Saltar al contenido principal
Library homepage
 
LibreTexts Español

10.4: Cambio climático

  • Page ID
    52743
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \) \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)\(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \(\newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\) \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\) \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\) \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)\(\newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    La temperatura de la Tierra es un acto de equilibrio

    La temperatura de la Tierra depende del equilibrio entre la energía que entra y sale del planeta. Cuando se absorbe la energía entrante del sol, la Tierra se calienta. Cuando la energía del sol se refleja de nuevo en el espacio, la Tierra evita el calentamiento. Cuando la energía es liberada de la Tierra al espacio, el planeta se enfría. Muchos factores, tanto naturales como humanos, pueden causar cambios en el balance energético de la Tierra, entre ellos:

    • Cambios en el efecto invernadero, que afecta la cantidad de calor retenido por la atmósfera terrestre;
    • Variaciones en la energía del sol que llega a la Tierra;
    • Cambios en la reflectividad de la atmósfera y superficie de la Tierra.

    Los científicos han armado una imagen del clima de la Tierra, que data de cientos de miles de años, al analizar una serie de medidas indirectas del clima como núcleos de hielo, anillos de árboles, tamaño de glaciares, recuentos de polen y sedimentos oceánicos. Los científicos también han estudiado los cambios en la órbita de la Tierra alrededor del sol y la actividad del mismo sol.

    El registro histórico muestra que el clima varía naturalmente en una amplia gama de escalas de tiempo. En general, los cambios climáticos previos a la Revolución Industrial en la década de 1700 pueden explicarse por causas naturales, como cambios en la energía solar, erupciones volcánicas y cambios naturales en las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI). Los cambios recientes en el clima, sin embargo, no pueden explicarse solo por causas naturales. Las investigaciones indican que es muy poco probable que las causas naturales expliquen la mayor parte del calentamiento observado, especialmente el calentamiento desde mediados del siglo XX. Más bien, es muy probable que las actividades humanas, especialmente nuestra combustión de combustibles fósiles, expliquen la mayor parte de ese calentamiento. El consenso científico es claro: a través de alteraciones del ciclo del carbono, los humanos están cambiando el clima global al aumentar los efectos de algo conocido como efecto invernadero.

    El efecto invernadero hace que la atmósfera retenga el calor

    Los jardineros que viven en ambientes moderados o fríos utilizan invernaderos porque atrapan el calor y crean un ambiente más cálido que las temperaturas exteriores. Esto es ideal para plantas a las que les gusta el calor, o son sensibles a las temperaturas frías, como las plantas de tomate y pimiento. Los invernaderos contienen vidrio o plástico que permiten que pase la luz visible del sol. Esta luz, que es una forma de energía, es absorbida por las plantas, el suelo y las superficies y las calienta. Parte de esa energía térmica se irradia entonces hacia afuera en forma de radiación infrarroja, una forma diferente de energía. A diferencia de la luz visible, el vidrio del invernadero bloquea la radiación infrarroja, atrapando así la energía térmica, provocando que la temperatura dentro del invernadero aumente.

    El mismo fenómeno ocurre dentro de un automóvil en un día soleado. ¿Alguna vez has notado cuánto más calor puede calentarse un automóvil en comparación con la temperatura exterior? La energía luminosa del sol pasa a través de las ventanas y es absorbida por las superficies del automóvil como los asientos y el tablero de instrumentos. Esas superficies cálidas luego irradian radiación infrarroja, que no puede pasar a través del vidrio. Esta energía infrarroja atrapada hace que las temperaturas del aire en el automóvil aumenten. Este proceso se conoce comúnmente como el efecto invernadero.

