en los siguientes enlaces.

    Referencias


    This page titled 10: La corrección como campo de carrera is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by Dave Wymore & Tabitha Raber.