Saltar al contenido principal
LibreTexts Español

7.2: Crear y mantener relaciones positivas con las familias

  • Page ID
    50050
  • Los intercambios honestos, solidarios, comprensivos y respetuosos con los miembros de la familia llevan a compartir información importante con los maestros que ayudan a informar cómo cuidar y apoyar el aprendizaje y el desarrollo de cada niño. Tomarse el tiempo para averiguar de los miembros de la familia acerca de las características y necesidades únicas de su hijo juega un papel importante en proporcionar a los maestros la información necesaria para establecer entornos de aprendizaje adecuados para los niños a nivel individual. Establecer relaciones positivas con las familias ayuda a unir las experiencias de los niños entre el programa y el hogar, y fomenta el sentido de pertenencia de los niños en el entorno de la educación temprana.

    Two caregivers smiling and talking to an infant. One of them is holding the infant on her knee.
    Figura 7.1: Cuando hay una relación de confianza que valora a la familia, es más fácil para los padres confiar en el cuidado de sus hijos a los educadores de la primera infancia.[1]

    Los maestros ven a las familias como los primeros maestros de los niños y buscan evaluar las necesidades, intereses y habilidades de un niño. Muchas familias y comunidades tienen diferentes puntos de vista y expectativas en niños de tres a cinco años. El educador eficaz en la primera infancia reconoce, entiende y respeta los valores de las familias y comunidades de los niños e intenta hacer que el medio ambiente sea lo más congruente posible con esos valores. En los programas de primera infancia de alta calidad, el maestro habla con frecuencia con los miembros de la familia y, cuando es apropiado, fortalece los vínculos entre el hogar y el programa. La comunicación frecuente entre el personal del programa y los miembros de la familia es importante, especialmente en el caso de niños con discapacidades u otras necesidades especiales. A través de la colaboración con las familias, los maestros de preescolar pueden obtener información sobre las maneras en que pueden ser importantes contribuyentes al aprendizaje y desarrollo del niño. Para apoyar el aprendizaje de los niños en todos los contextos del hogar y la escuela, el programa fomenta la participación de la familia en las actividades del programa de atención temprana y educación.[2]

    Participación activa de la familia[3]

    “La Participación activa de la familia en las escuelas se relaciona con los resultados importantes para los niños de todas las familias, incluidas aquellas con niños que aprenden un doble idioma… Numerosos resultados positivos del desarrollo infantil se asociaron con la participación de la familia, incluyendo habilidades de alfabetización temprana, habilidades cognitivas y de desarrollo del lenguaje… habilidades socioemocionales… y el logro académico.”

    Fuente: State Advisory Council on Early Learning and Care 2013, Paper 4, Family Engagement, 121.

    Los programas y maestros edifican relaciones con las familias

    Los programas transmiten un mensaje importante a las familias cuando buscan sus puntos de vista y colaboran con ellas en el cuidado de sus hijos. Este mensaje ayuda a los miembros de la familia a entender que sus preferencias y sus preocupaciones sobre el aprendizaje y el desarrollo de sus hijos son importantes para los maestros y los líderes del programa. Cuando un maestro tiene relaciones abiertas, honestas y comprensivas con los miembros de la familia, los vínculos resultantes entre el hogar y el entorno de atención temprana y educación a menudo ayudan a su hijo a sentirse seguro y cómodo.

    Programas

    • Apoyar la participación de todos los miembros de la familia, respondiendo a sus diferencias culturales, lingüísticas y económicas, así como a cualquier discapacidad o necesidad especial de los niños o de un miembro de la familia.
    • Hacer participar a los miembros de la familia en la toma de decisiones sobre el programa y sus políticas.
    • Conocer y aprender a reconocer que los padres adolescentes siguen siendo adolescentes en desarrollo, a pesar de desempeñar un papel de adultos como padres.
    • Proporcionar una manera para que las familias den retroalimentación al programa, como evaluaciones regulares u oportunidades de análisis informal.
    • Programar reuniones regulares, horarios sociales y otros eventos especiales para las familias, para que puedan aprender más sobre el programa, conocerse entre ellos y también a los miembros del personal, y construir un sentido de comunidad.

