Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

6.2: Salud Ambiental

  • Page ID
    52670
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La salud ambiental se ocupa de prevenir enfermedades, muertes e incapacidades al reducir la exposición a condiciones ambientales adversas y promover el cambio de comportamiento. Se enfoca en las causas directas e indirectas de enfermedades y lesiones, y aprovecha recursos dentro y fuera del sistema de salud para ayudar a mejorar los resultados de salud.

    Cuadro 1. Problemas típicos de salud ambiental: determinantes y consecuencias para la salud.

    f-d_d9582bee32a47ede37db71c1160b6d5201e7f4837ffda637ba51d3bb+image_tiny+image_tiny.png

    Pobreza, Salud y Medio Ambiente

    Los riesgos para la salud ambiental pueden agruparse en dos amplias categorías. Los peligros tradicionales están relacionados con la pobreza y la falta de desarrollo y afectan principalmente a los países en desarrollo y a las personas pobres. Su impacto supera el de los peligros para la salud modernos en 10 veces en África, 5 veces en los países asiáticos (excepto China) y 2.5 veces en América Latina y Medio Oriente (Figura\(\PageIndex{1}\)). Las enfermedades relacionadas con el agua causadas por el suministro inadecuado de agua y saneamiento imponen una carga sanitaria especialmente grande en África, Asia y la región del Pacífico. Tan solo en la India mueren anualmente por diarrea más de 700 mil niños menores de 5 años. En África, la malaria causa alrededor de 500 mil muertes anuales. Más de la mitad de los hogares del mundo utilizan combustibles sólidos sin procesar, particularmente biomasa (residuos de cultivos, madera y estiércol) para cocinar y calentar en estufas ineficientes sin ventilación adecuada, exponiendo a las personas, principalmente mujeres y niños pobres, a altos niveles de contaminación del aire interior (PAI). El PAI causa alrededor de 2 millones de muertes en cada año.

    f-d_cc6579b165654146b13293905a88454466584ccb595871cdc3857026+imagen_tiny+imagen_tiny.png
    Figura\(\PageIndex{1}\). Los peligros tradicionales para la salud ambiental prevalecen en los países en desarrollo pero los riesgos modernos también son significativos.

    Los peligros modernos, causados por el desarrollo tecnológico, prevalecen en los países industrializados donde la exposición a los peligros tradicionales es baja. La contribución de los riesgos ambientales modernos a la carga de morbilidad en la mayoría de los países en desarrollo es similar —y en bastantes países, mayor que— que en los países ricos. La contaminación del aire urbano, por ejemplo, es más alta en partes de China, India y algunas ciudades de Asia y América Latina. Los pobres experimentan cada vez más una “doble carga” de riesgos tradicionales y modernos para la salud ambiental. Su carga total de enfermedad y muerte por todas las causas por millón de personas es aproximadamente el doble que en los países ricos, y la carga de enfermedades por riesgos ambientales es 10 veces mayor.

    Salud Ambiental y Supervivencia Infantil

    f-d_4bf04b79c0df5ba6173d21eb3dfb3f2ee462c5651b10179237aa927a+image_thumb_large_tiny+image_thumb_large_tiny.png
    Figura\(\PageIndex{2}\). Niños desnutridos en Níger, durante la hambruna de 2005.

    A nivel mundial, los principales asesinos de niños menores de cinco años son las infecciones respiratorias agudas (por la contaminación del aire interior); las enfermedades diarreicas (en su mayoría por falta de agua, saneamiento e higiene); y enfermedades infecciosas como la malaria. Los niños son especialmente susceptibles a factores ambientales que los ponen en riesgo de desarrollar enfermedades tempranas en la vida. La desnutrición (la condición que ocurre cuando el cuerpo no recibe suficientes nutrientes) es un factor importante que contribuye a la mortalidad infantil, ya que la desnutrición y las infecciones ambientales están inextricablemente vinculadas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó recientemente que alrededor del 50% de las consecuencias de la desnutrición son de hecho causadas por una provisión inadecuada de agua y saneamiento y malas prácticas higiénicas.

    Acceso deficiente al agua y al saneamiento

    Con 1.100 millones de personas que carecen de acceso a agua potable y 2.6 mil millones sin un saneamiento adecuado, la magnitud del problema del agua y el saneamiento sigue siendo significativa. Cada año el agua contaminada y el saneamiento deficiente contribuyen a 5.400 millones de casos de diarrea en todo el mundo y 1.6 millones de muertes, principalmente entre niños menores de cinco años. Los gusanos intestinales, que prosperan en malas condiciones sanitarias, infectan a cerca del 90 por ciento de los niños en el mundo en desarrollo y, dependiendo de la gravedad de la infección, pueden provocar desnutrición, anemia o retraso en el crecimiento. Alrededor de 6 millones de personas son ciegas por tracoma, una enfermedad causada por la falta de agua potable combinada con malas prácticas de higiene.

