Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.3: Fuentes del Derecho Penal- Constituciones Federales y Estatales

  • Page ID
    152910
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    ¿Dónde miras para ver si algo que quieres hacer vulnera alguna ley penal? La respuesta es “en muchos lugares”. El derecho penal se origina de muchas fuentes. Alguna ley penal es resultado de convenciones constitucionales, por lo que habría que revisar las constituciones federales y estatales. Otras leyes penales resultan del proceso legislativo o de iniciativa, por lo que deberá revisar los estatutos estatales o actos del Congreso. Otro derecho penal resulta de la labor de los organismos administrativos, por lo que es necesario revisar las normas administrativas estatales y federales. Otra ley penal, llamada jurisprudencia, se origina a partir de las opiniones de los tribunales de apelación escritas por jueces. Estas opiniones judiciales, llamadas “decisiones”, se publican tanto en reporteros oficiales como no oficiales, pero gracias a Internet, ahora son fáciles de encontrar si conoces los nombres de las partes. Gran parte de nuestro derecho penal descendió del common law inglés. Esta ley se desarrolló con el tiempo, a través de la costumbre y la tradición, y es un poco más difícil de localizar, pero se menciona en tratados y “hornbooks” legales (como enciclopedias legales) y a menudo se hace referencia en las decisiones de los casos.

    La Constitución federal: la Constitución de los Estados Unidos

    Si bien la Constitución de Estados Unidos reconoce sólo tres delitos (falsificación, piratería y traición), sin embargo juega un papel importante en el sistema de justicia penal estadounidense. Lo más importante es que la Constitución establece límites a ciertos tipos de legislación o derecho sustantivo, y proporciona importantes limitaciones procesales al gobierno cuando busca procesar a personas por delitos. La Constitución también establece el federalismo (la relación entre el gobierno federal y los gobiernos estatales), requiere la separación de poderes entre los tres poderes de gobierno (el Poder Judicial, el Poder Legislativo, y el Poder Ejecutivo), y limita la s autoridad para aprobar leyes que no estén directamente relacionadas ni con sus atribuciones enumeradas (enumeradas en la Constitución) ni con las facultades implícitas (inferidas porque se entrelazaron con las facultades enumeradas).

    Limitaciones constitucionales al derecho penal y procesal

    Los redactores de la Constitución federal estaban tan preocupados por dos casos históricos de abuso por parte del Parlamento inglés (leyes ex post facto y proyectos de ley de alcanzador) que prohibieron al Congreso aprobar este tipo de leyes en el cuerpo original de la Constitución. (Véase el artículo I, fracción 9 constitucional.) Las leyes ex post facto son leyes que se aplican retroactivamente, o los castigos aumentados retroactivamente, o cambios en la cantidad y tipos de pruebas que se requieren del gobierno para procesar exitosamente a un individuo. B males de los alcanzadores son leyes que están dirigidas a individuos o grupos de individuos nombrados y tiene el efecto de declararlos culpables sin juicio.

    La mayoría de las otras limitaciones se encuentran dentro de la Carta de Derechos, las primeras diez enmiendas a la Constitución de Estados Unidos. Los estados adoptaron la Carta de Derechos en 1791. Los estadistas tenían puntos de vista opuestos sobre cuán fuerte debería ser el gobierno nacional y cuán fuertes deberían ser los gobiernos estatales. Aun cuando circulaba y ratificaba la constitución federal original, los redactores estaban pensando en las disposiciones que se conocían como la Carta de Derechos.

    Ejercicio de Música y Derecho

    El Debate de Incorporación

    [1] Por ejemplo, en 1925 la Corte reconoció que las protecciones de la Primera Enmienda a la libertad de expresión y a la libertad de prensa se aplican tanto a los estados como al gobierno federal. [2] En la década de 1960, la Corte incorporó selectivamente muchas de las garantías procesales de la Carta de Derechos. El Tribunal también utilizó la Decimocuarta Enmienda para extender las garantías sustantivas de la Carta de Derechos a las entidades federativas. Más recientemente, el 20 de febrero de 2019 la Corte incorporó el derecho a estar libre de multas excesivas garantía que se encuentra en la Octava Enmienda a los estados en Timbs v. Indiana, ___ U.S. ___ (2019).