    El efecto invernadero también ocurre con toda la Tierra. Por supuesto, nuestro planeta no está rodeado de ventanas de vidrio. En cambio, la Tierra está envuelta con una atmósfera que contiene gases de efecto invernadero (GEI). Al igual que el vidrio en un invernadero, los GEI permiten que pase la energía de luz visible entrante del sol, pero bloquean la radiación infrarroja que se irradia desde la Tierra hacia el espacio (Figura\(\PageIndex{1}\)). De esta manera, ayudan a atrapar la energía térmica que posteriormente eleva la temperatura del aire. Ser un gas de efecto invernadero es una propiedad física de ciertos tipos de gases; por su estructura molecular absorben longitudes de onda de radiación infrarroja, pero son transparentes a la luz visible. Algunos gases de efecto invernadero notables son vapor de agua (H 2 O), dióxido de carbono (CO 2) y metano (CH 4). Los GEI actúan como una manta, haciendo que la Tierra sea significativamente más cálida de lo que sería de otra manera. Los científicos estiman que la temperatura promedio en la Tierra sería de -18º C sin GEI de origen natural.

    ¿Qué es el calentamiento global?
    El calentamiento global se refiere al reciente y continuo aumento de la temperatura promedio global cerca de la superficie de la Tierra. Es causada principalmente por el aumento de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera. El calentamiento global está provocando que los patrones climáticos cambien. Sin embargo, el calentamiento global en sí mismo representa solo un aspecto del cambio climático.
    ¿Qué es el Cambio Climático?
    El cambio climático se refiere a cualquier cambio significativo en las medidas del clima que dure por un período prolongado de tiempo. En otras palabras, el cambio climático incluye cambios importantes en la temperatura, la precipitación o los patrones de viento, entre otros efectos, que ocurren a lo largo de varias décadas o más.
    Figura\(\PageIndex{1}\). Efecto Invernadero Mejorado

    Los principales gases de invernadero

    Los GEI más importantes que emiten directamente los humanos incluyen el CO 2 y el metano. El dióxido de carbono (CO 2) es el principal gas de efecto invernadero que está contribuyendo al reciente cambio climático global. El CO 2 es un componente natural del ciclo del carbono, involucrado en actividades como la fotosíntesis, la respiración, las erupciones volcánicas y el intercambio océano-atmósfera. Las actividades humanas, principalmente la quema de combustibles fósiles y los cambios en el uso del suelo, liberan cantidades muy grandes de CO 2 a la atmósfera, lo que hace que aumente su concentración en la atmósfera.

    Las concentraciones atmosféricas de CO 2 han aumentado 45% desde tiempos preindustriales, pasando de aproximadamente 280 partes por millón (ppm) en el siglo XVIII a 408 ppm en 2018. El nivel actual de CO 2 es superior a lo que ha sido en al menos 800,000 años, con base en evidencias de núcleos de hielo que preservan gases atmosféricos antiguos. Actualmente, las actividades humanas liberan más de 30 mil millones de toneladas de CO 2 a la atmósfera cada año. Si bien algunas erupciones volcánicas liberaron grandes cantidades de CO 2 en el pasado distante, el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) informa que las actividades humanas ahora emiten más de 135 veces más de CO 2 que los volcanes cada año. Esta acumulación de CO 2 causada por el hombre en la atmósfera es como una tina que se llena de agua, donde fluye más agua del grifo de la que el desagüe puede llevar.

    Climate-change.png
    Figura\(\PageIndex{2}\). Esta gráfica, basada en la comparación de muestras atmosféricas contenidas en núcleos de hielo y mediciones directas más recientes, proporciona evidencia de que el CO 2 atmosférico ha aumentado desde la Revolución Industrial. (Crédito: Datos del núcleo de hielo de Vostok-J.R. Petit et al.; registro NOAA Mauna Loa CO2.)

    El metano (CH 4) se produce a través de actividades tanto naturales como humanas. Por ejemplo, los humedales, las actividades agrícolas y la extracción y transporte de combustibles fósiles emiten CH 4. El metano es más abundante en la atmósfera terrestre ahora que en cualquier otro momento en al menos los últimos 650 mil años. Debido a las actividades humanas, las concentraciones de CH 4 aumentaron bruscamente durante la mayor parte del siglo XX y ahora son más de dos veces y media niveles preindustriales. En las últimas décadas, la tasa de incremento se ha ralentizado considerablemente.