    Comunicación

    • Buscar y considerar las opiniones de las familias al identificar y contratar nuevos miembros del personal.
    • Crear un área donde se publique información para las familias (avisos diarios, servicios externos, información sobre desarrollo infantil, eventos comunitarios y oportunidades de empleo y educación).
    • Fomentar la comunicación entre los maestros y los miembros de la familia al principio y al final de cada día.

    Maestros

    • Compartir los registros de un niño con su familia, incluyendo información de evaluación sobre el aprendizaje, las experiencias y el progreso del desarrollo del niño.
    • Conocer las diferentes familias del programa.

    Comunicación

    • Participar en un intercambio bidireccional de ideas, preferencias y filosofías de crianza de niños durante las primeras reuniones con los miembros de la familia, estableciendo un modelo para la comunicación futura.
    • Escuchar, reflexionar y responder cuando los miembros de la familia comunican sus preocupaciones e ideas sobre su hijo.
    • Iniciar conversaciones con las familias para comprender y resolver los problemas cuando surjan.
    • Participar en la comunicación con los miembros de la familia al principio y al final de cada día sobre el cuidado, las actividades, los intereses y los estados de ánimo del niño.
    • Dígales a los miembros de la familia que siempre son bienvenidos a visitar o llamar para la supervisión de sus hijos.

    Práctica reflectiva

    Explore in discussions with family members both families’ and teachers’ assumptions about young children and how they learn.[4]

    Pasar de la participación de los padres a la participación de la familia

    Participación activa de la familia y la participación de los padres

    La participación de los padres se refiere a la participación de ellos en los sistemas y actividades del programa de educación de la primera infancia de maneras que los apoyan como educadores primarios, cuidadores y defensores de los niños a nivel individual y para todos los niños inscritos en el programa. La participación de los padres se refiere a las oportunidades de participación en una variedad de actividades del programa que apoyan el desarrollo de niños y adultos, incluyendo la toma de decisiones de políticas y programas.

    El compromiso familiar se refiere a las relaciones continuas y dirigidas a objetivos entre el personal y las familias que son mutuas, culturalmente receptivas y que apoyan lo que es mejor para los niños y las familias tanto individual como colectivamente. El personal y las familias comparten la responsabilidad del aprendizaje y desarrollo de los niños, el progreso hacia los resultados para los niños y las familias, y por la participación de los padres en el programa. La participación de los padres es parte de esta construcción más grande de compromiso familiar.

    Tabla 7.1 - Ejemplos que ilustran el cambio[5]

    Participación de los Padres

    Participación Activa de la Familia Family Engagement

    La participación de los padres es principalmente responsabilidad del personal de servicios familiares (o especialistas en participación de los padres, visitas domiciliarias o especialistas en transición). El compromiso familiar está integrado en el trabajo de todos los miembros del personal, los sistemas de gestión y las prioridades de liderazgo.
    La participación de los padres puede girar en torno a los resultados, por ejemplo, el número de padres que se presentan en una reunión.

    El compromiso familiar se centra en la evidencia de relaciones positivas dirigidas a objetivos, por ejemplo, que dan lugar a progresos familiares en una (o más) de las siete áreas de resultados.

    La participación de los padres trabaja con un pequeño porcentaje de familias involucradas en oportunidades de liderazgo (consejo de políticas, reuniones de padres, eventos especiales). A través de relaciones continuas, los miembros de la familia se involucran en una variedad de formas dirigidas a objetivos relacionados con los Resultados de Participación de los Padres y la Familia.
    Los programas que involucran a los padres recopilan datos de niños y familias, por ejemplo, información sobre la participación de los padres. Los programas que involucran a las familias utilizan datos de niños y familias para mejorar los servicios. Estos programas ayudan a las familias a entender y usar los datos de los niños para apoyar el progreso y el desarrollo de sus hijos.

