Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

1.3: Medio Ambiente y Sustentabilidad

  • Page ID
    52861
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    Tomando la visión a largo plazo: sustentabilidad en perspectiva evolutiva y ecológica

    De las diferentes formas de vida que han habitado la Tierra en sus tres a cuatro mil millones de años de historia, 99.9% están ahora extintas. Ante este telón de fondo, la empresa humana con sus aproximadamente 200 mil años de historia apenas merece atención. Como señaló una vez el novelista estadounidense Mark Twain, si la historia de nuestro planeta fuera comparada con la Torre Eiffel, la historia humana sería una mera mancha en la punta misma de la torre. Pero si bien los humanos modernos (Homo sapiens) pueden ser insignificantes en el tiempo geológico, de ninguna manera somos insignificantes en términos de nuestro reciente impacto planetario. Un estudio de 1986 estimó que el 40% del producto de la fotosíntesis vegetal terrestre —la base de la cadena alimentaria para la mayoría de la vida animal y aviar— estaba siendo apropiado por humanos para su uso. Estudios más recientes estiman que el 25% de la fotosíntesis en las plataformas continentales (zonas costeras) se está utilizando en última instancia para satisfacer la demanda humana. La apropiación humana de tales recursos naturales está teniendo un profundo impacto en la amplia diversidad de otras especies que también dependen de ellos.

    La evolución normalmente da como resultado la generación de nuevas formas de vida a un ritmo que supera a la extinción de otras especies; esto da como resultado una fuerte diversidad biológica. Sin embargo, los científicos tienen evidencia de que, por primera vez observable en la historia evolutiva, otra especie —el Homo sapiens — ha alterado este equilibrio al grado de que la tasa de extinción de especies se estima ahora en 10,000 veces la tasa de renovación de especies. Los seres humanos, solo una especie entre millones, están desplazando a las otras especies con las que compartimos el planeta. La evidencia de interferencia humana con el mundo natural es visible en prácticamente todos los ecosistemas, desde la presencia de contaminantes en la estratosfera hasta los cursos modificados artificialmente de la mayoría de los sistemas fluviales del planeta. Se argumenta que desde que abandonamos las formas de vida nómadas, cazadores-recolectoras para sociedades asentadas hace unos 12 mil años, los humanos han manipulado continuamente su mundo natural para satisfacer sus necesidades. Si bien esta observación es correcta, la tasa, la escala y la naturaleza del cambio global inducido por el hombre —particularmente en el período postindustrial— no tiene precedentes en la historia de la vida en la Tierra.

    Hay tres razones principales para esto:

    En primer lugar, la mecanización tanto de la industria como de la agricultura en el siglo pasado resultó en una productividad laboral enormemente mejorada, lo que permitió la creación de bienes y servicios. Desde entonces, el avance científico y la innovación tecnológica —impulsadas por insumos cada vez mayores de combustibles fósiles y sus derivados— han revolucionado todas las industrias y creado muchas nuevas. El posterior desarrollo de la cultura de consumo occidental, y la satisfacción de la mentalidad desechable acompañante, ha generado flujos materiales de una escala sin precedentes. El Instituto Wuppertal estima que los humanos son ahora responsables de mover mayores cantidades de materia a través del planeta que todos los sucesos naturales (terremotos, tormentas, etc.) reunidos.

    En segundo lugar, el tamaño de la población humana es inédito. Cada año que pasa suma otros 90 millones de personas al planeta. A pesar de que el impacto ambiental varía significativamente entre países (y dentro de ellos), el crecimiento exponencial del número humano, sumado al aumento de las expectativas materiales en un mundo de recursos limitados, ha catapultado el tema de la distribución a la prominencia. Las desigualdades globales en el consumo de recursos y el poder adquisitivo marcan la línea divisoria más clara entre los que tienen y los que no tienen. Se ha hecho evidente que los patrones actuales de producción y consumo son insostenibles para una población global que se proyecta alcance entre 12 mil millones para el año 2050. Para contrarrestar las crisis ecológicas y los crecientes conflictos sociales, habrá que equilibrar las actuales tasas de sobreconsumo por parte de una minoría rica y de subconsumo por una gran mayoría.

    En tercer lugar, no es sólo la tasa y la escala del cambio, sino la naturaleza de ese cambio lo que no tiene precedentes. La inventiva humana ha introducido químicos y materiales en el medio ambiente que o bien no ocurren de forma natural, o no ocurren en las proporciones en las que los hemos introducido. Se cree que estos contaminantes químicos persistentes están causando alteraciones en el ambiente, cuyos efectos solo se están manifestando lentamente, y cuya escala completa está fuera de cálculo. Los CFC y los PCB son solo dos ejemplos de los aproximadamente 100,000 químicos actualmente en circulación mundial. (Anualmente se agregan entre 500 y 1,000 nuevos químicos a esta lista). La mayoría de estos productos químicos no han sido probados por su toxicidad en humanos y otras formas de vida, y mucho menos probados para determinar sus efectos en combinación con otros químicos. Estos temas son ahora objeto de grupos especiales de trabajo de la ONU y otros grupos de trabajo intergubernamentales.