    Otros Gases de Invernadero

    El vapor de agua es el gas de efecto invernadero más abundante y también el más importante en cuanto a su contribución al efecto invernadero natural, a pesar de tener una vida útil atmosférica corta. Algunas actividades humanas pueden influir en los niveles locales de vapor de agua. Sin embargo, a escala global, la concentración de vapor de agua está controlada por la temperatura, lo que influye en las tasas generales de evaporación y precipitación. Por lo tanto, la concentración global de vapor de agua no se ve afectada sustancialmente por las emisiones humanas directas.

    El ozono a nivel del suelo (O 3), que también tiene una vida útil atmosférica corta, es un potente gas de efecto invernadero. Las reacciones químicas crean ozono a partir de emisiones de óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles de automóviles, centrales eléctricas y otras fuentes industriales y comerciales en presencia de luz solar (como se discute en la sección 10.1). Además de capturar el calor, el ozono es un contaminante que puede causar problemas de salud respiratoria y dañar cultivos y ecosistemas.

    Cambios en la Energía del Sol Afectan Cuánta Energía Llega a la Tierra

    El clima puede estar influenciado por cambios naturales que afectan la cantidad de energía solar que llega a la Tierra. Estos cambios incluyen cambios dentro del sol y cambios en la órbita de la Tierra. Los cambios que ocurren en el propio sol pueden afectar la intensidad de la luz solar que llega a la superficie de la Tierra. La intensidad de la luz solar puede causar calentamiento (durante períodos de mayor intensidad solar) o enfriamiento (durante períodos de menor intensidad solar). El sol sigue un ciclo natural de 11 años de pequeños altibajos en intensidad, pero el efecto sobre el clima de la Tierra es pequeño. Los cambios en la forma de la órbita de la Tierra así como la inclinación y posición del eje de la Tierra también pueden afectar la cantidad de luz solar que llega a la superficie de la Tierra.

    Los cambios en la intensidad del sol han influido en el clima de la Tierra en el pasado. Por ejemplo, la llamada “Pequeña Edad de Hielo” entre los siglos XVII y XIX puede haber sido causada parcialmente por una fase de baja actividad solar de 1645 a 1715, que coincidió con temperaturas más frías. La Pequeña Edad de Hielo se refiere a un ligero enfriamiento de América del Norte, Europa y probablemente otras áreas alrededor del mundo. Los cambios en la órbita terrestre han tenido un gran impacto en el clima a lo largo de decenas de miles de años. Estos cambios parecen ser la causa primaria de ciclos pasados de edades de hielo, en los que la Tierra ha experimentado largos períodos de temperaturas frías (edades de hielo), así como períodos interglaciales más cortos (períodos entre las edades de hielo) de temperaturas relativamente más cálidas.

    Los cambios en la energía solar continúan afectando al clima. Sin embargo, la actividad solar ha sido relativamente constante, aparte del ciclo de 11 años, desde mediados del siglo XX y por lo tanto no explica el reciente calentamiento de la Tierra. De manera similar, los cambios en la forma de la órbita de la Tierra así como la inclinación y posición del eje de la Tierra afectan la temperatura en escalas de tiempo relativamente largas (decenas de miles de años), y por lo tanto no pueden explicar el reciente calentamiento.

    Los cambios en la reflectividad afectan la cantidad de energía que ingresa al sistema terrestre

    Cuando la energía de la luz solar llega a la Tierra puede ser reflejada o absorbida. La cantidad que se refleja o absorbe depende de la superficie y la atmósfera de la Tierra. Los objetos y superficies de colores claros, como la nieve y las nubes, tienden a reflejar la mayor parte del sol, mientras que los objetos y superficies más oscuros, como el océano y los bosques, tienden a absorber más luz solar. El término albedo se refiere a la cantidad de radiación solar reflejada desde un objeto o superficie, a menudo expresada como porcentaje. La Tierra en su conjunto tiene un albedo de alrededor del 30%, lo que significa que se absorbe el 70% de la luz solar que llega al planeta. La luz solar que se absorbe calienta la tierra, el agua y la atmósfera de la Tierra.