    Participando y colaborando con las familias

    Programas

    • Desarrollar e implementar políticas del programa que brinden a las familias y a los miembros del personal la oportunidad de observar y analizar el desarrollo y el comportamiento de los niños.
    • Apoyar a las familias proporcionando herramientas y recursos que les ayuden a contribuir al aprendizaje de sus hijos.
    • Invitar a las familias a participar formal e informalmente en el desarrollo, la manera de administrar y la evaluación de los servicios y políticas del programa, según corresponda.

    Maestros

    • Reconocer que trabajar con las familias promueve el desarrollo de los niños.
    • Construir relaciones con las familias para asegurar una colaboración bidireccional significativa, apoyando el aprendizaje y el desarrollo de los niños y ayudando a las familias a entender el desarrollo infantil.
    • Saludar atentamente a los miembros de la familia cuando lleguen y se aparten del entorno del programa, y utilizar esas oportunidades para intercambiar información sobre el hijo de la familia.
    • Contribuir con ideas y recursos para promover el aprendizaje y el desarrollo de cada niño en el hogar y la comunidad.
    • Asistir formal e informalmente a las familias y colegas para compartir observaciones, describir los logros de los niños, planificar a los niños individualmente y en grupo, y abordar las preocupaciones sobre los niños.
    • Apoyar a las familias como tomadores de decisiones y educadores de sus hijos.
    • Solicitar y escuchar activamente las metas, aspiraciones e inquietudes de las familias sobre el desarrollo de sus hijos.
    A toddler showing two caregivers a toy.
    Figura 7.2: Los niños prosperan cuando sus familias participan y están incluidas en su programa de educación de la primera infancia.[6]

    Idioma de origen

    Programas

    • Crear estrategias para involucrar a los miembros de la familia de diversos orígenes lingüísticos y culturales e invite a los miembros de la familia a compartir metas y estrategias para apoyar los idiomas de origen de los niños en el grupo o aula. Esto puede requerir el uso de intérpretes y traductores (véase la tabla 6.2, "Entrevista de ejemplo de idiomas familiares e intereses", en el capítulo 6 como una manera de recopilar información importante de las familias).

    Maestros

    • Aprender algunas palabras en el idioma de la casa de cada niño, tales como saludos, nombres de los miembros de la familia, palabras de consuelo, y objetos o lugares importantes. Los padres y otros miembros de la familia pueden ser buenos recursos para aprender su idioma.
    • Buscar y utilizar recursos para facilitar la comunicación con los miembros de la familia en su idioma de origen, asegurando que todas las familias estén incluidas.

    Cuidado culturalmente sensible — Una manera de construir relaciones con las familias[7]

    “Reconocer, preguntar y adaptar” al poner en práctica los siguientes pasos para el cuidado culturalmente receptivo, obtendrá la información que necesita para apoyar adecuadamente el crecimiento de todos los niños a su cargo.

    Paso 1: Reconocer. El primer paso es un paso de reconocimiento en el que se utiliza su creciente conciencia de la existencia de diferentes ideas culturales sobre el desarrollo infantil. La voluntad de ser abierto contigo mismo es esencial para el éxito de este paso.

    Paso 2: Preguntar. El segundo paso es un paso de recopilación de información. El objetivo es obtener la información que necesita sobre las creencias y valores culturales de los padres para que puedan resolver el problema juntos durante el tercer paso. No acelerar el segundo paso.

    Paso 3: Adaptar. En este último paso de resolución de problemas, usted utiliza la información recopilada en el paso dos para resolver los conflictos provocados por las diferencias culturales y encontrar la manera más efectiva de apoyar el crecimiento de cada niño.”