    Limitaciones de la primera enmienda

    Bajo la Primera Enmienda, el Congreso no puede crear leyes que limiten el discurso de los individuos. El Tribunal ha reconocido el discurso simbólico (por ejemplo, con brazalete negro) y la conducta expresiva (por ejemplo, piquetes) como protegidos bajo la garantía de la Primera Enmienda de que el Congreso no limitará la libertad de expresión. El Tribunal derribó una ley que prohibía la quema de abanderos. Texas v. Johnson, 491 U.S. 397 (1989). El Tribunal confirmó una ordenanza local que prohíbe la indecencia pública cuando se aplica a establecimiento empresarial que desee proporcionar baile totalmente desnudo. Barnes v. Glen Theater, 501 U.S. 560 (1991). El Tribunal ha reconocido el discurso político y el discurso comercial como protegidos también por la Primera Enmienda. Véase, por ejemplo, Citizens United v. Federal Election Commission, 558 U.S. 310 (2010). El Tribunal, sin embargo, ha considerado que algún discurso no es digno de protección y, en consecuencia, puede ser limitado. Según la Corte, el discurso no protegido incluye difamación y calumnia, palabras de lucha, palabras que presentan un peligro claro y presente cuando se habla, obscenidad y blasfemia. Ver, Chaplinsky v. New Hampshire, 315 U.S. 568 (1942) “Hay ciertas clases de expresión bien definidas y limitadas, cuya prevención y castigo nunca se ha pensado que plantearan ningún problema constitucional. Estas incluyen las palabras lascivas y obscenas, profanas, calumniosas y insultantes o luchadoras, las que por su propia expresión infligen lesiones o tienden a incitar a una ruptura inmediata de la paz”. De igual manera, la Corte ha dicho que los estatutos contra los delitos de odio limitan permisiblemente el discurso de los individuos en la medida en que se dirijan a la conducta y no al contenido del discurso. Véase, por ejemplo, Rav v. City of St. Paul, 505 U.S. 377 (1992) y Wisconsin v. Mitchell, 508 U.S. 476 (1993).

    La Primera Enmienda limita la autoridad del Congreso para legislar también en el ámbito de la religión. El Congreso no puede hacer leyes que o bien creen una religión (éstas violen la Cláusula de Establecimiento) o que apunten e interfieran con el ejercicio de su propia religión por parte de una persona (éstas violan la Cláusula de Libre Ejercicio Por último, la Primera Enmienda garantiza que las personas tienen derecho a asociarse libremente y reunirse con otras personas. Por lo tanto, el Congreso no puede hacer leyes que limiten completamente la capacidad de las personas para reunirse pacazmente. No obstante, la Corte ha indicado que el gobierno puede imponer limitaciones razonables de tiempo y forma con base en la ubicación en la que se vaya a llevar a cabo la reunión. Véase, por ejemplo, Cox v. Louisiana, 379 U.S. 536 (1965).

    Limitaciones de la segunda enmienda

    Las legislaturas pueden imponer restricciones a la compra y posesión de armas y municiones, pero no pueden restringir completamente la capacidad de las personas de poseer armas con fines de legítima defensa. Véase, Distrito de Columbia v. Heller, 554 U.S. 570 (2008) (el derecho de un individuo a poseer un arma no está relacionado con el servicio militar). Según la Corte, las protecciones de las Segundas Enmiendas se aplican por igual a las entidades federativas. Véase, McDonald v. Chicago, 561 U.S. 742 (2010).

    Limitaciones de la Cuarta Modific

    La Cuarta Enmienda limita la capacidad del gobierno para realizar búsquedas e incautaciones. Bajo la interpretación menos restrictiva, la Enmienda exige que, como mínimo, las búsquedas e incautaciones sean razonables. Bajo la interpretación más restrictiva, la Enmienda exige que los funcionarios gubernamentales necesiten una orden judicial cada vez que realicen una búsqueda o una incautación. El Tribunal ha interpretado la Cuarta Enmienda en muchos casos y, a pesar de la doctrina de la decisión stare, la ley de búsqueda e incautación está sujeta al constante refinamiento y revisión de la Corte. Una cosa está clara, la Corte nunca ha abrazado la interpretación más restrictiva de la Cuarta que requiere una orden judicial por cada cateo e incautación realizada.