    Albedo también se ve afectado por los aerosoles. Los aerosoles son pequeñas partículas o gotitas líquidas en la atmósfera que pueden absorber o reflejar la luz solar. A diferencia de los gases de efecto invernadero (GEI), los efectos climáticos de los aerosoles varían según de qué están hechos y dónde se emiten. Esos aerosoles que reflejan la luz solar, como las partículas de erupciones volcánicas o las emisiones de azufre de la quema de carbón, tienen un efecto refrescante. Aquellos que absorben la luz solar, como el carbón negro (una parte del hollín), tienen un efecto de calentamiento.

    Los cambios naturales en el albedo, como el derretimiento del hielo marino o el aumento de la cobertura de nubes, han contribuido al cambio climático en el pasado, a menudo actuando como retroalimentación a otros procesos. Los volcanes han jugado un papel notable en el clima. Las partículas volcánicas que llegan a la atmósfera superior pueden reflejar suficiente luz solar de regreso al espacio para enfriar la superficie del planeta unas décimas de grado durante varios años. Las partículas volcánicas de una sola erupción no producen cambios a largo plazo porque permanecen en la atmósfera por un tiempo mucho más corto que los GEI.

    Los cambios humanos en el uso del suelo y la cobertura del suelo han cambiado el albedo de la Tierra. Procesos como la deforestación, reforestación, desertificación y urbanización a menudo contribuyen a los cambios climáticos en los lugares en los que ocurren. Estos efectos pueden ser significativos a nivel regional, pero son más pequeños cuando se promedian en todo el globo.

    Consenso científico: el cambio climático global es real

    El Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) fue creado en 1988 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial. Se encarga de evaluar y sintetizar la evidencia científica en torno al cambio climático global. El IPCC utiliza esta información para evaluar los impactos actuales y los riesgos futuros, además de proporcionar evaluaciones a los formuladores de políticas. Estas evaluaciones se publican aproximadamente una vez cada seis años. El informe más reciente, el 5to Evaluación, fue dado a conocer en 2013. Cientos de científicos líderes de todo el mundo son elegidos para crear estos informes. A lo largo de la historia del IPCC, estos científicos han revisado miles de estudios revisados por pares y disponibles públicamente. El consenso científico es claro: el cambio climático global es real y es muy probable que los humanos sean la causa de este cambio.

    Adicionalmente, las principales agencias científicas de Estados Unidos, entre ellas la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), también coinciden en que el cambio climático está ocurriendo y que los humanos lo están impulsando. En 2010, el Consejo Nacional de Investigaciones de Estados Unidos concluyó que “el cambio climático está ocurriendo, es muy probable que sea causado por actividades humanas, y plantea riesgos significativos para una amplia gama de sistemas humanos y naturales”. Muchas organizaciones científicas independientes han publicado declaraciones similares, tanto en Estados Unidos como en el extranjero. Esto no significa necesariamente que cada científico vea cara a cara cada componente del problema del cambio climático, pero existe un amplio acuerdo en que el cambio climático está sucediendo y es causado principalmente por el exceso de gases de efecto invernadero de las actividades humanas. Los críticos del cambio climático, impulsados por la ideología en lugar de la evidencia, intentan sugerir al público que no hay consenso científico sobre el cambio climático global. Tal aseveración es manifiestamente falsa.

    Estado Actual del Cambio Climático Global y Cambios Futuros

    Figure_44_05_01.jpg
    Figura\(\PageIndex{3}\). El hielo en la estación rusa de Vostok en la Antártida Oriental se colocó a lo largo de 420,000 años y alcanzó una profundidad de más de 3,000 m. Al medir la cantidad de CO 2 atrapado en el hielo, los científicos han determinado concentraciones atmosféricas pasadas de CO 2. Las temperaturas relativas a la actualidad se determinaron a partir de la cantidad de deuterio (un isótopo de hidrógeno) presente.