    Los Programas y Maestros Valoran el Papel Principal de las Familias en la Promoción del Desarrollo Infantil

    La familia es el núcleo en la vida de los niños, ya que es a través de sus experiencias con sus familias que los niños aprenden sobre sí mismos y el mundo que los rodea (adaptado de CDE 2006, 56). El miembro de la familia es utilizado para definir a las personas que son las principales responsables de un niño, incluidos los miembros de una familia por extensión, los padres adolescentes o las familias adoptivas (texto adaptado del CDE 2006, 56). Los programas apoyan el crecimiento y desarrollo saludable del niño en el contexto de la familia mediante la creación de continuidad entre el hogar y el entorno de atención temprana y educación. Los programas son responsables de aprender acerca de la vida en el hogar de los niños a través de la comunicación con los miembros de la familia y, cuando sea posible, las visitas domiciliarias. Como parte de este proceso, los programas aprenderán a trabajar con diversas estructuras familiares, incluyendo las dirigidas por abuelos, familias adoptivas, padres del mismo sexo y padres adolescentes. Un aspecto esencial de los programas de alta calidad es encontrar maneras de apoyar la creciente relación entre el niño y la familia, y adaptarse a las fortalezas y necesidades de cada relación hijo-familia (CDE 2006, 57). Al conocer a las familias y comprender la importancia de las relaciones de los niños con los cuidadores en el hogar, los programas y los maestros pueden apoyar el papel principal de la familia en el aprendizaje y desarrollo de los niños.

    Conocimiento de las familias

    Programas

    • Desarrollar o adaptar las políticas del programa, basadas en el conocimiento de las familias y en sus aportaciones y comentarios, para apoyar la participación de la familia en el programa.

    Maestros

    • Recopilar información de los miembros de la familia y participe en una comunicación directa y eficaz para ver cómo se compone la familia, los valores y las tradiciones para apoyar el papel principal de las familias en la atención y la educación de sus hijos y para involucrar a las familias en los primeros años de educación.
    • Conocer los valores, creencias y prácticas de cada familia observando e involucrando a los miembros de la familia en la conversación o comunicándose con otros miembros del personal según corresponda.
    • Averiguar las preferencias de idioma y los objetivos de idioma de cada familia para el niño.
    • Consultar y utilizar la información familiar pertinente cuando responda a las necesidades de los niños y las familias.

    Historial y Relaciones Padre-Niño

    Programas

    • Desarrollar políticas del programa que apoyen las relaciones de los niños con sus cuidadores adultos en el hogar.
    • Proporcionar el desarrollo profesional al personal sobre cómo facilitar las relaciones entre padres e hijos e identificar áreas de preocupación.
    • Proporcionar recursos o consultas según corresponda para abordar las preocupaciones sobre las relaciones de los niños con los cuidadores adultos en el hogar.

    Maestros

    • Comprender que todos los niños se desarrollan en el contexto de las relaciones y que la calidad de las interacciones de los niños con los cuidadores adultos en el hogar tiene un impacto en los resultados de los niños.
    • Obedecer las políticas o prácticas del programa diseñadas para apoyar las relaciones entre los niños y los miembros adultos de la familia.
    • Utilizar una variedad de técnicas para facilitar y reforzar la interacción positiva entre los niños y los miembros adultos de la familia y apoyar la capacidad de cada miembro adulto de la familia para ser sensibles y hacer sensible al niño.
    • Comprender que la cultura influye en los enfoques para nutrir a los niños pequeños.
    • Identificar las preocupaciones relacionadas con las relaciones de los niños con los miembros adultos de la familia y hacer un seguimiento según corresponda.

    Los programas crean un ambiente en el que los miembros de la familia se sienten preparados y cómodos como protectores de sus hijos.