    Limitaciones de la quinta enmienda

    La Quinta Enmienda protege contra la autoincriminación (tener que revelar información que en última instancia le pudiera perjudicar) ya que establece que ninguna persona “será obligada en una causa penal a ser testigo en su contra”. Los acusados tienen derecho a no declarar en el juicio y el derecho a guardar silencio durante un interrogatorio privativo de libertad. Véase, Miranda v. Arizona, 384 U.S. 436 (1966). La Quinta Enmienda también prevé un gran jurado en los procesos penales federales, prohíbe el doble juicio, exige el debido proceso legal y prohíbe tomar la propiedad privada para uso público (una acción civil). El Tribunal ha incorporado la disposición de doble peligro a través de la Enmienda Decimocuarta, por lo que también se prohíbe a los estados someter a una persona a doble peligro. No obstante, no ha sostenido que los estados deban proporcionar una revisión del gran jurado. La disposición del gran jurado de la Quinta Enmienda es una de las dos cláusulas de la Carta de Derechos que no se ha incorporado a los estados, pero la mayoría de los estados sí utilizan al gran jurado al menos para algunos tipos de casos. La Quinta Enmienda también tituló al debido proceso legal a los ciudadanos procesados por el gobierno federal. Esto se discute más a fondo a continuación como derecho de la Decimocuarta Enmienda.

    Limitaciones de la sexta enmienda

    La Sexta Enmienda garantiza al inculpado penal: el derecho a un juicio expedito, el derecho a un juicio público, el derecho a un juicio con jurado, el derecho a que su juicio sea juzgado en el distrito donde ocurrió el delito, el derecho a que se le comuniquen los cargos que se han presentado, el derecho a confrontar a los testigos en el juicio, la el derecho a obligar a los testigos a declarar en el juicio, y el derecho a la asistencia letrada. Esta Enmienda rige el proceso judicial federal, pero debido a la Cláusula de Debido Proceso de la Decimocuarta Enmienda, estos derechos también se aplican a los acusados en causas penales estatales.

    Limitaciones de Octava

    Las legislaturas no pueden hacer que las leyes que hagan que el castigo por un delito sea “cruel o inusual”. Esto quiere decir que los castigos no pueden ser ni bárbaros (causando dolor innecesario) ni desproporcionados (es decir, demasiado severos para ajustarse al delito). Además de la prohibición de castigos crueles e inusuales, la Octava Enmienda también prohíbe la imposición de una fianza excesiva y multas excesivas. El Tribunal ha atendido multas excesivas en cuanto a si la multa es desproporcionada con respecto al delito. Véase, por ejemplo, Timbs v. Indiana (arriba) (el decomiso de $42,000 land rover del acusado fue excesivo en comparación con la multa máxima que pudo obtener por su delito (10,000 dólares). La prohibición de la fianza excesiva no significa que los tribunales deban fijar la fianza en todos los casos, sino que, cuando los tribunales la fijan, no debe ser excesiva. La fianza es excesiva cuando es una cantidad superior a la necesaria para asegurar la reaparición del demandado. Stack contra Boyle, 342 U.S. 1 (1951) . *

    Limitaciones de la Decimocuarta

    Limitaciones encontradas en la “Penumbra” de la Constitución

    Griswold v. Connecticut, 381 U.S. 479 (1965), declaró

    Mapp v. Ohio, 367 U. S. 643, 656, a la Cuarta Enmienda como la creación de un 'derecho a la privacidad, no menos importante que cualquier otro derecho cuidadosamente y particularmente reservado al pueblo'. (Nota al pie de página omitida).” 381 Estados Unidos en 484-485.

    Roe v. Wade, 410 U.S. 113 (1972) (derecho al aborto), Eisenstadt v. Baird, 405 U.S. 438 (1972) (derecho de las personas casadas a poseer anticonceptivos), Griswold v. Connecticut, 381 U.S. 479 (1965) (declarando inválida la prohibición de anticonceptivos), Stanley v. Georgia, 394 U.S. 557 (1969) (el derecho a ver y poseer pornografía para adultos), y el derecho de los adultos a tener contacto sexual consensuado), y Lawrence v. Texas, 539 U.S. 558 (2003) (el derecho de los adultos a tener contacto sexual consensuado).