    Contaminación del aire interior

    La contaminación del aire interior, una fuente mucho menos publicitada de mala salud, es responsable de más de 1.6 millones de muertes por año y del 2.7% de la carga mundial de morbilidad. Se estima que la mitad de la población mundial, principalmente en países en desarrollo, utiliza combustibles sólidos (biomasa y carbón) para la cocina doméstica y la calefacción de espacios. Cocinar y calentar con dichos combustibles sólidos en chimeneas abiertas o estufas sin chimeneas provocan contaminación del aire interior y posteriormente, infecciones respiratorias. La exposición a estos contaminantes perjudiciales para la salud es particularmente alta entre las mujeres y los niños de los países en desarrollo, que pasan más tiempo dentro del hogar. Hasta la mitad de las muertes atribuibles al uso de combustible sólido en interiores son de niños menores de cinco años.

    Malaria

    Aproximadamente el 40% de las personas del mundo, en su mayoría las que viven en los países más pobres del mundo, están en riesgo de padecer malaria. La malaria es una enfermedad infecciosa transmitida por mosquitos pero causada por un parásito unicelular llamado Plasmodium. Cada año, más de 200 millones de personas se infectan con la malaria y mueren alrededor de 430 mil, con la mayoría de los casos y muertes que se encuentran en el África subsahariana. Sin embargo, Asia, América Latina, Oriente Medio y partes de Europa también se ven afectadas. Las mujeres embarazadas están especialmente en alto riesgo de padecer malaria. Las mujeres embarazadas no inmunes corren el riesgo de enfermedad clínica tanto aguda como grave, resultando en pérdida fetal en hasta 60% de esas mujeres y muertes maternas en más de 10%, incluyendo una tasa de mortalidad de 50% para las personas con enfermedad grave. Las embarazadas semiinmunes con infección por malaria corren el riesgo de anemia severa y deterioro del crecimiento fetal, aunque no muestren signos de enfermedad clínica aguda. Se estima que 10,000 mujeres y 200 mil infantes mueren anualmente como resultado de la infección por malaria durante el embarazo.

    Enfermedades Emergentes

    Las enfermedades emergentes y reemergentes se han definido como enfermedades infecciosas de los seres humanos cuya ocurrencia durante las últimas dos décadas ha aumentado sustancialmente o amenaza con aumentar en un futuro cercano en relación con las poblaciones afectadas, la distribución geográfica o la magnitud de los impactos. Los ejemplos incluyen el virus del Ébola, el virus del Nilo Occidental, el virus del Zika, el síndrome respiratorio agudo repentino (SARS), la influenza H1N1; la gripe porcina y aviar (porcina, gripe aviar), el VIH y una variedad de otras enfermedades virales, bacterianas y protozoarias.

    Una variedad de factores ambientales pueden contribuir al resurgimiento de una enfermedad en particular, incluyendo temperatura, humedad, alimentos humanos o fuentes de alimentación animal, etc. La reemergencia de la enfermedad puede ser causada por la coincidencia de varios de estos factores ambientales y/o sociales para permitir condiciones óptimas para transmisión de la enfermedad.

    El ébola, anteriormente conocida como fiebre hemorrágica del Ébola, es una enfermedad rara y mortal causada por la infección con una de las cepas del virus del Ébola. El ébola puede causar enfermedades en humanos y primates no humanos. La epidemia de ébola de 2014 es la más grande de la historia (con más de 28,000 casos y 11,302 muertes), afectando a múltiples países de África Occidental. Hubo un pequeño número de casos reportados en Nigeria y Malí y un solo caso reportado en Senegal; sin embargo, estos casos fueron contenidos, sin mayor difusión en estos países.

    La epidemia del VIH/SIDA se ha extendido con feroz velocidad. Prácticamente desconocido hace 20 años, el VIH ha infectado a más de 60 millones de personas en todo el mundo. Cada día ocurren aproximadamente 14 mil nuevas infecciones, más de la mitad de ellas entre jóvenes menores de 25 años. Más del 95 por ciento de las personas que viven con VIH/SIDA (PLWHA) se encuentran en países de ingresos bajos y medios. Más de 20 millones han muerto a causa del SIDA, más de 3 millones tan sólo en 2002. El SIDA es ahora la principal causa de muerte en el África subsahariana y la cuarta causa de muerte a nivel mundial. La epidemia ha reducido la esperanza de vida en más de 10 años en varias naciones.