    Las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera seguirán aumentando a menos que los miles de millones de toneladas de emisiones antropogénicas cada año disminuyan sustancialmente. Se espera que el aumento de las concentraciones:

    • Aumentar la temperatura promedio de la Tierra,
    • Influir en los patrones y cantidades de precipitación,
    • Reducir la capa de hielo y nieve, así como el permafrost,
    • Elevar el nivel del mar,
    • Aumentar la acidez de los océanos.

    Estos cambios afectarán nuestro suministro de alimentos, recursos hídricos, infraestructura, ecosistemas e incluso nuestra propia salud. La magnitud y la tasa del cambio climático futuro dependerán principalmente de los siguientes factores:

    • La tasa a la que continúan aumentando los niveles de las concentraciones de gases de efecto invernadero en nuestra atmósfera,
    • Cuán fuertemente las características del clima (por ejemplo, temperatura, precipitación y nivel del mar) responden al aumento previsto de las concentraciones de gases de efecto invernadero,
    • Influencias naturales en el clima (por ejemplo, de la actividad volcánica y cambios en la intensidad del sol) y procesos naturales dentro del sistema climático (por ejemplo, cambios en los patrones de circulación oceánica).

    Las emisiones de GEI pasadas y actuales afectarán al clima en el futuro

    Muchos gases de efecto invernadero permanecen en la atmósfera durante largos periodos de tiempo. Como resultado, incluso si las emisiones dejaran de aumentar, las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero seguirían siendo elevadas durante cientos de años. Además, si estabilizamos las concentraciones y la composición de la atmósfera actual se mantenía estable (lo que requeriría una drástica reducción de las emisiones actuales de gases de efecto invernadero), las temperaturas superficiales del aire continuarían calentándose. Esto se debe a que los océanos, que almacenan calor, tardan muchas décadas en responder plenamente a mayores concentraciones de gases de efecto invernadero. La respuesta del océano a mayores concentraciones de gases de efecto invernadero y temperaturas más altas continuará impactando el clima durante las próximas décadas a cientos de años.

    Cambios futuros de temperatura

    Los modelos climáticos proyectan los siguientes cambios clave relacionados con la temperatura:

    Proyecciones globales clave

    • Se espera que las temperaturas globales promedio aumenten en 2°F a 11.5°F para 2100, dependiendo del nivel de futuras emisiones de gases de efecto invernadero y los resultados de varios modelos climáticos.
    • Para 2100, se espera que la temperatura promedio mundial se caliente al menos el doble de lo que lo ha hecho durante los últimos 100 años.
    • Se espera que las temperaturas del aire a nivel del suelo continúen calentándose más rápidamente sobre la tierra que los océanos.
    • Se proyecta que algunas partes del mundo vean aumentos de temperatura mayores que el promedio global.

    Futuros eventos de precipitación y tormenta

    Es probable que cambien los patrones de precipitaciones y tormentas, incluyendo tanto la lluvia como las nevadas. Sin embargo, algunos de estos cambios son menos ciertos que los cambios asociados con la temperatura. Las proyecciones muestran que los cambios futuros de precipitaciones y tormentas variarán según la estación y la región. Algunas regiones pueden tener menos precipitaciones, algunas pueden tener más precipitaciones y algunas pueden tener poco o ningún cambio. La cantidad de lluvia que cae en eventos de fuertes precipitaciones es probable que aumente en la mayoría de las regiones, mientras que se proyecta que las huellas de tormentas se desplacen hacia los polos. Los modelos climáticos proyectan los siguientes cambios de precipitación y tormenta:

    • Se espera que la precipitación anual promedio mundial hasta finales de siglo aumente, aunque los cambios en la cantidad e intensidad de las precipitaciones variarán según la región.
    • Es probable que la intensidad de los eventos de precipitación aumente en promedio. Esto será particularmente pronunciado en las regiones tropicales y de latitudes altas, que también se espera que experimenten aumentos generales en las precipitaciones.
    • Es probable que aumente la fuerza de los vientos asociados a las tormentas tropicales. También es probable que aumente la cantidad de precipitaciones que caen en las tormentas tropicales.
    • Se proyecta que la precipitación promedio anual aumente en algunas áreas y disminuya en otras.

