Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

13.4: Visión

  • Page ID
    53509
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La visión es el sentido especial de la vista que se basa en la transducción de estímulos de luz recibidos a través de los ojos. Los ojos se encuentran dentro de cualquiera de las dos órbitas en el cráneo. Las órbitas óseas rodean los globos oculares, protegiéndolos y anclando los tejidos blandos del ojo (Figura \(\PageIndex{1}\)). Los párpados, con pestañas en sus bordes de entrada, ayudan a proteger el ojo de las abrasiones al bloquear las partículas que pueden caer en la superficie del ojo. La superficie interna de cada párpado es una membrana delgada conocida como conjuntiva palpebral. La conjuntiva se extiende sobre las áreas blancas del ojo (la esclerótica), conectando los párpados con el globo ocular. Las lágrimas son producidas por la glándula lagrimal, ubicada debajo de los bordes laterales de la nariz. Las lágrimas producidas por esta glándula fluyen a través del conducto lagrimal hasta la esquina medial del ojo, donde las lágrimas fluyen sobre la conjuntiva, lavando las partículas extrañas.

     

     

    Este diagrama muestra la vista lateral del ojo. Las partes principales están etiquetadas.
    Figura\(\PageIndex{1}\): El ojo en la órbita El ojo se encuentra dentro de la órbita y rodeado de tejidos blandos que protegen y apoyan su función. La órbita está rodeada por huesos craneales del cráneo. (CC-BY-4.0, OpenStax, Anatomía Humana)

     

    El movimiento del ojo dentro de la órbita se logra mediante la contracción de seis músculos extraoculares que se originan a partir de los huesos de la órbita y se insertan en la superficie del globo ocular (Figura\(\PageIndex{2}\)). Cuatro de los músculos están dispuestos en los puntos cardinales alrededor del ojo y llevan el nombre de esas ubicaciones. Son el recto superior, recto medial, recto inferior y recto lateral. Cuando cada uno de estos músculos se contrae, el ojo a se mueve hacia el músculo que se contrae. Por ejemplo, cuando el recto superior se contrae, el ojo gira para mirar hacia arriba. El oblicuo superior se origina en la órbita posterior, cerca del origen de los cuatro músculos rectos. Sin embargo, el tendón de los músculos oblicuos se enrosca a través de una pieza de cartílago similar a una polea conocida como la troclea. El tendón se inserta oblicuamente en la superficie superior del ojo. El ángulo del tendón a través de la troclea significa que la contracción del oblicuo superior gira el ojo medialmente. El músculo oblicuo inferior se origina en el suelo de la órbita y se inserta en la superficie inferolateral del ojo. Cuando se contrae, gira lateralmente el ojo, en oposición al oblicuo superior. La rotación del ojo por los dos músculos oblicuos es necesaria porque el ojo no está perfectamente alineado en el plano sagital. Cuando el ojo mira hacia arriba o hacia abajo, el ojo también debe girar ligeramente para compensar el recto superior tirando en un ángulo de aproximadamente 20 grados, en lugar de hacerlo recto hacia arriba. Lo mismo ocurre con el recto inferior, que se compensa con la contracción del oblicuo inferior. Un séptimo músculo en la órbita es el elevador palpebrae superioris, el cual se encarga de elevar y retraer el párpado superior, movimiento que suele ocurrir en concierto con la elevación del ojo por el recto superior (ver Figura \(\PageIndex{3}\)).

     

     

    Esta imagen muestra los músculos que rodean el ojo. El panel izquierdo muestra la vista lateral, y el panel derecho muestra la vista anterior del ojo derecho.

    Figura\(\PageIndex{2}\): Músculos extraoculares Los músculos extraoculares mueven el ojo dentro de la órbita. (CC-BY-4.0, OpenStax, Anatomía Humana)

     

     

    Este diagrama muestra la estructura del ojo con las partes principales etiquetadas.

    Figura\(\PageIndex{3}\): Estructura del ojo La esfera del ojo se puede dividir en cámaras anterior y posterior. La pared del ojo está compuesta por tres capas: la túnica fibrosa, la túnica vascular y la túnica neural. Dentro de la túnica neural se encuentra la retina, con tres capas de células y dos capas sinápticas entre ellas. El centro de la retina tiene una pequeña indentación conocida como fóvea. (CC-BY-4.0, OpenStax, Anatomía Humana)

     

    La luz que cae sobre la retina provoca cambios químicos en las moléculas pigmentarias en los fotorreceptores, lo que finalmente conduce a un cambio en la actividad de los RGC. Las células fotorreceptoras tienen dos partes, el segmento interno y el segmento externo (Figura\(\PageIndex{4}\)). El segmento interno contiene el núcleo y otros orgánulos comunes de una célula, mientras que el segmento externo es una región especializada en la que tiene lugar la fotorrecepción. Hay dos tipos de fotorreceptores, varillas y conos, que difieren en la forma de su segmento exterior. Los segmentos externos en forma de varilla del fotorreceptor de varilla contienen una pila de discos unidos a membrana que contienen el pigmento fotosensible rodopsina. Los segmentos externos en forma de cono del fotorreceptor de cono contienen sus pigmentos fotosensibles en las entradas de la membrana celular. Hay tres fotopigmentos de cono, llamados opsinas, cada uno de los cuales es sensible a una determinada longitud de onda de luz. La longitud de onda de la luz visible determina su color. Los pigmentos en los ojos humanos están especializados en percibir tres colores primarios diferentes: rojo, verde y azul.

    El panel superior muestra la estructura celular de las diferentes células en el ojo. El panel inferior muestra una micrografía de la estructura celular.

    Figura\(\PageIndex{4}\): Fotorreceptor (a) Todos los fotorreceptores tienen segmentos internos que contienen el núcleo y otros orgánulos importantes y segmentos externos con matrices de membrana que contienen las moléculas de opsina fotosensibles. Los segmentos externos de la varilla son formas columnares largas con pilas de discos unidos a membrana que contienen el pigmento de rodopsina. Los segmentos exteriores del cono son formas cortas y cónicas con pliegues de membrana en lugar de los discos en las varillas. (b) El tejido de la retina muestra una capa densa de núcleos de los bastones y conos. LM × 800. (Micrografía proporcionada por la Facultad de Medicina Regentes de la Universidad de Michigan © 2012) (CC-BY-4.0, OpenStax, Human Anatomy)


    This page titled 13.4: Visión is shared under a CC BY license and was authored, remixed, and/or curated by OpenStax.