    Constituciones del Estado

    Las constituciones de los Estados, similares a la constitución federal, establecen la organización general del gobierno estatal y las normas básicas que rigen el uso de la autoridad gubernamental. Si bien la constitución federal es preeminente por la Cláusula de Supremacía, las constituciones estatales siguen siendo significativas. Las normas constitucionales estatales son supremas en comparación con cualquier otra norma que provenga de todas las demás fuentes jurídicas estatales (estatutos, ordenanzas, reglas administrativas) y prevalecen sobre dichas leyes en casos de conflicto. La constitución federal establece el piso de los derechos individuales, pero los estados son libres de brindar más libertades individuales y protecciones que les otorga la constitución federal. Las constituciones estatales son definidas e interpretadas por los tribunales estatales, e incluso disposiciones idénticas tanto en la constitución estatal como en la federal pueden interpretarse de manera diferente. Por ejemplo, la garantía de la constitución estatal de estar libre de registros e incautaciones irrazonables puede significar que, según la ley estatal, los bloqueos viales establecidos para identificar a los conductores deteriorados, intoxicados son inadmisibles, pero bajo la constitución federal, estos bloqueos viales están permitidos y no se consideran incautaciones irrazonables.

    Comparación de casos Ejercicio

    Michigan Department of State Police v. Sitz, 496 U.S. 444 (1990) a la Corte Suprema de Michigan sosteniendo la interpretación del mismo caso bajo la Constitución de Michigan, 506 N.W.2d 209 (Mich. 1993).

    Estado de Derecho, Constituciones y Revisión Judicial

    Una de las características clave del sistema jurídico estadounidense ha sido su compromiso con el estado de derecho. El estado de derecho se ha definido como una “creencia de que una sociedad ordenada debe regirse por principios establecidos y estándares conocidos que se apliquen de manera uniforme y justa”. [3] Reichel identificó un proceso de tres pasos mediante el cual los países pueden lograr el estado de derecho. [4] El primer paso es que un país debe identificar valores fundamentales fundamentales. El segundo paso es que los valores se reduzcan a la escritura y se escriban en algún lugar que la gente pueda señalarles. El paso final es establecer un proceso o mecanismo mediante el cual se prueben leyes o acciones gubernamentales para ver si son consistentes con los valores fundamentales. Cuando las leyes o acciones abrazan los valores fundamentales, se consideran válidos, y cuando las leyes o acciones entran en conflicto con los valores fundamentales, son inválidas.

    Aplicando este proceso de tres pasos al enfoque de la ley de Estados Unidos, se puede ver que los estadounidenses han reconocido valores fundamentales, como el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la privacidad y el derecho a reunirse. Segundo, hemos reducido estos valores fundamentales a la escritura y, en su mayor parte, los hemos recopilado en nuestras constituciones (tanto federales como estatales). Tercero, tenemos un mecanismo, el de la revisión judicial, mediante el cual juzgamos si nuestras leyes y nuestras acciones de gobierno cumplen o violan nuestros valores fundamentales que se encuentran dentro de nuestras constituciones. La revisión judicial es la autoridad de los tribunales para determinar si una ley (una acción legislativa) o una acción (una acción ejecutiva o judicial) entra en conflicto con la Constitución. La revisión judicial se remonta al caso Marbury v. Madison, 5 U.S. 137 (1803), en el que el Presidente del Tribunal General John Marshall escribió: “Es enfáticamente la provincia y el deber del departamento judicial decir cuál es la ley. Quienes apliquen la regla a casos particulares, deben necesariamente exponer e interpretar esa regla. Si dos leyes entran en conflicto entre sí, los tribunales deberán decidir sobre el funcionamiento de cada una”.


    1. Palko c. Connecticut, 302 U.S. 319 (1937).
    2. Gitlow v. Nueva York, 268 U.S. 652 (1925)
    3. Feldmeier, J. P., & Schmalleger, F. (2012). Derecho Penal y Procedimiento para Profesionistas Jurídicos. Salón Prenice.
    4. Reichel, P. (2018) Sistemas comparados de justicia penal: un enfoque tópico. Nueva York, NY: Pearson.

    This page titled 3.3: Fuentes del Derecho Penal- Constituciones Federales y Estatales is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Alison S. Burke, David Carter, Brian Fedorek, Tiffany Morey, Lore Rutz-Burri, & Shanell Sanchez (OpenOregon) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.