    Parece probable que una amplia variedad de enfermedades infecciosas hayan afectado a poblaciones humanas durante miles de años surgiendo cuando las condiciones ambientales, hospedadoras y agentes fueron favorables. La expansión de las poblaciones humanas ha aumentado el potencial de transmisión de enfermedades infecciosas como resultado de la proximidad humana cercana y mayor probabilidad de que los humanos estén en “el lugar equivocado en el momento adecuado” para que ocurra la enfermedad (por ejemplo, desastres naturales o conflictos políticos). Los viajes globales aumentan el potencial de que un portador de enfermedades transmita la infección a miles de kilómetros de distancia en tan solo unas horas, como lo demuestran las precauciones de la OMS con respecto a los viajes internacionales y la salud.

    Resistencia a antibióticos

    Los antibióticos y medicamentos similares, llamados en conjunto agentes antimicrobianos, se han utilizado durante los últimos 70 años para tratar a pacientes que tienen enfermedades infecciosas. Desde la década de 1940, estos medicamentos han reducido enormemente la enfermedad y la muerte por enfermedades infecciosas. Sin embargo, estos fármacos se han utilizado tan ampliamente y durante tanto tiempo que los organismos infecciosos que los antibióticos están diseñados para matar se han adaptado a ellos, haciendo que los medicamentos sean menos efectivos. La resistencia a los antibióticos ocurre cuando las bacterias cambian de una manera que reduce la efectividad de medicamentos, químicos u otros agentes diseñados para curar o prevenir infecciones. Esto es causado por el proceso de evolución a través de la selección natural (Figura\(\PageIndex{3}\)). Las bacterias resistentes a los antibióticos sobreviven y continúan multiplicándose, causando más daño.

    f-d_ed2e880f23a8c7f7afb387c62f1e8aebe145af066f8213616f2a0fe0+image_tiny+image_tiny.png
    Figura\(\PageIndex{3}\). La resistencia a los antibióticos es cada vez más preocupante para los profesionales médicos.

    Las nuevas formas de resistencia a los antibióticos pueden cruzar las fronteras internacionales y extenderse entre continentes con facilidad. Muchas formas de resistencia se extienden con una velocidad notable. Cada año en Estados Unidos, al menos 2 millones de personas adquieren infecciones graves con bacterias que son resistentes a uno o más de los antibióticos diseñados para tratar esas infecciones. Al menos 23 mil personas mueren cada año en Estados Unidos como resultado directo de estas infecciones resistentes a los antibióticos. Muchos más mueren por otras afecciones que se complicaron por una infección resistente a antibióticos. El uso de antibióticos es el factor más importante que conduce a la resistencia a los antibióticos en todo el mundo.

    Video\(\PageIndex{1}\). Haga clic aquí para ver un enlace de video a un experimento realizado en la escuela de Medicina de Harvard, donde muestran bacterias adaptándose muy rápidamente a condiciones aparentemente mortales.

    Los antibióticos se encuentran entre los medicamentos más comúnmente recetados que se usan en medicina humana, pero hasta el 50% de todos los antibióticos recetados a las personas no son necesarios o no son óptimamente efectivos según lo prescrito.

    Durante los últimos años, ha habido una creciente preocupación por Staphylococcus aureus resistente a meticilina (MRSA), una bacteria que es resistente a muchos antibióticos. En la comunidad, la mayoría de las infecciones por MRSA son infecciones de la piel. En las instalaciones médicas, el MRSA causa infecciones del torrente sanguíneo potencialmente mortales, neumonía e infecciones del sitio quirúrgico.

    Lectura suplementaria sugerida:

    Koch, B.J. et al. 2017. Producción alimento-animal y propagación de la resistencia a los antibióticos: el papel de la ecología. Fronteras en Ecología y Medio Ambiente (15) 6:309-318.

    Extractos notables:

    “El uso de antibióticos en animales alimenticios se correlaciona con la resistencia a antibióticos entre bacterias que afectan a poblaciones humanas”. p. 311

    “Los genes microbianos que codifican resistencia a antibióticos se han movido entre los sectores alimento-animal y salud humana, dando como resultado enfermedades que no pudieron ser tratadas con antibióticos”. p. 312

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 6.2: Salud Ambiental is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Matthew R. Fisher (OpenOregon) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.