    Tanto si los programas como los maestros tienen una comunicación abierta y respetuosa con los miembros de la familia y se esfuerzan por tener relaciones positivas y de colaboración, los miembros de la familia se sentirán incluidos y preparados. Por otro lado, la experiencia de los familiares ayudará a sus hijos en la etapa preescolar. De esta manera, ellos se convertirán en protectores de sus hijos, tanto dentro del programa como en otros que proveen este servicio. Por poner un ejemplo, es muy probable que los familiares busquen o soliciten otro programa o referencia de educación especializada para sus hijos, en el momento oportuno.

    Los programas pueden ayudar a los niños que están aprendiendo en dos idiomas a reconocer el lado fuerte de sus culturas o idiomas. Así los padres podrán solicitar el tipo de servicio que creen que será más beneficioso para sus hijos. Se debe incentivar a las familias a que puedan compartir lo que vieron importante sobre el programa. También se les debe animar a que tomen la parte activa en fijar objetivos y el tipo de educación que recibirán sus hijos. Cuando los educadores incorporan al programa una variedad de culturas, idiomas y talentos familiares, es decir, los estudiantes en dos idiomas, tanto el ambiente de estudio como el programa ofrecen grandes beneficios. Por otro lado, si los miembros de la familia sienten que sus opiniones y sugerencias son valoradas, el programa también se enriquecerá de conocimiento y experiencias.

    Familias preparadas

    Programas

    • Crear un ambiente accesible, de tal manera que los miembros de la familia puedan visitar el aula o el centro educativo en cualquier momento.
    • Animar a las familias a que puedan ofrecer sus recomendaciones sobre el plan del programa de estudios, y a observar la forma en que se utilizan sus contribuciones en el entorno.
    • Invitar a las familias a que puedan compartir sus conocimientos con el maestro, las familias y los niños que están en el programa.
    • Asegurar de que todas las familias tengan la oportunidad de aportar en las políticas del programa o en la función de liderazgo (por ejemplo, como miembros de una junta directiva o asesoría).
    • Mediante la forma en que desarrolle sus declaraciones, infundir la idea de que el programa aprecia la diversidad cultural y lingüística, y compartir esta idea con el personal y las familias.
    • Invitar a las familias con estudiantes jóvenes que están aprendiendo en dos idiomas a que puedan participar como parte del grupo que contribuye en las decisiones que se toman en el programa (por ejemplo, juntas, comités y similares), y que puedan compartir de manera continua sus ideas sobre cómo apoyar y relacionarse con las familias.

    Maestros

    • Pedir ayuda a los miembros de la familia para resolver los problemas que sus hijos puedan tener, en un entorno de cuidado y educación temprana.
    • Invitar a las familias para que regularmente puedan participar en actividades.
    • Programar conferencias regularmente, no solo cuando haya un problema con los niños.
    A group of children and three caregivers sitting around a table making crafts.
    Figura 7.3: Los hijos prosperan cuando las familias son acogidas en el ambiente de educación temprana.[8]

    Los programas apoyan la respuesta de los maestros según requiera el objetivo de cada familia, para el desarrollo y la preparación escolar de sus hijos.

    Cuando los padres abordan temas que tienen que ver con la educación eficaz de sus hijos, son las mejores oportunidades que tienen de participar como padres, y ver cómo sus hijos menores pueden tener éxito en el programa (Hoover-Dempsey y Sandler 1997). Cuando se trabaja con los padres en metas definidas, ayuda a fortalecer la relación entre el hogar y la escuela. En particular, cuando los programas y los maestros trabajan juntos para integrar las experiencias escolares y familiares, desarrollan la preparación escolar y buscan estrategias para estar preparados. De esa manera las familias y sus hijos se benefician.

    Los investigadores descubrieron que los niños en edad preescolar alcanzan niveles más altos cuando las familias y los maestros comparten el mismo criterio sobre el desarrollo del niño. Por lo tanto, es importante que los programas soliciten a todas las familias que colaboren y participen en establecer objetivos comunes para sus hijos. Y que pregunten a las familias con estudiantes en dos idiomas, y a aquellas que tienen hijos con discapacidades u otras necesidades especiales, acerca de estrategias efectivas y el ambiente en que sus hijos aprenden mejor.