    Future Ice, Snowpack y Permafrost

    El hielo marino ártico ya está disminuyendo drásticamente. El área de capa de nieve en el hemisferio norte ha disminuido desde 1970. La temperatura del permafrost ha aumentado a lo largo del siglo pasado, haciéndola más susceptible a la descongelación. A lo largo del próximo siglo, se espera que el hielo marino continúe disminuyendo, los glaciares seguirán reduciéndose, la capa de nieve seguirá disminuyendo y el permafrost continuará descongelándose.

    Por cada 2°F de calentamiento, los modelos proyectan una disminución de aproximadamente 15% en la extensión del hielo marino promedio anual y una disminución de 25% en el hielo marino ártico de septiembre. Se espera que las secciones costeras de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida continúen derritiéndose o deslizándose hacia el océano. Si la tasa de este derretimiento del hielo aumenta en el siglo XXI, las capas de hielo podrían sumar significativamente al aumento global del nivel del mar. Se espera que los glaciares continúen disminuyendo de tamaño. Se espera que la tasa de derretimiento continúe aumentando, lo que contribuirá al aumento del nivel del mar.

    Cambio futuro del nivel del mar

    El calentamiento de las temperaturas contribuye al aumento del nivel del mar al expandir el agua del océano, derretir los glaciares de montaña y los casquetes polares, y hacer que partes de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida se derrita o desaparezcan Desde 1870, el nivel global del mar ha aumentado aproximadamente 8 pulgadas. Las estimaciones del aumento futuro del nivel del mar varían para diferentes regiones, pero se espera que el nivel global del mar para el próximo siglo aumente a un ritmo mayor que en los últimos 50 años. La contribución de la expansión térmica, los casquetes polares y los pequeños glaciares al aumento del nivel del mar está relativamente bien estudiada, pero los impactos del cambio climático en las capas de hielo son menos entendidos y representan un área activa de investigación. Por lo tanto, es más difícil predecir cuántos cambios en las capas de hielo contribuirán al aumento del nivel del mar. Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida podrían contribuir con un aumento adicional de 1 pie del nivel del mar, dependiendo de cómo respondan las capas de hielo.

    Los factores regionales y locales influirán en el aumento relativo futuro del nivel del mar para costas específicas de todo el mundo. Por ejemplo, el aumento relativo del nivel del mar depende de los cambios de elevación de la tierra que ocurren como resultado del hundimiento (hundimiento) o elevación (levantamiento), además de cosas como corrientes locales, vientos, salinidad, temperaturas del agua y proximidad a capas de hielo adelgazantes. Suponiendo que estas fuerzas geológicas históricas continúen, un aumento de 2 pies en el nivel global del mar para 2100 resultaría en el siguiente aumento relativo del nivel del mar:

    • 2.3 pies en la ciudad de Nueva York
    • 2.9 pies en Hampton Roads, Virginia
    • 3.5 pies en Galveston, Texas
    • 1 pie en Neah Bay en el estado de Washington

    Acidificación futura del océano

    La acidificación del océano es el proceso de disminución del pH de las aguas oceánicas. Los océanos se vuelven más ácidos cuando las emisiones de dióxido de carbono (CO 2) en la atmósfera se disuelven en el océano. Este cambio se mide en la escala de pH, siendo los valores más bajos más ácidos. El nivel de pH de los océanos ha disminuido aproximadamente 0.1 unidades de pH desde tiempos preindustriales, lo que equivale a un incremento de 25% en la acidez. Se proyecta que el nivel de pH de los océanos disminuya aún más a finales de siglo, ya que se espera que las concentraciones de CO 2 aumenten en el futuro previsible. La acidificación del océano afecta negativamente a muchas especies marinas, incluyendo plancton, moluscos, mariscos y corales. A medida que aumente la acidificación de los océanos, la disponibilidad de carbonato de calcio disminuirá. El carbonato de calcio es un bloque de construcción clave para las conchas y esqueletos de muchos organismos marinos. Si las concentraciones atmosféricas de CO 2 se duplican, se proyecta que las tasas de calcificación de los corales disminuyan en Si las concentraciones de CO 2 continúan aumentando a su ritmo actual, los corales podrían volverse raros en los arrecifes tropicales y subtropicales para 2050.