    La propia evolución de la sustentabilidad

    Nuestro Futuro Común (1987), el informe de la Comisión Mundial de Medio Ambiente y Desarrollo, es ampliamente acreditado por haber popularizado el concepto de desarrollo sustentable. Define el desarrollo sustentable de las siguientes maneras...

    • ... desarrollo que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades.
    • ... el desarrollo sustentable no es un estado fijo de armonía, sino un proceso de cambio en el que la explotación de los recursos, la orientación del desarrollo tecnológico y el cambio institucional se hacen congruentes con las necesidades futuras y presentes.

    El concepto de sustentabilidad, sin embargo, se remonta mucho más lejos a las historias orales de las culturas indígenas. Por ejemplo, el principio de equidad intergeneracional se capta en el dicho inuit, 'no heredamos la Tierra de nuestros padres, la tomamos prestada a nuestros hijos'. La 'Ley de la Séptima Generación' de los nativos americanos es otra ilustración. De acuerdo con esto, antes de emprender cualquier acción importante se tuvieron que considerar sus posibles consecuencias para la séptima generación. Para una especie que en la actualidad solo tiene 6,000 generaciones y cuyos actuales tomadores de decisiones políticas operan en escalas de tiempo de meses o pocos años como máximo, la idea de que otras culturas humanas han basado sus sistemas de toma de decisiones en escalas de tiempo de muchas décadas parece sabia pero desafortunadamente inconcebible en el clima político actual.

    Equidad Ambiental

    Si bien se está avanzando mucho para mejorar la eficiencia de los recursos, se ha avanzado mucho menos para mejorar la distribución de los recursos. Actualmente, apenas una quinta parte de la población mundial está consumiendo tres cuartas partes de los recursos terrestres (Figura\(\PageIndex{1}\)). Si los cuatro quintos restantes ejercieran su derecho a crecer al nivel de la minoría rica resultaría en una devastación ecológica. Hasta el momento, las desigualdades de ingresos globales y la falta de poder adquisitivo han impedido que los países más pobres alcancen el nivel de vida (y también el consumo de recursos/emisión de desechos) de los países industrializados.

    alt

    Países como China, Brasil, India y Malasia están, sin embargo, poniéndose al día rápidamente. En tal situación, el consumo global de recursos y energía necesita reducirse drásticamente hasta un punto en que pueda ser repetido por las generaciones futuras. Pero, ¿quién va a hacer la reducción? Las naciones más pobres quieren producir y consumir más. Sin embargo, también lo hacen los países más ricos: sus economías exigen una expansión cada vez mayor basada en el consumo. Tales estancamientos han impedido cualquier avance significativo hacia la distribución equitativa y sostenible de los recursos a nivel internacional. Estos temas de equidad y justicia distributiva siguen sin resolverse.

    Conceptos en Ciencias Ambientales

    La huella ecológica (EF), desarrollada por el ecologista y planificador canadiense William Rees, es básicamente una herramienta contable que utiliza la tierra como unidad de medida para evaluar las necesidades de consumo, producción y descarga per cápita. Se parte del supuesto de que cada categoría de consumo de energía y material y descarga de desechos requiere la capacidad productiva o de absorción de un área finita de tierra o agua. Si (sumamos) todos los requisitos de suelo para todas las categorías de consumo y descarga de residuos por parte de una población definida, la superficie total representa la Huella Ecológica de esa población en la Tierra independientemente de que esta zona coincida o no con la región de origen de la población.

    La tierra se utiliza como unidad de medida por la sencilla razón de que, según Rees, “El área terrestre no solo captura la finitud del planeta Tierra, también puede verse como un proxy de numerosas funciones esenciales de soporte vital desde el intercambio de gases hasta el reciclaje de nutrientes... la tierra apoya la fotosíntesis, el conducto de energía para la red de la vida. La fotosíntesis sostiene todas las cadenas alimentarias importantes y mantiene la integridad estructural de los ecosistemas”.

    ¿Qué nos dice la huella ecológica? El análisis de la huella ecológica puede decirnos de una manera vívida y lista para comprender cuántas de las funciones ambientales de la Tierra se necesitan para apoyar las actividades humanas. También hace visible hasta qué punto los estilos de vida y comportamientos de los consumidores son ecológicamente sustentables calculando que la huella ecológica del estadounidense promedio es —conservadoramente— de 5.1 hectáreas per cápita de tierra productiva. Con aproximadamente 7.400 millones de hectáreas de la superficie total del planeta de 51 mil millones de hectáreas disponibles para el consumo humano, si la población mundial actual adoptara estilos de vida de consumo estadounidenses necesitaríamos dos planetas adicionales para producir los recursos, absorber los desechos y proporcionar vida general- funciones de soporte.