    Integrando experiencias escolares y familiares

    Programas

    • Teniendo en cuenta el nivel de desarrollo de cada niño, explicar la filosofía del programa sobre la preparación escolar, tanto para el personal del aula, como para las familias.
    • Incorporar a los miembros de la familia para que la transición de sus hijos del preescolar al kínder no sea difícil.
    • Asegurar de que las familias con jóvenes que estudian en dos idiomas se incluyan como socios en la educación de sus hijos. Se les debe preguntar sobre cómo han enseñado diferentes idiomas a sus hijos desde una edad temprana. También se les debe preguntar sobre los objetivos educativos y los progresos que han tenido sus hijos.
    • Asegurar de que las familias con niños pequeños con discapacidades u otras necesidades especiales se incluyan como socios en su educación. Se debe preguntar a estas familias sobre las necesidades únicas que han tenido sobre el aprendizaje, los objetivos de la enseñanza y los progresos que han hecho sus hijos.
    • Invitar a las familias a que puedan colaborar con el personal del programa a largo plazo, desarrollando y fijando metas para sus hijos. Incentivar a las familias a que puedan participar activamente en las tareas dentro del aula.

    Maestros

    • Hablar con los niños y miembros de la familia de manera que ellos se sientan animados a compartir sus experiencias familiares.
    • Compartir esta información si existen experiencias de niños que recibieron educación en la primera infancia en la familia.
    • Apoyar el idioma y la cultura de cada niño, ya sea en el hogar o en la escuela.
    • Guardar la información confidencial de la familia y del niño, según corresponda.
    • Preparar un ambiente de educación temprana que refleje las experiencias de los niños y de las familias.

    Implementación de práctica y preparación escolar

    Programas

    • Colaborar con las transiciones de kínder y programas de kínder. También ayudar a las escuelas y personal de apoyo para la preparación de los niños y las familias para las siguientes transiciones.
    • Proveer actividades de desarrollo profesional para el personal, en temas relacionados con la preparación escolar, incluyendo prácticas apropiadas para el desarrollo, comunicación con las familias y competencias socioemocionales.

    Maestros

    • Describe the program’s philosophy on school readiness and transitions.
    • Engage in discussions with families about children’s experiences in the group or classroom as the experiences relate to school readiness and transitions.
    • Respond to questions from families or refer them to appropriate staff for inquiries related to school readiness.
    • Articulate that school entry is one milestone in the context of a developmental and educational continuum.
    • Include all families as partners in the education of their children with attentiveness to families whose home language is not English.

    Estrategias para la preparación escolar y las transiciones

    Programas

    • Preparar experiencias que sirvan para la preparación y el desarrollo escolar del niño, en todos los ámbitos. De esa forma se anticipará a las siguientes transiciones, y nuevos programas o escuelas.

    Maestros

    • Averiguar las experiencias de cuidado y educación temprana que los niños han recibido en el grupo. Y planificar las próximas transiciones a nuevos programas o escuelas.
    • Ver los indicadores y promotores del desarrollo de la preparación escolar, según corresponda a las edades de los niños.

    Programas y comunicación efectiva que usan los maestros sobre estrategias que se reflejan en las familias atendidas

    Mantener en alto la diversidad fortalece las relaciones con las familias y los niños. También se mejora la calidad de atención y la enseñanza de los niños en edad preescolar (adaptado de CDE 2006, 57–58). Aceptar las diferencias culturales, lingüísticas y económicas y la manera cómo estas diferencias afectan en la forma que los programas y los maestros se dirigen a las familias, demuestra que un programa tiene la fortaleza y el compromiso hacia cada familia. Los programas y los maestros tienen que trabajar para mejorar sus estrategias de comunicación, atendiendo debidamente las necesidades de cada familia.