    Propagación de la enfermedad

    Este aumento de las temperaturas globales incrementará la gama de insectos portadores de enfermedades y los virus y parásitos patógenos que albergan. Así, las enfermedades se extenderán a nuevas regiones del globo. Esta propagación ya se ha documentado con el dengue, una enfermedad que afecta a cientos de millones al año, según la Organización Mundial de la Salud. Las temperaturas más frías suelen limitar la distribución de ciertas especies, como los mosquitos que transmiten la malaria, porque las temperaturas bajo cero destruyen sus huevos.

    No solo se expandirá el rango de algunos insectos causantes de enfermedades, el aumento de las temperaturas también acelerará sus ciclos de vida, lo que les permite reproducirse y multiplicarse más rápido, y tal vez evolucionar la resistencia a los pesticidas más rápido. Además de la fiebre del dengue, se espera que otras enfermedades se propaguen a nuevas partes del mundo a medida que el clima global se calienta. Estos incluyen malaria, fiebre amarilla, virus del Nilo Occidental, virus del zika y chikungunya.

    El cambio climático afecta a todos

    Nuestras vidas están conectadas con el clima. Las sociedades humanas se han adaptado al clima relativamente estable que hemos disfrutado desde la última edad de hielo que terminó hace varios miles de años. Un clima cálido traerá cambios que pueden afectar nuestros suministros de agua, agricultura, sistemas de energía y transporte, el medio ambiente natural e incluso nuestra propia salud y seguridad.

    El dióxido de carbono puede permanecer en la atmósfera durante casi un siglo, en promedio, por lo que la Tierra seguirá calentándose en las próximas décadas. Cuanto más caliente se pone, mayor es el riesgo de cambios más severos en el clima y el sistema de la Tierra. Aunque es difícil predecir los impactos exactos del cambio climático, lo que está claro es que el clima al que estamos acostumbrados ya no es una guía confiable de qué esperar en el futuro.

    Podemos reducir los riesgos que enfrentaremos por el cambio climático. Al tomar decisiones que reduzcan la contaminación por gases de efecto invernadero y preparándonos para los cambios que ya están en marcha, podemos reducir los riesgos del cambio climático. Nuestras decisiones de hoy darán forma al mundo en el que vivirán nuestros hijos y nietos.

    Puedes tomar acción

    Puedes tomar medidas en casa, en la carretera y en tu oficina para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los riesgos asociados con el cambio climático. Muchos de estos pasos pueden ahorrarle dinero. Algunos, como caminar o andar en bicicleta al trabajo, ¡incluso pueden mejorar tu salud! También puedes involucrarte a nivel local o estatal para apoyar la eficiencia energética, programas de energía limpia u otros programas climáticos.

    Lectura suplementaria sugerida:

    Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. 2013. 5ta Evaluación: Resumen para Formuladores de Políticas. < http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-re... _SPM_FINAL.pdf >

    NASA. 2018. Cambio Climático Global: Signos Vitales del Planeta. Sitio web. < https://climate.nasa.gov/ >

    Este sitio web de la NASA ofrece una gran variedad multimedia de contenido atractivo. Aprende sobre el cambio climático usando datos recopilados por satélites de la NASA y más.

    Colaboradores y Atribuciones


    This page titled 10.4: Cambio climático is shared under a CC BY 4.0 license and was authored, remixed, and/or curated by Matthew R. Fisher (OpenOregon) via source content that was edited to the style and standards of the LibreTexts platform; a detailed edit history is available upon request.