    El principio de precaución es un concepto importante en la sustentabilidad ambiental. Una declaración de consenso de 1998 caracterizó el principio precautorio de esta manera: “cuando una actividad plantea amenazas de daño a la salud humana o al medio ambiente, se deben tomar medidas cautelares aunque algunas relaciones de causa y efecto no estén plenamente establecidas científicamente”. Por ejemplo, si se crea un nuevo plaguicida químico, el principio de precaución dictaría que presumimos, en aras de la seguridad, que el químico puede tener posibles consecuencias negativas para el medio ambiente y/o la salud humana, aunque tales consecuencias aún no se hayan probado. En otras palabras, lo mejor es proceder con cautela ante el conocimiento incompleto sobre el daño potencial de algo.

    Algunos indicadores de estrés ambiental global

    • Bosques La deforestación sigue siendo un tema principal. Cada año se perdieron 1 millón de hectáreas de bosque en la década 1980-1990. Las mayores pérdidas de superficie forestal se producen en los bosques tropicales húmedos caducifolios, la zona más adecuada para el asentamiento humano y la agricultura. Estimaciones recientes sugieren que casi dos tercios de la deforestación tropical se debe a que los agricultores limpian tierras para la agricultura. Existe una creciente preocupación por la disminución de la calidad forestal asociada con el uso intensivo de los bosques y el acceso no regulado.
    • Suelo — Hasta el 10% de la superficie vegetada de la tierra está ahora al menos moderadamente degradada. Las tendencias en la calidad del suelo y el manejo de las tierras de regadío plantean serias dudas sobre la sostenibilidad a largo plazo. Se estima que cerca del 20% de los 250 millones de hectáreas mundiales de regadío ya están degradadas hasta el punto en que la producción de cultivos se ve seriamente reducida.
    • Agua dulce — Alrededor del 20% de la población mundial carece de acceso a agua potable y 50% carece de acceso a saneamiento seguro. Si persisten las tendencias actuales en el uso del agua, dos tercios de la población mundial podrían estar viviendo en países con estrés hídrico moderado o alto para 2025.
    • Pesca marina — El 25% de las pesquerías marinas del mundo se están pescando en su nivel máximo de productividad y 35% están sobreexplotadas (los rendimientos están disminuyendo). Para mantener el consumo actual per cápita de pescado, se deben incrementar las cosechas mundiales de peces; gran parte del aumento podría provenir de la acuicultura, que es una fuente conocida de contaminación del agua, pérdida de humedales y destrucción de manglares.
    • Biodiversidad — La biodiversidad se ve cada vez más amenazada por el desarrollo, que destruye o degrada los hábitats naturales, y por la contaminación de diversas fuentes. La primera evaluación global integral de la biodiversidad situó el número total de especies en cerca de 14 millones y encontró que entre 1% y 11% de las especies del mundo pueden estar amenazadas de extinción cada década. Los ecosistemas costeros, que albergan una proporción muy grande de especies marinas, están en gran riesgo con quizás un tercio de las costas del mundo con alto riesgo potencial de degradación y otro 17% en riesgo moderado.
    • Atmósfera — El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático ha establecido que las actividades humanas están teniendo una influencia discernible en el clima global. Las emisiones de CO 2 en la mayoría de los países industrializados han aumentado en los últimos años y los países generalmente no lograron estabilizar sus emisiones de gases de efecto invernadero a niveles de 1990 para el año 2000 como lo exige la convención sobre el cambio climático.
    • Sustancias químicas tóxicas — Alrededor de 100 mil químicos están actualmente en uso comercial y sus impactos potenciales en la salud humana y la función ecológica representan riesgos en gran parte desconocidos. Los contaminantes orgánicos persistentes están ahora tan ampliamente distribuidos por las corrientes aéreas y oceánicas que se encuentran en los tejidos de las personas y la vida silvestre en todas partes; son de particular preocupación por sus altos niveles de toxicidad y persistencia en el medio ambiente.
    • Residuos peligrosos — La contaminación de los metales pesados, especialmente por su uso en la industria y la minería, también está creando graves consecuencias para la salud en muchas partes del mundo. Los incidentes y accidentes que involucran fuentes radiactivas no controladas continúan aumentando, y los riesgos particulares se plantean por el legado de áreas contaminadas dejadas por actividades militares que involucran materiales nucleares.
    • Residuos — La producción de residuos domésticos e industriales sigue aumentando tanto en términos absolutos como per cápita, a nivel mundial. En el mundo desarrollado, la generación de desechos per cápita se ha triplicado en los últimos 20 años; en los países en desarrollo, es muy probable que la generación de desechos se duplique durante la próxima década. El nivel de conciencia sobre los impactos en la salud y el medio ambiente de la inadecuada disposición de residuos sigue siendo bastante pobre; la mala infraestructura de saneamiento y gestión de residuos sigue siendo una de las principales causas de muerte y discapacidad de los pobres urbanos.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 1.3: Medio Ambiente y Sustentabilidad is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Matthew R. Fisher (OpenOregon) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.