Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

3.9: Derecho Sustantivo- Sentencias de castigo físico

  • Page ID
    152907
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Castigo Físico

    Castigo Corporal

    Hasta 1978, la Suprema Corte confirmó el uso del castigo corporal (castigo físico). Ingraham v. Wright 430 U.S. 651 (1978). No obstante, ya no es una sanción aprobada para un delito penal en Estados Unidos. El castigo corporal no letal, como la flagelación, se utilizó ampliamente en el common law inglés y estadounidense para delitos no graves. El delito menor fue llevado a la plaza pública, atado al poste de azotes, y administró tantas latigazos como especificara la ley.

    “Un juez estadounidense durante la temprana República Americana pudo seleccionar entre una amplia gama de castigos, la mayoría de los cuales estaban destinados a inflar dolor intenso y vergüenza pública. Un estatuto de Virginia de 1748 castigó el robo de un cerdo con veinticinco latigazos y una multa. El segundo delito resultó en dos horas de picota (ridículo público) o marca pública. Un tercer robo resultó en una pena de muerte. El falso testimonio durante un juicio podría resultar en mutilación de las orejas o destierro de la colonia. Estas penas a menudo se combinaban con encarcelamiento en una cárcel o casa de trabajo y trabajos forzados.

    [1]

    Tema polémico: La pena capital: la pena de muerte

    La pena capital (castigo físico letal) es un tema popular, y se ha escrito mucho sobre la pena de muerte. Un excelente recurso para aprender sobre la pena de muerte es el centro de información sobre la pena de muerte (DPIC), una organización sin fines de lucro que publica estudios y analiza tendencias en la ley y aplicación de la pena de muerte.

    https://deathpenaltyinfo.org/

    https://deathpenaltyinfo.org/documents/FactSheet.pdf

    https://www.cnn.com/2013/07/19/us/death-penalty-fast-facts/index.html

    • ¿La pena de muerte es un elemento disuasorio?
    • ¿La pena de muerte está justificada por principios de retribución?
    • ¿Se justifica moral o éticamente la pena de muerte?
    • ¿Cuesta más imponer una pena de muerte o imponer una sentencia de cadena perpetua?
    • ¿Se ejecutan erróneamente a individuos inocentes de hecho (y de ser así, con qué frecuencia)?
    • ¿Algún modo particular de ejecución es cruel e inusual?
    • ¿Es la pena de muerte, en sí misma, un castigo cruel e inusual?

    Coker v. Georgia, 433 U.S. 584 (1977) La Corte prohibió la pena capital por el delito de violación de una víctima adulta. Coker sugiere que la pena de muerte es un castigo inapropiado para cualquier delito que no implique la toma de la vida humana. En Kennedy v. Louisiana, 554 U.S. 407 (2008), la Corte invalidó un estatuto de Luisiana que permitía la pena de muerte por violación de un niño menor de doce años de edad. El juez Kennedy (no el acusado, Kennedy) escribió: “la Octava Enmienda prohíbe imponer la pena de muerte por la violación de un niño donde el delito no resultó y no tenía la intención de resultar, en la muerte de la víctima”.

    Enfermedad Mental, Deterioro Mental y Pena de Muerte

    Ford v. Wainwright, 477 US 399 (1986). En 2007, la Corte dictaminó que un preso tiene derecho a una audiencia para determinar su condición mental al hacer un preliminar que demuestre que su estado mental actual impediría su ejecución. Panetti. v. Quarterman, 551 US 930 (2007). En un caso, el Tribunal de Apelaciones Penales de Texas en 2013 sostuvo que un tribunal de primera instancia ordenó ilegalmente la medicación forzosa de un preso condenado a muerte con enfermedad mental, Steven Stanley, con el propósito de hacerlo competente para ser ejecutado. Véase, http://www.deathpenaltyinfo.org. La salud mental de Staley comenzó a deteriorarse cuando entró en el corredor de la muerte en 1991. Recibió una fecha de ejecución en 2006 pero se le consideró demasiado enfermo para ser ejecutado. Un tribunal ordenó que su esquizofrenia paranoide sea atendida con medicación forzada, la cual continuó por seis años. En su fallo, la Corte de Apelaciones Penales de Texas sostuvo que “las pruebas demuestran de manera concluyente que la competencia del apelante para ser ejecutado se logró únicamente a través de la medicación involuntaria, que el tribunal de primera instancia no tenía autoridad para ordenar bajo el estatuto de competencia para ser ejecutado. Se debe revertir la constatación de que el recurrente es competente por falta de apoyo probatorio”. El fallo no abordó si la constitución estatal prohíbe la ejecución de alguien drogado a la fuerza o si el acusado, en este caso, está demasiado enfermo para ser ejecutado en absoluto. Otro individuo con enfermedad mental, John Ferguson, fue ejecutado en agosto de 2013 en Florida a través de cuatro organizaciones de salud mental sostuvo que había padecido una enfermedad mental durante al menos 40 años. De igual manera, Marshall Gore, otro recluso de Florida con enfermedad mental, fue ejecutado en octubre de 2013.

