Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

9.5: Los menores en el sistema de justicia

  • Page ID
    101402
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Todo crimen es desviado pero no todos los comportamientos desviados son criminales. El destacado sociólogo Howard Becker (1963) sostiene, “El desviado es aquel a quien esa etiqueta se ha aplicado con éxito, el comportamiento desviado es el comportamiento que la gente así etiqueta” (p. 9). Un Delito es una violación a las reglas más repugnantes y promulgada por quienes actualmente ostentan el poder social y político. Los infractores están sujetos a sanciones por parte de la autoridad estatal, estigma social y pérdida de estatus (Siegel, 2008).

    Las implicaciones éticas y políticas a través del desarrollo de políticas para detectar y prevenir la delincuencia también son generalizadas en promulgaciones legislativas como: Tres huelgas que estás fuera, Mandatorio/Sentencia mínima, Fe en la Sentencia, o programas rehabilitativos/reformativos avalados por positivistas diseñados para rejuvenecer o reformar a un delincuente desalentándolo de la reincidencia (Lilly, Cullen & Bell, 2007, Siegel, 2008). El enfoque conservador tiende a favorecer una sentencia más larga mientras que la visión liberal se centra en el tratamiento y la rehabilitación (Marion & Oliver, 2012:2006). Hay similitudes entre el Complejo Industrial Militar y el Complejo Industrial Penitenciario y el enlace adjunto proporciona información crítica para esta discusión. https://pointsforponder.files.wordpress.com/2012/10/gilmore-nd2.pdf

    El Tribunal Supremo a través de una serie de decisiones que culminaron en el Roper v. Simmons (S.Ct., 205 WL 464890) respaldó la sentencia de la Suprema Corte de Missouri de que la ejecución de una persona menor de 18 años era una violación a la Octava Enmienda de la Constitución de Estados Unidos. Además, una letanía de casos judiciales que evolucionaron desde la década de 1960 han proporcionado salvaguardas proporcionadas a un adulto y al delincuente juvenil (Marion & Oliver, 2012:2006).

    En el centro de esta discusión se encuentran dos teorías diferentes del crimen, primero Gottfredson e Hirschi (1990) la teoría del autocontrol que es “a todos los efectos, la causa del crimen a nivel individual” (citado por Cauffman, Steinberg & Piquero, 2005, p.232). Aquellos con bajo autocontrol carecen de diligencia, tenacidad y persistencia, encuentran una falta de determinación para renunciar a la gratificación, resolver los asuntos de manera más física que verbal, generalmente no poseen ni valoran la educación superior ni tienen habilidades cognitivas requeridas para habilidades o entrenamiento y carecen de interés en preparación para las actividades a largo plazo y son más autoindulgentes (Cauffman, Steinberg & Piquero, 2005), Segundo, T.E. Moffitt, (1993), proporciona un interesante área de estudio específicamente con dos variaciones de delincuencia, haciéndose eco del aspecto de imitación en la primera distinción de conducta, limitada por la adolescencia ( AL) que es imitar antisocial, obtener instrucción a través de compañeros comenzando con la adolescencia y terminando con la edad adulta. La segunda distinción de conducta es la delincuencia persistente en el curso de la vida (LCP) que se ocupa de los trastornos psiquiátricos hereditarios que han empeorado con la edad. Un tercer grupo emergió de este estudio, aunque pequeño, pero significativo, es referido como abstenciones que se abstienen de comportamiento antisocial todos juntos (Cauffman et al., 2005).

    Como afirman Cauffman et al., (2005) “Gottfredson e Hirschi afirman que un solo factor, el bajo autocontrol, cuando se acopla con la oportunidad de actividad antisocial, subyace al comportamiento antisocial a lo largo de la vida” (p. 142). Además, hacen una distinción entre las teorías de Gottfredson e Hirschi, el autocontrol y la teoría AL y LCP de Moffitt alegando “que aunque el autocontrol es una característica importante a nivel individual que debe incorporarse a los modelos de actividad delictiva. No es el único factor generador de delitos (especialmente entre los delincuentes graves). Más específicamente, los factores biológicos y psicológicos/de personalidad también deben estar relacionados directa e independientemente con la ofensa, por encima y más allá del impacto del mal autocontrol” (p.139).

    Moffitt, Caspi, Harrington & Milne, (2002) proporciona un estudio longitudinal relativo a AL y LCP compuesto por 1,037 niños (52% hombres y 48% mujeres) lo que sugiere que los PCL son pocos y persistentes y AL es temporal y más común y comportamiento casi normativo. El comportamiento antisocial LCP comenzó temprano en la vida y el ambiente social y heredado o adquirido neuropsicológico severamente manifiesta problemas de conducta adicionales. La transacción del ambiente familiar pobre, las malas relaciones con las personas en forma de compañeros y maestros emergen creando una infinidad más profunda para un comportamiento más agresivo del que se pretende lo inverso para el delincuente AL.

    El camino evolutivo para entender el comportamiento criminal a menudo ha sido mal juzgado, equivocado o mal colocado por ideologías políticas/partidistas o a través de políticas que se han desarrollado como resultado de la época o sus influencias (Akers & Sellers, 2009, Akers, 1990, Lilly, Cullen & Bell, 2007, y Walsh, 2000). La sociedad ha brindado numerosas explicaciones de delincuencia, causa y efecto y hasta la fecha no existe una bala de plata ni causalidad singular de conducta delictiva que sobreviva. Los estudiosos coincidirán en que el crimen no tiene una causa específica en el cerebro ni hay una sola explicación para la conducta delictiva (Rowe, 2002, Siegel, 2008, Fagin, 2007, Bartol & Bartol, 2008).

    Independientemente de los intentos de la sociedad por prevenir la delincuencia juvenil mediante el uso de un sistema de justicia juvenil desarrollado para la rehabilitación y tratamiento de un delincuente, los menores a veces cometen delitos muy graves. Su acto exige justicia pronta e incluso entregada tomando en cuenta todas las variables disponibles (Marion & Oliver, 2012:2006). Se cuenta con un sistema de justicia para salvaguardar los derechos del menor infractor y para trasladar un caso de la sección de menores a los tribunales penales de adultos generalmente se requiere de una audiencia separada para determinar el fondo. Con esto establecido aún reside la polémica de cuánto castigo y por cuánto tiempo. Se ha sugerido que con la nueva tecnología quizás los estudios cerebrales pueden llegar a ser más útiles en el campo de la justicia penal y particularmente en el sector juvenil (Dolan & Anderson, 2002).

    En esta coyuntura es fundamental reflexionar sobre las influencias de la política sobre la delincuencia como el dinero, la política, la ideología, las influencias sociales y los medios de comunicación. La falta de financiamiento para el apoyo a familias con algún miembro encarcelado o situación de violencia doméstica o de los niños involucrados. Tómate un momento y reflexiona sobre los temas éticos que le conciernen. ¿Qué preguntas pueden surgir en esta coyuntura?


    9.5: Los menores en el sistema de justicia is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.