    Se ha visto que las estrategias de comunicación bidireccionales son particularmente efectivas con las familias que tienen estudiantes en dos idiomas, que de otra manera se sentirían desconectados del programa. La comunicación bidireccional permite que ambas partes compartan información sobre el progreso y el bienestar del estudiante en dos idiomas. De esta forma los niños pueden alcanzar importantes objetivos en el aprendizaje. Este tipo de comunicación es efectiva durante las reuniones individuales con el maestro o en un ambiente más informal, como en la comunidad o en un grupo de otras familias que tienen los mismos antecedentes, con estudiantes en dos idiomas. La comunicación bidireccional constante puede ser el primer paso para aumentar la participación familiar, y la clave para desarrollar fuertes vínculos entre el programa y las familias de los estudiantes que están aprendiendo en dos idiomas.

    Estrategias de comunicación

    Programas

    • Que el personal pueda tener desarrollo profesional sobre los principios y estrategias de comunicación efectiva con las familias.
    • La comunicación durante todo el programa debe mantenerse privada y confidencial.
    • Desarrollar un lenguaje y políticas de comunicación con las familias que tienen jóvenes estudiantes en dos idiomas, para que ellos sepan los modelos de comunicación con el personal.

    Maestros

    • Respetar la manera y el método de comunicación de cada familia e interactúe con las familias de manera transparente y responsable.
    • Interactuar con las familias de manera oportuna y profesional, a fin de establecer relaciones que fomenten la comunicación mutua y bidireccional, para tener información sobre los niños.
    • Mantener la confidencialidad la privacidad sobre las comunicaciones que tiene que ver con los niños, las familias, el personal y los compañeros.
    A mother holding her infant daughter while speaking to a caregiver.
    Figura 7.4: La comunicación abierta es importante para las relaciones entre las familias y los maestros.[9]

    Preferencias familiares para la comunicación

    Programas

    • Interpretar y aplicar políticas de comunicación (según corresponda) para garantizar que se incluyan diferentes familias y se aborden situaciones complejas.
    • Ayudar al personal para que comprenda y aplique estilos de comunicación basados en las necesidades y preferencias de cada familia.
    • Asegurarse de que toda la comunicación sea fácil de entender y accesible a las familias (es decir, en el idioma que la familia prefiera).

    Maestros

    • Utilizar varias maneras de comunicarse con las familias (por ejemplo, escuchar en persona, correos electrónicos y contactos telefónicos, mensajes de texto), según la preferencia de cada familia o situación.
    • Adaptar estrategias y demuestre cómo las familias se pueden comunicar eficazmente con los niños. Y adecuar las estrategias (según sea necesario) para satisfacer las necesidades relacionadas con el lenguaje y la alfabetización.[10]

    [1] Imagen por the department of Education utilizado con autorización

    [2] California Preschool Program Guidelines Por el Departamento de Educación. Es usado con permiso (pg. 40-41)

    [3] California Preschool Program Guidelines Por el Departamento de Educación. Es usado con permiso (pg. 40-41)

    [4] www.cde.ca.gov/sp/Cd/re/documents/itguidelines.pdf Page 59 - 60

    [5] https://eclkc.ohs.acf.hhs.gov/sites/default/files/pdf/fam-engage-parent-inv.pdf La página entera incluyendo el gráfico

    [6] Imagen por California Department of Education utilizado con autorización

    [7] Infant/Toddler Learning and Development Program Guidelines por California Department of Education utilizado con autorización (pg. 59-60)

    [8] California Preschool Program Guidelines por el California Department of Education utilizado con autorización.

    [9] Imagen por el California Department of Education utilizado con autorización

    [10] California Preschool Program Guidelines por el California Department of Education utilizado con autorización (pg. 130-135)