    https://deathpenaltyinfo.org/mental-illness-and-death-penalty

    Un tema diferente pero relacionado es la constitucionalidad de ejecutar a personas con retraso mental que hayan cometido delitos capitales. En 1989, la Corte sostuvo que las ejecuciones de presos con retraso mental no necesariamente violan la Cláusula de Castigo Cruel e Inusual si se permite a los jurados considerar las pruebas de retraso mental como un factor atenuante en la fase de sentencia de un juicio capital. Penry v. Lynaugh, 492 U.S. 302 (1989). Posteriormente, en Atkins v. Virginia, 536 U.S. 304 (2002), la Corte reconsideró, sosteniendo que había un consenso nacional suficiente para que la Corte prohibiera la ejecución de personas con retraso mental a través de la Octava Enmienda. El juez Stevens concluyó:

    [2].

    Madison v. Alabama, ___ U.S. ___ (2019), el acusado de 70 años había pasado 33 años en confinamiento solitario tras haber sido condenado a muerte por matar a un policía en 1985. Madison había sufrido una serie de accidentes cerebrovasculares que causaban deterioro cognitivo severo debido a la demencia vascular y la incapacidad de recordar su crimen. La opinión mayoritaria del juez Kagan sostuvo que el hecho de que un recluso no recuerde su crimen no lo hace por sí solo inmune a la ejecución, sino que “tal pérdida de memoria aún puede ser factor en el análisis de 'comprensión racional' que exige Panetti”. Si la pérdida de memoria “combina e interactúa con otras carencias mentales para privar a una persona de la capacidad de comprender” su sentencia de muerte, “entonces se cumplirá el estándar Panetti”. ____ EE.UU. ____, en ____ (2019)

    Según la Corte, no importa si estos “déficits mentales” provienen de delirios, demencia, o algún otro trastorno. Los tribunales deben “mirar más allá de cualquier diagnóstico dado a una consecuencia aguas abajo” —si un desorden puede “perjudicar tanto el concepto de realidad del preso” que no pueda “enfrentar” el significado de su castigo”.

    Los delincuentes juveniles y la pena de muerte

    Históricamente, los menores fueron tratados de manera no diferente al de los adultos en el sistema de justicia penal, y así, existe una larga historia de ejecución de menores condenados por delitos capitales. A finales de la década de 1980, la Corte consideró si el sentimiento nacional había cambiado hasta el punto en que ahora se consideraría un castigo cruel e inusual aplicar la pena de muerte a los menores. El Tribunal sostuvo primero que la Constitución prohíbe ejecutar a un menor de quince años o menos en el momento en que cometió el delito capital. Thompson v. Oklahoma, 487 U.S. 825 (1988). Un año después, la Corte, en una resolución de 5-4, sostuvo que un menor de dieciséis años o más al momento del delito podría ser condenado a muerte. Stanford v. Kentucky, 492 U.S. 361 (1989). Entonces, en Roper v. Simmons, 543 U.S. 551 (2005), la Corte dijo que la Constitución prohibía la ejecución de quien fuera menor de dieciocho años en el momento de su delito. La decisión de Simmons señaló la frecuencia decreciente con la que se condenaba a muerte a menores delincuentes como prueba de un consenso nacional emergente en contra de la pena capital para menores. El Tribunal señaló que sólo 20 de los 37 estados de pena de muerte permitían la ejecución de menores, y desde 1995, sólo tres estados habían ejecutado efectivamente a internos por delitos que habían cometido como menores.


    1. Lippman, M.R. (2016) Derecho penal contemporáneo: conceptos, casos y controversias (4ª ed., pp. 57). Editorial SAGE.
    2. Atkins v. Virginia, 536 U.S. 304 (2002).

    This page titled 3.9: Derecho Sustantivo- Sentencias de castigo físico is shared under a CC BY-SA 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Alison S. Burke, David Carter, Brian Fedorek, Tiffany Morey, Lore Rutz-Burri, & Shanell Sanchez (OpenOregon) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.